Page 48

46

TEXTO: CHELA SANDOVAL

CIERRE

Del sufrimiento radical al activismo espiritual:

La esperanza de

Gloria Anzaldúa Peleo por hablar desde lo profundo de la herida, sacar un sentido de la muerte y la destrucción y recomponer las piezas de mi vida. Anhelo pasar a las nuevas generaciones el activismo espiritual que he heredado de mis culturas. Gloria E. Anzaldua; Seamos la sanación de la herida. La gran Gloria Anzaldúa, filósofa de la liberación, siempre firmaba sus libros con un “contigo.” Estoy segura de que viaja con nosotras a través de la muerte y la destrucción, de la humillación y la pérdida. Aun estando ella misma herida, los escritos de Anzaldúa están concebidos para aumentar a los supervivientes en todas partes. Cuando dice que nació “con ojos que nunca se cierran” se refiere a que vive su vida como un testigo con determinación, que no se da la vuelta ante verdades dolorosas. Al contrario, Anzaldúa asiste como testigo y las describe todas: el shock de la represión económica y de la represión sostenida por el gobierno, encarcelamientos, desapariciones y destrucción: transformaciones traumáticas en el planeta como terremotos y tsunamis: la desesperación y desesperanza que provocan nuestras traiciones a los que amamos, las que ellos nos hacen y quizás las mas difíciles de todas, las traiciones que nos hacemos a nosotras/os mismas/ os. Aunque estos traumas sean diferentes los unos de los otros, para Anzaldúa son todos “arrabatos.” El arrabato es una agitación, una sacudida que puede (si sobrevivimos a ella) proporcionar un pasadizo a otra dimensión. Este pasadizo, cree Anzaldúa, altera nuestra matriz especial formada por mentecuerpo-emociones, la personalidad y sus percepciones. El

arrabato rompe la percepción del día a día; libera una percepción, al menos de forma momentánea, de la narrativa del ser social de todos los días, despierta nuestras percepciones desde una casa prisión… La ruptura traumática que es el arrabato, nos invita, por tanto, a un espacio alternativo, un espacio que Anzaldúa identifica utilizando el termino nahual “nepantla” que significa “espacio entre dos mundos”. Anzaldúa trabajó durante toda su vida con el objetivo de enseñarnos cómo penetrar, navegar y atravesar esta topografía extraña y esperanzadora que es el espacio, tiempo y significado nepantliano1.

1  Se han introducido en las investigaciones académicas a través del curriculum de los estudios étnicos numerosos términos indígenas de las Américas que significan conceptos filosóficos y místicos antiguos tales como el Hopi “koyannisqatsi”, los Nahuatl “Nepantla” y “Coatonatiuh”, los Aztecas “Coyoxahi” y “Coatlicue” y los Mayas “In Lak’Ech,” “Hunab Ku” y“Panche Be”. Han sido desplegados como en el ejemplo de Anzaldúa, “nepantla”, como puntos cercanos para interpelar, llamar a ser una conciencia tribal global. Anzaldúa honra la profecía maya de que el completar el gran círculo de 13 “Baktuns” acarreará un cambio en la conciencia humana hacia modos más compasivos de ser y de reuniones sociales. La nueva fase venidera del ser requiere un conocimiento íntimo de formas de conocimiento nepantlianas. Para Anzaldúa, ser una “activista espiritual” quiere decir que navega en la dimensión de nepantla. Al hacerlo, trae consigo el final de la historia de la humanidad entendida como sufrimiento, destrucción y muerte. Volar por las dimensiones nepantlianas revela un mundo entre géneros, entre culturas, donde los participantes desarrollen una habilidad profunda para percibir y promulgar el igualitarismo.

Profile for musac_museo

Hipatia nº 4_Revista bimensual de las mujeres de la cárcel de Mansilla de las Mulas (León)_  

Edición especial último número Hipatia con las colaboraciones de Maria Galindo, Eva Garrido y Yera Moreno, Sara Rosenberg, Virginia Villapla...

Hipatia nº 4_Revista bimensual de las mujeres de la cárcel de Mansilla de las Mulas (León)_  

Edición especial último número Hipatia con las colaboraciones de Maria Galindo, Eva Garrido y Yera Moreno, Sara Rosenberg, Virginia Villapla...

Profile for musac_ara
Advertisement