Issuu on Google+

“ARTEA” Etnografi Elkartea Asociación Etnográfica “ARTEA Artziniega (Araba)

ARTZINIEGAKO MUSEOaren ALDIZKARIA LA REVISTA del MUSEO DE ARTZINIEGA

1. ZENBAKIA NÚMERO 1

2002eko martxoa marzo de 2002

EDITORIALA 2001eko Abenduan jaio zen GURDIA aldizkaria. Artea Elkartearen asmoa da hirubilabetero behin argitaratzea. Hilabete horretan baita zabaldu zen eraikuntza berriaren Kapera, zeina ospakizun areto bezala erabiliko den. Azkenik, Otsailan Saintutegiko Museoa itxi zen eraikuntza berriaren montajea hasteko. Museoa guztion Museoa da eta sede berrian martxan ipintzeko guztion laguntza beharrezkoa izango da. Anima zaitez! Zatoz zure laguntza eskaintzera! *********************** El pasado mes de Diciembre nació GURDIA con el nº 0. Ahora salimos ya en serio, con el nº 1 y propósito de continuidad trimestral. Como se suele decir “Esto marcha”. Cada día surgen nuevos retos y también se incorporan nuevas personas para ayudar a superar los obstáculos. En Diciembre se inauguró el Salón de Actos y en este lugar se han ido sucediendo actos culturales diversos que pretendemos continúen periódicamente. En Febrero se ha cerrado el Museo para comenzar poco a poco, pero sin pausa, el montaje de los oficios en la nueva sede. Va calando el mensaje que el Museo es de Artziniega, es de todos, y entre todos lo pondremos en marcha y esta es la mejor noticia que podemos daros. ¡Animo!

AURKIBIDEA 1 – Editoriala 2-3 Inauguración Salón de Actos 4-5-6-7 Ordenanzas de la Junta de Ordunte 8 –Museo-Albisteak 9- Cierre del Museo 10-11 Museoa barrutik 12- Kultura 13- Museo-Ikastetxe 14-15 Ipuina 16 – Nortzuk dira?


Nueva sede del Museo

INAUGURACIÓN DEL SALON DE ACTOS 15 de diciembre de 2001 a las 18 horas Tras varios años de trabajo desinteresado y callado de miembros y colaboradores de la Asociación Etnográfica Artea, trabajadores del Ayuntamiento e INEM y Campos de trabajo juveniles durante los dos últimos veranos, entre todos hemos conseguido recuperar un histórico edificio que se encontraba en la ruina. Lógicamente contando con el apoyo económico del Ayuntamiento, que desde un principio creyó en nuestro proyecto, y del próximo compromiso de la Diputación y del Gobierno Vasco. Con esta apertura, aunque haya sido únicamente del Salón de Actos, la Asociación que regenta el Museo quiere trasmitiros, en primer lugar, que este edificio es la sede del Museo de Artziniega y desea que todos los vecinos lo considereis como vuestro, animándoos a colaborar de cualquiera de las mil formas posible para hacer realidad su apertura en el plazo más breve posible y de su mantenimiento y progreso en el futuro. Y en segundo lugar que las actividades culturales de Artziniega cuentan desde hoy con un nuevo salón de actos. Y para su inauguración qué mejor que una Mesa Redonda sobre la educación en Artziniega, figurando como participantes una serie de personas veteranas que recibieron sus primeras lecciones en nuestros colegios. Contactamos con las personas de más edad como Mª Victoria Garay, Antonio Luengas (Tonín), Tomás Virizuela, Maxi Santa Coloma, etc. que mostraron su disposición a colaborar, pero por motivos de salud excusaban su presencia, quedando al final la Mesa conformada por Bernardo Ribacoba, Rosario Castelo, Felisa Polancos, Mª Luisa Villanueva y José Luis Castresana.

2001eko Abenduaren 15ean zabaldu zen eraikuntza berriaren kapera ospakizun areto bezala. Artziniegan eskaini den hezkuntzari buruzko Mahai Inguru bat egin zen.

A pesar del temporal de frío reinante el local estaba abarrotado de asistentes, cuando el Presidente de la Asociación abrió el acto con unas emotivas palabras, que reproducimos aparte, dando a continuación los moderadores inicio a la ronda de intervenciones, muy variadas por las diferentes edades de los participantes y hasta por las circunstancias económicas familiares que condicionaban en aquélla época la asistencia regular de algunos niños a la escuela. Nos fueron contando sus experiencias personales, una serie de sucesos y anécdotas de sus vidas, que conforman parte de la historia de Artziniega, haciendo pasar a los presentes un rato muy agradable. Un lunch con productos locales (chorizo, morcilla, queso, tortilla, etc.) preparado por unos cuantos vecinos en sus casas, prolongó la convivencia entre los asistentes con ganas de recordar otras anécdotas escolares personales.

Zabalkuntza hori izan da urte askotan eginiko lanaren emaitza. Eta dena jende askoren laguntzarekin: bazkideak, auzokideak, kanpoko ikasleak. Jakina, aipatu behar da baita Udaletxearen laguntza ekonomikoa.


Saludo del Presidente de la Asociación en la inauguración del Salón de Actos Arratsaldeon Denori En primer lugar agradeceros, por parte de los miembros de la ASOCIACIÓN ETONGRAFICA ARTEA, a todos/as vuestra presencia y asistencia a este primer acto de una nueva era de este centenario edificio, que como veis, a él también le ha tocado la Reconversión, aunque su nueva tarea no va a diferir mucho por la que nació, que no fue otra que la de impartir conocimientos y cultura a sus moradores. Hoy por fin empieza a amanecer y sentimos los primeros rayos de luz sobre nuestros ojos. Hace casi 20 años, los miembros de la ASOCIACIÓN ETNOGRÁFICA ARTEA tuvieron o tuvimos un sueño, cuando se dieron cuenta de la historia, de los trabajos, de los sufrimientos, de la vida y de la cultura que tenían aquellas piezas que los vecinos de Artziniega y alrededores les daban, les cedían o prestaban para que no se perdiera parte de nuestra historia y del saber hacer de nuestros antepasados, que necesitábamos y necesitamos sigan vivos con nosotros. Y se hizo realidad un sueño, aunque cuando casi no nos habíamos despertado del primero, estábamos inmersos en el segundo. Por aquellas fechas aún no estaba terminado de montar el Museo en el local donde se ubicaban las cuadras de la Hospedería del Santuario, y se vio que aquel lugar era insuficiente, se quedaba pequeño. Nuestros ojos, se quedaban prendados de este edificio, en estado casi ruinoso, cada vez que subíamos a La Encina a seguir con la tarea que nosotros mismos nos habíamos encomendado. ¿Un sueño? y ¿Por qué no puede ser otro sueño? ¿Por qué no intentarlo? Eran las preguntas que nos hacíamos. Gracias al tesón y al trabajo de los miembros de la Asociación, Ayuntamiento y de vosotros también, como vecinos/as que habéis creído en este Proyecto y nos habéis ayudado en

la medida que habéis podido, ayuda que esperamos seguir recibiendo, y si es posible cada vez un poco más. Hoy empezamos a despertar, y el sueño empieza a hacerse realidad, es un hecho palpable, sí, podemos empezar a disfrutar y seguir llenándonos de proyectos, seguir sintiéndonos vivos. Hoy es un día que va a ser histórico en el devenir de Artziniega. Nos queda todavía trabajo para verlo realizado, no podemos desfallecer ni nosotros como asociados ni vosotros/as, vecinos/as y avenidos/as a Artziniega, hasta no conseguir, hacer realidad este proyecto de MUSEO ETNOGRÁFICO del pueblo de Artziniega y de sus vecinos/as. Hagamos que sea referente cultural del pasado, del presente y muy valido para el futuro, con el que intentaremos hacer grande a Artziniega dentro de la ETNOGRAFÍA Y LA CULTURA dentro de nuestras fronteras y fuera de ellas. Preparaos vecinos/as de Artziniega de todas las edades, asociaciones, grupos culturales, cuadrillas, artistas, músicos, políticos, amantes de la cultura en general. Aquí tenemos un espacio para todos/as, para hacer realidad nuestros proyectos y hacer grande nuestro pueblo y sus gentes. Antes de terminar, los miembros de la ASOCIACIÓN ETNOGRÁFICA ARTEA, queremos agradecer y acordarnos de todos/as los que han trabajado, o están trabajando por el proyecto de la asociación en la sombra y que hoy no pueden estar aquí. También un reconocimiento a todos/as que por una u otra razón lo han tenido que sufrir o padecer, y todavía les toca seguir padeciendo. Sin mas daros las gracias por vuestra presencia aquí, sin olvidarnos de los oradores/as que seguro nos van a hacer pasar un rato agradable y que no cabe duda vamos a aprender no solo de ellos/as sino de todas las personas que queráis intervenir. Todos tenemos la palabra. Empecemos a hacer un rato de conversación entre amigos/as. Zorionak eta eskerrik asko.


ORDENANZAS DE LA JUNTA DE ORDUNTE (1) E

La Junta de Ordunte fué una unión muy antigua (en las Ordenanzas de 1623 se dice que las anteriores tenían más de 150 años) de los pueblos de Artziniega, Sojoguti, Retes de Tudela, Santa Coloma y Mendieta para legislar el mejor aprovechamiento de los montes y pastos comunales necesarios para la subsistencia de la población.

E

n el pozo de Ntra. Sra. de La Encina,

jurisdicción de la Villa de Arciniega, estando congregados en Junta General los vecinos de la Villa de Arciniega y de los lugares de Mendieta y de Retes, Santa Coloma y Sojoguti, especialmente Diego de la Cámara, Alcalde Ordinario de la Villa, Simón de Laballe, Alcalde de la Junta por la Villa y Lucas De Lacarrera, Alcalde de Junta por los dichos Concejos, el Alcalde Ordinario expuso cómo las Ordenanzas que la Junta tenía para la buena conservación de los montes y ejidos estaban desmembradas y con algunos capítulos que convenía se reformasen o quitasen, y añadiesen los que fuesen necesarios, y que los presentes viesen lo que convenía se hiciese, y todos unánimes y conformes dijeron que era útil y provechoso que se ejecutase y cumpliese lo propuesto y que se nombrasen para dicho efecto al dicho Diego.

n la casa de Ntra. Sra. de La Encina,

extramuros de la villa de Arziniega y jurisdicción de la Villa, a 19 de junio de 1623, en presencia del escribano y vecino de la Villa Diego Ortiz de Allende Salazar, se reúnen Diego de Lacámara, Alcalde Ordinario en la Villa de Arziniega y su jurisdicción, Martín Ortiz de Orue, arcipreste en el arciprestazgo de Tudela y cura de San Tomás de Mendieta y Pedro de Retes, Adrián Ortiz de Molenillo de Velasco, Pedro de Santa Coloma y Lucas de Lacámara personas nombradas por la Junta de Ordunte de la Villa y sus Concejos para la reforma de las Ordenanzas de la Junta y añadir lo que fuere necesario, habiéndose juntado para este efecto en virtud del poder dado por todos los vecinos en la Junta pasada, habiendo traído la Ordenanza vieja que la Junta y sus vecinos tenían, mirándola toda ella palabra por palabra, consideraron lo que convenía añadir y quitar para la buena conservación y aumento de los montes y ejidos.

D

ijeron que acordaron y ordenaron los

capítulos siguientes. Primeramente ordenaron y mandaron se guarde, cumpla y ejecute la susodicha Arbitraria y sus capítulos que la Villa y sus Concejos tienen, según y de la manera que hasta aquí se ha guardado desde hace más de 150 años.

O

rdenaron y mandaron que en la Villa de

Arziniega haya un Alcalde a Junta con el Alcalde Ordinario y un montanero como al presente le hay, y en los Concejos de


Mendieta, Santa Coloma, Retes y Sojoguti haya otro Alcalde de Junta y un montanero, para guardar y defender los montes de la Junta y que estos Alcaldes tengan jurisdicción de oír y juzgar sobre cualquiera pena o penas que en los dichos montes y ejidos se hicieren y los montaneros para las acusar y demandar. Que la Villa y Concejos hayan de dar nombrados para el día de Santa María de abril los Alcaldes y montaneros, cada uno el suyo, bajo pena de 200 maravedíes aplicados para la Junta, y que el domingo siguiente del dicho día, el Alcalde y montanero que así fueren nombrados vengan a hacer el juramento que son obligados, y los Alcaldes pasados, a dar cuenta de las penas que hubiere habido en su tiempo, bajo pena de 200 maravedíes para la Junta, a cada uno que lo contrario hiciere, y que el juramento tomen los oficiales que salieren a los que entraren.

A

sí mismo ordenaron y mandaron que se

haga Junta General tres veces en el año. La primera el domingo primero después del día de Santa María de abril, la segunda el primer domingo del mes de setiembre, en ésta que hagan acuerdo los Alcaldes sobre la forma de aprovechamiento de la grana que hubiere, y la tercera para San Martín. Si se hicieren más de tres Juntas en cada año, que paguen los Alcaldes que las mandaren hacer bajo pena cada uno de 200 maravedíes, salvo si fuere para dar colación a la Junta y que en el tal día no se pueda demandar madera, ni otra cosa bajo dicha pena, salvo en caso que haya alguna cosa que los Alcaldes no puedan remediar sin llamar Junta General, y que las dichas Juntas se hagan donde al presente se hacen, junto al pozo de Ntra. Sra. de La Encina.

O

trosí ordenaron y mandaron que todas

las veces que se llamase Junta General

aceptada por todos los Alcaldes, que el Alcalde que no viniere, así sea Junta de Alcaldes como Junta General siendo avisado para ello, que pague de pena 200 maravedíes por cada vez, la mitad para la Junta y la otra mitad para los ejecutores y Alcaldes, si no mostrare causa legítima que no pudo venir. Que los vecinos de la Junta y Concejos hayan de venir a todas las Juntas cuando fuere acordado por los Alcaldes, bajo pena de un real a cada uno que no viniere no teniendo impedimento avisen a los Alcaldes un día antes bajo pena de 100 maravedíes a cada uno que lo contrario hiciere aplicados en la misma forma.

O

trosí ordenaron y mandaron que yendo y

viniendo a la Junta o estando en ella, que ninguna persona sea osado a revolver ruido, ni decir palabras descorteses en la Junta ni fuera de ella, bajo pena de 200 maravedíes a cada uno que lo contrario hiciere, aplicados para la Junta. Y si sacare espada o otra arma o amenazare con palo o piedra pague la pena doblada todo para la dicha Junta.

A

sí mismo ordenaron que los Alcaldes que

cada año salieren, vengan a dar cuenta y razón de los oficios que han tenido durante su año al Alcalde Ordinario y Alcaldes de Junta, que entraren dentro de nueve días de como salieren y sean llamados para ello. Y que el Alcalde que no viniere a la recibir dentro del término que pague de pena 1000 maravedíes para los gastos de la Junta, para que haya cuenta y razón de lo que cada Alcalde hiciere en su tiempo y que la tal cuantía se tome en la casa de Ntra. Sra. de La Encina.


O

trosí ordenaron y mandaron que cuando

se hubiere de hacer Junta General, que el Alcalde Ordinario mande llamar a los Alcaldes de Junta en la Cámara de Ntra. Sra. de La Encina, en un domingo de mañana u otro día entre semana cuando les pareciere, para que juntos acuerden lo que cumple a la Junta y se comuniquen y para el efecto que sea de hacer y la Junta se haga en la comunidad.

A

maravedíes aplicados todos ellos para la Junta.

A

sí mismo ordenaron y mandaron que

cualquier montanero sea obligado de hacer lo que el Alcalde Ordinario o cualquier Alcalde de la Junta le mandare, siendo en cosas tocantes a la dicha Junta, bajo pena de 200 maravedíes por cada vez, salvo si el tal montanero tuviere algún impedimento legítimo.

sí mismo ordenaron y mandaron que

para cualquiera cosa tocante a la gobernación de los ejidos de la Junta hayan de ser todos los Alcaldes Ordinario y de Ordunte juntos para ello, y no los unos sin los otros, salvo si alguno no se pudiere haber, que los que se hallaren presentes lo provean y manden y no el Alcalde Ordinario sin ellos, ni ellos sin él, bajo pena a cada uno de 1000 maravedíes para la Junta.

A

sí mismo ordenaron y mandaron que

cualquier daño o pena que se hiciere en los montes y ejidos de esta Junta, que el Alcalde de Junta en su acera sea obligado a llamar al Alcalde Ordinario y que los dos anden los montes y ejidos con el montanero a saber el daño que tuviere hecho, y visto el daño por el Alcalde Ordinario y el de la Junta de Ordunte, que el montanero, dándole otro montanero por compadre si le pidiere, hayan de acusar y ejecutar las penas conforme a la Ordenanza, bajo pena de pagarlas de su casa. Que el montanero acuse de todos los que hubiere sospecha y el Alcalde los condene conforme a la Ordenanza y acudan con lo que sumaren las dichas penas y que los Alcaldes Ordinario y de Ordunte los condenen y el montanero o montaneros que las cobraren las entreguen bajo pena de 200

O

trosí ordenaron que los montaneros sean

obligados a ejecutar los mandamientos que por el Alcalde Ordinario y Alcaldes de la Junta le fueren mandados y sacar las prendas de los culpados, de cualquier vecino que cayere en pena de la Junta, y las venda cada montanero en su iglesia el primer domingo donde viviere el que la debiere, y en la Villa que la vendan el primer lunes al tiempo que salen de misa, y puedan tomar los dineros que valieren las tales prendas cuando ellos quisieren y acudan a dar cuenta los montaneros de lo que así cobraren a los Alcaldes dentro de diez días, para que haya razón y cuenta, bajo pena de 100 maravedíes para el montanero que no lo hiciere.

A

sí mismo ordenaron que los dichos

Alcaldes tengan un libro en que se asienten todas las dichas condenaciones, penas y ventas de montazgos que hubiere en la Junta como al presente le hay, para que haya cuenta y razón, y que luego que se acusare y sentenciare la pena, se asiente en el dicho libro, que la asiente el escribano, fiel y en este libro, que los Alcaldes que salieren el día de Santa María de abril, le


den y entreguen en la Junta General el domingo antes a los otros Alcaldes que entraren, y se le apura mencione en la Junta las penas que hubiere en cada un año por el domingo primero de Santa María de abril y el descargo que dan de las penas, de manera que haya razón y cuenta, y cargo y descargo, bajo pena que el Alcalde que no lo hiciere y diere, y el que no lo recibiere en el dicho día pague 400 maravedíes y que no se pueda hacer gracia de ellos, y no lo haciendo, que los mismos Alcaldes los paguen de sus casas, y los que entraren lo manden ejecutar.

O

trosí

ordenaron

que

cualquier

montanero que demandare a cualquier vecino de la Junta, fiador de Alcalde por alguna pena, y no se quisiere dar y no apareciere luego ante el Alcalde, aunque sea en domingo o en otro cualquier día, que pague de pena el tal rebelde 50 maravedíes y que todavía la pena sea del primer montanero que pidiere fiador, aunque se condene ante otro, y al que pidiere que se salve mostrándole las cepas y no se salvare, que de todas las que se mostrare y no se salvare, pague la pena conforme estuviere puesta, y cualquier Alcalde le condene en ellas y cualquier montanero que viere hacer cualquiera sea creyendo por su juramento.

O

trosí ordenaron que dos montaneros,

bajo pena de 1000 maravedíes a cada uno de ellos para la Junta, corrijan los montes y ejidos de la Junta y busquen las penas para las acusar y ejecutar, y que las que no vieren quién las hizo, que acusen a todos los que tuvieren sospecha de que las hayan hecho, y que se salven según costumbre ante el Alcalde Ordinario o Alcaldes de la de Ordunte, y que pongan en esto buena cuenta y diligencia, para que se sepa quien las hizo,

y que no nombren a uno más que a otro bajo cargo del juramento que tiene hecho, y de que sabrán por perjuros, que pongan por escrito a los que se salvaren y lo mismo a los que no se salvaren, para que se sepa la verdad, y no lo haciendo así, que los Alcaldes sean obligados a ir a visitar los ejidos y buscar las penas, y que las paguen los dichos montaneros de sus casas, además del perjuro y las que los Alcaldes hallaren, que las acusen los montaneros y los Alcaldes las condenen, conforme a esta Ordenanza, y las prendas que se sacaren las entreguen a los Alcaldes luego, para que se asienten en el Libro de la dicha Junta, para que haya cuenta y razón, y por el trabajo que tomaren y acusarlas y cobrarlas que hayan la cuarta parte de todas ellas.

O

trosí ordenaron y mandaron, que todas

las veces que hubiere grana, que los montaneros sean obligados, como dicho es, a corregir todos los Montes y ejidos, y prendar y correr todos los puercos que hallaren que sean de fuera de la Junta, bajo la pena de 1000 maravedíes, y cualquier montanero que fuere avisado por cualquier vecino de la Junta, que los puercos de fuera andan en los dichos montes a comer la grana, los batan a prendar, bajo la dicha pena de 1000 maravedíes por cada vez que lo contrario hiciere, y que esta pena la pueda acusar cualquier vecino, que lleve de pena por cada puerco mayor 10 maravedíes y del lechón 8 maravedíes, y esta pena sea para el montanero o cualquier vecino que los prendare. ........../..........

De la Escritura de aprobación de la Ordenanza, una vez


ordenados los cap铆tulos, y llevada por el escribano a la Junta General para que en ella la vean y determinen. Una vez aprobada queda inserta a continuaci贸n, del 9-Julio-1623.


MUSEOAREN ALBISTEAK Aldizkari honetako atal berri honen helburu nagusia auzokide guztiek Museoari buruzko albisteak ezagutzea da.

El objetivo de esta sección del Museo es haceros partícipes a todos de noticias referentes al Museo que creemos os puede interesar conocer. El proyecto exterior El año pasado la Asociación pidió a un arquitecto vecino del pueblo, Emilio Belón, que diseñara un proyecto para los exteriores del Museo. Finalmente nos lo presentó y ha sido muy positivamente valorado por la mayoría de los asociados. De acuerdo con dicho proyecto, la explanada que actualmente hay en la parte trasera del nuevo Museo se convertirá en una prolongación de la exposición que se muestre en el interior del edificio, pero al aire libre. Allí se expondrán las piezas que, por necesidad de espacio u otros motivos, se vea más conveniente exhibir fuera. En el centro se piensa realizar un anfiteatro que esperamos se convierta en centro de actividades culturales al aire libre. Nos toca ahora buscar la ayuda económica para poder financiar la obra y va por buen camino.

La colaboración de la Asociación de Mujeres de Artziniega con el Museo Nos hemos puesto en contacto con la Asociación de Mujeres de Artziniega para ver de qué forma se puede materializar su colaboración con el Museo. Después de enseñarles la nueva sede, les explicamos que su ayuda es importante para nosotros tanto en el momento actual como en el futuro, En este momento, habida cuenta de que nuestro objetivo fundamental es el montaje de oficios, nos van a ayudar en la limpieza y restauración de algunos muebles. En el futuro esperamos que su colaboración vaya encaminada a la puesta en marcha eventualmente de alguno de los oficios que se mostrarán en el nuevo Museo ya que, como recordareis indicamos en el anterior número de esta revista, el objetivo de nuestra Asociación es hacer un Museo vivo.

Excursión a Asturias Los días 16 y 17 de este mes quince socios y colaboradores de la Asociación participaron en una excursión a Asturias para conocer dos museos etnográficos: el de Grandas de Salime y el de Porrua. El objetivo de la misma fue coger ideas que pudieran ser aplicables a nuestro futuro Museo.

Los pintores del pueblo siguen colaborando con el Museo En el descansillo de la escalera del nuevo Museo se está procediendo a colocar un mural de enormes proporciones que a buen seguro se va a convertir en una de las piezas más relevantes del Museo. Es una obra de varios pintores locales: Alejandro Quincoces, Fernando Ureta, Pilar Alvarez, Luis Alvarez y Carlos Varela. Hecha con distintos elementos como madera, hierro y tierra, merece la pena ser contemplada desde lo alto de la barandilla. Les dejamos a los autores el trabajo de explicaros el sentido de la misma.

Próximas actividades Os anunciaremos con anticipación, a través de los carteles que pongamos por el pueblo, las que vayamos programando para los próximos meses. No obstante podemos anticiparos el borrador de los planificados para este mes y el próximo trimestre: 23 de Marzo: Conferencia sobre molinos a cargo de Sabino Díaz y Presentación de la publicación del Molino de Cabrilla. 13 de Abril: Conferencia sobre La Fragua a cargo de Luis Padura y Presentación de la publicación sobre La fragua de Pablo Respaldiza. 18 de Mayo: Conferencia sobre la cultura montubia (región de Ecuador donde se encuentra el misionero y colaborador de esta revista Benjamín Respaldiza) Junio: Hoguera de San Juan y presentación pública del mural del Museo.

Sin vuestra colaboración y presencia en los actos, no será posible llevar adelante este programa con éxito.


Durante los últimos meses, tanto los que habéis paseado junto a la nueva sede, como los visitantes del Museo en La Encina, habéis podido ver los carteles informativos de lo que será la próxima distribución del Museo.

Hoy

vamos a aprovechar que esta revista os llega a todos y todas para hacer juntos un recorrido imaginario por la planta baja del magnífico Museo Etnográfico con que pronto contaremos en Artziniega para disfrute de vecinos y forasteros.

Toda la finca formará parte del Museo, tanto el interior del edificio como el exterior. En esta ocasión te invitamos a pasear por su interior. Al entrar por la puerta principal encontrarás el recibidor y la monumental escalera, donde además del control de entrada de visitantes está una pequeña tienda que ofrece los trabajos editados por la Asociación Etnográfica Artea, y otros relacionados con el Museo y Artziniega. En la antigua capilla, hoy salón de actos, a través de medios audivisuales podrás ver un breve reportaje de término municipal de Artziniega y del propio Museo. Como el edificio tiene dos plantas, hoy iniciaremos contigo el recorrido por la planta baja.

En

la primera sala encuentras los oficios relacionados con el vestido y el calzado, necesidades primarias del hombre. Puedes ir contemplando los distintas fases del tratamiento de la lana, esa piel de oveja que tienes junto a ti huele a distancia, pero la lana una vez lavada huele, pero a lana. Ahora ves el tratamiento del lino, partiendo de la planta y

los laboriosos trabajos necesarios hasta convertirla en hilo y posteriormente en tela. Junto a las herramientas manuales puedes ver un telar, muy frecuente en pueblos y caseríos y hoy en Europa pieza relegada al Museo. Unos pasos más allá y estás viendo la casa taller del alpargatero y abarquero y junto a ella otra con el taller del zapatero en sus bajos. Y también relacionado con el vestido tienes delante el taller del sastre y modista y de la planchadora. Como ves esta misma sala alberga el oficio de cestero con su banco de trabajo y el proceso de elaboración de los cestos, elementos imprescindibles en nuestras vidas hasta que aparecieron las bolsas de plástico.

Pasando

al patio interior tienes unas primitivas colmenas, sin abejas por si acaso, pero sí las plantas con las que se nutren como el brezo y romero, el proceso de la miel y el de la cera, y enfrente el lagar que en setiembre se llenará de manzanas, olerá a sidra y podrás ver el proceso de su elaboración y si se puede también la del txakoli, mira cómo han crecido esas parras y el ambiente que se respira en la bodega entre barricas y los utensilios que utilizaba el tonelero para su reparación.

En

la siguiente sala el espacio más entrañable del caserío, la cocina, con su fuego bajo donde se pasaban las oscuras horas del invierno haciendo distintas labores y trasmitiendo de padres a hijos los conocimientos, tradiciones y leyendas, su fregadera, sus utensilios y mobiliario y una serie de olores y sabores, a los productos ahumados de la matanza, a ajos, cebollas, manzanas, ... porque además de la cocina puedes imaginarte la matanza del cerdo y las elaboraciones del queso y del pan.


Una

nueva sala y nos encontramos con varios oficios muy arraigados en Artziniega. Primero el de carpintero, con la descripción del proceso desde el árbol a la tabla, el banco de taller, las virutas y el serrín por los suelos. Ahora huele a humo. Fíjate, al lado está la fragua, construida de forma artesanal, artística. Claro que huele a humo, porque va a funcionar y podrás ver y oír el golpear del martillo del herrero contra el yunque periódicamente. Y en esta parte la cantería y albañilería, otros dos oficios con gran tradición en nuestro pueblo.

Otra

sala y estamos viendo los diferentes medios que utilizaban nuestros vecinos para el acarreo. Carros de bueyes, los más comunes, de burros y hasta de caballos.

Azken hilabeteotan ikusi ahal izan dituzue Museo barriaaren planoak. Aldizkari honen lehen zenbakian komentatu dizuegunez, gure helburua ez da tresnen erakusketa bat egitea, baizik eta Museoa noizbehinka guztion laguntzarekin martxan ipintzea. Aldizkariaren zenbaki honetan azalduko dizuegu nolakoa izango den beheko solairua.

La

siguiente sala como puedes ver está relacionada con la siega, tanto de hierba como de trigo, y la trilla. Hoces, dallos, segadora, enfardadora, trillos, aventadora, etc.

Ahora

pasamos a la sala dedicada a la agricultura. Como ves a la izquierda ves los utensilios más antiguos, las layas, los arados romanos, azadas, etc. y a la derecha con máquinas gran parte de ellas fabricadas por Ajuria en Vitoria. Brabanes, gradas, trapas, sembradora, escardadora, etc. y al fondo el caserío donde se guardan las herramientas cuando no están en uso.

Pasamos al segundo patio donde tienes la cuadra y el olor a basura y a animales. ¿a qué pensabas que podía oler en una cuadra? Muchos días en aquel pesebre encontrarás un burro, en el cortijo lechones, etc. etc., y como en nuestros caseríos también puedes ver el gallinero y las gallinas de un lado para otro, huevos en los nidales, ... Ese armazón de madera es el potro del herrador y las herramientas que éste utilizaba. Y dejando este ambiente del que disfrutarán tanto especialmente los escolares que lo visiten, terminamos el recorrido de la planta baja. ¿Te ha gustado? A nosotros nos ha encantado acompañarte.

Como has podido comprobar el Museo Etnográfico de Artziniega no se quedará en una mera exposición de objetos, muchos de ellos tienen vida, olor, sabor y a otros se la darán los artesanos que periódicamente trabajarán en los diferentes oficios, entre los que te invitamos a incluirte, que harán la visita más amena e instructiva. En una palabra INOLVIDABLE.


Kultura SALON DE ACTOS Durante las pasadas Navidades se han realizado una serie de variados actos, que con la colaboración de otros grupos, vecinos y el Ayuntamiento de Artziniega y por la concurrencia habida a los mismos, consideramos que este local se está consolidando como punto de referencia cultural del pueblo. Desde estas líneas nos gustaría hacer una llamada al sector juvenil, para que se incorporen a la asistencia de los actos culturales y poder escuchar sus propuestas, se nota demasiado su ausencia, actos culturales y resto de actividades culturales, deportivas, sociales, todas ellas desinteresadas, que tienen lugar en Artziniega.

Actividades Infantiles Cuenta cuentos en euskara Los peques, que acudieron en buen número acompañado de sus padres, pudieron dar rienda suelta a su imaginación y disfrutaron más que el narrador. Concierto de música alumnos de la escuela local Como viene siendo habitual por estas fechas, los alumnos de la escuela local de música hicieron una demostración pública de sus progresos, siendo agradecida sus interpretaciones con fuertes aplausos.

Conferencia El oficio de boticario antiguamente El ponente Antonio Barrios, conocedor en profundidad del tema, a cuya investigación ha dedicado gran parte de su tiempo libre, habiendo dejado recopilados sus conocimientos en un libro editado por el Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia, nos ofreció una amena charla ilustrada con diapositivas sobre el oficio de boticario, hoy transformado en farmacéutico, en el País Vasco. Las relaciones cordiales establecidas con el conferenciante, a través de nuestro farmacéutico Pablo, hicieron que éste regalara un ejemplar de su libro y se ofreciera como colaborador en el montaje de la Sección de Botica en el Museo. A pesar de ser un día muy frío y de compras navideñas, una treintena de personas compartieron la interesante charla y el lunch ofrecido a continuación. Vídeo El Mercado de Antaño en Artziniega El vecino del pueblo Javier Martín nos mostró un trabajo realizado en vídeo sobre el Mercado de Antaño que tanta participación popular tiene en Artziniega. La asistencia llenó el local y pasamos un rato recordando uno de los actos festivos que hacen que además pasarlo bien, el nombre de nuestro pueblo sea conocido allende de nuestras fronteras y sea visitado por multitud de forasteros, con las repercusiones económicas indirectas que estas visitas conllevan.

Teatro El grupo de teatro local interpretó varios sainetes de los hermanos Alvarez Quintero, con gran éxito de público ya que el local volvió a llenarse por completo.


U

na de las muchas actividades que cada año realiza nuestra Asociación es la de colaborar con el Colegio Público de Artziniega “Arteko Gure Ama”. Esta colaboración ha venido siendo muy variada, desde la facilitación de información, bibliografía y diversos materiales para el estudio de diferentes temas que aporten a los niños y niñas de nuestra Villa una visión etnográfica que les estimule la curiosidad por el orígen y la evolución de nuestra sociedad, así como su mayor comprensión. Pero también tienen cabida otras actividades como concursos, la ayuda para exposiciones, teatros, ... Las últimas actividades realizadas han sido el Concurso de cuentos sobre “La Navidad”, y la distribución de la historia del Olentzero.

Anecdotas encontradas en el Archivo Municipal Años 1883: Resúmen de niños y niñas matriculados y verificado por la Junta Municipal

Grabación del vídeo “La enseñanza en Artziniega” Contando con el apoyo de la Asociación Etnográfica Artea y del Colegio Público “Arteko Gure Ama” nuestro colaborador Javier Martín ha estado grabando la actividad escolar de nuestros chavales y chavalas con el fin de incluir estas imágenes en un vídeo que está preparando sobre la educación en Artziniega desde 1608, primera fecha de la que se tiene testimonio escrito sobre este tema, hasta nuestro días y distribuída en tres apartados, el primero relacionado con las fundaciones, el segundo sobre la enseñanza actual y su reflejo en Artziniega y un tercero sobre la historia del Colegio de las Carmelitas.

Edades Artziniega Campijo Retes

Edades Artziniega Campijo Retes

-6 6 2 2 10

NIÑOS 6-9 27 1 4 32

+9 38 5 3 46

Total 71 8 9 88

-6 17 1 18

NIÑAS 6-9 16 5 4 29

+9 28 1 3 32

Total 61 7 7 79

TOTAL Artziniega 132 Campijo 19 Retes 16 167


IPUINA

CUENTO:

Derecho de exigir “EXPEDIENTE DE NOBLEZA Y LIMPIEZA DE SANGRE”.

En el mes de noviembre la lluvia es un viejo recuerdo y los caminos densas alfombras de polvo. Me faltaba todavía cruzar una gran poza cubierta de lechuguín para llegar a la escuela; un muchacho bajó corriendo por una loma y me acercó una balsa que reposaba en la otra orilla; pisé en el borde y quiso hundirse pero el susto quedó en la rodilla; el agua estaba caliente como la atmósfera y el rostro del muchacho. Según nos acercábamos, con los susurros de los maíces secos llegaba también una voz dominante, como quien arenga una multitud: era el profesor que cumplía su actividad docente. Salió a recibirme: treinta y cinco años, decidido, cumplido. Impuso la orden de que toda la clase se pusiera en pie; nadie se demoró un segundo pues su mano blandía una fusta hecha de piel de vaca que hacía sonar por los pupitres a modo de estribillo. En torno a la escuela no había casas sino campos: unos de maíz con la espiga ya recogida y otros de arroz con su tallo cortado. Esto significaba que los alumnos habían salido de lugares dispersos, algunos muy distantes. Aquel látigo que se movía nervioso me traía a la memoria el viejo dicho “la letra con sangre entra”. Pero ¿cómo imaginar que...? Los niños y niñas estaban serios, formales, como corresponde a una buena educación y buen comportamiento. Tenía algunas preguntas para aquellos ojos que me miraban inquietos: -

¿Usted, cómo se llama? ¿Dónde tiene su casita? ¿Cuántos hermanitos tiene usted? ¿Cómo se dañó usted en ese brazo?

Pero la respuesta de esta última niña me la dio el profesor. -

Esta alumna no quiere aprender, es muy terca.


Era mulata; sus ojos ocultaban un misterio de mundos por descifrar. Le miré las piernas y también tenía las marcas negras, abultadas como la hiedra en la rama, alargadas, temblorosas. -

¿Cómo se llama su papá? Se fue ¿Vive con su mami? Sí ¿Tiene hermanitos? Sí ¿Cuántos? Otros

En la semana que me quedé en aquel recinto no pude ver más a la niña de la que no recuerdo su nombre. Tal vez solamente lo llegó a susurrar. Pero si me encontré con los moradores en tres ocasiones. -

¿Ustedes creen que los niños golpeados tienen buen ánimo para llegar a la escuelita? ¿El miedo será un buen aliado para aprender mejor? Yo no he visto que sus hijos tengan marcas por todo el cuerpo; pienso que será porque no les castigan con el látigo; Entonces, ¿por qué el maestro lo hace?

Hubo respuestas, réplicas, contrarréplicas, aprobaciones, reprobaciones hasta agotar la conversa. Había pasado un buen tiempo y la Señora Faustina del recinto de Poza Negra había salido al pueblo en busca de semillas de maíz. Pero pasó por la casa “a darle un saludito, padrecito, y a presentarle a Sabina que hemos conversado para que venga a enseñar a nuestros niños y que va a empezar el próximo curso”, Sabina era una mujer gordita y baja; podía tener 22 o 30 años pues se me hacía una cara como un cuaderno sin un borrón, sin una contraseña, “y también, seguía Faustina, para traerle el librito “GUARDIA” que se dejó usted olvidado”. -

¿Qué pasó entonces con el Sr. Profesor?

- Le mandamos salir. Hemos hecho lo que ponía en su revista: que el maestro tenga expediente de nobleza y limpieza de sangre. Y creemos la mayoría que la señorita Sabina es una persona muy noble, puesto que no se disgusta con los niños, y además va a tener a la clase limpiecita de cualquier herida”. - Mucho gusto en saludarla, señorita Sabina; los papás y los niños le van a agradecer mucho su buena disposición. Me saluda de mi parte a aquella niña morenita. Vayan con Dios. Me quedé releyendo mi GURDIA y con esas bendiciones que, al darlas, siempre espero que se queden un poco entre mis manos.


Nortzuk dira? Argazki honetan agertzen den norbait ezagutzen baduzu deitu

Entre todos tenemos que identificar a la plantilla de alumnos del Colegio de Artziniega en 1933. Nos gustaría contar con tu colaboración. Ponte contacto con Gotxi, Paki, Blanca o Zurbi o deja el mensaje en el teléfono del Museo 945.396.210 y te llamaremos.

Agachados (de izquierda a derecha): Melquíades Etxebarria, Celestino Castelo, Francisco Benigno Agirre y Julio Ureta Sentados: Primitivo Fraga, Clinio Castro, José Ramón López, Pepín Otxoa, Cipriano Alava, Julen Elorduizapaterietxe, Bienvenido Peña 1ª Fila a pie: Alejandro Llano, José Ramón Canibe, Isidoro Aresti, Alberto Beraza, José Luis Castresana, Sergio Castro, Javier Alonso, Daniel Beraza, José Antonio Santa Coloma e Iñaki Elorduizapaterietxe Ultima fila: Policarpo Yarritu, Francisco Garai, Bernardo Rivacoba, José Mari Asla, José Luis Fernández, José Luis Alonso y Lucio Aresti


Gurdia 1