Page 7

Evolución, transformación, descentralización, transversalidad, son algunos de los términos teóricos alrededor de los cuales se ha venido trabajando prácticamente en esta periférica y puntual institución –el Museo de Bellas Artes de Santander que se va mostrando más como Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria- desde los noventa y hasta estos tiempos. Siempre hemos ido tratando de plantear los distintos conceptos del discurso por los que ha transcurrido esta dura travesía, sobre supuestos de posibilidades y realidades, desbordados casi siempre, de forma especialmente generosa en nuestro caso y situación, por las propias posibilidades de la misma, sobre todo en lo tocante a asuntos presupuestarios y afines, desde una muy modesta plataforma de recursos económicos y materiales. Es incluso posible que, dadas las circunstancias, se haya ido al límite de los límites, con un posicionamiento evidente de hacer lo máximo de posibilidades con lo mínimo, gracias desde luego a un equipo que –inexistente en origen y primer largo desarrollo-, ha ido creciendo. Que el Museo de Bellas Artes de Santander ha evolucionado totalmente en multitud de aspectos –colección en su registro e inventario, hacer colección, exposición de la colección, rehabilitación del vetusto inmueble, proyectos expositivos temporales, conservación, restauración, trabajos editoriales, divulgación, investigación, relaciones institucionales y de muy diversa índole, etc.-, es una evidencia. Que simultáneamente ha tenido lugar una total transformación, vislumbrándose ya una normalización museográfica futura, antaño inexistente, otra. Que sigue empeñado en resaltar el talento local y autonómico incardinado en el nacional e internacional, en necesario cuidado de una descentralización fundamental, una más..., echo que a su vez está concatenado al de la transversalidad que venimos desarrollando desde ya hace muchos años, y que nos está ofertando otras lecturas ricamente diversificadas, ejemplo casi excepcional –si no único- en el panorama de los museos españoles. Nuestra identidad, sus luces y sombras, sus vaivenes, sus variopintos desarrollos, es la que hemos deseado apoyar desde un rigor cualitativo, desde formulaciones bien diferentes. En cualquier caso, falta aún mucho trecho por recorrer, abundando en un positivo y necesario sentido de autocrítica que afecta a muchos campos de actuación y trabajo necesarios y hasta imprescindibles. Sin perder de vista éstos, y otros conceptos, hoy prefiero acercarme al planteamiento y concepto de evolución, bien diferente al del cambio. Para ello, siempre se hacía y se hace necesario un conocimiento de la realidad artística audiovisual actual, incluyendo la multitud de registros simultáneos que se van sucediendo sin solución de continuidad. Otra cosa bien distinta es administrar una presunta adivinación de un insólito futuro. Como siempre, y aunque no es fácil, dejamos de lado el territorio del mercado, sin duda más que enrare-

Experiencias 2  

Catálogo exposición 2008

Experiencias 2  

Catálogo exposición 2008

Advertisement