Page 1

BoletĂ­n del Movimiento Universitario de Izquierda - Usach - NÂş2 - Agosto 2013

Nuestro balance sobre las Movilizaciones del Primer Semestre en la Usach


El escenario de movilizaciones estudiantiles este año se dió en un contexto nacional de lucha contra el proceso de requintilización (reducción de beneficios a raíz de cambios de quintil, según metodología del MINEDUC), donde diversas universidades con distintos grado de compañeros afectados, comenzaron a movilizarse por este hecho, sumado a reivindicaciones de carácter interno. En este escenario, es como en la Usach, en Mayo, comienzan las primeras movilizaciones de carrera en Psicología, Historia y Periodismo, con petitorios locales que principalmente planteaban democratización de instancias triestamentales, o arreglo de situaciones de infraestructura, etc. La CONFECH por su parte, demostraba una falta de conducción política considerable que se manifestó en la poca capacidad de unificar las demandas de las distintas universidades movilizadas por problemáticas internas o por potenciar los procesos internos, que se estaban enmarcando de igual forma en las luchas estudiantiles de carácter nacional de años anteriores. Ya durante la segunda mitad de Mayo es que la agitación provocada por el movimiento estudiantil comienza a ser cada vez más relevante, sobre todo en lo mediático, profundizando la movilización, tanto a nivel superior como secundario, los cuales se tomaron colegios también por demandas internas. Los paros y las tomas de distintos colegios, liceos y universidades se expanden, no sólo en Santiago, sino que en todo el país -ULS, UV, UTA, etc-, produciendo una situación que supuestamente tendía a ser similar a la del 2011.


Es así como en el Ampliado del día 23 de Mayo, gran parte de las carreras de la universidad deciden votar por estado “paro”. Lo preocupante fundamentalmente fue que el estado real de discusión ya sea de temáticas nacionales o de nuestra universidad, en múltiples carreras era bastante nulo previo al paro. A través de la movilización está situación en cierta medida mejoró, sin embargo, estos procesos de discusión y reflexión se quedaron en eso, en discusiones de asambleas, más que materializadas en trabajo en las carreras y en petitorios que como organización estudiantil podíamos salir a disputar o trabajar realmente para salir ganadores de esta movilización también a la interna. Esto empezó a ser crónico cuando se veía una falta de claridad total en qué hacer. Se privilegió la forma más que el contenido, agudizado además por la ausencia de conducción política que pudiese impulsar algo más a la interna por parte de grupos de izquierda en nuestra universidad. Todo este proceso claramente es una lección, faltaron jornadas de reflexión y propuestas de acción internas que por último le diesen un piso a una acción común de universidad, además con una Federación con escasa propuesta. Posteriormente una sucesión de hechos llevaron a la universidad a un estado de toma. El nuevo estado de movilización se explica en parte por la ya mencionada política de la "forma por sobre el fondo" y por el contundente peso que tuvo la facultad tecnológica en las votaciones del ampliado, que por sus demandas internas apoyando las nacionales, votarían toma. Un error fundamental de esta situación fue profundizar la movilización sin poseer los contenidos claros, a pesar de los esfuerzos que se dieron desde el MUI USACh y otras organizaciones de apostar por los petitorios internos. Esto hizo que los compañeros movilizados se vieran en la obligación de sostener la toma en base a la improvisación y el ánimo permanente de darle un buen puerto a la lucha estudiantil.


Por otro lado, gran parte de los compañeros de la universidad ya hacían sentir su peso con la masiva ausencia a todas las decisiones que se iban tomando, lo que se agravaba aún más con la falta de claridad de la movilización y los pasos a seguir, lo que finalmente daba una inercia a todo el proceso. En la toma se desestabilizaría -en cierta medida- el plan “campus seguro”, al derribar las cámaras, símbolos de una política de seguridad impuesta desde arriba. Con el correr de la toma, se elaborará un petitorio interno, el cual pasó por diversos ampliados hasta ser finalmente aprobado. La Concertación junto al PC posicionaron el Consejo Superior Normativo dentro del petitorio, siendo algo de escaso avance verdadero, si era una instancia que ya debió haber sido establecida hace tiempo y no era una demanda a instalar. En torno a esto, creemos que el debate debió y debe estar centrado en la realización efectiva del Claustro Universitario en el mediano plazo, el fin a las políticas de subcontrato, junto al congelamiento de aranceles, apertura de nuevas vacantes y de más carreras. Como se desarrolló tan tarde el proceso de elaboración del petitorio finalmente, el correr de la toma hizo que las fuerzas se desgastaran cada vez más, hasta el punto que se podía apreciar un inminente fin a la movilización. Posteriormente la mayoría de los compañeros, por las presiones familiares y por la poca claridad de todas las movilizaciones -muchos ni sabían del petitorio interno-, finalmente se vuelcan a votar por clases, ganando estas en el ampliado del 26 de Julio. Por otro lado, pocas carreras pudieron instalar petitorio interno y seguir trabajándolos, entre ellos Traducción o el Tecno. El petitorio interno de universidad, quedaría sin una fuerza lo suficientemente solida para algún proceso de negociación. Sin embargo, creemos que da espacios a seguirlo trabajando en nuestras carreras y a nivel general, en múltiples demandas colocadas ahí: democratización, la posible realización del claustro, el fin de la subcontratación, etc. Contacto: mui.usach@gmail.com www.mui-chile.cl www.mir-chile.cl

Balance Movilizaciones 2013 MUI Usach  

Balance de las Movilizaciones del Primer Semestre del 2013 en la Usach, por parte del Movimiento Universitario de Izquierda.