Page 187

INTRODUCCIÓN Una de las dificultades para conservar los monumentos a la intemperie nos viene dada por la imposibilidad de controlar el medio donde se encuentran. Asimismo, son varios los factores a tener en cuenta y, en muchos casos, difícilmente predecibles. En este sentido, la escultura pública es un bien de todos y parte de la imagen de un lugar, no sólo por su importancia como elemento estético, sino más aún por su importancia histórico-artística. Es fundamental comprender la necesidad de implantar la conservación preventiva para la perdurabilidad de la escultura pública y ser consciente de su mantenimiento periódico. El punto de partida del estudio se centra en analizar y revisar protocolos de conservación preventiva, además de compilar reflexiones de escultores relacionados con la escultura monumental, concretamente de las ciudades de Valencia y Bilbao, para todo seguido plantear un protocolo de conservación preventiva centrado en la escultura contemporánea al aire libre y fijar unas medidas de conducta para el personal encargado del trabajo de revisión y conservación de la escultura pública.

CONSERVACIÓN PREVENTIVA. LA ESCULTURA MONUMENTAL CONTEMPORÁNEA AL AIRE LIBRE La actividad puramente de conservación preventiva se encarga de controlar una serie de medidas aplicadas de forma directa sobre el objeto y sobre su entorno con el fin de evitar o minimizar las causas de su deterioro. Esta medida de conservación preventiva puede desarrollarse en un espacio cerrado, sin embargo, el control en obras al aire libre es prácticamente insostenible. Actualmente, la concepción de la preservación del patrimonio cultural ha cambiado y el concepto de conservación ha ido adquiriendo un enfoque más amplio. En este sentido, las medidas preventivas resultan prioritarias ante el deterioro y ante situaciones críticas donde la restauración es la única solución. En los últimos años, la producción de escultura pública ha ido en aumento y, en la mayoría de los casos, no existe un control periódico óptimo. Además, frecuentemente, las instituciones desconocen o no tienen en cuenta un plan de mantenimiento de los bienes antes de adquirirlos o encargarlos al artista. Todo ello desencadena un descontrol cada vez más complejo, si además añadimos que la conservación de escultura monumental contemporánea al aire libre requiere de un conocimiento más amplio de los materiales, técnicas, intención del artista, ambiente que rodea la obra, así como del riguroso trabajo de un equipo multidisciplinar y cualificado, entre otros aspectos. Los agentes que causan la degradación de las esculturas al aire libre son, entre otros, los producidos por factores climáticos, el efecto de la contaminación y la alteración del hombre. La temperatura, la humedad relativa y la luz solar son parámetros incontrolables, no obstante, y según la ubicación de la escultura pública, pueden minimizarse a través del empleo de pantallas solares, árboles protectores, entre otros. Además de estos mecanismos de deterioro hay que añadir las características imprevistas de la zona, como son el anidado de algunas aves y las agresiones humanas incontroladas. El material por excelencia empleado para la realización de escultura pública desde el siglo XIX ha sido y es el metal, sobre todo el hierro y el acero cortén, entre sus aleaciones. Actualmente, el hierro es uno de los materiales que más problemas entraña para los conservadores. Las principales dificultades para su conservación al aire libre son la corrosión y la controversia sobre su tratamiento de repatinado. Algunos conservadores prefieren limpiar y dejar la superficie intacta, hecho que activa de nuevo el proceso de corrosión; en cambio, otros vuelven a patinar químicamente o usan métodos más

188

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada