Page 1

EL POR QUÉ DEL DESCONTENTO

EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR - ELEMENTOS PARA EL DEBATE -


INTRODUCCIÓN NECESARIA

El presente texto no es una proposición sino una provocación. El análisis, la discusión y la propuesta sobre Educación, desde su mirada más amplia y profunda, es una necesidad que compete a la sociedad en su conjunto, más allá de los cambios legislativos y de los gobiernos de turno.

A continuación se entregarán algunos elementos para el debate, recogidos de la experiencia del movimiento estudiantil, los análisis vigentes en torno a la educación superior, lo manifestado en los espacios de organización estudiantil (centros de alumnos, coordinadoras, federaciones) y la coyuntura vigente, para que de una vez por todas podamos crear hoy, una situación que haga imposible todo retroceso en la construcción de lo que queremos por “Educación”.

Convérsalo en los recreos, en el almuerzo, con tu familia, involucremos a todas y todos en esto. Nadie lo hará por nosotros. La experiencia ha demostrado que cuando los estudiantes tomamos las riendas de la historia y sus devenires, la realidad se ha hecho flexible y favorable a las transformaciones sociales.

1

Aclaramos que en este boletín abordaremos específicamente la problemática de la Educación Superior, sin desconocer, por ningún motivo, la necesidad de un tratamiento conjunto de la cuestión “Educación” en todos sus sentidos y con todos los agentes sociales que corresponden.


INSTITUCIONALIDAD: NADIE NOS PREGUNTÓ

El sistema educativo Chileno se estructuró en el período de Dictadura a partir del Decreto Ley 3.541 que le entregó todas las facultades al “Presidente” para reestructurar las universidades del país:

“Artículo único.- Dentro del plazo de un año contado desde la vigencia del presente decreto ley, el Presidente de la República podrá reestructurar las universidades del país, incluida la Universidad de Chile, pudiendo dictar todas las disposiciones que fueren necesarias al efecto y, en especial, aquellas destinadas a fijar su régimen jurídico y a regular el establecimiento de corporaciones de esta naturaleza, pudiendo en ejercicio de estas atribuciones, dictar normas estatutarias o de procedimientos para regular su estructura orgánica. Las atribuciones señaladas en el inciso anterior serán ejercidas mediante decretos con fuerza de ley.” La institucionalidad vigente permite una triple institucionalidad de Universidades Estatales, Universidades Privadas Tradicionales y Universidades Privadas que no pertenecen al Consejo de Rectores. Las primeras tienen de estatales sólo el nombre pues se financian tan sólo en un 14% por el Estado; las segundas cada días más endeudadas están teniendo graves insuficiencias en los aspectos de infraestructura, investigación, calidad docente y de entrega de conocimiento, recursos tecnológicos, etc.

Y las terceras, que encubren uno de los negocios más rentables en la actualidad, pues si bien jurídicamente no tienen fines de lucro, la falta de transparencia y descontrol lo hacen irrisoriamente posible.

¿CÓMO LUCRAN? A partir de los resquicios que permite el ordenamiento jurídico y el sistema tributario vigente desde 1984, estas instituciones lucran haciendo circular las millonarias sumas de dinero que reciben por concepto de ser Universidades, en el negocio de las inmobiliarias principalmente (La inmobiliaria arrienda a la Universidad indefinidamente los edificios, y los dueños de ambas son coincidentemente los mismos)y contratan servicios externos cuyos dueños son también coincidentes con los sostenedores de las universidades. La confusa Institucionalidad y la necesidad, como cuerpo pensante nos plantea las interrogantes respecto a “La Universidad” que queremos y más allá, la Educación Terciaria que queremos, proyectamos y estamos dispuestos a construir. Es evidente que la estructura institucional es insostenible y que el debate de los estudiantes como protagonistas y agentes se torna de primera importancia a la hora de formular y construir una propuesta.

2


FINANCIAMIENTO “No estamos pidiendo “limosna” al Estado, el mayor financiamiento es una exigencia de justicia, respeto y reivindicación por los que trabajan en este país y producen la riqueza, nuestros padres, nuestras familias”

- El sistema de “Educación Superior en Chile” es catalogado como uno de los más (si es que no el más) injustos y desiguales a nivel mundial. - Su acceso esta determinado por el origen socio-económico.

- Se financia casi en su totalidad (83%) gracias al esfuerzo familiar a través del endeudamiento “crónico” que les significa.

3

- El Estado aporta el escaso 0.3% del P.I.B, situación bastante paradójica considerando que la riqueza del país proviene exclusivamente del trabajo (de la clase trabajadora y deudora al mismo tiempo), y de los impuestos pagados por estos mismos mes a mes sin posibilidad de deducirlos.

- En Chile se cobran los aranceles más altos del mundo. En la siguiente tabla del Informe Sobre Financiamiento que realizó y divulgó la OCDE el año 2009, aparece Chile en la segunda categoría de países que cobran los aranceles más altos a nivel mundial, con un promedio de US$3.140 (1.470.462 pesos) junto con los países desarrollados de Australia, Canadá, Japón y Corea.


Estos elementos necesariamente analizados a la luz de nuestro contexto-país y el sistema educativo chileno, nos permite llegar a las siguientes conclusiones:

En primer lugar, el ingreso per capita de los chilenos es irremediablemente incomparable con el de los países de su categoría; por otra parte, el monto arancel referencial señalado en la tabla, no obedece a la realidad del sistema educativo chileno cuando el costo efectivo que termina pagando un estudiante y su familia por concepto de arancel, agravado por los intereses de los créditos obtenidos desde las instituciones financieras, los reajustes y los eventuales intereses moratorios, quintuplica el costo nominal que pareciera observarse a primera lectura.

Interrogantes Propuestas ¿Cómo y cuanto debe financiar la Educación Superior en Chile el Estado? ¿Qué demandas concretas enarbolamos para financiar la Educación Terciaria?

¿Crees tu que si las personas pudieran elegir en que se ocuparan los recursos y riqueza producto de su trabajo e impuestos pagados, destinarían sólo el 0.3% del total a la Educación Superior de sus hijos?

(Invitamos a cada estudiante a calcular lo que efectivamente terminará pagando a los Bancos por su carrera universitaria considerando los datos recientemente planteados).

La aflicción de la mayoría de los estudiantes universitarios, el sacrificio económico que cada año implica para las familias que su(s) hijo(as) tengan estudios y se realicen como individuos, la realidad indignante como contexto, es lo que abriga nuestro impulso para hacer del descontento, la unidad necesaria para lograr las transformaciones justas que se plantean.

4


DEMOCRACIA: NO SE PIDE, SE CONSTRUYE En las Principales Universidades del mundo la participación democrática de los estamentos que componen la Universidad (estudiantes, académicos y funcionarios) dentro de los procesos de la misma es una obviedad. La confección y el replanteamiento de los programas, la elección de autoridades, la proyección institucional, etc. todo pasa por el análisis comprometido de todos aquellos quienes participan y dan vida a las universidades. En Chile también fue así hasta que la Dictadura Militar, que prohibió la participación triestamental y la organización estudiantil (centros de alumnos y Federaciones de estudiantes), designó militares como Rectores en las principales universidades del país, y suspendió indefinidamente el funcionamiento de carreras de las áreas de las ciencias sociales (como sociología, periodismo, antropología, etc). Si bien el llamado “Regreso a la democracia” de 1990, significó que muchas estas restricciones se alzaran, la Ley Orgánica Constitucional Enseñanza, vigente hoy en la regulación relativa a la educación superior y promulgada un día antes del cambio de mando, mantuvo la prohibición de que las universidades funcionaran a través de instancias que involucren a todos los estamentos.

5

LEY ORGÁNICA CONSTITUCIONAL DE ENSEÑANZA Art. 49: “Los estatutos de las universidades deberán contemplar en todo caso, lo siguiente:

e) Disposiciones que establezcan la estructura de la entidad, quiénes la integrarán, sus atribuciones y duración de los respectivos cargos. La forma de gobierno de la nueva entidad deberá excluir la participación con derecho a voto de los alumnos y de los funcionarios administrativos, tanto en los órganos encargados de la gestión y dirección de ella, como en la elección de las autoridades unipersonales o colegiadas. ”

Sin perjuicio de la prohibición legal, que por lo demás a estas alturas, resultaría ser una norma inconstitucional, hemos podido constatar en la práctica, que la Democracia Universitaria más que una “habilitación estatutaria de participar” resulta ser un Principio básico organizativo a partir del cual se pueden materializar instancias de participación estudiantil. Lo constatamos porque en el pasado reciente y en la actualidad, a raíz de movimientos internos y demandas encausadas a través de la organización estudiantil (centros de alumnos, coordinadoras, federaciones) se han generado experiencias concretas que lo han demostrado:


1. El año 2009, producto de las movilizaciones de ese entonces (UdeC), se llegó a un acuerdo vinculante entre los representantes estudiantiles y autoridades universitarias para congelar los aranceles y rebajar la matrícula. 2. Ese mismo año, la carrera de Arquitectura de la Universidad de Concepción logró tener la posibilidad de incidir de manera directa en la elección de su propio Jefe de Carrera. 3. En la actualidad, las carreras de Derecho y Ciencias Políticas, se encuentran desarrollando un Claustro Bi-estamental, vinculante en el cual se discutirán y resolverán los principales asuntos relativos a la carrera (malla curricular, infraestructura, calidad docente, perfil de egreso) con una amplia y activa participación de alumnos, docentes y autoridades.

el cual los estudiantes tienen derecho a voz y voto) muchos de los cuales se encuentran inoperantes; el Consejo Académico Universitario sólo le da voz al representante de la Federación; no podemos intervenir de manera regular en los procesos de elección y conocimiento de propuestas y programas por parte de las autoridades (Rector, Decanos, Jefes de Carrera, etc). Interrogantes Propuestas:

¿Cómo nos planteamos ante esta realidad en cada carrera y facultad? ¿Cómo nos planteamos como ante la universidad?

¿Cómo nos planteamos ante la estructura legal vigente?.

Sabemos que estos ejemplos aun son insuficientes para conseguir una Democracia Universitaria participativa y tangible, sin embargo demuestran que la organización estudiantil es pilar para tomar una actitud ya no de “petición” de democracia, sino más bien de ejercicio de la misma. Debemos, de todas formas, conocer sobre la realidad de la Democracia Universitaria y analizar lo mucho que falta aún por avanzar: Los Claustros no son instancias permanentes, más bien episódicas en cada carrera; existe desconocimiento del funcionamiento de los Consejo de Carrera (en

6


CONTRAINFORMACIONES

Por qué del descontento  

Boletín informativo sobre la problemática de la educación superior chilena