Page 1

© Tristan Pfund

2010 © Julie Remy

MEMORIA MEMORIAANUAL ANUAL


Sumario Estimados socios y colaboradores:

2/

Bienvenida

3/

Resumen del año 2010

6/

Actividades Argentina 2010

8/

Afganistán

9/

Nigeria

10/

Pakistán

11/

Dossier Haití

15/

Paraguay

16/

República Centroafricana (RCA)

17/

Sudáfrica

18/

Yemen

19/

40 años de innovación médica

22/

Datos y cifras

Les hacemos llegar esta nueva edición de la Memoria de Médicos Sin Fronteras, que da cuenta de nuestras actividades durante el año pasado. Como podrán leer en las páginas que siguen, los primeros meses del 2010 estuvieron marcados por una catástrofe sin precedentes que puso a toda la Organización a prueba. Específicamente en la oficina de Buenos Aires, hemos redoblado nuestros esfuerzos para poder dar respuesta a innumerables ofrecimientos de donaciones, de profesionales para viajar al terreno y todo tipo de gestos solidarios ante el terremoto en Haití. Esto es tan solo un primer síntoma de la creciente notoriedad que Médicos Sin Fronteras (MSF) va adquiriendo en nuestra sociedad, y del espíritu solidario de muchos argentinos y de los ciudadanos de otros países latinoamericanos, que trasciende nacionalidades y fronteras. Fue para nosotros un gran desafío, pero al mismo tiempo una experiencia que nos cargó de energía para trabajar todo el año, pensando, desde aquí, en las miles de personas que reciben nuestra atención médica en Haití y en otros 60 países. El trabajo de MSF está regido por el rigor, la independencia y la transparencia. Estos y otros principios orientan el accionar diario de nuestros equipos en el terreno y en las oficinas, y son la base de la relación con nuestros pacientes, las poblaciones beneficiarias de nuestros proyectos y quienes los financian. Esperamos que los resultados contenidos en esta publicación sean indicativos de que estamos brindando asistencia médico-humanitaria de la mejor manera posible, más allá de las adversidades. Quiero, una vez más, agradecer su apoyo en nombre del equipo de MSF en Argentina, y ponerme a su disposición para cualquier consulta que pueda surgir sobre el trabajo de nuestra Organización. Cordialmente,

Luis Paiz Bekker Director Médicos Sin Fronteras en Argentina www.msf.org.ar

Qué es MSF: Médicos Sin Fronteras es una ONG (organización no gubernamental) internacional, que desde hace 40 años presta asistencia médico-humanitaria de emergencia a poblaciones víctimas de catástrofes, conflictos armados, pandemias y epidemias, sin discriminación por nacionalidad, raza, sexo, creencia religiosa o ideología política. Actúa de forma totalmente independiente de cualquier poder político, económico, militar o religioso. Cuenta con más de 5 millones de socios y colaboradores en todo el mundo y ha recibido en 1999 el Premio Nobel de la Paz. En 2010 gestionó 427 proyectos en más de 60 países de todo el mundo.


© Ron Haviv/VII

Un paciente de cólera es atendido en la clínica de MSF en Sarthe, Puerto Príncipe, Haití.

Resumen del Año 2010 Dr. Unni Karunakara, Presidente Internacional MSF Kris Torgeson, Secretaria Internacional MSF El terremoto que sacudió Haití el 12 de enero se saldó con 222.000 muertos, más de 300.000 heridos y 1,5 millones de personas sin hogar. El esfuerzo para ayudar a los haitianos a sobrevivir y recuperarse del desastre puso al límite a Médicos Sin Fronteras (MSF) y al sistema de ayuda internacional en su conjunto. Nuestra organización movilizó a más de 8.000 trabajadores que atendieron a más de 358.000 pacientes. En octubre, una epidemia de cólera alcanzó proporciones insospechadas. En menos de tres meses, MSF trató a más de 90.000 pacientes, un 60% de todos los casos. Nuestro presupuesto operativo para Haití en 2010 ascendió a casi 106,1 millones de euros. Aun así, un año después del terremoto

había necesidades importantes sin cubrir. Como explica Stefano Zannini, jefe de misión de MSF en Haití: “Nuestro personal ha trabajado incansablemente este último año y, a pesar de ello, estoy inquieto por lo que sigue siendo una situación de desastre para la mayoría de la población”. El periodo posterior al terremoto ha puesto de manifiesto graves deficiencias en el sistema de ayuda internacional actual, también evidentes en Afganistán y Pakistán, que suscitan dudas sobre su capacidad para cubrir las necesidades de las personas a las que asegura ayudar. Un año de desastres naturales El terremoto en Haití no fue el único desastre importante al que respondió MSF en 2010. En Pakistán realizamos más de 80.000 consultas médicas, tratamos a más de 4.500 niños con desnutrición y

repartimos 1,8 millones de litros diarios de agua limpia a los afectados por las inundaciones en las provincias de Khyber Pakhtunkhwa, Baluchistán, Punjab y Sindh. Partes de Chad, Nigeria y Somalia también sufrieron las peores inundaciones en más de 10 años. MSF distribuyó mantas, plásticos para cobijo y mosquiteras, además de montar depósitos de agua para ayudar a los cientos de miles de desplazados. En el centro de Chile, un potente terremoto causó varios cientos de muertos y más de un millón de desplazados. Casi toda Guatemala se vio afectada por una violenta tormenta tropical que golpeó el país pocas horas después de una erupción volcánica. MSF atendió a víctimas de ambas emergencias desde sus bases de operaciones en América Central y del Sur.

3


Garantizar la atención durante los conflictos En otras regiones, millones de civiles que viven en zonas de conflicto siguieron sufriendo los efectos de la violencia armada. En 2009, MSF regresó a Afganistán para responder a las crecientes necesidades humanitarias surgidas por la extensión del conflicto a casi todos los rincones del país. No ha sido fácil para MSF encontrar un espacio para poder prestar asistencia independiente e imparcial en un entorno en el que, como señala nuestro representante en el país, Michiel Hofman, “buscar ayuda equivale a tomar partido en la guerra”. En 2010, nuestros equipos trabajaron en hospitales de Kabul y Lashkargah, y seguimos negociando con todas las partes en conflicto para ampliar más nuestras operaciones. En Pakistán, hemos ayudado a mejorar la respuesta a urgencias de los hospitales situados en zonas de conflicto. Durante el año estallaron varios incidentes violentos que provocaron la llegada de un gran número de víctimas al hospital

central del distrito en Timurgara, cerca de la frontera con Afganistán.

médica obligó a MSF a evacuar al personal quirúrgico del hospital.

La independencia, imparcialidad y orientación a las necesidades de MSF nos han permitido llegar y asistir a las personas que viven en zonas en conflicto de Afganistán, República Centroafricana, Kirguizistán, Pakistán y Somalia en 2010. A pesar de la inseguridad, en general podemos garantizar la continuidad de la atención médica. Pero varios sucesos en algunas partes de Sudán y la República Democrática del Congo (RDC) pusieron a nuestros trabajadores en una situación de riesgo inaceptable, además de limitar nuestra capacidad asistencial. Tuvimos que suspender las actividades en Gumuruk, en el sur de Sudán, tras el robo de alimentos terapéuticos de la clínica y el violento asalto a nuestro equipo durante un trayecto en coche. En RDC, soldados del ejército congoleño irrumpieron en un hospital de la provincia de Kivu Sur y se llevaron a cuatro pacientes. La total falta de respeto por las instalaciones y la atención

Un sistema de salud mal gestionado También nos vimos obligados a suspender nuestras actividades en Turkmenistán por motivos muy diferentes. Tras estar presentes en el país desde 1999, ya no podíamos prestar una asistencia eficaz en un país en el que las autoridades nacionales ocultan el verdadero estado de la salud pública y divulgan información falsa, y donde el sistema impide a los profesionales sanitarios prestar la atención adecuada a los pacientes. MSF denunció estos problemas en su informe El opaco sistema sanitario de Turkmenistán.

Una doctora y una intérprete hablan con una paciente de malaria en la clínica de MSF en Dera Murad Jamali, provincia de Baluchistán, Pakistán.

© Seb Geo

4

Nuevos y viejos brotes Otros países donde trabaja MSF no cuentan con los recursos necesarios para atender a los pacientes. El sarampión es endémico en muchos países en desarrollo, pero en 2010 algunos en los que los casos habían disminuido sufrieron nuevos y graves brotes. Por ejemplo,


© Kate Holt

© Ton Koene

Un paciente con heridas de metralla es transferido para atención postoperatoria al hospital de Boost, Lashkargah, Helmand, Afganistán.

Devastación causada por las inundaciones en Gulabad, Pakistán.

Malaui sufrió su mayor epidemia en 13 años. MSF lideró una campaña de vacunación de 3,3 millones de niños, y atendió a 23.000 pacientes. También respondimos a grandes brotes de sarampión en Chad, RDC, Nigeria, Sudáfrica, Suazilandia, Yemen y Zimbabue, donde apoyamos la vacunación de más 500.000 niños y el tratamiento de miles de pacientes. El sarampión no es la única enfermedad recurrente. Ante una enfermedad nueva, la gente tiene miedo o no sabe cómo reaccionar, y el personal médico local puede carecer de experiencia para tratarla. La epidemia de cólera en Haití de 2010 fue la primera en más de 100 años. En Papúa Nueva Guinea, que también sufrió su primer brote de cólera en 50 años, MSF trató a miles de pacientes y formó a más de 1.000 profesionales sanitarios. La campaña mundial de erradicación de la poliomielitis, iniciada en 1988, ha tenido tal éxito que la enfermedad sólo siguió siendo endémica en Afganistán, India, Nigeria y Pakistán. Sin embargo, en 2010 estallaron brotes graves en RDC, la República del Congo y Tayikistán. MSF llevó a cabo campañas de vacunación y tratamiento en ambos Congos. También atendimos nuevas emergencias. Tratamos a casi 400 niños intoxicados por plomo tras las actividades mineras de pequeña escala que contaminaran siete pueblos del noroeste de Nigeria.

Acceso a nuevas vacunas y medicamentos accesibles En 2010 se introdujo una nueva vacuna para prevenir la peor epidemia de meningitis en África. MSF participó en campañas de vacunación en Níger y Malí, y aboga activamente por el uso generalizado de la vacuna. Tras defender públicamente una mejora de la ayuda alimentaria durante varios años, por fin vemos que los donantes internacionales empiezan a revisar y adaptar sus políticas en esta área. El año pasado también se estableció el Fondo de Patentes de Medicamentos, que permitirá a los fabricantes de genéricos producir medicamentos patentados a cambio del pago de royalties. Con todo, para que este mecanismo funcione, las farmacéuticas han de dar un paso adelante e incorporar sus patentes al fondo. Por desgracia, la mejora del acceso al tratamiento del VIH/sida ha sufrido varios reveses. Los donantes internacionales han desviado su atención y la financiación se ha estancado, y ello cuando existen nuevas pruebas de que un mejor tratamiento temprano previene el agravamiento de la enfermedad y ayuda a reducir la transmisión. MSF insta a los gobiernos a crear mecanismos fiables de financiación para no poner en peligro los avances de los últimos 10 años y para que se pueda tratar a más pacientes con mayor eficacia.

Llegar a las comunidades “invisibles” En los últimos años, cada vez más migrantes emprenden un largo viaje huyendo de la violencia, la persecución o la pobreza, en busca de una vida más segura, para terminar en una celda. En 2010, las condiciones en los centros de detención griegos alcanzaron una gravedad extrema: el número de migrantes indocumentados retenidos excedía hasta tres o cuatro veces la capacidad de los centros de detención. “Ningún ser humano debería ser tratado así”, protesta Ioanna Pertsinidou, Coordinadora de Emergencias de MSF. Las pésimas condiciones de vida, el acoso de la policía, las amenazas de ataques xenófobos y la falta de acceso a atención sanitaria básica siguen marcando la situación desesperada de miles de migrantes vulnerables. En sólo dos meses, MSF trató en Sudáfrica a 71 migrantes de Zimbabue que habían sido víctimas de abusos sexuales. En el 40 aniversario de MSF, y ante las exigencias de un entorno tan cambiante, parece más acertada que nunca nuestra apuesta por la innovación constante a fin de responder a las necesidades sanitarias de más gente y de manera más eficaz. Gracias a nuestros socios y donantes y a la dedicación de nuestros equipos, podemos seguir ayudando a las personas que necesitan atención médico-humanitaria urgente.

Gracias. 5


Médicos Sin Fronteras en

Argentina El año 2010 comenzó para MSF bajo el signo del terremoto que en enero azotó a la población haitiana. La emergencia implicó a todas las oficinas de la organización en un verdadero esfuerzo mancomunado para hacer llegar con urgencia los equipos sanitarios y suministros médicos necesarios para apoyar al personal que ya venía trabajando en el país desde 1991.

Esta catástrofe natural, que puso a prueba todas las capacidades de la oficina de Argentina, sentó un precedente histórico para la organización como la intervención más grande de todos los tiempos. También nos permitió ser testigos de la gran solidaridad y compromiso de los argentinos: más de 500 personas realizaron donaciones dirigidas a apoyar la labor de MSF en Haití.

© MSF

Muestra fotográfica en el Espacio Contemporáneo de Arte (ECA) de Mendoza.

Terremoto en Chile

Poco tiempo después otra catástrofe natural tocó aun más de cerca a la Argentina: el terremoto que golpeó al vecino país de Chile el 27 de febrero. La oficina de MSF en Buenos Aires cumplió un rol fundamental en lograr que, en menos de 24 horas, nuestros equipos llegasen a Santiago de Chile para explorar la mejor forma de brindar asistencia. La intervención de MSF se concentró en las regiones más devastadas de Maule y Bío Bío. En la zona costera, un fuerte tsunami siguió al terremoto y obligó a sus habitantes a refugiarse en los sectores más altos de los cerros. Mucha gente perdió sus casas y todas sus posesiones, y debió acampar precariamente en refugios improvisados. Ante esta situación, una de las prioridades de MSF fue la distribución de artículos de primera necesidad para mejorar las condiciones de vida de los afectados. MSF entregó kits de higiene (que contenían elementos como jabón, pasta dentífrica y toallas), mantas, bidones, lonas de plástico y rollos de cuerda para refugios, que beneficiaron a más de 5.000 familias. MSF también realizó donaciones de insumos médicos para cubrir necesidades puntuales en 17 hospitales y centros de salud, y llevó a cabo consultas médicas a través de clínicas móviles. Debido a que las fuertes réplicas del temblor generaron tensión y temor en la

6

población, dos equipos de psicólogos de MSF brindaron asistencia en salud mental a más de 1.000 personas, a través de consultas psicológicas directas, talleres grupales y capacitaciones a voluntarios. Los traslados del personal hacia y desde Chile fueron provistos en forma gratuita por la aerolínea LAN Argentina.

Campañas: Chagas y Enfermos Olvidados

Mientras tanto, y a lo largo de todo el año, MSF continuó realizando actividades para sensibilizar e informar a la población sobre sus distintas áreas de intervención. La campaña de difusión sobre la Enfermedad de Chagas, que había comenzado en 2009 en conmemoración del centenario de su descubrimiento, se profundizó en 2010. En el mes de marzo, MSF junto a la Iniciativa de Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por sus siglas en inglés) - una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación y tratamiento de enfermedades olvidadas de la que MSF es co-fundadora - invitó a compartir en el Cine Gaumont de Buenos Aires una serie de cortos cinematográficos sobre la problemática del Chagas. Más de 80 personas participaron del evento, que incluyó un posterior debate con actores clave en el tema.

La muestra fotográfica “Chagas: es hora de romper el silencio” fue expuesta en el Espacio Contemporáneo de Arte (ECA) de Mendoza y en el Paseo del Buen Pastor de Córdoba. Las exhibiciones fueron acompañadas por charlas a cargo de profesionales de MSF, para dar a conocer el trabajo de la organización. Hacia fines del 2010, MSF presentó la “Campaña de Vacunación contra el Olvido”, una nueva acción de sensibilización, esta vez en vía pública, buscando acercarse todavía más a la comunidad. La campaña, realizada en la ciudad de Buenos Aires entre el 18 y 26 de noviembre, denuncia la lucha silenciosa de millones de víctimas de enfermedades olvidadas, a través de una muestra fotográfica e informativa, una campaña de difusión en vía pública y en medios de comunicación, y un sitio web multimedia (www.yonolvido.org.ar). La muestra pone el foco en seis pacientes de MSF que sufren de Chagas, malaria, sida infantil, tuberculosis, kala azar, y enfermedad del sueño. A través de sus historias, se retrata la situación de otros pacientes como ellos - enfermos que están fuera de las agendas de la investigación farmacéutica, de los gobiernos, de los medios de comunicación, y por tanto en su mayoría desconocidos para la so-


aviso hacía referencia a las actividades de MSF en Haití. Coincidiendo con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, MSF buscó llamar la atención sobre las condiciones que enfrentan muchos de nuestros pacientes a lo largo del continente africano y el trabajo de los integrantes de la organización. Bajo el lema “Ayudanos a ganar el Mundial que ya estamos jugando en África”, la campaña para medios gráficos puso el foco en los 25 profesionales argentinos que en ese momento se encontraban en diversos países africanos participando de diferentes misiones de MSF.

© MSF

Campaña de Vacunación contra el Olvido en la Plaza San Martín, Buenos Aires.

ciedad. La Campaña luego comenzó un trayecto itinerante que, ya en 2011, la llevó a las ciudades de Mar del Plata, Córdoba y Rosario.

Visita a Uruguay

Por otra parte, MSF fue invitada por la Cinemateca Uruguaya a participar del Festival de Cine de Montevideo, con la película “Viviendo en emergencia”. El film, dirigido por Mark Hopkins, sigue las historias y experiencias de cuatro médicos de MSF mientras luchan por brindar asistencia sanitaria de urgencia bajo condiciones extremas, en misiones de la organización en República Democrática del Congo y Liberia.

Nuestro equipo en Pool 2010:

Sensibilización en vía pública

El año 2010 también fue testigo del lanzamiento de una campaña de sensibilización en vía pública, que luego quedó establecida de forma permanente. Un equipo de MSF está presente en las calles de Buenos Aires, con la finalidad de informar a la población sobre el trabajo de la organización y sus principales proyectos e invitar a la gente a asociarse, en un diálogo cara a cara.

Aviso en TV y campaña sobre África

En mayo se lanzó una campaña de televisión en varias señales de cable, que invitaba a la sociedad argentina a comprometerse y asociarse a la organización. El

numeros ‘

11o personas

25 Experimentados: 59 Total salidas a misión: 84

Charlas informativas

Durante 2010, integrantes de la oficina de Buenos Aires y profesionales de MSF continuaron realizando charlas informativas en diversas ciudades, tanto para el público en general como para profesionales interesados en trabajar con la organización.

4.49o

socios y donantes

Cantidad de a fines de 2010:

Primera Misión:

Reclutados:

3o 7


Misiones de MSF alrededor del mundo En 2010, los equipos de MSF trabajaron en 427 proyectos, en 60 países alrededor del mundo. A continuación destacamos algunas de las misiones. Para consultar todas se puede ingresar en www.msf.org.ar, sección Noticias, Publicaciones MSF.

AFGANISTÁN MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Conflicto armado Personal en el terreno:

2oo

En 2010 aumentaron las necesidades humanitarias en Afganistán al extenderse la guerra a casi todo el país. Las estructuras de salud carecen de personal médico y suministros, y a menudo la única opción son las consultas privadas pagas. Las carreteras son peligrosas y la gente teme desplazarse para ir al médico. A veces, para cuando una persona llega al hospital, una dolencia que podría haber sido relativamente fácil de tratar se ha convertido en algo mucho más grave. Este deterioro general de la atención de salud motivó el regreso de MSF a Afganistán en 2009. La organización estableció acuerdos con las partes en conflicto para iniciar actividades en el hospital Ahmed Shah Baba, en el este de Kabul, la capital, y en el hospital Boost de Lashkargah, la capital de la provincia de Helmand, al sur del país.

Atención hospitalaria en Kabul

La población de Kabul se ha triplicado en los últimos 10 años. Muchas personas han huido de las zonas devastadas por el conflicto para buscar una relativa seguridad en la capital, otras llegan empujadas por la pobreza e intentan ganarse la vida en la ciudad. Como resultado, el frágil sistema de salud ha rebasado sus límites dejando a mucha gente sin acceso a atención médica. El personal médico de MSF trabajó con la plantilla del hospital Ahmed Shah Baba a fin de aumentar la capacidad asistencial y reducir el número de pacientes referidos a otros centros. Se realizaron mejoras en los servicios y se dio formación y apoyo a más de 50 nuevos empleados del hospital. En octubre se habilitó un quirófano y una pequeña sala de reanimación. A finales de año se habían realizado 40 intervenciones quirúrgicas.

8

© Kate Holt Un herido de bala es transferido al hospital Boost para recibir atención postoperatoria en Lashkargah, provincia de Helmand.

Nota: Las cifras de personal en el terreno se refieren a la cantidad de trabajadores presentes en los diferentes proyectos de cada país a fines de 2010.

El número de pacientes del Ahmed Shah Baba aumentó significativamente en 2010. Durante el año, el personal de la maternidad realizó cerca de 7.400 consultas prenatales, asistió más de 4.070 partos y realizó más de 1.500 consultas de planificación familiar. En total, más de 118.200 pacientes fueron atendidos en el hospital.

Apoyo al Hospital Boost

En noviembre de 2009, MSF empezó a dar apoyo al hospital provincial Boost, en Lashkargah, provincia de Helmand. El millón de habitantes de esta provincia se encuentra entre los que más han sufrido el conflicto actual. Muchos centros de salud rurales no funcionan bien, ya que el personal sanitario calificado ha abandonado las zonas inseguras y el suministro de medicamentos y material médico es cada vez más difícil. En 2010, MSF trabajó para volver a convertir este hospital de 155 camas en un centro de referencia operativo, uno de los dos únicos que existen en el sur de Afganistán. Como condición, MSF pidió que se prohibiera la entrada de cualquier tipo de armas en el hospital, de modo que el centro dejara de ser un potencial objetivo de ataques y que los pacientes no se sintieran amenazados. De mayo a diciembre, alrededor de 26.000 pacientes, un 10% de los cuales se encontraba en estado crítico, fueron atendidos. MSF empezó a trabajar en Afganistán en 1984.

Malú Ruíz

Matrona/psicóloga Valparaíso, Chile En mis siete años con MSF la misión más hermosa pero también más dura que hice fue la de Afganistán. Sus colores, olores e impresiones estarán en mi corazón por siempre... es un paraíso para el trabajo médico y psicosocial. Su cultura, experiencias, han aportado a la forma en que miro la vida ahora. Sientes que vale la pena estar ahí, ver como la población agradece nuestra ayuda y el compromiso de las matronas con sus propias mujeres. Si pudiera repetir una misión, de verdad elegiría volver a Afganistán.


NIGERIA MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Desastres naturales - Exclusión de la atención sanitaria - Violencia social Personal en el terreno:

954

En 2010 volvieron a desatarse tensiones étnicas y religiosas en el norte y el sur del país. El sistema sanitario siguió adoleciendo de falta de recursos, situación que fue agravada por los desastres naturales en la zona.

Equipo de respuesta a emergencias

Un equipo de emergencias de MSF basado en el noroeste del país ofreció asistencia en brotes de enfermedades, desastres naturales, crisis violentas y desplazamientos de población en cuatro estados nigerianos. También intervino tras las inundaciones en el estado de Sokoto, distribuyendo material de ayuda y atendiendo a las familias desplazadas; y trató a personas afectadas por brotes de sarampión, meningitis y cólera.

Salud primaria en Lagos

En esta ciudad, la más poblada de Nigeria con 18 millones de habitantes, las necesidades de los sectores vulnerables suelen descuidarse. MSF empezó en julio a ofrecer atención general, reproductiva y de urgencias en el centro de salud Aiyetoro, en el suburbio de Makoko. El centro es la base desde donde se están ampliando las actividades, mediante clínicas móviles.

Salud materno-infantil

La falta de acceso a la atención sanitaria afecta especialmente a mujeres y niños en el norte del país. En el estado de Sokoto un equipo móvil ofrece atención general, obstétrica, pediátrica y nutricional en el centro de salud de Goronyo y los pueblos colindantes. En 2010, el equipo inició un programa de transmisión del VIH de madre a hijo. En el estado de Jigawa, MSF intervino a 402 mujeres con fístulas obstétricas. El centro de MSF en Jahun, abierto en 2008, también ofrece atención neonatal y obstétrica de urgencias para prevenir

© Silvia Fernández /MSF Una consulta en el centro de salud Aiyetoro de Makoko, Lagos.

fístulas. Cada vez más mujeres van al centro de MSF a dar a luz: en 2010 el equipo asistió 3.649 partos, más del doble que el año anterior. En junio un equipo basado en el hospital de Kazaure, en el mismo estado de Jigawa, empezó a atender a niños con desnutrición severa tras una crisis alimentaria en la región. Más de 6.600 niños recibieron tratamiento y 1.700 fueron hospitalizados.

Atención de traumatismos

La violencia siguió siendo un problema en el delta del Níger. El equipo en el centro de urgencias de 75 camas del hospital de Teme, en Port Harcourt, fue uno de los primeros de MSF en utilizar fijaciones internas para reparar fracturas. Esta técnica permite a los pacientes volver a caminar en unas pocas semanas, a diferencia del anterior sistema de tracción que demandaba meses. En 2010, MSF atendió de urgencia a 10.850 personas, el 42% de las cuales presentaba heridas relacionadas con la violencia. El equipo también atendió y dio apoyo psicológico a 645 víctimas de abusos sexuales.

Envenenamiento por plomo

A petición del Ministerio de Salud nigeriano, MSF trató a más de 400 niños en siete pueblos del estado de Zamfara que sufrían envenenamiento por plomo e informó a la población de los riesgos de la extracción de oro. Este envenenamiento se considera una de las peores contaminaciones de metales pesados que ha habido en el mundo.

María Gomila

Coordinadora de Recursos Humanos Córdoba, Argentina

En 2010 me desempeñé como Coordinadora de Recursos Humanos en Nigeria. Durante mi estadía participé de la apertura de un centro de salud en la comunidad de Makoko (Lagos), el mayor asentamiento urbano-fluvial de África: una comunidad ubicada en una gran ciudad que vive y respira sin que muchos lo noten, una Venecia del tercer mundo. Fueron días de mucho trabajo, en un entorno desconocido que fuimos descubriendo día a día. Me da alegría saber que fui parte de todo eso, que nuestro esfuerzo sirvió para cambiar o al menos mejorar la realidad de esa comunidad.

MSF trabaja en Nigeria desde 1996.

9


PAKISTÁN MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Desastres naturales - Conflicto armado - Enfermedad endémica Personal en el terreno:

1.177 © Seb Geo Distribución de kits de emergencia para desplazados por las inundaciones en Shahbaz, Punjab.

Las inundaciones de 2010 en Pakistán afectaron a unas 14 millones de personas. En un país que ya tenía carencias de atención sanitaria, la necesidad de asistencia aumentó enormemente. En las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA, por sus siglas en inglés) y en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, MSF siguió prestando atención médica de urgencia a personas atrapadas por los combates entre las fuerzas gubernamentales y grupos armados de oposición. Más al sur, en Baluchistán, MSF ofreció distintos servicios médicos, atención materno-infantil y programas de nutrición a refugiados afganos y paquistaníes.

Inundaciones

Unas lluvias monzónicas excepcionalmente intensas causaron el desbordamiento de los ríos que arrasaron puentes, carreteras, pueblos y campos de cultivo. El suministro de alimentos y agua potable era muy escaso. El riesgo de enfermedades y el gran número de personas vulnerables fueron los mayores desafíos para las tareas de socorro. Los equipos de MSF identificaron las zonas y comunidades más necesitadas. En el momento más crítico de la emergencia, más de 1.600 miembros del personal daban apoyo a hospitales, trataban lesiones y enfermedades, organizaban clínicas móviles y distribuían tiendas de campaña y kits de higiene. MSF llegó a transportar y distribuir hasta 2,1 millones de litros de agua potable al día. En octubre, las aguas habían vuelto en gran medida a su cauce y MSF redujo sus actividades, pero a finales de año seguía prestando asistencia médica y servicios de agua y saneamiento en Sindh, donde las inundaciones continuaban.

10

Atención quirúrgica

Los combates continuaron en el norte del país antes, durante y después de las inundaciones, al igual que en los últimos cinco años. En Khyber Pakhtunkhwa y en las FATA, la violencia causó el cierre de hospitales y vías de acceso, e impidió el transporte de suministros médicos. Más de un millón de personas dependían de MSF para la atención quirúrgica urgente gratuita.

Salud materno-infantil

La atención obstétrica de urgencia sólo está disponible en las zonas urbanas de Pakistán, en gran parte debido a una grave escasez de personal femenino capacitado. Las mujeres pakistaníes suelen dar a luz en casa. MSF trabaja para dar un mejor acceso a controles prenatales, matronas calificadas y atención obstétrica y neonatal de urgencia. En los hospitales de Dargai, Timurgara, Hangu, Kuchlak, Chaman y Dera Murad Jamali, el personal de MSF está equipado para atender partos y puede realizar cesáreas en algunos centros. En 2010, más de 7.100 mujeres dieron a luz en centros de MSF o en hospitales apoyados por la organización; 481 partos fueron por cesárea.

Leishmaniasis cutánea

En Quetta, la capital de Baluchistán, y también en la zona de Kurram Agency, en las FATA, muchas personas padecen leishmaniasis cutánea, la forma más común de esta enfermedad parasitaria transmitida por moscas de arena que causa lesiones ulcerosas y puede llegar a provocar graves desfiguraciones. El tratamiento es sencillo pero prolongado. En 2010, MSF puso en marcha varios programas y trató a más de 400 personas afectadas. MSF trabaja en Pakistán desde el 2000.

Gulatun

Paciente de MSF Gulatun espera dar a luz dentro de dos meses, pero la placenta está bloqueando el útero y necesitará una cesárea. “Empecé a preocuparme por mi bebé cuando tuve pérdidas de sangre durante algunos días. Alguien me dijo que debía acudir a este hospital. Espero que mi bebé nazca sin problemas”, dice. Gulatun es una de los millones de personas que se han visto desplazadas por las inundaciones que devastaron hogares y tierras en muchas zonas de Pakistán. Por ahora, su casa es un refugio improvisado en las afueras de Dera Murad Jamali, en la provincia de Baluchistán, pero recibirá servicios obstétricos de urgencia gratuitos en el hospital de la ciudad.


HAITÍ:

UN AÑO DE CRISIS

© Julie Remy Una paciente es intervenida en un quirófano improvisado en el exterior del hospital de Carrefour, Puerto Príncipe.

El 12 de enero de 2010 un terremoto de magnitud 7,0 sacudió la capital de Haití, Puerto Príncipe, y las zonas colindantes. Se calcula que murieron unas 220.000 personas y más de 300.000 resultaron heridas. Médicos Sin Fronteras (MSF) desplegó la mayor respuesta de emergencia de su historia. 11


HAITÍ MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Desastre natural - Exclusión de la atención sanitaria - Enfermedad epidémica Personal en el terreno:

2.918

Antes del terremoto, la mayoría de los haitianos no podían pagar las tasas del sistema público de salud y mucho menos del privado. Los hospitales públicos tenían problemas de gestión, huelgas, y escasez de personal, medicamentos y suministros médicos. Los pacientes podían ser rechazados por falta de camas hospitalarias o tenían que dejar el tratamiento porque se quedaban sin dinero. Dar a luz era un riesgo: la tasa de mortalidad materna en Haití era de 630 muertes por cada 100.000 nacimientos. Después llegó el terremoto y el país se sumió en el caos. Lamentablemente,

© Spencer Platt/Getty Images Personal de MSF trata a pacientes de cólera en un hospital de Saint-Marc, donde empezó el brote.

12 miembros haitianos del personal de MSF fallecieron en el desastre. Miles de haitianos, la mayoría de los cuales también se vieron directamente afectados, se movilizaron junto con cientos de trabajadores internacionales de MSF para colaborar en las tareas de asistencia. El personal de MSF en Puerto Príncipe, hasta entonces compuesto por 800 trabajadores, aumentó a 3.400 profesionales desplegados en 26 hospitales y cuatro clínicas móviles. En octubre los equipos de la organización ayudaron a combatir una epidemia de cólera que afectó a más de 180.000

personas en todo el país en menos de tres meses. Del 12 de enero al 31 de octubre, MSF brindó atención médica a más de 358.000 personas y realizó más de 16.500 intervenciones quirúrgicas.

Asistencia a heridos

Los hospitales de atención obstétrica y de trauma de MSF quedaron destruidos. Sólo el centro de urgencias de Martissant, al sur de Puerto Príncipe, seguía operativo y enseguida se vio desbordado. A las pocas horas del temblor, había más de 400 heridos muy graves.

© Ron Haviv/VII Atención a niños prematuros en el hospital de maternidad Isaïe Jeanty.

Nanoune 28 años

Estaba esperando gemelos y entré en parto a los seis meses de embarazo. Vivo en un campamento a 10 minutos del hospital de Choscal. Mi primer bebé nació muerto en la tienda. Mi hermana me acompañó inmediatamente al hospital. Mi segundo bebé, una niña, nació aquí, pero es demasiado pequeña. Las enfermeras la cuidan desde hace cinco días. Aún no le he puesto nombre… Rezo por que siga con vida.

12


En el centro de atención postoperatoria de MSF en Pacot sólo había un quirófano para operaciones menores. En el maltrecho hospital de La Trinité se realizaron operaciones en tiendas y, al cabo de unos días, en un contenedor marítimo habilitado. Dos días después del sismo, MSF localizó habitaciones disponibles y una sala de curas en el hospital de Choscal del Ministerio de Salud, donde pudo operar en dos quirófanos. El 15 de enero empezó a practicar cirugía mayor en tiendas plantadas en el recinto del hospital de Carrefour. Los cirujanos de MSF hicieron más de 5.700 operaciones mayores durante los primeros tres meses, 150 de las cuales fueron amputaciones. Se montaron hospitales de campaña en todo tipo de edificios: una clínica dental en Bicentenaire, una escuela en Carrefour y edificios semipermanentes en Léogâne, al oeste de Puerto Príncipe. Un hospital inflable sustituyó al Trinité, que había quedado destruido, ofreciendo atención médica y otros servicios especializados, como cirugía ortopédica y de trauma. En Sarthe, MSF abrió un centro quirúrgico de postemergencia y atención postoperatoria, donde realizó más de 500 intervenciones de cirugía ortopédica o reconstructiva. Fisioterapeutas de Handicap International colaboraron con MSF para ayudar a los pacientes a recuperarse y adaptarse a las prótesis. También se prestó atención psicológica. Jacmel, una ciudad de la costa meridional, también se vio gravemente afectada por el terremoto. El 22 de enero MSF empezó a dar apoyo al hospital de SaintMichel, de 80 camas. El personal realizó 662 intervenciones quirúrgicas y asistió 1.443 partos durante el año. Como el hospital de urgencias obstétricas de MSF había quedado destruido, sus recursos humanos, técnicos y materiales se destinaron a la maternidad Isaïe Jeanty del Ministerio de Salud, que no fue dañada por el terremoto. Este centro atiende a mujeres embarazadas con complicaciones médicas como eclampsia y malaria, y cuenta con servicios neonatales y postnatales y un banco de sangre. En Léogâne, MSF montó un hospital de campaña de 120 camas, que más tarde fue sustituido por otro de contenedores. Más de 15.000 niños nacieron en centros apoyados por MSF en 2010.

Atención especializada

Con la destrucción del hospital de La Trinité, Haití perdió su única unidad de quemados graves. El restablecimiento de esta unidad se convirtió en una prioridad. A finales de marzo, se había montado una nueva unidad provisional de 30 camas en el recinto del cercano hospital de Saint-Louis. Saint-Louis también fue la base para prestar atención de salud mental a pacientes que podían ser referidos desde otros programas de MSF u otros agentes de salud. MSF ofreció apoyo psicológico y psiquiátrico a más de 40.000 personas durante la fase inicial de la emergencia. Asistencia no médica.

y más de 1.000 toneladas de material médico y logístico a la epidemia de cólera en Haití. MSF trasladará sus actividades médicas, incluidos el centro de obstetricia y la unidad de quemados, a tres nuevos hospitales construidos en Puerto Príncipe en 2011 y seguirá trabajando en un hospital general de 120 camas construido en Léogâne. MSF trabaja en Haití desde 1991.

Hacia finales de junio, MSF había distribuido más de 28.640 tiendas, 2.800 rollos de lona de plástico y cerca de 85.000 kits de ayuda (con utensilios de cocina, productos higiénicos y mantas) entre la población cercana al epicentro del terremoto. En Léogâne, por ejemplo, MSF dispensó materiales de ayuda a 3.000 familias. Gran parte del esfuerzo de MSF en agua y saneamiento se centró en crear las condiciones higiénicas adecuadas para las actividades médicas y quirúrgicas. Los equipos de logística garantizaron el suministro de agua potable, construyeron o rehabilitaron letrinas, y organizaron la eliminación segura de residuos en las 26 estructuras de MSF.

Epidemia de cólera

A mediados de octubre aparecieron casos de cólera, una enfermedad no registrada en Haití durante décadas, en la región occidental de Artibonite. MSF envió equipos a la ciudad de Saint-Marc, donde empezaron a tratar a pacientes gravemente deshidratados por diarrea en el hospital del Ministerio de Salud. El brote alcanzó todas las provincias del país. Desde el 22 de octubre hasta el final del año, MSF trató más de 91.000 de los 171.300 casos de cólera que registró el país. Se abrieron centros de tratamiento de cólera especializados para mujeres embarazadas en el hospital Isaïe Jeanty y en Léogâne, y se habilitaron más de 4.000 camas en 47 estructuras de todo el país. MSF destinó 5.500 trabajadores

Diego Machado

Traumatólogo Ciudad de Buenos Aires, Argentina Antes de llegar intenté imaginarme el panorama. Pero al llegar lo imaginado era poco. Haití es un país donde la tierra hace rato temblaba y el terremoto del 12 de enero fue quizás, la gota que derramó el vaso. En lo personal, fue muy importante para mí llegar a interpretar las sensaciones que me generaba el día a día. Al principio, la llegada y la ambientación fueron muy difíciles, y me inundó la frustración, sentir permanentemente que no estaba haciendo lo suficiente, y la indignación por la situación reinante. Pero con los días, los mismos pacientes me hicieron entender que ellos necesitaban lo que yo tenía para ofrecerles, ni más ni menos; y que con mi trabajo estaba, en cierta forma, cambiando algo. La experiencia enriqueció mi espíritu. En lo profesional me sentí versátil y seguro, y en lo humanitario, me sentí principalmente útil.

13


A mediados de octubre se registraron casos sospechosos de cólera en el oeste de Haití. MSF envió un equipo a la ciudad de Saint-Marc, donde inmediatamente empezó a tratar a pacientes en el hospital del Ministerio de Salud. Hasta el final de 2010, MSF habilitó más de 4.000 camas en 47 centros de tratamiento de cólera y trató a más de 91.000 personas de las 171.000 que padecieron la enfermedad en todo el país.

© Kadir van Lohuizen / NOOR MSF ofreció atención postoperatoria, psicológica, y fisioterapia en el centro del Kindergarten Mickey, Puerto Príncipe.

© Ricardo Garcia Vilanova Belén Caminoa, médica argentina atendiendo en la emergencia de cólera en Puerto Príncipe.

© Aurelie Lachant/MSF Centro de tratamiento de cólera de 600 camas en un gimnasio de Cap-Haïtien.

14


© MSF Un equipo de MSF visita un pueblo del Chaco paraguayo para informar a sus habitantes sobre el Chagas y alentarlos a hacerse la prueba.

PARAGUAY

Diego Mendicino Bioquímico Santa Fe, Argentina

MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Enfermedad endémica

6

©MSF

Personal en el terreno:

El mal de Chagas es endémico en el Gran Chaco, una región que se extiende por Paraguay, Argentina y Bolivia. A pesar de la alta tasa de prevalencia de esta enfermedad en Paraguay, donde afecta a grupos vulnerables que no tienen acceso a la atención médica, el tema estaba fuera de la agenda de la salud pública. Por estos motivos, en noviembre de 2010, MSF puso en marcha un programa de diagnóstico y tratamiento en el país vecino. El Chagas es una enfermedad parasitaria que puede causar la muerte. Hasta el 30% de los afectados terminan desarrollando graves trastornos cardiovasculares, gastrointestinales o neurológicos, si no se trata en su fase inicial. El diagnóstico es complicado y las zonas afectadas no suelen disponer de personal e instalaciones médicas para hacer las pruebas necesarias. El departamento de Boquerón se encuentra en el Chaco paraguayo, una región semidesértica y poco poblada en el oeste del país, donde el acceso a servicios de salud es escaso. Equipos móviles de MSF visitan los pueblos para diagnosticar y tratar a personas con Chagas. MSF ha formado a trabajadores de salud para diagnosticar y tratar la enfermedad, y ha dotado al laboratorio principal del hospital regional con el equipo necesario para confirmar los diagnósticos. En los dos últimos meses de 2010, los equipos hicieron pruebas a 426 personas.

El Bus Chagas, un colectivo temático que promueve la difusión de información sobre esta enfermedad, visitó escuelas y pueblos en el departamento de Boquerón. Esta actividad complementa el trabajo que MSF viene desarrollando en el país. Proveniente del proyecto de Chagas de MSF en Bolivia, el Bus llegó al Chaco paraguayo a finales del 2010 para sacar del olvido esta enfermedad a través de juegos, títeres, una exposición fotográfica testimonial y videos educativos, con los cuales tanto niños como adultos tienen la oportunidad de disfrutar y aprender.

Participar en el proyecto de Chagas en Boquerón fue una experiencia hermosa. Trabajando en terreno se aprende constantemente - de las comunidades con las que tratábamos, de su forma de vida y su forma de ver las cosas, de darle importancia a lo que realmente la merece. Y también de los compañeros de equipo, ya que se formó un grupo donde, cada uno con sus diferentes características personales, pensaba en cómo llevar adelante el proyecto de la mejor manera. Creo que el impacto más importante del proyecto de MSF es el de darle visibilidad a la enfermedad de Chagas, que en éstas comunidades está tan naturalizada (como nos decían algunas veces: “acá todos tenemos Chagas, desde siempre”); lograr que se piense en la enfermedad como un problema, para después buscarle soluciones.

El equipo educó e informó a la población sobre la enfermedad y cómo prevenir la transmisión, animándolos a hacerse la prueba y buscar tratamiento. Este año, el bus visitó otras comunidades del Chaco paraguayo, continuando su tarea de sensibilización. MSF trabaja en Paraguay desde 2010.

15


REPÚBLICA

CENTROAFRICANA (RCA) MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Conflicto armado - Exclusión de la atención sanitaria - Enfermedad endémica Personal en el terreno:

1263

El país ha sufrido conflictos armados entre grupos rebeldes y el gobierno durante los últimos cinco años. Gran parte de la población de la República Centroafricana (RCA) vive en regiones muy aisladas y los viajes son peligrosos por la presencia de bandidos, lo que dificulta el acceso a la atención sanitaria. En 2010, MSF prestó ayuda a hospitales y centros de salud en zonas afectadas por la violencia en el norte, además de responder a necesidades sanitarias en el suroeste y el sureste del país.

Apoyo a hospitales

MSF trabaja desde 2006 en el hospital de referencia de Paoua, en el noroeste de RCA. Los equipos prestan atención de urgencia, ambulatoria, pediátrica, quirúrgica y materna. En 2010 se realizaron más de 35.150 consultas, 6.900 ingresos hospitalarios, 7.400 consultas prenatales y se atendieron más de 1.500 partos. También fueron atendidos 320 pacientes de VIH/sida, algunos de ellos coinfectados con tuberculosis (TB). MSF trabajó además en siete centros de salud de los alrededores, donde realizó casi 4.000 consultas al mes. MSF trabajó en la Prefectura de Ouham, territorio controlado por los rebeldes, en la frontera con Chad. En noviembre se estableció un “campamento quirúrgico” en el recinto del hospital durante cuatro semanas, en el que 78 mujeres con fístulas obstétricas, -heridas en el canal de parto que causan incontinencia-, fueron intervenidas quirúrgicamente. El equipo también forma a miembros de la comunidad para prestar servicios sanitarios y tratamientos básicos en siete centros de salud de la zona.

16

© Sarah Elliott for MSF Niño en tratamiento con alimento terapéutico listo para usar contra la desnutrición severa.

Enfermedad del sueño

MSF abrió la clínica de Maitikoulou a principios de 2009 para tratar la enfermedad del sueño (tripanosomiasis humana africana), después de detectar una alta prevalencia en el distrito. Esta infección parasitaria transmitida por la mosca tsé-tsé, común en África subsahariana, ataca el sistema nervioso central, causa graves trastornos neurológicos y es mortal si no se trata.

MSF trabaja en República Centroafricana desde 1997.

Si en 2009 se trataron más de 1.000 casos de enfermedad del sueño, en 2010 sólo se diagnosticaron y trataron 50. Por ello, la clínica fue convertida en un hospital general de 70 camas, donde se realizaron más de 48.320 consultas y 2.370 ingresos.

Tratamiento de la desnutrición infantil

En el suroeste del país, MSF trató a más de 2.800 niños desnutridos en varios proyectos de emergencia abiertos en Carnot, Mbaïki y Pissa. En Gadzi el equipo dio apoyo a varios centros de salud e inició un programa nutricional para niños menores de 15 años.

Atención de emergencia a desplazados

Los enfrentamientos armados están desplazando a muchos habitantes de la prefectura de Bamingui-Bangoran, en el norte de RCA. Algunos son acogidos por familias en Ndele, la capital, mientras que otros se esconden en los bosques, en condiciones muy precarias. En julio de 2010, MSF empezó a trabajar en el hospital de Ndele y desplegó clínicas móviles para dar cobertura de salud básica al mayor número posible de personas. Se llevaron a cabo más de 28.700 consultas y 300 pacientes fueron ingresados en el hospital.

Elsa Pereda Urrutia

Enfermera Callao, Perú

Mi primera misión como enfermera en el terreno fue en el proyecto nutricional de Gadzi, en República Centroafricana. Allí la presencia de MSF era sumamente necesaria, ya que es una región donde hay una tasa alta de mortalidad infantil, donde los sistemas de salud están ausentes y los pocos hospitales que hay no tienen recursos ni materiales para trabajar. Luchamos hasta el final para salvar vidas, pero muchas veces los niños presentaban un estado muy grave, debido a la distancia recorrida, y algunos fallecían al llegar. Sin embargo, era una satisfacción ver a los que se retiraban sanos con sus familias luego de recibir atención de MSF.


SUDÁFRICA MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Enfermedad endémica/ epidémica - Exclusión de la atención sanitaria Personal en el terreno:

154

Hay unos 5,7 millones de personas con VIH en el país, lo que representa alrededor del 17% de toda la población afectada del mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

VIH/sida y tuberculosis

© Kenneth M Tong - MSF Personal de MSF atiende en Caledonian, un barrio marginal de Johannesburgo.

En colaboración con las autoridades sanitarias locales, MSF dirige un programa de tratamiento integrado de VIH y tuberculosis (TB) en Khayelitsha, un municipio de las afueras de Ciudad del Cabo que tiene la prevalencia más alta de VIH/sida del país y donde el 71% de las personas con VIH están coinfectadas con TB. El proyecto, iniciado en 1999, ha innovado con los años hasta integrar el tratamiento de ambas enfermedades. La terapia antirretroviral (ARV) se introdujo en 2001 y desde entonces la han iniciado más de 17.650 pacientes.

agresiones xenófobas y, sin papeles, viven con el temor de ser descubiertos y deportados.

En sus 12 años de historia, este proyecto y la colaboración de MSF con las autoridades sanitarias locales y nacionales han contribuido al cambio de postura del Gobierno sudafricano respecto al VIH/sida. Grupos de la sociedad civil y la activa comunidad local también han contribuido a reducir el estigma social asociado al VIH/sida, así como a aumentar la conciencia pública sobre la enfermedad, alentar el debate y lograr mejoras en la política sanitaria del país.

En el centro de Johannesburgo, MSF gestiona una clínica gratuita situada junto a una iglesia que tradicionalmente ha dado refugio a migrantes que viven en los suburbios de la ciudad.

MSF también participa en la organización de grupos de apoyo comunitarios de VIH y de TB resistente a los medicamentos. Basados en las comunidades donde viven los pacientes, estos grupos ayudan a sus miembros a vencer el estigma, a darse apoyo mutuo, a seguir los complejos regímenes de medicación y a responsabilizarse de su tratamiento.

Migrantes de supervivencia

Durante años, millones de personas han llegado a Sudáfrica buscando una vida mejor y huyendo de circunstancias que la amenazan. El viaje suele ser duro y al llegar, los migrantes se exponen a

Equipos de MSF se desplazan a algunas de las explotaciones agrarias más grandes, donde muchos migrantes encuentran trabajo temporal, y ofrecen gratuitamente atención médica, así como diagnóstico y tratamiento de VIH y TB. En 2010, se realizaron más de 16.400 consultas en la ciudad fronteriza de Musina y fueron atendidas más de 250 víctimas de abusos sexuales durante su viaje a Sudáfrica.

Atención en barrios marginales

Se calcula que en los barrios marginales de Johannesburgo hay unos 1.300 edificios ocupados, muchos controlados por redes de crimen organizado, y cuyas condiciones de vida son absolutamente precarias. Apenas hay suministro de agua y electricidad, y sus habitantes viven en la más absoluta pobreza, hacinados y en condiciones insalubres que afectan a su salud y seguridad. Además, corren el riesgo de ser desalojados por propietarios o funcionarios corruptos. En 2010, equipos móviles de MSF visitaron 40 de estos edificios y atendieron a más de 26.100 personas. También ayudaron a organizar la limpieza de algunos inmuebles, facilitando materiales y contratando servicios de gestión de residuos. MSF trabaja en Sudáfrica desde 1999.

Daniela Garone

Médica infectóloga Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Empecé a trabajar en Khayelitsha en agosto de 2010 como Coordinadora médica del proyecto, uno de los programas de VIH más complejos que tiene MSF. El proyecto comenzó en tiempos en que el gobierno de Sudáfrica negaba la existencia de esa enfermedad en su país, y la mayoría de los pacientes morían antes de que supieran que estaban enfermos. Hoy, más de 10 años después, Kahyelitsha tiene 20.000 pacientes con ARV y la mortalidad, una vez comenzado el tratamiento, se redujo de 10% en 2002 a 2% en 2010. MSF sigue influenciando y trabajando con el gobierno para poder alcanzar el objetivo de que el 80% de los enfermos de VIH tengan acceso al servicio de salud. Aunque muchas veces extraño estar en casa con amigos y tomando mate, siento que mi trabajo tiene un gran impacto y puede contribuir a gran escala en la lucha contra el VIH.

17


YEMEN MOTIVO DE INTERVENCIÓN: - Conflicto armado - Enfermedad epidémica - Exclusión de la atención sanitaria Personal en el terreno:

467

Yemen se enfrenta a varias emergencias: violencia, desplazamientos y flujos masivos de migrantes. En 2010 MSF amplió sus actividades en el país.

© Agnes Montanari Una matrona de MSF examina a un recién nacido, en la ciudad de Amran.

Conflicto

ciudad, MSF dio soporte a un centro de salud mediante un programa de prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo, y cuatro servicios de asesoramiento y pruebas voluntarias.

El conflicto entre el Gobierno yemení y el grupo armado al-Houthi, en la gobernación de Saada, pasó por su fase más intensa desde el inicio de la guerra en 2004. En febrero de 2010 se firmó un alto el fuego, pero hubo enfrentamientos esporádicos durante el resto del año. Tras suspender sus actividades durante varios meses debido a los intensos combates, en marzo MSF reanudó su trabajo en el hospital Al Talh, en las afueras de la ciudad de Saada, y en el hospital Razah, cerca de la frontera con Arabia Saudita. En total, MSF realizó más de 32.000 consultas. Durante un brote de sarampión entre abril y junio, el equipo colaboró con el Ministerio de Salud en la atención de más de 1.500 pacientes y en una campaña de vacunación. El conflicto no se limitó al norte del país. En el sur hubo frecuentes enfrentamientos entre el ejército yemení y grupos separatistas. En julio de 2010, un equipo de MSF empezó a trabajar en el hospital público de Radfan, en la gobernación de Lahj. Más de 5.000 personas fueron atendidas de urgencia, y se realizaron más de 390 intervenciones quirúrgicas y más de 300 ingresos hospitalarios.

Atención a poblaciones desplazadas

MSF distribuyó agua y material de socorro, y prestó atención médica a personas desplazadas por el conflicto dentro de la gobernación de Saada. Miles de personas más huyeron a gobernaciones vecinas. Alrededor de la pequeña ciudad de Al Mazraq, en la gobernación de Hajja, hay 18

tres campos de desplazados. MSF atendió a más de 21.500 pacientes y trató a más de 3.300 niños desnutridos en los campos. Equipos de salud mental realizaron actividades psicoeducativas para más de 2.250 personas y 885 sesiones de asesoramiento individual, con especial atención a los pacientes del programa de nutrición y a víctimas de violencia sexual.

MSF trabaja en Yemen desde 2007.

Recepción de migrantes

Miles de refugiados y migrantes llegan a Yemen cada año huyendo de los combates, la pobreza y la inestabilidad en el Cuerno de África. Alertados por la población local de la llegada de migrantes, los equipos de MSF les ofrecieron primeros auxilios, asistencia psicológica, agua, comida, ropa y productos de higiene a los recién llegados a las costas de las gobernaciones de Abiyan y Shabwa. MSF se encargó de la atención sanitaria en el centro de acogida de Ahwar y dio asistencia en el servicio de urgencias del hospital local. En abril de 2010, tras la disminución del flujo de migrantes y de la necesidad de ayuda de emergencia, MSF traspasó el proyecto al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y a sus contrapartes.

Tratamiento de VIH en Saná

El número de personas con VIH/sida en Yemen es relativamente bajo (la prevalencia se estima en menos del 0,2%), pero hay un alto nivel de estigma y discriminación de estas personas. MSF trabajó en el hospital Al Gumhuri de Saná, la capital, dando apoyo al servicio de asesoramiento y pruebas voluntarias del Ministerio de Salud. En otras zonas de la

Andrés Carot

Médico cirujano Córdoba, Argentina MSF se hizo cargo del edificio principal del hospital de Habilain. Al comienzo fue difícil coordinarnos para trabajar con el personal local, pero a medida que nosotros les íbamos aportando algo, ellos también nos aportaban a nosotros, e íbamos haciendo un trabajo de igual a igual. Esa es la función nuestra: ir a un lugar que está en crisis y aprender de ellos, que ellos aprendan de nosotros y que desarrollen su autonomía.


Cuarenta años de innovación médica Desde su fundación por un grupo de médicos y periodistas en Francia en 1971, MSF se ha esforzado para hallar formas más eficaces de salvar vidas y de mejorar la salud de más personas a través de la acción médica de emergencia. Esta búsqueda constante de la innovación en emergencias apenas se destaca, pero ha sido crucial para llegar a la ayuda médico-humanitaria que actualmente ofrece MSF. Durante sus primeros 10 años de historia, se hizo evidente que la organización debía vencer ciertos obstáculos para poder mejorar realmente las condiciones de las personas que más lo necesitaban. Por ejemplo, asistir a grandes poblaciones en lugares precarios, remotos e inseguros es intrínseco a las intervenciones médicohumanitarias, pero la capacidad para formar a personal de distintos niveles en estos entornos es limitada. No suelen estar familiarizados con médicos internacionales, el material y las instalaciones son insuficientes, la rotación de personal suele ser alta, y todo ello condiciona las posibilidades de contar con una plantilla

experimentada. Para adaptar su trabajo a las demandas específicas de los países donde trabaja, MSF probó y aplicó una serie de innovaciones.

Kits estandarizados

Una de las primeras fue en los años ochenta: a fin de estandarizar los procedimientos médicos, racionalizar la dirección operacional y facultar al personal, MSF adoptó una técnica utilizada por el servicio de urgencias médicas de Francia e introdujo guías, medicamentos y equipos estandarizados. Esto llevó al desarrollo de kits médicos listos para enviar y diseñados a medida. Contenían medi-

camentos básicos, suministros y equipos, y estaban adaptados a entornos, climas y enfermedades específicos. El primer kit de emergencia sirvió de modelo para un kit interagencias, cuyo desarrollo fue coordinado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fue lanzado en 1990 y sigue vigente tras sucesivas revisiones. Avances como éste permitieron aumentar la capacidad de hacer intervenciones rápidas con un mayor nivel técnico, algo que antes sólo estaba al alcance de las fuerzas de defensa militares y civiles de los países de renta alta. Desde entonces MSF ha desarro-

© Misha Friedman / MSF Científico trabajando en el laboratorio de MSF.

19


llado muchos otros kits de vacunación, de cirugía e incluso uno para instalar un hospital de campaña inflable.

aquel momento, pocas ONG podían investigar en las situaciones de emergencia en las que intervenía MSF. 1

Investigación operacional

Desde entonces, las investigaciones de Epicentre, realizadas a menudo en condiciones muy difíciles, han contribuido a mejorar la atención a los pacientes. Entre 1996 y 2004, el centro elaboró estudios y ensayos clínicos sobre el tratamiento de la malaria para demostrar las resistencias a la medicación usada en esa época, avalando así la petición de un cambio de protocolos. La investigación también contribuyó a demostrar la eficacia superior de diferentes terapias

En un esfuerzo constante por encontrar formas innovadoras de dar mejores tratamientos a los pacientes, y ante la necesidad de más investigación en este campo, MSF creó en 1987 la organización no lucrativa Epicentre. El objetivo era aportar pruebas científicas que sustentaran las operaciones. Epicentre elabora estudios sobre incidencia, prevalencia y causas de epidemias y enfermedades infecciosas en grandes poblaciones. En

combinadas con artemisinina (TCA). En varios países endémicos, estos resultados ayudaron a introducir cambios en los protocolos nacionales de tratamiento de la malaria. 2 En los años ochenta y noventa, MSF trabajó en el Cinturón de la Meningitis de África subsahariana. Los buenos resultados del uso del cloranfenicol oleoso como primera línea de tratamiento para la meningitis bacteriana propiciaron un estudio para demostrar su eficacia. Finalmente, en 1991, la OMS lo incluyó en su lista de medicamentos esenciales. En 2002 se llevó a cabo una compara-

© Myriam Loiseau / MSF Con el fin de frenar la epidemia de poliomielitis que afecta principalmente a los adultos, toda la población de Congo debe ser vacunada con tres dosis orales. La primer ronda se realizó a fines de 2010.

20


ción científica del cloranfenicol oleoso y la ceftriaxona. Gracias a este estudio, ambos protocolos se convirtieron en estándares internacionales de tratamiento de la meningitis en África. MSF también trabajó con la OMS para definir nuevas estrategias de control de la enfermedad.

Nuevos modelos de atención

Acceso a medicamentos esenciales

En los años noventa, los prejuicios y las injusticias impidieron que muchas personas con VIH/sida recibieran tratamiento. Aunque los medicamentos antirretrovirales (ARV) ya existían, costaban entre 10.000 y 15.000 dólares anuales, una cifra prohibitiva para millones de personas sobre todo en los países en desarrollo. Hubo también quien pensaba que sería demasiado difícil administrar tratamientos tan complejos en los países africanos. MSF entendió que había que combatir estas ideas y, con el objetivo de derribar las barreras al tratamiento, en 1999 creó la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales (CAME) que abogó por la fabricación de versiones genéricas de los medicamentos ARV. Éstos no tardaron en producirse en Brasil, India y Tailandia, lo que hacía posible tratar a millones de personas. Hoy el precio anual del tratamiento ha bajado un 99%, y lo siguen más de seis millones de personas en todo el mundo. MSF lo suministra a más de 170.000 pacientes en 19 países. La CAME también ha trabajado para aumentar la conciencia pública sobre otras enfermedades olvidadas prevalentes en los países en desarrollo y para lograr la producción de medicamentos asequibles y adaptados con que tratarlas. En los últimos años ha habido grandes cambios en el sector farmacéutico internacional, ya que ahora se fabrican medicamentos en países con mercados menos regulados que los de Europa o Estados Unidos. Los farmacéuticos de MSF han establecido un sistema de calificación que garantiza que los medicamentos utilizados en nuestros proyectos no sean menos eficaces ni más tóxicos que los administrados en los países de renta alta.

Mejores tratamientos

Aunque ahora se fabrican medicamentos en más países, la naturaleza lucrativa de la industria farmacéutica llevó a que en los años noventa determinados fármacos siguieran siendo muy caros, ineficaces o altamente tóxicos. Incluso se dejaron de fabricar algunos para ciertas enfer-

© Bruno De Cock Aplicación de la nueva vacuna neumocócica, que puede salvar miles de vidas, en el hospital de Silanga, Nairobi, Kenia.

medades raras. Por todo ello, en 2003, siete organizaciones de todo el mundo, entre ellas MSF, se unieron para crear la iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi por sus siglas en inglés), una organización no lucrativa de investigación y desarrollo de medicamentos. Ese mismo año MSF y Epicentre patrocinaron ensayos clínicos para el tratamiento de la tripanosomiasis humana africana o enfermedad del sueño, que amenaza a 60 millones de personas en África subsahariana. El tratamiento de esta enfermedad parasitaria mortal era altamente tóxico o difícil de administrar, sobre todo en entornos remotos. En 2004 la DNDi y otras organizaciones se sumaron a la investigación de MSF y Epicentre. Los ensayos hallaron que la terapia combinada con nifurtimox y eflornitina era la mejor posible: eficaz, bien tolerada y fácil de administrar. En 2009, la OMS añadió el nifurtimox (combinado con eflornitina) a su lista de medicamentos esenciales. El tratamiento pudo usarse en toda África y mejoró la atención a pacientes con enfermedad del sueño. MSF también ha adoptado un enfoque innovador en el tratamiento de la desnutrición en regiones con escasez de alimentos. Se trata de suministrar alimentos preparados ricos en nutrientes a niños en riesgo antes de que desarrollen desnutrición severa. Desde que se implementó esta táctica preventiva en sustitución del modelo reactivo, es decir, tratar a los niños cuando ya están desnutridos, se han registrado menos admisiones en los centros de nutrición.

La esencia de MSF como organización médico-humanitaria es actuar en crisis en las que la supervivencia de las personas está en juego. A lo largo de los años se han implementado modelos sostenibles de atención que demostraron ser eficaces, eficientes y asequibles, y que sirvieron de punto de partida para otros actores, incluidas las autoridades sanitarias. Por ejemplo, MSF dirige en Sudáfrica un proyecto de tratamiento del VIH y la tuberculosis en el municipio de Khayelitsha, cerca de Ciudad del Cabo. El programa sigue un modelo de atención descentralizada en el que se forma a enfermeros para iniciar el tratamiento y a asesores para hacer pruebas del VIH. Esto no sólo aumenta el número de personas diagnosticadas y tratadas, sino que deja un personal mejor calificado al servicio de la comunidad una vez que MSF se retira. Son sólo unos cuantos ejemplos de las innovaciones que MSF ha emprendido en sus 40 años de historia. Unni Karunakara, presidente internacional de MSF, las resume así: “La organización siempre ha tratado de cumplir su misión social: proteger y aliviar el sufrimiento de los más pobres y desfavorecidos, respetando su dignidad humana. MSF seguirá esforzándose por salvar vidas, mitigar el dolor y el sufrimiento, y ayudar a restablecer la dignidad de las personas que se encuentran en situaciones que amenazan su supervivencia”. Este artículo está basado en: Bradol, J. H. y Vidal, C. (eds). Innovations médicales en situations humanitaires. L’Harmattan, 2009. Edición en castellano: Bradol, J.H. y Vidal, C. (eds). Innovaciones médicas en situaciones humanitarias. Icaria, 2011.

1. Entrevista con Alain Moren en: Bradol, J. H. y Vidal, C. (eds). Innovations Médicales en Situations Humanitaires. L’Harmattan, 2009: p. 36. 2. Brown, V., Guerin, P. J., Legros, D., Paquet, C., Pécoul, B. y Moren, Alain. “Research in Complex Humanitarian Emergencies: The Médecins Sans Frontières/Epicentre Experience”, PLoS Medicine nº5 (4), 2009. Disponible en: www.plosmedicine.org

21


DATOS Y CIFRAS Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional e independiente, de carácter privado y sin fines de lucro. MSF internacional está compuesta por 5 centros operacionales (España, Francia, Bélgica, Holanda y Suiza), que en total gestionan más de 400 proyectos en todo el mundo, y oficinas en más de 20 países que sostienen la acción de MSF aportando recursos humanos y financieros. La oficina de Argentina fue creada por el centro operacional de España en el año 2001. La búsqueda de la eficiencia ha llevado a MSF a crear organizaciones especializadas –denominadas satélites– para actividades específicas, como suministros de ayuda humanitaria, estudios médicos y epidemiológicos, e investigación en acción humanitaria y social. Al estar controladas por MSF, estas organizaciones están incluidas en los balances financieros aquí presentados. Las cifras que aparecen a continuación muestran las finanzas combinadas de MSF a nivel internacional, que se han calculado de conformidad con los estándares contables de MSF Internacional, que cumplen con la mayoría de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). Las cifras han sido auditadas conjuntamente por las empresas contables KPMG y Ernst & Young, conforme a las normas internacionales de auditoría. Puede solicitarse una copia completa del Informe Financiero de 2010 a la oficina de MSF. Las cifras aquí presentadas corresponden al ejercicio 2010. Todas las cantidades están expresadas en millones de euros. Nota: Las cifras de estas tablas han sido redondeadas, lo que puede provocar pequeñas diferencias en las sumas totales. GASTOS DE PROYECTOS POR CONTINENTE África 58% Asia 18% América 21% Europa 1% Oceanía 1% No afectados 1%

22

Gastos de proyectos por país / región Africa

Rep. Dem. del Congo Sudán Níger Somalia Chad Zimbabwe Nigeria Rep. Centroafricana Kenia Malawi Etiopía Uganda Mozambique Mali Burundi República del Congo Sudáfrica Guinea Swazilandia Sierra Leona Liberia Burkina Faso Zambia D’jibouti Camerún Otros países * Total

Asia/Oriente Medio Pakistán Myanmar India Irak Yemen Afganistán Territorios Palestinos Sri Lanka Bangladesh Kirguistán Uzbekistan Irán Armenia Georgia Camboya Tailandia Otros países * Total

M€

54,5 38,9 25,5 19,5 19,0 18,4 17,5 16,8 15,1 15,1 13,4 8,6 7,6 6,2 6,0 5,5 5,2 5,2 5,2 4,7 4,1 3,0 2,4 1,8 1,6 2,2 323

América

Haití Colombia Guatemala Bolivia Otros países * Total

Europa

Rusia Otros países * Total

Oceanía

Papúa Nueva Guinea Otros países * Total

Deslocalizados

Actividades transversales Otros Total

M€

102,3 9,7 1,0 1,0 2,6 116,6

M€

5,5 2,3 7,8

M€

2,7 0,0 2.7

M€

4,4 2,9 7,3

M€

21,8 11,2 10,4 9,1 7,6 5,8 4,6 4,5 3,7 3,5 3,2 2,5 1,8 1,6 1,3 1,2 4,4 98,2

* ‘Otros países’ combina todos los países para los que los gastos de proyecto fueron inferiores a un millón de euros.

GASTOS DE PROYECTOS POR NATURALEZA DEL GASTO Personal nacional (contratados localmente) 29% Personal internacional 21% Actividades médicas y nutrición 19% Transporte, flete y almacenamiento 14% Gastos de funcionamiento operacional 5% Logística y saneamiento 9% Formación y apoyo local 1% Consultores y apoyo al terreno 2%


Fuentes de ingresos. A fin de garan-

INGRESOS 2010 Fondos privados Fondos públicos institucionales Otros Total Ingresos

M€ 858,9 69,3 15,1 943,3

En % 91% 7% 2% 100%

2009 M€ 572,4 77,9 15,1 665,4

En % 86% 12% 2% 100%

¿CÓMO SE GASTÓ EL DINERO? 2010 Operaciones Gastos de apoyo sede-terreno Testimonio/ Sensibilización Otras actividades humanitarias Total Misión Social Recaudación de Fondos Gestión, general y administración Otros gastos Total Gastos Ganancias y pérdidas netas por cambio de divisas Superávit/(déficit) tras cambio de divisas

M€ 555,3 78,7 26,4 5,7 666,1 103,7 43,1 146,8 812,9 2,1

En % 68% 10% 3% 1% 82% 13% 5% 18% 100%

132,5

2009 M€ 393,3 69,1 21,7 6,4 490,5 87,4 38,9 126,3 616,8 2,9

En % 64% 11% 4% 1% 80% 14% 6% 20% 100%

2009

Caja, banco y equivalentes Otros activos corrientes Activos a largo plazo Total activos - Neto

M€ 600,9 71,1 43,2 715,2

En % 84% 10% 6% 100%

M€ 433,3 68,5 36,6 538,4

En % 80% 13% 7% 100%

Fondos afectados Fondos no afectados Otras reservas Reservas y valores de renta variables Pasivos corrientes Total pasivos y reservas

2,5 608,1 8,7 619,3 95,9 715,2

0% 85% 1% 86% 14% 100%

2,5 475,5 -9,8 468,2 70,2 538,4

0% 89% -2% 87% 13% 100%

ESTADÍSTICAS DE RRHH 2010 Médicos Enfermeros y otro personal sanitario No sanitarios Total salidas internacionales (año completo) Personal Nacional Personal Internacional Total puesto en terreno

En % 25% 31% 44% 100%

25.185 91% 2.465 9% 27.650 100%

principales actividades realizadas por MSF. Todas las categorías de gastos incluyen salarios, costos directos y gastos generales asignados.

Misión social. Incluye todos los gastos

Los fondos afectados. Pueden ser fon-

BALANCE (situación financiera a final del año)

Cant. 1.672 2.002 2.887 6.561

Gastos. Se asignan de acuerdo con las

relacionados con los proyectos en el terreno (costos directos), y el apoyo médico y operacional a los mismos desde las sedes (costos indirectos). Los costos de la misión social representaron el 82% del total en 2010.

51,5

2010

tizar su independencia y reforzar sus vínculos con la sociedad, MSF se esfuerza por mantener un alto nivel de fondos privados. En 2010, el 91% de sus ingresos provino de fuentes privadas. Más de 5,1 millones de socios y donantes en todo el mundo lo hicieron posible. Entre los financiadores institucionales públicos que aportan fondos a MSF se encuentran el Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) y los gobiernos de Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Irlanda, Luxemburgo, Noruega, Reino Unido, Suecia y Suiza.

2009 Cant. 1.239 1.459 2.046 4.744

En % 26% 31% 43% 100%

20.447 2.015 22.462

91% 9% 100%

La mayoría del personal de MSF (91%) es contratada localmente en los países de intervención. El personal de la sede representa el 4% del total del personal.

dos que los donantes exigen que sean invertidos o retenidos en vez de gastados, o pueden ser el nivel mínimo de reservas obligatorio que deben retener algunas secciones.

Los fondos no afectados. Son fondos no asignados a ningún proyecto concreto por los donantes, que no se han gastado durante el ejercicio y que MSF puede utilizar a discreción para cumplir con su misión social.

Otras reservas. Corresponden al capital de base y los balances técnicos relativos al proceso de combinación de las cuentas. Las reservas de MSF se han generado a lo largo de los años por excedentes de ingresos sobre los gastos. Al final de 2010, la parte disponible (los fondos no afectados disminuyeron por las diferencias de cambio) representaba 9,1 meses de actividad. El propósito de las reservas es cubrir las siguientes necesidades: futuras grandes emergencias para las que no se capten fondos suficientes, una caída repentina de los fondos privados y/o institucionales, la sostenibilidad de proyectos a largo plazo (p.ej., programas de tratamiento antirretroviral), así como la financiación previa de operaciones que luego se sufragarán con campañas de captación de fondos y/o financiación institucional. El Informe Financiero 2010 completo está disponible en www.msf.org

23


MSF en el Mundo

abre y cierra proyectos cada año, responde a crisis agudas, traspasa programas y sigue los cambios en las necesidades de los pacientes para adaptar sus actividades. Por eso, se pueden estar llevando a cabo varios proyectos operativos a la vez en un mismo país.

Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Suazilandia Sudan‘ ‘ Sudafrica Tailandia Territorios Palestinos Ocupados Uganda Uzbekistan‘ Yemen Yibuti Zambia Zimbabwe

Carbajal 3211 – CP: 1426 - CABA – Argentina Teléfono: +54 11 4551-4460 msf-argentina@barcelona.msf.org www.msf.org.ar @MSF_Argentina

Atención a socios y donantes: 0-810-222-6732 (MSFA) socios@msf.org.ar

diseño: luciana.lanfiuti@gmail.com

Afganistan‘ Armenia Bangladesh Bolivia Brasil Burkina Faso Burundi Camboya Camerun ‘ Chad China Colombia Egipto Etiopia ‘ Filipinas Francia

Georgia Grecia Guatemala Malaui Guinea-Conakry Mali‘ Haiti‘ Malta Honduras Marruecos India Mozambique Irak Myanmar Iran‘ ‘ Niger Italia Nigeria Kenia ‘ Pakistan Kirguizistan‘ Papua Nueva Guinea Lesoto Paraguay ‘ Libano ‘ Republica Centroafricana Liberia ‘ Republica del Congo ‘ ‘ del Congo Republica Democratica Rusia

Memoria Anual 2010 MSF Argentina  

Memoria Anual de Actividades 2010 de Médicos Sin Fronteras. Publicación de la oficina de MSF en Argentina

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you