Issuu on Google+


2


Dedicado a: “Las mujeres que han sido atendidas en nuestro Centro, ya que en cada una de ellas hemos encontrado fortalezas y aprendizajes�

3


4


Agradecimientos a: Margarita Pisano, por su maravillosa y desprejuiciada acogida, por su generosidad de maestra y por acompañar el apartado de este libro. Victoria Rubio, creadora del Cómics LESBILAIS, diseñadora de la portada de este libro. René Valiente, Licenciado en Bellas Artes, colaborador en el diseño de este libro. Cristina Valdivia, Profesora de Lenguaje y Magíster en Literatura, correctora de estilo del presente libro.

5


6


Equipo Centro de la Mujer Maipú Vanessa Hernández, Trabajadora Social, Coordinadora. César Muñoz, Abogado. Alejandro Riquelme, Psicólogo, a cargo de la Línea de Atención. Carolina Rojas, Psicóloga, Monitora. Rosana Barría, Trabajadora Social. Carolina Álvarez, Licenciada en Psicología, Monitora. Dayana Lillo, Gestora en Educación Social, Monitora. Rossana Muñoz, Secretaria. María Moraga, Estafeta.

7


8


Índice Contenido Palabras del Sr. Alberto Undurraga Vicuña, Alcalde de la Ilustre Municipalidad de Maipú Palabras de la Sra. Paula Urzúa Frei, Directora Regional de SERNAM. Apartado “Hemos sostenido y sostenemos la mitad del cielo…y la tierra” Concurso de Cuentos para Niñas y Niños: “Viejas Historias…Nuevos Cuentos de Buen Trato” • La Caperucita de la Roja por Matías Silva • Blanca Nieves por Mariela Espinoza • La Cenicienta por Raquel Bravo • La Caperucita Roja por Yerilyn López • La Nueva Bella Durmiente por Milca Olguín • La Cenicienta por Eva Hernández • Rapunzel por Cristóbal Sánchez Concurso de Poesía y Cuento Corto: “Iguales” • La Pluma y el Papel por Gabriel Saldías • Romance de la Igualdad por Estela Cañete • Maltratada por Pamela Toro • Sin violencia, te quiero amor por Edith Moncada • Las mujeres soportan la mitad del cielo por Rafael García • El Árbol de la Vida por Carla de los Reyes • Venus por María Jaime • Iguales por Gabriela Germain ¿Por qué las mujeres sostienen la mitad del cielo?

Pág. 11 13 15 22

23 24 25 27 29 31 33 36 37 38 40 41 43 44 45 46 48

9


10


Vecinas y vecinos: El concurso de cuentos para niños y niñas, y el concurso literario para adultos/as, han sido parte de las actividades de su municipio destinados a promover relaciones igualitarias entre mujeres y hombres, tal como nuestra Campaña “Las Mujeres Sostienen la Mitad del Cielo” y que da cuenta hermosamente este libro. Se trata de una gran tarea, que implica trabajar cotidianamente por generar un cambio cultural, el que depende de éstas y otras acciones en las que también ustedes tienen un rol fundamental que cumplir. En la medida que avancemos en estas relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres, se abren nuevas y grandes oportunidades de desarrollo para sus familias, y en consecuencia para la comuna, razón que fundamenta nuestra aspiración de un Maipú más “Justo y Próspero”.

Un abrazo,

Alberto Undurraga Vicuña Alcalde de Maipú

11


12


Amigas y amigos de Maipú: En el mundo, alrededor de la mitad de las mujeres que mueren por homicidio son asesinadas por quienes han sido o son sus maridos o parejas, cifra que se eleva a un 70% en algunos países, de acuerdo al Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud (OMS 2002). En Chile, los estudios de prevalencia de violencia contra las mujeres dan cuenta de un 50,3% aproximadamente. Los mismos estudios que demuestran que la violencia está presente en todos los estratos socioeconómicos, aunque el porcentaje aumenta en los sectores de menor ingreso (59,4%). La Dirección Regional Metropolitana del Servicio Nacional de la Mujer se enorgullece de haber sido parte de la implementación del Programa Centros de Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar, que hoy alcanza a 90 Centros de la Mujer distribuidos en todo el país; de ellos, 27 se encuentran en la Región Metropolitana, los cuales atienden a más de siete mil mujeres. Este documento da cuenta del esfuerzo del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet por avanzar hacia una real igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, en el ejercicio de derechos de todas las chilenas, sin exclusión alguna, teniendo como norte la construcción de un país realmente integrado que valora el aporte de todas las mujeres y en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Hoy, como SERNAM Metropolitano junto al Centro de la Mujer de Maipú, sentimos estar dando un paso más en el enriquecimiento de nuestra alma nacional. No retrocederemos. ¡Palabra de Mujer!

13


14


Apartado “Hemos sostenido y sostenemos la mitad del cielo…y la tierra”.

““¿Quién te contó el cuento…?”, repite. El patriarcado es “un cuento que nos contaron”. Esta idea pone en cuestión el sistema de creencias patriarcal, lo que nos han dicho es cuento, ficción, fantasía, invención, por lo tanto, no es necesario que nos tomemos tan en serio esta cultura, que no es natural ni divina, que no tiene por qué ser de esta manera; pero es tan serio lo que nos pasa en ella, que necesitamos urgentemente inventar nuestro propio cuento mucho más cercano a nuestras necesidades, más humano, más acorde a nuestros cuerpos, más ligado a la idea ética de una “buena vida”, y no a la explotación, al maltrato, al exterminio y a la depredación que acarrea el siniestro cuento patriarcal, cuento infantil, cuento de terror. Poner en duda el sistema de creencias en que se asienta el patriarcado es un acto de rebeldía y necesita de mucha imaginación para proyectar una vida que no repita los modelos impuestos” (Pisano y Franulic, 2009). Este libro nace del desafío que nos plantea el SERNAM: promover un cambio cultural en la comunidad en su conjunto. Nace en la invitación a que se sumen otras y otros a escribir sobre como viven las señas, mensajes y mandatos de la cultura patriarcal. Hablar de mujeres, nos exige hablar de historia; recuperar nuestra historia. Una historia de mujeres que trasciende a los pueblos. “Las mujeres sostienen la mitad del cielo”, fue adoptado como el slogan de la campaña local que implementa el Centro durante el año 2009 y que continua durante el 2010. En esta Campaña se insertan numerosas actividades, una de ellas corresponde a esta publicación. “Las mujeres sostienen la mitad del cielo”, es una frase representativa de la lucha de la China revolucionaria de Mao Tse-tung, que como todo régimen totalitario da cuenta de lamentables desaciertos, pero también de posibilidades. Consideramos que una de ellas, radica en los postulados en torno a la opresión y al papel de la mujer. El título de esta publicación agrega el elemento tierra, recogiendo la asociación que desde siempre se ha atribuido a las mujeres con la tierra, por nuestra naturaleza cíclica, por la fecundidad, entre otras características; también porque el desprecio de la mujer y la tierra no son cosa del pasado. Asimismo, la tierra representa la base, lo sólido, la raíz; y son también estas características las que queremos relevar como propias de las mujeres, porque nuestro colectivo es pensante, crítico, creador y ávido de una nueva cultura, en donde la mujer emerja de los adornos de la femineidad, para reconocerse a sí misma como protagónica de una historia propia. ¿Qué ocurre con las mujeres chilenas? ¿Cómo es que hoy hemos logrado convocar a más de 500 personas en concursos literarios, cuyos objetivos consistieron en el cuestionamiento del rol de la mujer definido por el patriarcado? Para dar respuesta a estas preguntas, es preciso considerar algunos hitos históricos de las mujeres chilenas durante el siglo XX, época en que se funda la voz actual de las mujeres.

15


“Necesitamos saber nuestra propia historia, saber que los movimientos de mujeres siempre han existido y que nosotras hoy somos producto de esa historia, reconocernos en ella, la Historia de las Mujeres”1. Un primer hecho histórico en Chile, ocurre en el año 1877, cuando se dicta el famoso Decreto Amunátegui, firmado por el entonces Ministro de Instrucción Pública, Miguel Luis Amunátegui, bajo la presidencia de Aníbal Pinto, que otorgó a la mujer el derecho a ingresar a la Universidad. Esto permitió, que posteriormente se titularan de médicos Eloísa Díaz Insunza y Ernestina Pérez Barahona, las primeras de Chile e Hispanoamérica; la verdad es que éstas no eran bien miradas y se ejercía una evidente presión psicológica sobre ellas. Escribir o traducir un libro en esos años era inadmisible para una mujer. En efecto se las sancionaba por el simple acto de leer o estudiar. No fue hasta 1934, durante el segundo gobierno de Arturo Alessandri, que se dicta la Ley 5.357 que otorga a la mujer derecho a elegir y a ser elegida en los comicios municipales. En 1935 se crea el Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena, MEMCH, a la cabeza aparecen los nombres de Elena Caffarena y Olga Poblete: este movimiento cuenta con presencia a lo largo de todo el país. A través del periódico «La Mujer Nueva» y en múltiples reuniones públicas, el MEMCH aboga por la defensa del régimen democrático y por la paz. Asimismo propiciaron la «emancipación biológica», es decir, contra la maternidad obligada, proponiendo la divulgación estatal de métodos anticonceptivos. Plantean los temas del aborto clandestino, de la prostitución, de la madre soltera, el divorcio legal, etc. Durante el período del Presidente de la República Pedro Aguirre Cerda, gran defensor de los derechos de las mujeres, se presentó un proyecto de Ley Electoral, redactado por Elena Caffarena y Flor Heredia, que otorgaba el voto a la mujer. Por fin, en 1949, el Presidente Gabriel González Videla estampó su firma en el texto que concedía la plenitud de derechos políticos a la mujer. Con este motivo se realizó una gala en el Teatro Municipal de Santiago, con la participación del Presidente González Videla, de su esposa Rosa Markmann, ministros, parlamentarios, dirigentes de la FECHIF y gran cantidad de público. Flor Heredia, Elena Caffarena y otras destacadas dirigentes son excluidas. En 1952, las mujeres participan por primera vez en la historia de Chile en una elección presidencial. Durante el período de la dictadura militar vivido en nuestro país, nos encontramos con que a partir de 1979 comienza a tomar fuerza el feminismo en Chile. “El FEMINISMO es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII – aunque sin adoptar todavía esta denominación – y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, subordinación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera”2.

1 Pisano, M. “Algunas Reflexiones sobre los Movimientos Feministas” “Una Historia Fuera de la Historia. Biografía Política de Margarita Pisano”, Margarita Pisano y Andrea Franulic, 2009. 2 Revista “Nos/otras” del Círculo de Estudios de la Mujer, noviembre de 1983. “Una Historia Fuera de la Historia. Biografía Política de Margarita Pisano”, Margarita Pisano y Andrea Franulic, 2009. 16


En la búsqueda teórica, para dar continuidad a la historia de las mujeres, nos encontramos con la voz presente de Margarita Pisano, arquitecta, feminista crítica de la cultura contemporánea, fundadora de la Casa de la Mujer La Morada, Radio Tierra y Movimiento Feminista Autónomo; es una de las más connotadas teóricas feministas chilenas, estudiosa de las condiciones culturales en las que se estructura y desarrolla lo femenino y lo masculino. Margarita cuenta con diversas publicaciones que nutren desde la otra esquina3 la toma de conciencia de las mujeres chilenas. Margarita Pisano es una de las creadoras, junto a Julieta Kirkwood y otras, del Manifiesto Feminista Demandas Feministas a la Democracia. “El discurso del Manifiesto es predominantemente de denuncia de la discriminación que viven las mujeres tanto en la vida pública como en la cotidiana, y visibiliza la violencia que se ejerce contra las mujeres por el hecho de ser mujeres. Situado en 1983, representa el discurso público feminista predominante de aquellos años, el que se traduce en el slogan: democracia en el país y en la casa. Evidentemente que subyace una demanda a un sistema y a una idea de democracia predefinidos. Lo transformador, sin duda radica en el hecho de develar que lo personal también es político, en comenzar a tocar espacios no visibilizados antes respecto del ejercicio del autoritarismo patriarcal: la familia, la educación, los medios de comunicación, las leyes, entre otros” (Pisano y Franulic, 2009). En el año 2006, por primera vez en la historia de Chile, es electa una mujer como presidenta de la República, Michelle Bachelet, quien con un 56,49% logra imponerse en segunda vuelta. Su plan de gobierno estuvo enmarcado en tres ejes: mejora en el sistema de protección social, fortalecer el desarrollo económico y dar mayor democracia al sistema político. La agenda de género 2006 – 2010 concibe la equidad de género de modo integral, ya que incorpora principios de igualdad, aspectos redistributivos y cruces con otros tipos de equidad social. La agenda explicita que la tarea de avanzar en equidad de género, es un bien público, transversal a los distintos ministerios y sectores del Estado. El SERNAM ha cumplido el rol de orientar de manera estratégica las acciones e iniciativas, de acelerarlas y promoverlas. Además, de impulsar numerosas leyes a favor de las mujeres, el SERNAM implementó el Programa Nacional de Prevención de Violencia Intrafamiliar contra las Mujeres. En nuestro Chile actual, el 47% de la mujeres han sufrido violencia por parte de su pareja (hombre), al menos una vez en la vida (Análisis comparativo de estudios de prevalencia. Regiones II, IV, IX, X y RM. Dpto. de Estudios, SERNAM. 2005). Actualmente, existen 90 Centros de la Mujer, distribuidos en todo el país; y 25 Casas de Acogida.

3“La idea de situarse en la otra esquina es un concepto fundamental de la teoría de Pisano y ya está presente en esta entrevista: “En el fondo, se trata de parar y mirar el mundo de otra manera, desde otra esquina”. Puesto que nuestra profunda enajenación como mujeres consiste en vivir bajo una única y unilateral visión del mundo, que nos es ajena, la masculinista, que se lee a sí misma como la única posible (esencialismo), que basa la vida en la idea de superioridad y que nos ha definido bajo el alero de su misoginia, la otra esquina es el lugar “…donde yo sea dueña de mi cuerpo que es mi mejor instrumento a través del cuál siento frío, calor, ternura. Donde yo encuentre mi idioma y no las palabras heredadas y enlatadas, donde yo recupere mi plena identidad”…La otra esquina es el lugar donde “te lo cuestionas todo, desde la raíz sin apelar a dogmas y referencias” y donde las mujeres diseñamos nuestra sociedad” (Pisano y Franulic, 2009). 17


Las Casas de Acogida corresponden a espacios que dan seguridad a mujeres en situación de riesgo vital a causa de la violencia intrafamiliar, acogiéndolas junto a sus hijas e hijos. Los Centros de la Mujer atienden a mujeres victimas de violencia intrafamiliar, con un modelo de intervención donde se da énfasis en la desnaturalización de la violencia y su detección e interrupción tempranas. En Chile, durante el año 2008 se registraron 59 femicidios, y durante el 2009 otros 55. En Maipú, el Centro de la Mujer ingresó en el año 2008 a 415 mujeres y durante el 2009 a 352; no siendo ésta una cifra representativa de la totalidad de mujeres que en la comuna de Maipú viven situaciones de violencia intrafamiliar, ya que en entre otros factores debemos considerar que una mujer se demora entre 5 a 7 años antes de denunciar, y que estos centros no dan respuesta a vejámenes cometidos fuera del espacio familiar contra las mujeres, ya que son otras instituciones las responsables. Fundamos aquí, en la historia de la mujer chilena, en los desafíos y problemáticas actuales, que lamentablemente no son muy distintos a los que afectaban a las mujeres de principio del siglo XX, la importancia de este libro, a través del cuál reunimos las miradas de niñas, niños, adolescentes, adultas/os y adultas/os mayores, quienes, en sus creaciones, buscan despejar el mito cultural de entender a la mujer como un ser humano inferior al hombre. Salimos de lo academicista, para volcar nuestras miradas en la reflexión, la capacidad critica y artística que existe fuera de “lo formal”, desde la “no formalidad”, que contiene una intención, desde lo heterogéneo, los distintos tipos de conocimientos, el valor de lo emotivo y subjetivo, que nos ofrece una suerte de “radiografía”, que nos permite situarnos en la construcción de nuevas formas de sentir, pensar y hacer.

Dayana Lillo Romero Gestora en Educación Social Monitora del Centro de la Mujer Maipú

18


19


Concurso de Cuentos para niñas y niños: “Viejas Historias…

Nuevos Cuentos de Buen Trato” Este concurso se implementó en una primera etapa, sólo con el apoyo de la Red por la No Violencia de Maipú. Posteriormente, se sumaron distintas instituciones educacionales y distintos programas que trabajan con niños y niñas. Consistió en motivar a niños y niñas, en dos categorías: de 8 a 10 y de 11 a 13 años, para cambiar todo, parte o el final de uno de los siguientes cuentos clásicos: Cenicienta, Blanca Nieves, La Bella Durmiente, La Caperucita Roja o Rapunzel. Estos cuentos fueron considerados “Viejas Historias” y se solicitaba a los y las participantes que construyeran “Nuevas Historias de Buen Trato”. Para esto, se diseñaron bases técnicas y un formulario de participación, que fueron entregados a las instituciones que pertenecen a la Red por la No Violencia, en distintos colegios de la comuna de Maipú y publicados en los espacios de Internet de la campaña y el Municipio. El Jurado estuvo compuesto por: Rodrigo Zúñiga, Supervisor SERNAM. Marcela Toro, Encargada de Prensa SERNAM. Carolina Rojas, Psicóloga, Centro de la Mujer Maipú. Alejandro Riquelme, Psicólogo, Centro de la Mujer Maipú. Andrea Cabello, Profesora, Oficina de la Infancia Municipalidad de Maipú. Carlos Orrego, Psicólogo, Oficina de Protección de Derechos Maipú.

20


“La Caperucita de la Roja” Caperucita Roja vivía en el campo y le gustaba jugar fútbol, siempre estaba interesada en ver los partidos de la selección chilena y usaba debajo de la caperuza roja una camiseta de este equipo. Sus amigas se reían de ella, ya que decían que las niñas no debían jugar este deporte. Caperucita estaba muy triste por esta situación, entonces su mamá la envió a visitar a su abuelita, para que se olvidara un poco de su pena. En una canasta puso pastelitos y fruta, le advirtió que no hablara con desconocidos. En el camino se encontró con el lobo, que le preguntó ¿dónde iba?, ¿quién era?, y ¿qué llevaba en la canasta? Caperucita respondió, que no debía hablar con desconocidos y siguió su camino. El lobo comenzó a seguirla para atacarla; por suerte ella estaba cerca de la casa de su abuela, así, cuando estaba a punto de comérsela, un grito de la abuelita alertó al lobo. Ella, que la sintió llegar, le gritaba: ¡Caperucita apúrate! ¡Empezó el partido! Estaban transmitiendo el partido de la selección chilena de mujeres. La abuelita decidió compartir la comida con el lobo y éste ya no quiso hacerles daño. Caperucita se fue contenta a su casa con la ilusión de un día jugar como las niñas de la “rojita”. Cuando estaba por llegar, se encontró con sus amigas, quienes también habían visto el partido y, junto con pedirles disculpas, le pidieron que les enseñara a jugar fútbol. Con un partido de niñas arbitrado por el leñador, Caperucita sonreía feliz.

Matías Pablo Silva Verdugo, 12 años. Mención Honrosa, seleccionado para esta publicación.

21


“Blanca Nieves” Había una vez una niña que quería ser princesa. Ella se llamaba Blanca Nieves. Ella tenía una familia muy pobre. Ella trabajaba muy duro para sacar adelante a su familia. Vendía comida en un carrito. Un día caminando por el bosque se encontró con un avión estrellado. Ella corrió a ver qué pasó y se encontró con un príncipe muy mal herido; se quedó con él hasta que se despertó y cuando abrió los ojos Blanca Nieves se enamoró de él. El príncipe no se acordaba de nada, ni siquiera de cómo se llamaba, así que Blanca Nieves se tuvo que hacer cargo de él. Pasaron muchos meses desde que el príncipe Abel estuviera enfermo y sin memoria. Un día el príncipe se levantó a cortar las ramas de un árbol, mientras cortaba una rama se pegó en la cabeza y se desmayó de nuevo. Al despertar se dio cuenta que no estaba en su casa y preguntó a Blanca Nieves quien era ella. Blanca Nieves apenada de lo que pasaba le contó todo lo que sucedió con él. No podía creer el príncipe todo lo que estaba pasando. El príncipe al mirar a Blanca Nieves se dio cuenta de lo hermosa que era, y le pidió que se casara con él. Fueron felices para siempre.

Mariela Lissette Espinoza Ávila, 8 años. Primer Lugar Categoría de 8 a 10 años.

22


“La Cenicienta” Había una vez una hermosa joven, que vivía en un pueblo cerca de las montañas, a orilla de un río rodeado de bellos bosques. Ahí vivía Cenicienta, como la llamaba su madrastra y las dos hijas de ésta; a ella le gustaba estar en la cocina, entre ollas y sartenes, con sus pobres ropas tiznadas por el carbón y machadas de cenizas. Era feliz porque así servía a los demás, ya que era toda bondad y respetuosa con las personas que la rodeaban. Sus hermanastras trataban de ayudarla, pero ella prefería que hicieran los bordados para los desvalidos del pueblo. Un día las autoridades del pueblo anunciaron una gran fiesta en el palacio, las hermanastras, le pidieron que las acompañaran, y comenzaron los preparativos para el baile. Llegó la noche de la fiesta y las mujeres se dieron cuenta que Cenicienta no tenía ropa para asistir, le dio mucha pena al ver que ella lloraba; de pronto apareció un hada que la consoló diciéndole que por ser tan buena, ella le daría todo lo necesario para ir al baile. El hada tocó a Cenicienta con su varita mágica: un maravilloso vestido la cubrió y unos hermosos zapatos de cristal cubrieron sus pies; una carroza la esperaba. Pero una sola cosa tenía que tener en cuenta: a las 12 campanadas de la noche el encanto se rompería. Se fueron felices y a los pocos minutos llegaron al palacio. Al entrar Cenicienta fue la admiración de todos. El príncipe la sacó a bailar. Las hermanastras estaban felices y orgullosas, ya que se veía como una hermosa princesa. Cenicienta feliz, olvidó la recomendación de su hada madrina y cuando el reloj dio las doce campanadas recordó con terror que debía irse. Así lo hizo, al salir se iba despidiendo de todos con mucha amabilidad, pero al bajar corriendo las escalinatas su zapato escapó del pié quedando abandonado; el príncipe sorprendido iba detrás de ella, y al recoger el zapato, Cenicienta ya había desaparecido. Desconsolado volvió al palacio con el zapato de cristal.

23


Al otro día, envió a los mensajeros por todo el pueblo para que anunciaran que se había encontrado el zapato de cristal. Quién diera datos de su dueña sería recompensado. Las hermanastras que amaban y querían a Cenicienta, lucharon hasta que llegaron al palacio, para decirle al príncipe quién era la dueña del zapato. Lo llevaron a la casa y grande fue la sorpresa cuando Cenicienta lo calzó perfectamente y sacó de su delantal otro zapato. La felicidad fue completa cuando al poco tiempo después se casó con el príncipe y vivieron felices por siempre, formando una familia de unión y bondad.

Raquel de los Ángeles Bravo Román, 10 años. Segundo Lugar Categoría de 8 a 10 años.

24


“La Caperucita Roja” Había una vez una niña que vivía con su mamá en la ciudad. Un día la madre la envió a visitar a su abuelita que vivía en el campo; la niña muy contenta buscó una canasta de frutas, galletas y ricos dulces. Para llegar donde la abuelita debía pasar por un bosque solitario, en el cual lo único que se veía era los animales y los árboles que se movían con el viento, los que a la niña asustaba mucho y, así, sin darse cuenta comenzó a caminar más rápido, casi llegando a correr. Como hacía mucho frío la mamá le puso una capucha roja para abrigarla. En el camino conoció a muchos animales que la saludaban, pero ninguno se atrevía a acompañarla a casa de la abuelita, ya que todos le tenían miedo al astuto lobo del bosque, pero nadie sabía que el lobo era un animal muy amistoso y travieso. En su largo caminar la niña sintió sed y se sentó en una piedra para beber el agua que llevaba en la canasta, en ese momento apareció el lobo y la niña se asustó mucho y fue tanto su asombro que se puso a llorar y el lobo le dijo: - ¿Por qué lloras Caperucita? -. - Porque tú eres un lobo malo y me vas a comer -. - ¿Pero quién te ha dicho eso? Los animales del bosque jamás han compartido conmigo, ya que me tienen miedo, pero yo no soy un lobo malo… ¿Y tú qué haces solita en el bosque? - Yo voy a la casa de mi abuelita a llevarle estas cosas -. - ¿Te gustaría que te acompañe - dijo el lobo. - Claro - respondió la niña, y así comenzaron a caminar por el bosque. Los animales asombrados los miraban escondidos entre los árboles y ninguno decía nada. Caperucita le dijo ¿Por qué se esconden? Él no es malo y desea tener amigos y así uno a uno comenzaron a salir de su escondite y la niña los convenció de que era bueno y ahora ya no iba sola por el bosque, porque la acompañaban conejos, zorros, liebres y muchos animales más y por supuesto el lobo; fue tanta la alegría del lobo que decidió compartir todas sus cosas. Sin darse cuenta ya estaban en la puerta de la casa de la abuelita. Cuando la niña golpeó la puerta, la abuelita no tardó en abrir y quedó maravillada con tantos animales juntos, y se le ocurrió la genial idea de organizar una fiesta en su casa. Así, los animales compartieron todo el día y desde entonces el lobo y los animales son grandes amigos gracias a la Caperucita Roja. Desde ese día el lobo nunca más se sintió solo y en el bosque reino la amistad por siempre. Yerilyn Valeria López Sánchez, 8 años. Tercer Lugar Categoría de 8 a 10 años.

25


“La Nueva Bella Durmiente” Había una vez un rey y una reina que deseaban tener un hijo. Tiempo después se vieron muy emocionados de tener a una hija, a la cual llamaron Vanesa, pero el rey se sentía decepcionado de tener una hija mujer. El dijo que aceptaría a la princesa como su hija, pero no le dejaría su reino, a menos que se casara antes de su cumpleaños número 21. La princesa creció con gracia y belleza, con ojos como zafiro azules, labios rojos como el carmín, cabello rubio y sedoso como rayos de sol saliendo de la ilustre alba de la mañana. Todo aquel que la veía se enamoraba al instante de ella y pedía su mano en matrimonio, pero ella no quería a nadie como su esposo. Ella decía esto: “Si me caso quiero que sea por amor, no importa si es pobre o rico mientras siempre me ame y me respete”. El padre no sabía que hacer con ella y decidió que si no se casaba no servía para nada y si no servía no merecía vivir, así que le cortaría la cabeza. La madre andaba caminando en el castillo y pasó por el lugar donde estaba su marido. La reina asustada por la vida de su hija, decidió llevar a Vanesa a un castillo tan alto que nadie podría nunca hacerle daño y para asegurarse de eso plantó una mata de espinas. Un día un príncipe llamado Homero llegó y vio a la bella doncella posada en la ventana; se enamoró perdidamente de ella y pasó todos los obstáculos y toda la mata de espinas para poder llegar a ella, y cuando llegó a la torre ésta era tan alta que tuvo que subir más de mil escalones. Al llegar, exclamó: ¡Uf! -. Cuando Vanesa lo vio, no dudo en decir: - ¡Vaya que estas feo -. Y Homero se enojó tanto que dijo: - ¡Si no eres para mí, bella doncella, no serás de nadie más! -. Luego, le hizo tomar una fórmula mágica que la haría dormir por 100 años, y se fue. Mucho tiempo después el príncipe Zac pasó por ahí y vió la inmensa torre, la cual le causó curiosidad. Fue hasta ella y subió por toda la escalera hasta llegar al último piso. Al llegar vio a la hermosa joven acostada sobre una rama, le robó un beso y la joven despertó y en cuanto abrió los ojos vio al príncipe y supo que era su amor verdadero y ella dijo: - ¡Oh, dulce príncipe, que me habéis despertado del sueño que el horrendo Homero me ha puesto! ¿Cómo puedo darte las gracias? -. Y el príncipe dijo: - Casadte conmigo ahora -. Y ella dijo: - No puedo porque debo decirle a mi padre que no soy sólo un objeto y que la mujer es tan importante como el hombre -. Mucho tiempo después cuando su padre decidió heredarle su reino al príncipe Zac, volvió por la princesa y se casaron y tuvieron muchos hijos e hijas y gobernaron juntos hasta el final de los tiempos y fueron felices para siempre. Milca Alejandra Olguín Saavedra, 11 años. Primer Lugar Categoría 11 a 13 años.

26


“La Cenicienta” En una tierra muy lejana vivía una joven huérfana cuyos padres habían muerto en un incendio. Ella se llamaba Cenicienta. En ese momento se encontraba viviendo con su madrastra y sus dos hermanastras, cual de las dos más fea que la otra. Su madrastra era amable con ella, pero sus hermanastras eran malísimas con Cenicienta, la trataban como esclava. Otro día Cenicienta fue a pescar, pescó muchos peces y uno de ellos le dijo: - Dejadme ir, dejadme ir y tres deseos te voy a cumplir -. Cenicienta lo pensó un momento y respondió: - Está bien te soltaré. Mis deseos son que mis hermanastras me traten bien, tener un hermoso vestido y una varita mágica con un deseo -. - Tus deseos son órdenes - respondió el pez. Cenicienta llegó a su casa feliz, sus hermanastras la atendieron como reina. Un día pusieron unos anuncios, avisando de que habría un baile en el castillo real, para encontrarle esposa al príncipe. Cenicienta estaba ansiosa por aquel acontecimiento que estaba sólo a un día de suceder. Las hermanastras de ella se pasaban probando vestidos del guardarropa con la noticia. Mientras que Cenicienta estaba conforme con el vestido del deseo. Ya era tarde y Cenicienta elaboró un bello anillo muy singular y su propósito era usarlo en el baile. Llegó la noche del baile. Las hermanastras de Cenicienta lograban esconder parte de la fealdad con tan hermosos vestidos. Cenicienta se veía relucientemente bella. El príncipe no se negó a bailar con ella. Al término del baile, Cenicienta se fue sin decirle al príncipe su nombre y cuando bajaba las escaleras del palacio se le cayó el anillo.

27


El príncipe al darse cuenta que su compañera de baile se había ido, sólo encontró el anillo que a Cenicienta se le había caído. El príncipe desesperado avisó que a la joven que le quedara bien el anillo él se casaría con ella. Cenicienta leyó el aviso con la foto del anillo y exclamó: - ¡Ése es mi anillo! -. Ella estaba ansiosa porque el príncipe pasara por la casa, pero al día siguiente se dio cuenta, al comprar el periódico que el príncipe, ya había encontrado una joven a la que le encajaba el anillo. Se acordó de la varita que tenía con un deseo, la fue a buscar y dijo: - Deseo que el príncipe se de cuenta de que aquella joven es una impostora y me encuentre a mí -. Y así pasó. Se casaron. Viajaron por todo el mundo ayudando a los pobres, enfermos y al morir el padre del príncipe, Cenicienta y el príncipe hicieron un decreto de que no se debía discriminar por lo que uno no tenía, padecía y parecía, si no que importaba como era la persona en su actitud y lo que llevaba dentro.

Eva Paz Hernández Mena, 12 años. Segundo Lugar Categoría 11 a 13 años.

28


“Rapunzel” Había una vez un matrimonio de un señor y una señora. Ella, la señora, deseaba tener un bebé, sin embargo, ella no podía tener hijos por una enfermedad. La señora, una tarde donde recién se escondía el sol, vio un hermoso jardín, el cual contenía flores, árboles y unas frutillas bien rojas, y ella se empezó a enfermar dándole una palidez terrible. Llegó el esposo, y vio a su mujer y le dijo - ¡Oh! ¿Qué te ha pasado? Y ella le dijo que si no comía esas frutillas rojas, quizás falleciera. El marido le trajo tres frutillas rojas y ella se recuperó y se tranquilizó. Al día siguiente, ella quería comer el triple de frutillas rojas de lo que había comido antes. El marido fue y se dio cuenta de que esas frutillas eran de una anciana hechicera malvada. Y sólo por su mujer él se arriesgó. Cuando él recogió las frutillas y la anciana gruñona lo vio, le dijo: - ¿Por qué sacas mis frutillas? -. - Son para mi mujer que desea mucho comer frutillas - le dijo tímidamente. Y ella dijo: – Te daré todas las frutillas que quieras si me das a cambo a tu hijo que nazca en adopción- . - No podemos tener hijos - dijo el esposo de la señora. - Pero como yo soy una hechicera te hechizare - dijo emocionadamente. Meses después de que la anciana le diera al señor las frutillas, nació la niña. Él entregó a su hija a la anciana y la anciana dijo: - Tu bebé se llama Rapunzel y yo la cuidaré como una buena madre. Cuando Rapunzel tenía 10 años, la anciana la encerró en la punta más alta que tenía su castillo, porque tenía miedo de que se la arrebataran de su lado. Y para que la anciana la pudiera ver, ella gritaba: - ¡Rapunzel! ¡Rapunzel! ¡Rapunzel! Deja tus trenzas caer. Y así era como ella llegaba hasta arriba. Pasaron muchos años en que Rapunzel estuvo encerrada. Rapunzel, sólo para entretenerse cantaba en el amanecer. Un día un príncipe la escuchó y con la voz de Rapunzel, él se enamoró.

29


El príncipe se acercó y vio el castillo más grande que había visto en toda su vida. Vio una trenza que salía de una habitación del castillo, subió por ella, y se encontró con una bella mujer. Le dijo a ella: - ¿Cuál es tu nombre bella mujer? –. Rapunzel, respondió ella. Pero como todavía había dejado las trenzas colgando fuera del castillo, la anciana subió y los vio juntos. Entonces hizo desaparecer a Rapunzel con su magia, enviándola al desierto, y al príncipe lo empujó por la ventana y cayó en unas espinas y él lamentablemente quedó ciego. El príncipe caminó sin rumbo alguno hasta llegar al desierto donde la anciana había enviado a Rapunzel. Rapunzel cantaba sola y abandonada, y el príncipe escuchó la melodía de Rapunzel y los dos se encontraron y Rapunzel lloró de felicidad, y una gota de sus lágrimas cayó en los ojos del príncipe recuperándolo de su ceguera. El príncipe le agradeció por sanarlo de su enfermedad y Rapunzel le agradeció al príncipe por haberla encontrado. Y los dos se respetaron y se amaron, y tuvieron hijos y formaron una familia muy, muy feliz. Sin embargo, la anciana extrañaba mucho a quien había sido su hija, y la buscó, y la buscó, hasta que al fin la encontró y conversó con ella y le pidió perdón por todo el daño que ella le causó, pero todo lo hizo porque la quería con el corazón. - Rapunzel hija mía se feliz con tus hijos y cuídalos mucho, porque ellos son el futuro y con amor y respeto se pueden lograr muchas cosas en la vida y nunca te olvides de decir las palabras mágicas que yo nunca te dije: perdón, por favor, gracias y un gran te quiero -. Cristóbal Alejandro Sánchez Orellana, 12 años, Tercer Lugar Categoría de 11 a 13 años.

30


31


Concurso de Poesía y Cuento Corto: “Iguales” A través de este concurso se trató de motivar a jóvenes y adultas/os, para que a través de la poesía y los cuentos cortos expresaran sus ideas y sensaciones, en obras que tuvieran como centro la igualdad entre mujeres y hombres. Para esto, se diseñaron bases técnicas y un formulario de participación, que fueron distribuidos en distintas instituciones y publicados en los espacios de Internet de la campaña.

El Jurado estuvo compuesto por: Vanessa Hernández, Trabajadora Social y Coordinadora Centro de la Mujer Maipú. Dayana Lillo, Gestora en Educación Social y Monitora Centro de la Mujer Maipú. Cristina Valdivia, Profesora de Lenguaje y Magíster en Literatura. Jesús Raccoursier, Licenciado en Lengua y Literatura y Magíster en Lingüística.

32


La Pluma y el Papel Qué es una hoja sin una pluma Y una pluma sin una hoja. Nada, algo sin sentido. Sin la pluma no podré escribir Y sin la hoja no podré grabar A los dos los necesito. El papel trabaja con la pluma Para poder crear la armonía Ya que los dos valen lo mismo Y hacen el mismo trabajo Y si la pluma fuera mujer Y el papel fuera hombre Léelo de nuevo y comprende Lo que te trato de decir.

Gabriel Alex Saldia Flores, 17 años. Mención Honrosa Categoría Poesía.

33


Romance de la Igualdad Ella A la una yo te vi, a las dos te conocí, a las tres prometí amarte, a las cuatro enmudecí. (Tú no eras el que vi, Tú no eras quien creí) Por la mañana me cegué, Por la tarde obnubilé Por la noche tuve miedo Porque a mi lado no hallé… La fuerte torre, Erguida en la roca En el alto monte Que vislumbré, Ni vi tampoco…. La suave hoja, En la flexible rama Del noble árbol Que yo esperé. Y busco ahora, Y ahora espero, ¡que sí sea cierto! ¡que yo merezco!, Una porción de sol que brille por mí, Una gota de lluvia que me empape el alma, Y a los extremos del arco iris, Por el uno subas tú, Por el otro suba yo, Iguales arriba los dos, acordemos juntos, sostener el cielo Único manto de Amor.

34


Él A la una yo te vi, A las dos te conocí, A las tres prometí amarte, a las cuatro me caí, ¡Ay…. Me caí! Por la mañana deslumbré, Por la tarde envilecí…. Por la noche te di miedo Porque me desconocí. No fui refugio, Me volví de barro, Rebajado indigno me volví… Y fui además… Rugiente espina De áspero arbusto Que te lastima…. Y busco ahora, Y ahora espero Purgar la pena, que me redima del desconsuelo… Y a cada extremo del arco iris por el uno subas tú, por el otro suba yo, iguales arriba los dos, mitad tú, mitad yo, sostengamos juntos el Único manto de Amor.

Estela Cañete. Primer Lugar Categoría Poesía.

35


Maltratada Por qué decir que me amas para qué regalarme una flor y esas dulces palabras ¿a quién le dices mi amor? si cuando cae la noche y el odio te embarga en nuestro hogar sucumbe la fuerza, la rabia, el dolor, tus manos dulces ya no acarician mi cuerpo más bien lo destruyen con golpes de trueno, mi alma está vacía y en mi cuerpo hay moretones son más grandes las heridas y estoy llena de rencores, no golpees más, mi vida. ¿Dónde están nuestras pasiones? hoy me siento en agonía, cansada de buscar, sin ilusiones.

Pamela Andrea Toro Rodriguez. Segundo Lugar Categoría Poesía.

36


Sin violencia, te quiero amor. Exprésame tu cariño con suaves murmullos, palabras de amor, evita los gritos sin amenazas, quiero amarte sin temor. Acaricia mi esencia, envuélveme en tus besos ésos los traviesos con que tu ser me cautivó. No sufras, nada de celos, no tienen razón, tuya es mi vida, tuyo es mi corazón. No mates nuestro amor lanzando improperios, manchando de sombras mis sueños, mi cariño, no permitas que muera por ti, mi admiración. Déjame amarte con cálida entrega, con noches bellas, abrazada a tu cuerpo para que nunca muera la pasión. ¿Por qué te entregas a la violencia? Te ciegas… y no hay comunicación.

37


Amanezco en tus brazos, en ellos encuentro la razón de mi existencia, no violentes mi cuerpo cuando digo no… no aumentes mi pena ni me obligues a decir adiós. Noches de soberbia, noches de tristeza, veo con dolor como muere el amor. lo matas, al agredirme al hacer que me sienta invisible sin respetar mi condición. Sueños de amor se mueren cada día, abismos nos alejan gritos que son ecos de auxilio, quiero que me escuche Dios. Necesito que abras tu corazón, dialoguemos, sin violencia, sin traición. Haz que sea posible… o morimos los dos, tú con tu actitud machista y yo con mi dolor.

Edith Moncada Monteiro. Tercer Lugar Categoría Poesía.

38


“Las mujeres soportan la mitad del Cielo” Para que circule la energía tienen que haber dos polos. Con sólo un polo no hay luz, ni amor, ni vida. Por eso, todo ser humano es, en su esencia, andrógino. Quién rechaza uno de los polos está condenado al estancamiento de su proceso evolutivo. Quién ha desarrollado sus dos polaridades se convierte en una fuente de luz y en un generador de armonía, allí donde se encuentre. Para conocer a Dios hay que celebrar previamente la unión, entre el hombre y la mujer que habitan en el interior de cada ser humano.

Rafael García Perelló, España. Mención Honrosa Categoría Cuento Corto.

39


“El Árbol de la Vida” Una entidad radiante creó seres maravillosos de luz y, complaciéndolos, les permitió vivir lúdicamente en un planeta azul. Pasado un tiempo cósmico, asomaron apariencias sobre sus cuerpos modelados en barro y perdieron gradualmente la conciencia del alma depositada en cada uno de ellos y ellas, hasta que un día, exhaustos de sufrir por las diferencias y comparaciones, clamaron al hacedor y recuperaron de esa manera las esencias radicales, en donde la luz no tiene género ni desigualdad alguna.

Carla Victoria de los Reyes Cabrillana. Primer Lugar Categoría Cuento Corto.

40


“Venus” Oh Venus hermosa y preciosa, por qué te maltratas pensando que no eres nada, si tú, mujer de mirada itinerante, invitas al elefante que se vista con gracia, llenando todo espacio de amor. Sólo con tus dulces ojos de Venus, cautivas al amante, al niño, siendo madre; eres una mujer en tierra de dinosaurios, luchando por su ser gigante. Sigue adelante Venus de Nilo, conquista al mundo con tu sonrisa de mujer. No te dejes atropellar por nada y por nadie, basta ya, sé sólo tú. Hércules. María Gemita Jaime Cataldo. Segundo Lugar Categoría Cuento Corto.

41


“Iguales” El tabo, Vacaciones Mechita sirvió desayuno. Miguel lee acostado. Mujeres comprando. Bañado y afeitado, Miguel informa: Me juntaré con Horacio. Mechita prepara almuerzo. Patrona arregla mesa. Almuerzo silencioso. Leonor y amigas contemplan puesta de sol. Enseguida paladean consomé nocturno. Varones duermen. Campanilla. Amiga Mechita entrega pan amasado e informa: Su marido y amigos nos visitaron ayer. Hubo guitarreo y baile. Día siguiente: Leonor y grupo conversa con hermano de Mechita, quien formula la siguiente invitación: Yo y algunos amigos las esperamos mañana. Prepárense para pasarlo bien. Día siguiente: Consomé servido. Varones silenciosos. Esposas ausentes.

Gabriela Rosa Germain Zamorano. Tercer Lugar Categoría Cuento Corto.

42


43


¿Por qué las mujeres sostienen la mitad del cielo? Esta actividad consistió en la confección de 4 libros de anotaciones, a los que llamamos rotafolios, que circularon por distintos grupos de mujeres y hombres, a quienes previa entrega de información sobre la campaña se les solicitó responder a la pregunta: ¿Por qué las mujeres sostienen la mitad del cielo? Esta misma consulta se realizó a través de FACEBOOK, en donde se creo un grupo y se invitó a todos y todas a participar (personas naturales, instituciones, organizaciones, de Chile o el extranjero, etc.). A continuación presentamos una selección de las frases.

44


“No sé si lo que sostenemos las mujeres sea la mitad del cielo, pero si sostenemos algo, seguramente tenemos la intención de que no se caiga...” Pilar Chiappa

“Las estrellas del cielo y los ojos de mamá, me dan la misma sensación en el regazo nocturno, he creado lo más hermoso en el regazo de mi amante esposa, me inspiró la velocidad de mi bebé como la velocidad de una estrella fugaz y los cambios de mi hija adolescente como el firmamento nunca igual...por eso sólo por eso las mujeres sostienen la mitad del cielo”. Pedro Romero S.

“Con los brazos en alto ofrecemos la vida mientras desde arriba nos envuelven. El universo es la matriz, y somos la matriz de nuestro universo. No hay mujer sin complemento, somos el cáliz y la cuna, de la semilla somos la forma curvilínea de miles de líneas rectas. Sólo es el cielo lo que nos separa del expandido espacio externo, conteniendo, amando, sonriendo, callando, pacificando y nutriendo somos suaves olas del mar en medio de una tempestad, somos gallardas aunque nadie nos ve estamos hechas para ver lo que otros no pueden ver. Lis Mestre

45


“Porque nosotras sostenemos la otra mitad del mundo...los hijos”. Ivonchy Bom

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo, porque con la otra mano sostienen la mitad del mundo”. Cinthia Ramírez Miranda

“Porque una y uno son el todo, el ensamble perfecto, el grito y el silencio, la cordura y el loco”. Ana María Díaz Velo

“Porque la otra mitad la llevamos en el corazón” Marcela Gonzales

46


47


Las mujeres sostienen la mitad del cielo y de la tierra