Issuu on Google+

Shem Formando Hombres Comprometidos Con Los Principios Bíblicos Tipos De Hombres # 21: EL HOMBRE SABIO Proverbios 16:14; 24:5; 29:9 Continuamos con nuestra serie “Tipos de Hombres”, inspirada en el libro de los Proverbios. El que nos toca considerar hoy es el tipo de hombre que es sabio. En el lenguaje popular existen diferentes dichos o refranes que no dejan de tener de razón en el mensaje que transmiten sus palabras. He aquí algunos de ellos: • “Dime con quién andas y te diré quién eres” • “El que con lobos anda, a aullar aprende” • “El que por su gusto muere, que lo entierren parado” Los preceptos de Dios; sin embargo, poseen una riqueza espiritual muy profunda y especial, y por supuesto mucho más alta o elevada que los conceptos bajos y pobres que los seres humanos tenemos, por ejemplo, la Biblia dice: “El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado” Proverbios 13:20 Es muy evidente que los criterios de Dios en relación a la sabiduría y los hombres sabios, contrastan muy claramente con los criterios que el mundo tiene en relación al mismo tema. ¿Cómo es, entonces un hombre sabio? Podemos encontrar muchos conceptos que tratan de describir a un hombre sabio; sin embargo, la fuente más segura de donde podemos obtener una descripción fidedigna de un hombre sabio, es la Biblia, la Palabra de Dios. Por lo tanto, consideremos y prestemos atención a lo que ella tiene que decirnos al respecto. En libro de los Proverbios encontramos lo siguiente: 01. Los sabios heredan honra, mas los necios por sus acciones y conducta deshonrosas perderán el respeto hacia los demás (3:35) 02. El hombre sabio y justo, recibe instrucción y será más sabio, y aumentará su saber (9:9) 03. El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza de su madre (10:1) 04. El sabio de corazón recibirá los mandamientos; mas el necio de labios caerá (10:8)


05. Los sabios guardan la sabiduría; mas la boca del necio es calamidad cercana (10:14) 06. El necio será siervo del sabio de corazón (11:29) 07. Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina (12:18) 08. En la boca del necio está la vara de la soberbia; mas los labios de los sabios los guardaran (14:3) 09. El sabio teme y se aparta del mal; mas el insensato se muestra insolente y confiado (14:16) 10. La lengua de los sabios adornará la sabiduría; mas la boca de los necios hablará sandeces (15:2) 11. La boca de los sabios esparce sabiduría; no así el corazón de los necios (15:7) 12. El hijo sabio alegra al padre; mas el hombre necio menosprecia a su madre (15:20) 13. El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labio aumenta el saber (16:21) 14. El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios (16:23) 15. El corazón del entendido adquiere sabiduría; y el oído de los sabios busca la ciencia (18:15) 16. El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio (Eclesiastés 8:5) 17. Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina (Eclesiastés 10:12) Si todavía no calificamos como hombres sabios, las siguientes recomendaciones bíblicas serán necesarias para nuestra mejoría: 01. No seas sabio en tu propia opinión; teme a Dios, y apártate del mal (Prov. 3:7) 02. Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis (Prov. 8:33) 03. Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez (Prov. 19:20) 04. Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, y aplica tu corazón a la sabiduría de Dios (Prov. 22:17)


05. Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino (Prov. 23:19)

En conclusión podemos decir que: para transformarnos en hombres sabios, definitivamente necesitamos la ayuda de Dios y de las Escrituras, porque; la ley de Dios es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Dios es fiel, que hace sabio al sencillo. De manera que el hombre sabio y entendido es todo aquel que, oye y adquiere consejo y aumenta su saber. De manera que, el oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará.

¡Ser del sexo masculino es un asunto de nacimiento, pero ser hombre es un asunto de decisión! Pastor Gerardo Ampié ¡¡Aún no somos lo que llegaremos a ser pero vamos hacia allá!!


El Hombre Sabio