__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

LAS BODAS DE MERCHANT Personajes:

Merchant.

Muchacha dos.

Grillete.

Muchacha tres.

Teta.

Gorda.

Mona.

Ovidio.

Rito.

Susanita.

Elidía. Noréz. Muchacha uno. I.

MERCHANT EN LAS FLORES.

Merchant: Aleluyas, necesitamos aleluyas. Esas son Damianas. Grillete, de veras no sabes nadita de plantas. Grillete: ¿Qué debo saber? Es cosa de mujeres. Merchant: Pos si quieres ayudarme debes saber. Grillete: Merchant, ¿cuáles son tus favoritas? Merchant: El Jacinto. Pero en azul. Grillete: Del color del cielo. Merchant: Del color del mar. Grillete: No conoces el mar. Merchant: ¿Y tú conoces el cielo? Grillete: Pos claro. Merchant: ¿Has estado ahí? Mi abuela Elidía dice que es inmenso. Grillete: ¿Y ella cuándo fue al mar? Nunca salió de Barricada. Merchant: El cielo…


Grillete: Pero… ni existen. ¿Cuándo has visto una flor azul? Merchant: Sí las hay, así se enamoraron mis abuelos. Grillete: Huy, yo creía que´l viejo Noréz, se la había robado. Merchant: Pos sí se la robó, pero luego la enmoró. O qué creías, juntos tanto tiempo nomás para que sí. Mí amá Elidía le pidió un ramillete de Jacintos azules pa´ estarse de por vida y él lo consiguió. Grillete: ¿Y ónde tú? Merchant: Pos en el amor. Ónde más pueden encontrarse esas cosas. Grillete: Y de ahí que tu color favorito sea el azul. A mí me gusta el verde. Merchant: A mí no, el verde es el color de las desilusiones. Grillete: ¿Cómo pues? Merchant: Que cuando se te seca el alma te pones verde y tus ilusiones se aguada y se te salen por la nariz entre los mocos por tanto llorar, por eso cuando alguien se enferma, primero se pone pálido-pálido y luego amarillo y finalmente verde, porque ya no tiene ilusiones pa´ seguir viviendo. A mí no me gusta el verde. (Entra Teta. Observa en la distancia a Grillete y a Merchant, esta última la advierte). Ya me voy. (Sale corriendo, Grillete se queda junto al ramillete de flores). Grillete: Merchant, las flores. ¡Merchant! (Teta se acerca a Grillete). Aquí las voy a dejar. (Sale, Teta toma las flores). TRANSICIÓN Mona: Esa escuincla ya me cansó… No ayuda en la casa, no hace favores, reclama los mandados, tiene el hocico más grande que una hiela. No sé cómo demonios, yo no la crié así. Rito: Mona, la Merchant está en las edades difíciles. Ya se le va a pasar. Mona: ¿Y si no se le pasa? Rito: A todas se les pasa, ¿o a poco a ti no se te pasó? Mona: Que bobadas, yo nunca fui así.


Rito: Eso dices ora, pero Judas se te incrustó a esa edá. Teta me advirtió, pero yo no oí. Mona: Ni digas, mi amá nunca habló contigo. Rito: Pos en algún lugar me lo dijeron. (La jala hacía sí, la sienta en sus piernas, la besa, desabotona su blusa, mete la mano, comienza a amasarle los senos. Teta se para en el umbral de la puerta, observa la escena). Mona: Está dormida, dijo que venía cansada de pizcar flores. Rito: Déjala descansar. (Teta sale hacia el cuarto). ¡Hay que dejarla descansar! Mona: Ya te oí. TRANSICIÓN Merchant acostada en la cama. Teta a los pies de esta, la destapa, se cubre con la cobija, sale. Merchant abre los ojos para comprobar que Teta se ha ido, abraza el almohadón y comienza a llorar en silencio. Entra Elidía, va junto a ella, la abraza consolándola. Merchant: Amá Elidía, la amá Teta siempre me hace cosas malas. Nunca me deja dormir. No quiere que descanse. Me sigue hasta el río y siempre vigila lo que hago. Asusta a Grillete. Amá Elidia, yo quiero que ella se vaya. (Continúa sollozando, Elidía la abraza, finalmente se queda dormida. Entra Nórez). Noréz: ¿Otra vez? (Elidía asiente). No te preocupes mi niña, ya mero te marchas de aquí. II. MERCHANT EN EL LODO. Rito: Y entonces qué hago yo con mi palabra. Mona: Pos tragártela qué más. Rito: Ya quedé con el Queteto. Mona: Y a mí qué. Las palabras de cantina no son nunca decisión. Rito: ¿Y las de la jugadera sí? Mona: La Merchant ya está pedida. Rito: Y dada por tu apá. Mona: Su palabra es la mía.


Rito: Pero ónde quedo yo. Mona: No me vengas, sabíamos muy bien que la niña se iba a casar con el Valdespino ese. Rito: Pos si tú lo has dicho, es una niña. Mona: Es por decir. No me digas que no la has visto como le cuelgan ya las tetas. Está en edá. Además ya la andabas apalabrando con Queteteto. Rito: Pos pa´ que de a perdida se junte con alguien que conozca, alguien a quien le haya visto la cara pues, el amigo ese quién sabe qué mañas traiga. Mona: Nada de rejuntes, esta se casa y bien casada. Además peores mañas que´l José Juan no creo que nadie tenga. TRANSICIÓN Muchacha uno: Que suerte tienen las hierberas. Muchacha dos: Vamos pa´l monte que´s luna llena pa´ embrujar y así también vamos a casarnos. Muchacha tres: Sí bien dicen que la suerte de la fea, la bonita la desea. Las tres: ¡Bruja! Bruja, bruja, bruja. ¡Bruja! (Le avientan bolas de lodo, le embadurnan la cara, la toman a la fuerza entre las tres). Grillete: Órale viejas burras, déjenla o les empiezo las pedradas. Muchacha uno: Ya estarías bueno, pegándole a una mujer. Grillete: Ustedes no son mujeres, si no víboras de cascabel, órale, pélenle. (Avienta piedras, las muchachas salen despavoridas). ¿Qué te hicieron esas huilas? Merchant: Nada, estoy bien. Grillete: Te embarraron toda la cara. Merchant: Pos embárrate junto conmigo. Grillete: ¿Pa´ qué tú? Merchant: Pa´ no sentirme tan mal. (Grillete lo hace, Merchant le ayuda). Cuando pasemos por el pueblo van a creer que estamos jugando. Grillete: ¿Por qué te envidian la suerte?


Merchant: Por… por nada. ¿De ónde vienes? Grillete: De sacar a José Juan de la cantina, por eso me vine por acá, pa´ rodear, pa´ que no me vaya a moquetear. Merchant: ¿Pa´ qué vas a sacarlo? Grillete: Porque mi amá me manda. Merchant: ¿Cómo está? Grillete: Igual. No se aguanta ni sólo. Merchant: Pobrecito. (Grillete se aleja). ¿Y ora tú? Grillete: ¿Sabías que lo quieren casar? Merchant: Sí. Grillete: ¿Contigo? Merchant: Sí. Grillete: ¿Sí? Merchant: Sí. Pero mi amá dijo que no. Grillete: Pero tu apá dijo que sí. Merchant: Y eso qué. Grillete: Que´l dijo. Merchant: Pero mi amá manda. Y aunque no usa pantalones los trae más puestos que mi apá y cuando ella dice no, es no. Grillete: ¿Entonces, no? Merchant: No. Grillete: Que bueno. Merchante: Que ocurrencias, ¿verdá? Grillete: Es que en mi casa ya les urge casarlo, con cualquiera, quesque así se le va a olvidar y va a dejar la tomadera. Merchant: ¿Entonces yo soy cualquiera?


Grillete: No. Tú eres Merchant. Merchant: ¿Y eso qué? Grillete: Tú sabes. TRANSICIÓN Merchant: Aunque no me dicen yo ya sé, la amá Teta se encargó de que supiera. Noréz: Esa mujer que nomás anda ónde no debe. ¿Qué piensas? Merchant: Que está bien. Noréz: No vas a preguntar cómo es la cosa. Merchant: Pa´ qué. Noréz: Pa´ que sepas. Merchant: Ni necesito saber nada, así se arreglan las cosas, ¿no arreglaste así lo de mi amá? Noréz: Eso fue diferente. Merchant: ¿Por qué pues? Noréz: Porque somos Moncayo y los Valdespino no nos habían aceptado, ni ellos, ni ninguno en Hacienda Verde, hasta ora. Allá los criados se creen superiores. Somos en suma diferentes, nosotros somos de aquí, pertenecemos a este lugar, aquí vivimos y aquí morimos, y como ves, nunca nos vamos, seguimos siendo los mismos dese hace años. Nomás ellos se alejan, aquí se sienten atrapados, pesados, tristes y siempre se están yendo a cualquier parte, no importa que allá no valgan, pero tarde o temprano vuelven porque así tiene que ser. Ellos con sus ansias de irse y nosotros con las ganas de quedarnos… Tú vas a echarle raíces a Jacinto. Tú vas a hacer que le guste esta tierra, el olor a campo, el río, la arboleda y vas a educar a tus hijos con ese fin, que crezca y envejezcan en Barricada. Merchant: ¿Jacinto? Noréz: Jacinto Valdespino. (Sale). Merchant: Jacinto. (Entra Mona, Merchant la observa). Noréz: ¿Qué?


Merchant: Nada. Mona: Deja de estarme encajando los ojos como astillas. Merchant: ¿Qué se siente estar casado? Mona: Es igual. Merchant: ¿Igual a qué? Mona: Que comer o dormir o cagar, es lo mismo, es igual, no siente uno nada. Merchant: ¿Tú querías a mi apá? Mona: Que preguntas… Merchant: Dime, pa´ saber. Mona: ¿Pa´ saber qué? Merchant: Ya sé que me casan. Mona: ¿Quién te dijo? Merchant: En la escuela. Mona: Ni te apures, que al cabo ya no vas a ir. Merchant: ¿Por qué? Mona: Por que no. No necesitas buscar, ya encontraste. Merchant: ¿Entonces? Mona: Lo que necesitas aprender se aprende aquí. Merchant: ¿Y quién me va a enseñar? Mona: ¡Yo! (La toma por el brazo, la acerca a la tina, la hinca bruscamente y comienza a limpiarle el rostro). El día de blanco el velo en la cara, la sonrisa apagada, la vista en el suelo. Tu apá te va a entregar. Ya no serás más nuestra hija, serás una madre, serás una esposa, serás la mujer. Fuerte como tu abuela, como la amá de tu apá y como yo. Ya no traerás lodo en el pelo ni llevarás tus pies descalzos a caminar. Ya no serás la misma de ahora. No. No serás. No sé qué suerte traiga el Valdespino, ni de qué suerte te va a contagiar, pero pos ya eso es cosa de tu vida. Mientras, aquí sigues haciendo lo mismo, nomás que a la escuela no


vuelves, ora debes aprender cosas nuevas, cosas de la casa, de la vida, del matrimonio, cosas que sí sirven, no de las otras que te aprendes pa´ olvidar. Ni modo Merchant, los varoncitos son los que se quedan en la casa de la crianza y las hembras, pos se van. Vas a vivir en hacienda Verde. (Termina de lavarle la cara, Merchant sale). Qué suerte. Mi apá no lo logró pa´ mí, pero lo logro pa´ ti. Qué suerte… Maldita chamaca endemoniada. Burra como las peores, terca como las mulas y se va pa´ Hacienda Verde. Merchant en off: Pero pos si yo ni quiero ir. III. MERCHANT EN EL ENFADO. Rito: Sigue sin quererme hablar. Queteto se enojó conmigo. Mona: Y qué tiene que ver. No vas a casarla con un borracho empedernido. José Juan es muy mayor, es más grande que Merchant, en todo caso se hubiera casado con Guillermo. Ramón: Guillermo, qué va, si son bien cuates. Mona: Esas amistades no me gustan. No es bueno que hombre y mujer… Rito: Tú eras amiga de Rómulo Esparza. Mona: Uh, de eso hace tanto que ya ni me acordaba. Rito: Pos a mí no se me olvida. Mona: De todos modos yo hablo con Queteto. Rito: ¿Pa´ decirle qué? Mona: Le voy a explicar bien la cosa, aunque no debiera, pro hay que tener consideración por tus burradas. TRANSICIÓN Grillete: Merchant. ¡Merchant! Merchant: Hola tú. Grillete: ¿Y ora? ¿Qué traes? Merchant: Que no puedo hablar contigo, por ahí anda mi amá Teta. Grillete: Ni me digas que me espantas.


Merchant: Ya no voy a ser tu amiga. Grillete: Cómo va a ser, qué cosas dices. Merchant: De veritas. Grillete: ¿Por qué no has ido a la escuela? ¿Te sientes mal? Estas amarilla, casi verde. Merchant: De veras. No me había dado cuenta. A lo mejor ya hasta me voy a morir. Grillete: No me empieces Merchant. ¿Por qué no has ido? Merchant: Porque ya no voy a volver. Grillete: ¿Qué pues? Merchant: No necesito aprender nada, ora todo me lo está enseñando mi amá. Grillete: ¿Y el río? ¿Cuándo vuelves al río? Merchant: No, pos no, tampoco. Me voy a caar Grillete, me voy a casar con un Jacinto. Grillete: Uh Merchant, que cosas dices, nadie se casa con las flores. Merchant: Me voy a casar con el Jacinto Valdespino y me voy a ir pa´ Haciend Verde. No te voy a volver a ver… Grillete: Y te ibas a largar sin decir nada, así nomás, sin despedirte… Merchant: ¿Por qué te enojas? Grillete: Porque tú y yo… Porque tú… Porque yo… ¡Chale! Merchant: ¡Grillete! ¡Grillete vuelve! Grillete en off: ¡Me llamo Guillermo, no me vuelvas a decir así! TRANSICIÓN Gorda: Merchant, estás muy callada. Mona: Ni le hagas caso, en veces se empeña en estar mal. Gorda: Me extraña. Mona: Te digo que así es esta, ni te apures. Gorda: No será un mal presagio. Mona: ¿De qué tú?


Gorda: De la boda. Mona: Ora resulta que por que la Merchant no está boquiabierta alargando la lengua entre los dientes y mareando la cabeza de los demás, hay algo malo. Gorda: Merchant, ven pa´ ca. (Merchant se acerca a ella, le toca la frente). ¿Te sientes malo? (Merchant niega). Estás muy amarilla. (Merchant se encoge de hombros). Mona: Ve por la carne que dejamos secando. (Merchant sale). A mí no me cuentan, yo al conozco, ya estaría, si yo la parí; se está haciendo loca porque no quiere aprender. Testaruda, cabezona, a ver si cuando se case no me la devuelven, entonces si haber qué hago con ella. Merchant: La carne no está, todavía le falta, creo que días. Mona: Acuéstate pues o corre o salta, la Gorda y yo vamos a jugar. Merchant: ¿Y mi apá? Mona: Hoy es día de cantina, unas cuantas manos nomás, no se va a dar cuenta y ni modo de que tú le digas. Merchant: Pos no. (Mona barajea un mazo de cartas, luego reparte). Gorda: Ese Rito, no entiendo cómo es que no le gusta jugar cartas. Mona: No le gustan las apuestas. Gorda: Por qué será. Mona: Cállate y dale. TRANSICIÓN Merchant entra al cuarto, se suelta el cabello, se cepilla, se desabrocha la blusa, esta queda abierta, se le ven los pechos, en la esquina más oscura del cuarto se distingue una sombra, Merchant desabrocha su falda la cual cae al suelo, la blusa alcanza a cubrirla, no lleva ropa interior, hay un suspiro ahogado, Merchant voltea al rincón, va hacia allá. Merchant: (En un susurro). Grille… Guillermo, ¿qué haces acá? Grillete: Tenía que verte. Cómo no hay donde… Merchant: ¿Y se te ocurrió aquí?


Grillete: Pa´ que nadie lo sepa. (Merchant se cubre). Eres toda una mujer. Merchant: Cállate, no me salgas con eso. Grillete: Estoy enfermo Merchant, voy a morirme. Merchant: No Guillermo, tú no te mueres de soledad, te traga el río. Grillete: Dime Grillete. Merchant: Grillete, vete, mi amá está del otro lado de las cortinas, si se entera que aquí estás te… (Grillete la besa). Grillete: Vámonos pa´l monte. A la cueva de Simón, hoy es día de cantina, nadie se va a dar cuenta. Merchant: Yo sí. Grillete: Entonces, ¿no quieres? Merchant: Así no. Grillete: ¿Cómo? Merchant: Sin la bendición. Grillete: Al Jacinto ese, ¿lo quieres? Merchant: No sé, no lo conozco. Grillete: Te va a hacer suya. Merchant: Pos claro, va a ser mi esposo. Grillete: Entonces, ¿no? Merchant: Pos no. Grillete: Me voy a morir de soledad, sin ti no hay nada. Merchant: Y qué quieres que haga yo nunca he dado mi palabra. Grillete: Dámela a mí. Merchant: No pudo, mi abuelo me tiene dada. Grillete: Vente conmigo. Merchant: ¿Pa´ qué? ¿Pa´ un rato?


Grillete: Entonces, ¿ahí muere? Merchant: Murió hace días. Grillete: Si me voy no vas a volver a verme. Merchant: Ya sé. (Grillete sale por la ventana, Merchant se asoma. Bajo. ). Ya ves, tú fuiste mi primer beso de amor. TRANSICIÓN Mona: Pasado mañana es el día. Rito: Con estas aguas. Mona: Déjate las aguas, la carne no se secó. A ver qué hacemos. Rito: No hacemos nada. Mona: Qué traes tú. Rito: Merchant es nuestra hija. Mona: Ya sé. Rito: Y es la única. Mona: Ya sé. Rito: Se nos va a ir pa´ Hacienda Verde. Mona: Ni que estuviera tan lejos. Rito: No entiendes. Nos vamos a quedar solos. No vamos a tener cerca a sus hijos. Se va pa´ vivir una vida diferente, a un lugar onde no cabemos. Y es como si no hubiéramos dejado frutos, nomás dejamos la semilla. Pa´ ti es distinto, tú no la quieres. Mona: Que bobadas. Rito: Dime si no. Mona: No, también es mía. Rito: Pero eres duda… Mona: Es por su bien.


Rito: Es por costumbre, por comodidá. Tú supiste siempre que se iba, pero a mí, me avisaron hasta el último, no tuve los años que tú tuviste pa´ la resignación. Mona: Ay Rito, mejor ni le hagas, se va a casar, no va a morirse. ¿Tú criaste a tu hija? (Rito asiente). ¿Y la criaste bien? Rito: Pos creo. Mona: ¿Y piensas que te va a dejar en el olvido? Es Merchant, cuándo le ha importado regla alguna. (Llaman a la puerta). Rito: Ovidio, que milagro, tenías años que no venías pa´ la casa. Mona: ¡Sécate! Te va a hacer daño, venir de noche y con el aguacero andando. Ovidio: Pos es que la noticia era pa´ hoy. Me manda decir Gertrudis, la nana del niño Jacinto, que están varados en Campo-Allende, él y al comitiva del casorio y que con las aguas y con lo malo que se pone el camino con este tiempo, pos que no van a llegar. Que se van a retrasar unos tres días, que les mandan avisar pa´ no hacer pasar mal rato a la seño Merchant y que no crean ni digan que´s novia de rancho; vestida y alborotada. Yo les traigo todo al costo. Me vine de hacienda Verde hace un buen rato y apenas a estar hora llego, ora ni vean cómo han de estar aquellos. Prefirieron descansarle al peligro que tentar la suerte. Mona: Pos al menos se nos va a secar la carne. Rito: Ovidio, ¿vas a quedarte hasta que aclare? Ovidio: Uh, pos ni aunque no pudiera regresarme, me exigieron volver pronto con respuesta. Mona: Pos tá bien, qué le vamos a hacer. Además un matrimonio con mal clima se lleva siempre con las mismas turbias. Que cancelen y avísenle al cura pa´ que no gaste cirios ni inciensos… TRANSICIÓN Gorda: Como que la Merchant recobró el color. Mona: Oye Gorda, no hagas líos. Quieres hacer un chisme donde no lo hay.


Gorda: Merchansita, ven pa´ca. ¿Sabes lo que´s un matrimonio? (Merchant asiente). No uno como el de tus apás, uno común, tradicional. (Merchant niega. A Mona). Ya ves, esta ni sabe nada. Los Valdespino no son como los Moncayo, de ahí que aquellos son como son, por eso la tierra, la fruta, la buena vida que se dan, porque tienen con qué y les sobra. En Hacienda Verde la mujer es calladita, sumisa, sumisa, nada de andar con el hocico suelto como por acá, allá no dice ni sí, ni no. Nomás obedece como sirvienta, así que en la noche le abres las piernas al patrón, lo haces gozar y gozas tú, pero no se lo demuestres y en la mañana, como si no hubiera pasado. Mona: Cállate, la vas a espantar. Tú ni sabes cómo es la cosa. Nunca te has casado. Gorda: Pos no. Pero estuve trabajando por aquellos lares mucho tiempo. Yo era la encargada de cocina. Mona: Y te corrieron por ratera. ¿Te acuerdas? Te agarraron robándote los patos. Gorda: No se me olvida, ni tampoco se me olvida onde y con quién me los comí, pero pos parece que la que no se acuerda eres tú. Mona: Ya estuvo bueno. Merchant y yo tenemos que ir con Eulalio, le voy a comprar un camisón. (Sale hacia el cuarto). Gorda: Ya sabes Merchant, si lo quieres tener domado vuélvete una fiera en la cama, no des tiempo de que piense en la cantina, móntate en él como lo hacías con el potro y vas a conocer la felicidad. TRANSICIÓN Merchant: (En la tina). Amá Elidía, por qué no me hablas. ¿Estás enojada? Sé que estás enojada porque me vio casi desnuda, pero pos no sabía que ahí estaba. Mi amá está enojada, Grillete está enojado, la Gorda está enojada y tú también. La única que no se enoja soy yo y yo soy la que debiera. (Elidía se acerca, le talla la espalda). La Gorda tiene mal olor, huele a rancio. No me gusta como habla, tiene aliento de diablos, me dice cosas sucias, siempre habla de porquería. Me dijo que debo frotarme abajo y pasarme el olor pa´l cuello pa´ que a mi


esposo le guste más. También me habló del animal marchito que debo reanimar por las noches y me habló mal de Jacinto. Pos cómo si ni lo conoce. Yo tampoco, pero sé que él no es malo, si no el abuelo no… No. Yo… yo quería irme con Grillete, tenía ganas, sentí mariposas en la panza y el pecho caliente. ¿Soy mala? (Elidía la saca de la tina y comienza a secarla). Yo quiero a Grillete, lo quiero de veras, pero lo quiero distinto, no como a ti o al abuelo, ni como a mi apá… lo quiero abuela, lo quiero. (Elidía observa el camisón nuevo de Merchant, entra Mona), Mona: ¿Ónde dejaste el camisón? (Elidía lo pone en la cama. Mona lo toma). ¿Está bonito verdá? (Elidía asiente). Lo voy a guardar pa´ que no se ensucie. No le hagas caso a la Gorda, mi apá nunca te procuraría un mal. (Sale). Merchant: ¿Por qué no le hablas? ¿Le hace falta? (Elidía sale detrás de Mona). IV. MERCHANT EN EL LUTO. Mona: Susanita, cómo estás. Susanita: Peor, mal que mal. Disculpa que te moleste y en tu casa, no vayas a creer que nomás vengo cuando se ofrece, sabes que con José Juan no tengo salida. Mona: Ni te apures, una se vuelve de los hijos. ¿En qué te sirvo? Susanita: Necesito un favor, algo especial. Mona: Tú dirás. Susanita: Es Guillermo… Tú sabes que´l y la Merchant son muy amigos y aunque en veces renegábamos de esa amistad, ellos permanecían unidos. Mona: Sí. Susanita: Y ora, pos necesito de tu hija, necesito algo de ti. Guillermo está muy mal, le está siguiendo las causas al hermano. Nadie sabe por qué José Juan anda sumido en la borrachera, nomás yo. Resulta que Cristi la hija del caporal de Hacienda Verde… Mona: ¿Del caporal?


Susanita: Sí, de aquél que se ahogó en el río después de matar a la esposa hace años. ¿Te acuerdas el lio que se armó? (Mona asiente). Pos resulta que esa lo voló, le hacía ojitos en la iglesia, le hacía sonrisas en la plaza y hasta algunas veces le tocó la mano en el tumulto de las fiestas patronales y el descerebrado del muchacho se creyó que era algo más y cuando fue en son de declaro, la muy mula se burló, ser rio del en su cara y le hizo ver su condición, le dejó muy claro que era pobre y ora que ni soñando, mucho menos en la realidad. Esto ya es más razonable. Anda apagándose el ardor con otro diferente, el que le quema el alma con el que quema la garganta. Anda de atarantado pues. Pero Guillermo, ese qué dolores puede padecer, qué tristeza, ni una, si ese chamaco es más feliz que la felicidá, la vida le pasa de noche, es más distraído, tú lo conoces… nunca le hace mal a nadie. Pero ora… golpeó a Queteto y a José Juan, se fue al lío con padre y hermano juntos, anda peor que diablo suelto en Nochebuena. No lo conozco, ni reconozco en él al que antes era. Tome que tome, llora que llora. No habla con nadie, ni solo, no se desahoga, no sé qué le pasa. Mona: Y entonces quieres… Susanita: Por favor. Sobre más ahora que está por irse. A ver si antes le saca lo que trae. Pa´ saber de qué debo curarlo. Mona: Por mí no hay piense, si quieres que vaya, irá. Susanita: ¿Y Rito, no va a decir…? Mona: Nada. Qué inconveniente, si se criaron desde chicos, son como hermanos. Susanita: Yo no sabía por qué el chamaco le había hallado tanto amor al río. Mona: El agua nos los unió. Susanita: ¿Entonces? Mona: Despreocúpate. Te la mando. Susanita: Gracias. Mona: Ni digas, ya después se me ofrecerá. TRANSICIÓN


Merchant: ¡Que no voy a ir! Mona: Mulona ingrata, pos no que muy amiga del chamaco. Merchant: Pos eso era antes. Mona: Antes de qué. Merchant: De todo. Además qué voy a saber lo que le pasa. Mona: Pos pa´ eso vas, pa´ saber. Merchant: ¡No voy a ir! Mona: ¡Que sí, sí vas! (Entra Rito atribulado, seco, está como ausente). Rito: Grillete se ahogó. Se atoró en las piedras medias del río. Traía un ramillete de Jacintos azules en las manos. Mona: Pobre muchacho. Rito: Dios lo guarde. Merchant: Ya ves, ya ves, no voy… ¡No voy! Allá él sin que nadie sepa qué le pasa. Grillete escuinclete, Grillete escuinclete, Grillete escuinclete. Rito: Hay que atrasar la boda pa´ velar al muerto. Mona: Al menos los siete días de rigor Rito: Pobre muchacho. Mona: Dios lo guarde. Merchant: (Se topa con Teta). Ora sí estrás contenta, tú le echaste la maldición. TRANSICIÓN Grillete: ¿Por qué lloras? Niña, dime qué tienes. Merchant: ¿Y a ti qué te puede importar? Ni te conozco. Grillete: Pa´ ayudarte. Llorar hace mal. Merchant: ¿Quién dijo? Grillete: Mi amá.


Merchant: Pos ve y dile que no sabe. Que llorar es lo único que salva. (Va a salir, cae al suelo). Ya vez, por tu culpa me caí. Grillete: ¿Por mi culpa? Merchant: Por interrumpirme el llanto. Grillete: (Le da la mano, Merchant va a tomarla, este la quita). Si te ayudo vas a ser mi amiga. Merchant: Y si no quiero. Grillete: De todos modos vas a serlo. (Le ayuda a levantarse). Este es mí río. Merchant: ¿Y ónde dice tú? Grillete: Te lo comparto, aquí será un lugar secreto, nuestro, pa´ hablarnos, pa´ vernos… Merchant: Pos quién te dijo que yo te quería ver. Teta: Merchant, ven acá, no te arrimes a ese chamaco, tiene el aura negra, lo come el dolor. Grillete: Quién es esa vieja loca. Merchant: La amá de mi apá. Grillete: ¿Entonces, tú eres Merchant? Merchant: Merchant Moncayo. Grillete: ¿Moncayo? Merchant: Sí, hija de Rito y Mona. Grillete: Ah, tú apá es amigo de mi apá. Yo soy Guillermo, hijo de Queteto y Susanita. (Le extiende la mano, Merchant va a estrecharla). Teta: (Jalándola). No lo toques. Está podrido. (Mira a Grillete detenidamente). Cuidado chamaco, yo que tú no volvía por aquí, el río de ama y algún día te va a reclamar. Va a querer que te quedes pa´ siempre. Grillete: ¿Qué me dice? Teta: Que´l río te va a tragar. Grillete: Nombre, si yo nado re´bien. (Merchant corre, Grillete va tras ella). ¿Está loca? Merchant: No, es bruja.


Grillete: ¿Y tú? ¿Vas a volver? Merchant: A la mejor. La vemos Grillete. Grillete: ¡Guillermo, me llamo Guillermo! Rito: (Topa con Merchant). ¿De ónde vienes con la prisa? Merchant: De por ahí. Rito: ¿Por qué lloraste? Merchant: ¿Tú amá es mala? Rito: Qué cosas. Merchant: Me dijo que me voy a morir. Que voy a morirme de tristeza, que yo nunca voy a ser feliz. Me dijo cuando mató un ave negra en la cueva de Simón. Rito: ¿Qué andabas haciendo tú allí? Merchant: Fui tras ella. Rito: No vuelvas a seguirla. Por la edá ya no distingue bien las cosas y de seguro que ni sabe lo que dice. Tú vas a ser feliz, de eso me encargo. Merchant: Conocí a un hijo de Queteto. Rito: ¿Al chico o al mayor? Merchant: A Grillete, dijo que se llamaba Guillermo, pero como parece grillo, le puse Grillete. ¿Me dejas juntar con él? Rito: ¿Vas a llevarlo a la cueva de Simón? Merchant: No. A ese lugar no vuelvo a ir nunca. Rito: Nomás no le digas a tu amá, que se enoja. Merchant: Ta´ bueno, ese será nuestro secreto. Rito: A mí no me gustan los secretos. Merchant: No nuestro. Del Grillete y la Merchant. TRANSICIÓN Rito: Se me hace que la Merchant no va, está acostada.


Mona: Cómo que no va ir al velorio. Si eran como uno. Eso está mal. Merchant, vamos pa´l velorio de Guillermo. Gorda: (La tienta). Chamaca de Jesús, estás ardiendo en fiebre. Mona, prepárale agua. (La meten en la tina). Ora sí que ni la friegan, cómo no se dieron cuenta. ¡No te nos vas criatura, no te nos vas! Susanita en off: Y el agua también nos los separa. Merchant: Grillete escuinclete, Grillete escuinclete… TRANSICIÓN Susanita: ¿Cómo sigue? Mona: Ahí va. Susanita: A lo mejor fue la noticia… Mona: O el temporal o por la boda, ya ni se sabe con tanta emoción. Susanita: Que tristeza que no pueda venir a despedirse, a ver si no me lo deja sin descansar en paz. Mona: Que ignorancia, el que se muere se acaba. Susanita: ¿Y el alma, ónde la dejas? Mona: Siento mucho tu pérdida, Guillermo fue buen muchacho. Susanita: Lo es. Mona: Lo era, ya murió. Susanita: Cuando se componga dile que vaya a hacer la cruz allá en su tumba, quiero que esté tranquilo mi muchacho. V. MERCHANT EN LOS ESCOMBROS. Rito: ¿Cómo te sientes? Merchant: ¿Yo? Bien. Mona: Pos eso será ahora, porque te viste muy mala. Merchant: ¿Ya enterraron a Grillete? Rito: Antier.


Merchant: A ver si después puedo ir a verlo… a su tumba. ¿Y ora cuándo? Rito: En cuatro día. Merchant: Entonces tengo tiempo. (Se incorpora). Mona: Quédate. ¿Qué necesitas? Merchant: Respirar aíre, no cuarto encerrado. (Sale). Rito: Ha de odiar a mi amá. Después de todo ella predijo… Mona: Ni se ha de acordar. Hace tanto. Además qué gana con odiar, ¿revivir al muerto? Rito: No creas, hay cosas que no se olvidan, por más tiempo que les pase por encima. TRANSICIÓN Merchant: (Da vueltas alrededor de Elidía quien recoge flores). En cuatro días conoceré a Jacinto, entonces sabré si lo voy a odiar o voy a amarlo. Amá Elidía. ¿Quién es Rómulo Esparza? (Elidía se descompone, no responde). La amá Teta me dijo en sueños, ora que estuve enferma y me cuidaban, la oí decirme, pero no sé quién es. ¿Tú sabes? (Elidía toma la mano de Merchant, la conduce al cementerio, la lleva a la tumba de Grillete). Mona en off: El destino es la repetición. Merchant: (Rehúye la tumba). No. No quiero. Todavía no. (Da media vuelta, topa con una lápida olvidada, escondida entre hierva seca y matorrales). Rómulo Esparza. ¿De qué murió? Rito: Se ahogó en el río. Merchant: ¿Cuándo? Rito: Meses antes que nacieras. Merchant: ¿Lo conocías? Merchant: Fue mi amigo y de tu amá. Merchant: ¿Tenía amigos? Rito: Hay muchas cosas de ella que no sabes. Merchant: ¿Y tú? Mona: Estás muy raro.


Rito: Se te hace. Mona: De más de serio. Rito: Me acuerdo… Mona: ¿De qué? Rito: De los que se llevó el río. Mona: Nomás son dos. Rito: ¿Se te hacen pocos? Mona: Son los que son y ya. Rito: Qué estará sintiendo la Merchant. Mona: No, pos no sé. Ni modo que la abra y vea. Rito: Y qué sentiste tú. TRANSICIÓN Grillete: ¿Por qué no te sueltas los pelos? Te verías mejor, por como mujer de a perdido, así pareces chamaco. Merchant: Y tú pareces vieja, de todo te quejas, que si el lodo, que si te ensucias, que te regañan, hasta parece que estoy oyendo a tu amá. Grillete: ¡Ya! Merchant: Pos déjame pues. Grillete: ¿Somos amigos? Merchant: A veces. Grillete: ¿Cuándo? Merchant: Cuando no chillas ni friegas. Grillete: Merchant… Te quiero. Merchant: Uh, ya vez, pareces vieja. Grillete: Con toda el alma. Merchant: ¿Me lo estás diciendo de a deveras?


Grillete: Pos claro, con estas cosas no se juegan. Merchant: ¿Y pa´ qué me dices? Grillete: Pa´ que sepas, por si tú también. Merchant: No. Yo nada. Grillete: ¿No me quieres? Merchant: No tanto. Pero pos si algún día me enamoro, va a ser de ti. Grillete: ¿Y si te quieren volver a casar con otro, como con mi hermano? Merchant: Pos me caso. Grillete: ¿Y el amor? Merchant: Ni te apures, aunque me case, tú vas a ser mi primer beso de amor. TRANSICIÓN Mona: ¿Qué quieres? Merchant: ¿Por qué se murió Grillete? Mona: No sé. Merchant: ¿Y Rómulo Esparza? Mona: ¡No vuelvas a pronunciarlo ni aunque no te oiga! Merchant: ¿Pos quién era? Noréz: No la molestes, ya bastante trae con esta boda. (Merchant sale). Mona: El era… él era. Noréz: Nunca sabemos si el bien es malo y el mal es bueno. (Entra Teta, sofocada, pesada). Qué mujer, ¿no puede descansar? Ve, por tanto subir la loma, todos sabemos que la cueva de Simón es mala, pero usté no parece que lo entiende. TRANSICIÓN Rito: ¿Cómo te sientes? Merchant: Ya te dije que estoy bien. Rito: No de eso, de lo otro.


Merchant: Esa boda nunca llega. Rito: De Grillete. Merchant: Se llamaba Guillermo. Qué con él. Rito: Pobre chamaco. Dios lo guarde. Merchant: Cómo que pobre, si está mejor que nosotros. Muerto ya, qué le puede doler. Rito: ¿A ti, te duele? Merchant: Pa´ qué. Además ónde quieres que lo guarden, si su alma es tan grande que hasta ciega a Dios. Rito: Sáquese, con eso no se meta. Merchant: Nomás digo verdades, aunque no les gusten. Rito: Verás, te va a castigar. Merchant: Él no castiga. Mata. Goda: Virgen del Carmen y del Sagrado Socorro, casi se me sale el corazón. Mona: ¿Viniste a pie fuerte? Gorda: Me vine corriendo. Mona: Y por qué la prisa pues. ¿Creías que no alcanzabas desayuno? Gorda: Se quemó Ramona, la iglesia se quemó. Rito: ¿Que qué? Gorda: Se cayó pared y techo, por suerte sacaron al cura, lo sacó a jalones José Juan, más a fuerzas… no quería salir, quería sacar los santos y las reliquias. Mona: ¿Pero cuándo? Gorda: Apenas anoche, todavía no acaba, están tratando de salvar, pero ni hay qué. De allá vengo, vine a traerles la noticia, con eso de que mañana era la boda de Merchant. Merchant: ¿Y ora pa´ cuándo? Rito: (Bajo). Ya vez, te castigó. TRANSICIÓN


Grillete: Merchant, te traje algo. (Le da un ramillete de violetas). Que cumplas muchos. Merchant: ¿Cómo supiste que era hoy? Grillete: Me acerqué a tu abuela Teta a preguntar. Merchant: ¿De veras, y qué te dijo? Grillete: Que me voy a morir y que no te haga daño, porque sólo voy a procurar tu muerte. Merchant: ¿Pa´ qué la oyes? Grillete: Se nota triste. Merchant: Violetas. Grillete: Es que… es que no encontré Jacintos. Merchant: Gracias. No andes hablando con mi amá Elidía. Grillete: ¿Por qué no? Merchant: Porque te puede echar una maldición. (Merchant mira tristemente las flores). Grillete: ¿Qué, no te gustan? Merchant: Sí. Grillete: ¿De veras? (Merchant asiente, se acerca lentamente a Grillete, le da un beso en la mejilla). ¡Mi primer beso! Merchant: Pero no cuenta, por que no es de amor. Grillete: No. Merchant: No. No confundas, este nomás tiene agradecimiento. Gracias por las flores. Grillete: Gracias por el beso. TRANSICIÓN Muchacha uno: La cueva de Simón es para brujas. Muchacha dos: Está rodeada de hierbas mágicas y de animales pa´ sacrificar. Muchacha tres: Le dicen así, porque ahí un tipo mató a una mujer y se la dio al diablo. Muchacha dos: Y ese tipo se llamaba Simón. Noréz: Apenas se les quema la iglesia y ya andan buscando diablos que culpar.


Muchacha uno: Ese hombre se mató… Muchacha tres: Quesque no pudo con la culpa. Muchacha dos: Pero su alma ronda y ayuda… Muchacha uno: A las brujas y hierberas. Todas: Brujas, brujas, brujas. TRANSICIÓN Mona: Así que José Juan sacó al cura. Rito: Por como hablas algo traes. Mona: ¿Qué estaba haciendo allí? Rito: A qué se va a la iglesia, a orar. Mona: ¿Tan noche? Rito: No hay horas pa´ rezar y menos tan reciente lo del hermano. Mona: No será eso. Rito: ¿Qué tú? Mona: Que quemó la iglesia justo pa´ que no hubiera festejo, como pa´ guardarle el luto al muerto. Rito: Mona, mejor ni digas, además el cura los puede casar en cualquier lado. Mona: Vieras que eso no lo había pensado. Rito: Puede ser allá en Hacienda Verde, sirve que la vamos a dejar. Mona: Pos sí, no está tan malo. Hay que buscar a Ovidio pa´ que diga, a ver si quieren y si se puede, pa´ no aplazarle más. TRANSICIÓN Noréz: La gente nomás habla cuando no sabe, por que cuando sabe, ni dice. Ovidio: que mandan decir que está bien, pero ora el asunto es el curita, porque se le rompió el alma, está sentado allá en la iglesia, o donde la hubo o en lo que queda de ella, no ha comido, no ha bebido, ora que ni ha rezado. Mandaron llamar al de Valle-allende y pos nomás en lo que tarde en venir.


Mona: Dos días. Merchant: ¿Por qué no ha venido Jacinto? ¿No es verdá que ya está aquí? Mona: Él no baja a Barricada. Merchant: Pos si se va a casar conmigo debería de venir. O qué, tampoco tiene duda, de quién soy, cómo me miro, de cómo hablo, pa´ que conozca mi voz. Mona: Merchant, él no es como tú. Merchant: Ya sé, ya me contó la Gorda. Mona: Ni le busques a lo que no quieres saber. Merchant: Pos mejor que me lo digas tú que eres algo mío a que la gente me lo invente. Mona: Ese está pagando el error de los abuelos. Merchant, mi apá te apostó. Te apostó en un juego de cartas, contra unos Valdespino, no tenía con qué más y te ganó. No nomás de vuelta, sino que hasta te ganó el futuro, te apalabró pa´l nieto, pa´l heredero. Y cómo ves que nos van a cumplir. Merchant: ¿Es por un juego de cartas? Mona: ¿Y qué creías, que la suerte te había pintado bien? (Mona sale). Merchant: ¡No me dijiste la verdad! Noréz: La verdad es de quien la acomoda. Merchant: Ya no te quiero ver. Noréz: Fíjate bien en lo que dices. Merchant: ¡Ya no te quiero ver! Rito: Pos ahí quédate pues, a ver quién te cuida el alma. VI. MERCHANT EN LOS MUERTOS. Grillete: Los muertos no existen. Merchant: ¿Por qué no me crees? Grillete: Me asustas. Merchant: Mírala, ahí está.


Grillete: Merchant, yo no quiero. Merchant: Nomás es una cueva, qué puede pasar. Grillete: De veras no. Merchant: Espérame aquí pues. Grillete: ¿No vas a decir que parezco vieja? Merchant: No. Pa´ qué te digo si ya sabes. TRANSICIÓN Rito: La Merchant ya se nos va. Mona: A ver si ora sí. Rito: Tomó muy bien lo de Grillete. Mona: Y qué más. Aunque el chamaco no se hubiera ahogado no se iban a volver a ver. Rito: Ramona, te cuerdas la noche en que Rómulo se ahogó. Mona: No. Rito: Yo sí, he estado pensando. Lo de Guillermo me recordó. Tú estabas en el río, por el lado de Valle-Allende. Mona: No hables de eso. Rito: ¿Qué hacías por allá? Mona: No sé, yo ni me acuerdo. Rito: ¿Te ibas a ir con él? Mona: No regreses el pasado, está muy lejos, ya no nos puede tocar. Rito: La gente dijo muchas cosas. Mona: Dijeron, pero ya no dicen. Rito: ¿Era verdad? ¿Lo esperabas? ¿Estuvieron juntos, te hizo suya? ¡Dime algo! Mona: Pa´ qué, la sentencia ya está dada y la vida vivida. Rito: ¿Venía de la cueva verdá? De matar a la esposa, pero ya después de ahogado le echaron la culpa al Simón pa´ culpar a alguien.


Mona: No. Él no la mató. Ella solita se murió. Se murió de la tristeza, porque él ya no iba a estar… Rito: Grillete y Merchant no habrán… Mona: No. Esa es más limpia que yo. Rito: Ramona… ¿ella es mija? (Mona no responde). ¿Es mía verdá? (Mona continua sin responder). ¿Quién más lo sabía? (Noréz, Elidía y Teta salen de las sombras, se colocan tras de Mona). ¡Que nunca se lo vayan a decir! TRANSICIÓN Grillete: ¿Te sientes bien? Merchant: Había un hombre sentado en la cueva. Estaba escupiendo agua sucia. A mí se me hace que se ahogó. Como que me quiso decir algo, pero cuando estaba a punto de tocarme, desapareció. Grillete: No Merchant. No. Merchant: Es verdad Grillete. Sí existen. Grillete: Deberíamos de hacerle caso a tu apá y no volver a este lugar. Merchant: ¿Por qué no crees que cuando uno muere nada acaba? TRANSICIÓN Gorda: ¿Ónde andan todos? Mona: Merchant está adentro, se está arreglando pa´ la boda. Gorda: ¿Qué, no le vas a ayudar? Mona: Puede sola. Gorda: ¿Y Rito? (Mona se encoge de hombros). ¿Te sientes bien? (Mona asiente, luego niega). Cuídate, no vaya a darte algo. Mona: Siento como si se me hubiera ido un pedazo de vida de repente. No tengo fuerzas, ni ganas. Gorda: Es todo esto de la boda. Déjate eso pa´l rato. Así ni vas a disfrutar. Mona: En dos horas en Hacienda Verde y ora que sólo van a quedarnos los recuerdos. Gorda: (Mira el lugar a fondo, busca algo). Se siente vacío. ¿Falta algo?


Mona: Acostúmbrate, que así va a estar. TRANSICIÓN Merchant: (Habla a Teta y Elidía). ¿Qué? ¿Qué me ven? No me importa que se enojen. Con mentiras no. Yo pensé que eran cuestiones de palabra, que él me había prometido y no nomás que me habían apostado. De haber sabido cómo es la cosa, todo hubiera sido muy distinto. Ora mi palabra es mía, nomás mía, pero ya pa´ qué, a quién quiero dársela no está. Se fue enojado. (Pausa. Entra Grillete con un ramillete de Jacintos azules en las manos). Grillete: No estoy enojado. Ya no. Merchant: Grillete. Grillete: Merchant. Merchant: Pensé que no volvería a oírteme en los labios. Grillete: Te me estás poniendo romántica. Merchant: Tonto. Me dejaste sola mucho tiempo. Grillete: Tú eras la que ibas a dejarme, te ibas a ir con otro y mira onde terminé. Merchant: Te pusiste bruto en mi cuarto. Grillete: Qué querías. No era de aíre. Merchant: ¿Cómo es? Grillete: Está lleno de Jacintos azules. (Le ofrece el ramillete). Merchant: (Lo toma). Y a quién le importa, ni modo que se case uno con las flores. Grillete: Puedes venir. Merchant: ¿Contigo? Grillete: Pa´ siempre. Merchant: Pero tú nomás vas a hacerme daño… Grillete: Aquí no se puede. (Teta y Elidía comienzan a separarse, esta última va haca Grillete, tiende la mano a Merchant, Teta avanza a la sombra hasta que desaparece). Merchant: ¿Y mi apá?


Grillete: Ya vendrá pronto. Merchant: ¿Pronto? Grillete: Acá todo es muy pronto. Merchant: Entonces, no es como acá que esperas mucho y nunca pasa. Grillete: ¿Quieres quedarte? Pa´ probar. Merchant: Ni lo conozco. Ni viene a verme. Fue una apuesta. (Mira las flores). ¿Ónde las encontraste? Grillete: Pos en el amor, ónde más pueden encontrase esas cosas… ¿Entonces pues…? Merchant: Guillermo… Grillete: … Con toda el alma. Merchant: ¿Y el abuelo? Grillete: Él no está aquí. Merchant: ¿Se queda con Teta? Grillete: Anda purgando, pero va a venir. Merchant: Él sabe que lo perdono. (Grillete asiente). ¿Y Rómulo Esparza? Grillete: Todos los que te asustan se quedan abajo. Merchant: Entonces… ¿con toda el alma? Grillete: Con toda. (Guillermo la abraza, Merchant besa a Teta). TELÓN

Profile for Mukí ra'íchari: mujer palabra

Las bodas de merchant  

Las bodas de merchant  

Advertisement