Page 1

Luis Cruz. Pablo García. Enrique Alcaraz. 3ºD

CENTRALES NUCLEARES.


Índice.

1. ¿Cómo surgen las centrales nucleares? 2. Centrales nucleares y contaminación. 3. Armas nucleares. 4. Desastres nucleares. 5. ¿Existen alternativas a las centrales nucleares? 6. Realidades. 7. Opinión.


¿Cómo surgen las centrales nucleares?

El

origen de las centrales

nucleares, se encuentra en la década de los 70. Es en estos años cuando se producen complicaciones en la obtención de combustibles fósiles como el petróleo o el carbón, debido a su escasez. Las centrales nucleares sirven para generar energía eléctrica a partir de la energía nuclear. Poco a poco se va abriendo paso la energía nuclear. En un principio, se ve como una energía más barata y más fácil de conseguir. Realmente se tenía esta opinión porque aún no se conocía todos los daños que podía llegar a causar. Al poco tiempo, los expertos empiezan a observar algunos riesgos de gran importancia. Por un lado, afectaba a los seres vivos y por otro, a la atmosfera. Además, se producía una cantidad de radiactividad más alta de lo normal. Al querer deshacerse de los residuos radiactivos se encuentran con otro de los problemas, ya que estos no se pueden eliminar fácilmente y son muy contaminantes. La primera central nuclear construida fue en la URSS en el año 1954. Tres años después en el Reino Unido se construyeron otras dos centrales. Desde sus comienzos se produjeron varios accidentes nucleares. En Mayac (Rusia) murieron más de 200 personas. En el Reino Unido, los accidentes nucleares produjeron la contaminación de un área de unos 500 kilómetros cuadrados. Debido a estos y otros accidentes que se produjeron después, la confianza en las centrales nucleares cada vez era menor. España empezó a construir su primera central nuclear en el año 1965, la cual fue inaugurada en diciembre de 1968. Estaba situada en la provincia de Guadalajara y era conocida como la Zorita, aunque su nombre real era, Central Nuclear José Cabrera. Esta central ya no está en funcionamiento, fue cesada en el año 2006.


Según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en el 2010 el número de centrales nucleares en el mundo era de 427 como podemos ver en la siguiente tabla. País Estados Unidos Francia Japón Rusia R. Corea Ucrania Canadá Alemania China Reino Unido Suecia España Bélgica Países Bajos India

Nº 104 58 50 32 21 15 18 9 15 18 10 8 7 1 20

País R. Checa Suiza Finlandia Bulgaria Brasil Hungría Eslovaquia Sudáfrica México Rumanía Argentina Irán Pakistán Armenia Eslovenia

Nº 6 5 4 2 2 4 4 2 2 2 2 1 3 1 1

*Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)-Diciembre 2010.

Al mirar la tabla vemos que Estados Unidos es el país que más centrales nucleares tiene, ya que tiene una superficie bastante grande, y se considera una gran potencia. Francia no se queda atrás con 58 centrales nucleares. Este país es el que más energía eléctrica suministra a España. También queremos mostrar que países mas pequeños y menos desarrollados como los Países Bajos, Irán, Armenia tienen muy pocas centrales nucleares, por ejemplo, estos países solo tienen una. A continuación queremos explicar cuál es el funcionamiento de una central nuclear. Lo primero que tiene que pasar para que se genere energía es que haya una fisión nuclear. La fisión nuclear se produce en el reactor nuclear, que se encuentra en un edificio de contención. Esta fisión, producirá calor, el cual será aprovechado para calentar agua y generar vapor y presión. El vapor llegará a una turbina conectada a un generador eléctrico. El movimiento de esta turbina producirá energía eléctrica. El agua que no ha sido utilizada, pasa por unas tuberías de agua fría, donde perderán el calor para poder volver a utilizarse.


El uranio es el principal combustible que hace funcionar las centrales nucleares. De esta forma se evita depender de los combustibles fósiles. Las reservas de uranio existirán durante cientos de años. Las bombas atómicas, fueron creadas y utilizadas durante la 2ª Guerra Mundial. Las bombas eran una forma de liberación de energía incontrolada, mediante las cuales se destruyeron ciudades enteras. A través de las centrales nucleares se genera energía eléctrica, pero de manera controlada, sin que la liberación sea tan grande, ya que destruiría el reactor.

Centrales nucleares y contaminación. Se ha dicho en muchas ocasiones que la energía producida en las centrales nucleares es una energía que posee una gran cantidad de ventajas, como por ejemplo “ser limpia” ya que no elimina gases contaminantes, sin embargo, existen muchos otros inconvenientes que son perjudiciales tanto para el ser humano, como para los animales y plantas, además de para el ecosistema. Las centrales nucleares liberan radiactividad, que a la larga es mucho más peligrosa que cualquier otro tipo de contaminación. La contaminación radiactiva es un aumento de la radiación natural por la utilización del hombre de sustancias radiactivas naturales o producidas artificialmente. Las centrales nucleares emiten isótopos radioactivos tanto a la atmosfera como al caudal de agua que la refrigera. Con el descubrimiento de la energía nuclear y en especial desde la invención de la bomba atómica se han esparcido por la tierra numerosos productos residuales de las pruebas nucleares.


La

lluvia radioactiva es una deposición de

partículas radiactivas, liberadas en la atmósfera por explosiones nucleares o escapes de instalaciones y centrales nucleares, sobre la superficie de la Tierra. Hoy en día se sabe que la lluvia radiactiva ha llegado a producir en personas casos de enfermedades como el cáncer, causando la muerte de las mismas. Uno de los desastres nucleares en los que se produjo lluvia radiactiva, pero no el único, es en el caso de Chernóbil. Las partículas radiactivas individuales son invisibles, y tan ligeras que podrían dar vueltas una y otra vez en torno al planeta sin llegar a descender a la superficie. Cuando se produce una catástrofe nuclear se liberan sustancias de varios tipos. Existen sustancias que desaparecen relativamente pronto (horas o días), sin embargo, otras como el radioisótopo estroncio 90 puede tardar en desaparecer hasta 28 años. Estas partículas de vida larga son la causa del riesgo radiactivo a largo plazo. En los últimos años la descarga en la atmósfera de materias radiactivas ha aumentado considerablemente, constituyendo un peligro para la salud pública. También queremos hablar de los residuos que se producen a través de la actividad de las centrales nucleares, que también son altamente contaminantes. La fisión nuclear genera una gran cantidad de desechos radiactivos. Tanto los desechos como la radiactividad de los mismos tarda siglos o incluso milenios en llegar a destruirse por completo, lo que supone un riesgo para nuestra generación, pero también para las generaciones del futuro. Además, cuando una central deja de funcionar, también se convierte en residuos. Otro de los factores negativos que surgen a través de la contaminación de las centrales nucleares es el de las mutaciones. Después de catástrofes nucleares, han aparecido casos en los que se han producido ciertas anomalías en la genética tanto de


animales como de seres humanos. Conocemos casos en los que la radiación ha llegado a producir mutaciones, es decir, cambios genéticos en las células reproductoras que transmiten las características heredadas de una generación a la siguiente.

Hoy por hoy, sin embargo, el peligro de este tipo de contaminación parece ser más potencial que real, porque existe un control muy estricto a nivel internacional para vigilar el aumento de radiactividad en la biosfera. La Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones publica periódicamente recomendaciones relativas a las dosis máximas permisibles de radiación y la Organización Mundial de la Salud trabaja en la vigilancia, lucha y protección contra la contaminación radiactiva.

Armas nucleares. Podríamos decir que las armas son, en parte, el antecedente de las centrales nucleares. Las centrales nucleares surgen al ver la energía que se libera tras la utilización de armas nucleares. Se cree en la posibilidad de llevar a cabo reacciones nucleares controladas para generar energía en cantidades menores. Pues bien, las armas nucleares son dispositivos a través de los cuales se genera una reacción química que genera una explosión. Las armas nucleares, liberan energía nuclear a gran escala. Han sido utilizadas con fines bélicos y han causado importantes destrozos y grandes cantidades de muertos. Todos hemos oído hablar alguna vez de las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Estos lugares fueron bombardeados con bombas nucleares durante la Segunda Guerra Mundial. El 6 de agosto de 1945 el arma nuclear Little Boy fue soltada sobre Hiroshima. Tres días después, el 9 de agosto se detonó la bomba Fat Man sobre


Nagasaki. Hasta la fecha de hoy, estos son los dos únicos ataques nucleares que se han producido.

Aproximadamente, las bombas mataron a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. Entre el 15 y 20% de las víctimas murieron a causa de la radiación. Posteriormente ha muerto gente a causa de enfermedades como la leucemia o el cáncer generadas por los efectos negativos de las bombas. Después de la Segunda Guerra Mundial se siguió investigando y se llegaron a construir diferentes tipos de bombas nucleares aún más potentes y capaces de causar mayores daños que las anteriores. El impacto de algunas de ellas era menor, pero las radiaciones que emitían eran mayores. Se han llegado a construir armas nucleares más modernas que superan entre 8 y 40 veces la potencia de las bombas que se utilizaron en los casos de Hiroshima y Nagasaki. Teniendo esto en cuenta, no podemos dejar de lado, el enorme problema que supone la creación y el uso de este tipo de armas.


En la imagen que ponemos a continuación podemos ver cómo quedó de devastada Hiroshima después de la catástrofe.

Creemos que otro de los motivos por lo que las centrales nucleares deben desaparecer, es para evitar el riesgo de que se puedan seguir creando armas tan destructivas y peligrosas. Aunque las centrales nucleares no han sido creadas con estos fines, siempre está el riesgo de que puedan seguir creándose.

Desastres nucleares. Las centrales nucleares además de producir energía nuclear han producido muchos desastres nucleares. Estos desastres han causado cientos de muertes humanas, grandes superficies contaminadas de radiactividad, una gran cantidad de personas enfermas, devastación de ciudades enteras, la muerte de miles de animales, contaminación del medio ambiente, incluso se han dado casos de mutaciones y deformaciones en animales y personas. Seguidamente, vamos a hablar de algunos de los casos más importantes que se han producido a lo largo de la historia. Por un lado, el de Chernóbil en Ucrania. Por


otro, el de Three Mile Island, en Pennsylvania. Además, hablaremos de un caso que se produjo en nuestro país. Chernóbil (Ucrania) La central nuclear de Chernóbil se encuentra en Ucrania. Esta planta tenía 4 reactores en total. Durante el primer periodo se empezaron a poner en marcha los 4 reactores poco a poco. Aparte de estos 4 reactores estaban en construcción otros dos, a partir del accidente se terminó por completo su construcción. El accidente de Chernóbil, fue considerado uno de los accidentes nucleares más graves del mundo. También se considera uno de los más contaminantes. Sucedió el 26 de abril de 1986.

El accidente ocurrió durante la simulación de un corte de suministro eléctrico, cuando un gran aumento de potencia en el reactor número 4, produjo el calentamiento del núcleo. Lo que por provocó una explosión de hidrogeno que había en su interior. Los reactores no cumplían las condiciones de seguridad exigidas. Según los datos de la Agencia Internacional de Energía Nuclear, el equipo que trabajaba quería realizar unas pruebas para aumentar la seguridad del reactor. Los operadores empezaron a realizar el experimento el cual consistía en colocar unas barras de control para que bajase la potencia de este. Según los investigadores para realizar este experimente se saltaron muchas normas, como apagar los sistemas automáticos. Al bajar la potencia del reactor con las barras de control hasta 30 megavatios notaron que algo no marchaba bien y naturalmente que no, estaba comenzando la catástrofe nuclear. Al ver que se estaban envenenando por un gas llamado xenón, intentaron solucionarlo cambiando el reactor de funcionamiento, pero lo


hicieron nuevamente sin seguir las normas de seguridad. Entonces se produjo la catástrofe, estalló el reactor nuclear que contenía el hidrógeno. La cantidad de gases expulsados al exterior fue 500 veces mayor que cuando se produjo la explosión de la bomba atómica.

La URSS en principio intento ocultar la gran catástrofe que acababa de suceder. Fue Suecia la que descubrió que había habido un accidente al encontrar partículas de radiación en los monos de sus trabajadores, y comprobar que no venían de su central. Como se estaba empezando a descubrir lo que había sucedido la URSS decidió reconocer el accidente sin dar muchos detalles. Finalmente terminaron dando todos los detalles sobre el accidente, porque el resto del mundo estaba investigando sobre ello. La explosión del reactor nuclear produjo la muerte al instante de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a evacuar a 135.000 ya que la alta radiactividad había afectado al menos a 13 países de la unión europea. Tras desencadenarse el accidente, se produjo un proceso de descontaminación en el que trabajaron alrededor de 600.000 personas y como consecuencia estas tuvieron en los días siguientes grandes dosis de radiación. El accidente no solo provoco muertes humanas sino que además provocó grandes áreas forestales contaminadas por radiación, y por lo tanto la muerte de animales, plantas y árboles. La contaminación también llegó a los alimentos, y aun hoy en día, sigue habiendo radiaciones y se realizan numerosos controles alimenticios para evitar la ingestión de alimentos contaminados.


A parte de las muertes, en los años posteriores muchas personas enfermaron por las radiaciones. Aun hoy en día, sigue habiendo gente afectada y los estudios muestran que la radiación seguirá produciendo cientos de enfermedades a lo largo de muchos años. Alrededor de 20.000 personas han sufrido las secuelas de la radiación, deformaciones, cáncer, e incluso, la muerte.

Three Mile Island (Pennsylvania) Three Miles Island es una isla en el río Susquehanna cerca de Harrisburg, estado de Pensilvania, en el noreste de los Estados Unidos. El accidente de Three Miles Island fue un accidente nuclear que sufrió la central nuclear de dicho nombre el día 28 de marzo de 1979. Ese día el reactor sufrió una fusión parcial del núcleo del reactor. Hoy en día sigue funcionando. En un principio, su cese estaba programado para el año 2014, pero en octubre del 2009, se autorizó la renovación de su licencia de explotación 20 años más, hasta el 19 de abril de 2034. La estación de Pensilvania está formada por dos generadores de vapor y un reactor nuclear de agua a presión.


El accidente comenzó cuando se desconectó el circuito encargado del suministro de agua a las turbinas. El circuito de refrigeración dejo de funcionar, por lo que el núcleo del reactor se sobrecalentó y la presión en el circuito primario aumentó. A partir de aquí, se desencadenó una cadena de contratiempos. El circuito de refrigeración de emergencia comenzó a bombear agua pero las válvulas se bloquearon. No solo hubo fallos mecánicos, sino también humano. El ingeniero que intento solucionar los problemas que estaban sucediendo se equivocó y la situación empeoró. A partir de aquí, agua contaminada y gases radiactivos comenzaron a salir hacia el exterior. Aproximadamente 30.000 personas se vieron expuestas a la radiación, aunque los efectos fueron muy pequeños. Por lo tanto, aunque los daños en el reactor fueron graves, no fueron mucho más allá como en el caso de Chernóbil. Después de este accidente la población estadounidense empezó a desconfiar y a no fiarse mucho de las centrales nucleares. Vandellós (España). La central de Vandellós se encuentra en Cataluña. El día 19 de Octubre de 1989 se inició un incendio en la central, que indirectamente provocó una inundación en el reactor nuclear. Varios de los sistemas de refrigeración dejaron de funcionar correctamente. Si comparamos este caso con los anteriores, podemos ver que no es tan grave pero también hubo riesgos de que pasara algo peor. En este caso la radiactividad no se propago hacia el exterior. No hubo víctimas, pero el alto coste que suponía arreglar las irregularidades, hicieron que la empresa decidiera cerrar la central de manera definitiva.


¿Existen alternativas a las centrales nucleares? El abandono de la energía nuclear es una opción que consiste en dejar de usar la energía nuclear para hacer electricidad. La idea supone que en algunos países, se cierren las centrales nucleares existentes. Según los detractores de la energía nuclear, existe una solución eficaz al cambio climático: un modelo energético sostenible cuyo eje fundamental sean las energías limpias. Utilizando este tipo de energías podemos lograr reducir de forma efectiva, las emisiones de CO2. Algunos estudios indican que las inversiones dirigidas a promover la eficiencia energética son siete veces más efectivas que las dirigidas a la energía nuclear a la hora de evitar emisiones de CO2 A continuación, hablaremos de algunas de las energías que podemos considerar como una alternativa a la energía nuclear. En primer lugar, la energía solar. Es la energía obtenida mediante la captación de la luz y el calor emitidos por el Sol. Los paneles solares fotovoltaicos tienen un rendimiento en torno al 15% y no producen calor que se pueda reaprovechar, sin embargo, son muy apropiados para instalaciones sencillas en azoteas y para utilizarlos para autoabastecernos. La mayoría de las opiniones sobre los paneles solares son positivas, pero también hemos encontrado la opinión de algunos expertos que no están a favor. Robert Huber, premio Nobel de Química en 1988, dijo que “no se puede cubrir un país fértil


con paneles solares. La energía fotovoltaica es cinco veces más cara que la hidroeléctrica”. La energía solar, es muy reciente, y aun no conocemos todos los usos que se le pueden dar. Seguramente, con el paso del tiempo se irán conociendo más utilidades.

En segundo lugar, la energía eólica es la energía obtenida del viento. Las corrientes de aire generan movimiento que se convierte en energía cinética. La energía eólica es un tipo de energía renovable. Procede de la energía del sol. En la atmosfera se producen cambios de presiones y temperaturas, por este motivo el aire se pone en movimiento, provocando el viento. Este viento es aprovechado por uno aerogeneradores con palas para producir energía eléctrica.

Es una energía limpia ya que no produce emisiones atmosféricas ni residuos contaminantes. Además, es una de las energía alternativas más rentables, no hace falta que la potencia instalada sea muy alta para conseguir cantidades de energía altas. Los aerogeneradores o molinos pueden instalarse en espacios no aptos para otros fines, por ejemplo en zonas desérticas, próximas a la costa, en laderas áridas y muy empinadas


para ser cultivables. Siempre antes, se elabora un estudio de la zona para comprobar la fuerza y la frecuencia con la que el viento sopla. El costo medio de una central eólica es, hoy, de unos 1.200 Euros por kW de potencia instalada y variable según la tecnología y la marca que se vayan a instalar. Al igual que en la energía solar, podemos encontrar algunos aspectos que no son tan favorables. La apertura de pistas y la presencia de operarios en los parques eólicos hacen que la presencia humana sea constante en lugares hasta entonces poco transitados. Esto afecta también a la fauna. A continuación mostramos una gráfica en la que se muestra la evolución de la potencia eólica en el caso de España, y vemos como ha aumentado considerablemente.

Como ya hemos visto, esta energía es una de las más productivas y menos contaminantes. Consideramos que será un de las que más se usara en un futuro no muy lejano.

Realidades. Con este artículo queremos mostrar diferentes puntos de vista que hemos encontrado acerca de las centrales nucleares, y de las catástrofes que se pueden llegar a producir o que ya se han producido. Vamos a empezar enseñando la carta que escribió el trabajador de una central nuclear.


“Trabajo en la Sala de Control de una de las centrales nucleares españolas desde hace más de una década. Tengo la Licencia de Supervisor emitida por el Consejo de Seguridad Nuclear. Mi puesto es el de Jefe de Sala de Control de uno de los turnos rotativos y mi trabajo consiste en dirigir y supervisar a los dos Operadores, el de Reactor y el de Turbina, así como a los auxiliares, en todas las maniobras, trabajos y emergencias que se puedan dar en la operación de la central. Me considero preparado para ejercer mi trabajo y lo ejerzo con la misma tranquilidad que cualquier otro trabajador, y ello es fruto de muchos años de preparación y sacrificio. Nos seleccionan por ser ingenieros técnicos, por nuestra capacidad de aprendizaje y por un perfil psicológico adecuado para soportar situaciones de mucho estrés. Nos preparan durante tres años para ser Operador de Reactor (dos para el caso de Operador de Turbina), con exámenes donde el aprobado es un 8 sobre 10 en cada asignatura, hacemos más de 400 horas de simulador de alcance total y aprendemos constantemente de los errores propios y ajenos. Una vez adquirida experiencia en el puesto, nos preparan para obtener la Licencia de Supervisor emitida por el CSN, durante otro año y medio. Estudiamos física nuclear, resistencia de materiales, mecánica, electricidad, instrumentación, protección radiológica, factores humanos y legislación. Dedicamos una semana completa de cada siete a formarnos teórica y prácticamente mediante simuladores. No somos ni genios ni superdotados, simplemente personas muy bien preparadas que han trabajado mucho para conseguir su empleo. Hace unos días se produjo en Japón un desastre natural de dimensiones colosales: un terremoto de grado 9 junto con un tsunami de 10 metros. La central nuclear de Fukushima resistió correctamente al terremoto, pero el tsunami que le siguió dejó inutilizados los sistemas de refrigeración de emergencia, lo que condujo al accidente que todos conocemos. Con este mensaje quiero expresar lo que siente una persona responsable de la operación de una central nuclear ante lo que está pasando en Japón y en todo el mundo. En primer lugar, siento lo que cualquier persona con un mínimo de humanidad puede sentir ante tanta desgracia y desolación: tristeza. En segundo lugar, siento una enorme solidaridad por los compañeros japoneses que trabajan para hacer frente al accidente de Fukushima, especialmente a los que lo hacen desde las Salas de Control. Creo que pocas personas como nosotros pueden acercarse a comprender lo que les está ocurriendo. Si les pudiésemos preguntar, nos dirían que no se consideran héroes, puesto que lo que están haciendo es parte de su trabajo. Pasamos tanto tiempo entrenando este tipo de situaciones que, aunque parezca exagerado, estamos acostumbrados a ellas. Creedme, esta situación la han simulado multitud de veces y saben lo que están haciendo. Por supuesto eso no les quita mérito, porque una cosa es un entrenamiento y la otra es la realidad. No son kamikazes, son profesionales. El tercer sentimiento que tengo es el de impotencia ante la enorme cantidad de comentarios, opiniones y juicios realizados por personas que no conocen de lo que hablan, o peor todavía, que intentan manipular a la población aprovechando el accidente. El miedo es un excelente aliado para conseguir los objetivos y algunos saben muy bien cómo canalizarlo. Mucha gente está angustiada innecesariamente.


Se ha hablado de apocalipsis, descontrol, hecatombe, pero nadie dice que todos los muertos y desaparecidos de Japón lo son por el terremoto y posterior tsunami, que ese apocalipsis nuclear no ha producido todavía ningún muerto (y ojalá no lo produzca). La evacuación de la población y la permanente información están siendo fundamentales para ello. Nadie habla de los fallecidos en las refinerías de petróleo y en cualquier otra instalación. Todos nos miramos al ombligo y pensamos si eso nos puede pasar a nosotros, si nuestras centrales son seguras. Nadie se pregunta qué pasaría en Barcelona o en Valencia si llegara un tsunami de 10 metros, ni qué pasaría en un estado de fútbol con cien mil espectadores ante un terremoto. Lo que ha pasado en Fukushima refuerza todavía más mi seguridad de que trabajo en un lugar seguro. Sinceramente, y utilizando las estadísticas (algo que no hace la gente habitualmente), tengo muchas más posibilidades de tener un accidente en el coche viniendo a trabajar. Estamos totalmente de acuerdo con una revisión de la seguridad de nuestras centrales, porque la revisamos cada día. Periódicamente se comprueban todos los sistemas de seguridad de la central. Trabajamos en un sector donde se aprende constantemente de los sucesos en otras instalaciones. Cuando pasa algo en cualquier central del mundo, emite un informe explicando en detalle qué les ha sucedido. Ese informe nos llega a todas las centrales, analizamos si ese problema es aplicable a nuestra instalación y en caso positivo, qué medidas de seguridad tenemos para evitarlo. Si no son suficientes, se desarrolla una modificación de diseño para hacer frente al hipotético problema. En cada parada de recarga se añaden decenas de modificaciones, muchas de ellas relacionadas con los citados informes. Quiero tranquilizaros a todos: las centrales nucleares son seguras y están operadas por personas muy conscientes de lo que tienen entre manos, con un grado muy alto de preparación y de compromiso con la sociedad. No somos parte del “lobby nuclear”, somos profesionales que creemos en lo que hacemos. Prefiero mantener el anonimato porque no tengo ningún interés en ser la imagen de nadie y no represento a ningún colectivo, simplemente a mí mismo. Gracias por leerme.” Este trabajador nos habla de toda la preparación que reciben las personas que trabajan en las centrales nucleares para actuar en el caso de que suceda alguna catástrofe. Como él dice, es verdad que para trabajar en un lugar así, tienen que formarse durante mucho tiempo, y si hay un accidente sabrán como actuar, pero si ya ha habido catástrofes nucleares anteriormente, pueden volver a repetirse. También vamos a hablar de un caso contrario al anterior. Es el de los niños de Chernóbil. Aproximadamente 300.000 niños estuvieron expuestos a las radiaciones, y se cree que una gran mayoría de ellos desarrollará cáncer a lo largo de sus vidas. Por tanto,


no solo hay que tener en cuenta las desgracias que pueden suceder en el momento de un accidente, sino también las consecuencias que se producirán a largo plazo. Por la radiactividad recibida en el momento de la explosión y en los meses posteriores, y por la contaminación de la zona, los niños nacidos después del accidente de Chernóbil tenían malformaciones, distintos tipos de cáncer, y otras enfermedades producidas por la debilidad de su sistema inmunológico. Hemos datos que dicen que el número de niños enfermos de cáncer menores de 14 años ha doblado ya la cifra de lo que se esperaba para el año 2006. Hoy en día, hay aproximadamente, 380.000 niños afectados de cáncer. El problema no acaba aquí, hay expertos que dicen que en el futuro, nacerán niños con malformaciones debido a la radiación. Las mujeres de estos países se tienen que hacer continuamente pruebas médicas, para evitarlo.

Opinión. Este trabajo nos ha enseñado a conocer más cosas sobre la energía nuclear, las centrales nucleares y las catástrofes que han sucedido a los largo de la historia. Hemos sacado cosas positivas y también negativas. Como positivas la energía nuclear es una de las más baratas y fáciles de conseguir. En cuanto a lo negativo, es una energía muy contaminante y los accidentes que se pueden producir o ya se han producido, son muy peligrosos para los seres vivos y la ecología. Finalmente, creemos que es mejor utilizar otras energías como las que hemos mencionado anteriormente. Son energías menos contaminantes, y no hacen tanto daño a la humanidad. Esperamos que con el paso del tiempo, las centrales nucleares acaben de desaparecer por completo y que se usen energías más limpias.


Bibliografía. •

Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear_Jos%C3%A9_Cabrera http://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear#Centrales_nucleares_en_Espa.C3.B1a http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa_solar http://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear#Centrales_nucleares:_presente_y_pasado

Artículos:

http://energia-nuclear.net/es/como_funciona_la_energia_nuclear.html http://www.abc.es/20110318/archivo/abci-franco-centrales-nucleares-espaa201103172157.html http://www.20minutos.es/noticia/111115/0/chernobil/animales/nuclear/ http://centralesnuclearesymutaciones.blogspot.com/2010/01/mutaciones-en-animalesdebido-la.html

Ministerio de Industria, comercio y gobierno:

http://www.mityc.es/energia/nuclear/Centrales/Mundo/Paginas/centrales_mundo.aspx •

Otras páginas:

http://www.angelfire.com/sc/energianuclear/introduccion.html http://www.geocities.ws/ecored2000/vandellos.jpg http://vmitjans.pangea.org/nuclear/diez_raz.htm http://www.somosamigosdelatierra.org/06_contaminacion/chernobyl/chernobyl_01.htm http://www.ecologismo.com/2011/03/25/%C2%BFcomo-sustituir-las-energias-nucleares/ http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/ateneo/dossier/nuclear/ecoweb/nuclear_histori a2.htm http://www.yosoynuclear.org/index.php?option=com_content&view=article&id=20:ique-esuna-central-nuclear&catid=11:divulgacion&Itemid=22

central nuclear  

trabajo sobre centrales nucleares.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you