Page 14

14 • MundoSalud • Marzo 2013

Cuando los nervios no ayudan JOHANES ROSELLÓ jrosello@mundohispanico.com

“E

l dinero no me alcanzará”, “a mí todo me sale mal” o “¿Qué voy a hacer si me enfermo este mes?” son algunas frases comunes de personas para quienes la preocupación se ha vuelto reina de su pensamiento. La vida diaria trae retos y una dosis de ansiedad es necesaria para poder cumplir con nuestras responsabilidades cabalmente. “No pensemos que la ansiedad es algo malo. La ansiedad es algo que nos permite hacer las cosas, si no nos preocupáramos por sacar buenas calificaciones, nadie estudiaría. El problema viene cuando se convierte en algo severo que está afectando tu funcionamiento diario”, explica la psiquiatra y profesora de la Universidad Emory Vivianne Aponte. El trastorno de ansiedad generalizada es sentir una preocupación excesiva que dura al menos seis meses y perturba las actividades cotidianas, de acuerdo con la Clínica Mayo. Este es el desorden de salud mental más común en EE.UU., que afecta cada año a 40 millones de adultos en el país o el

FOTOLIA.COM

Aunque las preocupaciones forman parte del vivir diario, la ansiedad afecta su salud. Reconozca los signos de un problema común con solución.

18% de la población, según la Anxiety and Depression Association of America (ADAA). La ansiedad en ocasiones lleva a tener síntomas de otras enfermedades, por ejemplo pueden sentir el corazón acelerado, la persona se puede sonrojar, sentir mucho dolor de cabeza, mareos y problemas para respirar. En ocasiones llegan a la sala de emergencia del hospital pensando que tienen otros problemas médicos como un ataque al corazón, lo que en ocasiones dificulta un diagnóstico más temprano, según la psiquiatra. “Para hacer un diagnóstico psiquiátrico tiene que haber un impedimento asociado que afecte tu capacidad para trabajar, para relacionarte con las personas, para ir a la escuela. Tienes miedo a salir porque temes que te dé un ataque de pánico, no disfrutas un viaje porque estás pensando todo el tiempo en que se va a caer el avión”, explica. Aponte dice que para identificar los efectos de la ansiedad la persona debe evaluar como está respondiendo a sus demandas como empleado, como pareja, como padre o como estudiante. Ella señala que muchas veces son terceras personas las que identifican cuando la ansiedad está ganando terreno. “La persona debe evaluar cómo le está afectando. Está teniendo problemas con su pareja, en el trabajo ya le han llamado la atención, ya ha faltado, no puede llegar porque se pone nervioso, se pone irritable, ha golpeado a sus hijos sin ellos haber hecho nada”, explica Aponte, quien recomienda a estas personas buscar ayuda de un profesional de la salud mental. Inmigrantesansiosos Aponte, quien trabaja con muchos latinos, ha notado que

Para manejar la ansiedad... • Viva en el presente. Muchas de las preocupaciones vienen por asuntos que no han pasado y que en muchos casos no pasarán. • Las técnicas de respiración profunda y relajación puede ayudarlo. Cierre los ojos e imagine un lugar que le guste y que le dé tranquilidad. • Esté consciente y disfrute de lo que hace. • Si está muy tenso respire profundo. • La distracción puede ayudarlo. Si se está poniendo muy nervioso trate de hablar con alguien. Esto lo ayudará a desenfocarse de su preocupación. • Si la ansiedad le está afectando significativamente en su trabajo, en su hogar o en cualquier otro rol, busque ayuda de un profesional. algunos viven agobiados pero tardan mucho en buscar ayuda y en ocasiones reciben rechazo cuando hablan de lo que sienten con otras personas de su comunidad. “Hay mucha ansiedad, hay mucha preocupación por la inmigración, por la deportación, por la posible separación de la familia”, comenta. “De acuerdo a la experiencia que he tenido, lamentablemente muchos de mis pacientes no sabían que estaban padeciendo de ansiedad. En la comunidad hispana no se acostumbra a dar tanta educación sobre salud mental, y a veces la gente llega muy angustiada, porque todo el mundo le dice; ‘por qué estás temblando, por qué tienes tanto miedo’”, agrega. Sin embargo, la ansiedad es una de las condiciones de salud mental más fáciles de atender, aunque solo un tercio de quienes la padecen reciben tratamiento.

Mundo Salud - Marzo 2013  

consejos, salud, noticias