Issuu on Google+


ÂżCuĂĄntos deben de haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a si mesmos?


Lázaro nació en Salamanca, en el Río Tormes. Era hijo de Tomé González y Antonia Pérez. Cuando Lázaro tenía ocho años su padre murió. Al no tener recursos económicos, su madre y el pequeño Lázaro se fueron a vivir a la ciudad, donde su madre comenzó a trabajar en una posada. Su madre comenzó a salir con un hombre de color llamado Zaide y con este tubo un bebé. Este hombre robaba para llevar la comida a casa, pero un día que fue descubierto, además de ser azotado, no lo dejaron volver a acercarse a su familia.


La madre de Lázaro decidió aceptar la propuesta de un ciego; esta consistía en que ella le entregaría a Lázaro para que le sirviera como guía al ciego.

El ciego, su primer amo, se ganaba la vida recorriendo los pueblos enseñando remedios caseros para sanar todo tipo de males.

“ Hijo , ya sé que no te veré más. Procura ser bueno, y que Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto. Válete por ti”

Éste hombre le enseñó a Lázaro valores y le enseñó que tenía que ser más audaz que el diablo; además le mostró lo dura que era la vida. El amo no le daba casi de comer, así que Lázaro tenía que ingeniárselas para robarle comida sin que el viejo se diera cuenta; pero cuando el viejo se daba cuenta lo golpeaba brutalmente. Un día Lázaro, cansado de su amo, lo engañó para que este se golpeara con un poste y lo abandonó, dejándolo con una herida en la cabeza.


“Yo oro ni plata te puedo dar, mas avisos para vivir muchos te mostraré”


“ Yo he tenido dos amos: el primero traíame muerto de hambre y, dejándole, tope con estotro, que me tiene ya con ella en la sepultura. Pues si deste desisto y doy en otro mas bajo, ¿qué será sino fenecer?”


“Aunque maltratado, mil cosas buenas me mostró el pecador del ciego”

El clérigo era muy egoísta y sólo comían bien cuando había algún entierro. El clérigo era tan egoísta que guardaba el pan en un arcón con llave. Lázaro solamente pudo abrir este arcón cuando un herrero le dio una copia a cambio de uno de los mejores panes que habían en el arcón.

Después de que Lázaro dejó al ciego, se fue a mendigar a Maqueta. En este lugar encontró un clérigo que necesitaba a alguien que lo ayudara para dar misa. Lázaro aceptó.


Todas las noches Lázaro se comía el pan y al día siguiente cuando el clérigo se daba cuenta, le echaba la culpa a los ratones. De este modo el clérigo empezó a poner trampas para ratones pero ahora no sólo desaparecía el pan, también el queso. Preocupado, el clérigo consulta a sus vecinos qué hacer y ellos le comentan ´que podría ser una culebra la que le estuviera robando la comida.

Una noche mientras Lázaro dormía con la llave en la boca para que le clérigo no lo descubriera, empezó a roncar y la llave empezó a hacer un silbido que el clérigo escuchó.


“ Lázaro, de hoy eres tuyo y no mío. Busca amo y vete con Dios, que yo no quiero en mi compañía tan diligente servidor. No es posible sino que hayas sido mozo de ciego.”

El clérigo se dirigió hasta donde se oía el sonido y dió un golpe muy fuerte. Lázaro quedó 3 días inconsciente y a los 15 días, cuando ya podía caminar, se fue porque el clérigo no lo quería más como sirviente.


“!Oh Señor, y cuántos de aquestos debéis vos tener por el mundo derramados, que padecen por la negra que llaman honra lo que por vos no sufrirían! “


Muy débil, Lázaro llegó a la ciudad de Toledo, donde mendigó por un tiempo y después encontró a un escudero que tenía buena apariencia y que fue su tercer amo. Lázaro pensaba que su nuevo amo era un hombre rico pero después de que no comieron durante un día completo y después de observar vario La nueva casa era un poco particulares, Lázaro se oscura y no tenía muebles, dio cuenta de que el solo una cama donde dormía escudero era pobre. el escudero. Lázaro decidió mendigar y, además de comer él, también tubo que darle de comer al escudero.

“ ! Grandes secretos son, Señor, los que vos hacéis y las gentes ignoran!”


“!Bendito seáis vos, Señor, que dais la enfermedad y ponéis el remedio!” Un día que comieron bien, el escudero le contó a Lázaro porqué había abandonado su tierra natal, Castilla la Vieja, y le contó como había acabado en esa ciudad. Le contó que él no era tan pobre como parecía pero que tenía tierras y un palomar con el que podía sacar buena ganancia.

Mientras estaban hablando, llegó una anciana y un hombre, y comenzaron a cobrarle al escudero el alquiler de la casa y de la cama. El escudero pidió que lo dejaran ir a cambiar una moneda para poder pagar pero nunca regresó.


Cuando los cobradores volvieron el perjudicado fue Lázaro porque el cobrador creía que él sabía a donde se había ido el escudero. Las vecinas son las que defienden a Lázaro y los cobradores lo dejan ir.

“ Este es pobre y nadie da lo que no tiene. Mas el avariento ciego y el malaventurado mezquino clérigo que, con dárselo a Dios ambos, al uno de mano besada y al otro de lengua suelta, me mataban de hambre, aquellos es justo desamar y aqueste de haber mancilla.”


“ Este m e dio los primeros zapatos que rompí en mi vida, mas no me duraron ocho días, ni yo pude con su trote durar más”


Las vecinas llevaron a Lázaro con el fraile de la Merced. El fraile fue el primero en regalarle a Lázaro un par de zapatos pero, como caminaban tanto, a Lázaro se le rompieron en 8 días y decidió abandonar al fraile.


“ ¿Qué os parece, como a estos villanos, que con solo decir ¡Cristianos viejos somos!, sin hacer obras de caridad, se piensan salvar sin poner nada de su hacienda?”


El quinto amo de Lázaro fue un buldero, el cual era un predicador encargado de vender las bulas de las Santa Cruzada. El buldero era un estafador aliado con un alguacil para conseguir que la gente comprara sus bulas.

Como veían que las bulas no se vendían decidieron engañar de otro modo a la gente. Un día el alguacil peleó con el buldero y los dos se gritaron. Tiempo después, mientras el buldero hacia una misa, el alguacil entra a la iglesia y dice que las bulas eran falsas y no servían para nada.


“ ¡ Cuantas destas deben hacer estos buladores entre la inocente gente!” El buldero comenzó a orar y le pidió a Dios que castigara al que estaba mintiendo y en ese momento el alguacil comenzó a convulsionar. La gente le pidió al buldero que lo salvara así que éste mandó a traer un bula y la puso en la cabeza del alguacil. Poco a poco el alguacil comenzó a estar mejor y tornar en sí. La gente viendo lo sucedido compró todas las bulas y se vendieron miles. Lázaro al comienzo pensó que era verdad lo que había sucedido pero después se dio cuenta de que todo era una mentira. Aunque el buldero le daba buena comida, Lázaro lo abandonó por mentiroso.


“ Desque me vi en hábito de hombre de bien, dije a mi amo se tomase su asno, que no quería más seguir aquel oficio.”


Después de eso, Lázaro estuvo con otro amo que pintaba panderos pero lo abandonó porque sufría mucho. Lázaro entró a una iglesia donde encontró un capellán . El capellán, le dio un asno y cuatro cántaros de agua para que vendiera agua en la ciudad. Con este trabajo ganaba bien y recibía más dinero el sábado así que en cuatro años ahorró lo suficiente para comprar ropa y le devolvió el asno a su amo porque ya no quería trabajar más en eso.


“Pues en este tiempo estaba en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna�


Despedido del capellán, Lázaro trabajó con un alguacil pero lo abandonó porque le pareció un trabajo muy peligroso después de que una noche los apedrearan a él y a su amo. Después de esto, Lázaro consigue el cargo de pregonero de la ciudad, ósea la persona encargada de leer en voz alta los pregones municipales y de hacer público lo que se quiere hacer saber a todos. En ese tiempo, el arcipresidente de Sant Salvador le pide que se case con una de sus criadas y él acepta gustoso.


Un tiempo despuĂŠs las malas lenguas empezaron a decir que su mujer tenĂ­a relaciones con el arcipresidente a lo que este niega todo, la esposa le aclara que no es verdad y todo se aclara. LĂĄzaro se considera en su tiempo de mayor prosperidad.


“Después de tantas experiencias pensé que mi tiempo de aventuras había acabado pero , decidido, voy a recorrer el mundo en busca de novedades por descubrir”


Lázaro duró felizmente casado diez años pero, cansado de la rutina diaria y de su vida sin aventuras, decidió abandonar a su esposa y su trabajo. Decidió que iba a recorrer el mundo en busca de retos y novedades. Su primer destino fue Francia pero como no sabía hablar francés decidió no viajar a este destino. Había escuchado, por las malas lenguas, una tal “fortuna del dorado” y decidió emigrar a las colonias donde, se decía, había oro por montones.


Como se había escapado de su tierra, no tenía dinero así que decidió escabullirse en un barco emigrante. En la mitad del viaje, por culpa de una rata que estaba siendo perseguida y que entro al cuarto donde estaba escondido, Lázaro fue encontrado y lanzado por la borda del barco. Duró dos días naufragando y, cuando ya estaba delirando, fue recogido por un barco de misioneros que iba a evangelizar las colonias. Durante el viaje tuvo mucho tiempo de interactuar con los misioneros y en el barco experimentó un gran cambio en su vida: la conversión.


Su gran obra misionera será siempre recordada. Fue “bautizado” con el nombre de: San Bartolomé de Las Casas



Friso lt