Page 1

MuniSalud

Salud y Bienestar Revista Munisalud Noviembre 2017


Índice Presentación. Salud y Bienestar

Sección: Estilos de Vida Saludable. Importancia de la Atención a la Salud Seamos conscientes con nuestra salud

Sección: Capsulas de Salud. Cambios de Hábitos Alimenticios

Sección: Pluma Invitada

Salud y Bienestar… ¿No es lo mismo?


Salud y Bienestar

Llegó el penúltimo mes del año… Noviembre y con ello ya nos encontramos tocando las puertas al fin de año, es por eso que la Revista MuniSalud quiere enfocar los artículos que se han visto durante todo el año y concentrarlo en su tema principal del mes “Salud y Bienestar”. En la sección “Estilos de Vida Saludable”, en el artículo “Importancia en la Atención a la Salud”, vearemos la importancia y prioridad que debemos de debemos de dicar a nuestra salud ya que estas nos permite mejorar nuestra calidad de vida a través de la prevención de enfermedades. Para reafirmar la importancia que debemos de tomar a este tema, en el artículo “Seamos Conscientes con Nuestra Salud”, leeremos de la mejor manera de hacer conciencia a nuestra salud es la prevención y que con cosas pequeñas pueden ser muy significativas en cómo podemos seguir un curso adecuado en nuestras vidas, con simples cambios en nuestra alimentación, en nuestra actividad física, podemos evitar quebrantos de salud actual o en el futuro.

En la sección “Cápsulas de Salud”, en el artículo “Cambios de Hábitos Alimenticios”, tendremos la oportunidad de leer de como los hábitos alimentarios tienen un impacto sobre la salud o bien enfermedad de un individuo, nuestra dieta puede ser o no saludable desde un punto de vista nutricional y que los cambios a estos hábitos están influidos por fases que debemos de conocer para que nuestro nuevo estilo de vida saludable sea un éxito. En la sección “Pluma Invitada”, en el artículo “Salud y Bienestar… ¿No es lo Mismo?”, aprenderemos a saber distinguir que es lo que caracteriza a cada una de estas expresiones, y de cómo ambos significados trabajan en conjunto para que podamos lograr un bienestar integral en nuestro estilo de vida. ¡Gocemos de Salud y Bienestar!, leamos, aprendamos y sigamos poniendo en práctica los temas que son presentados aquí, en tu revista MuniSalud, la revista digital de la Municipalidad de Guatemala.

Concejo Editorial Revista digital MuniSalud Dirección de Salud y Bienestar Municipal Municipalidad de Guatemala


Importancia de la atención a la salud Según la definición elaborada de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud es “un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Cuidad nuestra salud debe ser una prioridad ya que nos permite mejorar nuestra calidad de vida por medio de las siguientes acciones: • Prevenir y/o disminuir comorbilidades: Entre las enfermedades crónicas más frecuentes destacan las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. Todas éstas tienen en común factores de riesgo que pueden modificarse (la obesidad, por ejemplo) y así prevenir la aparición de la enfermedad y sus efectos posteriores. • Prevenir la mortalidad: Todas las enfermedades generan daños a múltiples órganos y complicaciones a largo plazo si no se tratan correctamente. Por esta razón se sugiere mantener un control adecuado de la enfermedad para poder evitar una muerte prematura. • Fomentar el envejecimiento saludable: Al promover estilos de vida saludables basados en la correcta alimentación y realización de actividad física, se disminuye la aparición de enfermedades crónicas durante la edad adulta. De esta manera las personas pueden gozar de buena salud al llegar a la tercera edad.

Para alcanzar un estado de bienestar tanto físico como mental la OMS recomienda: • Seguir una dieta saludable y equilibrada. Ésta debe incluir frutas, verduras, legumbres, cereales y fuentes de proteína, limitando el consumo de azúcares, grasas saturadas y sal. • Realizar ejercicio de manera regular. Para personas mayores de 18 años se recomienda dedicar como mínimo 150 minutos semanales a la realización de actividad física de intensidad moderada, ó 75 minutos semanales de actividad física intensa, o bien una combinación de ambos tipos de intensidad. Se debe practicar actividades de fortalecimiento muscular por lo menos 2 veces a la semana. • Evitar el consumo de sustancias adictivas como el tabaco, alcohol o cualquier tipo de droga. • Efectuar chequeos médicos regularmente, con la realización de pruebas de laboratorio y estudios de screening para el diagnóstico temprano de enfermedades. Con la finalidad de recordar la importancia de la salud y la prevención de enfermedades, el 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud para conmemorar el aniversario de la fundación de la OMS en 1948. Este día se lleva a cabo una campaña en la que se busca crear conciencia sobre los principales problemas de salud que afectan a millones de personas en todo el mundo. Elaborado por: Dra. Ana Lucía Peralta García Médica y Cirujana Colegiado: 20788

BIBLIOGRAFÍA 1. Panorama General: Prevención de las enfermedades crónicas. Organización Mundial de la Salud. Año 2015 [http://www.who.int/chp/chronic_disease_report/en/]


Seamos concientes con nuestra salud Debemos saber que la salud es algo importante en nuestra vida diaria, muchas veces no le damos importancia y damos por sentado lo que es el significado de una adecuada salud. Ya sean estilos de vida saludables, cuidados con lo referente al clima, todo tiene algo que nos ayuda a cuidar nuestro cuerpo de enfermedades, las cuales la mayoría son prevenibles. Se debe tomar en cuenta y saber que muchas enfermedades son por los cambios climáticos, por lo que es muy importante estar al pendiente en cada época del año; nos estamos refiriendo al tipo de enfermedades como dengue, diarrea, cólera, enfermedades respiratorias agudas, hiperreactividad o reactivación del asma y hasta paludismo, ya que muchas de las enfermedades necesitan vectores, que son principalmente cierto tipo de

insectos los cuales son importantes para que la enfermedad sea propagada en el área afectada y aparecen solo en cierto clima necesario para su reproducción. Siempre estar pendientes de lo que se puede utilizar para prevenir, como, por ejemplo: el dengue, chikungunya y zika pueden ser prevenidos con un adecuado plan educacional de limpieza en nuestras casas que los servicios de salud pública pueden proporcionarnos, los cuales pueden ser no tener recipientes con agua estancada, lavar los estanques semanalmente, no tener las macetas de las plantas con demasiada agua, etc. Con los cuales podemos prevenir este tipo de enfermedades, además comunicar nuestros conocimientos con los vecinos, ya que, si ellos también hacen lo mismo, la comunidad entera estaría previniendo este tipo de enfermedades.


Muy importante son las enfermedades respiratorias, las cuales como síntomas comunes son la rinorrea (producción abundante de moco por la nariz), así como también la molesta tos, los cuales son los síntomas comunes de un resfriado. Tomar en cuenta el vestuario a utilizar en las diferentes estaciones, cubrir lo necesario, no arropar demasiado a nuestros niños y siempre estar atentos. Otro grupo de personas que debemos cuidar, si tenemos familiares con las siguientes enfermedades, como lo es la hipertensión (aumento de la presión arterial), diabetes mellitus, colon irritable y la enfermedad crónica que se ha vuelto común en nuestros tiempos, la gastritis. Con estas enfermedades debemos cuidar principalmente nuestro estilo de vida. Debemos llevar un estilo de vida adecuado, ya que ciertas enfermedades, como la diabetes, pueden llegar a ser mortales si no llevamos una dieta balanceada y baja en carbohidratos (azúcares), llevar un adecuado control de lo que se ingiere y una balanceada cantidad de alimento en cada comida, además recordarles que se debe alimentar cinco veces al día, con adecuada proporción de alimentos, siempre tener cuidado con nuestro cuerpo, si soy diabético debo tener en cuenta que mis lesiones no sanan de la misma forma que una persona sana, principalmente debo cuidar mis pies, ya que ésta enfermedad puede afectar la sensibilidad en las extremidades y si no se toma una atención inmediata puede terminar en gangrena o amputación del miembro afectado.

La recomendación es siempre tomar el medicamento, previamente indicado por el médico, tomar el nivel de glucosa en ayunas, la cual se realiza en sangre, mínimo una vez por semana y anotar; si se observa anormalidades en los niveles de glicemia, acudir a consulta con su médico, ya que puede ser necesario el reajuste de la dosis del medicamento. Así mismo con las personas hipertensas, cuidar alimentos con mucha sal, tomar el medicamento adecuadamente y tomas de presión constantes, para evaluar si el medicamento está siendo efectivo. Una de las consecuencias de no cuidar esta enfermedad son los famosos “derrames” los cuales son eventos cerebrovasculares que hacen que una parte de nuestro cerebro quede sin función y es mucho más letal si la parte afectada de nuestro cerebro es extensa, las secuelas son mucho más difíciles de tratar. Cosas pequeñas pueden ser muy significativas en cómo podemos seguir un curso adecuado en nuestras vidas, con simples cambios en nuestra alimentación, en nuestra actividad física, podemos evitar grandes tragedias o evitar que sean peores. Siempre piensa que lo que estas sembrando hoy, es lo que recogerás el día de mañana, así que siembra salud y recogerás salud. Elaborado por: Dr. Jonatnan Adaldo Osorio Médico y Cirujano Colegiado. 20254


Cambios de hábitos alimenticios El patrón alimentario consiste en los hábitos dietéticos que diariamente tiene una persona, influenciados por preferencias personales, la familia y la cultura. Culturalmente los guatemaltecos tenemos un patrón alimentario que mantiene ciertas preferencias y mitos sobre algunos alimentos. Los alimentos principales que figuran dentro del patrón alimentario de los guatemaltecos consisten en los cereales como el fundamento de la dieta, principalmente maíz y sus derivados, le sigue el trigo bajo la forma de pan y pastas, por último el arroz. Entre las leguminosas, el frijol es el más importante, pasando a ser junto al maíz la base fundamental del patrón alimentario. Después de los cereales, las hortalizas y frutas representan los productos de mayor consumo en el país. Destacan el tomate, cebolla, güisquil, bananos, plátanos y aguacates. De los alimentos fuente de proteínas de origen animal destaca el consumo de huevo, derivados lácteos y carnes. El consumo promedio de grasas se registra en cifras bajas. El azúcar blanca es otro de los alimentos de consumo generalizado. , Los hábitos alimentarios tienen un impacto sobre la salud o bien enfermedad de un individuo, nuestra dieta puede ser o no saludable desde un punto de vista nutricional. Por lo tanto, qué puede hacer la persona para modificar su dieta o hábitos alimenticios. A continuación se desarrolla con mayor detalle como modificar nuestros hábitos alimentarios, aunque los mismos estén condicionados por factores como el estado de salud, la situación económica, la sociedad, la cultura y la religión. Las personas sienten motivación para cambiar según su capacidad para manejar sus propias conductas. Tras abocarnos con un profesional en nutrición, y establecer que nuevos hábitos debemos formar, es importante recibir suficiente información mediante guías dietéticas, para conseguir un estilo de vida más saludable. La persona debe visualizarse a sí misma teniendo un estilo de vida más saludable, sustituyendo conductas poco saludables por otras más saludables, se debe tener

confianza en sí mismo y creer en su propia capacidad de llevar a cabo el cambio. Buscar apoyo social y especialmente de su asesor nutricional. Para lograr un cambio sostenible en los hábitos alimenticios, debe existir disposición para el cambio, se deben establecer objetivos realistas, buscar estrategias para el cambio de dieta y aumento de actividad física, monitoreo propio del responsable, controlar estímulos, tratar las recaídas y recibir apoyo continuo. Las fases del cambio involucran múltiples etapas, en las que nuestra situación actual determinará en como lograremos un cambio gradual. La primera fase llamada de precontemplación, es la que se da cuando aún no se reconoce que se tiene un problema o necesidad de cambiar. En este punto se necesita de información y refuerzo para aumentar su conciencia del problema. Luego le sigue la fase de contemplación, en la que la persona evalúa los pros y los contras entre las razones para cambiar y las razones para seguir igual. La fase de preparación le permite a la persona avanzar o caer en la fase anterior, es en este punto cuando debemos buscar ayuda para adoptar una estrategia o identificar nuestro objetivo principal. A continuación sigue la acción, es en esta fase cuando emprendemos acciones que llevan al cambio. Le sigue la fase de mayor importancia, la fase de mantenimiento, es aquí donde hayamos el mayor desafío, mantener el cambio conseguido con la acción previa y evitar la recaída. Por último, si se produce una recaída, la persona responsable tiene la tarea de retomar el proceso de cambio, en lugar de quedarse en esta fase. Es normal que ocurra una recaída, pero está en la motivación de la persona el querer alcanzar su objetivo, ya que se busca cambiar un patrón prolongado de conducta. Recordemos, “La peor lucha, es la que no se hace” (Karl Marx). Elaborado por: Licda. Grecia E. Borrayo Flores Nutricionista. Col.4801


Salud y bienestar... ¿no es lo mismo? Quizá el sentirse bien y el estar saludable puedan parecer dos expresiones de igual significado; sin embargo, no es lo mismo y aunque ambas tienen mucho de positivo, vale la pena detenerse a reflexionar al respecto.

¿Cuál es la diferencia entre buena salud y bienestar? Desde tiempos remotos y sobre todo en la medicina oriental, cuando se decía que alguien gozaba de buena salud, simplemente significaba que había ausencia de enfermedad. Como muchas otras palabras que se utilizan día a día, la palabra salud también en cierto modo se ha ido desvirtuando. Una persona es considerada saludable cuando lo está en su cuerpo mental y físico. Cuando hablamos de bienestar, generalmente nos referimos a aspectos más generales en los que se implican otros aspectos tales como las emociones, el aspecto intelectual y espiritual y hasta el social. Podríamos decir que el bienestar es una consecuencia de tener salud, ya que si gozamos de buena salud de forma constante y estamos libres de enfermedades, también contaremos con una sensación de bienestar integral ininterrumpida. Se trata de sentir que llevamos una vida armónica al menos en los ámbitos que consideramos más importantes.

Actitudes que atraen bienestar Varios comportamientos que adoptamos en nuestra vida nos aportan bienestar, por ejemplo: • Tomar vitaminas • Ejercitarnos • Tener hábitos alimenticios saludables • No fumar • Practicar un hobby • Disfrutar de buenos momentos • Salir de vacaciones

Y una larga lista de ingredientes puede conformar lo que entendemos por bienestar. En cambio, a la hora de decir que tenemos salud, solo es posible afirmarlo si no padecemos de ninguna enfermedad. Algo a destacar que puede servir para definir de forma simple lo que es bienestar y lo que significa salud, es que esta última tiene una definición clara y para todo el mundo es la misma, como dijimos antes “ausencia de enfermedad”; en cambio, no todos entendemos lo mismo por bienestar, ya que lo que es bueno para ti, quizá no lo es para mí. Para ti, ¿cuál es la diferencia entre buena salud y bienestar? ¿Crees que tienes ambas? Bibliografía Alvarez, V. (s.f.). Vix. Recuperado el 23 de Octubre de 2017, de https://www.vix.com/ es/imj/salud/7683/cual-es-la-diferenciaentre-buena-salud-y-bienestar


Revista munisalud noviembre 2017  

Llegó el penúltimo mes del año... Noviembre y con ello ya nos encontramos tocando las puertas al fin de año, es por eso que Revista MuniSalu...

Advertisement