Page 1

TODO TIENE SU TIEMPO Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo (Eclesiastés 3: 1) Vivimos en un mundo cambiante, los sucesos de cada día, así como las condiciones humanas de la vida, difieren grande y constantemente, pasando de un estado a otro. Nuestra propia vida cambia en cualquier momento, viviendo en altibajos, enfrentando diversas pruebas y vicisitudes de la vida, pero hay una sola manera de soportar esto: “Dependencia de la providencia de Dios”. ¡Dependencia! Mmmm ese es el punto: “Dependencia de la providencia de Dios”, y como muchas somos desesperadas, impacientes e inquietas, no permitimos que la providencia de Dios se manifieste en nosotras. Ya!! Al instante!!! Y Al término de la palabra!!! queremos una casa, un trabajo, un aumento de salario, una sanidad, hijos obedientes, esposos casi “perfectos”, buenos matrimonios, vehículo, en fin, todo lo que deseamos lo queremos en el momento, no soportamos esperar, nos desesperamos en el solo hecho de pensar que tenemos que esperar. Y es que todo lo queremos tipo “Maruchan”, al instante, en minutos que todo esté listo. En otras palabras, todo en nuestro tiempo y no en el de Dios. Salomón en el libro de Eclesiastés dijo una gran verdad: “Todo tiene su tiempo…”: Hoy nacemos, mañana morimos; hoy plantamos, mañana cosechamos; hoy herimos, mañana curamos; hoy destruimos, mañana edificamos; hoy lloramos, mañana reímos; hoy todo lo ganamos, mañana todo lo perdemos; hoy callamos, mañana hablamos; hoy amamos, mañana odiamos, hoy tenemos guerra, mañana tenemos paz”. Todo tiene su tiempo, aún las cosas que parecen ser contradictorias pueden, al cambiar las circunstancias, ser oportunas, es decir, encontrar su provecho de tiempo y lugar. Salomón continúa diciendo: “Todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Así como el frío en el invierno, y el calor en el verano: TODO tiene su encanto en el tiempo y hora de Dios. La insatisfacción de nosotras proviene de nuestra incapacidad para contemplar todo desde la perspectiva de Dios. “Los demasiados árboles nos impiden ver el hermoso bosque”. En otras palabras: “Las demasiadas preocupaciones nos impiden ver la providencia de Dios”.


“Todo es hermoso en su tiempo”, cuando obtenemos las cosas en el tiempo de Dios es bendición a nuestra vida. Es imposible alterar las condiciones que Dios ha impuesto a la vida humana, lo único que podemos hacer y debemos hacer es someternos a Dios con todo respeto. Lo de mayor valor en esta vida, no son los vaivenes que tengamos, ni los altibajos que vivamos, lo que más importa es tener la vista fija en Dios. Por tal razón, siempre recuerda: “En esta vida todo tiene su momento, hay un tiempo para todo. No hay nada que quitar ni poner en lo que Dios ha hecho. Todo lo hizo hermoso, para que tú y yo reconozcamos que de él es todo el poder”. ¿Estás esperando algo? ¿Te estás desesperando por algo? Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Si aún no tienes lo que quieres, en su tiempo lo tendrás y será hermoso!!! TODO ES HERMOSO, BUENO, BRILLANTE, LINDO Y ENGALANADOR EN SU TIEMPO. ¡Espera y lo verás! Con mucho cariño...

Maria Ampié Pastora Iglesia Familiar Mundo de Fe

Todo Tiene Su Tiempo  

Salomón continúa diciendo: “Todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Así como el frío en el invierno, y el calor en el verano:...