Page 8

8 • MundoSalud • Marzo 2013

O rganización

sexual. Hasta mujeres mayores que nunca se habían hecho una mamografía descubren que hay situaciones que tienen que ser atendidas”, comentó el director. FOTOS: MIGUEL MARTINEZ /MH

Una clínica que nació de la generosidad Muchos latinos cuidan su salud a través de los servicios de organizaciones comunitarias como la clínica El Buen Samaritano.

JOHANES ROSELLÓ jrosello@mundohispanico.com

Fue en una feria de salud que varios médicos se percataron de la necesidad que tenían muchas personas sin seguro médico de tener chequeos contantes y así prevenir enfermedades. De la preocupación de estos especialistas surgió hace ocho años la clínica El Buen Samaritano en Lawrenceville. En este centro de salud, más de la mitad de los pacientes son hispanos y la mayoría de estos carecen de documentos para vivir en el país. “Debido a que no tienen documentos no pueden conseguir seguro de salud, lo que significa que muchas veces no ven un médico cuando lo necesitan y además no pueden conseguir los medicamentos recetados”, dijo Greg Lang, director de la clínica. Algunas de estas personas llegan al centro de salud cuando están muy enfermos

según Lang. “Esperan mucho tiempo tal vez por miedo o por razones económicas”, explicó. Servicios de la clínica El Buen Samaritano es una clínica de servicios primarios en la que se trabaja mayormente previniendo condiciones de salud a través de exámenes rutinarios y vacunación.

También atienden algunas enfermedades como la diabetes y la presión arterial. “Atendemos la salud, ofrecemos educación y estamos ayudando a las personas a conseguir medicamentos y en algunos casos conectamos a los pacientes con especialistas en la comunidad, si necesitan cirugía o algún examen”, explicó. Aunque no funcionan como una sala de emergencia, Lang dice que a través del servicio que ofrecen están ayudando a salvar vidas. “El que vengan aquí los ayuda a prevenir quedarse en una situación que afecta su salud. Los ayudamos a que conozcan su presión sanguínea o si tienen diabetes, enfermedades de transmisión

Un enfoque diferente El Buen Samaritano es una clínica de base cristiana e incorpora la oración y la consejería espiritual entre sus prácticas con los pacientes, aunque no obliga a quien no comparta la misma fe a participar de ellas. En las paredes de las oficinas del centro se pueden observar mensajes bíblicos e inician su día laboral con una oración. El director explicó que el ser un ministerio religioso los hace renunciar a cualquier ayuda gubernamental, por lo que el sostén económico de la organización depende de los donativos de iglesias, empresas y fundaciones privadas. Los pacientes de la clínica pagan de acuerdo a sus posibilidades y como requisito deben carecer de un seguro de salud. “Estamos aquí para las personas que no pueden ir a otros médicos en la comunidad”, sostuvo. Necesitan manos Debido a la cantidad de latinos que se atienden en esta clínica, varios empleados y voluntarios hablan español, pues muchos pacientes no hablan inglés. Sin embargo, estos trabajadores no son suficientes para atender la demanda de pacientes hispanos que visitan la clínica. “Muchas veces hablarles sobre el cuidado de salud puede ser un reto, también que entiendan las instrucciones médicas”, manifestó. “Necesitamos voluntarios bilingües”, dijo. info

Clínica El Buen Samaritano (Good Samaritan Health Center) 3700 Club Drive Lawrenceville, GA 30044 Tel. 678.280.6630 En Internet: http://goodsamgwinnett.org/

Mundo Salud - Marzo 2013  

consejos, salud, noticias