Page 1

ARTEA Etnografi Elkartea / Asociación Etnográfica ARTEA Arteko Aldapa, 12 01474 Artziniega (Araba) Tl. 945.396.210 artziniegakomuseoa@euskalnet.net www.artziniegamuseoa.org

ARTZINIEGAKO MUSEOaren ALDIZKARIA REVISTA del MUSEO DE ARTZINIEGA

EDITORIALA Ya se han quedado en el recuerdo el ajetreo de las vacaciones veraniegas, del mercado medieval, de las variadas fiestas populares, de la feria de ganado, ... y encaramos de nuevo la dura realidad, unos a estudiar y casi todos a trabajar. El Museo sigue asentándose y recibiendo visitas de los más variados lugares, así como donaciones de nuevas piezas. Las obras exteriores están a punto de finalizar y esperamos poder inaugurar los locales en el mes de Noviembre con una muestra de la obra de habituales colaboradores del Museo, pintores y escultores vinculados a Artziniega. Y para terminar, una mención especial a la Asociación de Amigos de la Virgen de la Encina por la variedad de actos culturales, además de los religiosos propios, que está organizando en 2004.

11 ZENBAKIA NÚMERO 11

2004ko iraila Setiembre de 2004

Udazkenean gaude hori badakigu udako aise egunak joan baitzaizkigu

Inguruko pertsonak gogoan dauzkagu Museoa ikustera honaino hurbildu

Merkatua ta jaiak eduki ditugu periak ikuskizunak pasatu zaizkigu

Munduko hainbat lekutik etorriak ez ahaztu euri tantak bezala hona hurreratu

Ikasturte berria eskuan badugu ikaslge lan postuan agortuko dugu

Gurdia aldiariak buruan mantendu bere azken aleak astindu baikaitu

Hasiera emoteko gogoa dakargu denbora pasa eta indarra berpiztu

Lanak instrumentuak ganbara largatu Museoak ireki arte mundura ez zabaldu. 17 orrian jarraitzen da

AURKIBIDEA 1 Editoriala 2 Sendabelarrak 3 Museoa 4-5 El 8 de Setiembre 6-15 Lan etnografikoa: triskador edota entramadorea 16-18 Artziniega bizirik 19-20 Denborapasa 21-23 Ipuina 24 Nortzuk dira?


HERBOLARIO – BELARKI

BELARRAK HISTORIAN ZEHAR Ale honetatik aurrera atal berri bat eukiko dugu gure aldizkarian. Belar sendagarriei buruz izango da eta ale bakoitzean belar sendagarri baten azalpena emango dizuegu. Hala ere, belarrak historian zehar euki duten garrantiaz arituko gara gaur, gizonak belarrengan zor handia dauka eta.

Antes de que aprendiera a cazar animales, el hombre primitivo dependía de las plantas para obtener alimentos y medicinas. Incluso después, cuando la carne formaba parte de la dieta humana, las plantas silvestres sirvieron tanto para mejorar el sabor de aquella como para conservarla y hacerla más digerible. Con el paso de los años se fueron acumulando más conocimientos sobre el tema de las hierbas finas, que pasaban de una civilización a otra. Los egipcios son los primeros que recogieron por escrito las bondades de ciertas plantas y estos conocimientos pasaron a los griegos y los romanos. En el Antiguo y Nuevo Testamento hay confirmación de su importancia. En la época en la que gobernaron el mundo, los romanos dependían hasta tal punto de las hierbas para la cocina y la medicina, que sus ejércitos las llevaban en todas las campañas y desplazamientos. En este proceso, y sin proponérselo, introdujeron en todo el Imperio el cultivo y uso de especies antes desconocidas, adquiriendo al mismo tiempo muchas otras procedentes de sus colonias. La introducción del cristianismo contribuyó a aumentar la importancia de las hierbas. Junto a los monasterios que se levantaron en toda Europa surgieron grandes huertos de hierbas, cuyas plantas utilizaban los monjes para curar a los enfermos y reanimar a los cansados peregrinos. También las empleaban en la preparación de alimentos, cerveza, vino, cosméticos, perfumes, repelentes contra insectos, y como medicina. Estos primeros huertos de hierbas eran muy hermosos, puesto que albergaban plantas que ahora relacionamos sólo con el color y el aroma, tales como clavelinas, dedaleras y rosales, aunque por entonces toda planta tenía utilidad. Así, como la principal fuente de dulzura era la miel, se insistía en el cultivo de las plantas que

atraían a las abejas, tales como, melisa, hisopo, tomillo, ajedrea, etc. Aparte de su uso funcional, el carácter de las hierbas les dio una considerable importancia en la magia y la superstición. Se empleó la astrología para averiguar las épocas más propicias para plantarlas y recolectarlas. Incluso en nuestros días se suelen plantar con luna creciente, poco antes de la luna llena. Se creía, por ejemplo, que el romero, el eneldo, el hisopo, la angélica y el abrótano macho protegían a las gentes contra el mal de ojo. El último día de abril se cogían hojas de saúco, que se fijaban alrededor de puertas y ventanas, para proteger a los habitantes contra encantos y hechizos. Los aceites procedentes de las semillas de las hierbas se usaron desde tiempos de los romanos tanto para masajes corporales como para baños e, incluso, para la limpieza y abrillantamiento de muebles. La popularidad de estas especies permaneció constante hasta el siglo XIX. En esta época, los conocimientos científicos permitieron fabricar sustitutivos sintéticos para muchas de las sustancias activas obtenidas antes de las plantas, disminuyendo el uso de gran número de hierbas. Sin embargo, en los últimos años, la ciencia ha demostrado el valor nutritivo y médico de las plantas, incorporándolas a los medicamentos y cosméticos modernos. Y aunque los alimentos ya no necesiten de hierbas para conservarse o para disfrazar su sabor, la idea de lo “saludable” ha hecho revivir el empleo de las hierbas finas en la cocina. Socialmente, al aumentar nuestra capacidad de autodestrucción, se ha desarrollado un interés creciente por la ecología y el medio ambiente, que ha llevado a revalorizar los productos naturales. Así se ha reavivado también el interés por las hierbas.


Museoaren berriak Ya se han cumplido seis meses de la apertura de la actual sede del Museo y podemos hacer un breve alto en el camino para analizar el camino andado. Los comienzos suelen ser siempre dificultosos, pero el planteamiento inicial de apertura diaria, como un Museo con mayúsculas, que para algunos parecía utópico, va alcanzando sus objetivos. El amable trato personal que reciben los visitantes por parte de las guías, reforzadas en su labor por los miembros de la Asociación Etnográfica Artea, creemos que ha sido una de las claves de la numerosa asistencia. Las guías han complementado su formación con la visita a otros museos e incluso alguna a cursillos en la U.P.V. La visita al Museo no ofrece dificultades para minusválidos y se cuenta con la colaboración de una guía conocedora del lenguaje de los sordomudos.

para conseguir una triple página web, en la que podrás hacer un paseo por el casco urbano de Artziniega, sus barrios y pueblos, y por el interior del Santuario y del Museo. Durante este semestre también ha continuado el goteo de donaciones, que sirven para completar oficios o espacios. Las obras exteriores están en su última fase. Han surgido dificultades propias de estas obras y otras imprevistas, como la insuficiencia del presupuesto para pintura, que está siendo suplida por la mano de obra de los asociados practicando el oficio de pintor.

Los visitantes, pasan de 6.600 en este período y aunque la visita, guiada, suele durar más de una hora, casi todos manifiestan al salir haber pasado un rato agradable y ameno, indicando su intención de volver o tratar que vengan familiares y amigos. Uno ha vuelto para casarse en el Salón de Actos. Primera boda civil que se celebra en el Museo. La procedencia de la mayoría de los visitantes es del resto de Euskal Herria, aunque en el mes de Agosto la tercera parte han venido de Catalunya, Madrid y resto del estado. Como curiosidad, mensualmente, también visitan el Museo una decena de extranjeros (franceses, ingleses, alemanes, etc.) y la página del Museo en internet acaba de echar a andar. Por cierto nos gustaría que hicieras un recorrido por la página web del Museo, ahora que casi todas las casas cuentan con ordenador. Artziniega es un pueblo pequeño, dinámico y sus habitantes estamos orgullosos y unidos en la exaltación y promoción de su paisaje, su Casco antiguo, su Santuario, su Museo, ... Aquí tienes una prueba del trabajo en común. Con la subvención recibida para la página web del Museo, la Asociación Etnográfica Artea ha estirado el importe de la subvención

Esperamos disponer de los locales exteriores para Noviembre y dar comienzo a las actividades con una importante exposición que ofrecerá una muestra colectiva de la obra de pintores y escultores vinculados a Artziniega y colaboradores del Museo. Para el 10 de Diciembre está comprometida la exposición Argizaiola-2004, certamen fotográfico de renombre que organiza anualmente la Federación de Agrupaciones Fotográficas del País Vasco. Y por fin, en el mes de octubre pondremos a vuestra disposición el carnet de socio protector o Amigo del Museo; con una cuota anual de 15 €, te convertirás en colaborador y podrás realizar visitas sin límite, tanto al Museo como a las exposiciones temporales, además de participar en otras actividades lúdicas que se vayan organizando para los socios y amigos del Museo.


8 de setiembre de 1954

Coronación Virgen de la Encina Así fue Estamos contentos. Tenemos REINA; y a esta REINA la hemos coronado solemnemente. ¡Magnífica jornada! ¡Emocionante ceremonia! “Estupendo todo”.

El escenario

encina y claveles blancos parecía recién bajada del Cielo. Los Excmo. Srs. Arzobispo de Burgos, Obispos de Vitoria, Bilbao y Santander y

Cielo azul, sol espléndido, frondosa y fresca sombra en la campa del Santuario. Enfrente se levanta airoso el Hogar de nuestra REINA, adornado como nunca lo ha estado; y sobre su pared trasera (dentro de los jardines) hay una hermosa tribuna en la que va a ser coronada la Stma. Virgen de la Encina.

el Excmo. Sr. Capitán General de la VI Región que trae la representación del Caudillo de España Generalísimo Franco, la hacen corte en la tribuna; las demás autoridades Civiles y Militares de Alava y Bizkaia presididas por el Excmo. Sr. Subsecretario del Ministro de Justicia, asisten al acto desde otra tribuna levantada al efecto dentro de los jardines del Santuario. Más de diez mil devotos de la Stma. Virgen de la Encina, cómodamente instalados en la campa tras de los jardines vitorean enardecidos, a nuestra divina Madre.

La Ceremonia Los personajes Jamás hemos visto a la Stma. Virgen de la Encina tan Señora, tan Reina, tan Madre; ese día tenía algo en sus ojos que nos miraban más dulces que en ninguna otra ocasión. Su preciosa corona y su magnífico manto parecían hechos a medida por los ángeles. Asentada sobre un pedestal de frescas ramas de

Comenzó rezándose el Sto. Rosario. ¡Y con qué devoción por parte de todos! ¡Se sentía la presencia de la Stma. Virgen! La muchedumbre vivía emocionada y ansiosa expectación.

momentos

de

Después de la lectura de los documentos pontificios, del emocionado Coro hablado, de la


Y finalmente se organizó la procesión litúrgica que recorrió la campa del Santuario entre agitar de pañuelos, cánticos y vivas a la Santísima Virgen de la Encina.

consagración del Arciprestazgo a su Patrona, del canto del Ave María por el Orfeón Vergarés, y previa la bendición de las coronas; a un tiempo que las campanas suenan locas de alegría, atruena el espacio el estampido de las bombas, la muchedumbre de devotos aplaude y vitorea enardecida, y suenan potentes el Himno Nacional y el Agur Jaunak. Y mientras los aviones que le hacen también su corona, dejan caer una lluvia de pétalos de rosa; los Excmo. Srs. Arzobispo de Burgos y Obispo de Vitoria colocan primero al Niño Dios y después a la Stma. Virgen las preciosas coronas que sus devotos regalan para este inenarrable acto.

Por la mañana, a las once, se celebró una solemnísima Misa Pontifical oficiada por el Excmo. Sr. Arzobispo de Burgos, en la que predicó un precioso sermón nuestro Excmo. Prelado Diocesano, y cantó magistralmente el laureado Orfeón Vergarés.

Final Imborrable en la mente y corazón de los hijos de Artziniega y su Arciprestazgo, la impresionante jornada del ocho de septiembre de 1954. El día más grande que ha vivido Artziniega en su milenaria vida. Recuerdo de emociones indescriptibles, que intentaremos revivir en el corazón de nuestros hijos y nietos, como un gran acontecimiento en nuestra vida, y una brillante página en la historia de Artziniega.

En este momento se elevaba al Cielo sobre espirales de humo blanco, la Corona Espiritual que durante todo un año había fabricado el amor de los hijos de Artziniega a su Reina de la Encina. A continuación, nuestro queridísimo Sr. Obispo visiblemente emocionado, dirigió una vibrante exhortación a la muchedumbre que le escuchaba sin poder contener las lágrimas.


Artikulu honetan haginak bikote protagonista, zein da? tresna bat? hauxe ote?

Run-run Ras-ras adelante y atrás ¡carpintero! sigue con tu serrar.

Argala ta estua ez da txaparrote zerratzeko balio izena, zerrote

El serrote en tus manos su camino trazando va la viruta y el serrín con las esquirlas detrás.

No sería la primera vez que nos surge algún Norbaitek zerra edo zerroteren bat hartu eta ohol bat zerratu egin du. Normalean arazorik gabe egiten problema a la hora de utilizar el serrote. No dudes que los hay, y diversos. da, baina arazoak ager litezke. Nuestra intención, con este artículo y utilizando Gure asmoa, aldi batetik, Artziniega Museoan aurki ditzakegun tresnak erabiliz arazoei aurre egitea da, piezas del Artziniega Museoa, es dar solución a erabiliko ditugun tresnak aintzinetik datozkigula alguno de los problemas que pudieran plantearse y recuperar el uso de herramienta muy usada en otros ahaztu gabe. tiempos. Beste aldetik, zuk ( irakurle maiteok) zerbait No te olvides, tú lector/a, que si tienes otros gehiago edo beste modu batean badakizu arazorik remedios o lo que leas lo conoces de otra manera, te gabe jo gaitzazula adierazi nahi dizugu. animamos a que acudas a nosotr@s a contárnoslo.


1.- Herdoildura

/ Oxido

Izerdiak busti zuen tresna maitea herdoildura dagoenez garbi, zerrotea.

El serrote se ha oxidado con el sudor de tus manos para quitarlo despacio frota con mimo y paños.

Igurri ta igurri ez da azotea altzairruzkoa baita da kualitatea.

La vaselina y aceite de bálsamos la función para que la herradumbre no continue con su función.

Cuando aparece el óxido se intenta quitar Astiro astiro herdoildura kendu behar da. Batzuetan lixa finaz igurtzen da; ondoren olioa, txerri-manteka frotando, por ejemplo con lija fina intentando no edo antzeko eta alboko produktuak erabiltzen ziren estropear la hoja. Posteriormente se da a ésta, baselina o aceite mineral para conservarla. igurtzeko También podría utilizarse corteza de tocino, Aproposena olio-minerala omen zen. Normalean, lana amaitu ostean, zerrotea garbitzen zen trapu siku meano, jabón chimbo, etc. Es interesante, una vez batez. Batzuetan ahoa babesten zen bi ohol txikien terminado el trabajo no dejar la hoja mojada, limpiarla en seco. Al guarda o transportar, artean. protegerla.

2.- Entrama eman / Darle la entrama Hasi baino lehen, guk normalean eukitzen dugun zerrotea arrunta izaten denez, ez diegu ahoari eta hortzei begiratzen. Kasu honetan bi mugimenduak (aurrera eta atzerakoak) egitean mozteko gaitasun bera eskaintzen diguna. Aho angelua( a) 60 gradukoa da eta mozketa angelua (b) 120 ºkoa. Mozketa angelua gutxitu neurrian ahalegin gehiago egin behar dugu.

Normalmente solemos tener un serrote normal, que nos permite cortar tanto en el movimiento hacia adelante como hacia atrás; y que por supuesto no le solemos revisar los dientes ni el filo. En este caso, el ángulo entre dientes (a) es de 60 grados y el corte (b) de 120º. En la medida que disminuye el ángulo de corte, deberemos hacer mayor esfuerzo para conseguir el mismo trabajo.


Gure artean, ezaguna zuri argitzeko herri kulturan gordeta beti betirako.

Ebaketa garbia ondo egiteko entramadoria hartu entrama lortzeko.

No alinees los dientes, a la derecha los pares a la izquierda, impares a la suerte no tientes. Ni lo busques, no lo intentes porque no lo encontrarás en el diccionario no viene de tu tiempo, perderás. Nosotros hemos usado herramienta, ejemplar entramador por nombre del Museo muy singular.

Guk zerrotea behetik gora ikusten badugu eta hortzak lerrotuta baldin badaude, lerro bat (honen barruan puntu batzuk lerrotuta) ikusiko dugu, ebaketa-lerroa. Ebaketa-lerroak duen lodiera zerrotearen ahoari dagokiona da.

Si los dientes del serrote, estuvieran todos alineados, desde la parte superior solamente veríamos una línea (línea de corte). La línea de corte es la hoja del serrote de canto. La anchura de esta línea es la que corresponde al grosor de la hoja del serrote.

En este caso, dientes alineados, muy difícilmente Kasu honetan, guk oso txarto moztuko dugu podría el serrote hacer su función; sobre todo al zerbait; eta ohola siku ez badago ezin izango dugu trabajar con madera verde, ya que ésta se apretaría contra la hoja. ezta zerrotea sartu ere.


Este problema que se nos plantea lo vamos a Aurrekoa ikusita, guk zerroteari zerbait egin beharko diogu, hauxe entrama (entramia) ematea; solucionar fácilmente, para ello solamente tenemos que darle entrama al serrote. beraz, entramadoria erabiliko dugu. Entrama emotea, hortz bikoitiak alde batera desbideratzea ( eskumatara adibidez) eta besteak beste aldera ( bakoitiak ezkerretara adibidez). Horrela ebaketa-lerroaren zabalera zerrotearen ahoaren zabalera baino handiagoa izango da.

Utilizando las herramientas que posteriormente explicaremos, inclinaremos de forma alterna los dientes, unos hacia la izquierda y otros hacia la derecha; de forma que la línea de corte sea más ancha que el grosor de la hoja del mismo.

Ya hemos desviado los dientes; en este caso, pares Demagun hortz bakoitiak ezkerretarantz. desbideratu egin ditugula. Bikoitiak, berriz, a la derecha e impares a la izquierda. eskumatarantz. “a” es el grosor de la hoja del serrote. “a” ahoaren lodiera da. La entrama que hemos dado a cada diente es “1/2b” “1/2 b” hortz bakoitzari eman diogun entrama da. Por lo tanto “b” es entrama que hemos dado al Zerroteari eman egin diogun entrama “b” izan da. serrote.

“a + b” mozketa marra da

“a + b” línea de corte

Ya podemos serrar y hemos salvado el problema Zerrotea erabili eta gero, ez dugu hasieran geneukan arazorik eukiko. Baina entramia emoteko que se nos planteaba. Pero debemos tener cuidado a la hora de entramar. orduan arretaz egon behar gara.


Aunque hemos desviado los dientes; al cortar en el Nahiz eta hortzak alboetarantz desbideratu; lehenengo kasuan eta moztean, zerroteak zabaltzen primer caso, la línea de corte es más ancha que la hoja duen ebaketa marra ahoa baino zabaloagoa da eta y por lo tanto la madera no ejerce presión sobre ella. egurrak ez du ahoa estutuko.

2a ≥ b Bigarren kasuan, entramia gehiago eman diegu hortzei. Guztira ahoa baino bi aldiz zabalagoaga denez, egin dugun mozketa marra gehiegizkoa da, eta hortzen artean estrabe edo listoi bat agertu egin zaigu (d).

2a ≥ b En el segundo caso, damos más entrama a los dientes. La entrama total “b” es más ancha que el doble de la hoja. Al cortar, el canal que se forma (línea de corte) es tan ancho que supera el doble de la hoja y nos queda un listón de madera entre los dientes “d”.

Este caso lo tenemos que corregir. Hemos dado Entrama zuzendu behar dugu. Gutxiago eman demasiada entrama a los dientes. behar diegu hortzei. Estrabeaz aparte, egin dugun esfortzua bikoiztu egin zaigu gutxienez.

2a ≤ b

Denbora konturik, hauxe da entrama emoteko erabiltzen zen lehenengo trenza (edo gutxienez Museoan aurkitzen ditugunetatik). “TRISCADOR” izenekoa. Burdinazkoa da, eta kirtena egurrezkoa. Aurreko partean, aho edo sarrera batzuk ditu. Haietatiko sarrera batean zerrotearen ahoa sartzen da, hortzen luzera kontuan. Eta trama ematen zaie hortzei alde batera edo bestera desbideratzen.

2a ≤ b


Es la herramienta más antigua con la que contamos en el Museo para dar la entrama. Se le conoce con el nombre de TRISCADOR.

Básicamente consiste en varias entradas de diferente profundidad en su parte delantera (pieza de hierro). La altura del diente del serrote nos indica cuál sería la que tenemos que utilizar. Consta de un mango de madera. Introducimos el diente hasta el fondo y posteriormente doblamos.

Guk tramalku honi entramadorea deritzogu. Burdinazko tresna bat da. Palanca bat da, euste puntua erdian du; potentzia egiteko eskuak jartzen ditugu, eta erresistentzia zerrotearen hortzak egingo digu. Palanka honek hortza sartzen dugun gune bat du “A”, eta hemen entrama emango diogu hortzari. Torlojua “1” entrama gehiago edo gutxiago emateko balio du, zenbat eta barrurago orduan eta gehiago. Torlojua “2”k “3” eusteko balio du. “2” askatu ostean, “3”a aurrera edo atzera dezakegu. Hortza motza bada “3” aurreratuko dugu, luzea bada atzeratuko dugu “3” eta “2” ren ezkerreko muturra “A”n jeitsiko da. Entramadore batzuek badaukate torloju “4”. Honek zerrotea eusteko balio du, eta horrela fijo-fijo eukiko dugu. Zenbat entrama emoteko, eta tornoluju “1”i laguntza emoteko erregla edo aurkitzen dugu kasu batzuetan “5”.


A Nosotros lo llamamos entramador. Básicamente consiste en una herramienta de hierro. Una especie de hueco “A”, donde se entrama el diente cuando por presión de las dos manillas ( palanca de primer grado) giran sobre el punto de apoyo (tornillo) y la inferior (según la posición que vemos) se desplaza hacia arriba y desplaza el diente.

5 .

Encontramos un tornillo regulador “1”, a medida que lo giramos hacia abajo disminuye la entrama (inclinación del diente), porque hace tope con la manilla inferior. El tornillo “2” sujeta la corredera “3”. La corredera tiene forma de ángulo recto en su extremo izquierdo, y se introduce por debajo saliendo al hueco “A”. Si el diente del serrote es corto, soltamos “2” y adelantamos “3”. Si fuera largo, “3” lo deslizamos hacia atrás para que no salga tanto en el hueco “A”. El tornillo “4”, nos permite regularlo según el grosor de la hoja del serrote, de forma que una vez introducido la hoja no nos bascule. Algunos entramadores cuentan con una escala “5”, es un complemento a la hora de regular el tornillo “1”.

3.- Hortzak parekatu / Igualar los dientes Auskalo? Zergaitik?

¿Qué ha pasado?

No sería la primera vez que; porque se nos ha caído Batzuetan, ahoa ondo miatu eta gero hortzen bat el serrote, o porque tal vez no hemos calculado bien y besteak baino motzagoa dela kontura gintezke. Zerrotea jausi egin ote zaigu? Lanari hasiera emoteko hemos querido cortar alguna punta que no la habíamos visto; un diente se nos rompe. orduan apurtu egin zaigu?


Bi posibilitate eukiko ditugu:

Planteamos dos posibilidades:

a) Jarraituko dugu zerrotea erabiltzen. Denborarekin gainontzeko hortzak gero eta laburragoak izango dira. Apurtuta daudenekin parekatu arte. Bitartean esfortzu gehiago egin beharko dugu.

a) Seguimos trabajando con nuestro serrote como si todos los dientes fueran iguales. Con el paso del tiempo se irán los dientes igualando y cogiendo la misma altura. El esfuerzo al serrar sería mayor que si todos tuvieran la misma altura.

b) Guztiak altuera berberan jartzea, limatzea. Kasu honetan, lima lau bat hartuko dugu, onena berria ez dena izango da.

b) Podríamos, nosotros, igualar todos los dientes y no esperar a que pase el tiempo, ahorrándonos esfuerzo al serrar. Para conseguirlo utilizaríamos una lima plana y desgastada.

Lima zerrotearen gainean jarriko dugu, angelu zuzenak eratuz ( elkarzutak izango dira). Aurrerantzako eta atzerantzako mugimenduak egingo ditugu, hortz guztien altuera parekatu arte. Kasu honetan; astiro, astiro mugitu beharko dugu lima, presa gure laguna izango ez baita.

La lima la colocaríamos encima del canto del serrote, de forma que estuvieran en posición perpendiculares; formando entre ellos. La lima la moveríamos de adelante a atrás muy despacito y sin prisas, para que se mantenga completamente plana y perpendicular.

Hemos igualado todos los dientes; sin embargo el Orain hortz guztiek badaukate altuera bera, baina serrote se ha borrado, ha perdido el corte. galdu egin dute mozteko gaitasuna. Este nuevo problema, también se nos presenta Eskuetan daukagun arazoa, ez da hortzen altuera como todos sabemos después de usar herramientas parekatzen dugunean bakarrik agertzen. cortantes. Noizbehinka zorroztatu behar ditugu hortzak Es por ello que normalmente debemos limar el zerroteak ondo xerra dezan. serrote para que desempeña muy bien su tarea.


4.- Zorroztaketa / Afilado

Haginak zorrozteko lima triangeluarra hortzen artean sartuz mugitzen hasten da. Zerroteak ta limak angelu zuzena itxuratzen badute badugu lehena. Kirtena hartzekotan inportanteena hatz erakuslea da aukerakoena

Es interesante que nos apropiemos de una lima triangular que se adapte perfectamente entre los dientes del serrote. Para ello deberemos elegir la más adecuada. Es interesante que la lima la situemos muy bien entre los dientes. Además de que sea la adecuada para el ángulo entre dientes debemos tener en cuenta que es muy importante que la hoja del serrote y la lima forme un ángulo de 90 grados entre sí. Y además, será muy interesante cómo cogemos la lima y como colocamos los dedos en el mango. Para darle la correcta dirección y dominar la situación de perpendicularidad (90 grados) arriba expuesta deberemos extender el dedo índice a lo largo del mango, de forma que podamos, en todo momento, controlar la dirección y ángulo.

Lima nondik nora mugitu behar dugun jaiteko , entrama aztertuko dugu. Ezkerretarantz desbideratzen ditugun hortzek limaren erasoa eskumatik ezkerrerantzakoa izango dute.

Deberíamos tener en cuenta que el afilado debemos realizarlo, siempre en dirección de la entrama. Por lo tanto los dientes inclinados hacia la derecha serán atacados de izquierda a derecha.


A

B

Si el serrote tiene el corte a favor de veta la lima y Gure zerrotea betaren aldekoa bada, lima eta ahoa elkartzutak izango dira. Bestela hortzek ez dute el diente serán perpendiculares (A). Si desviamos la lima borramos el diente. xerratuko (A). Si los dientes son parta cortar a contraveta, éstos Betaren kontra mozten badu, limak eta ahoak angelu zorrotz bat eratuko dute, hortzek duten mozteko tienen el corte desviado hacia atrás, y deberemos respetarlo (B). aldea atzerantz desbideratuta dago (B). Zorroztatzeko orduan, edo hortzen altuera orekatu Es importante, que tanto en el afilado como al ostean, gero segarriren bat, lima, edo antzeko tresna igualar los dientes, posteriormente y con mucho cuidado se intenten quitar las posibles rebarbas pasatu behar dugu. producidas en los dientes (piedra de asentar, piedra de guadaña, lima,..).

5.- Tenplaketa ez galdu / Destemple Entrama ez badu, egurra lehor gabe baldin badago edo etengabe zerrotzen bada zerroteak berotu egiten da. Zerrotea altzairuzkoa denez, bere propietatea galtzen du beroagatik, eta “tenplaketa galdu duela” esaten da. Eguzkiak ere zerroteari kalte ekartzen dio. Horregatik, batez ere kanpoan (teilatu batean adibidez) erabiltzen bada, itzalpean babeste da.

La hoja del serrote es de acero. Si éste se calienta por: - falta de entrama en la hoja. - madera verde. - serrar mucho sin descanso. La hoja pierde la cualidad que le da el acero, es decir que pierde “su temple”. Es importante no dejar el serrote al sol. Cuando se trabaja en la calle ( sobre todo en los tejados), el serrote hay que protegerlo para que no se destemple.

Amaitu baino lehen, ezkerrak eman behar Nuestro agradecimiento a todas las personas que dizkiegu, artikulu hau egiteko, gai honi buruz nos han aportado sus conocimientos para la azalpenak eman dizkigutenak. confección de este artículo. Gogora ezazu zerbait esateko baldin baduzu Recuerda que esperamos vuestras sugerencias, guregana joko duzula gaituzula. opiniones y toda la información que podáis darnos.


Artziniega bizirik El verano es una época para gozar del buen tiempo y de las vacaciones, pero en Artziniega seguimos disfrutando, afortunadamente, de forma colectiva y las múltiples y variadas actividades realizadas durante este trimestre dan fe de ello.

Julio A lo largo de la segunda quincena de Julio tuvo lugar en la Kultur Etxea local una Exposición fotográfica sobre la Coronación de la Virgen de la Encina hace cincuenta años. Además de contactar con numerosos vecinos para recabar los testimonios gráficos existentes en el pueblo, se acudió al Archivo de la Diputación para completar la documentación existente en Artziniega.

Agosto Otra exposición fotográfica dio continuidad a la actividad en la Kultur Etxea. Esta vez una exposición sobre pájaros realizada con infinita paciencia por un vecino de la Goiko Plaza, Roberto González.

El partido de pelota que tuvo lugar al mediodía hizo que no sólo los vecinos, sino también los forasteros participaran en esta deportiva actividad, que logró reunir 2.730 monedas, cuya finalidad estaba destinada al mantenimiento del Santuario.

Miembros de la sociedad ciclista local, acompañados por otros ciclistas de la comarca, con el apoyo de las entidades y asociaciones locales, se lanzó a la aventura, organizando una carrera en bici a Santiago de Compostela sin parar, con relevos de ciclistas por supuesto. Consiguieron su objetivo y regresaron felices de la hazaña realizada y haber dejado testimonio en Santiago de la visita de un grupo de Artziniega.

El día 15, otra ocurrencia local, sirvió para que la Asociación de Amigos de la Encina organizara una prueba que pretendía obtener un record Guinnes, aunque al final los jueces ingleses no llegaron. La prueba consistía en cubrir el perímetro de la silueta del árbol de La Encina, dibujada en un lienzo, con monedas de un euro.

El día 29, último domingo del mes se celebró la tradicional Subasta del Santuario, con más aportaciones de los vecinos y una mayor asistencia, lo que hizo que la recaudación superara a la del año anterior.

Setiembre Otro mes trepidante de actos. Comenzando por el chupinazo de las fiestas, encendido por el concejal Mateo Lafragua y lanzado por el alcalde Imanol Aretxabala, tras la lectura del pregón por el cura recién ordenado Carlos Mendo. El primer domingo el Mercado medieval, actividad organizada por la Sociedad Dolarea, con la colaboración del resto de


asociaciones locales y gran parte de los vecinos. Otro nuevo éxito, aunque el bochorno agobiante que hizo no invitaba a coger el coche, si no era para ir a la playa.

La comisión de fiestas, un grupo entorno a Ganzorrotz Taldea no daba abasto para atender los numerosos actos programados, algunos coincidentes a la misma hora. El acto de más aceptación popular ha sido la Comida en la Campa de la Encina y la posterior bajada. Se echó en falta la música entre las cuatro y seis de la tarde, hora en que actuó un vistoso y completo grupo de danzas vascas procedente de Pamplona.

Después del remojón pudimos ver un partido de pelota a mano profesional. El frontón estaba a rebosar y los espectadores disfrutaron. Otro éxito de la Sociedad pelotazale de Artziniega y una satisfacción para Juanjo y Parro, que lo mismo gestionan la Asociación, como cuidan la cantera o barren el frontón. También el juego de bolos estuvo presente en los actos festivos, pero los tiradores más destacados fueron forasteros. A ver si se entrenan un poco más los del pueblo para ganar en las próximas competiciones. El día 8, además de los actos religiosos programados, el Diputado General y el Alcalde, en presencia del Obispo, procedieron a inaugurar, en los jardines del Santuario la escultura en hierro realizada por Luis Padura para celebrar el cincuentenario de la Coronación.

Kanpoko eraikina agudo bukatu gure asmoa baita berehala zabaldu

Margolarien lana bertan antolatu eskultoreena bebai barruan prestatu

Artziniega hiria denok daramagu mundu zabal osotik izena hedatu

Galiziara joan ginen arteak landatu aldi berean ere bertsoak kantatu

Birginaren koroak bost hamarkada du horixe dela eta alai gaude gu

Fededunak ezezik besteok ere ditu beraren gainjantziak anparatzen gaitu

Koroatzea dela guk birgogoratu arteko lagun taldeak zorionak hartu

La obra, titulada BILDU, simboliza una corona formada por siluetas de personas, con un


hueco para que te incorpores tu y cierres el círculo de la corona.

Actos previstos para el 4º trimestre Octubre Día 3 a las 12 h. Misa cantada y posterior Concierto de la Coral KOLITZA de Balmaseda.

Unos días después, en el Salón de Actos del Museo, Luis Padura nos relató, con la ayuda de imágenes, el proceso de realización y montaje de dicha escultura. El Concurso comarcal de ganado ha tenido este año una gran concurrencia de ganado, al no estar vigente ninguna restricción de traslado de animales, y de personas, cuyos vehículos llenaban los aparcamientos de la Campa y la carretera a lo largo de

Día 24 a las 12 h. Misa cantada y posterior Concierto por el ORFEON DE USANSOLO. Día 31 a las 12 h. Misa cantada y posterior Concierto de la Coral LAINO ERESI de Zalla.

Noviembre Inauguración del local para exposiciones temporales del Museo con Pintura y Escultura, de la obra que realizan los artistas locales, además habituales colaboradores del Museo.

Día 12 a las 20 h. Conferencia de María José Torrecilla sobre la Evolución del templo(Santuario de la Encina) a partir de los datos arqueológicos, en el Salón de Actos del Museo. Día 21 a las 12 h. Misa cantada y posterior Concierto de la Coral ISASIKO AMA de Gordexola.

la Cuesta de la Encina. Los mayores añoraban aquellas ferias de antaño que llenaban completamente la Campa de animales y cuyas txoznas no daban abasto a servir comida y bebida y música de acordeón y otros instrumentos presente durante toda la jornada dando un ambiente festivo a las ferias.

Y para finalizar el sábado 26 otra novedad. El estreno en el Santuario del auto sacramental EL NIÑO DE LA ENCINA, escrito por la popular escritora vasca Toti Mtez. de Lezea y representado por el grupo de teatro local Euria con el refuerzo de varios vecinos.

Día 28 a las 12 h. Misa cantada y posterior Concierto por la Coral ITZALDE ABESBATZA de Okondo.

Diciembre Día 8 a las 12 h. Misa cantada por el Coro Parroquial y finalización de los actos conmemorativos del cincuentenario de la Coronación con una ofrenda floral popular y un concierto de órgano por María Jesús Egia. Día 11. Inauguración de la exposición fotográfica ARGIZAIOLA-2004, concurso anual que convoca la Federación de Agrupaciones Fotográficas del País Vasco.


Artzik zerbait moztu nahi du. Nahaste borraste du berak. Gehienok, bezala, berak ez daki egurra edo burdina mozteko balio duten tresnak zeintzu diren.

Lotu itzazu tresna hauek dagokien materialarekin.


Nuestro amigo ARTZI quiere ser un buen carpintero. Se ha enterado que en Artziniega existe una gran tradici贸n de carpinteros desde hace muchas generaciones. Le vamos a dar una lista de apellidos, y con vuestra ayuda va a intentar subrayar aquellos que se pueden relacionar con carpinteros de Artziniega.

Gotxi Ochoa Castresana Astarloa Oficialdegi Mendieta Villate Gavi帽a Luengas Respaldiza Aretxabala Urkijo Ureta


EL SILENCIO DE LOS OJOS No era solo la ceguera y por lo tanto no poder correr con el perro o intentar tumbar al becerrillo lo que pesaba en el ánimo de Néstor; se le había quedado el ánimo como palo penetrado de comején, carcomido. “¿Qué culpa tengo por haber puesto aquel líquido en el mechero? ¿Acaso iba a quedarme solo en aquella enorme oscuridad? ¿No es cuando aprovecha el espíritu para apoderarse de uno?” No era kerex lo que estaba vertiendo sino gasolina; el fuego bajó rápido por la mecha, prendió en el candil y asustado se salpicó la cara y los ojos de la llamarada; sin respiro le empezaron a arder los pies. “Tomé la cobija de la cama y logré reducir el fuego; sí, yo perdí las vistas pero salvé la casa” Era para él la gesta de un guerrero; era un ciego valiente. Cuando llegaron los papás Néstor gemía conteniendo inútilmente los lamentos; acostado sobre la espalda agitaba pies y manos; llamaron a la señá Mercedes que le aplicó hojas y cebolla colorada; esperaron que pudiera recuperar las vistas pero pasaban los días... hasta que le llevaron al médico a Guayaquil. Costaba su plata pero los vecinos hicieron una recogida y toditos contribuyeron, para qué... Volvió como fue, con pomada para las heridas de la piel, vitaminas dicen que era. A partir de ahí se acabó todo: la escuela, el catecismo, el indor, los baños en el río Macul. “Tú no puedes seguirnos, te vas a caer y lastimar.” “Contigo nunca vamos a regresar.” “No salgas que te vas a llenar de toda la mierda de los bichos”. Dos años estaba así, cargando aquel peso como un balde de agua que hala en el fondo del pozo. “Esto es peor que no ver”; y con el pronombre “esto” se refería siempre a aquel silencio con el que lo envolvían. “¿Acaso yo fui el culpable? Y si lo era ¿no sufrí acaso la penitencia?” ¿O piensan que solo sirvo para comer, sin aportar nada como Tulio mi ñaño más mayor? ¿Creerán que es por gusto que no trabajo? ¿Será pena, tal vez, pena de lo que aconteció? “ Las respuestas que se daba duraban lo que un plato de comida en las manos, por esto que su pensar era una permanente pregunta; y no tenía muchos otros recuerdos en los que entretenerse. Aquel sábado de finados salieron todos: el papá Lucio, Amalia la mamá y los tres ñaños: Tulio, Denise y el pequeño Fredy. “Si llaman responde que el papá está dormido y que no se puede levantar, que la mamá ya llega”. ¿No podría llegar hasta el río, seguir el camino que va a la casa de don Alejo y dejarse bajar? Cuando sienta los montes volveré al camino que es más arenoso y pelado; enfrente de las escaleras está la cerca y me adentro por este lado. Viéndolo a la distancia hubiera parecido que estaba jumo; pero nadie reparó; era finados y habían salido todos, salvo los mayores que se acomodaban en la salita, aprovechando la hamaca que quedaba libre. Pero no terminó en la finca de D. Alejo sino que avanzaba cada vez más deprisa y angustiado sabiendo que estaba en otro lugar; palpaba el suelo y respondía con determinación: “sí, esto es camino. Aunque si no acierto bien donde estoy ¿cómo pues podré volver? Cuando me ladren los perros me verán”.


Y ya lo que buscaba era una casa y los ladridos que tanto le habían asustado sonarían como risas. “Ahora sí que empiezo a bajar y se oye el agua” Pero no se pudo percatar del vacío; rodó y cayó como un quintal de arroz en un corte que el filo del río había excavado. Durante un tiempo luchó por respirar pero no podía; tuvo que sentarse, levantar la cabeza y como quien mastica el aire devorarlo poco a poco. Sin probar el agua sabía que estaba en el río. Se paró poquito a poco, caminó por la arena y vestido se metió en el agua. Hacía tiempo que pasó el mediodía y había dejado el sol una corriente templada. Afortunadamente el agua no hay que verla; mejor todavía cuando uno cierra los ojos y la siente; y los pescaditos que vienen a picar las piernas. Salió y tal vez por el gozo del baño o por el hambre del día durmió junto al cauce, sobre la arena. Hasta que llegaron los moscos con su áspero despertador. ¿Y para salir? ¿Por el muro donde había rodado? ¿Río arriba o río abajo, pero luego? Así estuvo parado, hasta que sintió los gritos de los pájaros de la noche, los insectos crujiendo las alas y algunos aires. “Mejor me quedo”. Se acurrucó junto a la pared de tierra y se enrolló. Se hizo un cierto silencio porque son muchos los pobladores de la noche que no duermen. Entre ellos el Malo, el Duende, cuñado de la Flaca. ¿Sabría que estaba allí? Sí, lo sabía. Porque Néstor sintió un temblor que le hacía sacudir brazos, piernas y cuello, como el rabo segado de una lagartija. No valía la pena gritar, no tenía una oración, no había una vela para encender. El Espíritu malo se sentía fuerte y botándolo como una pelota lo llevó al agua y lo sumergía. “Un ciego muerto y uno vivo son parejos”. Pero no; él había vencido al fuego, había salvado la casa de su papi. Y saltó, desprevenido el Duende que lo atenazaba. Pero en vano, porque lo sacudió como al arroz que se desgrana. Néstor se tensó como un arco y con el puño golpeó al aire con todo su vigor, como un rayo que rompe la noche y gritó desde el alma

¡¡¡Maldito!!!

Voz que se hizo trueno por el cauce, que subió a la tierra todavía sin desmontar, llenó las casas, asustó a las palomas, hizo ladrar a los perros, correr a las guatusas y buscar un palo más alto a las iguanas.


Con un dolor profundo encerrado en toda gota de sangre, en cada sorbo de aire, en cada paso y en cada flexión, Néstor abrió los brazos y cayó en la tierra. Pensaron que había muerto porque no se movía; la arena estaba removida como si toda la noche hubieran escarbado unos enormes chanchos en busca de raíces. ¿Estás bien? Sí, le gané. Peleamos y le golpeé en las huecos de sus vistas y se quebró su boca y sus orejas afiladas se desprendieron por el río. En el recinto todo el mundo sabía lo que había pasado y que él había vencido al espíritu, que tenía un poder que ellos habían desconocido. Dudarlo era una imprudencia que podía atraer algún mal.

Oye, mhijo. Yo no sabía que tú ibas a usar la gasolina; la traje para la bomba de riego. ¡Quién iba a pensar! Nunca te hablé Nestorcito. ¿Qué iba a decirte, pues? ¿Que por culpa de tu papi estás ciego? ¿Qué ibas a pensar todos los días? Créeme mhijo que aunque tu estás ciego yo no he podido ver la luz. Papá Lucio lloro y lloró. Cuando llegó la mamá Amelia y lo vio así gritó ella de dolor; y lloraron Tulio y Denise; solamente Fredy miraba atemorizado dando algunos sollozos.

Todos se dieron cuenta que Néstor no estaba asistiendo a la escuela, no había hecho la primera Comunión y que no se acercaba al pueblo a oír las músicas como los otros niños siendo él tan valiente. El día de la Primera Comunión el padrecito Arcadio le dijo en la fiesta de los niños: “¿Néstor, no sabe echar amorfinos? Suelte uno” Dudó, se levantó y fijó en el frente su mirada vacía.

“Dicen que el lagarto es sordo y el murciélago no ve; pero ya veo en mis sueños a la mujer que amaré.

Tras la bulla de los aplausos y cuando el curita se iba: “Néstor, tienes que aprender versos; escucharlos todos y aprenderlos. Poner en tu mente un libro entero de versos. Posees algo importante: el tiempo. ¿Por qué no el mejor echador de versos?

Por eso recorre las fiestas, come pollo y Fredy le acompaña; algunos lo han visto también andar en la noche; los que lo encuentran le dicen: “La bendición, Donéstor” “Vaya en paz, amigo”


Nortzuk dira? Argazki honetan agertzen den norbait ezagutzen baduzu deitu.

Puedes ponerte en contacto con Gotxi, Paki, Blanca o Zurbi o deja un mensaje en el teléfono del Museo

Queremos reunir en el archivo del MUSEO, todas las fotografías de grupos de Artziniega que podamos hallar. Si conservas fotos antiguas, te pedimos nos las prestes unos días para hacer una copia. Te las devolveremos en la misma semana y agradeceremos tu colaboración.

¿Puedes localizar algún conocido entre los asistentes a la Coronación de la Virgen de la Encina el 8 de Setiembre de 1954?

Gurdia 11  
Gurdia 11  

Revista del Museo Etnográfico de Artziniega

Advertisement