Issuu on Google+

ARTEA Etnografi Elkartea / Asociación Etnográfica ARTEA Arteko Aldapa, 12 01474 Artziniega (Araba) Tl. 945.396.210 artziniegakomuseoa@euskalnet.net www.artziniegamuseoa.org

ARTZINIEGA MUSEOAren ALDIZKARIA REVISTA del MUSEO DE ARTZINIEGA

EDITORIALA Un nuevo número de GURDIA con todos vosotros. El MUSEO sigue adelante, lenta pero firmemente. Durante este primer semestre el número de visitantes ha sido de 4.600 y casi todos han tenido elogios para el MUSEO y han remarcado que pueden estar orgullosos los vecinos de Artziniega por contar con esta institución en el pueblo. La experiencia que estamos cogiendo servirá para ir mejorando la oferta cultural y la organización. En la página siguiente anunciamos las exposiciones programadas para este tercer trimestre en el edificio anexo y aprovechamos la ocasión para animaros a visitarlas y recoger vuestras sugerencias.

14 ZENBAKIA NÚMERO 14

San Juan gaua dugu benetan polita. Eguna luzea da gaba motza baita. Sutearen gainean nork dauka teknika. Etorri zaitez nigaz bestei segika. Etxerik etxe goaz egurraren bila. Auzokideen laguntzaz lortzen dugu pila. Modu horretan behintzat sortzen da iskanbila. Hamabiak aldera su eman dadila. Sutea txikitu da Eguzkia agertu da. gaua agurtu dugu izanez tristura. Hurrengo urtean ere hau dugu inaugura. Beste bat arte agur ez galdu kultura.

2005eko ekaina Junio de 2005

Astiro, emeki, poliki geldi gabe denbora aurrera doa eta zurekin berriro gaude. Eskuetan GURDIA aldizkariaren ale berria, eta 14.a da. Denborarekin batera MUSEOA aurrera doa nahiz eta ez nabaritu. Nabaritu ez? Arraoi polarra! Ez zara konturatu gure herrian 2005ko sei hilabete hauetan egun batean edo bestean kanpoko pertsonak zeudela? EZ? Arraio polarra! MUSEOtik pasatu egin diren 4.600 pertsonetatik ea ea guztiok Artziniegatarrak harro harro senti litezkeela adierazi egin dute. Denborak esperientzia ere ematen digunez, hemendik aurrera eskaintza kulturala eta antolaketa hobetzea espero dugu. Hurrengo orrialdean, hirugarren hiruhilabeterako erakusketen programa irakur dezakezu. Ez ahaztu hauek MUSEOAren atzeko partean ERAKUSKETA eraikinean ikus ahalko ditzula eta zure iradokizunak geuk jasotzeko beti eukiko gaituzula.

AURKIBIDEA 1 Editoriala 2 Kultura 3-5 La hierba 6-7 Senda-belarra 8-11 El Hospital 12-19 Dailua pikatzen 20-21 Denborapasak 22-23 Ipuina 24 Argazkia

Anímate a regalar el

carnet de AMIGO DEL MUSEO Un apoyo cultural del que te sentirás orgulloso por sólo 15 € anuales


Kultura En el edificio exterior del MUSEO y durante este segundo trimestre, continuó durante el mes de Abril la exposición 8 sentikizun, 8 miradas de 8 artistas vinculados con Artziniega. En Mayo se inauguró la siguiente, El Museo del Prado visto por 12 artistas contemporáneos y desde mediados de Junio y hasta Setiembre se mantendrá la exposición fotográfica Argizaiola-2004, 54 obras cedidas por la Federación de Agrupaciones Fotográficas del País Vasco, junto con otra de dibujos sobre el solsticio de verano realizada por el alumnado del Colegio Público de Artziniega. El solsticio de verano fue una vez más motivo de tradicional celebración, encendiéndose hogueras en los diferentes barrios. El MUSEO tuvo la suya en su anfiteatro exterior. El encendido de la hoguera y la quema de la sorgiña fue animada por la música de Tonín y Jon…

Varias componentes de la Asociación han continuado realizando encuestas etnográficas a varias personas, entre ellas las que han ejercido el comercio en Artziniega, para poder dejar constancia a las próximas generaciones de las anteriores formas de vida y costumbres en nuestro pueblo.

Artziniegako Txirrindularitza Elkartea-Sociedad Ciclista Artziniega Felicitamos desde estas líneas a los miembros de esta Asociación, que no se limitan a dar una vuelta en bici, sino que con sus iniciativas y su buena organización están colaborando activamente para que nuestro pueblo sea más conocido y visitado. Dos de las pruebas tuvieron la salida en el MUSEO y la meta en el Santuario.

…y alimentada por una morcillada popular.

Sala de Exposiciones del MUSEO Programación tercer trimestre de 2005 Julio-Agosto Exposición fotográfica ARGIZAIOLA-2004 Trofeo de la Federación de Agrupaciones fotográficas del País Vasco Exposición de dibujos y manualidades El solsticio de verano Visto por el alumnado del Colegio Público de Artziniega Setiembre-Octubre Exposición pictórica 8º Concurso de pintura al aire libre Villa de Artziniega


La hierba Udako solstizioarekin lotuta gauzatu egin dugun ekintz nagusia belarra izan da. Belarra eta berarekiko hainbat lan. Hala nola belar-ebakitzea, lehortzea, bilketa, lekualdatzea,... Ekainaren 25ean; herriko hainbat lekutan jarritako karteletan edo prentsanirratian irakur edo entzun zenezakeen bezala; lehen aipatu egin ditugun lanak aurrera eramaten saiatu ginen. Saiatu eta lortu, geure herritar batzuen laguntzaz. Eta haiei ezker, Artea Etnografi Elkartea berrindartu egin da aurrera jarraitzeko.

Dentro del calendario de actividades agrícolas, en el mes de Junio la principal era la siega, secado, recogida de la hierba y traslado a la cuadra, al camarote o al pajar de las casas. Este año La Asociación Etnográfica Artea, con la colaboración de algunos vecinos, ha tratado de reflejar estos trabajos en el entorno del MUSEO. Se colocaron carteles anunciadores por todo el pueblo y se envió información a los medios de difusión; la mayor parte de los cuáles se han hecho eco de los actos.

Picado del dallo Las explicaciones de esta labor corrieron a cargo de un veterano de Baranbio, Iñaki Guaresti Zaballa, intercambiadas con otras personas de Artziniega y un grupo de Gipuzkoa, que calificaron al final el resultado del picado. Esta labor se realiza con esmero, sin prisa, llegando a requerir en los casos de preparado para competición al menos dos horas.

Dailua pikatzea Gure herritar eta Baranbioko batzuekin batera Zeraintar talde batekoek esperientzitrukaketa egin zuten.


Afilado Una vez picado el dallo el segalari, Gorka Guaresti, lo afila a lo largo de todo el corte con la piedra que lleva al cinto y comienza a segar.

Zorroztea Harrisega (dailusega) erabiliz azken ferekat ematen zaizkio dailuari.

Siega El tipo de trabajo a realizar, labor o competici贸n, condiciona la herramienta a utilizar y la preparaci贸n f铆sica. Pod茅is observar los diferentes estilos segando de Gorka, Maxi, Francisco y Fernando.

Belar-ebakitzea Guk erabiltzen ditugun dailuk eta segak ez dute lehiaketan parte hartzeko balio.


Recogida La hierba una vez segada se dejaba extendida para que se secara. Contando con tiempo soleado al día siguiente se volteaba la hierba con horcas de madera para secar la parte que no había recibido el sol. Una vez seca se procedía a la recogida con rastrillos y horcas, primero en filas si se iba a cargar en el carro o a realizar fardos con la enfardadora, o en una hacina si se decidía amontonar la hierba en el prado. A veces, sólo con el objetivo de evitar que la lluvia mojara la hierba seca, se hacían pequeñas hacinas en el prado.

Bilketa Lehortu ostean Sikatu ondoren, arrasteluen eta sardeen bidez biltzen dugu lekualdatzeko etxeraino, fardoak egiteko edo gure kasuan bezala meta egiteko.

La hacina Todo el proceso de siega y recogida de la hierba requería toda la mano de obra disponible y frecuentemente los familiares y vecinos próximos participaban en dichas labores, que requerían hacerlas en el mínimo tiempo posible para evitar las lluvias y el deterioro de la hierba segada. Como trabajo final, también en la preparación de la hacina participaban todos los brazos. Unos cargando el carro y transportando la hierba al lugar donde hacer la hacina y todos descargando para volver a por el resto al prado. No sólo el trabajo era en común, las comidas o meriendas-cenas colectivas al terminar la jornada eran habituales en los prados.

Meta Lehen, familiako pertson guztiek (nagusiek zein gazteek) parte hartzen zuten, lan honen parte garrantzitsuena eskulana izaten baitzen eta ekaitzek lana oztopatzen zuten eta, horregatik auzokideen artean ere egiten zen lan hau. Guk aurtengo meta egitea lortu dugu, eta lehen bezala, bazkaria eta azkaria ere elkar egin ditugu.


ORÉGANO (Origanun vulgare) Lore ezpaindunen familiako belar-landare urrintsua, 20-60 cm luzea. Sustrai zurtsua, zurtoin zuzena eta albo-adar gutxikoa, eta arrautza edo bihotz egiturako hostoak izaten ditu. Lorea arrosa kolorekoa edo zurixka du, eta fruitua akenio egiturakoa, kolorez beltzarana. Herri sendagintzan beherakoa eta urdaileko eritasunak sendatzeko erabiltzen da, eta sukaldaritzan jakiak ontzeko. Antzinatik elikaduran erabili izan zen, Egipton aribidez, non bereizgarri osasuntsuak ez ezik, onbide afodisiakoak ematen bait zaizkien. Gaur egun, bai Indiako sukaldean zein Italiakoan izugarri erabiltzen da baina Morokok eta Greziak dira munduko lehenengo produktugileak.

El porte erguido de esta planta vivaz aromática y sus bellas flores destacan en terraplenes, zanjas húmedas y bordes de caminos. No tenemos nada más que pasear por el camino de Zaballa hacia la Encina o por el camino viejo de Sojoguti, por ejemplo, para poder contemplar esta planta en gran cantidad, así como en prados pobres y en zonas descuidadas. Sus tallos pueden alcanzar los 60 cm. de altura, sus hojas son ovaladas, de borde poco dentado, y sus flores, reunidas en pináculos en el extremo de los tallos, son de color rosa púrpura y aparecen mezcladas con brácteas violáceas. Toda la planta desprende un agradable olor, pero principalmente sus hojas al ser frotadas con los dedos.

Florece desde mediados de junio hasta septiembre. La hierba se recolecta durante la época de floración. Conviene recoger solamente las partes superiores de la planta. Se seca al aire y en un lugar a la sombra. A ser posible, la temperatura de secado no deberá superar los 35º C porque, de lo contrario, se perderían los aceites esenciales. Después se debe guardar en tarros de cristal bien cerrados y guardados al abrigo de la luz.


propiedades medicinales • -

Uso interno El orégano tiene propiedades digestivas, ayudando a eliminar los espasmos y gases intestinales.

-

Es también estimulante biliar y funciona como tónico estomacal.

-

Infusión: 12 gr. de hojas y flores sacas por litro de agua. Tomar una taza tras cada comida.

Contra el reumatismo, combinar el orégano con romero y tomillo para conseguir un aceite para friccionar la zona dolorida. Para ello, macerar una mezcla de partes iguales de cada planta en un litro de aceite de oliva. Luego, se pone al sol o en o en un lugar tibio durante 7 días. Filtrar, guardar y aplicar sobre la zona afectada. Efectos secundarios: Utilizar moderadamente y evitar el uso interno durante el embarazo.

********** - Para combatir la laringitis y la amigdalitis, hacer gárgaras con infusión de orégano, realizada añadiendo a medio litro de agua hirviendo 2 cucharaditas de hierba desmenuzada. Dejar reposar 15 minutos tapado y recalentar antes de hacer las gárgaras 3 o 4 veces al día. ********** -

En caso de catarro, resfriado y bronquitis, se recomienda completar las infusiones con vahos que se hacen con 20 o 30 grs. de planta por litro de agua hirviendo, para eliminar la tos. **********

-

Rebaja también los dolores de la menstruación, tomando 2 tazas diarias de infusión durante la semana anterior a la misma.

Uso culinario - En la cocina se utiliza como aromatizante para condimentar guisos, bien sea seco o verde.

********** Uso externo - Sirve para aliviar dolores musculares, tortícolis y lumbago, aplicando externamente en cataplasmas o en fricciones sobre la piel. Para ello se corta, machaca y calienta la planta fresca en una sartén. Se envuelve con un paño también caliente y se mantiene cuanto más rato mejor en el área afectada (repetir tantas veces como sea necesario).

Resulta muy aromático y refrescante en ensaladas y le da muy buen sabor a la carne, pescados y arroces. -

El orégano es un condimento ideal para platos elaborados con salsa de tomate, como la pasta y las pizzas.

-

Una ramita de orégano en una botella de aceite o vinagre le transmite su fragancia.


El Hospital José Iturrate Jaunak, Artziniegan egondako parrokoa, Artziniegariburuzko ikasketa eta ikerketa ugari egin ditu, haien artean aurkeztuko dizueguna. XVI. Mendetik ia gaur egun arte hospital bat egon da gure hirian. Iturratek bere pasadizo guztiak kontatzen dizkigu, bere momentu onak eta txarrak; zein leku dezberdinetan egon zen bere historian zehar. Benetan ikusgarria eta interesgarria da kontu hau. Oso luzea denez, ataleka aurkeztuko dizuegu.

D. José Iturrate, parroco de Artziniega hace unos años, es un gran estudioso de la historia de los pueblos y villas por donde pasa. Mientras estuvo entre nosotros, revisó libros, archivos, legajos y nos dejó varias publicaciones sobre la historia de la Villa. Uno de esos trabajos, resumido, es el que os vamos a ofrecer, un pasadizo muy importante en la historia de Artziniega, su hospital. Pocas personas sabemos hoy que hubo un hospital en la Villa desde 1590 y que duró hasta su cierre en 1963. Aquí se muestra sus avatares, eso sí en capítulos, que son muchos siglos.

EL ANTIGUO HOSPITAL DE LA VILLA DE ARTZINIEGA. Un interesante capítulo de la historia de la Villa. Introducción. A las afueras de la Villa de Artziniega, por la carretera que va a Llanteno, existe un lugar que las gentes llaman “El Hospital”.

Las personas mayores recuerdan que, antes de que fueran construidas las viviendas actuales, se levantaba un pequeño edificio que llevaba el citado nombre, en razón de que cumplió durante muchos años la misión de ser lugar de acogida para pobres y enfermos, tanto de la Villa como ambulantes. Fue fundado por iniciativa particular, y ha tenido una larga vida entroncada en la historia de la Villa.


Mediante la exposición de su fundación, etapas por las que pasó y, actividades que desarrolló, podremos conocer una vertiente de la vida de nuestro pueblo, en relación, sobre todo, con la capa social más humilde. Además, mediante las inevitables relaciones con otras instituciones y aconteceres, se nos ofrecen datos interesantes para la historia de Artziniega. Por otra parte, desde la venta y demolición del citado edificio en 1963, este capítulo del devenir histórico de nuestro pueblo ha quedado prácticamente terminado. Es un motivo para dar a conocer cuanto nuestros archivos nos ofrecen sobre esta institución benéfica. La misma denominación de Hospital nos resulta hoy extraña cuando la aplicamos a un pequeño edificio de una población pequeña, destinado, además, a dar acogida y refugio a pobres ambulantes, enfermos y mendigos. Hospital trae a la mente a esas grandes instituciones, sitas en las capitales, normalmente, y que concentran a los más modernos servicios médicos y asistenciales. Todos sabemos que el avance de la medicina ha sido enorme en las últimas décadas, y que los hospitales se han transformado y modernizado. Esta narración nos dará a entender que el origen de los hospitales fue mucho más modesto, teniendo en cuenta, además, que los existentes en otras poblaciones y villas cercanas no se diferenciaban mucho del de Artziniega.

1. - LA FUNDACIÓN El hospital de la Villa de Artziniega se fundó en 1590. Fue don Pedro Sáenz de Ubaldi, sacerdote y cura beneficiado de sus iglesias, quien tuvo la idea de fundar un hospital y así lo dejó establecido en su testamento. No contamos con su partida de bautismo, por ser nacido antes de 1545, fecha en que comienzan los libros de partidas que se conservan. Dos cláusulas del testamento de don Pedro hacen referencia al Hospital. En la que lleva el nº 24 dice: “Mando la mi casa en que vivo, ... con todos los otros muebles e raíces que tengo e me pertenecen, así en la Villa como fuera de ella, e diezmos e rentas e otros cualesquiera bienes a mi pertenecientes ... para hospital, para recoger pobres honestamente e pongan en ella dos camas que yo tengo de roza para ayuda de recoger pobres”.


En la cláusula 25 insiste en pequeños detalles sobre el tema, y señala estos dos puntos interesantes: “Mando que ninguna heredad ni casa, que yo haya mandado, no se pueda vender ni enajenar en ningún tiempo de el mundo, salvo para otra cosa mejor para dicho hospital. ...” “… e pongo por administradores de dicho perpetuo hospital a los clérigos que son en dicha villa de Santa Maria de Arzeniega e a los otros que fueren en adelante en la dicha Yglesia, a los cuales les asigno sus conciencias, que fago regir en lo que más honestamente puedo”. La casa de don Pedro Sáenz de Ubaldi, destinada a hospital, se hallaba en la calle de Arriba, en la esquina o cantón frente al pórtico de la parroquia. En ella funcionó la institución benéfica durante casi dos siglos. Posteriormente, su solar, juntamente con otras casas y huertas, se transformó en el edificio destinado a escuela de niños. Mientras que el Hospital pasó a una casa del Campo de Abajo, según describiremos en páginas posteriores. En definitiva, de acuerdo con la voluntad del fundador, su casa quedó destinada a Hospital de la Villa, y mediante los bienes y las rentas de los mismos se puso en marcha la institución. Unos años más tarde vivía en la casa una familia que atendía a los fines del Hospital.

HOSPITALES DE OTRAS POBLACIONES PRÓXIMAS Antes de continuar esta exposición, será oportuno mencionar, al menos, las instituciones benéficas semejantes a la nuestra, que existieron en poblaciones cercanas a Artziniega. Constatamos, de esta manera, que el hospital del que tratamos no es un caso aislado, y que puede equipararse a los que se van a citar. Existía, además, una relación mutua, no sólo por la común idea fundacional, sino por la presencia de las mismas personas necesitadas que pasaban de uno a otro en su caminar mendigante. Todas las villas y poblaciones crecidas tenían su hospital. Ya de antiguo el Camino de Santiago estaba jalonado de hospitales que acogían a enfermos y peregrinos. La primera referencia será para la Casa del Santuario de la Encina, en la que se recibía a los peregrinos, especialmente cuando enfermaban. Ya en 1567 se afirma que en la Casa de la Encina “se hacía muy buena hospitalidad y se curaban muchos enfermos pobres ...” Es probable que algunos de estos servicios pasasen a nuestro hospital, una vez creado en 1590. A la citada casa se le llama hospital en algunas ocasiones. El primer hospital de Gordexola se fundó en el siglo XVI. Pedro Hernández del Pontón, cura beneficiado de la parroquia del Molinar, fallecido en 1580, dejó la casa de su residencia destinada a hospital.


Por esas mismas fechas, Domingo de Zubiete, natural del Valle, dejó unas fincas de su propiedad para que con las rentas de las mismas se atendiese a los necesitados de la citada institución benéfica. Parece ser que se inauguró en 1592. La casa tenía dos habitaciones en la planta baja para los hombres, y dos en el piso para las mujeres. El hospital se incendió en 1670 y fue reconstruido con las limosnas de los emigrantes. En 1887 se levantó un nuevo edificio con idéntico fin, que fue clausurado definitivamente en 1965. El hospital de Amurrio tiene su origen en fechas anteriores, existía ya en 1545. Don José de Madinabeitia dice que “ el hospital de San Antón de Armuru es la institución más antigua que en Amurrio existe”. Y sugiere la posibilidad de que su existencia esté relacionada con los peregrinos de Santiago. Su finalidad principal fue el alojamiento de transeúntes, es especial, de pobres. Este hospital se cierra en 1825. Y ya en el siglo XX surge un nuevo hospital, debido a la donación de una hija del pueblo de Amurrio, doña Fe Tercilla y Uribe. Año 1915. Este edificio fue construido de nueva planta, mientras el primero fue un sencillo caserío con sus tierras anejas, donado a tal fin por un particular. En la ciudad de Orduña existían cuatro casas destinadas a hospitales. “ ... y, aunque antes hubo cuatro hospitales, por su corta renta se reunieron en uno, que está en la casa de Misericordia, en virtud de real Cédula el 20 de marzo de 1786”. El establecimiento, que se gobierna por una Junta de Caridad compuesta por 13 miembros, ha prestado verdaderos servicios a la ciudad. Ha perdurado hasta nuestros días mediante una actualización de sus actividades.

Existían también hospitales semejantes en Balmaseda, Villasana de Mena y otros lugares próximos.

De esta breve perspectiva podemos sacar las conclusiones siguientes: •

Los hospitales nacen por iniciativas particulares, y encuentran el refrendo de la comunidad.

Pretenden un servicio elemental de acogida a pobres y enfermos.

Existen en las ciudades, en las villas y pueblos de importancia.

Volveremos sobre el Hospital de Artziniega, cuya historia hemos iniciado, en el siguiente número de GURDIA.


Zuregana berriro agurtzen zaitugu gure Gurdia eta geuk baidaukagu. En junio, es característico el segar la hierba, secarla y recogerla para el invierno.

Ekaina ta belarra guk lotzen ditugu antzinako ekintza eskuratu dugu.

El tiempo presente “es” se está convirtiendo en un pretérito, debido a la utilizacion de la nueva tecnología.

Egurrezko kirtena burdina, orrian tentea eta argala sega da, agian.

Si hacemos un salto en el tiempo, nos situaríamos en la época en la que no había ni desbrozadora, ni segadoras mecánicas de motor o tracción animal. Nos encontraríamos con el aldeano con su dallo al hombro camino de la pieza de hierba.

Zalantzan ez bagaude bertoko dailuan azalduko dizugu duguna eskuan. Baserritarra doa bere belardira dailua eta adarra gogaideak dira.

Este artículo no pretende acercarse a la siega de la hierba con el dallo. Todos; aunque, solo sea en los concursos de segalaris podemos disfrutar de este arte hoy convertido en deporte rural.

Ailegatu ondoren ez bota ez tira lanabesa maiteak lagunak baitira.

Hoy en día, muy pocos son nuestros convecinos que utilizan el dallo para limpiar sus huertos, veredas, accesos, etc. Es una pena que la modernidad arrincone este tipo de herramientas, ecológicas cien por cien y que no contaminan.

Freskoa eta tente belarra olergi dailua lurrean utzi hasi eta segi. Ziz zaz mugi ezazu kontuz ez gehiegi ebaki behar duzu txukun eta garbi. Dailuak badauka Takoia atzean Aho luze mehea Aurreko partean

Belarra moztu eta Arazoa ahoan Zertan datza bidea? Zihur pikatzean!

Vamos a intentar centrarnos en la tarea de “picar el dallo”. Para los que no lo hemos conocido o no hemos acudido el pasado 25 de junio a la actividad matinal organizada por la Asociación Etnográfica Artea, en el anfiteatro del MUSEO, debemos explicar que esta actividad consiste en sacar el filo a la hoja del dallo; recuperar el corte del mismo y templar el corte.


Dailuak bere belarra mozteko gaitasuna galdu ahala, ahoa berkonpondu eta atera behar dugu. Orria eta kirtena deslotzen ditugu. Ekintz hau oso erreza dirudien arren, alde batetik ondo eutsi behar diogu orriari, indarra egiteko momentuan gira ez dadin eta gure kontra etor ez dakigun. Beste aldetik, egingo dugun indarra bridaren egoeraren araberakoa izango da. Brida, egoera egokian konserbatzen badugu ez da herdoilduko. Karratutxu giltza bat hartzen dugu. Sega orria eta kirtena brida batez lotuta daude. Bridak bi zulotxo ditu, eta hauetan buru gabeko eta huztu torluju bana sartzen da. Karratutxua torlujuetan sartu ondoren erlojuaren kontrako bidetik indarra eginez, torlujuak askatzen ditugu.

Sega ahala, ahoa kamusten da. Hori dela eta, orria pikatu beharko dugu. Baina, imagina dezagun goizeko seietatik eskumatik ezkerrera, ezkerretik eskumara daramagula eta ekain honetako egun sorgori batean gaudela. Izerditan blai, eta sega egiteko gogoak desagertuz. Pikatzea atzaki bat izan daiteke itzalpena atseden bat hartzeko, ur fresku zurrupada emoteko edota beltz fresku on bat dastatzeko. Eta beste pertsona batekin hitz egiteko, zergaitik ez?

Estamos segando hierba. En cada pasada observamos que el dallo cada vez nos tira más. Se nos está borrando. ¿Qué hacer? Cogemos el dallo, le damos la vuelta para que la hoja esté a la altura de nuestra cara. Lo sujetamos bien y procedemos a soltar la brida que une la hoja del dallo y el mango. Es sencillo de hacer, pero peligroso, porque según la fuerza que tengamos que hacer, puede que el dallo se gire hacia nosotros. Si la brida y los tornillos no están oxidados el esfuerzo será aún menor. La persona diestra, además de tener apoyado en el suelo la parte superior del mango, con la mano izquierda sujeta e impide el movimiento giratorio del dallo. Utilizamos una llave cuadradillo. Cogemos la llave cuadradillo y la introducimos en uno de los tornillos huecos y sin cabeza. Soltamos, haciendo fuerza en el sentido contrario al movimiento de las agujas del reloj.

Estamos dando por hecho, que picamos el dallo porque tiene el filo borrado y no podríamos continuar segando. Pero imaginemos un día caluroso, como los de la primera quincena de junio. Las ganas de seguir segando desaparecen por minutos. El tener que picar el dallo puede ser una buena excusa para descansar, y si es posible a la sombra mejor. Y si además lo hacemos acompañado con un traguito de agua fresca o vino, aún mejor todavía.


A

Brida askatu ostean, kirtenak (orria zegoen lekuan) zulotxo bat (A) duela konturatzen gara. Orriaren atzeko parteak taloia izena du (B), bridak kirtenarekin batera lotzen duenak alegia. Eta honek zurtoin bat dauka (C). Zurtoina (C) kirtenaren zulotxoan (A) sartzen da.

Hemos soltado los dos tornillos de la brida. Ya tenemos separados la hoja del dallo del mango. Al desplazar la brida vemos un agujerito en el mango (A).

C

La parte trasera de la hoja, la que sujeta la brida contra el mango recibe el nombre de talón (B). Cuenta con un vástago (C) Cuando unimos la hoja al mango el vástago (C) entra en agujero (A) “A” eta “C” garrantzi handikoak dira. “A”ren zabalera “C”ren lodiera baino handiago da. “C”en sartzen denean dailu orriak eta kirtenak eratzen duten angelua mugi dezakegu. Haien angelua zabaltzen badugu, dailuaren mugimendu bakoitzean hartuko dugun belarraren zabal-sakonera handituko dugu, baina dailua mugitzeko indar gehiago eta esfortzu handiago egin beharko dugu (1) Haien arteko angelua, txikitzen badugu, hartuko dugun belarraren zabal-sakonera txikiagoa izango da, gutxiago nekatuko gara. Baina, azalera bera mozteko gero eta gehiago mugitu beharko dugu dailua, mugimendu bakoitzean mozten dugun azalera gero eta gutxiagoa izanez. (2) Angelua ondo dagoen jakiteko, batzuok orria lurrean eta hankaren kontra kirtena jartzen ditugu. Gustokoa bada brida ixten dugu, bestela angelua aldatzen dugu eta.

B

Tenemos que tener claro que tod@s no tenemos la misma fuerza o constitución para poder manejar el dallo, que no tod@s podemos abarcar en cada pasada la misma profundidad de hierba.

“1”

Cuando el vástago “C” entra en “A” “2” lo hace con holgura, de manera que nos permite abrir o cerrar la hoja del dallo respecto al mango. Posteriormente la abrazadera nos sujeta la hoja por el talón al mango. Al abrir el ángulo que forman la hoja y el mango,“1”, la cantidad de hierba (en profundidad) que cortamos en cada pasada es mayor que si lo cerramos, “2”. Cuanto más abierto está en cada pasada segamos más hierba en profundidad, pero con mayor esfuerzo. Para comprobar si el ángulo es el adecuado, se suele apoyar la hoja en el suelo y el mango a la altura de la rodilla. Comprobamos así, si la abertura de la hoja es la que queremos o no.


Gure gaurko lanari (dailua pikatzeari) hasiera emoteko prest gaude. Orria apartez, pikatzeko behar ditugun erremintak bi dira: mailu berezi bat eta ingude (txingure) berezi bat. Mailua egurrezko burdinazkoa da.

eta

# Ingudea burdinazkoa da. Zabalgune batetik (#) bi atal bereizten dira. Gure artean sega ingudeari piko izena jarri egin diogu betidanik. Casi podemos empezar con el trabajo de hoy: picar el dallo, porque la hoja la hemos separado del mango una vez suelta la brida. Para llevar a cabo el trabajo contamos con dos herramientas más: el martillo y el pico. El mango del martillo es de madera y la cabeza de hierro. Taloia / talón

El pico es completamente de hierro. Tiene dos partes diferenciadas por una zona más ancha (#). Nosotros llamamos pico, a un pequeño yunque portátil sobre el cual trabajamos.

Zuhurrak izaten gara eta lanera joan baino lehen pikatzen dugu. Edo, lehen aipatu egin dugun moduan, hainbat ordu eman ondoren atsedenaldia hartzen dugu. Momentu, egoera edota eguraldiaren arabera lurrean eserita pikoa mailuaren laguntzaz lurrean sartzen dugu. Lurrean, edo gure kaleetako harritsuen artean sartzen zuten gutako hirritarrek. Kasu batzuetan; denboragatik, ohituragatik edo auskalo zergaitik; lurrean pikoa sartu ostean izararen gainean etzanda zegoelarik, ezkerreko ukondoa euste puntutzat hartuz, besopeko angeluan taloia kokatzen zela ezkerreko besoaren laguntzaz orria inguratuz .... mailuari ekin. Normalmente el picado lo realizamos antes de ir a la pieza; aunque sí es cierto que después de varias horas (antiguamente se empezaba al amanecer, con la fresca) de estar dallando, el tener que darle un repasito a la hoja, como al principio hemos comentado, es una buena excusa para descansar.


Según el momento, situación, lugar, etc; nos sentamos en la hierba, a la sombra,... y con la ayuda del martillo introducimos el pico en la tierra, o como hacían algunos de nuestros convecinos en la propia calle, en el empedrado. No debemos olvidar, que en algunos casos, en vez de sentados se pica estando tumbado. El codo izquierdo se utiliza como punto de apoyo en la tierra, el talón de la hoja debajo del sobaco y el brazo que no pica, rodea la hoja para así sujetarla. Piko guztiak ez dira berdinak, apaingarriez aparte (#). Lurrean sartzen ez dugun muturrak ez dira berdinak, pikoak bi forma mota desberdin ditu: laua (“E”) edo ertzeduna (“F”). Mailuek bi mutur dituzte. Bata laua (“G”) da eta bestea ertz zorroztua (“H”). Honek ez du ahorik, laua izan beharrean ganbila da. Badaude zeinek bi mutur zorroztuak dituzten. Pilatzeko momentuan, pikoren forma eta mailuaren forma konturik, haien arteko konbinaketa errespetatzen dugu. “E” ↔ “H” “F” ↔ “G” Dena dela, beste aspektu ahaztezin bat gogora behar dugu. Pikoaren gainean jartzeko momentuan orria gorantz edo beherantz begira jartzen dugu. “E” ↔ “H” Æ Kasu honetan orria gorantz begira jartzen dugu, bere aurpegi ahurra guregana zuzenduta egongo da. “F” ↔ “G” Æ Konbinaketa honetan, orria beherantz jartzen dugu; hots, segatzeko momentuan lurrerantz begira egoten dena.

H

E

F

G

Uno de los dos extremos de los picos, el que no introducimos en tierra puede tener la cabeza plana (“E”) o acabada en cuña transversal (“F”). En las cabezas del martillo, también encontramos, dos formas diferentes. Una es plana (“G”) y la otra es ( o suele ser) acabada en cuña ( “H”). Aunque, algunos martillos tienen las dos acabadas en cuña. Cuando picamos, tenemos que hacerlo siguiendo una combinación con las formas de los picos y las de la cabeza del martillo. Si queremos conseguir nuestro propósito la combinación que utilizamos es: “E” ↔ “H” o “F” ↔ “G” Sí es muy importante saber que la cabeza en cuña del martillo es la utilizada para picar la hoja sobre el pico plano. No lo es menos importante la colocación de la hoja sobre el pico. La hoja la podemos colocar hacia arriba o hacia abajo. “E” ↔ “H” Æ En esta combinación la hoja mira hacia arriba, es decir estamos viendo su cara cóncava. Esta cara es la que vemos cuando movemos el dallo para segar la hierba, “F” ↔ “G” Æ Sin embargo, en este caso, nosotros vemos la parte de la hoja que se desliza rozando el suelo al realizar el corte, el anverso de la hoja.


Batean edo bestean, prozedura bera egiten dugu. Eserita gaudenez, hankek (izterrek hain zuzen ere) bere funtzioa betetzen dute, hauek orriaren oreka mantentzeko laguntzen digute eta. Orria hartu dugu eta ingude zorroztuaren gainean jarri dugu. Lana taloitik hasten dugu. Nahiz eta ezkerreko eskuak taloiari ondo eutsi, orriaren beste muturrak beherantzako norabidea hartzeko joera du. Hori dela eta, eskumako izterra erabiltzen dugu orria eta ingudea elkartzut egon daitezen. Izterra beste eutsi puntu bat da; orria bi eutsi puntuen artean daukagu: ingude eta izterra. Izterra mugitzen dugu, zabaltzen edo ixten dugu. Taloiran kontrako muturra igotzeko, guk izterra ixten dugu; baina jaitsi behar dugunean, izterra zabaltzen dugu honen eutsi puntua gero eta urrunago gera dadin ingudetik.

En este caso, utilizamos pico con cabeza en cuña y la parte plana del martillo. El procedimiento es el mismo, en el caso de la otra combinación. Al estar sentados, es muy importante la labor y ayuda que nos proporcionan los muslos. Es otro punto de apoyo de la hoja, y de esta manera la tenemos entre dos: el pico y el muslo. Colocamos la hoja encima del pico (yunque de picar). Como trabajamos sobre la parte acuñada, y a pesar de que con la otra mano asimos fuertemente el talón de la hoja, el equilibrio es difícil mantener, porque el otro extremo de ésta (parte más estrecha de la hoja) tiende a ir hacia el suelo, por el peso y largura de la misma. La hoja y el pico deben de estar más o menos perpendiculares, es decir, que toda la hoja esté a la misma altura del suelo. Los muslos, al comenzar será el derecho, nos permiten conseguirlo. La hoja la colocamos encima del muslo, abriendo o cerrando éste en la medida en que la hoja deba estar más baja o alta. Si queremos elevarla, cerramos el muslo para que el punto de apoyo que él nos proporciona esté más cerca del pico.

Edozer tresna zorrotziekin gertatzen zaiguna dailuaren orrian ere gertatu egin zaigu. Zorroztu ahoa kamustu egin zaigu, eta mozteko gaitasuna gutxitu egin da. Astiro, emeki eta presarik gabe golpe golpe golpeka pika eta pika, pika eta pika,.... Ondo pikatzeko minutuak eman behar ditugu, ordubete ez bada. Pikatzen dugunean orriaren ahoa ateratzen dugu, ertza gainerakoa baino meheago geratzen zaigu; luzatzen eta zorrozten baitugu.


La hoja del dallo, como nos ocurre con los cuchillos que tenemos en casa; pierde el filo, se nos borra. Debemos hacer más esfuerzo para segar lo mismo y además nos troncha la hierba. Despacito, sin prisa, pero sin pausa. Nosotros, que no competimos, picamos el dallo en menos tiempo que para los concursos (hasta 2 horas), dependiendo de su estado. Pero para competiciones dicen que las dos horas se quedan cortas. Al picar, lo que conseguimos es recuperar el filo. Esta zona de la hoja, a través de los golpes la estiramos, adelgazamos; nos queda más delgada que el resto de la hoja; en definitiva, que la afilamos.

Ahoa ateratzeko momentuan, kontuan hartu behar dugu zein den zorrozten dugun gunearen zabalera, ahoarena alegia. Mehatzen dugun ertza ingudearen gainean jartzen duguna da. Horregatik, oso garrantzitsuak dira ahoaren zabalera mantentzea eta ingudearen goikoaren zabalera. Ingudearen goiko partea zenbat eta zorroztuagoa, orriaren ahoa orduan eta estuagoa izaten da. Orri osoa pikatzen dugun arren, kontu gehien eskatu digun zatiak taloiaren kontrato muturra da; pikoz amaitzen eta ahulena baita. Golpeak emoteko orduan, beste efektu bat lor dezakegu. Zerra batean hortzak nabaritzen dira. Guk, golpeak emotean ahoaren parte batzuk besteak baino luzeagoak izan daitezela lor dezakegu, moztea errezagoa izan dadin.

Es muy importante tener en cuenta la cabeza del yunque. Normalmente suele tener una anchura de 3 mm o quizás algo más. Esta superficie nos da más o menos estabilidad cuando martilleamos la hoja, porque ésta descansa sobre aquélla. Si el yunque tiene una cabeza con menos superficie plana, más afilada, al picar, la zona de corte será más estrecha, a no ser que además del desplazamiento longitudinal de la hoja sobre el pico, hagamos también otro transversal para que la zona de corte sea más ancha. Al golpear, podemos conseguir que unas zonas del corte sobresalgan más que otras, que estén más delgadas y por lo tanto más salidas sin llegar a producir dientes. En este caso lo que estamos intentando es facilitar la tarea al cortar.

Taloitik beste muturreraino ailegatu ostean, normalean kontrako bidea egiten dugu atera egin dugun ahoa parekatzeko. Horrela denbora ematen dugu. Terminamos la primera pasada, y normalmente volvemos hacia atrás, desde la punta hacia el talón. No nos olvidamos de la importancia del movimiento de las piernas, que será el contrario a la pasada anterior. Si no estamos conforme realizamos “otra pasadita”. Así hasta...


Orria bere lekuan jarri behar dugu. Taloiaren zurtoina kirtenaren zulotxoan sartu ostean, uztaiak kirtena eta orria lotzen ditu. Orain, erlojuaren orratzen norabiderantz mugitzen dugu karatutxu giltza, torlojuak estutzeko asmoz, baina ez ondoraino. Hasieran azaldu egin dugunari jarraituz, kirtenak eta orriak eratzen duten angelua baieztatzen dugu. Konforme bagaude torlojuak estutzen ditugu ondoraino, bestela angelua aldatuko dugu. Terminado el picado, procedemos a sujetar la hoja y el mango con la brida. Colocamos el vástago del talón de la hoja en su agujerito correspondiente y atornillamos. Posteriormente comprobaremos el ángulo formado por el mango y la hoja tal como hemos descrito al principio. Si estamos conforme, apretaremos fuertemente los tornillos de la brida para que la hoja no se nos mueva.

Dailua erabili baino lehen beste tresna bat erabiltzen dugu dailuarria (segarria).

Después de picar y antes de comenzar a segar utilizamos la piedra de afilar.

Gure artean, leku batetik beste batera edo lanean bertan gordetzeko adar baten zati bat edo egurrezko kutxatila bat erabiltzen dugu (segadarra edo segapotu).

Nosotros utilizamos, para su transporte y para tenerla colgada de la cintura mientras segamos, un trozo de cuerno (de vaca o buey) o una cajita de madera (el cuerno o colodra).

Normalean segarria segadarrean uretan egoten da, bustita euki behar dugu berak hobeto zorrozteko.

Normalmente en el cuerno o colodra tenemos la piedra sumergida en agua para que no esté seca y tan dura.

Pikatu ostean, orriaren goitik eta behetik pasatzen dugu behin eta berriz taloitik punturaino. Bi helburu dauzkate mugimendu hauek: ahoari azken ukitzea emotea edo harri baten kontra jo ostean ahoa ateratzen saiatzea.

Después de picar, y al dallar tantas veces como sea necesario, deslizamos la piedra por la hoja del dallo con movimientos desde el talón a la punta, tanto por la parte superior de la hoja como por la interior. Cuanto más fino sea este movimiento deslizante sobre la superficie de la hoja, el acabado del afilado será mejor.

Harria behar beste pasatzen dugu.

Artikulu hau amaitu baino lehen zeuk, irakurle maiteak, zerbait azaldu edo esan nahi badiguzu ARTZINIEGA MUSEOAra jo dudarik gabe baino ez duzu egin behar.

Después de leído este artículo, si quieres contarnos o explicarnos alguna cosa, te recordamos que no tienes más que acudir a ARTZINIEGA MUSEOA.


ARTZI egoera gorrian aurkitu egin dugu egun hauetan. Badakizu zergaitik? Pasadan ekainaren 25ean ARTZINIEGA MUSEOAN egindako metan sartuta egon zen. Baina berak ez zekien nola egiten zen eta momentu batean burua belarrean sartu zuenez ezin zuen arnasarik hartu eta igeri egiten hasi zen. Irten zen ia-ia itota eta erabili egin ziren tresna guztiak lagunik gabe utzi zituen.

Lagunduko diozu bakoitza bere lagunarekin lotzen?

Eratu egin dituzun bikoteen izenak idatz itzazu: -----------------------------------------

---------------------------------------------

-----------------------------------------

---------------------------------------------

-----------------------------------------


Nuestro amigo ARTZI, el pasado 25 de junio estuvo en ARTZINIEGA MUSEOA participando en las actividades organizadas: picado del dallo, siega de hierba, realizaci贸n de la hacina,.... Con tanta hierba por todos los lados, se mareo y cuando se incorpor贸 crey贸 ver dos dibujos parecidos pero con alguna diferencia.

驴Eres capaz de ayudar a ARTZI y encontrar las 6 diferencias que hay entre estos dos dibujos?


Ipuin etnográfico amerikarra

Panchito La Sra. Alba era un pozo de satisfacción, hinchada como la frondosidad de un samán. Su hija salía de abanderada y de antemano estaba claro que se vería como la mejor entre las mejores. Caminaría por delante de los niños de la escuelita: un paso adelante, y tacón; otro paso y tacón; otro y dos golpes de tacón. Y la parada solemne ante las autoridades: - Es de Sabayán, hija de la familia Alvarado Mañana mismo irían a Santa Rosa representando la escuelita; D. Rosendo que nunca había acudido a una reunión escolar se haría presente. En la casa se quedaba Panchito como era lógico. “No vayamos tan de mañana que hará calor y con la polvareda se ensucian los vestidos, sobre todo si son blancos”. Salieron de sandalias que se las quitaron al llegar al carretero y subieron al autobús, lento, ruidoso, seguro: la ausencia de algunos vidrios lo hacía reconfortable. “Mami está la prima Susi” y casi se abalanzó a saludarla. Y el vestido, aquella inversión de muchos quintales de maíz, se abrió como una cortina; una parte de la gasa se transformó en hilajos. Johana Maribel miró a su mami y ésta, impulsivamente le golpeó la cara. Era la primera vez que lo hacía. “Había puesto tanta plata, tanta ilusión por mis hijos... Johanita vivió un llanto silencioso que escondía levantando la pechera. No era una llorera sino una caída a lo profundo de la angustia que la retuvo ese día y el siguiente, que no fue a la escuela porque tampoco pudo ir al desfile; la mamá dijo que la niña estaba enferma; y bajando la voz, “con la envidia que hay en este mundo que alguien la ha hecho algún mal. Envidia es lo que más hay”. Lo que no perdía Johana era la agudeza que le ponía brillos en los ojos ni un deseo gigante de complacer. Superados los días aciagos se trajo de nuevo la sonrisa a los labios y se ensoñaba en cantos que aprendía de su papi y en la radio. Su debilidad era Panchito; su tiempo más querido se lo envolvía en palabras, ademanes, sobeos, pero sobre todo cantos. “Me han dicho que tengo que cantar para el día de la bandera; que van a venir todos los padres de familia y un concejal del ayuntamiento para dar una bancas y que tenemos que quedar bien y que eche un pasillo. Mira, así, yo hago la primera y tú la segunda; una dos y tres...” Debiendo ser la bandera tan querida para todo un pueblo, en Sabayán era además costosa, pues habían comprado una pieza buena de calidad. Cada familia tuvo que cotizar de tres dólares. Tratándose de los signos patrios nadie tenía derecho a presentar oposición salvo Germán que se excusó calladito yéndose a la mina. Y llegando el día señalado Johana Maribel agitaba el banderín como el resto de los 26 niños que componían el plantel ante la presencia del concejal, que por cierto se había hecho esperar una hora larga.


Se cantó el himno, luego amorfinos, bailes rítmicos y otras canciones entonadas por los niños. “A ver Johana Maribel, cántale al señor concejal”. Johana Maribel miró a su mami que la hizo una señal. Con la cabeza agachada logró salir tras una pausa. “Ya, Maribel, un cantito”. Y miró como un animalito acorralado a la profesora. Esperó y se quedó prendida en su silencio. “A ver, aquella tan bonita del lagarto y la lagarta...” Otra mirada y otra caída a la impotencia. “Bien pues vamos a seguir con otros amorfinos”. Nadie pudo hacer sonar un aplauso; la muchacha se volvió donde la mamá, sola, como aquel gallinazo que giraba alto sin buscar ni apetecer nada, sin tierra, sin árbol. La mamá la hizo pasar por la señora Angélica que curaba. Las mandó entrar, “niña, retírese la camisa” y rompió un huevo de gallina por encima del ombligo. Lo observó con atención. “Maldades no faltan, Sa Alba; a una niña tan inocente... y es que la envidia engorda como las saivas en invierno. Me la baña con esta hierbitas y traiga del propio curita agua bendita para que beba”. La señora Alba no podía comprender; aquella niña mostraba permanentemente una colección de sonrisas, de gestos, de ademanes; en la escuela era cumplidora; disfrutaba compartiendo juegos con los otros niños y era hermosa; tal vez un poco chica, pero claro, de padres gatos hijos michines. Y, poco a poco fue cayendo la navidad hacia el recinto. Para unos niños un pequeño agasajo era un buen regalo. “Nos poníamos en cola y de una fundita sacábamos diversos caramelos, algún chupete, chicle, galletas y para toditos. Luego un chocolate”. Mami, me dejas que lleve a Panchito, dice que quiere venir, que quiere recibir él la fundita de navidad y para cantar “ya viene el niñito”. Y la mami sentía la mirada de la hija como un lazo que le ataba un particular sentimiento. “Le diré a tu papi para que lo baje”. En el trayecto a la escuelita Johana Maribel rodeó a su hermano: sabía su talla, su peso y hasta su estado de ánimo; ninguna variante se le escapaba. “¿Qué niño falta? Pues como ya estamos todos pónganse en fila”. Y cantaron al pesebre de la escuela, con gallinas más grande que vacas y pastores gigantes y enanos, y carros de motor, y puentes sin río y mucha vegetación. El niño vestidito “pues aunque sea pobre en este recinto a nadie lo dejamos desnudo” ¡y mira que hacía calor! Tras algún cantito, antes del chocolate, Johana sujeto a su hermano por la cintura. Panchito había sufrido la polio. Caminaba con mucha dificultad y no coordinaba los movimientos de los brazos; la cabeza se le inclinaba. ¿Y hablar? Sí, lentamente, pues había tenido una “lorita”, así decía su mami, que lo ejercitaba. Cantaron el villancico de las posadas compartiendo las estrofas. Luego entonaron pasillos al niño que ni se marchaba, ni se dormía, ni lloraba, es decir, le gustaban. Todos aplaudieron y cantaban. A Panchito le conocían los niños, pues las casas son como palomares. Le dieron dos funditas. D. Rosendo ligeramente sonreía, por compromiso. Su mirada como que volvía hacia dentro de sí; pero al salir le hizo una promesa. “Cuando venda la cosecha te compraré una silla de ruedas”. Y se presentó en el despacho parroquial “porque usted debe conocer alguna institución y yo puedo ayudar”. “Si, una silla de ruedas y una guitarra”. Me miró y se calló largo. Luego, “sería bueno, pero el niño no puede tocar” “Pero usted sí y tiene niños que cantan”


Argazki honetan agertzen den norbait ezagutzen baduzu deitu.

Nortzuk dira?

Tenemos que identificar a las componentes de este grupo de “sorgiñak” vistas en Artziniega la noche de San Juan.

Queremos reunir en el archivo del MUSEO, todas las fotografías de grupos de Artziniega que podamos hallar. Si conservas fotos antiguas, te pedimos nos las prestes unos días para hacer una copia. Te las devolveremos en la misma semana y agradeceremos tu colaboración. Puedes ponerte en contacto con Begoña, Gotxi, Luis Angel o Zurbi o deja un mensaje en el teléfono del Museo


Gurdia 14