Page 1

El Clot se moderniza... Kimberley Donoghue El Clot se destaca por la tranquilidad – hasta se oye a los pájaros cantar en el parque. La mayoría de los bares cuentan sólo con el típico abuelo del rincón y las terrazas están vacías. El barrio está claramente dividido entre lo antiguo y lo moderno. Un edificio de 15 plantas, que ocupa una manzana entera, casi come la masia pequeña de la esquina a punto de desmigajarse. El centro comercial de les Glories marca la frontera del barrio; Les Glories es una zona comercial más propia de los Estados Unidos que España y ejemplifica el efecto de la globalización en una escala pequeña. Consiste en varios edificios de color rojo suave llenos de franquicias extranjeras: Starbucks, Yves Rocher, Carrefour. La aglomeración comercial choca violentamente con la tradición residencial de El Clot. “Parejas jóvenes vienen a vivir aquí porque el precio de vivienda es más accesible,” dice Roser Navarri, Informadora del centro cultural La Farinera. En el pasado, el barrio se ha mantenido a base del negocio pequeño. Fruterías, ferreterías y pollerías abordan las calles. Las abuelas van de tienda a tienda con su carro de la compra en una mano y el nieto travieso en la otra. Se paran a saludar a sus vecinos, preguntando “¿Y la Carmen, cómo está de los callos?” “Esto es un pueblo obrero, de gente obrera…somos muy tranquilos,” afirma Alberto, un jubilado con una barriga de Santa Claus que pasa toda la mañana en el Parc del Clot mirando a los jardineros mientras recortaban los árboles.

“Las parejas jóvenes vienen a vivir aquí porque el precio de vivienda es más accesible.” Aunque los residentes siguen viéndose como un pueblo independiente de Barcelona, lleva desde1897 como anexión de la ciudad y se destaca como el núcleo urbano más antiguo del distrito de Sant Martí. Sin embargo, sus raíces se extienden más profundamente hasta la época medieval cuando era conocido como “Clotum de Melis” o Clot de Mel por su base económica: la producción de miel. No obstante, El Clot se ha abierto a la modernización y en paralelo con los cambios en la construcción y el negocio, también ha experimentado un fuerte incremento en residentes inmigrantes. Aunque las cifras no comparan con otras zonas como Trinitat Vella o Ciutat Meridiana, más de un 12.6% de la población es extranjera. Este cambio ha sido

“El Clot mantiene su aire de un pueblo dentro de la ciudad: por sus calles peatonales, los niños juegan a fútbol hasta la llamada de “¡cena!” de sus madres y los vendedores conocen a sus clientes por sus gustos, sus hijos, sus abuelos…”

El parque sirve como campo de fútbol para los niños del barrio

Las fiestas anuales de El Clot empiezan el domingo


sin dejar de ser “un pueblo” El barrio todavia espera su primera biblioteca pública El Clot es uno de los pocos barrios en Barcelona que no ha disfrutado nunca de una biblioteca pública. Después de mucha reclamación vecinal, por fin aparece en El Programa de Actuación del Distrito de Sant Martí de 2008-2011 y debería estar funcionando para el año 2012, según el Consejero Técnico Joan Carpio Monreal. Sin embargo, el Ayuntamiento ha incumplido con sus compromisos con El Clot en el pasado – llevan desde 2003 cuando se aprobó la Ley de Equipamientos esperando para varios servicios públicos como una residencia pública, un centro de día y una guardaría pública. El plan incluye una cesión de terreno para una residencia y un centro de día en la plaza

notado especialmente por la Iglesia. “En estos dos años que llevo como rector en esta parroquia, se ha triplicado el número de congregantes,” dice Manuel Seliva Ponce, Rector de la Parroquia Sant Martí del Clot. Seliva lo atribuye a los inmigrantes de Latín América; apunta que suelen tener más costumbres religiosos que los españoles - “aunque tienen la misma fe, los latinos vienen más a menudo a misa.” Se ve la mezcla de nacionalidades en un microcosmo en la guardería de la Asociación de Vecinos. Una niña china se monta en una motocicleta de plástico rojo; se echa a acorralar a sus compañeros que se esconden detrás de la biblioteca pública. Las caras que se asoman son desde lo más blanco hasta lo más moreno. Cuando la niña se acerca, salen chillando a tope con sus brazos pequeños al aire mientras intentan esquivarla. El Clot mantiene su aire de un pueblo dentro de la ciudad: por sus calles peatonales, los niños juegan a fútbol hasta la llamada de “¡cena!” de sus madres y los vendedores conocen a sus clientes por sus gustos, sus hijos, sus abuelos… y a pesar de los cambios en construcción y población, el barrio sigue siendo obrero y tranquilo.

de les Glories para las personas mayores. También habrán nuevos apartamentos para gente mayor en Concili de Trento y Lope de Vega. Otras propuestas incluye reformas callejeras para mejorar la movilidad del barrio, viviendas protegidas y tener la reubicación del Mercado de los Encantes en la plaza de les Glories. Los vecinos esperan las reformas con ansia a pesar de las molestias que se supone las obras. “Sí que habrá mucho ruido cuando empiezan, pero será un cambio positivo y hemos estado esperando muchos años para estos equipamientos,” declara Lola Ortiz, Informadora de la Farinera; el centro cultural está ubicado justo delante de el lugar de construcción - el . les Glories. Anillo de

Esto es un pueblo obrero, de gente obrera...somos muy tranquilos Dos niños estudian una de las atracciones de la feria

La gente mayor tienen que ser cuidados de forma particular, carecen de servicios básicos como una residencia pública o un centro de día.

kimdonoghue  

“El Clot mantiene su aire de un pueblo dentro de la ciudad: por sus calles peatonales, los niños juegan a fútbol hasta la llamada de “¡cena!...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you