Issuu on Google+

¿QUIÉN ES DIOS PARA TI? “Entonces Jesús les preguntó: Y ustedes ¿quién dicen que soy? (Mateo 16:16) Estaba pensando en las palabras de Jesús cuando le preguntó a sus discípulos: “Y vosotros ¿quién decís que soy?” Como cristianos muchas veces tenemos un mal concepto de Quien es Dios. Creemos que Dios es uno que está solo para resolvernos los problemas cuando nosotros nos metemos en ellos sin ni siquiera haberlo tomado en cuenta. Creemos que es un “milagrero” que anda buscando a quien sanar. Otros creen que es un amuleto para la buena suerte, y con tener el salmos 91 abierto en la cabecera de su cama, todo estará bien. Creemos tantas cosas acerca de Dios que desviamos y hasta manipulamos el hecho de lo que realmente él es. ¿Por qué pienso eso? Pienso en las muchas veces que ponemos pretextos delante del Señor cuando se nos demanda más compromiso y entrega. Pero yo me pregunto: ¿Cuándo estamos en dificultades no estamos dispuestos a ser lo que sea para recibir de Él una respuesta? Ayunamos, madrugamos para buscarle, no faltamos a ninguno de los cultos y quisiéramos incluso pasar todo el día leyendo la Biblia. ¿Con qué propósito? Porque estamos esperando de Él una respuesta, y que esta respuesta sea para nuestro beneficio y provecho. Entonces vuelvo a preguntarme: ¿Si podemos demostrar tanta entrega a Dios en los momentos difíciles y de necesidades por qué no mostramos esa misma pasión cuando todo está bien y en paz? ¿Acaso Dios nos tiene que llevar de necesidad en necesidad para poder buscarle? Todo esto tiene que ver con el concepto que tenemos de Quien es Dios. Por eso, viene de nuevo a la mente la misma pregunta del Señor: ¿Quién dicen ustedes que soy? ¿Qué es Dios para ti? ¿Real y sinceramente puedes contestar a esta pregunta? Del corazón a la mente vino esta respuesta: Él es: Dios Eterno, Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente, Inmutable, Justo, Santo, Digno, Verdad, Amor, Misericordia. Él es Grande, Magnífico, Perfecto, Soberano, Fiel, Vida, Bueno, Soberano, Fuerte. Él es Principio y fin, Alfa y Omega, Rey de reyes, Señor de señores y Dios de dioses. Él es El gran Yo Soy, Adonai, Elohim, El Elyon, El Alto y Sublime, El que vive, estuvo muerto pero ahora vive, El mismo de ayer, hoy y siempre. Él es Jehová. Él es como el mismo Apóstol Pedro lo confesó: El Cristo, el Hijo del Dios viviente. Él es el Mesías. No hay otro como Él, no hay nadie como Él, no existe nadie fuera de Él, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra. Por eso no puedo tomarlo a la ligera, no puedo menospreciarlo pensando que es un amuleto, o es mi saca de apuro, o es el milagrero que cuando lo necesito le busco. ¿Si alguien te buscara solo cuando te necesita, que pensarías? ¿Si tu esposo o tu hijo te llamaran o te buscaran o te hablaran solo cuando necesitan algo de ti, cómo te sentirías? ¿Puedes pensar cómo se siente Dios cuando le buscas solo en tiempos de necesidad? Por eso no necesito excusa de una necesidad para entregarle y rendirle cada aliento de mi vida. Amarle, servirle y querer conocerle cada día más, es una expresión de lo que Él es para mí. Y aún diría yo, nunca será suficiente. Bendiciones.Pastora Maria Ampié


Quien Es Dios Para Ti