Page 1

it* lt

l\\/ /

l')

It/

r

t\ P?

;9

NOVIEMBRE

lr

7961.


trJ,,"

Cá-"t. Sttod.td

y .roos tollo. d" P"li"ol" Agf" oo d.b- falt¿t eo equipo áe

"l

todo buc¡ explorador.

Sie-pte Ag{a.

SIW Weg WWW*.¡r..eg W We9e9WW

I,O$ CUEI{TOS CI,A$ICO$

DEt

B$CUTTISUO I$PAfiOI,

--,-r^.@o/vÉ

PARA SER VIEJO LOBO. SATTO II

ryll Et-

Sens€cionales publicaciones que nruy pronto

t¡OPErlC)

publ¡cará

EsCLII,Trsn,t

Das Iibros uri¡isimo6, el primero para paEar alesrém^nre las ¡l tuego do c¡mp¡meDto o eD eljsc&l: y el¡egundo ¡'er¿

junro

rá!id&

y

lllllllllllllll¡lllry

vetadas obtencr

prácticamenle el grado de Explorador de 2.¡

tlac¿d vuesfros pedi dos anlicipadamenfe

ll

II II


Año V,. Epoca 3.i

^

rrl¿S,,!ia+1,

É

¡.".-

n¡DRlD. Novl€¡nlrre I93r

NúD.46

-

REVISTA DE ESCULTISMO PRÁCTICO EDITADA POR LOS EXPLORADORES MADRILhÑ05 @@@eh!oooóeú@@!

REDAccróN: DUOUE DE MEDINACELI, 10.

(Palacio

H¡elo)

AoMrNrsrnacróx: CARACAS, 9.

MADRID

¡Siem pre Los hombres que hayan ¡ngresddo y perrnanezcan en esta Inslifi¡ción de los Exp¡oradores de Espafia, a impulsos de una vocdción s¡ncerdmente senlidd; Ios que s¡enfan, comprendan y amen el Esculfismo, ¡o se apartarán de él porque en el cami¡o de la Institución haya dificu¡fades. Porque un Ayunlamienlo, una D¡pulac¡ón o un Cobie¡no deien de auxil¡ar a los Exploradores españoles, sea que no puedan o no quieran hacerlo, no ha de flaquear el entusiasmo de los q¡¡e ffrmemenle lo lengan. Porque, cont¡a todd redliddd y rod¿ lógica, nos veamos oblig¿dos a abandondr nuestrd ¡nsignia inlernacional que hingund relac¡dn luvo ni iiene con regímenes políficos, no ha de fdltar Ia fe de esos hombres m¿nlene dores de nuesfra obra común. Módrid, B¿rcelond, Zdrdgozd. Sdnl¿nder, Aguilas, L¡nares, Máldga. Murcia, Albox, Vigo, Ponlevedra, Coruúa,

adelante! Cenfenillo, Rfo Tinto, Cieza, Ferrol, Valencia, Melilla, Teluán. Ceula. Larache, Valladolid.... iénganse por nombra-

das las Tropas de ofraa ochenla poblaciones; todas las que exislen y frabajan en beneffcio de ruesfra ¡uvenlud lienen el deber de mantcner el honor de sus banderas sin un desmayo, sin un desfa-

llecimiento. ¡Siempre adeldnte! dice nuesfro lema. Adelantg en las adversidades como en la prosperiddd. No serÍamos hombres si deserfáramos de nuesiros puesfos porquelas cosas no marchasen, tal vez, a nuestro gusto.

Cierio es que, muchas veces, ante la ingratifud y la incomprensión y Ia envidia, dan ganas de arroiar la carga pard que se pierda o pechen con ella los que no supieron portearla. Cierto iambién que anfe la iodiferercia y el desamparo de aquellos mismos organismos sociales


142

co¡ que lralamos de colaborar, el alma se ent¡istece en el desánimo y el deseo busca descansar de Io que nadie estima

ni agradece. pero ¿cuándo se nos promefió el amparo ni ¡a grafitud por nuesira obra, ni cuando Ia emprendimos por semeianfes eslímilos? ¡Siempre ade¡anlel Repifamos, si Ilegara ocasidn, el bra-

Los Pionniers Rouges Ya los fenemos. Hace pocos años un conrpdñero nuestro, Vdleriano Fernán dez Heredia, dió la voz de alarma en un breve dflículo. Lo que diio aquel E\plorddor de Mddrid no cdyó to¡almenre en el vacío. Alguien lo recogió y esrudió seriamenle e¡ peligro.

Poco después quien podfa hacerlo, dddos sus elementos de ¡nformdcidn, nos ¿dv¡rrid que se prepdrdbd una ofensivd conlra el Ercrrlrismo espdñol. semejanl€ a la desarrollada en ofros paÍses. y no pasó nrucho tiempo sin que el aviso tu-

viera confirmación. El Bolchevisho ruso come¡tzó a trabaiar alrededor de nuesfra Instifución Duranfe los dos últimos años se han formado en algu¡as Tropas Ias famosas células bolcheviques, casi siempre sin que nad¡e se diera cuenta y aún sin gue Io supieran Ios mismos muchachos que Ids componían. Las m¿nifestac¡ones de esas célulds fueron inlerprefadas en cada caso, como travesuaas, como efeclos nafurales de la juventud, o en cualquiera ofra forma. Pocos se dieron c¡¡enla de su origen. Ahora, no ha muchos dias, hemos visfo en las calles,de Madrid, unos cuanfoo niños con $u paiuelo ro¡o ol cugllo

LA PATNUI-]

-A

vío <¡No imporial> d€ Ia raza. ¡Siempie ade¡ante! Con auxilios y sin ellos, con enemigos y COn amigOs, con flOres O pedernales en ¡a senda. ¡S¡emp¡e adelan-

te!.

España no muere, ni los Exploradores de España tampoco.

y en el pañuelo Ia hoz y el martillo. pe ro no son estos los verdaderos pro¿l n¡ers pouges, Los auténticos son otros: fodos aquellos que, estén denfro o fuerir de ias Tropds. visrar¡ o no el traje scoul, laboran confra la doclrina y las normas

de Baden-Powell, conira los planes y Ios esluerzos de los que dirigen e¡ Escultismo en cada Tropa; ¡os que conspiran contra losJefes; Ios que minan los cimienlos de nuestra Instifución; los que lrala¡ de derribarla; los que Ia atacan en cualquier forma; los quese unen a Ios enemigos. Esos y no olros, son los verdaderos pionn¡ets pouges, y a desenmasc¿r¿rlos y reducirlos a ¡a impolencia, por amor d Espditd, por pdtrioti5mo, por espiriiu de conservación, estamos fodos obligados. Sépase bien: Todo aquel que dificulte ¡a obra Escultista, que se ponga frente a élla, que la combafa o periudique de cualquier modo, que la quebraDte sea como fuere, eslé denlro o luera de nues, lrds agrupdciones, es un dliddo del bol chevismo, dunque so¡o oponga su resjslenci¿ pasivd. y sean cudles sedn sus argumenlos de defensa. E¡ bolchev¡smo se vdle de todos los medios y todos los que hagan o digan a¡go pedudicial para nueslrd Asociacidn, son sus d¡i¿dos. Aunque elles mismos, r¡o Io sepan,


-I

LA PATPULLA

146

DEL CAMPAMENTO NACIONAL DE ACOSTO ULTIMO

.?

f:

\

"T {,}

J4

Un pun¡o eslralégico de la Donland utilizódo por los explo¡¿dores de Aguitas para inslalar una eslac¡ón de señale€ con banderós.

For. LoBo

DE Maa.


LA PATAULLA

144

Una aventura en locomotora Dio¡isio Averlé no hubiera podido expticarse porqué detuvo al mensajero del telégrafo a la puerta del colegio de Frailseur.

- preguntó, repuso el nuchacho. -Averlé Con el corazón latiéndole hasta aho. garle, Averlé abrió el telégrama. Una ojeada le bastó para enterarse de su contenido y una exclamación brotó de sus labios. EI despacho estaba Iirmado por su hermaDa y decía Io siguiente: .Mamá nuy mal, ven en seguida.Germana.¡ -Si tiene usted que contestar, puedo llevar la respuesta, diio el muchacho. -No, gracias,.. es decir, yaguarda, Miró su reloj: eran las 3 24 minutos, a las 3 y 29 un tren salía de la eslación de Frailseur que le permitía alcar,zaÍ en Orleans el tren correo para París. En dos horas podrla hallarie en sü casa. Si no tend¡ía quc esperar al noctürno y llegaria al dia siguienie. tu bicic¡eta-dijo al nensa-Préstame iero-y vete a recogerla a Ia estación. Te doy dicz francos. El muchadho ¿ceptó enseguida ¡a aprenriante proposición, tanto más cuanto que conocía a Averlé, y este partió rápidame¡te. No veia nada, no pensaba más que una cosa: su madre, moribunda, lo llamaba y talvez no Ilegase a encontrarla con vida... Al pasar por lá aldea, a toda velocidad, le siguió un coro de malas palabr¿s; pero ni las oyó. La estación se hallaba a ls vista; el lren que debía tomar silbaba a la salida del túnel que se hallaba a ¡renos de un kilómetro. -¿Para

quién es?

No icndré tiempo de tomar boleiopensó Dionisio;-pero no importa, En aquel momento, otro ciclisla que venía por üna calle transversal se precipitó sobre é1. Hubo un eslrépjlo de hie.

Íos roros, y cuafldo Averlé pudo darse de lo ocurrido, fué para ver que el lren se alejaba en medio de nubes de humo. Sin saber Io que hacia, corrió hflsta el andén, como si quisiera alcanzar el convoy. y permaneció alli, como hjpnoliza. do, mirando la doble hilera de brillantes rieles. El jele de la estación, que estaba cerca, le pregunto: -¿Eslá usled loco?... ¿Adonde va? - Que¡ia, repuso Averlé-romar el expreso de Orleans para alcanzar alli el tren correo de París, -¿Y qué quiere que haga? Supongo que no querrá que le pongan un lren especial- agregó irónicarnenle el jefe mirando el Iraie lleno de polvo de su inlerIocutor. Y salg¿ de ahí porque eslá prohibido estacionarse cerca de Ias vías. Mientras el jefe hablaba, Ios ojos de Dionisio estaban fiios en una locomotora delenida cerca del depósito de rnáquinas. Tenía dos tenders y parccfa dispuesta a partir. ¡Si pudiera yo llegar con ess máquina hasta Orleans! pensó el ioven con desesperación. El jefe habia vuelto a su oiicina y Dioní6io iba a aleiarse cuando sintióque una mano se posaba sobre su espalda. Un hombre, exfremamente pálido, de cabellos negros y ojos penelranles, aca baba de saltsr el cerco que sepsraba la estación del camino y estaba a su lado. cuenla


LA PATRULLA

-¿Quiére ústed ir a Orlear¡s?-pre' guntó el desconocido en voz baia, -Sí contestó Averlé ¡¡n poco sorprendido; pero veo que es inrposible. -Le han mentido. Sígame y Ie prometo que llegaremos a tiempo. -¿Quién es usted? -Ya Io sábrá; ahora es ocioso hacer preauntas. Se dirigió a Ia locoñotora cüyá plala. forna estaba desierta y ordenói ligero! -¡Suba Dionisio vaciló ün segundo. ¿lría a correr algún peligro?... Pero luego vió a su nladre enferma. tendiéndole Ios brazos... Resueltamente se lanzó delrás -del honrbre que con mano experta manejaba ya las palancas. Evidente¡ ente era del olicio. Segundos después la nláquina se deslizaba serenamente sobre los rieles. Gritos y exclamaciones quc vcnían de la eelación probaron a Averlé qüe Ia hüída de Ia loconrofora había sido descubierta. Se inclinó y vió a los empleados en el andén, que hacían grandes ademanes, mientras que, corriendo por lás vias, dos hombres de unilon¡e parecian enloquecidos.-

Al verlos,

un aullido ronco y que no tenía nada de hunrano se escapó de la garganta del compañero de Dionisio, Es' te dió vuelta y quedó petrilicado. Con la boca llefla de espu¡na, el'mecán¡co ácababa de saltar sobre el ténderen medio del carbón, y pateaba allí conlo n poseido. puedenl gri' -¡Alcáncenme ahora, si tó con aguda voz-¡Alcancen € Santiago Massis, el maqüinista!,.. ¡Yo no me encerrarán más! .. lré con nrilocot¡oiora adon' de me de la gana. Dionisio conrprendió entonces la horrible verdad: ¡estsba en la loco¡notora frente a un loco!

145 Espantado de Ia idea de su i¡rpotencia Ias catástrofes que podían produc¡rse, el joven se precipitó hacia las palancas para tratar de dar salida al vápor. Pero el loco se arrojó sobre él con tal furia que Dionisio cayó, entablándose una pelea sobre el piso caldeado de la plata-

y de

fo¡¡na, Aunque de luerza poco comú¡, Averlé se sentía impotente baio elpuño de hierro que le apretaba la garga¡ta. Y seguramente lo habría pasado mal, si el loco no hubiera advelido que la lná. quina se detenía. El anliguo mecánico dejóa su víctimá, y empezó a echarpaladas de carbón con una rapidez prodigiosa Lastimado, agotado por la lucha, Aver lé se levantó buscando un nledio para escapat de aqüella pesadilla. Talvcz habda tratado, con pe¡igro de su vida, saltar de la loconrotora en ¡¡larcha, si clpensa¡riento de Io que iba a ocurrjr colt áqriella n1áquina en Danos de un loco, no le hubiese detenido. Tal vez podrla hacer señales, dar gritos de alánlta para pedir ayuda. Massis parecía haber olvidado la existencia de su co¡¡pañero y sus ojos no se apartaban del manómetro. De vez en cuando se escapaba un ntuflDullo incoherente de sus labios o se echaba a reir-

-¡Más ligerol... iMás ligero!

.dccia

el maquinista. ¿Qué denonios ticne esta máquina que ¡o avar¡za? No llegare. mos nunca. Echa más carbón, ca|larada; denlro de unos Dromentos tendrenros qLle subir una cúesta müy enrpinada. Era evidente qüe ya no se acord¡ba cle Ia lucha quc habir soslenido con Av¡r1,1. Comprendiendo éste qüc lo nrejor era complacerle, obedeció y ellrpezó a Ilena,' decarbón el horno. Pcro conro uur(í¡ habia realizado antes una tarea igusl. Dionisio trabaiaba lentanre¡te, de nrare ra que, en lug¡r de au¡rentar el calor y


l

146

pot consiguienie Ia producc¡ón de vapor, sc producia una pérdida de este y la IoconlotorA iba aminorando la marcha. Massis trunció las cejas. No lo cornprendo dijo; es la prinera vez que la Reina del Sud marcha de esie modo. Y e¡ su locura no se daba cüe¡ta que habí¿ que atribuir aqúel estado de cosas a la inexperiencia de su eyudante. --¡Ahl... Ya se en qué co¡siste-exclalrró el loco. Voy a despreoder uno de los lénders y entonces verá usied lo que puede hacer la .maravillosa" gúiada por un honlbre como yo Comenzó a trepar por ias pi¡as de carbón del ténder y desapsreció. Medio minuto más tarde, Dionisio co¡lprendió que habia tenido éx¡to en su tentaiiva , porque la máquina, después de una sacudida, narchó más ligero, e incli. nándose Averlé vió al segündo ténder oue retrocedí¿ Dor las víss. Corfló Dioniaio entoflces hacia la cánilla del vapor pare tratar, por última vez, de delener la maq¡il)a, pero el alienado, aslulo como todos süs senrejantes, habíala cer'ado de tal modo q!¡e al joven Ie fué inrposible darle vuelta. Desesperado, diose vueltas en noÍtentos en que la risa del t¡ecánico estallaba nuevarrente y su cabeza aparecía eDfre los montones de carbón. Era preciso, a ioda costa, inrpedir que Massis se acer. case a la dirección de la máqujna. Dionisio se agachó, recogió la pala y anlenazó al loco, Este, gruñendo como üna fiera, lraló de sub¡r al ténder, pero Averlé, con un tuerte golFe, le hizo caer sobre Ios rieles. A lo lejos advirtió un gran poste de señales y úna vía férrea que venfa a unirse con la qqe segnía la loconotora. Sin duda llegaba a una bifurcacíón. Al pasar tovo Ia visión de un€ casilla de ca¡tbios,

LA PATRULLA a clyas venlanas se asonraron dos holtlbres que gritaban y gesticulaban. Alarmado, el joven se i¡clinó y creyó nrorir de espanio. Frente a é¡, sobre Ia misnla via, aparccia un expreso. ¡La catástrofe erá innrinenie! Se arrojó sobre Ios lrenos, lratando de hacerlas maniobrar y de pronto algo cedió: un clavo que Massis había puesto enlre las junturas de las palancas. Apoyó sobre úna de ellas. casi llorando de angustia, para ver si podia impedir la co,isión, Sintió un.6alto brusco y cerró los

ojos,., Como ningún cboque se prodr¡jese, los volvió a abrir. La nláquina conti¡uaba su marcha vagabu¡da, y elexpreso acababa de pasar a sü lado por la otra via. Los señaleros habian logrado desviar la loco. motora sobre unos rjeles que conducían aldepósito. Naturalnrente, esto Io supo ¡tás tarde porque en aquel instante sintió un choque terríble, fué leva¡t€do por el aire y lüego se hundió en Ias tin¡eblas de la inconsciencia. La máqujná, habiendo tropezado con un obstáculo, acababa de tumbarse. Cuando Averlé recobró el co¡ocinlien.i to, estaba en una canrilla, rodeado de e¡npleados y viajero$ de¡ expreso, quienes se apresuraron a pedjr delalles sobre ¡a terrible ave,rtura. Averlé la co¡tó minuciosamenie, arrancando su relato exclamaciones de espan-

to. Un mes tardó en curarse de sus heridas en el hospiial de Or¡eans, FeIizmente, el estado de 6u madre había mejorado. En cuanto al loco, solo se había Iractu, rado una pierna al caer y fué ¡¡evado nüevámente al asilo de Frailseur. H. HUDSON. internado

De El Sco t de Colchagua.


LA PATRTILLA

i; lr' .'r.r:::. 1.....

ii

1 :::;r

t...t,,,1.1 ..i .....:r

KANDERSTEC.

-Vis,a

general del

Cantam¿nro de Rovers ce¡ebrado en

a

"j:.r

:i:l: '. i. 1.,.r !.i..:::.1:.¡

'.r:::. r.,.¡

EXPOSICIÓN DE TRABAJOS MANUALES La T¡opa de Madrid convoca a todos susExploradores, Lobafos, Aspirantes y Rovers, a una gran Expos¡ción de trabaios mariuales que se celebrará, como de cósfumbre. desde el 25 de Diciembre al 6 de Enero próximos, con la circi¡nsfancia, muy favordble este año, de disponer de l¡n espléndído salón en que han de lucir extraordinariamente las inslala'

ciones.

SECCIONES I-a Exposición consfará de las siguien. tes seccionesi

1.e Trabaios exclusivamenie escullisfas.

9.o

Juguetes.

6.4

Objefos artislicos

o industriales,

en meial.

1.'

Trabaios artÍslicoso induslriales,

7."

Dibuio de figura

y

decoralivo.

Caricaluras. 8.4 Piniura y Esculfura.

PREMIOS Se adjudicarán un Premio y dos accesits po¡ Sección. Los Premios serán solicilados de Auforid¿des, Corporaciones o peraonalidades. La califlcación será hecha aulonáficamenle por vofación de los visifantes de la Expos¡ción.

PLAZO

Y

PRESENTACION

El plazo paft pr€sentar ¡os lrabajos expira¡á el dfa 21 de Diciembre a las 9 de la noche. Cada obieto debe presentarse acompaÍado de una farjefa impresa gue se faci¡itará en nueslro domicilio social.

en madera. 5.u

. Trabaios y construcciones en pa-

pel o carfón.

6.4 Dibuio topográfico o quis, planos y mapas.

Iíneal, cro-

La visita a la tsxposición será públ¡cd en la forma que se anunciará, y serin invitadas las Auforidades.


1¿8

LA PATNULI-A

GrOjL]P]OS ]D]E 1|.E[.IN=1IA\F{ ¿El Libro de la Patuullaz El meior y más completo cuaderno que puedcn I¡evdr e¡ Guid y e¡ Subguía. El que conl€ndrá fodo el historial de vuesfra p¿frulla en lod¿ und rondd solar scout. Conliene, además, Ios programas oficiales, los dlfdbslos Morse y de Semátoro (con fieurds) y lod¿s lds drdenes reglamen¡drias con silbafo. Encuadern¿do en cdr"toné: 1,76 psselas cad¿ eiemplar. Depósito único para lodd Españ¿: popero Escult¡sld. Cdlle de Medinaceli, 10. Madrid.

Hemos recibido ¡os tres primeros episod¡os de la inferesaniísima novela de avenfuras que publica en RÍo Janeiro (Brasil) la Ed¡tor¡al Minerva, bajo el fífulo general de <E¡ Explorador Defeclive>.' La obra, original del ilusfre B. Cellini, promele tener una excelenfe ¿cogida no solo entre los jóvenes Exploradores, a los gue especialmente esfá ded¡cada, si¡o también por pa¡ie del público en general.

Quedamos muy agradecidos a Ia fineza de ¡uesfro ca¡narada el grar¡ leadet del Bsculfismo brasileño, seior David M. de Barros, que nos ha dado a conocer fan emoc¡onanfe novela.

En el mes anfer¡or se celebró la primera conferencia organizada por el 6rupo de Rovers de esfa Tropa. Diserfó el Pover Comisario Ramiro Mafarranz acerca del fema <<Rove¡ismor_ EI orado¡ habló de la creación de una Comisarfa Ceneral de Rovers, dei régi-

men de pue¡fa abierta para el ingreso en el Crupo, de la incompafibilidad con el cargo de Instructor. del usufructo del Refugio de Peñota e¡ rodo tiempo, de Ia co¡veniencia de que Ios Rovers asuman Ios c¿rgos ¿dministrativos del Cdmpdmento de Castilla, hastd hoy desempe-

ñados por Instruc¡ores; y de otros puntos oo menos ¡nteresantes. Al aclo asisfieron ¡¡¡merosos Rovers, I¡strucfores y Exploradores.

Excursiones extraordinarias e[ectuadas por Crupos de esta Tropa duranfe el mes de Ocfubre y primera quince¡a de Noviehbre: Lobos de Ia umbrfa: A Totedo. Lobós Roios: A San Fernando. Lobos del Valle: A Id Expos¡c¡ón Avi co¡a. Lobos de lds Cumbres: A San Fernando. Lobos de las Prader¿s: A Sdfl Fernando y Cristo Ribas. Lobos de Monfaña: A Crisio R¡bas. Lobos de Castilla: A Boadilla del Monfe, Marmofa y Alcalá de Henares. Lobos Amaril¡os: A Manzanares. Pa¡rL¡ll¿ del C¡sne: Al pueblo de E. Pardo, San Fernando y Araniuez. Pairulla del.Jaguar: A Valdemoro. Pafrulla de¡ Pavo Real: AI pueblo de El Pardo y La Zarzuela. Pat¡ulla del Cfnife: Al pueblo de El Pardo y Cetafe. En el plan frimesfral de trabaio general de Ia Tropa aparecen incluídas de Ocfubre a Diciembre inclusives, de una a dos excursiones extraordinarias para


LA P,ATNULLA

1.'Categorfa; tres para 2.a Cafegoría; y de J a 5 pdrd 6.! CategorÍa, La 4." reaIira dos excursiones extróordinar¡ds cdda mes; y los Lobafos efecluan todas las suyas al Campamento de El Pardo.

H¿n sido nornb¡ddos Instructor Honord¡io de Id Tropa de Madrid el Explorddor d€ Ia rnismd y dctudl Cuardia-M¿ri¡a de Ia Escüela Naval de Alemania, C¿rlos Knappe: lnslructor efeclivo (provisionalmente supernumerario), el que lambién ha sido Explorador hasla ese moln€nlo, Juan Anlonio Dimas, Cab¿llero-Alumno de ld Ac¿demia de CabaIIerid: y Explorador Honor¿rio, F€¡nando Fernández, genial dibuiante, asíduo colaborddor de esta Revisld y Explor¿dor efecfivo que ha sido hasfa cumplir la edad reglamentaria.

La Base 25.u de las dcordadas por el Conseio local de Madrid yJunta de Instruclores de €sta Tropa, para el Égimen de ld mism¿ en ¡d presente ronda soldr scoul, y cuya discus¡dn y aprobación tuv¡eron efecto en las sesiones de 16 y 19 de Septiembre úliimo, dice así: <Quedan suspendidos por esfe año scout los pases de una a otra Calego¡Í¿r y el ingreso en el Crupo de Rovers. Los Explorado¡es que cumplan 21 años en en los meses de Sepfiembre, Octubre, Noviembre o Diciembre, y no ¡ngresen en el Grupo de Rovers por estar suspendido el ingreso o porque no quieran hacerlo, causarán baia en la Tropa, a me, ¡os de ser propuestos para el cargo de Instruclores efectivos. Cuando se autorice¡ ¡os lraslados de Categoría, las Pafrullas que Dofor¡ame[te sean frabaiadoras, disciplinadas, enfusiastas y qu¡e-

149

ran seguir u¡id¿s, pasarán de Cafegoría o quedarán en la que tienen, según que la edad de la mayo¡ía de sus ¡niembros sea apl¿ p¿ra pasar o qued¿r. pero si la Palrulla perdiese aquellas cualidad€s, será disue¡t¿ y cada uno de sus componentes irá a Ia Categoria que por su edad le corresponda>,

Como filial de la Tropa de Madrid ha sido cre¿do en Ar¿niuez un Crupo de Exploradores. De su djreccidn se hd encdrgddo el cu¡to y enlusiasla Instructor D. Jos¿ Carrafalá, que desempeñó igual cargo en la Tropa de Barcelona. Este Crupo prest¿rá su promesa cuando la celebre nüestra Tropa,

Las crónic¿s gue, de sus €xcursiones exfraordinarias, vienen haci€ndo Ias palru¡las de¡ Cisr¿ y del Pavo Real, del Crupo Lobos de las Praderas (ó.o de ó.o Caiegoría), son verdaderamenfe inferesantes. En ellas se viene demosfrando el éxilo indiscuiible del plan general de Tropa, las intensag enseñanzas prácticas que el Explorador obtiene por sí mismo en esfa clase de excursiones, donde forzosamenie ha de desarrollar sus iniciativas; Ias dificullades con que Iucha aquel que olvida los consejos y enseñanzas que escuchó a sus Jefes, o desprecia el uso de su equipo que le pareció molesto; los encantos insospechados con que trop¡eza al recorrer nuevos lug¿res; y otras lnuchas consecuencias úfiles de que nos proponemos ocupa¡¡os oportunamenfe, La Tropa ha ofrecido un prehio de 25 peselas ¿ la meior crónica que se prcsente en el trimesire, y de 40 si, además, esfá ilustrada con fofografías.


LA PATRULLA

1b0

REFUGIOS En esfos meses de invierno en que tan frecuentes son las lluvias y las nie-

ramas Iargas y dieciseis o dieciocho más corfas h¿y malerial suficienie Las dimer¡sio;es dependen del número de

Exploradores que han de utilizar el refügio, aunque, nalr¡ralmente, cuanio más proce_ pequeño sea, más fácil será Ia construccar el mayor número Posible de dimientos para librarse de lales moles_ ción. EI que aparece en el dibujo, de 5 fias, si por cualquier circunstancia fu- mefros de alto proxjmamente' por 1'60 vier¿ que pasar muchas horas o algun¿l de ancho y 2,50 o 6 de largo Puede sernoche al aire libre. vir muy bien para cualro y hasfa seis Damos hoy dos de esfos refugios se- Exrrloradores. Éero la gran venlaia de esta cdbañd mi-improvisados pero de gran eficacia. en ser compleldmenle imper' consisle I Ref'isio de ramaie m?able a ld lluvid. siempre que. pdro espeso y En la ffgura 1.u se aPrecia claramente cubrirla, se ufilice un rama¡e que modo de la forma que se ha de dar a Ia armadura ¿bundanle. Y se coloque y el modo de construir esta Con quince Ids rdmds superiores cubrdn siempre gran Parle de ¡as inferiores. Para esfo se emvieza Por co' locat el ramaie en frdrjas ho- rizonfales, a Partir del suelo, es decir, de.abajo a arriba. Sobre esJa ftania se coloca la segunda haciendo que el r¿ [.¡ ramaje caiga enoima d€l an' \ rcrior y le qubra, Por lo me' nós,hasia Ia mitad, Y así su: cesivamenfe, Esfas capas de \ ramaie se suieJan a los Pdlos por medio de cuerda find fuerI I ".-{ ¿ úr. t_olemeDt¿ atada. HaY que cuii darde que las Partes gruesas ves, el Explorador debe conocer y apli-

Fi9.l


LA PATPU]-I-A

151

haciaar ba. Lasr¿: lamas, el esparfo, Ios juncos y espadañas, el romero, el ramaie de los pinos, efc., dan muy buen resulfado. Se deben evildr los lechos poco inclinados y las paredes poco verticales, lal como apareceo en el dibujo inferior de la figura 2.", de lasplanlasqueden

'rnll, u:,o *^L*,".&#

pues en esia clase de refugios el agua por penefrarJ y si se acumula la la nieve, puede hundirlos. La lomera o lín¿a de unión de Ios dos planos inclinados se recubre co¡ doble capa de ramaie colocado como el anterio., a parfir del punlo A que debe ser algo más bajo que el B, para lo cual basia corfar los resieclivos patos algb más corios, o hundirlos un poco más en el suelo. acaba

La t¡enda del c¡cl¡sta

El Explorador ciclista que haya

de

pernocfar de grado o por tuerza, en plena campiña, encontrará tesuelio el problema de aloiamienfo para él y profec-

ción para su máquina, con el modelo de que ofrecemos en los dibuios adjunfos. La figura 1.0 representa el techo de la de tienda

lienda y sus dimensiones soir las que en el mismo dibujo se €xpresan. Se hace de lona y en los cuatro ángulos se le colocan dos argollas o lazos de la misma cuerda que rebordea Id lona, y que sirven para sujefar Ios cuafro únicos vientos que suiefan la lienda a olros t¿nlos piqueles. Las paúes señaladas con línea doble deben ir cosidas una sobre otra. Las paredes son tan sencillas que no es neces¿rio dar más explicaciones. Lo que si hay que tener müy en cuenla es que la longitud de esfa fienda ha de ser igual a la disfancia que separa los dos arcos de circulo más externos de las ruedas; y la aliura Ia que €xisfa enfre la ¡ínea nranillar-sillin y la parfe inferior de las ruedas (que aquí es la superior) pues, como se vé la bicicleta, puesla con las ruedas hacia arriba, es la que substiluye a Ios palos, barras, árboles o cualquiera ofra armadu¡a de Ia tiend¿.

)ir i'.i1"'.


1

LA PATRULLA

r0$

EXPI,ORADORES

NOTICIAS DEL LE.IANO SUR por Lord Robert Baden - Powell. (coxclu6¡óN) Prin¡ros ¿u¡i¡iares en la b¿hi¿ de l¿u,leg

Cuando suced¡ó el l€rremolo €n la bóhíd de Hawkes. en Nueva Zelanda, la t¡ipulación del buque de guerra <Ve.ónica' fué enviada a tie¡ra para auxiliar a la arerrada población. uDo

de los mienbros

de la lripulación en su desc¡ipción de Ia escena que vi€ron Bus ojos, dic€ que €l Dueblo se hallaba esDanlado por la rapidez y ¡as leoibles consecuencias de la cata8lrof€; y con asombro supo qoe los Explorado.€s y las <Gi.l Ouides, habian vestido sus ünilormes y, sin espe.ar ó.denes, habídn acudido a ¡os heridos dándoles los primeros auxilios, improv¡sando camillas, reuniendo a los niños exlraviados, eslableciendo r€lugios, PreDarando alimenlos. y proauróndo rendirloda

rosible. Teni€ndo ed coenla que €onlinuaban los remblo¡es de 1i€rm,y que iodavÍ¿ ardÍan y se der¡ümbaba¡ los ed¡nc¡os, no es posible exallar süllcienlemenle el va¡o. y la sangre lría d¿ estos moza¡b€les que llevabat su deb€r hasta el punlo de ard€sgar süs proIa ayuda

En el Surde Ahica, e¡ novimiento no ha ob-

tenido aún el ni6mo reconocimienlo que eD Nueva Zelanda y en Australia. pero, naterialmente, no ha moderado su crec¡mienlo o v¡lalidad. v es de esperar que siga ódela¡te y realice una estimable labor educativa con res¡¡l¡ado nas s¿lisfactorio, especia¡menle Por lo que to€a a ¡a sensibil¡dad y la camaraderÍa entre los ióv€nes d¿ las dos.3zas blancas Los padres de los muchachos europeos nacidos en Africa .ealizan aclualmenle la propaganda de la apolilicidad y el ningúr caracler nililar de la Insrilución asf como lómbién d€ su caracler inr¿rnacional: la consecu€ncia €s e¡ enrolamiento gradual de muchachas y muchachos, calculóndose que€l vei¡te por c'enlo de los €xploradores proced¿n de €sos niños ¡acidos en Africa de padres europ€os. El doclor Van der

Merwe, miembro del parlam€nro, bi€n conocido po¡ sr¡s id€as republ¡canas, ha in¡€¡ado un movimiento escul,isla apar¡e para aquellos muchachos, pero Do llegó a cristalizar Ia idea ni Da.eció ser una nec€sidad eara e¡los. por el conlrario, €slo par€ce una opolunidad para llevar a los jóvenes a una ¡alural camaradería y a enseiarlos ó mirar hacia adelan,e para lo.mar una unida nación Südahicana. por ¡o que loca a los nalur¡les del Sur de Africa, ha sido necesario bien poco para susliruir sus corrienres sisremó6 de discipl¡nd, y les de'u€mos olso por lo qu€ !€ rellere a la educación del caracier. Ló Asociació¡ d€ Bxploradores ha sido, s¡n embargo, auxiliada pa.a idaugurar una organización paral€la a la de los Explorador€s, pero separóda de ésta, par6los muchachos y muchachae indfgenas. Los jóvenes se d€romind.Pdlhfinders' (sesuidores de hueuas) y las chicds <Wayfa.ers, (viajeraB de caminos). Estas o.san'zaciones están dirigidas por Mr. Rheinalll Jones y oro8 y al cabo de seis año6 de experin€nlo eslan establecidas en dile.enles silios de ¡a Unión. Durante nüestro viaje adve.timos sfnlomas de cómo se desarrolla el espÍrilu escullisla €n el mundo. En Panamá. por eiehplo, luimos lesieiados por ErDlo.ado.es de hes naciones dislin,as ¡esidenies alll: Nofeamericanos, Pana' m€ños e ingleses de las ¡ndias occidenla¡es. Pasamos po. Tenerile donde hay cerca de mil Explo.adores españoles. Cuando locamoB en Madeira ¡os <Scours, y la! <Cuides¡ poflugücses eslaban pretarddos para nueilra visila y apreciamos su gallardía, su eficienc¡a y so enlusiasmo. AsÍ los erconlrarnos por lodos Ios can¡nos y ¡in€o¡res del mundo, unidos por el espírilu d€ hermandad, y en Íúnero qu€ asciende esle año a 2.0ó9.ó49.

Er las lierras dorde

.cada homb.€ es lan

bueno como su vecino, es dilicil pdra cada indivíduo mi¡a.se á sl rn¡smo, o ser mirado por los demás, €omo un i€re. Sin embargo, la ieratura y 16 propia subordinación so¡ ¡ec€Bar¡as en lodo Estódo. En €Bai lier¡as d€lSur exis,e la Dequeña educbción ¿r lodas direcciones en-

ire la imposició¡ de la inshucc¡óí m¡lilar. y ésra solo i¡rrermirenre. Es aUfdonde loB Explo-

radores comienzan cor s$ 3isiemas de grupos permane¡tes o parrullas. seis muchachos trabajan bajo la dirección de olro muchachojele en conslanl€ competición co¡ otrds palru


L,\ PATRULLA llas.

Además de

15ó

Ió responsabilidad, cl jele

óPrende el drle de mandar, que €s muy distinto del h€cbo de ordena¡: mienrra6 que, al mismo lienro, Ios miembros de Ia pdhulla ¿pr€nden la subordi¡óción de sí mismos, lo cual signi,

fica (jugar la parlid¿' por su parte.

N'resko viaie conserva ura g.dta m€moria d.l encuenho con jóven€s naciones que, ó pesar de la depresió¡ €conómica, €stán plenas de vólor y de espe.¿nza, d€votam€nte ledl€s Ia

Ief€ del Eslódo y a Ia <Vieja Ciudad'. Si la

prospeddad y la feli.jdad han de 6er r€slaura, d;sen muy pocos años. es esencialque elespÍilu se¿ conl¡nuado y exlendidoen Ia cerca¡a geDeración. EI novinr'€nro de los <scours: y las <Guid€s> pu€de¡ conl¡ibui.a ello si muchos hombres y mujeres óvanzan y tonan por su

cuenla a ¡os cienlos de muchóchos

y

mucha-

chas que eslán esperando a¡siosdmente. LORD BÁDEN-PoWEI-I-.

5," CONCURSO DE LA PATRULLA tATENCION!

¡socoRRo

Añuncio oficial El Sachem de la fuerza y Administrddor de est¿ Revisl¿. señor Trápaga, ha desaparecido después del último campamenfo Nacional, creese que víclima de un terrible secuesfro, Como es de sur¡a impotfancia eocontrarle, nos hace falla una descripción exacta de su persona! como lambién noficias de su acfual paradero, car¡i¡o que Ie obligaron a seguil desde el Campamenlo, lugar donde fué visto por úlfima vez, etcélera efc., a fin de faciliiar iodos esos dalos a los especializados defecfives qúe están encargados de descubrir el misterio de esfa desapa ción. Dentro de nuestros medios, se puede enfregat una modesi¿ recompensa a

ULTIMA HORA En prensa ya este número, n¡¡esfra Tropa a tomado parle en los siguientes aclos: Carreras ciclistas organ¡zadas pot Crónica, (para confribuir al orden y organización de las carreras); vuelos en avioneias y planeadores en el Aerodro-

!

¡ATENCION!

quien facilite meiores referencias o más exact¿ descripc¡dn no solo del señor Trápaga, sinó también de Ios demás delalles solicitados. plazo de admisión hasia el 15 de Diciembre. Quedaremos muy reconocidos a cuanlos confribuyan a la salvación de tan que¡ido compañero y castigo de los secuesf¡adorcs. Los informes, firmados con el nombre y apellidos, o nombre de guerra, grado o cargo, TroPa, Grupo y Pahulla, se remifirán a nuestra Redacción, o, si así se preffere, a nombre de uno de nuestros defecl¡/es, Heinz Vill¿in (Agu¡la Blanca) que fenemos desfacado:en Vergara (Guipúzcoa) para vigilar punfos esfralégicos.

La Comi6ión

de Salvamenfo.

mo Loring, organizados para los Exploradores por los Sres. Ansaldo y Escario; y solemne velada arfísfica pard inaugurar nuesfro gran salón de aclos. Pecibimos ofra importante invifación de Ia Mefro Ooldwyn Mayer para un interesante proyecto. De todós esl¿s aclividades y ofr¿s nos ocuParemos 9n 9l próximo número


I

154

LA PATRULLA

-Ys

**

_Éflffi

Novela por I-OE¡O (; FrIF (coNTrNU,rc¡o¡¡) c¿utcloso como de quien r¿cela un petjgro, u¡IrornL,r, h"r(ú ro. da ¿sp,. to ti,roz ¡J.¡rp. . o ¡n .u cnuada ]]D un¿ t¡ano tt"vrba uljd 'ixtprnr aü" uirisÍa ¡n todas d,r'eccior,es, v en la diesrra empun¿bfl u¡a pisrol¿ de gr¡n

El reci¿n llegado miró en deuedor con re

úclo y, sorteaLdo los obsrácuLos del qtm¿cé¡,

.

:p drr'¡iió ld.i¿ lr ¡r'óxims h¿bir¿.ión itu inadn. E¡r l¿ puclta de etl¿ s€ derrvo y p¿reció lranquiliza¡se. Willi¿m tc vjó ap¿¡¡er la l"rr"rnü. .o¿.aaeal , into tA I,i.rot¿ I diri. gi's€ a l¿ mess. Alli, si¡ ceremoDi' ¿tgunn, cogió u¡r t¿buret€, se seDró en ét.ltenó un v¿so con sinebra del frasco que aú¡ perrn¿ne"i¡ abi¡flo. y l¡ bpbió dp u n I irón. Ens¡SLi.

da.¡on od¿.¡lrld. sa¡ó r¡ba.o \ en¡¡ndió

A P¡rlir de ¿quel uomenro, la siruuciótr dc G¡rr'¡ dc [¡lcóll se hizo espec'alucnre cor¡t,rornetid¿. lleiido enrrc tos l¿rdos ¡o podí¿ h¿ccr movir¡icnro atguno !¿r¿ cseatar sin que, al punto, foesc ¿dvcrrido |or ¡q¡.:el hombre. Pororr¿ parte Elecha de Acc, ro y sus compañeros de c¿l¿¡bozo habríaD llptr¡do Ia ¡ l.' galcri¿ y. al nó ¡n¡onrr¿rt., dv¡r zarí¿n pol n.la hEjr.r ll¡!¡r et atrnu.ÁI, desconocedoms

del peligro que ¡qui

tes

agu¿rd¿b¡. Era, pues, urgente s¿tirtes al ,r.c entro. Pc,o ¿córrur Cuat!ui¡r movirnrpnlo. ¡l mis rqu"¡o I uido le desfubririd. De repenie, Williaru creyó escuch¿r un ru-

Dr lej¿no que, ¿l p¿re{,cr, troceiti¡r dc i¿ ¡nina rlor doDde ól ¡:rbia lleg¿do hasr, ¿ i. Poseido de gL¿n ¿rsicdrd at,ticó et oido ,l su.l¡. rnFdro i"Juro oc I.aR. hi¡ los ¡ u'J. s rois qisLrnr¿'nenre. Si, .n .tc.ro: t ¡ ri¿\ t.,.r.

soüas se dl'roximabrn. .;SerL,rn sus amrsos?. .:Serían otros Ior¿gidus ,tue tteA¿t, n i;s rl El cor¡rzóo dc \ "llruD L,J lt,it a t,r d.,t.¡¡,lrmente y el much¿c¡o iuzsab¿ y¡l,sesür¿r su pé¡did¿ y l¿ de sus comt)¿ñeros. Soto un re. curso, on re¿lidad, todi¿s¿lv¿rles, en ele¡so de se¡ éllos: ios rifles de que se h¿bi¡ apode-

r¡do v con io3 curles, talvez, I,odri¿ hacer tre¡te ¿ los bandidos. rlür!ur]ó, pue.. una de

aqu€llfls arm¡s y se dispuso ¿ l¿ dele¡sa.

Pero e¡ el n)ismo i¡6rar)Nc cl homb¡e que lum¿ba se lev¿nró úpid¿menie itel !:rbu-

H¿ Ileg¡do cl roome¡ro-tc¡só \\¡itli¿m.-

¡lsle hombre ¡¿ escuchado. cor¡o yo,

)

sabe

galcú¡. Fué, en consccue¡ci¿, muy gr¡nde su

que ¿lguien av¿nz¿ por l¿

asoDbro ¿l ver quc cl deseonocido, eD lug¿r de venir l¡ci¿ cl¿lm¿céü, rccoui¡ ¡pr€su ¡ adamente cl del)artamentó de gu¿rdi¡r, bL¡s, c€ndo ¿cá y allá ¿lgo que, al parecer, ech¿ba dc menos. AsÍ c¡a. Ok¿m-tues dc él se

irat¿ba después de tunlar su pip¿ y bebcr alsunos vdsos dc gincbr¿, h¿bÍarnirado más ai€nt¿meDte en der¡.edo[ suyo, admirado,


LA PATRULLA

i55

sin duda, de l¿ f¿lr¡¡ de tr,fecaucioDes co¡ que sus ru¡ordjnados sc dcj¿b¡¡ sort!.en.ter l)or él )'dor'¡r¡i¿¡ ¿ lierna suelr¡_

il-s ir. Lorr¿" 'o. -p"r..o. t',.ro¡" o r. lF. , x r,.. o",ult.J..),...sp,,.pn"r, Io,.ómo¡rv,gjl¡:.(rl.,,u¡ Li,,, t. ..,nartri,,r_ 1,. r\ i.i ,Jol¡5 .trr . j o v¡n,¡ ., I qr , , r., . do",r¡. ¡iJst lh o ó,tor,L¡ I ¡,., r. ¡" ¡rdr. esroq r,risLirt,te\'.:S¡rr I,osit,le rLre.. I r.I p1 r"rr',," ,: l, ,t r¡ .ir. ¡ri. on .

fos r I u Irc "r:,I,tu dc l¡s gu¡fdi¡ncs. .r¡zó

pf.ilao)eL,arh.., tor el I,c¡É¿r¡jenro

'l- O\ix, PLr.os. ¡n t;..do ur. .¡tro r rn!.-rr'¡t'rF"ura,i or ri¡.ioncs o.áüx,. 'IUr¡ ..u t,,rÉ ¡r" .r.. r,,\. j 4n LL*,.,t..to...r c5 a.Iro In" rrJll.,.", ol, i r'u ..t i¡, .,1.rt ror 4' su l Ip¡.,r. ;. ri,.r I s,. t:rzó ¡t,r¡tj.r .'rr. n o .1. li. nqr:...iór. LdiorFl.Iri t..,, ¡n pi 1ue. i ¡qi..Ji:o. .rJn d.Los loJ. .," 1\'rL

rL,,,u. . ¡¡., v,bJ

roJo ó-.o,.or¡rt¡,...r . nro tLe :tLr.:l ,,¡r , I n.o,,,c, LJ u¡ :.r.i,. ,tr .u

F"

¡ I r\ i-ir "Id. pr

a .us..1n,r"¡du... H.it,r.¡o rr ) o 4olFó d4 sLS trorn Lro) t.rs Qn¿ nJ. I o L¡¡ r.d-.r, "¡d¡ m¡no sc drs..zo h¿ci¿ l¿ iro(¿ de l¿ g¿tcúa lor doDdc habi¿ r¡n'1o li npr,J t or , ',,,. T Lo üra¡ i.t¡ d,. ¡ or¡r .

r rn.rros. o\o pb5os ¡¿urploso". prrr '"r' ' or¡ r.¡ d. ,.or,rr,!n,.ros.. ir",uvu ! cs4'l' tró rrcnrdrr"n.-. ,\r1x..., t.. rr.¡ ..r ,trur.do.t.tl, c,tcrr., ¡o,,., 'rFi

u¡r débil".,silbido,

i.,

]' r|as uD

t' eyísimú jurérv¡.

olros cuetro serncjo¡tes at sonido .te ta 1e. ¿ I err ir i(i¡ l,or Morsc. iAs nuestr'¿ riej¿ zen¡t (Lc recl:)no.i,nj¿¡ lol jSon ellosl pensó. y ensesuid¿ conrcsró

Lt

con orir¿ señ¿ jg.nat. Mome¡t.s ilcsDu¿s se c¡conh¡rron lodos eD t¿ olrscnri(i¿d dc i¿ .

-illillr¡D,t

trpll¡ro 'rue

¿trrcs

rnr lr¡nn

túr

ctijo ur

trLrscatr¡

¿ v.r, sD\,L

.,1

t,.,r!

Si ro¡t.sLó-poo, sitencio. D¡os , ¡,r

No tr¿r¡tc_ ¿!JlÍ. ¿¡jst¿is r.dos? illie¡rt¿.tú ercs l..lL,

Jc.\ruro vcr{la.t" t\,ni csre,i/le ! o" t.rs mu¡i.ioncs. ¡pronrot No l,Jhte s .\t,, ¿rrib¿ cst,ín el Jefc dc t¿ ll¡üd¡ ), dos de Pucdcn descubrirnos. tI¡\. ,tup rrrrocedcr jnr,rrdrir¡r¡enL.. Dejr,i nc rLc i nr g;r dnlrntF \' sj!tri{mc lo,t.. IbaD ¿ hacolo ¿si, cua¡do un¿ loz licro iluc f¿rtja det ¿r,tlllacélr y ltegaba !o.tefos¿r

ror la salcri¿ 'semei¿nte ¿ un ¡cús¡ico lcs dció i nróviles l. foscidos

irasta ellos, rLtbó

(rc r sfá Dro. ilrl)l ;Pu¡-r.

dc:Bron.e, Ojode C¡r.: i:\ il,rs liDlitr. l¡ g¿lcri¿ dct |loz;t i,\lguicn

Dr'! i1)csferir!1, jnrl)¿cjlesl iVivot

o¡sl iA(rui, ¡

iDsi¡nos t)edi¡llst-dijo 11j ti¡!r ¿ sus ,¡'r'5. oI ro: r , c ' J.r I ¡ -, ¡ , '|,I.. : gnidDc, segnidDrc lr¡sr¿ li lilurc¿rción de l¿1g¿lcÍ¿. I)c un Norne¡io ¿ orro scrc!roj dcscrbjerxos l' solo alli l,odren.,s h¡cdrros fuer'tes. Its iDevir¿bl. l¡ tL!ih¡ si qucrcr¡)os s¡lv¡r 1¡ vid¡ v ¡lobr¡r l{ lil)ert¡d Afen¡s ¡c¿l)¡1,á dc dccircsto. u¡¡.lcrri. n rlr. rtLp ¡I .l i'.rar.or n" L, ' I r

(o¡ ff¡jtor ¡ trlcrÍ¡,

I

de

trrc¡o, ri¿

|

ió de t¿ boc.t de t¿

un lfoycc¡iL viDo a esrretlarso on l¡s ¿üi¡¿ciuosi.llr¡ics de la roc¿.

illuyrmosl illuyamos! , cxct¿r¡ó \\¡i1ljám.-iSeguidme, tior l)iost iOtr ¡¡r quiere lrirrer nuesrro c¿n¡'¡o ¡ rirosi Oogidos u¡os ¿ olros, .,n tit¿ in.lia !ue gui¿ba G¿rr¿ de H¡lcór¡, .oirjeron l¡ac,¿ ¿b¿jo l'lech¡ de.\cero, Pjcldc,figre y t,in, ¡.11r.vo.h¡rr, l.gJr.' , t,rtLf...,. o . ,, a ¡aáicri¡. Fnro¡ces lYittiam se iü odujo con ellos en cl conducto que b¡¡tlr¿ h¿sr¿ et !o,

- ¡'lechd

dc Acero:

frelr¡ra ru rifte. -{n-

tarados eD estfls roi:as hay que hrcer tuego

t¡D l)ronLo diviscnros

1¿s tuces ,tc los qLre nos

li¿v strlid¿ que nos cvite t¿ tuch¿: Solo h¿-v u¡¿: elsubidr.ri¡rco t)or .londe ¿No

colle el ¡gu¿ y tluc ahor¿ csrr l¡bre, I,xes oli¡m l¿r entr¿rto llor ¿1.

Podemos ulil z¿rle -¡I'nlosiblel lil ¡go¿ ¡o cirl.nt¡ th¡tlrc bal. un, ,luc I¿ (.jcrr¡ cl tr¿sc', "orroon.," mismo, 1¿r¡bió[ ¡os corr¿ feroque,porlo 1n snlida.

s n ,.r ,.a:rn, ot,s¡ff^ l.||r,,^ .t r'l,i t, . damos esíaf¿r pnr el cx¡rcnro otucsr"o. Fl ¡rrfótno ot rL¡-o ¡r.j.Á'\\'t,.rr es uü .tbismo doüde cl ¡gr¡ sa dcsri.ñir. Y ¿unque tuitidr¡rnos iruir lor ¿lli fiuié¡ ilicc que antcs no dr¡ f¡so ¿l torrenre y cl agu¿ . nos alc¿nz¿ \' Dosldospen¿r?

Il¡¡r .rd" .or I u..t,J hor or..'.u,'i.rn J,i 0k¡r¡r h¿bÍ¿ org.r.iz¿do l¿ bnrida. -;Tú, P¡rño de tsroDcet iY$ ¿justarcnros


156

LA PATRULLA

cuent¡s! Coge üna pistota de¡ arnrero y e¡esa galeri¡. Al pdmerindicio sosfechoso, dispa¡¿ sin v¿cil¿r. T,lev¿, r¿mbién una li¡ternr. iojo de Garol Ve inmeilialamcnre

do tomrr, pu€s ieruia

¡lli

de vuelta-se

plor¿

a los (alabozos

y coDvéncere dc que esttin

los prisio¡eros.

¡Ob¡ ¡Si se hubierar esc¡pa¡lo,

juro

la6iras de Okam lu.n lronto lecomunicase esr¿ noticja. Dc reDen¡e croxó cscucha¡ el ru¡ror del agua at;ae¡

por el d€speñadero como d€ cosrumbre. Ok¿m ha dado paso al asua y debe es[ar.

dijo-Meior se}á que no n¡een-

po¡ vuestrás c¡rbezas, que os cncerraba en su

cuentre ¿qú. S¿ldré de l¿ cuev¿ y tc dir,é luego, que fui en pels€cución de los fugiii.

¡v¿most ¡Qué hacéis ¿hÍt Mienrras t¿nro, iréal¡ coropuert& poresa otrn galeúa para dar f¡r.so al aglra y eviiar la huida de quien se aireva a aDdar po¡ ¿]tá ¡bajo.

Sib esper¿r mJs cogió un morral con !,ro. visioDes, y provisio d€ sr pisiole y su tin. terne se lanzó haci¿ l¿ salid¡ ¡arural de t¿ Cuéva del Murciéldgo. At embocar l¿ galo-

lug¡r! yo

-iokam!-se ¿trevió ¿ decjr Puño rt. BrcDce. Me parece que rodo€sro es una f¿rlsa á]árms. ¿Quiér diablos quie¡es que a¡de por la cueva? Por aqui

ria llegó disti¡ramenre ¿ sus oidos ur reü.! ble grito lejáno que prov€nÍa ale lo más hon.

no lla e ntrado nadie

desde quo nosotros esta-

-De6de que vosorros estúis borr¿chos, iluerrás dccir-replicó el jefe mi¡úndoic fjrmen!e. -Si no ha entr,ado ¡¿,

die ¿podrás explicarme donde están vu€stros rifles?

-

¿

Nues

¿ros

riftes?

jPues es cierrol jOye, Ojo de crro: ¿donde es, tán nuesiros rifles? -iTe pregunro ¿ ril

Okam, sacu-rugió diéndole un

brazo fie,

r'rme¡te.-iA ii!

¿Oyes? ¡Los riAeEIr:Quién o! ha itüitado los rifles? Coüro no conrcsrese, Ok¿n 1e sotró y diio: -iEstá bien! Y¿ h¿blarenos de eso. Ahom h¿ced lo qB€ he ¿licho. Uno a ios cal¿bozos, otro e l¿ g¡leri¿: yo ¿ l¿nzar, el ¿güa al sub. teuáDeo. Y luégo aqui oh.a. vezj a da.¡ne

cue¡te de 1o que ocufra. Sslió cDd¿ cualiin ls dirección indic¿da. llinutos després, Ojo de caro resresó at cuerpc de guardiai pero su rosrro revetab¿ una ¿larma €x¡raordin¿ria. HabÍa e¡rco¡.

rr¿do los c¿labozos vacÍos. V¿ciló uDos ¡nonenros sin s¿b€r qué parii-

rarercs riposráRcosy Lib. Hjjo

do de l¿s g¿Lerí¿s inr€riores. IIryó ennonoes más:rpr.is¿ y salió al €xrerior,, cnrre laá roc¿s. i\ su izquierd¿, h¿ci¿ et rorrleste so¡¿b¿ rn vivo tiro¡eo- Ojo de eaio, sin ieuror ¿ I¿ obscu¡idsd dc la nochc, couió eD direeción contrada y sc perdió en el bosque r)ló"

XVIII Cu¿ndo Puno de Bronce se in¿c¡nó en la galcrí¿ que bajab¿ del alm¿cén ¿ tos sülrre rráneos infer'iores, lo hizo con roata ctáse ite prec¿ucioDes, tlevaüdo una linrern¿ en la

d;*dñ6ñ:iú;;;;¡;ari;:i=¡EñóI-


L

'F;"'...r---cARrüs

f i

i:

Ofici¡r¡ Técnica: Itrx¡,osición: Talleres: Bsrqui¡lo, l5 y Augosto Figueroa, 47. Te¡, t5.946

A¡ -Aparalos de

li gi

KNAPPE ;:¡ t': Laboratorio

OOOO \.¡ v

Electromedicina, Bayos

x,

!

atta frecüenc¡a,

::

etc. {

i I A',"rotr' ¡:rr¡ ntasaie elictrico, i de,lirtalmia. ! de rne(iide e¡écrrica para labo¡otorios, fáblicas eléctri- ! ! c¡s. Escrplüs. elc. a 1.. Ooci¡as clécrr.iccs, Calefacción elé¿trica, Explosores para ! .,i :... ¡'" minas. etc. i Ref rigel.ad,, res elécn.irus pelR uso doméstico l.establecimientos. .; $i1--..¡q..,........................ai¡,...et¡,.............,...........¡."...J=:$ ,t'..¡.r'....y'....rr...../\.r.....¡t..,.-".....r.'...y'....y'.............r¡.....*....rf....

El mejor regalo, el más entretenido libio que

conocemos para Ex-

ploradores porque, aparto de proporcionarles muchos y curiosos coaocinientos, es una inagotable fuente de trabajos manuales, artÍstiaos

y escultistas,

es

Ade y costumbres

la obra titulada:

de ios Pieles Rojas

profusamente ilustrada con grabados, láminas

y

dibujos El Ropero Escultista de Madrid l¿ remite a provincias franca de porte, contra remesa de once pesetú,s treinte y cinca céatiinos. Etr

Madrid

solo para Exploradores, Jefes e Instructoros, pues su precio al públioo €s de dooe pesetas

on¿e peseúas

b..J"...r.'1.rJ"'....i!a..¡d\.J5..y'a.....¡da....dr.,/'r..¡*'\.,c\,..d\y'\¡t


/t'

IMAGNÍ FICO

CUCHILLO! ! l,IlifERNA especial p¿ra IIIoRSE y

ll;¡GG;\¡,,;

seiales

i I LA FABR¡oA DEIRMAs óeroleoii ! lN t,r vrsrr r r,rrrtrrs,r ll :¡: !!! : ll E¡m"tte nesro. ll as., ot¡r.¡¡c. ll ¡:Cucbrllo sul,€rior de acero T¡ : ll loco ,L¿ 40- -/i" ,',r"¡i'',r,,'i ll ! : iooxidable................. ,?i I'rB. i i : ll ¡ol,le L,osrr,ór; co,, ,¡ tr,,f'q ll :afd. id. corrie¡re.....--.... r000 , ¡i: llt¡¡cr"i,*. t¡,','* ,i .t" 'n ll !!Fundas conienres... ..,... ¡¡¡ , !! ! lll:¿Tt':'1: !l:'titi:: ,,,,,,," Il : Id. piDrad*s..............., e.l¡ ' ii ll ¡'¿roi de ra{¡,u cor tüo de ll Es¡e i¡lmitable cucbillo Scour, es de fabri- i ll csció¡ exclusivd p",r er n.e.." s..;t. i ll fllfll;;;;;;;;r;;.,;";i;;;; ñr'.oso,inl................... 8.00' ll tl'.! d€ rtr.dlid, Iior h ! I Linkrnn fo,:o ¡0 m/m. ...... + e¡ , ll FABRICACIÓN Nacional dc TOLEDO i ROgERO BSSTJLTISTA D€ ¡IÍTDRIDI ';" .rpr$¿F¿nte f¿hricldo p¿¡4 E¡ eope¡o8sd¡tüst¿, p0¡

:l

i.i..

ilü;*ffi .:

il I

*

;!'

o"'

iü.#' il#];;"ii,jjq

t^...¡*lf[

co"ou'*,¡ , s,quc¡io li ! lll¡ r-.'"". r"r'r* ,r,L"l*^". ( .:. nrra Ererorn.loes lli "r'.',i::",':;;T,Í.T"" '*,iil',,lli; i:ljlii: llll Yo'o .r Pitá .: siÉar -r c¡p, ú ¡ F,;l;i;".' ij;;"' ;i; i.;,;"v lll llli,.;,i.id. I'Prol..dor d.Ios Erpla.?dút.r tt¿ xspana) -:- Algodoües r'¡r)a rrnt|i^zA ," lt ill Im .ri^l 6. -: - Tpt¿i. :6...rr¡ Eeimundo Lulio,11 :- Telé|. 3{.s:)6 ! MADritD ¡ rf TDIiID

".";,," ll: Ai'mo

-.---.--........:.

n¿p¡toouccroN¡rs TIENDAS DE CAIIPAÑA ! : M áx i raro llf a n z ¡ Ih Detrülls e l¡dividu¿los de lodos los nodslo¡

h érc> de tos Hercs, 65' BaDdor¡s rlegals y deizar. BanderiDes i '^!' Ünjforú€sMár€dalescültistadetoda€cl&ses: ¡oTOcR¡fADos DE TODAS CLASES:i Fidslc Boletfú sl ROPEP,O ESCUTTISTA : ALT¡' CALTDAD

l[ADBID

!

TclétoDo

gó.961

Ap¡¡r¡do,t.O¡'.

i:a .

1931_11 - La Patrulla - Nº 046  

La Patrulla - Noviembre de 1931 - Nº 046 - Año V - Época 3ª - Colección: Eladio Meroño Cruz

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you