Page 15

Según el tipo de leña utilizado, el proceso del cocido solía durar entre 3 a 5 días. Normalmente antes de dar por concluido este proceso, el tercer día por ejemplo, una persona subía a la hoya portando una pértiga, y procedía a palearla con golpes bruscos. Así lo que se pretendía era eliminar los posibles huecos que hubieran quedado o se habían producido entre la leña del interior, reduciendo estos espacios y la presencia de aire-oxigeno; se facilitaba el proceso del cocido. La hoya, por el paso de las horas en combustión y del apaleamiento reducía volumen y altura. Era muy peligroso el subirse a ella por los huecos que se producían o había, los hundimientos que podían producir el peso de la persona y las consecuencias que acarreaba el hundimiento de parte de ella y las quemaduras de diferentes grados que se podían producir. Pasados los días, y al siguiente de haber dejado de echar humo se comenzaba a extraer el carbón vegetal. Se retiraban los céspedes, se apartaba el cisco procurando tener un balde con agua por si se prendía para apagarlo. Con la rastrilla de hierro o de dientes grandes se extraía y extendía el carbón; despacio y sin prisa y se dejaba enfriar. A medida que se extraía era necesario utilizar el Kako, la azada o la azada ancha; procediendo en algunas ocasiones a trocearlo. No nos podemos olvidar de la criba, normalmente cerrada ( de grijo); facilitándonos, al cribar, la labor de separación de trozos pequeños de carbón del cisco. A continuación se clasificaba el carbón ( grande, mediano, pequeño) y se procedía a introducir en sacos. Los sacos se transportaban en el carro de bueyes o a lomo de los burros hasta casa, al mercado o se satisfacían los encargos. No podemos olvidar, que los días que duraba este proceso se vivía junto a la hoya. Para ello con ramas, dos columnas y un larguero se confeccionaba una choza(10).Habitáculo provisional, que cuando aparecía la lluvia era preferible estar fuera que dentro. El cisco, aunque se podía considerar que era los restos del carbón vegetal producido en las hoyas o carboneras, nosotros lo utilizábamos para usar en casa o para otros procesos como la construcción de la mesa del horno de pan … Dando las gracias a las personas que nos han contado sus experiencias, os recordamos que las vuestras también serán bien recibidas.

Gurdia 33  

Revista del Museo Etnográfico de Artziniega

Gurdia 33  

Revista del Museo Etnográfico de Artziniega

Advertisement