Issuu on Google+

AÑO
1.
NÚMERO
1


REVISTA
PASEOS
LITERARIOS


De
Madrid
al
Subsuelo
 UNIVERSIDAD
CARLOS
III
/
ESPACIO
ESTUDIANTES

 SEGUNDO
CUATRIMESTRE
2014

 COORDINADOR:
PABLO
NACACH



 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



ÍNDICE
 
 
 


INTRODUCCIÓN
 Madrid
y
literatura:
leer
es
un
acto
colectivo
 LUCES
DE
BOHEMIA
 Cuadernos
de
bitácora
 


Los
ojos
del
cielo


Max
que
una
tarde


Valle
Inclán
toda
una
vida



Sobre
alejandro
Sawa
 Sobre
la
muerte
de
Valle
Inclán
 Informe
sobre
ciegos
 TIEMPO
DE
SILENCIO
 Cuadernos
de
bitácora
 


Reflejo
social


Los
comercios
del
Madrid
de
las
letras


De
la
calle
Atocha
al
subsuelo


SILENCIO
EN
EL
TIEMPO
 Sociedad
y
política
en
Luces
de
bohemia,
Tiempo
de
silencio
y
La
busca
 NOSOTR@S
 
 
 
 


1
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



INTRODUCCIÓN
 


MADRID
Y
LITERATURA:
LEER
ES
UN
ACTO
COLECTIVO
 Por:
Nosotr@s
 “Escribir
es
un
acto
solitario”,
decía
Hemingway,
pero
la
lectura
se
comparte,
mira
y
 estudia,
se
entiende
y
descubre.
Madrid
fue
escrito
en
solitario
por
Valle‐Inclán,
 Martín
Santos
y
Baroja,
y
es
leído
y
paseado
en
discurso‐
discurrir
es
correr
juntos‐,
 una
ciudad
que
nunca
para
y
que
a
través
de
los
personajes
de
sus
novelas
se
 convierten
en
mil
madrides,
que
siguen
siendo
uno
solo.
 Las
letras
nos
permiten
indagar
en
el
mundo
creado
por
cada
autor.
Cada
palabra,
una
 pincelada
que
nos
desvela
el
lienzo
de
los
suburbios
madrileños,
descubriendo
dos
 entes
muy
distintos:
la
ciudad
como
parte
de
la
literatura
y
la
literatura
como
 instrumento
para
mostrarnos
un
Madrid
primitivo.
Mostrándonos
una
época
marcada
 por
una
gran
diferencia
en
la
clase
social,
donde
las
clases
bajas
batallaban
por
 sobrevivir
en
un
Madrid
duro
cuyos
cimientos
estaban
fomentados
en
la
pobreza.

 El
Madrid
inspirador,
el
Madrid
de
las
historia,
el
Madrid
que
nunca
duerme,
ve
como
 un
grupo
de
jóvenes
recorren
sus
calles,
dibujando
el
camino
que
tiempo
atrás
 recorrieron
los
que
hoy
dan
nombre
a
la
historia.
El
Madrid
de
los
hostales
y
la
 penumbra
reflejado
por
la
tinta
de
un
escritor
y
la
visión
de
un
grupo
de
entusiastas.
 Madrid,
ciudad
literaria
donde
las
haya,
cura
de
tantísimos
genios
de
las
artes
escritas.
 Si
pudiera
retornar
a
aquellos
maravillosos
años
dorados
y
poder
tener
el
privilegio
de
 conversar
con
Cervantes,
Lope
o
Quevedo,
me
encontraría

lleno
de
una
dicha
tan
 grande
que
ni
todo
el
oro
del
mundo
podría
compararla
 Madrid
¿Personaje
o
ficción?,
literatura
de
una
época
que
está
tan
presente
como
el
 cambio
que
cada
día
experimentamos.
Siendo
un
punto
de
encuentro
de
todos
y
de
 nadie
a
la
vez;
por
la
diferencia
bien
podría
ser
desencuentro:
bohemios
y
 economistas,
corruptos
y
trabajadores,
banqueros
y
punkies,
jóvenes
indignados
y
 jóvenes
indignantes
se
dan
la
mano
en
esta
ciudad.
Así
como
nosotros,
 documentalistas
y
pensadores
que
intentan
acercarse
a
través
de
la
literatura
a
ese
 personaje
indefinido:
Madrid.
 Las
diferencias
sociales
y
la
crisis
y
la
guerra
marcaban
fortalezas
y
frustraciones
de
la
 población.
Gracias
a
estos
grandes
maestros
por
brindarnos
la
oportunidad
de
conocer
 nuestra
historia
a
través
de
la
literatura.
 2
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo




 


LUCES
DE
BOHEMIA



 Cuadernos
de
bitácora
 
 
 LOS
OJOS
DEL
CIEGO

 
 Por:
1,
2,
3
¡CARAMBA!
 En
el
primero
de
los
paseos
literarios,
seguimos
el
trayecto
realizado
por
Max
Estrella
y
 escrito
por
Valle‐Inclán
en
su
relato
Luces
de
Bohemia.
Nos
reunimos
en
la
Plaza
Santa
 Ana,
comenzamos
la
ruta
a
las
cinco
de
la
tarde.
Nuestra
primera
parada
nos
llevó
al
 callejón
de
los
espejos,
donde
había
varios
de
estos
instrumentos
situados
de
tal
 manera
que
deforma
a
quien
se
mira
en
ellos.
Posteriormente
nos
dirigimos
a
una
 farmacia
situada
en
el
número
9
de
la
calle
Montera,
en
este
lugar
se
sitúa
la
Taberna
 Pica
Lagartos
en
la
obra
de
Valle‐Inclán,
lugar
donde
se
dirige
el
protagonista
tras
pasar
 por
la
librería
de
Zaratustra.
Allí
preguntamos
si
conocían
de
la
existencia
de
la
taberna
 descrita
en
la
obra,
y
recibimos
una
respuesta
afirmativa;
mucha
gente
ha
preguntado
 antes.
Nuestra
siguiente
parada
se
encuentra
en
la
Chocolatería
San
Ginés,
donde
se
 encontraba
la
Buñolería
Modernista,
lugar
por
el
que
también
anduvo
Max
Estrella.
 Conviene
aclarar
que
tras
ser
estudiado,
se
concluyó
que
el
verdadero
lugar
donde
se
 situaba
la
Buñolería
Modernista
no
era
en
la
Chocolatería
San
Ginés
sino
donde
 actualmente
se
sitúa
la
discoteca
Joy
Eslava.
 La
cuarta
parada
la
realizamos
en
el
Ministerio
de
la
Gobernación,
situado
en
la
Puerta
 del
Sol.
En
este
sitio
Max
Estrella
charla
en
el
calabozo
con
el
autor
del
atentado
a
 Alfonso
XIII
en
1906,
Mateo
Morral.
Más
tarde,
visitamos
la
taberna
Casa
Alberto,
en
la
 calle
Huertas
número
18.
En
la
puerta
de
esa
taberna,
describe
Valle‐Inclán,
la
escena
 de
una
madre
con
su
niño
muerto
cogido
en
brazos.
A
continuación,
nos
dirigimos
a
la
 casa
de
Max
Estrella,
situada,
en
teoría,
en
la
calle
Bastardillos,
23,
duplicado,
escalera
 interior,
Guardilla
B.
En
realidad,
la
calle
Bastardillos
no
existe,
pero
tras
 investigaciones
realizadas
se
concluyó
que
la
casa
en
la
que
se
basó
Valle‐Inclán
se
 encuentra
hoy
en
día
en
la
calle
San
Cosme.
 Para
terminar
el
recorrido,
proseguimos
nuestra
ruta
visitando
la
iglesia
de
San
Loren‐ zo,
en
la
calle
Dr.
Piga
número
4.
En
este
lugar
es
donde
muere
Max
Estrella.
 
 
 
 
 


3
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



MAX
QUE
UNA
TARDE
 Por
La
mala
estrella


 
 Cinco
de
la
tarde,
jueves,
los
rayos
de
sol
aparecían
tímidos,
cogiendo
fuerza
poco
a
 poco
entre
nubosidades
intermitentes;
y
ahí
estábamos
nosotros:
ojos
entreabiertos
 por
los
destellos,
llegando
a
una
de
las
plazas
más
representativas
de
Madrid
como
es
 la
Plaza
de
Santa
Ana,
lugar
de
culto
por
muchos
años
y
muchos
años
más
serán.

 Allí,
y
en
las
puertas
del
imponente
teatro
español
nos
reunimos
como
literatos
y
 amantes
de
la
literatura
que
somos
para
discutir,
cuestionar
y
conocer
una
obra
única.
 Empezamos
la
tertulia
con
nuestro
mentor
y
posterior
amigo
Pablo
Nacach,
aden‐ trándonos
en
el
período
de
la
obra
(1920),
familiarizándonos
con
las
circunstancias
en
 las
que
fue
parido
el
escrito;
personajes
únicos...
así
como
su
mayor
logro
de
creación,
 el
esperpento.
Sin
más,
ponemos
rumbo
a
lo
conocido,
aunque
nunca
visto
así
hasta
 ahora,
el
conocido
punto
como
el
oso
y
el
madroño.
Tras
otra
interesante
puesta
en
 común
de
conocimientos
literarios,
y
antes
de
llegar
a
nuestro
destino
expuesto,
pa‐ samos
por
esas
formas
tan
desconocidas
aunque
tan
vistas;
tan
carentes
de
interés
 para
algunos
(ignorantes
en
su
mayoría),
pero
rebosantes
de
historia
para
otros
por
lo
 que
son
y
lo
que
representan.Unos
pasos
tiene
la
calle
por
la
que
andamos,
callejón
 del
Gato
lo
llaman,
y
fijándonos
en
los
dos
espejos
nos
damos
cuenta
que
estos
distor‐ sionan
la
realidad;
en
uno
pez
globo
y
en
otro
patas
arriba
nos
pondrá.
Esos
cristales
 llevan
ahí
más
de
un
siglo
y
fueron
los
que
utilizó
Valle
Inclán
para
explicar
su
nueva
 forma
de
hacer
teatro.Siempre
bajo
la
mirada
del
sol
cada
vez
más
radiante
llegamos
a
 nuestro
primer
lugar
de
encuentro:
el
oso
y
el
madroño
En
un
momento
y
en
las
cer‐ canías
de
nuestro
punto
de
encuentro,
nuestro
mentor
se
detiene
de
improviso
y
soli‐ cita
dos
voluntarios,
que
gustosamente
se
presentan
y
van
al
número
9
de
la
calle
 Montera
como
así
lo
solicita
Nacach;
una
farmacia
que
sorprendentemente
fue
un
bar
 de
la
obra
que
nos
acontece,
el
bar
de
Pica
Lagartos.

 
 Hacia
las
seis
y
media,
pasamos
por
la
emblemática
calle
Arenal
hacia
lo
que
en
su
 tiempo
en
realidad
fue
la
buñolería
más
conocida
por
las
citas
que
en
ella
se
daban;
el
 actual
centro
de
reunión
y
culto
de
los
jóvenes
y
no
tan
jóvenes
llamado
"Joy".
Moder‐ nistas
y
curiosos
siempre
cerca
estaban
de
ella,
¿qué
dirían
si
paseándose
descubrieran
 el
gran
error
cometido
por
seguramente
un
necio
que
la
ubicó
en
la
famosa
actual
 chocolatería
San
Ginés?.
Si
cabe,
lo
siguiente
que
verán
los
que
este
recorrido
realicen
 será
algo
más
importante
que
todo
lo
anterior;
lugar
de
tortura
durante
tiempo
finito
 en
el
que
nuestro
protagonista
razona
y
maldice
a
los
que
aquello
regentan.
¿
Por
qué
 kilómetro
cero?.
La
noche
nos
amenaza,
volvemos
sobre
nuestros
pasos,
nos
metemos
 en
la
escena
once:
gente
y
árboles
a
doquier
hasta
llegar
a
un
callejón
flanqueado
por
 un
hermoso
aunque
para
muchos
invisibles
conventos.
Miramos
despacio,
con
el
que‐ rer
saber
del
niño
que
busca
a
su
personaje
de
ficción,
y
encontramos
lo
que
fue
la
 tienda
de
íntimo
amigo
Zaratustra:
La
Taberna
de
Alberto.

 
 Solo
nos
queda
una
cosa
por
hacer,
¡qué
logro
sería
encontrar
la
casa
de
nuestro
des‐ dichado
protagonista!
Ahondamos
en
calles
imposibles
que
parecen
puestas
ahí
por
 siempre
y
desde
siempre
y
al
final,
tras
arduas
investigaciones
no
atribuibles
a
nuestras
 personas,
tocamos
la
fachada
de
lo
que
pudo
ser
y
será
un
trozo
de
tiempo
y
de
histo‐ 4
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



ria:
la
casa
de
Máximo
Estrella
entre
San
Cosme
y
Damián
dieciocho.
La
muerte
con
su
 siempre
indicador
del
final
se
da
cerca
de
aquí,
muy
cerca,
tan
cerca
que
solo
tenemos
 que
caminar
unos
metros
por
estas
calles
para
encontrar
el
reposo
eterno
de
nuestro
 loco

ciego
escritor:
la
Iglesia
de
San
Lorenzo
en
la
calle
Doctor
Piga.
Agradecemos
to‐ dos
estos
datos
al
heroico
Baltasar
Bachero,
pues
su
historia
fue
la
inspiración
de
todo
 lo
que
aquí
se
concluyó.
Como
amigos
que
aún
no
somos
pero
seremos
disfrutamos
de
 un
café
redondo,
culminando
esta
aventura
con
una
representación
que
bien
valdría
 premios
y
agasajos;
no
por
los
representantes,
no
por
el
público
acontecido,
no
por
el
 arrojo
de
los
ponentes,
no
por
otra
cosa
sino
por
la
opción
de
estar
ahí
todos
juntos
 porque
queremos
y
libremente
decidimos
que
todo
esto
haya
sido
así.

 
 
 VALLE
INCLÁN
TODA
UNA
VIDA
 Por
Los
Leones



 Puede
decirse
que
la
fidelidad
del
paseo
de
Luces
de
bohemia
se
debe
al
estudio
 realizado
por
Carlos
Álvarez‐Novoa
publicado
en
el
año
1992.
En
esta
publicación
se
 recoge
una
investigación
en
la
que
el
autor
intenta
reproducir

el
periplo
de
Max
 Estrella
en
la
noche
de
su
muerte.
Cruzando
las
referencias
que
hace
Valle
en
la
obra
 con
registros
de
propiedad,
catastros,
periódicos
de
la
época,
etc.
Álvarez‐Novoa
es
 capaz
de
localizar
cada
uno
de
los
escenarios
en
los
que
se
desarrolla
la
obra,
 justificando
con
datos
históricos
estas
aseveraciones.

 
 La
forma
en
la
que
se
presenta
este
informe

sigue
la
misma
secuencia
de
lugares
que
 se
da
en
Luces
de
bohemia:
comenzando
por
la
casa
de
Max
Estrella,
pasando
por
la
 taberna
de
Pica
Lagartos.
Muchas
de
las
referencias
que
hace
Valle
sobre
estos
lugares
 son
imprecisas
e
insuficientes
para
localizar
los
diferentes
escenarios
y
sólo
sirven
 como
punto
de
partida
para
utilizar
otras
fuentes.
En
cuanto
a
las
fuentes
utilizadas
 por
el
autor,
juegan
un
papel
muy
importante
las
personas
mayores
que
vivían
o
 trabajaban
por
la
zona.
Una
vez
localizado
el
emplazamiento
real
de
la
calle
ficticia
 Bastardillos
(en
la
que
vive
Max
Estrella),
el
autor
conoce
a
una
de
las
vecinas
del
 inmueble,
doña
Carmen
Benito,
que
le
cuenta
que
lleva
viviendo
en
la
zona
desde
el
 año
1938
y
que
sí
recuerda
la
existencia
de
la
famosa
buhardilla
B
que
aparece
en
la
 obra
de
Valle,
pero
que
en
la
actualidad
la
distribución
del
edificio
es
diferente
porque
 se
han
llevado
a
cabo
diferentes
obras
de
mejora.

 
 Otra
de
estas
personas
del
viejo
Madrid
es
un
trabajador
del
antiguo
teatro
Eslava,
que
 es
quien
explica
con
detalle
dónde
estaba
en
realidad
la
buñolería
Modernista;
o
don
 Ángel
Isar,
pariente
de
quien
pudo
regentar
una
taberna
en
la
calle
Montera
en
los
 años
20
y
que
podría
coincidir
con
la
de
Pica
Lagartos.
El
hecho
de
que
Álvarez‐Novoa
 pudiese
contar
con
la
ayuda
de
estas
personas
en
su
investigación
lleva
a
pensar
qué
 habría
ocurrido
si
no
se
hubiese
topado
con
ellas
o
si
hubiese
decidido
llevar
a
cabo
su
 proyecto
unos
años
más
tarde
(todas
estas
personas
eran
ya
de
edad
avanzada
y
 hablaban
de
tú
a
tú
con
la
muerte).



5
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



Sobre
Alejandro
Sawa
 



 Por
Los
Leones



 
 Alejandro
Sawa
fue
un
periodista
y
escritor
español
de
origen
griego
nacido
en
Sevilla
 en
1862.
Durante
su
juventud
sintió
la
llamada
de
la
fe
e
ingresó
en
el
seminario
de
 Málaga,
de
donde
sale
convertido
en
un
exacerbado
anticlerical.
Inicia
posteriormente
 estudios
de
derecho
y,
dejándolos
incompletos,
viaja
a
Madrid,
donde
vive
la
pobreza
 de
la
vida
bohemia
y
marginal.

 
 En
1889
viaja
a
París
y
trabaja
para
una
editorial,
disfrutando
en
este
período
de
los
 mejores
momentos
de
su
vida.
A
su
regreso
a
España,
en
1.896,
se
dedica
al
 periodismo
y
trabaja
y
colabora
con
diversos
medios.
Los
últimos
años
de
su
vida,
 murió
en
1909,
fueron
trágicos:
se
quedó
ciego,
perdió
la
razón
y
acabó
muriendo
en
 la
miseria
en
su
humilde
casa
de
la
calle
Conde
Duque
7
de
Madrid.
 
 Durante
su
vida
Alejandro
Sawa
entabló
amistad
con
Valle‐Inclán,
y
éste
se
inspiró
en
 el
primero
para
crear
el
personaje
de
Max
Estrella.
Queda
así
plasmada
y
recordada
en
 Luces
de
bohemia
la
vida
de
Sawa.
Además,
en
el
inmueble
en
el
que
vivió
se
le
 recuerda
con
una
placa:
“Al
rey
de
los
bohemios,
el
escritor
Alejandro
Sawa,
a
quien
 Valle‐Inclán
retrató
en
los
espejos
cóncavos
de
Luces
de
bohemia
como
Max
Estrella,
 que
murió
el
3
de
marzo
de
1.909,
en
el
guardillón
con
ventano
angosto
de
este
 caserío
del
Madrid
absurdo,
brillante
y
hambriento”.
 


Sobre
la
muerte
de
Valle
Inclán
 



 Por
Los
Leones



 
 Ramón
María
del
Valle‐Inclán
nació
el
28
de
octubre
en
1866
en
Vilanova
de
Arousa.
 Existe
cierta
confusión
acerca
de
esta
fecha
ya
que,
hasta
hace
poco
tiempo,
se
 pensaba
que
su
nacimiento
se
había
producido
en
1870;
en
cuanto
a
su
lugar
de
 nacimiento,
parece
que
el
municipio
de
Pobra
do
Carmiñal
también
reclama
el
 nacimiento
de
Valle
dentro
de
sus
dominios.
El
propio
Valle
parecía
en
no
estar
 interesado
en
resolver
la
duda,
y
comentaba
que
su
nacimiento
se
produjo
en
un
barco
 que
hacía
la
travesía
entre
Vilanova
y
Pobra.
Valle‐Inclán
desarrolló
su
vida
en
 Pontevedra,
Madrid,
Hispanoamérica
y,
se
cree,
Italia.
Durante
gran
parte
de
su
 existencia
adoleció
de
cistitis,
uremia
y
otras
dolencias
de
la
vejiga.
El
día
7
de
marzo
 de
1935
Valle
llega
a
Santiago
de
Compostela
y
pasa
a
hospedarse
en
el
Hotel
 Compostela,
su
intención
era
pasar
algunos
periodos
en
el
sanatorio
del
doctor
 Manuel
Villar
Iglesias,
quien
ya
le
había
tratado
anteriormente
de
sus
dolencias.

 
 En
los
inicios
de
1936,
con
una
España
ya
quebrada
y
en
la
que
los
más
mínimos
actos
 privados
se
revestían
de
una
significación
pública
desproporcionada,
la
noticia
del
 empeoramiento
de
la
salud
de
Valle
se
difundió
con
rapidez
por
Compostela.
Comenzó
 entonces
a
elucubrarse
sobre
si
Valle
recibiría
o
no
los
últimos
auxilios
espirituales
de
 la
iglesia,
y
aparecieron
dos
grupos
enfrentados.
El
canónigo
Manuel
Troitiño,
por
 6
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



entonces
estudiante
de
teología
en
el
Seminario
Mayor
de
Santiago
recordaba
la
 situación
con
estas
palabras:
“Había
en
Santiago
dos
bloques
antagónicos
que
 presionaban
sobre
Valle‐Inclán.
Dos
bloques
se
pusieron
en
movimiento
tan
pronto
 como
el
escritor,
enfermo
de
gravedad,
quedó
definitivamente
internado
en
el
 sanatorio
de
Villar
Iglesias.
Los
del
primer
bloque,
al
saber
que
estaba
tan
mal,
 quisieron
llevarle
un
sacerdote.
Los
del
segundo,
hicieron
lo
posible
para
que
éste
 nunca
llegase
al
lado
del
escritor”.

 
 La
insistencia
en
que
Valle
se
confesase
se
sustentaba
en
que
varios
de
sus
amigos
no
 creían
en
el
supuesto
ateísmo
de
don
Ramón,
se
inclinaban
más
bien
por
considerar
 que
se
trataba
de
una
actitud
vanidosa.
Sea
como
fuere,
Valle
Inclán
murió
finalmente
 sin
recibir
los
últimos
sacramentos,
y
para
ello
el
grupo
anticlerical
incluso
montaba
 guardias
frente
a
su
habitación
para
impedir
que
cualquier
canónigo
accediera.
Sus
 últimos
momentos
fueron
de
gran
sufrimiento,
y
el
propio
Valle
comentaba
“me
 muero,
pero
¡lo
que
tarda
esto!”.
El
entierro
se
programó
para
las
cinco
de
la
tarde
del
 6
de
enero,
día
de
Reyes.
Ese
mismo
día
se
habilitaron
autobuses
y
vagones
en
los
 trenes
para,
según
el
propósito
de
los
organizadores,
“ofrecer
una
sentidísima
 manifestación
de
duelo
de
la
Galicia
popular
y
una
muestra
de
la
fuerza
de
la
 solidaridad
obrera”.

 
 Por
su
puesto,
el
grupo
que
quería
haber
confesado
a
Valle
y
que
ya
había
sufrido
la
 primera
derrota,
no
estaba
dispuesto
a
consentir
semejante
acto.
Afortunadamente,
 poco
antes
del
entierro,
una
lluvia
extraordinariamente
intensa
castigó
la
ciudad
y
las
 masas
de
obreros
desaparecieron
por
tabernas
y
soportales.
A
pesar
de
ello,
el
 entierro
de
Valle
no
está
exento
de
anécdotas.
Hay
quienes
pusieron
rumbo
al
 cementerio
portando
un
perro
muerto
explicando
que
iban
a
enterrar
al
animal
que,
 como
animal
que
era,
tampoco
necesitaba
cura.

 
 Aún
así,
el
entierro
fue
una
gran
manifestación
de
duelo
y
tuvo
una
escena
 esperpéntica:
un
joven,
queriendo
arrancar
el
símbolo
de
la
cruz
que
ostentaba
la
caja,
 cayó
en
la
fosa
y
durante
un
momento
se
pudo
ver
el
cadáver
de
Valle.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 7
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



Informe
sobre
ciegos
 
 Por
Los
Gatos
 
 


•
Erik
Weihenmayer





Erik
Weihenmayer,
nacio
el
23
de
 Septiembre
de
1968,
es
la
única
 persona
ciega
que
ha
escalado
el
 Everest.

 Erik
fue
declarado
oficialmente
ciego
 cuando
tenía
13
años
por
culpa
de
un
 glaucoma.
Aparte
de
su
faceta
de
 escalador,
Erik
ha
escrito
varios
libros
 relacionados
con
el
alpinismo
y
la
 superación
personal
como
“Touch
the
Top
of
the
World”.
Además
es
profesor
de
 escalada
en
una
asociación
de
personas
invidentes,
y
realiza
conferencias
a
lo
largo
de
 todo
el
mundo
contando
sus
experiencias
y
transmitiendo
valores
de
superación
y
de
 no
autoimponerse
barreras.
 •
Ray
Charles


Ray
Charles
Robinson
(23
Septiembre

1930
–
10
Junio
2004),
fue
un
cantante,
 compositor
y
músico
conocido
como
Ray
charles.
Fue
un
pionero
de
la
música
soul
en
 los
años
50
y
ayudó
a
la
integración
racial
en
la
música
norteamericana.
A
los
7
años
se
 quedo
completamente
ciego
a
causa
de
un
 glaucoma.

 Su
afición
por
la
música
se
desarrolló
de
su
 etapa
en
el
colegio
de
Florida
para
ciegos
y
 sordos
.Charles
se
convirtió
en
una
estrella
 en
1959
con
el
lanzamiento
de
“What’d
I
 Say”
que
tuvo
un
grandísimo
éxito.
Se
 dedicó
siempre
a
luchar
por
la
igualdad
y
se
 convirtió
en
un
símbolo
en
la
lucha
contra
 la
discriminación
racial
en
los
Estados
Unidos.
 • Louis
Braille



A
la
edad
de
3
años
jugando
en
el
taller
se
clavó
 una
herramienta
en
su
ojo
izquierdo,
quedándose
 tuerto,
pero
posteriormente
la
infección
se
le
 extendió
al
otro,
perdiendo
totalmente
la
visión.
 Gracias
a
su
inteligencia
consiguió
acceder
al
Real
 Instituto
para
Jóvenes
Ciegos,
el
primero
de
este
 tipo
del
mundo.


 Empezó
a
utilizar
un
patrón
de
6
puntos
con
 relieve
que
permitían
representar
letras.
Ante
la
 gran
aceptación
por
parte
de
sus
compañeros
 8
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



decidió
persistir
en
esta
línea
de
trabajo.
A
la
edad
de
17
años
Braille
se
graduó
y
se
 convirtió
en
profesor
asistente
en
la
escuela
y
continuo
enseñando
en
secreto
su
 método.

 En
1834,
Louis
había
desarrollado
el
sistema
Braille
tal
y
como
los
conocemos
hoy
en
 día.
Louis
Braille
murió
en
Paris
a
causa
de
tuberculosis
en
1852
No
fue
hasta
6
meses
 después
cuando
su
instituto
oficialmente
adoptó
su
sistema
de
6
puntos.
 •
Galileo
Galilei


Galileo
Galilei
es
conocido
como
el
padre
de
la
ciencia
 moderna
y
famoso
por
la
mejora
del
telescopio,
la
 primera
ley
del
movimiento
gravitatorio
y
fiel
defensor
 de
la
teoría
Copernicana..
 Durante
su
vida
realizo
numerosas
publicaciones
y
dio
 clases
en
varias
universidades,
no
fue
hasta
sus
últimos
 años
que
se
quedara
ciego,
y
fue
precisamente
en
 estos
años
en
los
que
redactó
su
obra
maestra.
 En
su
retiro,
y
a
pesar
de
su
ceguera,
Galileo
consiguió
 completar
la
última
y
más
importante
de
sus
obras:
 los
Discorsi
e
dimostrazioni
matematiche
intorno
à
due
 nueve
scienze,
publicado
en
1638.
La
obra
estaba
 destinada
a
convertirse
en
la
piedra
angular
de
la
ciencia
 de
la
mecánica
construida
por
los
científicos
de
la
 siguiente
generación,
con
Newton
a
la
cabeza.
 •
Jorge
Luis
Borges



Ontologías
fantásticas,
genealogías
sincrónicas,
 gramáticas
utópicas,
geografías
novelescas,
múltiples
 historias
universales,
bestiarios
lógicos,
éticas
narrativas,
 matemáticas
imaginarias,
dramas
teológicos,
 invenciones
geométricas
y
recuerdos
inventados
son
 parte
del
inmenso
paisaje
que
las
obras
de
Borges.
 Borges
se
fue
quedando
ciego
como
consecuencia
de
la
enfermedad
congénita
que
 había
afectado
a
su
padre.
Ha
sido
uno
de
los
escritores
más
relevantes
del
siglo
XX
y
 una
de
las
grandes
figuras
de
la
literatura
argentina.
Su
ceguera
no
le
freno
de
seguir
 creciendo,
escribiendo
y
aprendiendo,
sino
que
la
utilizó
como
inspiración
y
otra
 manera
de
ver
la
vida
y
enfocarla
a
su
peculiar
forma
de
literatura.
 •
John
Milton


John
Milton
Fue
un
poeta
y
ensayista
 inglés,
que
al
igual
que
los
dos
personajes
 anteriormente
tratados,
se
quedó
ciego
 en
sus
últimos
años
de
vida
lo
que
no
 impidió
que
siguiera
desarrollando
su
 obra.
En
torno
a
1652
se
quedó
ciego.

 9
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



•
Stevie
Wonder



Stevie
Wonder
ha
sido
y
es
uno
de
los
cantantes
y
 compositores
más
famosos
de
las
últimas
décadas.
 Nació
ciego
debido
a
un
parto
prematuro,
más
tarde
 se
trasladó
con
su
madre
a
Detroit
donde
dedicó
gran
 parte
de
su
infancia
a
tocar
gran
cantidad
de
 instrumentos,
destacando
sobre
todo
con
el
piano,
la
 batería,
el
bajo
y
la
armónica;
también
fue
muy
 destacable
su
participación
en
el
coro
de
su
iglesia,
 donde
empezó
a
desarrollar
ese
estilo
tan
góspel
de
 sus
canciones.
 En
1972
Stevie
firmó
un
contrato
millonario,
el
cual
le
daba
gran
libertad
en
la
 composición
de
su
música.
El
primer
disco
que
sacó
se
llamó
Music
of
my
Mind.
 Durante
los
años
noventa,
después
de
crear
la
banda
sonora
para
“Jungle
Fever”,
 Wonder
se
dedicó
a
actividades
de
tipo
benéfico,
retirándose
prácticamente
por
 completo.

 •
Hellen
Keller



Hellen
Keller
fue
una
importante
autora,
activista
política
y
 oradora
estadounidense
que
sufría
de
ceguera
y
sordera.
Su
 sordoceguera
fue
causada
por
unas
fiebres
a
los
19
meses
de
 edad.
Fue
a
la
escuela
de
Cambridge
y
luego
a
la
Universidad
de
 Radcliffe,
siendo
la
primera
sordociega
en
hacerlo.
Durante
este
 tiempo
Hellen
comenzó
a
escribir
sobre
su
vida,
escribiendo
en
 braille
y
con
ayuda
publicó
su
primer
libro,
La
Historia
de
mi
 vida,
que
en
1903
se
convertiría
en
una
obra
clásica.
En
sus
 últimos
años
su
salud
se
resintió,
en
1964
recibió
de
Lyndon
 Johnson
la
Medalla
Presidencial
de
la
Libertad,
el
más
alto
premio
que
se
puede
 otorgar.
El
1
de
junio
de
1968
Hellen
murió
a
la
edad
de
87
años.
 •
Joaquín
Rodrigo



Joaquín
Rodrigo,
también
conocido
como
el
 Maestro
Rodrigo
fue
un
importante
 compositor
español
de
música
clásica
que
 sufría
ceguera.
Su
primera
obra
para
orquesta
 es
Juglares,
la
cual
obtuvo
un
premio
en
 Madrid
y
obtiene
un
diploma
en
un
concurso
 nacional
por
“Cinco
Piezas
Infantiles”,
luego
 premiada
en
París.
 
 


10
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



TIEMPO
DE
SILENCIO
 


Cuadernos
de
bitácora
 


REFLEJO
SOCIAL
 Por:
1,2,3
¡CARAMBA!
 Erasé
una
tarde
calurosa
de
primavera,
estamos
situados
en
Anton
Martin
 contemplando
el
monumento

a
los
5
abogados
asesinados
en
1977
por
un
comando
 ultraderechista,

cuando
nos
quedamos
impresionados
al
ver

la
famosa
cuesta
Atocha
 iluminada
por
el
grandioso
sol
de
primavera
y
entonces
comprendimos

porque
aquel
 inspiraba
tanto
a
los
escritores
espa��oles.
 Nos
dispusimos
a
caminar
por
la
acera
izquierda
hacia
la
ronda
de
Atocha.
Observando
 a
los
viandantes.
Había
unos
cincuenta
niños
la
mayoría
vestidos
todos
iguales
con
sus
 uniformes
colegiales,
lo
que
nos
hace
intuir
que
estarían
saliendo
del
colegio.
Gracias
a
 la
antigüedad
del
barrio
hay
muchos
ancianos
que
viven
en
él
por
lo
que
en
nuestra
 bajada
observamos
cuarenta
y
dos
ancianos
de
los
cuales
la
mayoría
eran
hombres
 aunque
había
muchos
de
ellos
que
iban
en
pareja.

 Siguiendo
con
nuestra
ardua
tarea,
observamos
que
había
bastantes
trabajadores,
en
 concreto
veinticinco,
de
los
cuales,
la
mayoría
estaba
en
la
puerta
de
los
comercios
 fumándose
un
cigarro.
Esto
también
nos
hizo
pensar
que
quizás
no
era
la
hora
punta
 en
los
comercios,
era
más
bien
una
hora
de
descanso.
 También
era
curioso
ver
la
cantidad
de
extranjeros
que
se
veían
en
las
calle,
llegamos
a
 contar
unos
veintidós.
Las
demás
categorías
elegidas
eran
más
escasas,
por
ejemplo
 vimos
cuatro
mendigos,
solo
dos
policías,
dos
punkis,
algún
que
otro
chulo
y
golfo,
 bomberos
montados
en
el
camión
y
algún
desempleado,
pero
como
ya
hemos
dicho
 antes
estos
era
difícil
de
distinguirlos.
 Quizás
sea
esa
diversidad
la
que
hizo
inspirarse
a
los
escritores,
quizás
serían
sus
calles,
 la
luz
proyectada
por
el
sol
sobre
los
edificios
o
simplemente
porque
allí
se
criaron
y
 eso
les
inspiraba.
Lo
que
si
sabemos
que
gracias
a
esa
inspiración
surgieron
grandes
 novelas
como
“Tiempo
de
Silencio”
de
Luis
Martin
Santos.



 


11
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



LOS
COMERCIOS
DEL
MADRID
DE
LAS
LETRAS
 Por
Los
Gatos
 De
nuevo
nuestro
paseo
literario
comenzó
en
la
Plaza
de
Santa
Ana,
acompañados
esta
 vez
por
Luis
Martín
Santos
y
su
“Tiempo
de
Silencio”;
desde
donde
nos
dirigiremos
a
 Antón
Martin
donde
empezaría
nuestro
viaje.
 Al
igual
que
el
médico
Pedro
y
su
ayudante
Amador
nos
dispusimos
a
recorrer
la
calle
 Atocha
hacia
la
estación,
la
cual
sigue
siendo
una
llena
de
vida.

En
nuestro
trayecto
 observamos
gran
variedad
de
gente.
 Nuestro
grupo
prestó
especial
atención
a
los
comercios
de
la
zona:
restaurantes,
 ferreterías,
hoteles,
discotecas
y
como
no
podía
ser
de
otra
forma
en
este
país
bares,
 aunque
como
el
pobre
Amador
no
tuvimos
la
suerte
de
poder
entrar.
 Relatando
un
poco
más
en
detalle
los
comercios
de
la
cuesta,
nos
llamó
mucho
la
 atención
la
gran
cantidad
de
locales
nocturnos,
bares
y
discotecas,
lógicos
de
esta
zona
 céntrica
de
la
capital
de
gran
ambiente
joven.
Encontramos
bastantes
restaurantes
y
 bares,
como
ya
hemos
comentado,
debido
a
la
gran
concentración
turística,
y
por
qué
 no
algún
lugareño,
decididos
a
degustar
un
típico
plato
madrileño.
Como
consecuencia
 del
turismo,
la
concentración
en
esta
céntrica
zona
de
hoteles
(de
diverso
lujo)
no
era
 escasa.

 Algo
que
nos
llamó
la
atención
fue
la
gran
cantidad
de
tiendas
de
empeños
(las
típicas
 “Compro
Oro”)
seguramente
consecuencia
de
la
necesidad
de
liquidez
de
las
personas
 en
estos
tiempos
tan
difíciles.
Bastantes
tiendas
de
alimentación
invitaban
a
los
 caminantes
a
parar
y
tomar
un
tentempié.
Diversos
comercios
como
peluquerías,
 droguerías
o
farmacias
nos
recordaban
que,
aparte
de
zona
turística,
ésta
también
es
 residencial;
qué
harían
los
vecinos
de
Atocha
sin
estos
servicios.
 Llegando
a
la
conclusión
del
camino,
mientras
reconocíamos
los
últimos
comercios,
 pude
reflexionar
sobre
la
calle
y
sobre
la
enorme
cantidad
de
fascinantes
momentos
 de
los
que
ésta
habrá
sido
testigo,
y
sentí,
aunque
fuera
solo
por
un
momento,
que
ya
 formaba
parte
de
ellos.
 
 
 DE
LA
CALLE
ATOCHA
AL
SUBSUELO
 Por
La
mala
estrella
 
 Un
día,
jueves
aparece
en
el
calendario;
se
ven
dos
pequeñas
personas
cabalgando
en
 una
montura
negra
con
todos
los
complementos
típicos
de
un
demonio
salido
del
 mismísimo
infierno,
se
comprende
que
ha
dado
por
empezado
la
tarde
literaria.

 Descargan
estos
personajes
sus
posaderas
en
el
suelo
firme,
comentario
jocoso
a
cargo
 del
mandamás
del
grupo,
a
costa
de
poner
en
peligro
su
vida;
salvándola
milagrosa‐ mente.

 12
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo




 Con
todos
como
iguales
ya
y
sol,
mucho
sol
en
el
cielo
ponemos
rumbo
a
lo
que
se
ha
 descrito
en
muchos
manuales
como
la
calle
o
así
una
de
ellas
como
calle
de
Madrid:
la
 calle
Atocha.

 
 Sigue
el
tema
del
hierro
en
la
boca,
increpando
a
uno
de
los
demonios
a
mostrar
su
 poder,
aunque
en
vano
por
la
superioridad
patente
en
todas
las
formas
entre
unos
y
 otros
habidas
y
por
haber.

 
 Se
llega,
como
amigos
ya,
ilustrados
al
punto
de
encuentro
inspirado
en
Juan
Genovés
 "el
abrazo".
Punto
de
referencia
y
de
planificación
de
cara
a
la
acción
siguiente.
Somos
 muchos,
muchos
más
que
muchísimos
y
muchísimos
más
que
exagerados,
grupos
 hemos
de
hacer.

 
 Grupos
de
toda
clase
con
todos
los
colores
posibles,
tipos
de
establecimientos,
de
per‐ sonas,
por
qué,
dónde,
cuándo,
a
qué
hora...tenemos
que
investigar
la
calle...
Pone‐ mos
en
común
todas
las
conclusiones,
llegando
a
muchas
ideas
claras,
precisas
y
conci‐ sas
y
vamos
a
discutirlas
a
nuestro
refugio
ya
famoso:
cerca
de
la
iglesia
del
famoso
 Máximo
Estrella...



 
 
 


13
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



SILENCIO
EN
EL
TIEMPO
 


Sociedad
y
política
en
Luces
de
bohemia,
Tiempo
de
silencio
y
La
busca
 



 Por:
Leganés
1



•
Ocio
 


LUCES
DE
BOHEMIA:
 Estados
Unidos
necesitaba
olvidar
la
Primera
 Guerra
Mundial,
por
eso
surge
una
industria
 de
ocio
con
la
fonografía,
el
cine
y
la
radio,
 que
experimentaron
espectaculares
avances.
 La
Gran
Via
cumple
un
papel
fundamental
 como
lugar
de
ocio
para
los
madrileños
de
la
 época,
pese
a
encontrarse
aún
en
 construcción.
 TIEMPO
DE
SILENCIO:
 El
espectáculo
más
frecuentado
por
los
 madrileños
de
la
posguerra
era
el
cine.
Los
 toros
era
un
espectáculo
mucho
más
 selectivo
ya
que
las
plazas
estaban
a
las
 afueras
de
la
ciudad
y
era
más
complicado
 acceder
a
ellas.

 Lugares
de
ocio
de
la
posguerra
eran
los
 cafés,
puntos
de
reunión
en
los
que
podían
pasarse
las
tardes
de
asueto
en
Madrid.
 LA
BUSCA:
 Durante
el
primer
tercio
de
este
siglo
XX
una
 gran
parte
de
la
sociedad
vio
en
el
deporte
un
 gran
pasatiempo
para
los
ratos
libres
que
 tenían.
También
existía
una
gran
afición
por
las
 tertulias
en
las
cafeterías
en
las
que
se
 trataban
temas
muy
diversos.
 
 
 14
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



•
Política
 


LUCES
DE
BOHEMIA:
 Si
hablamos
de
la
política
hablamos
de
la
 Dictadura
de
Miguel
Primo
de
Rivera
que
 sucedió
en
plenos
años
20.
Se
sublevó
el
 13
de
Septiembre
y
pese
al
desacuerdo
del
 Gobierno
legítimo,
el
Rey
Alfonso
XIII
 nombró
a
Primo
de
Rivera,
Presidente
del
 Gobierno
y
único
ministro.
 
 TIEMPO
DE
SILENCIO:
 "En
el
día
de
hoy,
después
de
haber
desarmado
a
la
totalidad
del
Ejército
Enemigo
rojo,
 han
alcanzado
las
fuerzas
nacionales
sus
Últimos
objetivos
militares.
La
guerra
ha
 terminado".
 Tarea
fundamental
se
centra
en
la
 reconstrucción
de
Madrid,
para
lo
que
 tiene
que
administrar
los
pocos
recursos
 que
han
quedado
después
de
finalizar
la
 guerra
o
los
primeros
que
llegaban
de
 fuera.
 
 LA
BUSCA:
 En
1902
concluye
la
regencia
de
Mª
Cristina
y
 Alfonso
XIII
toma
el
trono
de
España
 heredando
una
España
en
crisis
tras
el
 desastre
del
1898
y
la
pérdida
de
las
últimas
 colonias
del
glorioso
imperio
colonial
español
 lo
que
hace
que
el
país
se
sumerja
en
una
 profunda
crisis
de
identidad
nacional.
Alfonso
 XIII
continuó
basando
su
tarea
de
gobierno
en
 el
turno
de
pacífico
de
partidos,
en
la
 alternancia
entre
liberales
y
conservadores,
y
 marginando
al
resto
de
fuerzas
políticas.
 
 
 
 15
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo




 •
Gastronomía
 
 LUCES
DE
BOHEMIA:
 Desde
la
última
década
del
S.XIX
hasta
 comienzos
de
los
años
30
el
interés
 gastronómico
se
centra
en
la
creación
 de
la
Cultura
Española.
Se
publican
 recetarios
de
cocina
y
revistas
de
 cocinas.
 Con
la
industrialización
aparecieron
los
 primeros
restaurantes
modernos,
casi
siempre
de
origen
extranjero.
 TIEMPO
DE
SILENCIO:
 Una
de
las
principales
características
de
la
 España
de
la
posguerra
era
el
racionamiento
 de
los
alimentos
debido
a
la
escasez
y
a
la
 autarquía
impuesta
por
el
bloqueo
 internacional.

Así
surgen
las
llamadas
 “cartillas
de
racionamiento”.
 Los
productos
más
solicitados
eran
el
pan,
la
 leche,
el
aceite,
las
legumbres
o
el
azúcar.
 
 LA
BUSCA:
 La
base
de
la
alimentación
en
esta
época
eran
los
cereales;
 con
ellos
se
preparaban
sopas,
purés,
gachas
y
el
principal
 derivado,
el
pan.
 En
muchos
casos
la
alimentación
de
subsistencia
variaba
en
 función
de
la
época
del
año
y
de
cosecha
a
cosecha
y
 dependía
principalmente
de
los
recursos
individuales.
 El
pueblo
comía
poca
carne
y
cuando
lo
hacía
era
 generalmente
en
fiestas
señaladas
o
en
celebraciones
 familiares
o
locales.


16
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo




 •
Sociedad
 


LUCES
DE
BOHEMIA:
 El
desarrollo
económico,
industrial
y
 urbano
potenció
las
luchas
sociales
como
 consecuencia
de
la
mayor
conciencia
del
 proletariado
y
de
los
campesinos

y
el
 aumento
de
su
capacidad
de
 movilización.
 En
cuanto
a
Madrid,
la
ciudad
se
 transforma,
se
abre
la
Gran
Vía
con
el
 objetivo
de
descongestionar
el
casco
antiguo.
 TIEMPO
DE
SILENCIO:
 La
sociedad
en
esta
época
se
repartía
 igual
en
función
de
los
ingresos
 familiares,
y
en
eso
se
basaban
 también
las
cartillas
de
1ª,
2ª
y
3ª,
 correspondiendo
las
primeras
a
las
 familias
de
un
nivel
económico
más
 alto
y
las
últimas
a
las
que
menos
 recursos
tenían.
De
esta
manera
la
 ración
que
se
otorgaba
a
las
cartillas
 de
1ª
era
inferior
a
la
de
las
de
3ª,
 aunque
en
todos
los
casos
las
cantidades
eran
escasas
y
la
sensación
de
hambre
era
 permanente.
 LA
BUSCA:
 Podemos
decir
de
la
evolución
 social
entre
los
años
1900‐ 1930
La
sociedad
española
 siguió
siendo
a
lo
largo
de
este
 período
una
sociedad
marcada
 por
grandes
diferencias
de
 riqueza
entre
los
diversos
 grupos
sociales.
 Dos
fenómenos
destacan
en
lo
referente
a
las
clases
populares:
el
crecimiento
de
la
 clase
obrera,
cada
vez
más
organizada
en
torno
a
los
sindicatos
CNT
y
UGT.



 17
 



Revista
Paseos
literarios



De
Madrid
al
Subsuelo



NOSOTR@S
 



 Grupo
Los
Gatos:
Alberto
Bermejo,
Elena
Mora
y
Carlos
Romero.
 Grupo
1,
2,
3
¡CARAMBA!:
Jesús
Rienda,
Antonio
David
Gómez
y
Antonio
Maroto.
 Grupo
Los
Leones:
David
García
de
León.
 Grupo
La
Mala
Estrella:
Elisa
Martínez,
Jose
María
Rodríguez
y
Alicia
León.
 Grupo
Doré:
Jorge
Matínez,
Alfonso
Paz,
Marc
Morell
y
Elena
Serrano
(¡editores!).


 Grupo
Leganés
1:
Laura
Pleite,
Natasha
Yushkevich
y
Ernesto
Villamuelas.

 
 



 
 
 


18
 



Revista paseos literarios