Issuu on Google+

Posicionamiento sobre el endeudamiento Propuesta alternativa

Como lo reiteramos en muchas ocasiones, los diputados de Movimiento Ciudadano estamos en contra de este nuevo endeudamiento porque con el dinero de los jaliscienses no se juega; estamos en contra de que se tapen las irresponsabilidades de un Gobierno que sale, con la voracidad y la falta de altura de miras de un Gobierno que entra. Estamos en contra de que, con ligereza e irresponsabilidad, no se hayan buscando ni escuchado alternativas viables al pago de la deuda de los Juegos Panamericanos. Todas las fracciones partidistas coincidíamos hace unas semanas en que no se podía aprobar un nuevo endeudamiento para Jalisco, avalando la irresponsabilidad y le ineptitud de quienes fueron incapaces de llevar unas finanzas sanas, de quienes adquirieron un crédito de corto plazo que no supieron pagar. Así lo señalamos los diputados en el punto de acuerdo en el que le respondíamos al Gobierno del Estado que no podíamos avalar un nuevo endeudamiento para Jalisco por sus irregularidades y porque no se justificaba. Sin embargo, siempre fuimos conscientes de que se debía pagar el crédito quirografario de 1,400 millones de pesos que, por falta de planeación y compromiso político, el Gobierno panista que sale no fue capaz de pagar en el ejercicio fiscal correspondiente, provocando una crisis financiera de grandes dimensiones en Jalisco. Pero a diferencia de nuestros compañeros diputados y a diferencia del equipo de transición del Gobernador electo, nosotros no recurrimos a la salida fácil: estirar la mano y solicitar más deuda para Jalisco. A pesar de que durante los últimos días se consolidó el engaño de que no existían otras opciones más que endeudar a Jalisco, los diputados de Movimiento Ciudadano estuvimos buscando alternativas viables para cumplir el compromiso adquirido por el Gobierno del Estado sin hipotecar el futuro de los jaliscienses por 20 años. En este sentido, pedimos un informe detallado de los activos del Gobierno del Estado, mismo que nunca nos fue entregado por la Secretaría de Finanzas. El día de ayer, propusimos realizar una serie de reajustes presupuestales de fondo, reduciendo partidas como las de telefonía celular, viáticos, congresos y convenciones, difusión por radio y televisión, gastos del Gobernador electo y su equipo, alimentación, exposiciones, entre otras que nos permitieran obtener más de 1,400 millones de pesos para cumplir con este compromiso financiero; hicimos este ejercicio en sintonía con la propuesta de austeridad que hoy enarbolan todos los políticos, tal vez para lavar sus culpas. Hicimos la propuesta difícil, la que es difícil para los políticos acostumbrados a servirse a manos llenas: ajustarse a un presupuesto acotado, trabajar en austeridad y evitar endeudar más a Jalisco. Con esta propuesta se hubieran podido etiquetar en el Capítulo de Deuda Pública los 1,400 millones de pesos, dando una señal positiva al mercado financiero, recuperando la calificación


crediticia de todo el estado y dando certidumbre a las instituciones bancarias de que existe voluntad para cumplir con el compromiso adquirido. Esta propuesta era viable porque de acuerdo a la Ley de Contabilidad, Presupuesto y Gasto Público el Congreso tiene la facultad de modificar el Presupuesto y enviarlo al Ejecutivo para sus observaciones. Una vez reajustado el Presupuesto, el Gobierno del Estado podía recurrir a instrumentos financieros que le permitieran pagar el crédito quirografario antes de la fecha límite, y simplemente ajustarse a un nuevo presupuesto de egresos austero, racional y transparente. Pero los otros diputados prefirieron la salida fácil: evitar la austeridad y estirar la mano para que un banco les preste no sólo el dinero necesario para pagar la deuda quirografaria, sino mil millones de pesos más que le darán margen de maniobra, liquidez y discrecionalidad al próximo Gobierno priista, en lugar de asumir un verdadero compromiso con la austeridad y con la protección de las finanzas de Jalisco. En lugar de ello, hemos escuchado muchas justificaciones para lavar culpas: castigar a los responsables, reformar la Ley de Deuda Pública, realizar auditorías y darse golpes de pecho, pero vale la pena advertirles a los diputados del PRI, del PAN y del PRD, que nada de eso los exime de la responsabilidad por aprobar este endeudamiento injustificado. De este tamaño es el compromiso de los que llegan al Gobierno del Estado, que prefieren hipotecar las finanzas de Jalisco antes que pensar en alternativas de solución, antes que pensar en políticas de austeridad, ahorro y racionalidad en el gasto público. Que nadie se engañe: el debate no es sobre la urgencia de los 1,400 millones de pesos para salir de la crisis financiera; el debate es sobre los mil millones de pesos adicionales que no se justifican bajo ninguna perspectiva. Frente a la ineptitud del Gobierno que se va por la puerta trasera y la voracidad del Gobierno priista que entra, los diputados de Movimiento Ciudadano le decimos al Gobernador electo y sus voceros que exigiremos una verdadera política de austeridad, exigiremos que se aprieten el cinturón, que asuman políticas y lineamientos elementales de transparencia y equilibrio presupuestal, que no permitiremos que en Jalisco vuelva a haber gobiernos saqueadores, incompetentes y opacos, que esos mil millones de pesos adicionales con los que están endeudando a Jalisco los vigilaremos con lupa. Lamentablemente, parece imposible exigirle al Gobernador electo que cumpla su palabra y su compromiso de no endeudar más a Jalisco, y en esta coyuntura prefirió irse de viaje a Estados Unidos para no darle la cara a los jaliscienses que lo eligieron. Esperemos que cuando regrese entienda las consecuencias lo que le hizo al estado, ya tendremos oportunidad de decirle welcome back Mr. George.

15 de enero de 2013 Clemente Castañeda Coordinador de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano LX Legislatura


Propuesta alternativa - Posicionamiento sobre el endeudamiento