Page 1

COLECCIÓN

SARA DE LAVALLE

SARA DE LAVALLE

COLECCIÓN

XXII SUBASTA ANUAL DE ARTE 2017 BY J.P. MORGAN PRIVATE BANK XXII SUBASTA ANUAL DE ARTE 2017 BY J.P. MORGAN PRIVATE BANK


COLECCIÓN


SUBASTA

PARTICIPACIÓN MEDIANTE REPRESENTANTE

EXHIBICIÓN DE OBRAS SELECCIONADAS

LUGAR Museo de Arte de Lima Paseo Colón 125, Lima 1 (Parque de la Exposición, Lima)

Las personas que no puedan asistir a la subasta y deseen hacer sus ofertas, pueden solicitar un representante con los organizadores al teléfono 204-0000 anexo 228.

LUGAR Museo de Arte de Lima Paseo Colón 125, Lima 1

FECHA Sábado 23 de setiembre BIENVENIDA 10:00 am SESIÓN DE LA MAÑANA INICIO SUBASTA 11:00 am LOTES A SUBASTAR Arte colonial y tradiciones regionales Artes decorativas ALMUERZO 1:00 pm SESIÓN DE LA TARDE INICIO SUBASTA 3:00 pm LOTES A SUBASTAR Pintura moderna Apero del caballo peruano Platería peruana

HORARIO Del 15 al 21 de setiembre De 10:00 am a 7:00 pm


CONSEJO DIRECTIVO

COMITÉ DE SUBASTA

COORDINACIÓN GENERAL

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN

FOTOGRAFÍA

AMBIENTACIÓN

Juan Carlos Verme Presidente

Armando Andrade Presidente

Ximena Lorca Valeria Quintana

Daniel Giannoni Familia Talleri

José Cánepa

Oswaldo Sandoval Primer Vicepresidente

José Cánepa Paulo Dam Talía Durand Jimena González Rosa María Macera Inés Temple Úrsula Vega

Ralph Bauer Verónica Majluf vm& estudio gráfico

AUSPICIADORES

COLABORADORES

AGRADECIMIENTOS

J.P. Morgan Private Bank Audi

Ángeles Eventos Iluminación y Sonido Corporativo Nancy Leigh Transporte de Arte Revista Cosas Stimulus VISA

Daniel Giannoni Marisa Guiulfo Jaime Liébana Felipe Ossio Carmen Talleri José Antonio Talleri Melissa Talleri Sara Talleri Valeria Talleri Luis Eduardo Wuffarden

Alberto Rebaza Segundo Vicepresidente Nicolás Kecskemethy Tesorero Diego de la Torre Pro Tesorero José Carlos Mariátegui Secretario Armando Andrade Susana de la Puente Alfonso García Miró Efraín Goldenberg María Jesús Hume Carlos Neuhaus Maki Miró Quesada Petrus Fernandini Raúl Otero Jacqueline Saettone Vocales


SESIÓN DE LA MAÑANA Arte colonial y tradiciones regionales Artes decorativas SESIÓN DE LA TARDE Pintura moderna Apero del caballo peruano Platería peruana

Sara de Lavalle en casa de Enrique Dammert Chosica, década de 1960.


Presentación

La XXII subasta anual del Museo de Arte de Lima rinde home­naje a Sara de Lavalle, figura emblemática en el desarrollo del coleccionismo local, la decoración y la revalorización de las tradiciones regionales en el arte peruano. Su trayectoria destacada la llevó a formar parte de nuestra institución, donde ejerció como museógrafa y curadora, llegando a convertirse en la primera directora del Museo de Arte de Lima entre 1972 y 1976. Sin duda, su memoria permanece vigente en nuestro museo, en donde se reconoce con agradecimiento su cariño y su incansable trabajo por la institución.

Armando Andrade Presidente Comité de Subasta Juan Carlos Verme Presidente Museo de Arte de Lima

El Comité de subasta integrado por José Cánepa, Paulo Dam, Talía Durand, Jimena González, Rosa María Macera, Inés Temple y Úrsula Vega, agradece de manera muy especial a los curadores Ricardo Kusunoki y Luis Eduardo Wuffarden por su asesoría; a las coordinadoras Ximena Lorca y Valeria Quintana; así como al equipo profesional del Museo de Arte de Lima por su compromiso y arduo trabajo. Asimismo, debemos agradecer la presencia de nuestros auspiciadores: Audi, quienes confirman una vez más su apuesta por nosotros y J.P. Morgan Private Bank, a quienes damos la más calurosa bienvenida. Finalmente, queremos manifestar nuestra gratitud a los herederos de Sara de Lavalle, Carmen, Sara, José Antonio, Melissa y Valeria Talleri, por la confianza depositada en nuestra institución y por su generosa colaboración con nosotros.


La colección Sara de Lavalle

Luis Eduardo Wuffarden

Vinculada al Museo de Arte de Lima desde su fundación, Sara de Lavalle Garagorri (1922-2017) merece ser recordada hoy como una figura pionera en la revaloración moderna del patrimonio artístico peruano. Durante quince años, Sara desempeñó diversas actividades como funcionaria y curadora de las colecciones de este museo, hasta convertirse en la primera mujer que ejerciera la dirección institucional. El ambicioso ideal de plantear en un solo edificio un panorama completo de las artes en el país a lo largo de más de 3,000 años de historia fue asumido plenamente por ella y le infundió una perspectiva abarcadora. Su vasto conocimiento de la plástica colonial y republicana, adquirido sobre todo en contacto con las obras mismas y a través del trabajo de campo, le permitió dedicarse posteriormente a la producción editorial y al anticuariado, así como a la promoción de las primeras subastas locales de arte y antigüedades, pero sobre todo a su inagotable pasión personal por el coleccionismo. En su caso, el interés por el arte peruano parece haber surgido en un entorno familiar vinculado tradicionalmente con la vida intelectual y el servicio público del país. Ella descendía en línea directa de Simón de Lavalle de la Bodega y Cuadra (1706-1791), general oriundo de Vizcaya llegado al Perú a mediados del siglo XVIII, y del hijo de este, José Antonio de Lavalle y Cortés (1734-1815), nacido en Trujillo del Perú, que alternó el comercio con la milicia y fue investido en 1782, por el rey Carlos III, como primer conde de Premio Real. Su bisabuelo, el diplomático José Antonio de Lavalle y Arias de Saavedra (1833-1893), de valerosa actuación en la antesala de la guerra del Pacífico, fue a su vez un acucioso historiador del virreinato, cercanamente vinculado con el tradicionista Ricardo Palma y con el pintor Francisco Laso.


José Antonio de Lavalle y García (1888-1957), su padre –casado en 1921 con Sara Garagorri Cebrián, hija de un inmigrante vasco–, era ingeniero agrónomo de profesión además de un notable fotógrafo y amateur artístico. A lo largo de su vida impulsó la protección de los camélidos andinos y, como criador de caballos, fue el gran artífice de la salvación del caballo peruano de paso, raza a punto de extinguirse por entonces. Paralelamente fue uno de los primeros coleccionistas y conocedores del arte colonial, hasta ese momento menospreciado desde el punto de vista estético. En reconocimiento de ello, Lavalle y García figuró entre los miembros fundadores del Patronato de las Artes en 1954, y parte importante de su colección personal pasaría a enriquecer el núcleo inicial de la sección del Museo de Arte de Lima concerniente al periodo virreinal. Entre tanto, Sara se iniciaba como coleccionista con perfil propio. Tras casarse con el ingeniero agrónomo Alfredo Talleri Llaguno, en 1943, se trasladó con él a una hacienda del valle del Mantaro, cerca de Huancayo. Allí surgiría su marcado interés por las tradiciones regionales andinas, al tiempo de adquirir sus primeras piezas de platería y tejido. Eran tiempos de crisis para la hegemonía indigenista y de insurgencia del primer modernismo, lo que al cabo suscitaría nuevas formas de nacionalismo cultural. No es casual, por tanto, que se planteara por entonces una intensa revaloración de lo que se denominaba “arte popular”. Paradójicamente, en ello coincidían los seguidores de la escuela indige­ nis­ta, la Peña Pancho Fierro e incluso el Instituto de Arte Contemporáneo. En ese contexto, los vínculos amicales de Sara de Lavalle con personajes como Álex Ciurlizza, Carlos Rodríguez Saavedra, Alicia y Celia Bustamante o los hermanos Reynaldo y Elvira Luza, le ayudaron a afinar la mirada y sobre todo a confirmar que la historia del arte peruano no se limitaba a los géneros considerados “mayores”, ni tampoco a los grandes autores individuales, sino que estaba conformada por una compleja superposi­ ción de tradiciones anónimas y aportes diversos. De izquierda a derecha, de pie: Julia Ozaki, Olga Nakamine, Aníbal Santibáñez, Sara de Lavalle y Nelly Padilla. Sentados: Luisa Gómez, Patricia Tudela, Enrique Wong y María Elena del Solar, en el Museo de Arte de Lima, década de 1970.


Su trabajo en el Museo de Arte de Lima se desarrolló, por tanto, en un periodo de cruciales definiciones para aquello que empezaba a identificarse como arte nacional. Junto con los directores Federico Kauffman Doig y Francisco Stastny, organizó en los años sesenta varias exposiciones que abarcaban desde el arte colonial y popular hasta las grandes monográficas de Francisco Laso, Ricardo Grau y Macedonio de la Torre. Entre las exhibiciones que llevó al extranjero en condición de curadora, quizá la más importante se realizó en 1968 y estuvo dedicada a Tres siglos de platería peruana, que circuló sucesivamente en la Smithsonian Institution de Washington y en el Metropolitan Museum de Nueva York. Aquella muestra ofrecía al público internacional una primera visión de conjunto de la platería virreinal y republicana, sobre la base de colecciones privadas, que logró reunir un repertorio de piezas nunca antes visto. Paralelamente apoyó la instalación del primer taller de restauración cien­ tífica instalado en el museo por la misión presidida por el experto belga Paul Coremans, y defendió con firme convicción la permanencia de esta área de trabajo, por considerarla indispensable para el funcionamiento de todo museo que albergase un patrimonio de tanta importancia. En un contexto de grandes dificultades para el país y para la institución misma, su conocida bonhomía y su amplio predicamento entre el personal del museo hicieron que fuera designada por unanimidad directora interina en un inicio, para luego ejercer como titular del cargo entre 1974 y 1976, año de su retiro. Esta circunstancia no la alejaría del todo, pues mantuvo una permanente relación cordial con el museo y prestó su colaboración entusiasta y desinteresada en la organización de varias importantes exposiciones. También será frecuente ver piezas de su colección incluidas en muestras de primer nivel dentro y fuera del país.

A partir de entonces intensificó su colaboración como asesora editorial en las colecciones Arte y Tesoros del Perú y Pintores peruanos, fundadas y dirigidas por José Antonio de Lavalle Vargas, que incluían volúmenes profusamente ilustrados en un medio aún carente de publicaciones especializadas. Asociada luego con Luisa Álvarez Calderón y Luisa Vargas Prada, organizó en la década de 1980 una empresa de subastas al martillo que ayudó a renovar el mercado anticuario local y a fomentar el interés público por las artes del pasado. Fue el precedente de la casa “Porta 725”, que alternaba los remates con la venta de obras de arte y antigüedades de muy alto nivel. Paralelamente emprendería constantes viajes al interior del país, así como a localidades vecinas de Bolivia y Argentina, en busca de objetos para formar su propia colección. En todos esos lugares comprendió el valor de la tradición oral, entablando un diálogo constante y enriquecedor con artesanos, anticuarios locales y pobladores, en un marco de afectuoso respeto y admiración. Supo recoger así una sabiduría ancestral que le ayudaría a comprender la significación profunda, así como las funciones y los usos específicos de cada pieza.

Catálogo de la subasta al martillo, organizada por Luisa Álvarez Calderón, Sara de Lavalle y Luisa Vargas Prada. Lima, 1981.


Complemento indispensable de ese afán fue la remodelación de la casa barranquina donde había crecido, seriamente afectada por el sismo de 1970. Era parte de la antigua quinta campestre de Vista Alegre, habitada por sus antepasados desde fines del siglo XVIII, que fuera elogiada en 1914 por el pintor y crítico de arte Teófilo Castillo. La nueva obra fue confiada en 1980 al arquitecto Emilio Soyer Nash (1936-2017), cuyo sobrio proyecto a base de muros encalados y grandes vanos con cristales contempló la inclusión de las puertas coloniales talladas y rejas de hierro fundido, viejas vigas de cedro y pino de Nicaragua en los techos, adoquines de piedra cortada en los patios, así como una fuente de bronce fundido que Sara había ido rescatando de las demoliciones y el olvido. Un arcángel Miguel labrado en piedra, proveniente de una antigua hacienda, presidía la entrada a la casa, y en los jardines sembró con grandes cuidados una abigarrada mixtura de crotos, geranios, orquídeas, buganvillas, amancaes y otras plantas típicamente peruanas.

Sara de Lavalle con profesionales de la Smithsonian Institution de Washington D.C., evaluando las piezas para la exposición Tres siglos de platería peruana. Nueva York, 1967.


Anรณnimo sur andino

Plata y pasta dorada y policromada

Anรณnimo sur andino

Plata y cuerno burilado

Relicario bifaz con imรกgenes de la Virgen de Copacabana y Santa Gertrudis

Museo de Arte de Lima. Donaciรณn en memoria de Sara de Lavalle Garagorri, 2017

Chifle

Museo de Arte de Lima. Donaciรณn en memoria de Sara de Lavalle Garagorri, 2017

Siglo XVII

1879


Fue así como su colección logró emplazarse en un espacio ideal, donde cada pieza iría encontrando su propio lugar. Sobre los amplios muros fueron colgándose escogidos lienzos cuzqueños –algunos heredados de su padre-, al lado de pinturas indigenistas de Vinatea Reinoso y Urteaga, tapices dieciochescos con decoración “mestiza” y telas pintadas de la semana santa de Chachapoyas. En varias zonas de la casa, el brillo de la platería destellaba en forma de impresionantes conjuntos de tupus, picchis y cocchas o de piezas del apero ecuestre criollo, aureolas y coronas de imágenes sagradas, además de una gran variedad de artefactos utilitarios transformados en piezas decorativas: chocolateras, mates, candeleros y despabiladeras. Los tapices y alfombras orientales, que en un tiempo fueron signos de estatus en las grandes ciudades del virreinato, podían verse también cubriendo los pisos. Muebles de época europeos, criollos y andinos, tallas en piedra de Huamanga, mates burilados, chifles de cuerno ricamente labrados, porcelanas y cerámicas vidriadas, completaban armónicamente lo que sería su creación máxima: una suerte de studiolo singular, aquel entorno personalísimo que Sarita nunca dejó de compartir generosamente con amigos y estudiosos, desplegando en todo momento su serena calidez y esa elegante discreción que fueron notas distintivas de su entrañable personalidad.

Sara de Lavalle en el Museo de Arte de Lima, década de 1960.


La casa de Sara de Lavalle


SESIÓN DE LA MAÑANA


ARTE COLONIAL Y TRADICIONES REGIONALES

Al igual que otras personalidades de su generación, Sara de Lavalle tuvo un papel decisivo en la revaloración moderna de las tradiciones artísticas regionales del Perú. Como es sabido, el legado artístico colonial se fue transformando a lo largo del siglo XIX en una serie de manifestaciones que años después fueron catalogadas genéricamente como “arte popular”. En realidad se trataba, por lo general, de expresiones suntuarias al servicio de las elites provincianas y de objetos rituales del ámbito rural. Dentro de este vasto apartado se hallan tanto piezas del virreinato como de los primeros decenios republicanos, que ayudan a poner en evidencia las continuidades y rupturas entre uno y otro periodo. Entre las pinturas de procedencia cuzqueña -varias de ellas heredadas de su padre- sobresale una Anunciación pintada en la primera mitad del siglo XVIII. Obra del momento de plenitud de la pintura surandina, ella marca un claro contraste con el estilo europeísta de El hijo pródigo apacentando cerdos, lienzo pintado por un maestro de la generación de Diego Quispe Tito. Pasando al terreno de la escultura, se encuentran delicadas piezas de devoción, unas talladas en piedra de Huamanga y otras de madera policromada y pasta. Sus versiones más tardías se hicieron en materiales más frágiles, y estuvieron al servicio de los ritos tradicionales del agro. A ello se suma una gran variedad de piezas utilitarias, referidas a la vida cotidiana del interior andino; así como interesantes grupos de tupus y prendedores de plata que ornaban la vestimenta femenina.


1

2

SEÑOR DE LA CAÍDA Siglo XIX Óleo sobre madera 22,5 X 18 cm

SAN JUAN BAUTISTA Siglo XIX Madera y yeso policromado y dorado 23 x 16 x 3 cm

Valor Estimado $ 500 - 800

Valor Estimado $ 500 - 800


3

4

CAJÓN DE SAN MARCOS Siglo XX Madera y pasta policromada 27 x 44 x 10 cm abierto

RETABLO DE LA VIRGEN DE COPACABANA Siglo XX Madera y pasta policromada 35 x 39 x 9 cm abierto

Valor Estimado $ 700 - 1,000

Valor Estimado $ 500 - 1,000


5 BENDITERA O LIMOSNERO CON IMAGEN DE SAN ISIDRO LABRADOR Inicios del siglo XX Madera, tela y estuco policromado 34 x 23 x 1,5 cm Valor Estimado $ 700 - 1,000


6 TRES RELIEVES CON IMÁGENES DE SAN ISIDRO LABRADOR, SEÑOR DE LA CAÍDA Y SANTIAGO APÓSTOL Siglo XIX Estuco policromado 28 x 23 x 1 cm la pieza más alta Valor Estimado $ 1,700 - 1,900


7

8

TRECE PRENDEDORES Siglos XIX - XX 30 x 4,9 x 2 cm la pieza mรกs alta 570 g

TRECE PRENDEDORES Siglos XIX - XX 41 x 7 x 2 cm la pieza mรกs alta 482 g

Valor Estimado $ 2,550 - 2,800

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700


9

10

CUATRO JUEGOS DE TUPUS Siglos XIX - XX 32,5 x 10 x 2 cm la pieza mรกs alta 540 g

DIECINUEVE TUPUS CUCHARA Siglos XIX - XX 36 x 10 x 2 cm la pieza mรกs alta 1135 g

Valor Estimado $ 2,200 - 2,400

Valor Estimado $ 4,200 - 4,500


11

12

DIECINUEVE TUPUS CUCHARA Siglos XIX - XX 37 x 9 x 2 cm la pieza mรกs alta 1070 g

DOCE TUPUS Siglos XIX - XX 30 x 13 x 3 cm la pieza mรกs alta 780 g

Valor Estimado $ 4,200 - 4,500

Valor Estimado $ 4,550 - 4,700


13 DIECISร‰IS PRENDEDORES Siglos XIX - XX 17 x 21 x 2 cm la pieza mรกs alta 1,000 g Valor Estimado $ 4,400 - 4,600


14

15

CHATELAINE Y TRES PRENDEDORES Siglo XIX 33 x 18 x 2 cm la pieza mรกs grande 510 g

OCHO YESQUEROS Siglo XVIII - XIX 13 x 7 x 1,5 cm la pieza mรกs alta 500 g

Valor Estimado $ 1,700 - 1,900

Valor Estimado $ 2,900 - 3,100


16

17

CINCO RELICARIOS Siglos XIX - XX 8,5 x 7,5 x 1,5 cm la pieza mรกs grande

CINCO RELICARIOS Siglos XIX - XX 11,5 x 7 x 1,5 cm la pieza mรกs grande

Valor Estimado $ 2,000 - 2,200

Valor Estimado $ 1,900 - 2,200


18

19

SANTIAGO MATAMOROS Siglo XIX Piedra de Huamanga tallada y policromada 10 x 9 x 3 cm

URNA CON IMAGEN DE LA VIRGEN DOLOROSA Fines del siglo XVIII Piedra de Huamanga tallada y policromada 37 x 27 x 10 cm

Valor Estimado $ 500 - 800

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700


20

21

VISITACIÓN Siglo XVIII Piedra de Huamanga tallada y policromada 34 x 26 x 5 cm

CABALLO Y LEÓN Siglo XIX Piedra de Huamanga tallada y policromada 19 x 16 x 7 cm la pieza más alta

Valor Estimado $ 1,200 - 1,400

Valor Estimado $ 1,400 - 1,600


22 SAN JOSÉ Siglo XVIII Madera tallada y policromada con accesorios de plata y textil 31 x 23 x 11 cm Valor Estimado $ 1,500 - 1,700


23

24

ADÁN Y EVA Fines del siglo XVIII Madera tallada y policromada 25 x 12 x 8 cm la pieza más alta

PAR DE ARCÁNGELES QUITEÑOS Fines del siglo XVIII Madera tallada y policromada con accesorios de plata 30 x 17 x 11 cm la pieza más alta

Valor Estimado $ 1,500 - 1,700

Valor Estimado $ 1,500 - 1,700


25 VIRGEN DE ARĂ NZAZU Siglo XIX Piedra de Huamanga tallada y policromada 32 x 15 x 9 cm Valor Estimado $ 2,000 - 2,300


26

27

JARRÓN Siglo XXIII Cerámica pintada y vidriada 29 x 32 x 32 cm

OCHO CHÚAS Siglo XX Cerámica pintada y vidriada 21 x 22 x 7 cm cada una

Valor Estimado $ 2,000 - 2,500

Valor Estimado $ 1,200 - 1,400


28

30

VASIJA Siglo XX Cerámica pintada y vidriada 30 x 26 x 30 cm

OCHO CHÚAS Siglo XX Cerámica pintada y vidriada 21 x 22 x 7 cm cada una

Valor Estimado $ 300 - 600

Valor Estimado $ 1,200 - 1,400

29 JARRÓN Siglo XX Cerámica pintada y vidriada 33 x 28 X 28 cm Valor Estimado $ 900 - 1,200


31

32

PAR DE COLUMNAS SALOMÓNICAS Siglo XVIII Madera tallada y dorada 142 x 20 x 21 cm cada una

SILLA FRAILERA Cuero y madera 108 x 64 x 63 cm

Valor Estimado $ 1,500 - 1,700

Valor Estimado $ 800 - 1,000


33

35

MESA CON GAVETA Madera 41 x 86 x 50 cm

ESCRITORIO CON BUFETE Madera 127 x 66 x 40 cm

Valor Estimado $ 1,500 - 1,700

Valor Estimado $ 4,500 - 4,800

34 TRES PETACAS HUAMANGUINAS Siglo XIX Cuero 42 x 78 x 43 cm la pieza mรกs grande Valor Estimado $ 2,400 - 2,700


36 PAR DE VARAS DE ALCALDE Siglos XIX - XX 1,29 x 4 x 4 cm la pieza mรกs alta Valor Estimado $ 5,000 - 5,200


37 VIRGEN DE LA ANUNCIACIÓN Siglo XVII Anónimo flamenco Óleo sobre cobre 33,5 X 24 cm Valor Estimado $ 1,300 - 1,500


38

39

TRECE PICCHIS CON PECES ARTICULADOS Siglos XIX - XX 53 x 13,5 x 2 cm la pieza mรกs alta 1115 g

QUINCE PICCHIS CON PECES ARTICULADOS Siglos XIX - XX 51 x 14 x 2 cm la pieza mรกs alta 1376 g

Valor Estimado $ 3,850 - 4,000

Valor Estimado $ 4,650 - 4,800


40

41

CINCO AUREOLAS Siglos XVIII - XX 44 x 44 cm la pieza más grande 2440 g

PLACA DECORATIVA Y TRES AUREOLAS Siglos XVIII - XX Una lleva la inscripción: “Obra del mayordomo Ronaldo Pastrana Francisca Cano para el Padre Santo Domingo año de mil novecientos seis” 25 x 25 cm la pieza más grande 1590 g

Valor Estimado $ 7,800 - 8,000

Valor Estimado $ 7,500 - 7,800


42

43

CINCO AUREOLAS Siglos XVIII - XIX Dos llevan las inscripciones: “Antonio Grabriel Juneo 6 1,888” y “F. Cejo.” 30 x 30 cm la pieza más grande 1630 g

TRES AUREOLAS, UNA DIADEMA Y UNA CORONA Siglos XVII - XIX Dos llevan las inscripciones: “Obra de Rafael Qispe año 1897” y “Obsequio de Santos Paucar y su esposa María Huanca Agoto 1 de 1897 para el S.S. Maestro MGS”. 27 x 36 cm la pieza más grande 1480 g

Valor Estimado $ 6,700 - 7,000

Valor Estimado $ 6,000 - 6,300


44

45

CRISMERA Siglo XVIII Inscripción: “Crisma / Cathecumenorum” 23 x 19,5 x 19,5 cm 860 g

CRISMERA Siglos XVIII - XIX Inscripción: “Olleun / Chrisma” 18 x 20 x 13 cm 750 g

Valor Estimado $ 4,000 - 4,300

Valor Estimado $ 3,000 - 3,300


46

48

NAVETA Y COPÓN Siglo XIX Una lleva la inscripción: “Fui de Manuel U. Jimenes I Da Juana Flores de Huañec el año de 1809”. 15 x 14 x 14 cm la pieza más alta 790 g

SAHUMADOR Siglo XIX 22 x 16,5 x 16,5 cm 400 g

Valor Estimado $ 2,700 - 3,200

47 CUATRO COCHAS Siglo XIX 7 x 16,5 x 16,5 cm la pieza más alta 830 g Valor Estimado $ 3,100 - 3,400

Valor Estimado $ 1,200 - 1,400


49

50

AZUCARERO Siglo XX 18 x 20,5 x 20,5 cm

MATE Y BOMBILLA Siglo XVIII 9 x 8,5 x 8,5 cm

Valor Estimado $ 2,000 - 2,800

Valor Estimado $ 2,800 - 3,000


51

54

FRAGMENTO DE FRONTAL DE ALTAR Siglo XVIII 13 x 40 x 2 cm

FRAGMENTO DE FRONTAL DE ALTAR 1806 Inscripción: “Se hiso este frontal el año de 1806 hallandose de cura propio el sr. Vic de dn Juan Nuñes De la Tore ahonor a este santo”. 50 x 31,5 x 2,5 cm

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700

Valor Estimado $ 4,000 - 4,300

52 FRAGMENTO DE FRONTAL DE ALTAR Siglo XVIII 18 x 64 x 2 cm Valor Estimado $ 3,000 - 3,300

53 FRAGMENTO DE FRONTAL DE ALTAR Siglo XVIII 14 x 104 x 2 cm Valor Estimado $ 4,000 - 4,300


55 ANUNCIACIÓN Siglo XVIII Anónimo cuzqueño Óleo sobre tela 97 x 125 cm Valor Estimado $ 15,000 - 18,000


56 EL HIJO PRÓDIGO APACENTANDO CERDOS Siglo XVII Anónimo cuzqueño Óleo sobre tela 134 x 150 cm Valor Estimado $ 18,000 - 20,000 Obra reproducida en Kusunoki y Wuffarden. Pintura Cuzqueña. Lima: Museo de Arte de Lima, 2016.


57

58

ALFOMBRA SUR ANDINA Siglo XIX Lana y algodรณn 253 x 210 cm

JARRA CON ASA EN FORMA DE PUMA Siglo XIX 28 x 21 x 18 cm 1700 g

Valor Estimado $ 10,000 - 11,000

Valor Estimado $ 8,000 - 8,500


ARTES DECORATIVAS

En el mobiliario y la decoración de su casa barranquina, Sara de Lavalle supo conjugar un sentido práctico de comodidad con su admiración por los estilos del pasado. Fue así como creó un ambiente muy personal en el que los objetos artísticos de tradición local alternaban con piezas europeas incorporadas al mobiliario peruano. Varios de estos muebles están compuestos a partir de fragmentos rescatados de antiguas edificaciones. Es el caso, por ejemplo, de dos capiteles que antes pertenecieron a una estructura neoclásica, o de una repisa barroca calada y dorada que seguramente coronaba una alacena del siglo XVII. Estas adaptaciones modernas convivían en armonía con excepcionales muebles de época. Al ingresar a la casa, recibía al visitante un escritorio portátil de antigua factura cuzqueña. El comedor estaba presidido por una elegante mesa circular del siglo XIX, que Sara rodeó con un juego de sillas tipo Windsor adquiridas en Ayacucho. En el ángulo principal de la sala había una mesa isabelina de tablero oval, finamente marqueteada, donde reposaba su colección de imágenes y huamangas. A un lado, colgaban pocas pero escogidas piezas de cerámica vidriada inglesa y de porcelana china. Distribuidos por distintos ambientes, se podía ver también pequeños costureros victorianos, escritorios y revisteros ingleses, sillones isabelinos y neorenacentistas, todo lo cual generaba una atmósfera de acogedora y ecléctica elegancia.


59

60

REVISTERO VICTORIANO Siglo XIX Madera 48 x 44 x 37 cm

COSTURERO MARQUETEADO DE INSPIRACIÓN LUIS XV Siglo XX Madera 68 x 33 x 27 cm

Valor Estimado $ 500 - 700

Valor Estimado $ 800 - 1,000


61

62

PAR DE SILLAS NEO-RENACENTISTAS Siglo XX Madera 76 x 41 x 36 cm cada una

ESCABEL ART DECÓ Siglo XX Madera y esterilla 36 x 45 x 32 cm

Valor Estimado $ 800 - 1,000

Valor Estimado $ 300 - 500


63

64

MESA DE CRISTAL CON BASE DE CAPITEL NEOCLÁSICO Siglo XX Madera y cristal 47 x 100 x 60 cm

MESA DE CRISTAL CON BASE DE CAPITEL NEOCLÁSICO Siglo XX Madera y cristal 54 x 111 x 111 cm

Valor Estimado $ 1,000 - 1,300

Valor Estimado $ 1,200 - 1,500


65

66

MECEDORA VICTORIANA Siglo XX Madera 84 x 68 x 73 cm

PAR DE SILLONES ISABELINOS Siglo XIX Madera 97 x 63 x 54 cm cada uno

Valor Estimado $ 750 - 950

Valor Estimado $ 1,200 - 1,500


67

68

PAR DE CALENTADORES DE CAMA Y UN PORTA Fร“SFOROS Siglo XX Madera y bronce 89 x 33 x 9 cm la pieza mรกs grande

REPISA CON TALLA COLONIAL Madera dorada 123 x 38 x 23 cm

Valor Estimado $ 1,100 - 1,400

Valor Estimado $ 1,200 - 1,500


69

71

FUENTE EN PORCELANA Siglo XIX Porcelana 6 x 52 x 42 cm

PLATO EN PORCELANA CHINA Siglo XIX Porcelana 5 x 46 x 46 cm

Valor Estimado $ 700 - 900

Valor Estimado $ 500 - 700

70 FUENTE DE LOZA INGLESA Siglo XIX Cerรกmica 5,5 x 35,5 x 46 cm Valor Estimado $ 250 - 500


72

74

LÁMPARA DE CRISTAL DE BOHEMIA Cristal y metal 50 x 18 x 18 cm

LÁMPARA DE OPALINA Cristal y metal 92 x 26 x 26 cm

Valor Estimado $ 1,200 - 1,500

Valor Estimado $ 500 - 700

73 PAR DE LÁMPARAS EN PORCELANA CHINA Porcelana 64 X 18 X 18 cm cada una Valor Estimado $ 2,000 - 2,300


75

76

GRAN MESA ISABELINA CON MARQUETERÍA Siglo XIX Madera 70 x 118 x 153 cm

MESA REPUBLICANA Siglo XIX Madera 79 x 121 x 121 cm

Valor Estimado $ 4,000 - 4,500

Valor Estimado $ 2,000 - 2,300


77

78

DOS PLACAS DECORATIVAS Siglo XIX 31 x 23,5 cm la pieza mรกs grande 900 g

SIETE AUREOLAS Siglo XIX 26,5 x 26,5 cm la pieza mรกs grande 1250 g

Valor Estimado $ 5,000 - 5,200

Valor Estimado $ 5,000 - 5,400


79

80

TRES FUENTES Siglo XIX 4 x 36 x 36 cm la pieza mรกs alta 3050 g

DOS FUENTES Siglo XIX 4 x 37 x 37 cm la pieza mรกs alta 2360 g

Valor Estimado $ 7,000 - 7,500

Valor Estimado $ 5,500 - 6,000

81 DOS FUENTES Siglo XIX 4 x 41 x 41 cm la pieza mรกs alta 2620 g Valor Estimado $ 6,500 - 7,000


82

83

TRES JARRITOS Siglo XIX 13,5 x 13,5 x 9 cm la pieza mรกs alta 1,010 g

CUATRO JARRITOS Siglo XIX 17 x 13 x 12 cm la pieza mรกs alta 850 g

Valor Estimado $ 2,950 - 3,100

Valor Estimado $ 2,500 - 3,000


84

85

TRES JARROS DE COCO Siglo XVIII 8 x 11 x 9 cm la pieza mรกs alta

JARRA, BOTELLA Y VINAJERA Siglos XVIII - XIX 15,5 x 8,5 x 8,5 cm la pieza mรกs alta 730 g

Valor Estimado $ 2,200 - 2,400

Valor Estimado $ 3,000 - 3,500


86

88

CHOCOLATERA Y RECIPIENTE Siglo XIX 33 x 30 x 14 cm la pieza mรกs alta 290 g

SOPERA Siglo XIX 31 x 30 x 30 cm 2,200 g

Valor Estimado $ 4,300 - 4,500

87 CAFETERA Siglo XIX 25 x 20 x 13 cm 1,150 g Valor Estimado $ 4,500 - 5,000

Valor Estimado $ 6,500 - 7,000


89 ALFOMBRA PERSA CON REPRESENTACIÓN DEL ÁRBOL DE LA VIDA Lana y seda 358 x 257 cm Valor Estimado $ 8,000 - 8,500


SESIÓN DE LA TARDE


PINTURA MODERNA

Como adecuado complemento de sus colecciones de arte colonial y regional, Sara de Lavalle, reunió un pequeño pero escogido número de pinturas modernas de maestros peruanos, principalmente de la escuela indigenista. Así, la biblioteca era presidida por Atardecer en el lago Titicaca (1928), ambiciosa composición de Jorge Vinatea Reinoso que puede ser considerada como una de las piezas maestras del nacionalismo artístico peruano del siglo XX. Este lienzo proviene de la colección de su padre, José Antonio de Lavalle y García, quien fue amigo del pintor. Se encontraba encastrado dentro de la estantería y solo salió de ella una vez para integrar la gran retrospectiva del artista, presentada en la Fundación Telefónica en 1997. Sin duda, Sara compartía con los indigenistas el interés por el llamado “arte popular” y por el costumbrismo del siglo XIX. En esta línea, se encuentra un raro lienzo de chichería firmado por A. Granda, que muestra dos escenas simultáneas: un baile de zamacueca y la celebración de un carnaval serrano. Por otra parte, su preferencia por los artistas regionales se ve reflejada en un paisaje cuzqueño de Francisco Olazo, y en una Lavandera del célebre autodidacta cajamarquino Mario Urteaga. Finalmente, el lienzo Montañas de Julia Codesido ilustra la confluencia entre el indigenismo tardío y las corrientes de la modernidad internacional.


90 PAISAJE CUZQUEÑO 1940 Francisco Olazo Cuzco, 1904 - 1948 Óleo sobre tela 33 x 39 cm Valor Estimado $ 2,000 - 2,200


91 ESCENAS DE ZAMACUECA Y BAILE DE CARNAVAL Primera mitad del siglo XX Firmado A. Granda Óleo sobre tela 59 x 146,5 cm Valor Estimado $ 5,000 - 5,500


92 MONTAÑAS Década de 1960 Julia Codesido Lima, 1892 - 1979 Óleo sobre tela 100 x 81 cm Valor Estimado $ 7,000 - 8,000


93 LAVANDERA 1937 Mario Urteaga Cajamarca, 1875 - 1957 ร“leo sobre tela 52 x 39 cm Valor Estimado $ 10,000 - 11,000 Obra reproducida en: Buntinx y Wuffarden. Mario Urteaga Catรกlogo razonado. Lima: Bienal de Trujillo, 1987.


94 ATARDECER EN EL TITICACA 1928 Jorge Vinatea Reinoso Arequipa, 1900 - 1931 Óleo sobre tela 124 x 95 cm Valor Estimado $ 70,000 - 80,000 Obra reproducida en Wuffarden. Vinatea Reinoso. 1900 - 1931. Lima: Museo de Arte de Lima, Fundación Telefónica, 1997; y en la revista Copé n° 5, Lima, 1971.


APERO DEL CABALLO PERUANO

El apero criollo de tradición colonial ocupa un lugar de primera impor­ tancia en esta colección, sin duda debido a la influencia de José Antonio de Lavalle y García, padre de Sara, quien fue criador de caballos y el gran artífice de la salvación del caballo de paso peruano. De alguna manera él encarnó la figura moderna del señorial chalán costeño, cuyo prestigio se afirmaba en la riqueza de los aderezos de su cabalgadura. A su muerte, Lavalle inspiró el famoso vals “José Antonio”, compuesto por Chabuca Granda en su homenaje. Queda también el recuerdo de uno de sus caballos campeones, el “Pancho Fierro”, perennizado por el escultor español Manuel Piqueras Cotolí en un estudio para el monumento a Fermín Tangüis. Dada la abundancia de los metales preciosos, en el Perú se impuso el uso recurrente de la plata en prácticamente todos los elementos del apero ecuestre. En efecto, tanto el bocado como los frenos y tapaojos solían elaborarse con aplicaciones y piezas pesadas de plata. La montura o silla de montar era de cuero, pero llevaba guarniciones de plata repujada, sobre todo en los extremos, por lo general en forma de peineta. Pero sin duda, el mayor lujo se reservaba para los estribos, hechos de plata maciza o de cajón con cantoneras del mismo metal. Hay aquí un conjunto excepcional de estos objetos, algunos de uso femenino, y por tanto creados como pieza única decorada con labores caladas. Los atavíos del jinete se complementaban con los látigos y fuetes coronados por empuñaduras metálicas en forma de cabezas de animales.


95 CABALLO “PANCHO FIERRO” (ESTUDIO PARA EL MONUMENTO A FERMÍN TANGÜIS) 1935 Manuel Piqueras Cotolí Lucena, 1885 - Lima, 1937 Bronce 51 x 42 x 24,5 cm Valor Estimado $ 7,000 - 8,000


96

98

DOS ESTRIBOS FEMENINOS Siglo XIX 12 x 16 x 8 cm la pieza más grande 690 g

TRES ESTRIBOS Siglo XIX 16 x 10 x 9 cm la pieza más alta 880 g

Valor Estimado $ 1,800 - 2,200

97 PAR DE ESTRIBOS NEOCLÁSICOS Siglo XIX Inscripción: “Dado de Manuel Guamaní y de Petrona Bastarica” 15 x 12,5 x 10 cm cada uno 440 g Valor Estimado $ 2,400 - 2,600

Valor Estimado $ 2,850 - 3,000


99

101

PAR DE ESPUELAS Siglo XIX 17 x 19 cm 400 g

TRES TAPAOJOS Siglo XIX 8 x 40 cm la pieza mรกs grande

Valor Estimado $ 1,000 - 1,500

100 PAR DE ESPUELAS Siglo XIX 15,5 x 10 cm 400 g Valor Estimado $ 1,000 - 1,500

Valor Estimado $ 2,100 - 2,300


102

103

LÁTIGO, BASTÓN Y FUETE Siglo XIX 95 x 11 cm la pieza más alta

TRES FUETES Siglo XIX 72 X 10 cm la pieza más alta

Valor Estimado $ 2,000 - 2,300

Valor Estimado $ 2,100 - 2,400

104 TRES FUETES Siglo XIX Uno de ellos lleva la inscripción: “P.Z.A.” 90 x 12 cm la pieza más alta Valor Estimado $ 2,300 - 2,500


105

106

PEINETA DE MONTURA Siglo XIX 27 x 29 cm 1,100 g

PEINETA DE MONTURA Siglo XIX 27,5 x 29,5 cm 1,200 g

Valor Estimado $ 3,000 - 3,200

Valor Estimado $ 3,000 - 3,200


107

108

MONTURA Y BATICOLA Fines del siglo XIX 50 x 43 x 44 cm la pieza mรกs grande

PAR DE ESTRIBOS DE CAJร“N Siglo XIX 24 x 25 x 15 cm cada uno

Valor Estimado $ 5,500 - 6,000

Valor Estimado $ 5,500 - 6,000


PLATERÍA PERUANA

Desde sus inicios como coleccionista, Sara de Lavalle mostró predilección por la platería, género crucial en la historia artística del virreinato peruano. Esta convicción era compartida con su gran amiga Luisa Álvarez Calderón y juntas recorrieron gran parte de la región andina en busca de piezas singulares. No es exagerado afirmar que ellas conformaron dos de las mejores colecciones del país dentro de esta especialidad. Por ello, buena parte de las obras aquí reseñadas integró importantes exposiciones dedicadas a la platería virreinal peruana, tanto en el Perú como en el extranjero, y figura reproducida en libros y catálogos. Dentro de la temática religiosa, Sara reunió un grupo de objetos litúrgicos de fino diseño -vinajeras, navetas, lámparas y candeleros- trabajados al buril o calados. Algunos de ellos llevan inscripciones y se encuentran fechados, lo que permite comprobar la continuidad de ciertas tradiciones decorativas heredadas de la colonia durante el primer siglo republicano. Pero sin duda el grueso de la colección lo conforma un gran número piezas de uso civil y doméstico. Ellas van desde candeleros y despabiladeras hasta una enorme variedad de tupus, picchis y prendedores con vistosos dijes, complementos indispensables de la vestimenta tradicional andina.


109

111

WAMPAR Siglo XX 48 x 6 x 6,5 cm

CHIFLE Siglo XIX Inscripción: “A.B.” 33 x 5 x 7 cm

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700

Valor Estimado $ 6,000 - 6,400

110 CHIFLE Siglo XIX 43 x 9 x 10 cm Valor Estimado $ 4,000 - 4,500


112

113

CUATRO ANIMALES VOTIVOS Siglos XIX - XX 6 x 13 x 4 cm la pieza mรกs alta 755 g

TRES TOROS CONOPA Siglos XIX - XX 10 x 10 x 4 cm la pieza mรกs alta 850 g

Valor Estimado $ 1,850 - 2,000

Valor Estimado $ 2,000 - 2,200


114

115

TRES CALEROS Siglo XIX Dos de ellos llevan las inscripciones: “D.R.” y “Viva María”. 14 x 3,5 x 3,5 cm la pieza más alta

SIETE YESQUEROS Siglo XIX 15 x 1,5 x 1,5 cm la pieza más alta 370 g

Valor Estimado $ 1,400 - 1,600

Valor Estimado $ 2,700 - 2,900


116

117

DIECISร‰IS PRENDEDORES Siglos XIX - XX 13 X 21,5 x 2 cm la pieza mรกs alta 827 g

TRECE TUPUS Siglos XIX - XX 36,5 x 10 x 2 cm la pieza mรกs alta 833 g

Valor Estimado $ 4,500 - 4,700

Valor Estimado $ 4,450 - 4,600


118

119

CANDELERO Y PALMATORIA Siglo XIX 19 x 13 x 13 cm la pieza mรกs alta 1250 g

PAR DE CANDELEROS Siglo XVIII 23 x 15 x 15 cm cada uno 1530 g

Valor Estimado $ 4,200 - 4,500

Valor Estimado $ 4,000 - 4,300


120

121

SIETE DESPABILADERAS Siglo XIX 4 x 24 x 11 cm la pieza mรกs grande 1360 g

OCHO DESPABILADERAS Siglo XIX 6 x 25,5 x 16 cm la pieza mรกs grande 775 g

Valor Estimado $ 4,250 - 4,400

Valor Estimado $ 4,400 - 4,600


122

123

PAR DE CANDELEROS ¿Siglo XVII? Inscripción: “Obra de Leon Pirero 1601” 25 x 14 x 7,5 cm cada uno 1000 g

PAR DE CANDELEROS Siglo XVIII 33 x 15,5 x 15,5 cm cada uno 2330 g

Valor Estimado $ 5,000 - 5,300

Valor Estimado $ 10,000 - 10,300


124

126

INCENSARIO Siglo XIX 22 x 12 x 12 cm 970 g

SAHUMADOR Siglo XIX 15 x 14,5 x 16 cm 540 g

Valor Estimado $ 3,500 - 3,800

Valor Estimado $ 3,000 - 3,500

125 INCENSARIO Siglo XIX 24 x 13,5 x 11 cm 950 g Valor Estimado $ 4,000 - 4,500


127

128

LIMOSNERO Siglo XIX 22 x 16 x 16 cm 580 g

CANASTILLA Siglo XIX 17 x 23 x 23 cm 790 g

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700

Valor Estimado $ 3,500 - 3,800


129

131

PAR DE VINAJERAS CON BANDEJA Siglo XVIII 10,5 x 22 x 11 cm 500 g

ACETRE Siglo XIX 32 x 30,5 x 30,5 cm 1,510 g

Valor Estimado $ 1,750 - 1,900

130 PAR DE VINAJERAS CON BANDEJA Siglo XIX 11,5 x 20 x 17 cm 550 g Valor Estimado $ 1500 - 1,800

Valor Estimado $ 5,000 - 5,500


132

134

DOS VASIJAS Y FLORERO Siglos XVIII - XIX 11,5 x 13,5 x 13,5 cm la pieza mรกs alta 830 g

YERBERA Siglo XVIII 9 x 9 x 10 cm 300 g

Valor Estimado $ 3,100 - 3,400

133 PAR DE BRASERILLOS Siglos XVIII - XIX 4,5 x 10 x 10 cm la pieza mรกs grande 430 g Valor Estimado $ 1,600 - 1,800

Valor Estimado $ 2,500 - 2,700


135

136

MATE Y BOMBILLA Fines del siglo XVIII 20,2 x 1,5 x 2 cm la pieza mรกs alta

MATE Y BOMBILLA Siglo XIX 18 x 2,5 x 2 cm la pieza mรกs alta 290 g

Valor Estimado $ 4,000 - 4,500

Valor Estimado $ 3,000 - 3,400


137

138

MATE Y BOMBILLA Fines del siglo XVIII 12 x 6,5 x 6,5 cm

MATE PARA CHICHA, TRÍPODE Y SALVILLA Fines del siglo XVIII Inscripción: “J.R.” 11,5 x 17,5 x 17,5 cm 400 g

Valor Estimado $ 3,000 - 3,400

Valor Estimado $ 3,000 - 3,400


139

140

RELICARIO Siglo XVIII 25 x 14 x 14 cm 360 g

GRIFร“N Y PAVA EN MINIATURA Siglo XIX 8,5 x 9 x 4 cm la pieza mรกs alta 410 g

Valor Estimado $ 1,250 - 1,500

Valor Estimado $ 3,500 - 4,000


Condiciones de la subasta Si usted desea hacer una oferta por algún lote de la subasta, deberá leer y aceptar las condiciones de venta que rigen la compra de todas las obras ofrecidas.

INFORMACIÓN GENERAL

Una selección de las obras a ser subastadas estará en exhibición desde el 15 hasta el 21 de setiembre en el Museo de Arte de Lima, Paseo Colón 125, Lima; desde las 10:00 am hasta las 7:00 pm. Precios estimados Además de la información descriptiva, cada lote de este catálogo presenta un valor estimado que refleja la opinión de asesores expertos. Estado de los lotes El Comité de subasta no ofrece ninguna ga­ rantía expresa o implícita respecto al estado de cualquier lote ofrecido en venta, ni se responsabiliza por ningún error u omisión en el catálogo. Los lotes se subastarán en el estado que se encuentren, no aceptando el Comité ningún reclamo sobre las restauraciones, desperfectos, roturas, etc., aunque no se hayan hecho constar en el catálogo. Ninguna afirmación establecida en este catálogo o realizada durante la subasta o en cualquier otra parte o circunstancia, de forma verbal o escrita, será considerada como garantía de representación o suposición de responsabilidad. La atribución de autoría y fecha de pinturas y objetos de arte, está basada en las opiniones de expertos, las mismas que pueden variar.

CONDICIONES DE VENTA

Licitación Los lotes serán subastados en orden numéri­co consecutivo, tal como aparecen en el catálogo. Por lo general, el lote que está siendo ofrecido se exhibe frente al público en la sala de la subasta. El martillero aceptará ofertas entre aquellos presentes o representantes inscritos que hayan firmado la Nota de Aceptación, la cual tiene carácter de declaración jurada, comprometiéndo-­ se a seguir las condiciones generales de venta.

1. Las obras de esta subasta son ofrecidas a la venta por el Comité de la XXII subasta anual de arte. 2. El Comité se reserva el derecho de cambiar las descripciones contenidas en el catálogo, así como los términos de la venta, durante la subasta. 3. El Comité se reserva el derecho de retirar cualquier lote antes o durante la subasta. 4. Al hacer una oferta en la subasta, sea per­ sonalmente o por medio de un representante, por oferta escrita o por otro medio, el comprador acepta las condiciones de venta y se obliga a honrar el compromiso adquirido en la nota de aceptación con su firma y datos solicitados. Se entenderá que el comprador realiza una oferta de compra cuando muestra la paleta con un número de serie obtenida al inscribirse. Se entenderá que la oferta de compra es una manifestación indubitable de la voluntad del comprador de adquirir el bien subastado por lo que no será posible retractarse de la compra una vez firmada la nota de aceptación. 5. Quien ofrezca el monto más alto reconocido por el martillero será el comprador. El martillero tiene el derecho de rechazar cualquier oferta, avanzar las ofertas a su criterio y, en caso de cualquier problema, continuar con las ofertas o volver y vender el lote en cuestión.

INFORMACIÓN GENERAL

LEGISLACIÓN APLICABLE Y SOLUCIÓN

6. El título del lote ofrecido pasará al com­ prador una vez que el martillero haya dejado caer su martillo y anunciado que el lote ha sido vendido al número de la paleta ganadora, siempre y cuando el comprador cumpla con todas las otras condiciones de venta y haya firmado la respectiva nota de aceptación.

10. Ningún lote podrá ser retirado antes de que el comprador haya pagado la totalidad del precio de la compra y firmado el contrato definitivo de compra venta con el propietario de la obra o el lote, quien, una vez cancelado el precio, entregará al comprador el documento contable respectivo.

7. El pago de los lotes debe realizarse en el recinto de la misma subasta o dentro de las 72 horas posteriores a la misma. El pago puede hacerse con tarjetas VISA, cheque o mediante un abono en cuenta corriente del Banco de Crédito del Perú dólares No. 191-0835435-1-46 o soles No. 191-0855109-0-63; así como en el Banco Interbank dólares No. 006-0000348290 o soles No. 006-0000348291 a nombre de Asociación Museo de Arte de Lima.

11. El Museo de Arte de Lima recibirá del comprador del lote el total del valor de venta del mismo. Este valor está compuesto por el precio del propietario y la donación al museo. El MALI se encargará de entregar el monto que corresponde al propietario.

El contrato de compra venta se sujeta íntegramente a las leyes de la República del Perú. Las partes acuerdan que toda discrepancia o divergencia que pudiera surgir derivada del contrato firmado, incluidas las relativas a su interpretación, ejecución, validez o eficacia, deberá ser resuelta de manera amigable. En caso que la discrepancia o divergencia subsistiese, ésta será por los jueces y tribunales del cercado de Lima, renunciando expresamente las partes a cualquier otro fuero que pudiese corresponderles.

8. La suscripción del contrato definitivo de compra venta entre el comprador y el vendedor propietario de los bienes se realizará dentro de las siguientes semanas posteriores a la subasta. 9. Las obras deberán ser recogidas en la sede del MALI por el comprador, dentro de los diez (10) días útiles posteriores a su cancelación, luego de contar con los contratos debidamente firmados tanto por el comprador como por el vendedor.

12. El Museo de Arte de Lima otorgará al comprador de cada obra o lote un certificado de donación por el importe donado al museo. El propietario de cada lote, de acuerdo a su giro o profesión, entregará al comprador el documento contable respectivo.


Sara de Lavalle en el Museo de Arte de Lima, dĂŠcada de 1970.


COLECCIÓN

SARA DE LAVALLE

SARA DE LAVALLE

COLECCIÓN

XXII SUBASTA ANUAL DE ARTE 2017 BY J.P. MORGAN PRIVATE BANK XXII SUBASTA ANUAL DE ARTE 2017 BY J.P. MORGAN PRIVATE BANK

Catálogo xxii subasta anual mali 2017 col sara de lavalle  

También puedes acceder al catálogo de la XXI Subasta Anual de Arte del MALI en https://goo.gl/xaPWrD (Google Drive). Informes: 204-0000 anex...

Advertisement