Issuu on Google+

LPOR . =

AÑO XIX

ñedaodón y Adminlstraotóti Cuatro S a n t o i , 2 6 Tflffonii nóm l&l Precio de s-jacrlpclór E:

U :\ A "Jf

DIARIO. INDEPENDIENTE.

NÚMERO C O Í H T E N T E : S

CÉNTIMOS

ARTAGENA z=:

£

Sábado 18 dejEnero de!9l9

NCMlíKi' ATKASA1)0: l E Í

Pe la administwión funesta ->««*."''• ,^^,fe^w.iÉ;i-.^s^^^^f^

El Ayuntamiento y el alumbrado público Los bloquistas no aceptan di ~>cutir ante Cartagena el asunto del alumbrado, y se oponen, también, a una información pública en la que se depuren errores y responsabilidades Aillos do tormiiKir el despacho ordiriarii> 1)1 Ak'aldn Sr. Carrión, diüo que va a dur i'uoiila do una moción que suscrilíOii Viiritis odilos do la mayoría. El Secrelario procede a leor diclio docunioiito, en el que se pide por los concejales bloquistas de la Comisión do Alumbrado, que el Ayuíitanúonlo declare si su gpslión municipal es censurable, como ba dicho el periódico KL t'oRVBJiíK, o merece la aprobación del ConAprobada la urgencia por unanimidad, se entra do lleno en el debate, luego de manif'islar el Sr. Sánchez Saura que lo práclico serla, si so trataba do justificar a actuación de la Comisión, discutirla en tribuna má.s amplia, y si so Iniifa la seguridad do que lo dicho por el periódico KL PouVKNiii no era cierhi, llevarlo a los tribunales. I'edruro. Hefiriéndose al objeto de la moción, solicita que el Ayuntamiento manifieste si hay inmoralidad en la actuación de la (¡omisión de Alumbrado o si csLI satisfecho de la actuación de él y sus conipañeros en la misma. Hl contrato se hizo a base de las facturas del Huido por ,eas, y resulla beneficioso par;i el Ayuntamiento. No considera inmoral el <iue ól sea a la vez accionista rie la Popular ¡iléctrica y Presidente de la Ccmisión municipal que con ella entionJo en las cuestiones técnicas y econóniicas .sobre el alumbrado. Uorda Mesa. Se felicita de que apenas iiiicii'da una campaña por su periódico liiiya sido coronada por el triunfo de que la mayoría la tomo en consideración, facililando asf el esclarecimiento de un asunto tan importante corno lo ea el del alumbrado do Cartagena. Abslieneso de entrar en consider.acioncs sobre la opinión del sefior Pedrero, que encuentra natural unir a su condición do importante accionista de una sf;(íedad industrial el cargo de delegado del pueblo cerca de la misma empresa. Kn estas cuestiones de ética moral—dice—después do todo, cada cual os muy dueño de razonar a su gusto. Nuestras opiniones bien poco suponen; aunque yo me complazca en decir que en el caso del sefior Pedrero jamás hubiera aceptado su situación; el fallo de la opinión pública es el atendible, y allá el seaor Pedrero con su modo de pensar y lo que puedan pensar do ól. Ki'.spoclo al fondo de la cuestión que so debato, pr^'cisa que la habilidad política no evite el esclarecimiento de los hechos una vez más. Para dar cumplimiento consciente a lo que se pide en la moción, preci-sa un aquilatamiento de hechos, una computación de cargos y de.icargos, que aclaren si ha habido error o mala fó en mis inculpaciones desde este escaño o desde mi periódico, o si efectivamente la Comisión de Alumbrado deja mucho que desear en el desempeño de su cometido. En el primer f asn, quedarla yo descalificado pero en el si'ifundo no serla mucho exigir si en nombre dol pueblo que paga un alumbrado casi nominal pidiese yo que renunciaran su cargo en 4a Comisión de Aluiiii;ri;do les firmantes de la moción. Knzarzarse aquí en lina discusión, va 11 resultar inútil, no conducirá a nada; f-orá una discusión más cuyo Tesligio oficial reducíraso a escribir el resultado de una votación en el libro de acias. Y ;omo esa votación, que los bloquistas tenéis de anteinai.o íanadii,—porque i,,,,- íios^r-i'iad:imentr, faltan la mayoi;u Uf losconip.ifi'.'rüs üo Corporación-^

en nada aumentará vuestro prestigio eililicio, si lo tenéis, ya que resultáis acusados y jueces a un tiempo mismo; como tal votación, repito, nadji supondrá en vuestro descargo, suplico al Ayuntamiento acuerdo so abra una información pública .en la que todos los vecinos puedan declarar su conformidad o disconformidad con la labor de la Comisión de Alumbrado, y a cuya información aportarán seguramente su parecer elementos técnicos. ' ' Vo ofrezco al Concejo que concurriré y, d(«talladamente, documentalmente y sobre mi firma, demostraré la funesta actuación municipal con motivo del actual servicio do alumbrado eléctrico. Y a más de esto, tengo una especial s.itisfacci<')n en ponerme a la disposición del señor Pedrero, por si quiere convocar a un acto público en el que tratemos, con la mayor extensióii, de cuanto ! se refiero al alumbrado de Cartagena. Una pregunta; para terminar. ¿Podría \ inforniarnie el Presidente do la Comi- I sión de Alumbrado, de la relación entre luz eléctrica y de gas, que dice ha servido de base al contrato? Pedrero. Comienza diciendo que no acepta la polémica que le propone el sefior Dorda, pues entiende que nada le obliga a ir al pretendido aclo público. La Popular Eléctrica se ofreció solicita al Ayuntamiento y con contrato y sin contrato estará siempre dispuesta a servir a la Corporación. Por que se diga en un periódico que él lo hace mal, no va a presentar la dimisión del cargo. Ha tomado medidas para que no se roben tantas bombillas y lamenta que sigan quitándolas. Kl lio va a salir personalmente a ejercer esta vigilancia y tiene que limitarse a cuando le avisan las faltas ordenar la reposición, que es hecha por un empleado del Ayuntamiento y otro de la Popular. Dorda Mesa. Es lamentable que por no haberse aceptado ya su proposición para una información publica se pierda el tiempo en discutir estérilmente. Cuando se trate la cuestión debe ser en forma que garantice que el fallo irá revestido de la mayor autoridad; esto es. que ha sido fruto de la intervención del pueblo. Por ello mi invitación a un acto público, y también el ruego para que se abra una información a la que todo el vecindario pueda concurrir. Dedicarse al cmas ores tu» cuando Cartagena está Indignada por lo desatendidos que están todos los servicios, sería challar su bondad y su paciencia, ya demasiado indulgentes. Tan indulgentes como yo con el sefior Pedrero, al no contestar cumplidamente sus últimas palabras, c-ii las que se ha referido a la generosidad y cartagenerismo do la Popular Eléctrica, cuando todos sabemos que valiéndose de lo apurado del momento exigió se le abonasen 4.000 pesetas de atrasos, pues de lo contrario,dejaba a obscuras a Cartagena, y ha hablado de Contratos, cuando le consta que el que se discutió y convino con dicha empresa eslá sin firmar por quo no lo ha tenido por conveniente su seflor Gerente; y ba confesado, en tre la estupefacción de cuantos no conocen, como yo, lo que hay en el asunto alumbrado, que un empleado de la Popular salía a reponer bombillas, bombillas que paga el Ayuntamiento. El Alcalde (iracundo) ¡No ha dicho eso e! sefior Pedrero!.

&E í .

Dorda — ¡Lo ha dicdiol. Kl Alcalde—¡ífo ha ponido decirlo! Dordií — Eso creía yo. pensando que h.iy cosas que si pueden h.icerso, no deben decirse. Poro no se altere V. S. y recurra al testimonio del propio señor Pedrero, para convencerse de que yo no falto a la verdad. Pedrero.—Lo he dicho, pero me refería al arreglo de los interruptores... Dorda.—Incurre en error S. S. al decir esto, pues s'olo al pcyo y sustitución de bombillas nos referíamos en aquel moinonto. Es una lástima que lodo esto no pueda cscdarecerse ante Cartagena en pleno, y (jiioiie sin llegar a to.dos, como ocurrió con las forinida!)lcs acusaciones que sobre el mismo asunto hizo el señor de Lamo, que nadie pudo refular. Castaños. Ensalza a la Popular Eléctricii; defiende la teoría del Sr. Pedrero de que se puede ser accionista de una sociedad y delegado administrativo del tbncejo cerca de ella; y luego de encontrar bien que estos asuntos solo se traten en sesión, termina pidiendo que se acuerde haber visto con agrado la condiK^ta de la Comisión de alumbrado. Uorda Mesa. Dice que con ser muchas las sorpresas sufridas en el Ayuntamiento, ninguna tan inesperada como esta ifí ver que un espíritu tan liberal, un hombre tan democrático como el seflor Castaños, se levanta a entonar un himno a una entidad industrial que está abusando de su influencia dentro del municipio, a apoyar que no se dilucide el asunto en un acto público previamente anunciado; y, finalmente, que pretenda el absurdo de que el Concejo apruebe la conducta de la discutida Comisión. Esto, dicho sea con los respetos que merece el .señor Castaño, hoy resulta cómico. Porque, ausentes las minorías, veremos, verá la opinión pública, cómo los mismos elementos de la Comisión votan y deciden para que el Ayuntamiento aparezca diciendo que lo han hecho muy bien. Y ¿en qué favorecerá este resultado ridiculo, que está pidiendo a voces la firma de Juan Palomo, al crédito concejil de las ediles bloquistas? ¿Será ilógico, acaso, pensar que más les pone en entredicho que contribuye a reahabilltarlos de sus desaciertos?

rKMIVIOS

NUM. 6 137

^ir^í,:"!^:, F? A P I D A

ilizar I Alcalde es fiieiniiío el delegado del .Vyunl hi'niíKito. •Dorda.- Sin embargo los vales para íiii'.MÍrir

IfjMbilhis..,

¡ i'!! Alcalde. (intiTniínpicndo fogo.sa': nii I '!'): jl.'is firmo yo! TlTda, Otro error de la Pres'dencia; yo i-i.'spondo lie que los firma el señor I Pedrero. Pi.-drero. —Yo los firmo también. I El .\lcalde,--Si.rá el ' Vistobueno. i Dorda. — Ciilnin. señor Carrión, Comproiida que un Ali'alile no necesita añadir a su firma el V. lí. do ningún concejal. Hfilacíona el señor Dorda las cqnivoc.'ic'iones do la presidencia, piT!' deducir ]o detestable de la iidmitiistración y el fr.uaso do quienes la oriontan y la realizan. 1 ciiand-'eslo ociirro-"-lermina—nada iniis indio.alo. inri!- fi,rZ"S;"iMor,i.- iiidioiülo. que [iresoiit.-ir la diinisior., [no I curando y desea,ido, en aras de un bien I enloiidido amor a (Cartagena, que otros tongiiii más suerte en el desempeño dol cargo. A'-lara (iiie no tiene la meii.ir aniniadver^¡ón contra la Popular, a la que de sea grandes prosperidades siempre que no sean a cotia o en perjuicio del .-Vyunlamionto. Por iniciativa de la Presidencia se pr'iceila a volar. Primeramente os desechada la proposiciiin del señor Dorda para que se abra una información publica. El señor Saura retira una proposición relacionada con la anterior. Finalmente votase otra del señor Castañi)». aprobada con el vot'i en conlrfi de los señores Sau.-a, Mulero y Dorda, en ia que se declara que la actnai-fon d la Comisión de A¡u:nbrado es perfoc tainciiio moral, y pide una infnrniacion puramente municipal para ver si aquella es acreedora de censura. Dorda. Que conste en acta que la mayoría ni lia aceptado discutir «n público su actuación en el asunto alumbrado, que no yo, ni mi periódico, sino la opinión pública condena; y que se tome nota,también, pira que lo sepa Cartagena, de que los bloquistas se han opiies to a que el pueblo tenga voto en el pleito que se discute, última vergüenza, por ahora, de la política imperante. i

I>n tfleNta «le N i i n A n t ó n Acudimos ayer en tradicional y alegre roiiicría ai popular barrio de San Antc'in: p.'octrainos en el .Santuario donde so venera al patrono bendito; escu • olíamos la palabra divina de los autorizados labios del coloso párroco, y después de llenar los espacios el armonioso eco lie regocijantes acordes musicales, apareció el sacerdote de Cristo en el atrio del templo y procedió a la bendición solemne de racionales e irracionales. Lo de todos los aíios. LH muchedumbre que so apiñaba en los alrededores de la iglesia, era extraordinaria no obstante lo desapacible dol día. Cabalgaduras engalanadas con lujo j gii.-;i dii'ltíado, hubo alguiias—como, en prinii'r término, li montada por el Fiíiipáür,, naba'lisla .Mallas Torres que muy jn.'-tamente fué objeto del elogio público, las de que oran jinetes los distiiiguidiis jóvenes Joaquín Uarceló y Paco Lara, y algunos oíros;—luciendo multicolores adornos, mnobísiinas; más que años íinferiores. Como era lógico esperar, obrando con razón, los tres ginotes cuyos nombres quedan transcritos fueron, por el orden en que aparecen, los agraciados con los respectivos premios. Hicimos provisión de los clásicos rollos del Santo; no dejamos de adquirir papeletas de la rifa del cerdo, y por la alegre calle a la que daban aspecto pintoresco los innumerables pueslecillos de garbanzos tostados, avellanas, palmitos, zanahorias e l e , descendimos lentamente hacia la alained.'í, admirando muchos rostros peregrinos y recibiendo a la vez encontrones halagüeños y mas do un pisotón desagradable. Al perder de vista el barrio de San Anliin, nos decíamos un tanto cariacontecidos: ¿Podremos volver, en igual fecha del año venidero, a presenciar las distracciones propias de esta romería tradicional? A che.

Camef dei Explorador

Rxciiriiiión En la del domingo se saldrá a las 9 d En números sucesivos nos ocupare la mañana para legrcsar a las 5 y t t S d e inos del ya famoso ri.-iUiito motivo del la tarde. procedente debate, y lomaremos en Los grupos 1 .* y 2." acamparán en Cala Cortina, 3." en La Algameea, y i.' cuenta una sollama, modelo de frescura, y 5.° en Escombreras, que el señor .\ndrou ha publicado en el Invitación periódico <La Tierra», i El lunes a las 3 en punto de la larde se encontrarán los exploradores de uniforme y sin bordón en ol domicilio social, para asistir a la función que a beneficio de la Casa de Misericordia se celabrará en el Teatro Principal, a cuyo Notas varias: acto han sido atentamente invitados por Se encuentra enferma doña María del la Comisión organizadora. Carmen Peñalver, madre de nuestro compañero don Carmelo Martínez, Deseamos sii pronto restablecimiento, — H i s i d o pa.saportado do San FerCumpliendo órdenes del Gobierno han nando para ésta, el alférez de navio don salido para Barcelona convoyados por Santiago Antón. el torpedero número 18, los submarinos —Ha dado a luz nna hermosa niña la clsa.ac Peral», A l , A-2, y A-3, los cuales distinguida esposa del reputado médico realizarán el viaje directamente. homeópata don l,,eandro Bas, al que en—•Esta larde a las dos ha salido para viamos nuestra felicitación. Barcelona el acorazado <.\lfonso Xlll, —A las seis de mañana tarde habrá malinée en el Casino. LA ESTRELLA., —El te-baile celebrado ayer en el 8o<-l<-<liul . t n ó n i í n H i l e Se^cnroM Gran Hotel, se vio concurridísimo, asisI-eejidio.s, Vida, Acciilentes y tiendo a él distinguidas y aristocráticas Mariljuios Subdirector: D. Erancisco Amador Cano familias cartageneras. Ofictnar. Duque, 72 /.'.—CARTAOEN* —Han march.ado: \ Madrid, ol auditor de la Armada don José de Tapia. Protección a la Infancia

Sánchez Saura. En el lugar y situación del señor Pedrero, él accedería a la controversia pública, en la que se esclarecía no la honradez de la Comisión, que de ella no duda, sino sí • su gestión ha sido acertada. Igualmente debe acordarse la información solicitada por el sefior Dorda. Este no contaba con que se tratara del asunto y por ello pudiera no estar preparado para discutir ampliamente. Sánchez Motero. Hace suyas las palabras del señor Saura y aboga por la información pública. Dorda. Agradece la intención de los si'ñores Saura y Melero, pero dice que no es. procedente por cuanto se haya documentado y dispuesto para discutir el asunto,'aunque prefiriese hacerlo donde para las habilidades políticas no se tuviera tolerancia. A más, cree que i hoy perdería el tiempo por que los seño- | res Alcalde, Pedrero y Castaño no de- i ben encontrarse muy' capacitados para ! discutir, como lo demuestra el hecho de j que el segundo, que como jefe de la Co- I misión debe ser el más enterado, no ha ; podido contestar aún sobre el motivo ! de que se tomarán como base para el : — H a n llegado: contrato las cifras del anterior y la reta- ' De .Mic:mle el Ingeniero don Juan ción entre foco degas ,y foco eléctrico j L. Longoria. teniendo en cuenta luminosidad y coste. .

F

e o s DE SOCÍEBAD

DE MARINA

N ú m e r o pren-isde h o y


1919_01_18 El Porvenir p-1