Page 8

esteriotipados y caricaturizados como seres de la barbarie, de la brutalidad, de la incivilización que obligará al europeo a «domesticarlos» por su propio bien. Hoy en día es probable, sólo probable, vindicar la problemática planteada por Said y otros autores y llevarla al concierto Latinoamericano, donde, desde cierto punto de vista, también se generaron ideas de nosotros los «sudacas» caricaturizadas como el roto, el compadre, el zambo, el cholo, el huaso, el gaucho, etc. Y se han homogeneizado problemáticas que muchas veces son locales (cuando son reales). Con estas narraciones realizadas en la mayoría de los casos por los mismos forjadores de los imaginarios nacionales, que con su acción maniataron a Latino América al encadenarla al sueño europeo y les dieron las prerrogativas a los del viejo continente o se arrogaron el «carácter» primer mundista para hablar con propiedad sobre nosotros, y lo más grave, muchas veces, por nosotros. Luego vendría el país del norte a tomar posesión de los despojos que dejó Europa. Es por eso que las líneas que viene a continuación, si bien se refieren al problema del Orientalismo se pueden leer perfectamente desde (y para) Latinoamérica, intercambiando, en un ejercicio lúdico, Inglaterra por Estados Unidos, Oriente por América Latina, subalterno por subalterno, etc. Usted verá. Las posibilidades son muchas (aunque el provecho puede ser poco). Estas ideas, entre otras, terminarán por configurar las prácticas y procesos culturales de este lado del mundo, no sólo para configurar

8

Revista AA14  

Arículo "El Orientalismo - Y la (posible)correspondencia con Latinoamérica de Muñozcoloma

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you