Issuu on Google+

VIAJE A TIERRA SANTA 1999

Este Viaje llevábamos pensándolo desde hacía mucho tiempo, pero al fin pudimos cumplir nuestro sueño tanto de Chelo como el mío, de visitar la tierra que pisó Jesús de Nazaret. Y el motivo mejor que encontramos fue la celebración de nuestro 25 aniversario de boda. Fue un viaje fantástico, recuerdo que el guía, un padre Franciscano que nos acompañó el primer día nos dijo que pensáramos que seria el viaje mas barato que haríamos en nuestra vida, porque son tres viajes en uno. Nos lo explicó, y es verdad que este viaje se hace en tres etapas: 1ª Etapa: cuando desde la agencia de viaje te mandan la documentación del mismo y te adjuntan el itinerario que vas a realizar, y un libro con descripción de todos los lugares que vas a ver. Este primer viaje es mental, tú te imaginas los lugares que vas a visitar según viene en los Evangelios y en la Biblia, y a cada uno le das una importancia según tu criterio; te lo imaginas según tu fantasía o la descripción que te hayan hecho de él. 2ª Etapa: es cuando estás viviendo el viaje en realidad; algunos lugares compruebas que son o se parecen en algo a como tú te lo imaginabas, pero otros son totalmente diferente a lo que tú pensabas .Algunos lugares te defraudan y otros todo lo contrario; son más solemnes y bonitos de lo que te habías imaginado. 3ª Etapa: una vez en casa de vuelta piensas en los lugares donde has estado y te das cuenta que en alguno de ellos no le


has dado la importancia que merecían , y en otros la visita fue por tu parte muy superficial y podías haberla realizado más despacio, disfrutando del lugar y del momento, pues quizás no tengas más oportunidades de volver a hacerlo . Una vez en casa, tras el viaje, te das cuenta que es verdad esta curiosidad; empiezas a memorizar los lugares donde has estado y recuerdas la importancia que distes a unos, y en cambio a otros, ahora te gustaría volver para disfrutarlos más y mejor. A mí de los sitios que me dejaron una imagen imborrable fueron, el Santo Sepulcro, donde te arrodillas y tocas con tus manos y besas donde según la tradición estuvo el cuerpo de Jesucristo. La cueva de Belén, donde según la tradición nació el niño Dios, y besas la estrella que marca el pesebre. El Calvario donde estuvo la Cruz y el cuerpo de Cristo, y metes tu brazo hasta el codo donde estuvo la crus metita en el Gólgota. El Huerto de los Olivos, donde en cuya Capilla se encuentra la piedra donde lloró Jesucristo cuando estaba orando la noche del Jueves Santo. El río Jordan, donde se renuevan las promesas del bautismo y te vuelven a bautizar dentro del río; esto es impresionante. La visita que hicimos a Canaán, donde se produjo el primer milagro de Jesús, y nosotros y otras tres parejas más que hacían 25 años de matrimonio, nos volvimos a casar en el Atrio de la iglesia de Canaán y nos entregaron un Certificado y Diploma firmado por el Custodio de Tierra Santa, como que habíamos peregrinado y renovado nuestro Sacramente del Matrimonio en Canaán de Galilea. Por la noche recuerdo que en el Hotel tuvimos fiesta todos los miembros del grupo para celebrar nuestra renovación del Sacramento del matrimonio. Los gastos fueron pagados por los tres matrimonios que


celebraban sus bodas de plata, y que ese día habían renovado el Sacramento del Matrimonio. El Vía crucis por la vía Dolorosa y mismo camino que siguió Jesús con su Cruz. Las Eucaristías que nos hicieron en Ein Karen, en el Campo de los pastores en Belén, El la Basílica de la Natividad en Nazaret, en el Huerto de los Olivos, en el Monte Tabor, en el Cenáculos, en Emaus donde hay solamente una comunidad de Cristianos de 10 miembros. Otros de los lugares que te marcan y se te hacen inolvidables es la travesía que haces por el Lago de Tiberiades, donde los discípulos de Jesús pescaban en abundancia; todavía se pesca el mismo pescado .Hay un pez que se llama San Pedro, y es muy abundante en este mar o lago de Galilea y que al mediodía nos lo pusieron para comer. El lago tiene unas aguas muy tranquilas y sosegadas, algo idílico. Pensar que este lago esta a 390 metros por bajo del nivel del mar Mediterráneo, que está a tiro de piedra. El mar Muerto, el único mar que no tiene ningún tipo de vida, ni animal ni vegetal. Sus aguas son salobres puros y como curiosidad, debido a su densidad te puedes sentar encima del agua y no te hundes. Sus barros son estupendos para la piel, que contradicción, ¿verdad? Usados en cosméticos. Como podréis ver en el programa que también adjunto, en este viaje de 8 días recorrimos Israel de norte a sur y muchas más cosas que veréis en el video.

Adjunto programa oficial del viaje.



VIAJE A TIERRA SANTA 1999