Page 1

ÉL NO ME DEJARÁ NI ME OLVIDARÁ “El pueblo decía: Dios me abandonó, mi Dios se olvidó de mi” (Isaías 49:14) Israel estaba cautivo en manos de los babilónicos, el profeta Isaías describe el abatimiento en cuanto a su cautiverio, pero también sus dudas sobre la liberación. Dios les había prometido restaurarlos. Jehová mismo tenía todos los recursos para cumplir su misión. La condición de Israel iba a cambiar del cautiverio y opresión a contentamiento. El pueblo estaba escuchando lo que Dios iba a hacer con ellos, cómo los iba a libertar y conducir por manantiales de aguas y cómo Dios les iba a consolar e iba a tener misericordia, tenían la garantía más grande: Dios es el Creador y es el dueño Soberano de toda la creación. El pueblo lo sabía, conocía quién era Dios, en cambio, el pueblo responde con dos quejas: “Me dejó Jehová y el Señor se olvidó de mi”. ¿Los había dejado realmente Jehová? Claro que no, aún en medio de su cautividad, al pueblo no les faltó el amor y la fidelidad de Dios. Dios nunca les abandonó. ¿Se había olvidado Dios de ellos? En medio de todo el sufrimiento y opresión la providencia de Dios siempre estuvo presente. Ante tal queja, Dios da una respuesta que trae seguridad, con el objetivo de recordarles que él es el Dios Eterno: ¿Acaso puede una madre olvidar o dejar de amar a su hijo? Y aunque ella lo olvidara, yo no me olvidaré de ti”. Esta es la mayor respuesta que uno puede escuchar en medio de un tiempo de angustia, opresión o sufrimiento. Cuando ya todo parece estar acabado y haber llegado a su fin, él nos recuerda: “Yo nunca me olvidaré de ti”. “Siempre te tengo presente”. “Es imposible que yo te olvide y te deje”. Algo que siempre debemos recordar es que, Dios, tu creador tiene sus pensamientos concentrados en tu bienestar. Asimismo lo dijo él: “Mis planes para ti, yo los conozco, y no son para tu mal, sino para tu bien. Voy a darte un futuro de bienestar. Cuando me pidas algo en oración yo te escucharé, cuando me busques, me encontrarás, siempre y cuando me busques de todo corazón” Es seguro que no estamos cautivos al nivel del pueblo de Israel, pero ¿qué tal nuestros pensamientos cautivos a lo negativo? o ¿a las mentiras de Satanás? ¿Cautivos del pasado que no te deja ser libre? Y lo más triste, ¿cautiva de una vida de pecado? Cristo es tu libertador, él ha prometido darte salvación y traer libertad a tu vida por completo. Si le buscas él se hará encontrar, si le llamas él te oirá. El es el único Dios Soberano que puede traer a tu vida la libertad que necesitas. Él te hará comprender Su Providencia divina. Él te hará conocer su amor, fidelidad y Soberanía. Él NUNCA te dejará y te olvidará. Él trae sanidad a todo aquel que está quebrantado, él da libertad a todo aquel que está cautivo y oprimido. ¡Este es el año! ¡Este es el tiempo que Dios eligió para darte salvación! Bendiciones.Maria Ampié

El No me dejara ni me olvidara  

¿Los había dejado realmente Jehová? Claro que no, aún en medio de su cautividad, al pueblo no les faltó el amor y la fidelidad de Dios. Dios...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you