Issuu on Google+

MENSAJE DEL MINISTRO El Ministerio de Recursos Naturales No Renovables administra dos áreas estratégicas y altamente sensibles para la economía nacional: los hidrocarburos y la minería. La explotación hidrocarburífera aporta con alrededor del 30% del Presupuesto General del Estado, mientras que la minería es una actividad extractiva que en un futuro cercano será una fuente importante de ingresos para la economía nacional. En ese sentido, la aplicación de una correcta política viabilizará un impacto positivo en el desarrollo del país, mientras que una política errada puede hacer retroceder económicamente al Ecuador. Este Gobierno ha dictado políticas para un manejo adecuado de esos recursos. Desde enero de 2009 está vigente la nueva Ley de Minería que pone orden en el sector, establece reglas claras para el Estado, las comunidades aledañas a los proyectos y para los concesionarios mineros. También están expedidos los reglamentos respectivos y estamos en proceso de negociación de los contratos mineros, que abrirá la ruta de la minería a gran escala en el país. Será la primera ocasión en la historia minera del Ecuador que se suscriba este tipo de documentos, donde constan los parámetros definidos de las obligaciones y derechos de los titulares mineros. Estamos sentando las bases para que la minería, respetando el ambiente, aporte positivamente a la economía del país en general, y en particular de las comunidades donde están los proyectos mineros, porque recibirán recursos de una regalía, con lo cual podrán desarrollar proyectos productivos. Algo similar sucede en el sector hidrocarburífero. Están renegociados los contratos petroleros y ahora sí podemos decir que el petróleo es de los ecuatorianos. Las empresas aceptaron firmar “Contratos de prestación de servicios”, modalidad bajo la cual solo recibirán el pago por los servicios que presten. Las comunidades serán beneficiadas con recursos que provendrán de la actividad petrolera; el 12% de las utilidades irán a financiar actividades productivas, y el Estado siempre se reservará el 25% de las ventas como margen de soberanía. Y ahora, si el precio del barril de petróleo sube en el mercado internacional, ese aumento va en beneficio del Estado, ya no de las compañías. Todo esto se logró con la nueva normativa legal en hidrocarburos y minería, a través de la cual el Estado ecuatoriano recuperó la soberanía sobre los dos sectores. Y los beneficiados serán las ciudadanas y los ciudadanos de este país.


Mensaje del Ministro