Page 1

INFORME SOBRE LA APLICACIÓN DEL RÉGIMEN DE PRESUPUESTOS MÍNIMOS PARA LA PRESERVACIÓN DE GLACIARES Y DEL AMBIENTE PERIGLACIAL - LEY NACIONAL Nº 26.639 -

PRIMERA ETAPA SEPTIEMBRE 2013

DEPARTAMENTO DE ANDALGALÁ PROVINCIA DE CATAMARCA


DERECHO AL ACCESO AL AGUA. UN DERECHO HUMANO ALBERTO ALEJANDRO PAEZ1 MARIA SELENE HERRERA AGÜERO2 El agua, como fuente de vida, es un Derecho Humano básico. Es un elemento indispensable para la vida del hombre, la vida animal, vegetal y de todo organismo biológico.El derecho de acceso al agua, es un derecho esencial del ser humano y de la naturaleza.Como elemento vital, el acceso a ella, nos permite gozar de otros derechos, como el derecho a la salud, a la alimentación adecuada, a la vida digna, todosreconocidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles, Económicos y Culturales de la ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS.El derecho de acceso al agua, es un DERECHO HUMANO UNIVERSAL y, es, por lo tanto, un derecho inalienable, e irrenunciable, porque sin él no resultaría posible la continuidad de la vida.Según publicación de la ONU “Programa de ONUAgua para la Promoción y la Comunicación en el marco del Decenio (UNW-DPAC)3”, la Asamblea General de la ONU mediante Resolución A/RES/64/292, reconoce por primera vez oficialmente el derecho al agua y al saneamiento. Siguiendo esta resolución el Consejo de Derechos Humanos de la ONU mediante Resolución A/HRC/RES/15/9, establece que “el derecho al agua y al saneamiento es parte de la actual ley internacional y confirma que este derecho es legalmente vinculante para los Estados”, y en la misma resolución “exhorta a los Estados a desarrollar herramientas y mecanismos apropiados para alcanzar progresivamente el completo cumplimiento de las obligaciones relacionadas con el acceso seguro al agua potable y al saneamiento, incluidas aquellas zonas actualmente sin servicio o con un servicio insuficiente”.En este marco, entendemos que el acceso al agua es un derecho esencial, fundamental, exigible por cualquier persona a todos los estados, y a su vez, los estados deben garantizarlo a todas las personas sin distinción de raza, color, religión, sexo o discriminación de cualquier tipo.La resolución emanada del Concejo de Derechos Humanos 1

de la ONU, es obligatoria para Argentina. Pero, además, nuestro país, cuenta con otras normas que tienden a la protección del agua como elemento esencial. Por ello, se han dictado normas federales, de presupuestos mínimos de protección ambiental, y particularmente del recurso hídrico indispensable. Las normas sancionadas, tienden a la mayor protección del agua, de la salud, de la vida humana y de la naturaleza. Así, han sido sancionadas numerosas leyes entre las que encontramos la Ley 25.6754 de “LEY GENERAL DEL AMBIENTE”, que establece los “Presupuestos mínimos para la protección del ambiente”; Ley 25.6885“Régimen De Gestión Ambiental De Aguas”; Ley 26.639, que establece el “Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Peri-glacial”.El Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, establece un piso mínimo de protección ambiental sobre las áreas de protección. Es decir, las provincias y los municipios, y cualquier persona, física o jurídica, deben cumplir como mínimo con la protección establecida por la ley 26.639. Como podemos observar, lo que protege esta ley es el agua. La ley, establece la protección de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, como “reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano; para la agricultura y como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas; para la protección de la biodiversidad; como fuente de información científica y como atractivo turístico. Los glaciares constituyen bienes de carácter público”. Como decíamos anteriormente, el derecho al acceso al agua protegida de este modo, resulta posibilitador de la efectiva garantía de los derechos humanos a la salud, a la alimentación adecuada, a la dignidad humana.A efectos del cumplimiento efectivo de la letra de la ley, el RPM para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, en su art. 2 indica: qué es lo que debemos entender por Glaciares y por Ambiente Peri – Glacial, definiéndolos como: “Art. 2: Definición. A los efectos de la presente ley, se entiende por glaciar toda masa

Intendente del Municipio de Andalgalá - Catamarca Argentina. Municipal del Municipio de Andalgalá - Catamarca - Argentina. 3 http://www.un.org/spanish/waterforlifedecade/pdf/human_right_to_water_and_sanitation_milestones_spa.pdf 4http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/75000-79999/79980/norma.htm 5http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/anexos/80000-84999/81032/norma.htm 2 Fiscal


de hielo perenne estable o que fluye lentamente, con o sin agua intersticial, formado por la re-cristalización de nieve, ubicado en diferentes ecosistemas, cualquiera sea su forma, dimensión y estado de conservación. Son parte constituyente de cada glaciar el material detrítico rocoso y los cursos internos y superficiales de agua. Asimismo, se entiende por ambiente peri-glacial en la alta montaña, al área con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico. En la media y baja montaña al área que funciona como regulador de recursos hídricos con suelos saturados en hielo”. La Ley indica qué son los Glaciares y el Ambiente Peri - Glacial, y dice hasta dónde se extiende su protección. En definitiva, lo que hace el legislador, es INTERPRETAR la norma; nos dice exactamente qué es lo que debemos entender por Glaciares y qué debemos entender por Ambiente Peri – Glacial, haciendo una diferenciación según dónde se encuentra el área de protección, en la alta montaña o en la media montaña. Ello indica que NADIE puede interpretar la norma de manera diferente a la que allí está establecida. Por lo cual, tanto las autoridades nacionales, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (que es la autoridad de aplicación de la norma, Conf. Art. 9 L 26639, y Dto. Reglamentario nº 207/2011 Art. 9), como las autoridades de IANIGLA - Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales, todo funcionario nacional, provincial o municipal, jueces, y todo habitante de la nación argentina, estamos obligados al cumplimiento de la ley, en las interpretaciones que ha definido el legislador. Porque de lo contrario, estaríamos violando la ley.Entre los puntos más importantes, de la ley de Preservación de Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, debemos destacar que ella, DISPONE la CREACION DE UN INVENTARIO NACIONAL DE GLACIARES Y DEL AMBIENTE PERI – GLACIAL (Art. 3).Prescribe, que el inventario y monitoreo del estado de Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, será realizado y de responsabilidad del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) con la coordinación de la autoridad nacional de aplicación de la presente ley.El RPM para la Protección de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, describe en su Art. 6, aquellas actividades que se encuentran prohibidas en el área de protección, tales actividades son: inc. a) La liberación, dispersión o disposición de sustancias o elementos contaminantes, productos químicos o residuos de cualquier naturaleza o volumen. Se incluyen en dicha restricción aquellas que se desarrollen en el ambiente periglacial; b) La construcción de obras de arquitectura o infraestructura con excepción de aquellas necesarias para la investigación científica y las prevenciones de riesgos; c) La exploración y explotación minera e hidro-

carburífera. Se incluyen en dicha restricción aquellas que se desarrollen en el ambiente periglacial; d) La instalación de industrias o desarrollo de obras o actividades industriales. Estas actividades, no pueden desarrollarse en el área sujeta a protección, porque de llevarse a cabo las mismas, sería altamente probable que se produzcan daños a los Glaciares, y al Ambiente Peri – Glacial cercano a la zona donde se llevaría a cabo la actividad.Por último, el RPM para la Protección de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, en su Art. 15 determina cuáles son los plazos máximos en los que se deberán cumplir las actividades establecidas en la ley, y otorga 60 días a partir de la sanción de la ley para que IANIGLA presente un cronograma de la EJECUCIÓN DEL INVENTARIO, el cual deberá comenzar de manera inmediata por aquellas zonas en las que, por la existencia de actividades contempladas en el art. 6 (actividades prohibidas), se consideren prioritarias. (…)en estas zonas deberá realizarse el inventario previsto en el art. 3, en un plazo máximo de 180 días. (…)Las actividades descritas en el artículo 6º, en ejecución al momento de la sanción de la presente ley, deberán, en un plazo máximo de CIENTO OCHENTA (180) días de promulgada la presente, someterse a una auditoría ambiental en la que se identifiquen y cuantifiquen los impactos ambientales potenciales y generados. En caso de verificarse impacto significativo sobre glaciares o ambiente periglacial, contemplados en el artículo 2° las autoridades dispondrán las medidas pertinentes para que se cumpla la presente ley, pudiendo ordenar el cese o traslado de la actividad y las medidas de protección, limpieza y restauración que correspondan”.Todas las normas mencionadas son legislación vigente en todo el territorio nacional.Con el RPM para la Protección de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial, vigente desde el 28 de Octubre de 2010, dos años después de sancionada dicha ley, el Municipio de Andalgalá no recibió informe de actividades y avance sobre el Inventario Nacional de Glaciares, aun cuando había sido requerido en varias oportunidades mediante nota a las autoridades de la Provincia de Catamarca – Departamento Ejecutivo Dra. Lucía Corpacci; al Sr. Director de IANIGLA Dr. Ricardo Villalba, y Sec. De Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a fines del año 2012. El Municipio de Andalgalá, a cargo del Sr. Intendente, Alberto Alejandro Páez, decidió exigir el cumplimiento de la Ley de Protección de los Glaciares y del Ambiente Peri – Glacial.A los fines descriptos, en cumplimiento de la ley y en la convicción de que el acceso al agua es un derecho humano, la Municipalidad de Andalgalá por medio del Sr. Intendente municipal, en coordinación con el área de


Fiscalía Municipal de dicha institución a cargo de la Ab. María Selene Herrera Agüero, se intimó fehacientemente al Director de IANIGLA DR. RICARDO VILLALBA, y por tantoRESPONSABLE de realizar el INVENTARIO NACIONAL DE GLACIARES (Art. 5 L.26639), a fin de que dé cumplimiento a los Arts. 3, 4, 5, 6 y 15 Ley 26.639.Por su parte, el Dr. Villalba, informó por igual medio a nuestro municipio que se procedería a realizar el INVENTARIO NACIONAL DE GLACIARES en las zonas del NEVADO DEL ACONQUIJA cuenca SALI DULCE y CUENCA ALTA DEL RIO JURAMENTO, y en las zonas que,en los términos del Art. 6 L. 26639, se consideran prioritarias como el Proyecto Minero Agua Rica y Proyecto Minero Filo Colorado, de cuya existencia IANIGLA habría tomado conocimiento por comunicación de la Municipalidad de Andalgalá.En este contexto, la Municipalidad de Andalgalá en uso del poder de policía ambiental que le compete, dispuso la conformación de una COMISIÓN FISCALIZADORA, asumiendo la responsabilidad que como estado le corresponde respecto del cumplimiento de la leyes, pero también como de los derechos de la comunidad,tales como el derecho acceso al agua, a la salud, a una alimentación adecuada, a la vida digna, al acceso a la información sobre nuestros recursos naturales.La Comisión Fiscalizadora, fue integrada por prestigiosos

MARIA SELENE HERRERA AGÜERO FISCAL MUNICIPAL MUNICIPALIDAD DE ANDALGALÁ PROVINCIA DE CATAMARCA REPUBLICA ARGENTINA

profesionales idóneos, el Dr. en Ciencias Geológicas: Aldo Luis Banching; Lic. en Geografía con Maestría en Geomorfología Cuaternaria: Pablo Lidoro Toranzo Rozzi; y el Dr. en Ciencias Geológicas: Carlos Seara.Parte de la comisión fiscalizadora, acompañó a los técnicos de IANIGLA, Lic. Toranzo y el Dr. Banchig, a realizar los trabajos de campo, y de corroboración de un mapeo satelital que había realizado previamente IANIGLA. Emitiendo, luego del trabajo en gabinete con participación de los tres técnicos mencionados, un dictamen conjunto donde pudieron plasmar sus apreciaciones sobre el trabajo de observadores que les había solicitado el municipio, y un trabajo explicativo que se le solicitó al Lic. Toranzo Rozzi, a fines de que toda la comunidad pueda apreciar las consideraciones expuestas por nuestros técnicos.El presentación que realizamos en este acto, es la primera etapa del trabajo multidisciplinario en el cual han participado, y seguirán participando, la sociedad andalgalense, diversas organizaciones sociales, profesionales, que en conjunto con el municipio, estamos interesados en el efectivo cumplimiento del Derecho al Acceso al Agua, el Derecho a un Ambiente Saludable, el Derecho a la Salud, el Derecho a la Vida, el Derecho a una Alimentación Adecuada, el Derecho a la Vida Digna. Todos Derechos Humanos, fundamentales, universales, inalienables e irrenunciables, para los seres humanos y para la naturaleza.-

ALBERTO ALEJANDRO PAEZ INTENDENTE DE LA MUNICIPALIDAD DE ANDALGLALÁ PROVINCIA DE CATAMARCA REPUBLICA ARGENTINA


Exigencia ética al IANIGLIA con motivo del Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar Lic. Myrian Genisans Pro Eco Grupo ecologista, Tucumán- RENACE Facultad de Artes, UNT / Otra UNT es posible

El avance de una política de producción que imprime modelos altamente agresivos a la base tangible e intangible que los soporta, denominada Medio Ambiente, se perpetra al margen de la Naturaleza, incluida la humana, desatendiendo, cuando no violando, leyes y normativas que garantizan el gozo de un ambiente sano y el deber de preservarlo justamente de actividades productivas que afecten negativamente la herencia que corresponde a las generaciones de seres humanos venideras1. La ley 26.639 de Régimen de Presupuestos Mínimos para la preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglaciar es un instrumento legal que nos ordena explícitamente en la preservación de regiones territoriales concretas. La no sujeción a la ley para proceder al Inventario Nacional por parte de la institución de Estado encomendada2 nos desafía a cada uno a reflexionar críticamente sobre la cultura depredadora que deriva de la voracidad de negocios (actividades productivas) proscriptos legalmente3. El Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar debe hacerse sujeto a la ley y de forma científica. Desde algún lugar habremos de hacer esta crítica y actuar en consecuencia. Para tal fin recurrimos al contundente y claro aporte de Mario Bunge en su texto Ética, Ciencia y Técnica4. Desde este lugar se nos instruye sobre que “la ciencia es un organismo dinámico compuesto no solamente de proposiciones sino también de propuestas y de actos guiados por criterios, reglas y normas mediante los cuales los investigadores científicos procuran satisfacer ciertos desiderata (verdad, claridad. Universalidad, etc). y algunos criterios que se emplean en ciencia son claramente normativos: dicen lo que debe hacerse para conseguirse determinados fines; y algunos actos que el científico realiza qua científico son actos de valoración, que a veces expresa explícitamente cuando coteja hipótesis 1 Artículo

rivales.” (pp 30). Más adelante Bunge nos expresa que cuando se trata de cotejar hipótesis empíricas se presenta cuantificar la preferencia; que esta operación implica un juicio de valor de la hipótesis que en algunos casos dicho juicio posee valor ético. Se trata de comprender que el riesgo que se asume al aceptar determinada hipótesis no es meramente teórico (de refutación) sino de alcance práctico. De ahí la necesaria vigilancia de cada uno de nosotros, en un desafío de construir juicios a nivel metacientíficos, ya que en este nivel, nos advierte el filósofo, comparamos entre sí procedimientos y teorías. El Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar debe hacerse sujeto a la ley y de forma científica entendiendo que el científico formula juicios de valor, que el técnico formula juicios éticos, que la tecnología al ocuparse de satisfacer requerimientos individuales y sociales no teóricos constituye un puente entre el campo del conocimiento y el de la valuación. Con esto reforzamos el posicionamiento de defender el artículo 6º de la ley 26.369. Ya que responde a salvaguardar el Bien Común por encima de intereses particulares enmarcados como “actividades productivas”. Frente a la actitud de los responsables científicos que tienen la obligación de Estado en proceder al Inventario, cabe una actitud colectiva, de quienes nos encontramos comprometidos de manera intergeneracional por la verdadera y efectiva preservación de Naturaleza, de afincar en un estado de vigilancia activa de sus actos a los fines de develar en qué medida se ajustan o no al cumplimiento de la normativa, en este caso nuestro Régimen de Presupuestos Mínimos para la preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglaciar, sujeto a los criterios que adopten. Este estado de vigilancia activa, en tanto sujetos de derecho ambiental y en el marco de una democracia represen-

41 de la Constitución Nacional argentina Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLIA- CONICET) 3 Art. 6º de la Ley 26.369 (de actividades prohibidas) 4 Edición corregida y aumentada, editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1996 2


tativa que nos ordena, actualiza la certidumbre generada científicamente, siguiendo el aporte de Bunge, mediante la cual nos rige diciendo que científicos (ingenieros, administradores) detentan una máxima responsabilidad en el estado en que se encuentra el mundo; son sujetos que contribuyen al poder de decisiones. Son sujetos de responsabilidad moral y social no sólo como ser humano y ciudadano sino también como profesional. Este estado de vigilancia activa tiene que recordar a los cuadros

científicos- técnicos que asumen responsabilidad en el marco de leyes que intentan preservar Bienes Comunes de “actividades productivas” que los aniquilan, las exigencias surgidas del código interno, autónomo del ejercicio científico5 expresadas como honestidad intelectual, independencia de juicio, coraje intelectual, amor por la libertad y sentido de la justicia. La misión de la ciencia no es acatar sino innovar, no es ocultar sino descubrir.

“La moral de la ciencia es autónoma (en oposición a los códigos morales autoritarios) e iluminista en oposición a la moral de la guerra (militar o comercial)…explicarás, aclararás y difundirás hasta donde puedas”.(pps 50 a 53). Reconociendo que si bien los resultados de la ciencia presenta a menudo un semblante éticamente neutro, los científicos tienen rasgos morales bien destacados. Bunge insiste en que la ciencia en su conjunto no es éticamente neutral, que los valores morales que la ciencia exige y robustece, y las reglas del método científico se controlan recíprocamente. Que “en esa mutua determinación radica la fuerza de los preceptos morales de la ciencia; en esta fuerza radica la tragedia de su corrupción (pp58).

técnicas, administrativas centradas en el ejercicio del derecho a un ambiente sano y equilibrado, y el deber de preservarlo de actividades productivas que, mientras afectan negativamente a paisajes culturales actuales, hereden daños ambientales a las futuras generaciones, entiende que la ciencia debe tender a concretar resultados que amplíen y profundicen un Estado de Buen Vivir. Ya que entiende de inicio que la ciencia es un Bien Público, que su aplicación al usufructúo privado, sectorial, constituyen delitos plausibles de ser encuadrados como crímenes de lesa Humanidad y lesa Naturaleza.

Este colectivo de vigilancia de las actuaciones científicas,

Lic. Myrian Genisans Pro Eco Grupo ecologista, Tucumán- RENACE Facultad de Artes, UNT / Otra UNT es posible

5

En el texto que nos orienta: Cap. 5 “ La ética de la ciencia y su corrupción”


Informe explicativo e introductorio al informe técnico

SOBRE EL INVENTARIO GLACIAR EN LA CUENCA DEL SALAR DE PIPANACO SUBCUENCA RÍO ANDALGALÁ

Informe explicativo al Informe Técnico sobre la campaña a cargo del equipo de IANIGLA al Municipio de Andalgalá


Informe explicativo al Informe Técnico sobre la campaña a cargo del equipo de IANIGLA al Municipio de Andalgalá Visita del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA - CONICET) al territorio del Municipio Andalgalá dentro de las tareas desarrolladas a los fines del Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar en la Cuenca del Pipanaco - Subcuenca Río Andalgalá. Una situación que me gustaría dejar en claro desde el comienzo de este texto es que IANIGLA desde la sanción de la ley, pasando por la construcción y publicación del documento público conocido como “Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar: Fundamentos y Cronograma de Ejecución”1 , hasta las tareas de relevamiento, análisis y corroboración realizadas en campo, no cumple con lo estipulado por la LEY DE PRESUPUESTOS

MÍNIMOS PARA LA PRESERVACIÓN DE LOS GLACIARES Y DEL AMBIENTE PERIGLACIAL. IANIGLA no estipula por ningún medio inventariar el Ambiente Periglaciares en su conjunto dentro de su informe de inventario. A continuación pasaré a detallar y fundamentar mis dichos del párrafo anterior

A. Consideraciones que llevaron a fortalecer la ley desde la protección del ambiente en su conjunto y no desde inventariar exclusivamente la geoforma del Glaciar de Roca. Una primera observación es que en innumerables entrevistas - televisivas, radiales y periódicos impresos y webs que se le hicieron al Director de IANIGLA Ricardo Villalba y otros miembros de esa institución nunca nombraron al ambiente periglacial como un bien a ser inventariado. Siempre se remitieron a las áreas glaciares.

ción de áreas dentro del Ambiente Periglacial. Si coincidimos que aproximadamente desde los últimos 10.000 años hasta hoy estamos viviendo en un periodo interglaciar entenderemos que las áreas glaciares son territorios que si los afectamos mínimamente -directa o indirectamente- son tendientes a la desaparición. Estas masas de hielo reinan en ecosistemas muy debilitados. Esta situación se potencia si le sumamos las actividades humanas que modifican el clima a nivel global como así también a escala local.

Hasta el día de hoy con el inventario en preparación desde IANIGLA se usan los términos que estipulaba por definición el Art 2 del proyecto del Senador (MC2) Daniel Filmus. Estos términos son para las Aéreas Glaciares los Glaciares Cubiertos y Descubiertos y dentro del Ambiente Periglacial las geoformas conocidas como Glaciares de Roca. Cabe aclarar que el proyecto del Senador (MC) Daniel Filmus no fue sancionado por las Cámaras del Congreso Nacional y transformado en ley.

Esa susceptibilidad de estos ambientes me hizo pensar y aún continuo haciéndolo que caer solo en el inventario de glaciares y glaciares de roca es de una gran irresponsabilidad técnica más allá del claro incumplimiento con respecto a la ley hoy vigente.

Lo cierto de esta situación es que el propio Senador (MC) Daniel Filmus desestimó su proyecto y defendió ante el Senado de la Nación el proyecto que llegaba desde la Cámara de Diputados que definía y pedía inventariar las Áreas glaciares y el Ambiente periglaciar en su totalidad.

Si solo se inventarían los glaciares de roca dentro del ambiente periglaciar corremos el riesgo de perder las áreas glaciares a corto o mediano plazo. Los Glaciares de Roca son una de las geoformas que se vienen desarrollando dentro del paisaje o ambiente periglacial, lo que me lleva a pensar que si solamente se cartografía estas geoformas todas las que estén fuera serían susceptibles a ser utilizadas por las actividades prohibidas en el Art 6 de la ley. Quiero decir con esto que

Desde que me toco asesorar de Diputado (MC) Miguel Bonasso y ser co-redactor, junto al Dr. Enrique Viale, del proyecto de ley que hoy es la ley arriba mencionada me surgió la misma preocupación en cuanto a la discrimina-

1 Documento público publicado en la página web del IANIGLA. Link del documento citado http://www.ambiente.gov.ar/archivos/web/SUBpolitica/file/Cro-

nogramaInventarioGlaciaresIANIGLA.pdf 2

MC = Mandato cumplido

1


al permitir la entrada de ciertas actividades destructivas como la minería a cielo abierto o la hidrocarburífera en estos ambientes tan frágiles cambiaremos a corto plazo las condiciones reinantes en los glaciares de roca. En un plazo no mucho mayor estaríamos entregando las áreas donde estaban ubicados cuerpos glaciares desaparecidos

por la entrada de actividades prohibidas. Lo más indignante de esta situación es que la ley está vigente y es de presupuestos mínimos, y no son ni el estado nacional, ni las provincias o municipios los que no respetan ese presupuesto sino que es una institución dependiente de CONICET la que lo hace.

B. Observaciones de la construcción del Documento Publico “Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglacial: Fundamentos y Cronograma de Ejecución” IANIGLA-CONICET con respeto a lo establecido en las definiciones de la Ley. Desde el Veto Presidencial de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner (2008) se junto un grupo de redactores políticos, técnicos y ONG´s para generar una supuesta propuesta superadora que fue conocida mediáticamente como el Proyecto de Glaciares de Filmus.

Este proyecto en su Artículo 2, destinado a las definiciones, establecía textualmente el texto que adjunto a continuación.

Art. 2° – Definiciones (Proyecto Filmus) A los efectos de la presente ley, la protección se extiende, dentro del ambiente glacial, a los glaciares descubiertos y cubiertos; y dentro del ambiente periglacial, a los glaciares de escombros; cuerpos que cumplen uno o más de los servicios ambientales y sociales establecidos en el artículo 1°. Se entiende por: a) Glaciares descubiertos: aquellos cuerpos de hielo perenne expuestos, formados por la recristalización de la nieve, cualquiera sea su forma y dimensión; b) Glaciares cubiertos: aquellos cuerpos de hielo perenne que poseen una cobertura detrítica o sedimentaria; c) Glaciares de escombros: aquellos cuerpos de detrito congelado y hielo, cuyo origen está relacionado con los procesos criogénicos asociados con suelo permanentemente congelado y con hielo subterráneo, o con el hielo proveniente de glaciares descubiertos y cubiertos. Son parte constituyente del ambiente glacial y periglacial protegido, además del hielo, el material detrítico rocoso y los cursos internos y superficiales de agua. Por otro lado el Diputado Nacional (MC) Miguel Bonasso recuperaba la ley vetada y la volvía a presentar nueva-

mente en diputado. Este, ahora proyecto de ley, en su artículo 2 enunciaba.

Art. 2° – Definición (Proyecto Bonasso) A los efectos de la presente ley, se entiende por glaciar toda masa de hielo perenne estable o que fluye lentamente, con o sin agua intersticial, formado por la recristalización de nieve, ubicado en diferentes ecosistemas, cualquiera sea su forma, dimensión y estado de conservación. Son parte constituyente de cada glaciar el material detrítico rocoso y los cursos internos y superficiales de agua. Asimismo, se entiende por ambiente periglacial el área de alta montaña con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico. Luego de algunos cruces entre el Diputado Bonasso y el Senador Filmus, ambos mandato cumplido, decidieron aunar esfuerzos en base a la definición establecida en Articulo 2 del proyecto de ley presentado en Diputados por Miguel Bonasso.

ampliarla a media y baja montaña. La Ley 26.639 de Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial fue sancionada el 30 de Septiembre de 2010 y promulgada de hecho el 28 de Octubre de 2010 bajo el siguiente texto en su definición.

Esa base estaba establecida fue sobre definición del Ambiente Periglaciar en su conjunto con la salvedad de 2


ARTICULO 2º — Definición. A los efectos de la presente ley, se entiende por glaciar toda masa de hielo perenne estable o que fluye lentamente, con o sin agua intersticial, formado por la recristalización de nieve, ubicado en diferentes ecosistemas, cualquiera sea su forma, dimensión y estado de conservación. Son parte constituyente de cada glaciar el material detrítico rocoso y los cursos internos y superficiales de agua. Asimismo, se entiende por ambiente periglacial en la alta montaña, al área con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico. En la media y baja montaña al área que funciona como regulador de recursos hídricos con suelos saturados en hielo. Ahora bien, no se entiende porque si la ley en su artículo 2 de definición a los fines del inventario presupone que mínimamente hay que inventariar las Áreas Glaciares y el Ambiente Periglaciar el IANIGLA estipula las definiciones de los Glaciares Descubiertos, Cubiertos y de escombro en la páginas 20 y 21 de su documento, “Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglacial: Fundamentos y Cronograma de Ejecución”, de actividades nombrado anteriormente y linkeado en el pie de página 1 de este informe.

ciones establecidas en el documento de IANIGLA para la formulación del inventario se ajustan perfectamente a ese proyecto y no a la ley vigente. IANIGLA desde su documento metodológico y su accionar en campo obtendrá como resultado el Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglaciar incumpliendo gravemente la ley por haber estipulado una definición muy inferior al presupuesto mínimo establecido por la Nación. A pesar de sonar reiterativo, me gustaría volver a repetir que la discriminación de geoformas que realiza el IANIGLA a la hora de plasmar definiciones a los fines del inventario provoca una reducción sustancial del área a ser protegida de actividades estipuladas en el Artículo 6 de la Ley. Dichas actividades de instalarse en estas regiones desprotegidas por el inventario se verían directamente afectadas a corto plazo. Esta afectación se vería en la drástica reducción de glaciares y periglaciares son nuestros reguladores naturales de las cuencas hídricas.

Más adelante dentro del informe de IANIGLA complementan los redactores del documento que “... En el ambiente periglacial existen numerosas geoformas con hielo en su interior. Sin embargo, los glaciares de escombros al estar sobresaturados en hielo, son los más importantes desde el punto de vista de reserva hídrica (Corte, 1976; Schrott, 1996; Azocar y Brenning, 2010)...”. Con respecto al párrafo anterior no se ve en ninguna parte de la Ley 26.639 que el IANIGLA pueda o tenga la autoridad de interpretar, dividir o discriminar geoformas dentro del Ambiente Periglaciar y que eso conlleve a que geoformas dentro de dicho ambiente no sean inventariadas por no ser glaciares de escombro.

Pasando a las medidas transitorios de la Ley, IANIGLA en su metodología no propone ningún cronograma de auditorías a las zonas desde se desarrollan las actividades descriptas en el Artículo 6 y desde ya no cumple con los plazos establecido. A continuación copio el texto del Art 15 de la ley.

Por otro lado, si releemos el proyecto embanderado en principio por el Senador Filmus veremos cómo las defini-

ARTICULO 15. — Disposición transitoria. En un plazo máximo de SESENTA (60) días a partir de la sanción de la presente ley, el IANIGLA presentará a la autoridad nacional de aplicación un cronograma para la ejecución del inventario, el cual deberá comenzar de manera inmediata por aquellas zonas en las que, por la existencia de actividades contempladas en el artículo 6º, se consideren prioritarias. En estas zonas se deberá realizar el inventario definido en el artículo 3° en un plazo no mayor de CIENTO OCHENTA (180) días. Al efecto, las autoridades competentes deberán proveerle toda la información pertinente que el citado instituto le requiera. Las actividades descritas en el artículo 6º, en ejecución al momento de la sanción de la presente ley, deberán, en un plazo máximo de CIENTO OCHENTA (180) días de promulgada la presente, someterse a una auditoría ambiental en la que se identifiquen y cuantifiquen los impactos ambientales potenciales y generados. En caso de verificarse impacto significativo sobre glaciares o ambiente periglacial, contemplados en el artículo 2° las autoridades dispondrán las medidas pertinentes para que se cumpla la presente ley, pudiendo ordenar el cese o traslado de la actividad y las medidas de protección, limpieza y restauración que correspondan. 3


C. Observaciones del trabajo de campo por el equipo técnicos participante de construcción del “Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglacial: Fundamentos y Cronograma de Ejecución” IANIGLA-CONICET con respeto a lo establecido por la Ley. mos con el Dr. Luis Banchig y que nos remiten a existencia de un ambiente periglaciar, mas allá de la presencia de los glaciares de escombro activos e inactivos son:

Me gustaría comenzar diciendo que al estar restringida la definición, en sector de Definiciones a los fines del inventario, a Glaciares de Escombro dentro del documento de metodología de IANIGLA lógicamente el trabajo de campo se restringirá a esta geoforma.

Glaciares de Escombro Fósiles Suelos Poligonales Morrenas de Fondo, Laterales y Terminales con muestras de acción de erosión periglaciaria. Taludes de Erosión Criogénica Lagunas y Esteros de Altura Crecimiento en corona de los pastizales de altura (Iros)

En la visita que se hizo entre los días 7 y 10 de Septiembre a la Cuenca Alta del Pipanaco fue imposible para los técnicos de IANIGLA relevar todos los valles donde se pretendía corroborar la información obtenida en laboratorio sobre el estado activo, inactivo y fósil de los glaciares de escombro. De los 7 valles que componen la Subcuenca del Río Andalgalá solo se relevaron parcialmente 3 de ellas.

Por otro lado, y apuntando a lo explicitado en el Art 15 de la Ley donde se nombran las medidas transitorias hay que decir que en ninguno de los sectores con actividad de minería de la Cuenca del Pipanaco, Proyectos Agua Rica y Filo Colorado, fueron auditados durante la vista de IANIGLA al Municipio de Andalgalá.

Me cabe adjuntar dos consideraciones del párrafo anterior; una de ellas sería que el relevamiento y corroboración fue solo hecho sobre los glaciares de escombro, no se cartografió ninguna de las otras geoformas y características reinantes en el ambiente y paisaje periglaciar que más adelante detallare explicativamente.

Tampoco fue relevada, por los técnicos de IANIGLA, la situación del camino que une el sector del Ingenio con el Proyecto Filo Colorado que corta cuatro de los cinco valles que componen la cuenca y que demuestran la presencia de ambiente periglaciar. Este camino de servidumbre minera corta total y parcialmente un total de 8 glaciares de escombro.

La segunda consideración que me gustaría realizar es que intentar realizar una corroboración de información en tan solo dos días y medios de trabajo real es imposible teniendo en cuenta que fue muy poco tiempo con respecto a las dimensiones de la cuenca. Algunas de las geoformas y características que observa-

D. Consideraciones con respecto al camino de servidumbre minera El Ingenio - Filo Colorado. Recuperación y Pedido de Informe. Lo que correspondería hacer por parte del IANIGLA por lo que establece la ley en sus Artículos 6 (de Actividades prohibidas) y 15 (Medidas transitoria) sería la auditoria de este sendero y presentación de informe ante la autoridad de la Secretaria de Medio Ambiente de la Nación para ser enviada a la Secretaria de Minería de la Nación y Provincia de Catamarca, con el fin de cortar cualquier tipo de actividades en el sector por hallarse claramente dentro del ambiente periglaciar y disectar una gran cantidad de glaciares de escombro.

vigente y sus definiciones. Considero que para la recuperación de las vertientes afectadas, donde existe la presencia de glaciares no debería hacerse ningún tipo de obra que necesite de maquinaria pesada, es más desde mi punto de vista no realizar ninguna obra provocará que al largo plazo se recupere la pendiente natural y el flujo de alimentación entre los taludes cortado por el camino y los glaciares, lagunas, esteros y demases geoformas del ambiente periglaciar. En los sectores donde se ubican los pastizales debería hacerse alguna obra de recuperación de bajo impacto sin la utilización de maquinaria pesada que recupera la pendiente natural y su cobertura vegetal para evitar el avance de la erosión retrocedente.

Dado que no fue realizada ninguna tarea de relevamiento de este camino el Municipio debería pedirle a IANIGLA directamente o por intermedio de la Secretaria de Ambiente de la Nación un informe sobre la situación del camino con respecto a lo establecido por la Ley 4


Suelos Poligonales Los suelos poligonales son una geoforma característica de los ambientes periglaciares y demuestran la existencia de periodos de congelamiento y descongelamiento del suelo. En la imagen se ve como las rocas se van acumulando a los bordes laterales marcando limites a un polígono. Eso ocurre por efecto del movimiento del suelo al hincharse y deshincharse en los periodos de hielo y deshielo. Estas Geoformas no fueron relevadas por los técnicos de IANIGLA.

Pastizales en forma de corona Otro indicados de presencia de ambiente periglaciar son los pastizales que crecen en forma de corona. surgen por el efecto de procesos de hielo y deshielo que al hinchar y deshinchar el suelo producen corrimiento que dan como resultado estos característicos círculos y semicírculos. Suelen cubrir grandes extensiones del ambiente periglaciar. Estas geoformas tampoco fueron relevadas por los técnicos de IANIGLA.

Esteros de altura Dentro del ambiente periglaciar es muy común encontrarse con grandes superficies de cubiertas por esteros que son susceptibles por su gran volumen de agua y suelos altamente humedecidos a ser sometidos a periodos de congelamiento y descongelamiento. Así como los glaciares de escombro estos también cumplen la función de ser reguladores del las cuencas hídricas. Tampoco fueron relevados estos campos de esteros de altura por los técnicos de IANIGLA.

5


Proyectos no auditados ni relevados por IANIGLA en torno al Art 15 de la Ley 26639. Proyecto Minero Agua Rica

Camino de servidumbre El Ingenio Filo Colorado

Proyecto Minero Filo Colorado

Lic. Pablo Lidoro Toranzo Rozzi Mg. GeomorfologĂ­a Cuaternaria 6


7


8


INFORME DE ACTIVIDADES INVENTARIO GLACIAR EN LA CUENCA DEL SALAR DE PIPANACO SUBCUENCA RÍO ANDALGALÁ

Observaciones y comentarios sobre campaña a cargo del equipo del IANIGLA


07 al 10 de Septiembre de 2013 Antecedentes de la Ley Nacional de Presupuesto Mínimos de Ambiente Periglacial y Áreas Glaciares. Desde lo legislativo, luego del veto de la Sra. Presidente de la Nación Dra. Cristina Fernández de Kirchner, se reflotó el proyecto de la Diputada (MC) Marta Maffei por parte del Diputado Nacional por Capital Federal Miguel Bonasso (MC) y por el Senado el proyecto del Senador por Capital Federal Daniel Filmus. Ambos proyectos eran muy similares pero protegían desde la conceptualización de las zonas, espacios completamente diferentes. El proyecto que embanderó desde la cámara de diputados el Diputado Nacional Miguel Bonasso describía el Ambiente Periglacial en su conjunto mientras que el del Senador Daniel Filmus proponía que dentro del Ambiente Periglacial los cuerpos conocidos como glaciares de roca tenían que ser protegidos por su capacidad de acumuladores y generadores de aguas. Cabe aclarar que el IANIGLA fue el redactor de ambas definiciones, siendo la propuesta defendida por el del Senador Filmus una alternativa que reducía considerablemente el área a ser protegida por la ley. Finalmente ambos proyectos fueron conjugados en uno solo, transformándolo en una versión mejoradora que permitiera la correcta protección de estas áreas glaciares y ambientes periglaciales. Uno de los artículos clave de lo que hoy es la Ley de Presupuestos Mínimos de Áreas Glaciares y Ambiente periglacial es el Art 2 que enmarca los conceptos de áreas glaciares y los ambientes periglaciales en su conjunto a distintas cotas altitudinales (alta, media y baja montaña), mencionándolos como aquellos ambientes susceptibles a períodos de congelamiento y descongelamiento con suelos saturados en hielo y agua. La reglamentación de la Ley, dictada desde la Secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, pidió el análisis e inventariado de las áreas glaciares y los ambientes periglaciales, así como también las auditorias sobre los proyectos que fueren a instalarse en dichas áreas. Ahora bien, el análisis que IANIGLA realizó en sus estudios de gabinete y campo en la cuenca que titula este informe se centró en la actividad e inactividad de los cuerpos glaciarios denominados glaciares de roca que ocupan un porcentaje areal reducido dentro del ambiente periglacial estipulado por la ley que propone la conformación del inventario. Cabe aclarar que uno de los mayores logros legislativos de esta ley fue la incorporación dentro de la ley la definición de ambiente periglacial en su totalidad, la metodología de relevamiento llevada a cabo por la autoridad de aplicación (IANIGLA) en este caso, excluye un gran espacio de procesos e interacciones que componen el conjunto de dicho ambiente los que deberían incluirse en este inventario, acorde a los lineamientos de la ley Dicho logro no está solamente marcado por la necesidad de la creación del inventario que mediante esta ley se comenzaba a articular, sino también para la total conservación y preservación de dichas áreas y ambientes, y en el presente caso, no sólo por la fragilidad del entorno involucrado sino también por la exclusiva dependencia y proximidad al mismo del desarrollo humano (ciudad de ANDALGALA), que tiene lugar en la desembocadura de la cuenca analizada. Introducción: El presente informe tiene como finalidad comunicar e informar sobre metodología y pormenores de las tareas llevadas a cabo por comisión de relevamiento del INVENTARIO NACIONAL DE GLACIARES en la Cuenca del Salar de Pipanaco - Subcuenca Río Andalgalá, llevadas a cabo por el equipo de trabajo con personal técnico del IANIGLA (Instituto Nacional de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) integrada por: Téc. Mariano Castro (Téc. Geografía) Dra. Julieta Carilla (Dra. Biología) Equipo de veedores en relevamiento de campo convocados por el Municipio de la Ciudad de Andalgalá: Lic. Pablo Toranzo (Lic. Geografía) Dr. Aldo L. Banchig (Dr. Geología) A las terea de redacción de informe se sumo el Dr. Carlos Seara Las tareas de campo fueron desarrolladas en campaña a sectores próximos al Nevado del Candado (cabeceras del río del mismo nombre), durante los días 07 al 10 de Septiembre del 2013. Durante esta campaña, el equipo veedor, realizó las observaciones pertinentes al inventario de glaciares y sumó además algunas observaciones sobre particularidades del ambiente periglaciar involucrado, describiendo evidencias de procesos y afectaciones sobre el mismo por obras de infraestructuras desarrolladas, las que se describen en el presente informe. Metodología de trabajo: El equipo de trabajo del IANIGLA, realizó control de campo en sectores previamente mapeados por fotointerpretación. El objetivo fundamental de este trabajo es la comprobación y demarcación de geoformas correspondientes a glaciares de escombros en sus categorías Activos e Inactivos, tomados como cuerpos “reservorios de Agua”. Los depósitos mencionados, fueron recorridos parcialmente en su extremo frontal a los fines de obtener mediciones de pendientes con clinómetro y cálculos de espesor frontal por diferencia de cota obtenida mediante GPS.

1


El análisis de geoformas se completó con datos adicionales como desarrollo de pastizales, presencia o no de pátina (barniz) en bloques, diferenciación granulométrica en los cuerpos y consideraciones especiales sobre pendientes de substrato. La calificación de cuerpos en Activos o Inactivos, se define en primera instancia en base al ángulo de pendiente frontal tomando como valor crítico 30° y mayores para los activos y menores a 30° para los inactivos. Esta primera observación es luego acompañada por otros aspectos tales como desarrollo de pastizales, barniz o pátina, pérdida de pendiente, presencia o no de arreglo granulométrico etc., que en conjunto definen su calificación y delimitación areal a los fines de su inventariado. Solo se registraron para los fines del Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglacial las masas superiores a 0,01 km2 (1ha), que desde el análisis de gabinete y campo fueron categorizados como glaciares de roca activos e inactivos. Asimismo, no fueron relevados ninguna otra geoformas del ambiente periglacial, ni composición de suelos o estructuras vegetales que son claros indicadores de la presencia de este ambiente, como por ejemplo los suelos poligonales o las áreas cubiertas de Iros (Festuca orthophylla) con desarrollo circular o en corona propios del efecto congelamiento-descongelamiento diario.

Crecimiento de pastizales en “corona”, por efecto de congelamiento y descongelamiento en ambiente periglaciar.

Tampoco fueron realizadas mediciones de temperaturas en los valles que se controlaron. La distribución de las áreas relevadas, tanto como los sectores que no fueron visitados en la cuenca alta del Río Andalgalá podrá apreciarse en el Figura 1, que acompaña al presente informe.

Suelos poligonales – Ambiente Periglacial. Área de Las Lagunas.

Área estudiada: Las observaciones y mediciones fueron llevadas a cabo entre los días 07, 08 y 09 de septiembre del corriente año. Durante los tres días fueron realizados controles de campo en tres sectores principalmente: Valle de las Lagunas, Valle del Colgado y Valle del Candado. Fig. N°: 1 Las primeras observaciones fueron realizadas en cabeceras del valle elongado con rumbo aproximado norte-sur denominado: “Valle de las Lagunas”, lugar donde se estableció campamento base.

2


Ubicación de campamento base en el Va. Las Lagunas.

Panorámica del frente de un cuerpo de glaciar de roca inactivo, en el Va. Las Lagunas.

El segundo día fueron relevados los cuerpos de las cabeceras y laterales del “Valle del Colgado” según detalle ilustrado en Fig. N° 1

Cuerpos de glaciar de escombros en las cabeceras del Va. Los Colgados, en orden: fósil (nivel más bajo), inactivo (nivel intermedio) y activos (último nivel)

El tercer día se realizaron controles y mediciones del “Valle Del Candado”. Fig. N° 1

Valle del Candado, panorámica que muestra el frente de glaciares de rocas que ocupan todo el valle. El corte inferior corresponde al desarrollo del camino servidumbre a Filo Colorado.

3


4


Cuenca Alta del Río Andalgalá – Observaciones sobre Desarrollo de Camino de Servidumbre “Filo Colorado” Introducción: Dada la finalidad de la Ley de Glaciares en su conjunto, fueron realizadas observaciones de campo sobre aspectos que se oponen a los objetivos fundamentales de la misma que aquí se describen y denuncian como lo es la actividad antrópica con modificación del paisaje a través del desarrollo de una infraestructura de servidumbre minera, totalmente llevada a cabo dentro del ambiente periglaciar afectando todos los aspectos involucrados en el mismo ambiente y específicamente a cuerpos de glaciares de roca activos e inactivos. La zona afectada, por el camino de servidumbre al proyecto minero FILO COLORADO, cabe directamente dentro de la cuenca alta del Río Andalgalá (Fig. N° 3), cuyas particularidades se describen a continuación. La cuenca hídrica del Río Andalgalá se desarrolla en el flanco sur de la Sierra del Aconquija. Fig. N° 2. El área por la que transita esta red de drenaje posee una abrupta topografía con notables gradientes altitudinales. El curso superior (primeros 16/18km) está recorrida por los ríos: Las Minas, Candado y Blanco, poseen gradientes moderadamente abruptos a abruptos que pueden exceder los 25°. En general, en menos de 20 km la variación altitudinal es desde 5489 m.s.n.m. en el Co. Nevado del Candado a 1400 msnm en la base o pie de la sierra. El tramo superior de la cuenca hídrica del Río Andalgalá encabezado por los Ríos Las Minas, Candado y Blanco, tiene sus cabeceras en cotas entre 5000 y 4500msnm, este emplazamiento altitudinal está caracterizado fundamentalmente por dominio de condiciones climáticas de alta montaña que permiten el desarrollo de procesos que caracterizan al ambiente glaciar y periglaciar Fig. N° 2. El desarrollo de la infraestructura de servidumbre denominada “Filo Colorado” (Fig. N° 3) presenta las siguientes particularidades: 1 - Desarrollo integral en ambiente periglaciar. 2 - Frecuente trazado opcional: inicio de trazado discontinuo/trazado completo y cambio de trazado con un mismo destino. 3 - Desarrollo de cornisa en pendientes naturales críticas (superiores a 28°) con consecuente desestabilización de talud y activación de derrumbes por erosión retrocedente. 4 - Desarrollo de cornisa en área de alimentación de cuerpos glaciarios de roca o generación de quiebre en taludes “húmedos” con desarrollo de procesos de reptación. 5 - Trazado en proximidades de cuerpos de agua (lagunas). 6 - Desarrollo de camino atravesando cuerpos de glaciares de roca activos e inactivos. Este tipo de obras ha sido observado por los técnicos de IANIGLA aunque no fueron cartografiados (debido a metodología aplicada, como se mencionó anteriormente), para ser informado como lo estipula la publicación “Inventario Nacional de Glaciares y Ambiente Periglacial: Fundamentos y Cronograma de ejecución” en su apartado 2.2 Objetivos Específicos en el párrafo 7 descripto en la página 8. Estas situaciones además están enmarcadas dentro de la Ley en el Art. 6 inciso b.

5


Panorámica de las cabeceras en el sector Va. Las Lagunas. Desarrollo de camino de servidumbre en periferia, trazados alternativos y/o permanentes.

Detalle de doble trazado de camino de servidumbre, trazado opcional e inconcluso en flancos de captación de precipitaciones con pendientes naturales críticas.

Erosión retrocedente frecuente por inestabilidad de talud creado por desarrollo de cornisa sobre pendientes naturales críticas en el camino de servidumbre.

6


Detalle de grietas por reptaci贸n inicial en un sector de corte de camino de cornisa sobre flanco con captaci贸n de precipitaciones y suelos h煤medos. Etapa inicial en procesos de remoci贸n en masa.

Desarrollo de camino de servidumbre en el Va. Las Lagunas

Trazado en zigzag del camino de servidumbre en el Valle del Colgado, en primer plano y a la derecha, corte en el frente de un glaciar de escombros inactivo correspondiente al Va. Del Candado.

7


Derrumbes por inestabilidad de talud, en desarrollo de cornisas del camino de servidumbre. Ă rea Va. De los Colgados.

Desarrollo de camino cortando el frente de glaciar de escombros inactivo en el Va. Del Candado.

PanorĂĄmica fotogrĂĄfica hacia el sur correspondiente al sector Filo Colorado: desarrollo de caminos de acceso y exploratorios en toda la zona de alteraciĂłn.

8


9


Consideraciones finales: Del Inventario realizado: Como se ilustra en Figura N° 1, sólo fueron relevadas/controladas por equipo de IANIGLA, tres valles, para la realización del inventario. Quedan aún disponibles 9 a 10 valles que integran la cuenca hídrica en cuestión, que poseen desarrollo de geoformas correspondientes a cuerpos de glaciares de rocas. Dada la especificidad de la metodología llevada a cabo para el estudio que comprende el Inventario de Glaciares, se sugiere solicitar a IANIGLA la consideración especial del estudio integral del ambiente periglaciar y no sólo el estudio de glaciares de roca exclusivamente; debido a que dicha restricción deja vulnerables al resto de las geoformas del ambiente periglacial por las actividades previstas en el Art 6 de la Ley. Del camino de servidumbre Filo Colorado: La infraestructura de servidumbre minera “Filo Colorado”, está desarrollada en pleno ambiente periglaciar y su trazado impacta directamente cuerpos glaciarios de roca activos e inactivos. Esta circunstancia requiere consideraciones urgentes de observación, control y veto ya que el mismo afecta casi íntegramente las cabeceras de la cuenca del Río Andalgalá. El planteo considera que una posible tarea de limpieza y reconstrucción del mismo trazado, puede afectar la conexión existente entre las partes más altas de cada uno de los cuerpos glaciarios, favorecer erosión retrocedente, deslizamientos/derrumbes, además de afectar directamente: paisaje, ecosistema y condiciones naturales de red de drenajes. Dada la existencia de la misma infraestructura y no contar a la fecha, con información de ningún tipo sobre las particularidades técnicas ni legales de la misma, solicitar detalles técnicos y legales de autorización e Informe de Impacto Ambiental de la traza del camino de servidumbre a Filo Colorado a las autoridades gubernamentales, empresa responsable o secretarías pertinentes. Propuestas: En base a las observaciones realizadas y ante una muy probable incompatibilidad de criterios sobre la ampliación de la metodología de estudio sugerido anteriormente se propone al Municipio de la Ciudad de Andalgalá avalar la realización de un inventario de Ambientes Periglaciares y Áreas Glaciares propio a los fines de contar con una herramienta de control, corroboración y contraste ante cualquier otro estudio a desarrollar. Asimismo, dados el particular emplazamiento de las dos principales yacimientos mineros en la alta cuenca del Río Andalgalá (Yac. Agua Rica y Filo Colorado) y de las críticas condiciones morfológicas, topográficas y estructurales del área, se sugiere detallar estudio de riesgo geológico implícito que involucra naturalmente el área y los posibles efectos de una explotación minera de gran envergadura. Es de interés, resaltar la delicada relación de los aspectos mencionados con incidencia directa sobre una comunidad con estrecha vinculación al área montañosa, de la que depende su desarrollo o subsistencia. Sobre la base de la fragilidad del ambiente de alta montaña que involucra la cuenca alta del Río Andalgalá, se sugiere además considerar la posibilidad de integrar esta zona en la formación de Reservas y Sitios RAMSAR en las áreas lacustres y esteros de alturas por la presencia de fauna y flora endémica.

Dr. Aldo Luis Banchig Geólogo

Lic. Pablo Lidoro Toranzo Rozzi Geógrafo

Dr. Carlos A. Seara Geólogo

10


Glosario: Glaciar Existen múltiples definiciones de glaciar, de todas ellas, se ha tomado como base para este trabajo, la propuesta por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, 2001) que define glaciar como: “masa de hielo terrestre que fluye pendiente abajo (por deformación de su estructura interna y por el deslizamiento en su base), encerrado por los elementos topográficos que lo rodean, como las laderas de un valle o las cumbres adyacentes; la topografía del lecho de roca es el factor que ejerce mayor influencia en la dinámica de un glaciar y en la pendiente de su superficie. Un glaciar subsiste merced a la acumulación de nieve a gran altura, que se compensa con la fusión del hielo a baja altura o la descarga en el mar”. Los glaciares así definidos, pueden adquirir numerosas formas, desde glaciares descubiertos, hasta los llamados glaciares rocosos, que corresponden a masas de hielo mezcladas con rocas en proporciones variables y cubiertos por una capa de detritos, presentando una morfología superficial que evidencia el flujo del hielo subyacente. Los glaciares fluyen en forma relativamente lenta (desde algunos centímetros a cientos o pocos miles de metros por año) principalmente gobernados por la fuerza de gravedad. Considerando lo señalado por Post et al., (1971), y también por la discusión planteada por Marangunic (1979), la definición exacta se complica porque: 1. Incluso la nieve invernal o estacional muestra propiedades de flujo. 2. Pueden existir masas de hielo perenne de dimensiones importantes que no evidencian flujo. Lo que puede deberse a una topografía que no permite el flujo, o al estancamiento de un glaciar anteriormente activo. Otro caso problemático son las acumulaciones de hielo perenne alimentado por avalanchas desde glaciares colgantes activos, las que frecuentemente muestran poco movimiento. El carácter perenne de un glaciar, implica que su formación y génesis requieren de un período mínimo de varios años. Hay evidencias de regeneración de glaciares en conos volcánicos sometidos a erupciones, proceso que por ejemplo en el Monte St. Helens de EE.UU. requirió 16 años para formar un cuerpo de hielo de decenas de metros de espesor (Walder et al., 2007). El hielo que existe en un glaciar puede tener cientos o miles de años (Patagonia, Andes) hasta millones de años en los casquetes de Antártica y Groenlandia. Reducir el área a 0,01 km2 (una hectárea) igual o superior no incluirá algunos glaciares reconocidos como tales como los muy pequeños o los denominados glaciares de roca inactivos o fósiles, geoformas que se encuentran dentro del ambiente periglaciar que formula la Ley. Glaciares de valle (Valley glaciers). Se caracterizan por tener una o más zonas de acumulación, ubicadas en subcuencas o circos, las cuales confluyen en un valle, más largo que ancho, el cual permite el flujo de hielo aguas abajo. No posee lóbulo de derrame y su frente queda circunscrito al valle. Recibe el nombre de glaciar Alpino, por ser la forma típica de varios glaciares de los Alpes, a partir de los cuales se conceptualizó. En literatura inglesa existe una categoría especial llamada “Transection glacier”, que puede ser asociado a uno de valle pero más complejo, con varias zonas de acumulación que están interconectadas para confluir en un valle donde se ubica la lengua efluente (Benn & Evans, 1998). Glaciares de montaña (Mountain glaciers). Definidos como glaciares localizados en las partes altas de la cordillera, con formas variables, y donde la evacuación desde las zonas de acumulación (más anchas que largas), se da por medio de una lengua glaciar pequeña (en comparación con un glaciar de valle). Su zona de acumulación es bien definida. Esta categoría es empleada por el TTS/WGI como concepto universal para inventarios (Müller et al., 1977). Glaciares de Circo (Cirque glaciers). Son aquellos que ocupan una depresión de carácter semicircular generada por erosión glaciar (Circo), la cual es rodeada por flancos montañosos con mucha pendiente que culminan en cumbres o cordones tipo “aretes”. Una vez que los glaciares de circo han retrocedido (o desaparecen), estas depresiones son usualmente ocupadas por un lago, el cual es embalsado por un umbral rocoso o quiebre de pendiente por donde salía la lengua glaciar en forma de cascada de hielo. Glaciaretes (Niche, wall-sided, glaciarets, ice aprons o cliff glaciers). Esta categoría corresponde a las más pequeñas masas de hielo, sin existir una definición exacta de sus dimensiones. Estos pueden encontrarse en laderas de montañas, depresiones, sectores en sombras, sectores receptores de avalanchas de nieve, etc. Estas masas de hielo pequeñas, pueden no evidenciar flujo y pueden deberse a nieve que perdura por al menos dos años consecutivos, pero que es prácticamente inactiva. En años muy secos estas masas tienden a desaparecer, cubrirse de materiales o reducirse significativamente. Glaciares rocosos (rock glaciers). Glaciares rocosos, de roca o de escombros, son cuerpos de hielo y rocas, que evidencian flujo, a tasas muy inferiores en comparación con glaciares descubiertos, debido a que la proporción de hielo, versus volumen total, puede ser inferior al 50%. Estos cuerpos de hielo/roca pueden ser glaciogénicos, vale decir que se generan a partir de un glaciar descubierto que después de un proceso evolutivo, se va recubriendo por material morrénico o de avalanchas de rocas laterales y cuya alimentación nivosa disminuye, resultando en un flujo decreciente, hasta que su morfología cambia completamente, predominando el material rocoso por encima del volumen equivalente de agua (eq. a. de ahora en adelante) en estado sólido; o puede ser pedogenético, vale decir con origen en la evolución de una forma del relieve, a partir del permafrost de montaña o suelo congelado, cuyo flujo (solifluxión), puede acrecentarse con mayores proporciones de agua en estado sólido intraglaciar, o hielo intersticial, hasta generar una morfología ondulante típica, con taludes verticales frontales y otros rasgos característicos. Los glaciares rocosos poseen una geometría en forma de lengua o lóbulo, cuya estructura interna está constituida por una mezcla de hielo (40-60%), roca y sedimentos finos, que se desplazan lentamente ladera o valle abajo, a velocidades que varían entre los 10-100 cm a-1 (Azócar & Brenning, 2008 & 2009). Tipos de zonas de acumulación Es posible subclasificar los glaciares en función de las características de sus zonas de acumulación. A continuación se describen los principales 11


tipos de cuencas de alimentación de glaciares empleadas en parte por el inventario mundial de glaciares de acuerdo al WWG/TTI (Müller et al., 1977). Cuencas compuestas: Dos o más cuencas de alimentación que dan origen a lenguas glaciares individuales, las que se unen aguas abajo formando una lengua principal (glaciares Cipreses y Universidad). Cuenca compuesta: Zona de acumulación con varias subcuencas, cuyo hielo es evacuado por medio de una lengua glaciar (Glaciar Juncal Sur). Cuenca simple: Una cuenca de alimentación más ancha que larga, bien delimitada, cuyo hielo es evacuado por una lengua principal (Glaciar Juncal Norte). Plateau: Superficie relativamente plana cuyas divisorias de hielo son difíciles de mapear, a menos que se cuente con mediciones especializadas de velocidad de hielo, que permitan definir flujos superficiales de hielo divergente. Estas superficies son grandes receptáculos de nieve, la cual se transforma en hielo, que fluye aguas abajo por portezuelos, por donde salen lenguas efluentes (Campos de Hielo Patagónicos). Clasificación Dinámica A continuación se describen los tipos tradicionales de glaciares asociados a sus condiciones de flujo diferencial. Los glaciares inactivos. Son los que no tienen o han disminuido sustancialmente su alimentación y sólo persisten por la lenta fusión del hielo. Son relictos y no tienen movimiento. En general se trata de bloques de hielo desgajados de lenguas glaciares en retroceso. Los glaciares pasivos. Son aquellos que fluyen lentamente (velocidades centimétricas por “año”). La evacuación de rocas es dificultosa y sus frentes y la mayor parte de sus superficies están cubiertos de material morrénico. Los glaciares rocosos presentan tasas muy bajas de flujo que pueden asociarse a esta categoría. Los glaciares activos. Son glaciares con velocidades de flujo del hielo cuyos valores van desde decímetros hasta metros por día, lo que asegura la evacuación de rocas y otros materiales morrénicos hacia el frente terminal del glaciar. Ambiente Periglaciar El sistema morfoclimático periglaciar aparece en zonas donde las temperaturas alcanzan valores por debajo de 0 °C durante la mayor parte del año y favorecen a procesos asociados al congelamiento de las aguas y otro periodo de tiempo donde las temperaturas son positivas, pero inferiores a 10 °C favoreciendo al deshielo. La geomorfología el término periglaciar refiere a procesos geomórficos creados por el congelamiento de agua en hielo y a las áreas en donde estos procesos operan. El sentido original, ya obsoleto, de la palabra periglaciar se restringía a aplicarse a áreas y procesos que ocurrían en las áreas aledañas a glaciares. Actualmente el término periglaciar se usa para asociar ciertas geoformas al congelamiento de agua o a un régimen de clima frío, aunque muchas geoformas adscritas al periglaciarismo se han demostrado existir en lugares donde el agua no se congela, y el rol del hielo en producir ciertas formas en lugares fríos también se ha puesto en entredicho. Se estima que aproximadamente un cuarto de la superficie sobre el nivel del mar de la Tierra presenta condiciones periglaciares. Aunque no con tanta exclusividad como en sistemas glaciares, el hielo sigue siendo el agente más importante del modelado en el ambiente periglaciar. Este agente es el responsable de la gelifracción, el fenómeno más relevante de este sistema. Este tipo de modelado periglaciar surge a consecuencia del hielo que se forma en el interior de las grietas rocosas en las laderas de las montañas, que producen el aumento de volumen, la descamación y la posterior disgregación de la roca. Los fragmentos generados caen y se acumulan al borde de las montañas en las acumulaciones llamadas pedreras o pedrizas, que se suelen denominar canchales si se trata de fragmentos angulosos. Los procesos fluvio torrenciales producidos por el agua de arroyada, procedente de la fusión del hielo y de las precipitaciones, modelan las pendientes. Los fenómenos de ladera son un conjunto de mecanismos que ocurren en las laderas de las montañas como resultado del proceso de meteorización y el efecto de la fuerza de la gravedad, que provocan el movimiento de materiales a zonas más bajas. En el ambiente periglaciar son importantes tres fenómenos de ladera: las coladas de barro, que consisten en el desplazamiento de material arcilloso que se produce al empaparse el suelo; la reptación, movimiento lento de los materiales del suelo a favor de la pendiente; y la solifluxión, pequeños flujos de suelo que se producen cuando este se encharca en la época del deshielo. En este dominio son típicas las siguientes formas de relieve: En zonas de pendiente se pueden formar terracillas (sistemas de escalones), canchales, glaciares rocosos (acumulación de derrubios con barro o con hielo), etc. En zonas horizontales se forman cuñas de piedra (grietas inicialmente cubiertas de hielo que al descongelarse son ocupadas por fragmentos de roca y arcilla), suelos poligonales (superficies agrietadas con fragmentos de rocas que adquieren formas de polígonos) y césped almohadillado (estructuras con forma de montículos cubiertos de hierba o musgo). Debido a las bajas temperaturas, en el suelo se puede distinguir una parte superior, llamada mollisuelo, que se hiela y descongela en función de la temperatura, y una parte inferior, denominada permafrost, que se mantiene helada todo el año. Fuente Rivera, A. (Encargado de proyecto), Bown, F., Bravo, C., Carrión, D., Casassa, G., Flores, C., López, P., Rada, C., Vivero, S. & P. Zenteno (2009). Estrategia Nacional de Glaciares. SIT Nº 205. Hugh M. The Periglacial Environment. 2007. Pág. 3-5. Slaymaker O., 2011. Criteria to distinguish between periglacial, proglacial and paraglacial environments. Quaestiones Geographicae. 12


Primera Etapa. Informe Sobre la Aplicación de la Ley Nacional 26.639  

Sobre Áreas Glaciares y Ambiente Periglaciar en el Municipio de Andalgalá - Provincia de Catamarca - Argentina.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you