Page 303

[17] S. Muñoz Viñas, op. cit. [18] Ver ejemplo en las notas aclaratorias. [19] Algunos autores (J. L. Brea. Las 3 eras de la imagen: imagen-materia, film, e-image. Madrid: Akal, 2010) hacen una distinción híbrida, intermedia, entre lo material (imagen-materia) y lo inmaterial (e-image), con el film; se proyecta una imagen inmaterial, de luz, a partir de una imagen perceptible en el soporte; a diferencia del vídeo, donde la imagen se produce a partir de información irreconocible depositada en el sustrato.

de éstos) para manifestarse y alimentar el ciclo útil del objeto. Esta progresividad la proporciona el objetosistema a la vez que el objeto-símbolo se libera de su materialidad. El bien, desde el punto de vista estructural, es un sistema tecnológico que permite la manifestación aspectual del sistema simbólico. La imagen del cine y posteriormente de la televisión, el vídeo, la radio, el poscine (spots publicitarios, videoclips, etc.) e incluso la fotografía es inmaterial, intangible e inestable[19]. La progresividad exige la acción del bien; la reactividad o realimentación una reacción, ya sea desde una instrucción (o práctica procesual) a la propia interacción con el entorno. Estas propiedades, inmaterialidad, reactividad y progresividad, son consecuencias exclusivas de la introducción intencionada de la dimensión temporal. Las Teorías “contemporáneas” se extienden no sólo para abordar estos nuevos retos, sino también las contradicciones y conflictos que introducen con respecto a las Teorías “ortodoxas”. Las Teorías “contemporáneas” deben responder a la “compleja” naturaleza del objeto contemporáneo. El aspecto puede ser material, inmaterial o híbrido (como es el caso de las videoinstalaciones), y la estructura híbrida[20]. El objeto de Restauración corresponde al objeto-símbolo. ¿Significa esto que la estructura (objeto-sistema) no es objeto de Restauración? No. Sin objeto-sistema no se produce objeto-símbolo. Este marco sólo insinúa la importancia de la transmisión del valor simbólico del bien al futuro; la Restauración de la estructura está completamente subordinada a este orden, incluso en las Teorías “ortodoxas”.

[20] Esta representación muestra el objeto-símbolo-sistema del arte

RESTAURACIÓN DIGITAL

relacionado con la tecnología, en concreto, del arte digital. Obsérvese que los datos y procesos son inmateriales y corresponden a la información y su procesado por el ingrediente computación del modelo de Barreca. [21] Ver ejemplo en las notas aclaratorias. [22] H. Nyquist. “Certain Topics in Telegraph Transmission Theory”. Trans. AIEE, vol. 47, 1928, pp. 617-644. [23] C. E. Shannon. “A Mathematical Theory of Communication”. Bell System Technical Journal, vol. 27, 1948, pp. 379-423 y 623-656. [24] Ver ejemplo en las notas aclaratorias.

La Restauración, tal y como se entiende en este contexto, en la sociedad de la información, procede mayormente en el dominio digital. El arte tecnológico supera al arte digital al dejar abierta la opción a una intervención en el dominio analógico si fuera necesario[21]. El mundo, a la escala de interés, en este contexto, es continuo, analógico. Sin embargo, desde aproximadamente la segunda mitad del siglo XIX, Nyquist y Shannon demostraron que era posible “discretizar” la información (elemento de intercambio en los sistemas) sin pérdidas; esto permite observar, e incluso controlar, al mundo, en un dominio binario mucho más económico formado por “unos” y “ceros” equivalente a su homólogo analógico. Harry Nyquist conjeturó en 1928[22] las condiciones de reconstrucción de una variable o señal continua a partir de sus muestras. Dicho de otro modo, la información completa de la señal analógica que cumple el criterio anterior está descrita por la serie total de muestras resultantes del proceso de muestreo. Claude E. Shanon demostró en 1948[23], en lo que se conoce como Teoría de la Información, cómo se debe realizar esta cuantificación. La entropía determina el número promedio de bits necesarios para representar la información. La posibilidad de representar la información en una secuencia de números binarios, copiable, infinita e idéntica, transmisible (libre de error) y almacenable de forma barata y segura, aceleró la tercera Revolución industrial. Desde este punto de vista, se podría decir incluso que las otras dos “ces” bases de la revolución tecnológica, comunicación y contenido, son consecuencia de esta primera: computación. Estos principios desdoblan la tecnología en dos partes bien diferenciadas: una dura (hardware), anfitriona, y otra blanda (software), compuesta de información, ya sea en forma de datos o de procesos. El hardware es materia, máquina, mientras que el software es intangible, instrucciones. La producción artística contemporánea en la confluencia del arte y la tecnología es, desde finales del siglo XX y principios del siglo XXI, mayormente digital; salvo escasas rarezas y con la excepción del uso de dispositivos híbridos o transductores que permiten la interacción del computador con el mundo real. Las razones son múltiples pero, en la sociedad de la información, es la tecnología más barata, disponible, establecida y en expansión[24] (de hecho en muchos países, entre los que se encuentra

304

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada