Page 1

     

PARTE I 1 - CONCEPTOS BÁSICOS DEL TRABAJADOR AUTÓNOMO.

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Página

1

2 – RÉGIMEN DEL TRABAJO AUTÓNOMO.


PARTE I  1 – CONCEPTOS BÁSICOS DEL TRABAJADOR AUTÓNOMO. 

  Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Página

2

1.1 – Consideraciones previas.  1.2 – Concepto de trabajador autónomo.  1.2.1 – Inclusiones.  1.2.2 – Exclusiones.  1.2.3 – El trabajador autónomo común y el económicamente dependiente  (TRADE).    2 – RÉGIMEN DEL TRABAJADOR AUTÓNOMO COMÚN.  2.1 – Derechos y deberes.  2.2 – La prevención de riesgos laborales.  2.3 – La protección de menores.  2.4  ‐ Forma y duración de los contratos.  2.5 – Garantías económicas.    3 –EL TRABAJADOR AUTÓNOMO ECONÓMICAMENTE DEPENDENDIENTE (TRADE).  3.1 – El contrato del TRADE.  3.2 – La jornada de prestación de la actividad profesional.  3.3 – Interrupción de la actividad.  3.4 – Extinción del contrato.  3.5 – Jurisdicción competente.  3.6 – Derechos colectivos.  3.7 – Acuerdos de interés profesional.    4 – LA PROTECCIÓN SOCIAL DEL TRABAJADOR AUTÓNOMO.  4.1 – Cotización.  4.2 – Acción protectora.  4.2.1‐ Incapacidad temporal.  4.2.2 – Maternidad, paternidad.  4.2.3 – Incapacidad permanente  4.2.4‐ Jubilación.  4.2.5 – Muerte y supervivencia.  4.2.6 – Prestaciones por hijo a cargo.  4.2.7 – Prestación por cese de actividad. 


Página

3

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


En los últimos tiempos se han producido una serie de transformaciones  en la figura del trabajador autónomo.  Esencialmente la modificación se ha materializado en el reconocimiento  del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE) – una figura  intermedia entre el trabajador por cuenta ajena y el autónomo “tradicional”‐,  aunque también en los aspectos relativos a la cotización, a la acción protectora y  en especial a la denominada prestación por cese de actividad.  A todo ello nos referiremos en las páginas siguientes intentando ofrecer una  panorámica general de los extremos mencionados.  La guía tiene el objetivo de ser un instrumento básico, sin perder el rigor  conceptual y en consecuencia se pretende dar un tratamiento a la mayor parte de  los aspectos que afectan al trabajo autónomo aunque en algunas ocasiones serán  planteados de forma esquemática para contribuir a su vocación didáctica:  concepto, derechos, obligaciones, protección de la Seguridad Social….pero  también, y quizá aquí es donde podemos señalar el valor añadido del documento,  a otros dos aspectos importantes: uno previo a la constitución efectiva como  trabajador autónomo y que se refiere a los pasos necesarios para la creación de  una empresa individual y otro posterior a la constitución y puesta en marcha  como son las obligaciones fiscales exigibles a este tipo de trabajadores.  Por tanto  es un material de soporte que puede ser útil en el módulo de Empresa  e Iniciativa Emprendedora para tratar en profundidad la figura de trabajador  autónomo. Creemos que desarrollar esta parte de la programación es importante  teniendo en cuenta que existen más de tres millones de trabajadores autónomos  y que en el futuro panorama profesional de nuestros alumnos ésta es una muy  probable opción de empleo.   

Página

4

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Para establecer el concepto debemos recurrir al artículo 1 de la Ley 20/2007, de 11 de  julio, del Estatuto del Trabajador Autónomo, que establece que se considera trabajador  autónomo a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por  cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una  actividad económica o profesional, a título lucrativo, den o no ocupación a  trabajadores por cuenta ajena.  Es necesario destacar de la definición anterior los siguientes elementos:   

1.2.1 –¿ A quién INCLUYE la ley expresamente como trabajador autónomo?

La Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajador Autónomo, además de la  declaración conceptual y genérica anterior establece una serie de trabajadores a los  cuales expresamente deberá considerarse trabajadores autónomos.  Son los siguientes:   

Página

5

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


El cónyuge y los parientes por  consanguinidad afinidad hasta el  segundo grado, que cumplan los  requisitos: 

Requisitos parientes y cónyuge:  Colaboración personal, habitual y directa. Por  tanto no ocasional  No tener la condición de asalariado respecto al  trabajador autónomo. El artículo 1.3.e de la  Ley del Estatuto de los Trabajadores también  establece la condición de la convivencia.  Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de las sociedades comanditarias  Los comuneros de las comunidades de bienes y los socios de sociedades civiles irregulares,  salvo que su actividad se limite a la mera administración de los bienes puestos en común.  Quienes ejerzan las funciones de  Requisitos:  dirección y gerencia que conlleva el  Que posea el control directo o indirecto de la  desempeño del cargo de consejero o  sociedad  administrador o presten otros  servicios para una sociedad mercantil  capitalista, a título lucrativo y de  forma habitual personal y directa  Los trabajadores autónomos económicamente dependientes.

1.2.2 –¿ A quién EXCLUYE la ley expresamente como trabajador autónomo?

Igual que sucede en el apartado anterior, la Ley también enumera una serie  de  colectivos que quedaran expresamente excluidos de la aplicación de la norma.  Son los siguientes:     

Página

6

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Las relaciones de trabajo por cuenta ajena. La actividad que se limita al mero desempeño del cargo de consejero o miembro de los  órganos de administración de las sociedades, en este caso regulado en el artículo 1.3 c del  Estatuto de los Trabajadores. 

Las relaciones laborales de carácter especial.  Los trabajadores autónomos que deban incluirse en otros regímenes de la Seguridad  Social.    1.2.3 . El trabajador autónomo común y el económicamente dependiente. Es necesario destacar que a partir de la entrada en vigor del Estatuto del  Trabajador  Autónomo encontramos un régimen general de derechos y obligaciones para los  trabajadores autónomos y uno concreto y específico para los autónomos  económicamente dependientes. Por tanto, seguiremos esta misma estructura  expositiva.               

 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Página

7


Página

8

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


2 – Régimen del trabajador autónomo “común”. 2.1 – Derechos y deberes.

Podemos considerar que la enumeración de derechos es genérica y reiterativa pues  los mismos ya se encuentran recogidos en la Constitución Española o en Tratados  Internacionales y el Estatuto se limita a remitirse a estas normas.  Así habla de los siguientes derechos individuales:   ‐ Derecho al trabajo y a la libre elección de profesión u oficio.  ‐ Libertad de iniciativa económica y derecho a la libre competencia.  ‐ Derecho de propiedad intelectual sobre sus obras o prestaciones protegidas.   

En relación con el ejercicio de la actividad profesional reconoce: 

‐ Igualdad ante la ley y a no ser discriminado, directa o indirectamente, por una serie de  causas.  ‐ A no ser discriminado por razones de discapacidad  ‐ Al respeto a la intimidad y a la dignidad, así como a una adecuada protección frente al  acoso sexual y al acoso por razón de sexo o por cualquier otra circunstancia o condición  personal o social.  ‐ A la formación y readaptación profesionales.  ‐ A su integridad física y a una protección adecuada de su seguridad y salud en el  trabajo.  ‐ A la percepción puntual de la contraprestación económica convenida por el ejercicio  profesional de su actividad. 

Página

9

‐ A la conciliación de su actividad profesional con la vida personal y familiar. 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


‐ A la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, de  conformidad con la legislación de la Seguridad Social  ‐ Al ejercicio individual de las acciones derivadas de su actividad profesional.  ‐ A la tutela judicial efectiva de sus derechos profesionales, así como al acceso a los  medios extrajudiciales de solución de conflictos.  En relación a los deberes profesionales relacionados en el artículo 5 del Estatuto:  ‐ Cumplir con las obligaciones derivadas de los contratos, a tenor de los mismos y con las  consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, a los usos y a la  ley.  ‐ Cumplir con las obligaciones en materia de seguridad y salud laborales que la ley o los  contratos que tengan suscritos les impongan, así como seguir las normas de carácter  colectivo derivadas del lugar de prestación de servicios.  ‐ Afiliarse, comunicar las altas y bajas y cotizar al Régimen de la Seguridad Social en los  términos legalmente previstos.  ‐ Cumplir con las obligaciones fiscales y tributarias establecidas legalmente.  ‐ Cumplir con cualesquiera otras obligaciones derivadas de la legislación aplicable.  ‐ Cumplir con las normas deontológicas aplicables a la profesión.  2.2 – La prevención de riesgos laborales.

Hasta el momento de la entrada en vigor del Estatuto del Trabajador Autónomo, éste no  era contemplado de forma general en la normativa de prevención de riesgos laborales,  excepción hecha del sector de la construcción donde sí existía una regulación con mayor  detalle.  

Página

10

Con la entrada en vigor del Estatuto la voluntad del legislador se modifica y en su  artículo 8 se evidencia de forma expresa como el autónomo será sujeto de derechos 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


en materia de prevención de riesgos laborales. Así de forme concreta se establecen las  siguientes obligaciones para las empresas que contraten autónomos:  ‐ Las Administraciones Públicas competentes promoverán una formación en  prevención específica y adaptada a las peculiaridades de los trabajadores autónomos.  ‐ Cuando en un mismo centro de trabajo desarrollen actividades trabajadores  autónomos y trabajadores de otra u otras empresas, así como cuando los aquéllos  ejecuten su actividad profesional en los locales o centros de trabajo de las empresas  para las que presten servicios, serán de aplicación para todos ellos los deberes de  cooperación, información e instrucción previstos la LPRL .  ‐Deber de vigilancia en el cumplimiento de la normativa de prevención por parte  de los autónomos para las empresas que contraten con estos últimos   ‐ Cuando los trabajadores autónomos deban operar con maquinaria, equipos,  productos, materias o útiles proporcionados por la empresa para la que ejecutan su  actividad profesional, pero no realicen esa actividad en el centro de trabajo de tal  empresa, ésta asumirá las obligaciones establecidas en el último párrafo del art. 41.1 de  la LPRL .  ‐ El trabajador autónomo tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar  el lugar de trabajo cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e  inminente para su vida o salud.  ‐ Finalmente, cuando la empresa incumpla las obligaciones , asumirá las  obligaciones indemnizatorias de los daños y perjuicios ocasionados, siempre y cuando  haya relación causal directa entre tales incumplimientos y los perjuicios y daños  ocasionados, con independencia de que el autónomo se hubiera acogido o no a las  prestaciones por contingencias profesionales.   

Página

11

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


2.3 – Protección de menores.

El artículo 9 de la Ley establece la prohibición absoluta para ejercer trabajos como  trabajadores por cuenta propia a los menores de 16 años. La prohibición también afecta  a los trabajos que pueda realizar para los familiares.  Sin embargo si quedan permitidos para aquellos que desarrollen la actividad en  espectáculos públicos, para lo cual realiza una remisión a la regulación contenido en el  Estatuto de los Trabajadores, es decir, que será necesaria autorización de la Autoridad  Laboral.  2.4 – Forma y duración de los contratos.

El Estatuto (art. 7), establece que la forma de los contratos que formalicen los  autónomos podrá ser escrita o de palabra, si bien cada una de las partes puede exigir a  la otra, en cualquier momento, la forma escrita. Como se observa se establece una  redacción similar a la relativa a los contratos de trabajo de los trabajadores por cuenta  ajena.  El mismo artículo estable que Los contratos podrán celebrarse para la ejecución de una  obra o servicio o de una serie de ellos y tendrán la duración que las partes acuerden.  2.5 – Garantías económicas. 

Las garantías económicas se establecen en el artículo 10 del Estatuto. En el mismo se  establecer una regla genérica y otras de carácter más concreto:  La genérica. Los autónomos tienen derecho a la percepción de la contraprestación  económica por la ejecución del contrato en el tiempo y la forma convenidos.  Las garantías más concretas: 

Página

un contratista o subcontratista, tendrá acción contra el empresario principal,  hasta el importe de la deuda que éste adeude a aquél al tiempo de la  reclamación, salvo que se trate de construcciones, reparaciones o servicios  contratados en el seno del hogar familiar. 

12

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


En las garantías de cobro regirán las reglas civiles o mercantiles sobre privilegios,  la Ley Concursal. El trabajador autónomo está sujeto al “privilegio general” de  ésta Ley.  El trabajador autónomo responderá de sus obligaciones con todos sus bienes  presentes y futuros, no obstante será necesario tener en cuenta los límites de  inembargabilidad contenidos en las leyes.  En las deudas tributarias y de Seguridad Social, cuando se embargue un bien  inmueble y el autónomo acredite que éste constituye su vivienda habitual, la  ejecución del embargo quedará condicionada a que no existan otros bienes y a  que entre la primera notificación del embargo y la ejecución material haya  transcurrido un año. 

     

Página

13

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


3 – El trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE). Con la publicación del Estatuto del Trabajador Autónomo se crea la figura del  Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE).  Para integrarse dentro de ésta categoría se deben cumplir los requisitos mencionados  en el apartado 1.2 y además que queden afectados por lo establecido en el artículo 11  de la Ley. Tal como se analiza a continuación el segundo grupo de requisitos se refiere a  la determinación de la dependencia económica y ésta consiste en:  ‐

Percibir del cliente (persona física o jurídica) al menos el 75% de sus ingresos por  rendimientos del trabajo y de actividades económicas o profesionales.  La fijación del porcentaje anterior ha suscitado una serie de discusiones  doctrinales. Sin entrar a fondo en las mismas apuntamos que los problemas que  puede provocar están relacionados con la superación del importe anterior, por  ejemplo, en el caso de llegar al 100%. Ante estas situaciones podríamos  situarnos en un entorno auténticamente de relación por cuenta ajena  “disfrazado” de autónomo económicamente dependiente.  Por otra parte el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero ha desarrollado el  Estatuto y precisa la forma en que deben computarse los ingresos 

Al requisito anterior el artículo 11.2 añade otros relacionados con la ocupación de otros  trabajadores y la forma de desarrollo de la actividad productiva, así establece: 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

14

No tener trabajadores por cuenta ajena a su cargo ni contratar o subcontratar  parte o toda su actividad con terceros (tanto de la actividad con el cliente como  la contratado con otros clientes).  Diferenciarse de los trabajadores que lo sean del cliente principal. La norma se  refiere a que el autónomo no puede realizar las mismas tareas que los  trabajadores de la empresa cliente y trabajar con ellos de forma indiferenciada,  es decir, sin poder discernir si son TRADE o los trabajadores del cliente.  Disponer de infraestructura productiva y material propia. 

Página


‐ ‐ ‐

Desarrollar la actividad con criterios organizativos propios (el RD 197/2009,  establecer una excepción en la actividad de agentes de seguros).  Percibir contraprestación económica, de acuerdo con los resultados obtenidos y  lo pactado con el cliente, asumiendo el riesgo y ventura.  El apartado 3 del artículo 11 añade un último requisito: NO ser titulares de  establecimientos o locales comerciales e industriales y de oficinas y despachos  abiertos al público y los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente  con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica.   

3.1 – El contrato del TRADE.

Se refiere la norma al contrato que se realice entre el TRADE y la empresa  cliente. Establecer que su forma será siempre escrita y que deberá registrarse  en la oficina creada al efecto. En el mismo se deberá hacer constar  expresamente la condición de autónomo dependiente del cliente y las  variaciones que se produzcan. Sólo se podrá tener la condición de dependiente  de un único cliente. En consecuencia, el precepto, no permite la libertad de  forma del contrato.  Respecto a la duración será la fijada por las parte. Si no se ha establecido se  presumirá (en una redacción próxima a contrato de trabajadores por cuenta  ajena) celebrado por tiempo indefinido, salvo prueba en contrario.  El Decreto 197/2009 ha establecido el contenido del contrato, así deberá  contener: las partes, el objeto, la causa, contenido de la prestación, la  contraprestación económica del autónomo, otros propios de esta modalidad  contractual, como el régimen de interrupción anual de la actividad, descanso  semanal, festivos, jornada máxima y su distribución semanal, preaviso,  indemnizaciones y el acuerdo de interés profesional que en su caso sea  aplicable siempre que el TRADE dé su conformidad de forma expresa.   

Página

15

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Por su parte el Real Decreto establece un modelo de contrato, aunque la  disposición adicional séptima señala que es meramente indicativo.    El TRADE debe registrar el contrato en los 10 días hábiles siguientes a su firma,  comunicando al cliente dicho registro en el plazo de 5 días hábiles siguientes al  mismo.  Si hubieran transcurrido 15 días hábiles desde la firma del contrato sin que se  haya producido la comunicación del registro, el cliente deberá registrar el  contrato en el plazo de 10 días hábiles siguientes.    3.2 – Jornada de la actividad profesional.

La Ley inicia la regulación de éste aspecto estableciendo el derecho a la  interrupción de la actividad profesional (podríamos decir que se trata de  vacaciones), de 18 días hábiles, aunque puede ser mejorado por el contrato o  por los acuerdos de interés profesional.  Respecto a la jornada su duración, distribución y descansos semanales se  remite a lo acordado en el acuerdo de interés profesional o el contrato de  trabajo.  La prestación de actividad por un tiempo superior al pactado (lo que podríamos  calificar como “horas extraordinarias”, en una terminología clásica), será  voluntaria y su tiempo no podrá exceder del establecido en los acuerdos de  interés profesional. En ausencia de regulación no podrá exceder del 30% del  tiempo ordinario pactado.    3.3 – Interrupción de la actividad.

El artículo 12 establece una lista de causas que pueden provocar la interrupción de la  actividad profesional y además prevé la posibilidad de que por contrato o acuerdo de  interés profesional se establezcan otras: 

  Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Página

16


a. Mutuo acuerdo de las partes.  b. La necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e  imprevisibles.  c. El riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo, según  lo previsto en el apartado 7 del artículo 8 de la presente Ley.  d. Incapacidad temporal, maternidad o paternidad.  e. La situación de violencia de género, para que la trabajadora autónoma  económicamente dependiente haga efectiva su protección o su derecho a la  asistencia social integral.  f.

Fuerza mayor. 

Estas causas no podrán provocar la extinción del contrato por voluntad del  cliente. Sin embargo en los supuestos de suspensión por incapacidad temporal,  maternidad o paternidad se permite la extinción cuando la interrupción suponga un  perjuicio importante para el cliente que paralice o perturbe el normal funcionamiento  de su actividad.  Este aspecto parece sorprendente pues la misma ley reconoce el derecho del  TRADE al disfrute de estos permisos y que como ya quedado dicho pueden no verse  cumplidos o mermados por la previsión anterior. En el lado contrario se encuentran a  faltar otras causas que sí se encuentran recogidas para los trabajadores por cuenta ajena  como, por ejemplo, la prisión preventiva, la designación para cargo público…  3.4 – La extinción del contrato.

Las causas de extinción son similares a las contenidos el artículo 49 del Estatuto de  los Trabajadores, así el artículo 15 enumera:   

Página

17

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


a. Mutuo acuerdo de las partes.  b. Causas  válidamente  consignadas  en  el  contrato,  salvo  que  las  mismas  constituyan abuso de derecho manifiesto.  c. Muerte  y  jubilación  o  invalidez  incompatibles  con  la  actividad  profesional,  conforme a la correspondiente legislación de Seguridad Social.  d. Desistimiento  del  trabajador  autónomo  económicamente  dependiente,  debiendo  en  tal  caso  mediar  el  preaviso  estipulado  o  conforme  a  los  usos  y  costumbres.  e. Voluntad  del  trabajador  autónomo  económicamente  dependiente,  fundada  en  un incumplimiento contractual grave de la contraparte.  f. Voluntad  del  cliente  por  causa  justificada,  debiendo  mediar  el  preaviso  estipulado o conforme a los usos y costumbres.  g. Por decisión de la trabajadora autónoma económicamente dependiente que se  vea  obligada  a  extinguir  la  relación  contractual  como  consecuencia  de  ser  víctima de violencia de género.  h. Cualquier otra causa legalmente establecida.  Si se produce la resolución por una de las partes por incumplimiento contractual  de  la  otra,  se  tendrá  derecho  a  una  indemnización  por  daños  y  perjuicios,  igualmente  del  TRADE  tendrá  derecho  a  ésta  indemnización  si  la  resolución  se  produce por parte del cliente sin causa justificada.  Para la cuantificación de la indemnización se estará a lo pactado en el contrato  individual  o  acuerdo  de  interés  profesional,  y  en  su  defecto,  se  tendrán  en  cuenta, en otros factores: el tiempo restante previsto de duración del contrato,  la gravedad del incumplimiento del cliente, las inversiones y gastos anticipados  por  el  trabajador  autónomo  económicamente  dependiente  vinculados  a  la  ejecución de la actividad profesional contratada y el plazo de preaviso otorgado  por el cliente sobre la fecha de extinción del contrato.   

Página

18

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


3.5 – Competencia jurisdiccional.

La disposición adicional primera de la Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo  modifica la Ley de Procedimiento Laboral atribuyéndole una nueva competencia  como es la de conocer de los asuntos derivados del contrato entre un autónomo  económicamente dependiente y la empresa cliente así como de la aplicación e  interpretación de los acuerdos de interés profesional. No obstante la declaración  realizada por la ley es muy genérica pues no concreta ninguna modalidad procesal  para formular las demandas, situación que puede generar una gran problemática en  la práctica.  3.6 – Derechos colectivos.

Se incluyen en este apartado los derechos colectivos básicos del autónomo y  asociaciones de interés profesional.  Los derechos colectivos reconocidos en el artículo 19 de la ley son: 

 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

19

Asociaciones de trabajadores autónomos.  a. Constituir federaciones,  confederaciones o uniones, previo el  cumplimiento de los requisitos  exigidos para la constitución de  asociaciones, con acuerdo expreso de  sus órganos competentes.  b. Concertar acuerdos de interés  profesional para los trabajadores  autónomos económicamente  dependientes afiliados.  c. Ejercer la defensa y tutela colectiva  de los intereses profesionales de los  trabajadores autónomos.  d. Participar en los sistemas no  jurisdiccionales de solución de las  controversias colectivas de los  trabajadores . 

Página

Trabajadores autónomos  a. Afiliarse al sindicato o asociación  empresarial de su elección, en los  términos establecidos en la legislación  correspondiente.  b. Afiliarse y fundar asociaciones  profesionales específicas de  trabajadores autónomos sin  autorización previa.  c. Ejercer la actividad colectiva de  defensa de sus intereses  profesionales.   


Las asociaciones profesionales de trabajadores autónomos se caracterizan por:  ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ ‐

Se regirán por Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de  asociación.  En la denominación y Estatutos se hará referencia a la especialidad subjetiva y  de objetivos.  Tendrán por finalidad la defensa de los intereses profesionales de los  trabajadores autónomos.  No tendrán ánimo de lucro.  Podrán ser declaradas de utilidad pública.  Solo podrán ser suspendidas o disueltas mediantes resolución judicial fundada  en incumplimiento grave de las leyes. 

El artículo 21 de la LETA fija asimismo los criterios objetivos para la determinación  de asociación profesional representativa de los trabajadores autónomos; tal  condición será declarada por un Consejo con composición impar ( no superior a 5  miembros). Estas asociaciones, junto con los sindicatos más representativos tienen  una posición jurídica singular que les otorga la Ley Orgánica de Libertad Sindical.  La Ley también crea el Consejo del Trabajo Autónomo como órgano consultivo del  Gobierno.  3.7 –Los Acuerdos de Interés Profesional.

El artículo 13 de la LETA establece que los Acuerdos de Interés Profesional (AIP) son  concertados entre sindicatos o asociaciones que representen a los TRADE y las  empresas para las que ejerzan su actividad. El contenido de los mismos se podrá  referir a:condiciones de modo, tiempo y lugar de ejecución de dicha actividad, así  como otras condiciones generales de contratación. 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Página

20

Estos AIP se realizaran al amparo del Código Civil y su eficacia se limitará a los  firmantes y, en su caso, a los afiliados de las asociaciones firmantes que hayan  prestado expresamente consentimiento, en consecuencia aquí encontramos una  profunda diferencia respecto a los convenios colectivos. 


4 – La protección social del trabajador autónomo. Como resulta evidente la afiliación y alta es obligatoria para el trabajador autónomo  pues producirá efectos sobre la obligación de cotizar y el derecho a la acción  protectora. La afiliación será única para la vida profesional, sin perjuicio de las altas,  bajas y variaciones que pueda producirse.  A efectos de la cotización se considerará el primer día hábil del mes natural en que  concurran las condiciones para ser incluido.  4 .1 – Cotización.

Los trabajadores autónomos esta obligados a cotizar. Las bases mínimas y máximas  serán las establecidas en la Ley de Presupuesto del Estado de cada año. Para el año  2011, momento en que se redacta el presente documento, las bases de cotización  máxima y mínima son, respectivamente, de 3.230,10 y 850,20 euros mensuales.Ésta  será también la correspondiente a accidentes de trabajo y enfermedad profesional,  en el caso de elección.   Una tabla resumen correspondiente a las bases de cotización y los tipos podemos  consultarla en la página siguiente:   

Página

21

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Base Mínima euros/mes

850,20

Base Máxima euros/mes

3.230,10 Trabajadores que en 01/01/2011, tengan una base de cotización igual o superior a 1.665,90 euros, o causen alta en este régimen especial podrán elegir entre 850,20 y 3.230,10 euros/mensuales.

Base Cotización 48 y 49 años

Si la última base de cotización es inferior a 1.665,90 euros no podrán elegir una base superior a 1.682,70 euros, salvo opción de cambio de base antes del 30 de junio, con efectos del 1 de julio de 2011. En el caso del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen especial con 48 ó 49 años de edad, no existirá la limitación prevista en el párrafo anterior. Si la base es igual o superior a 1.665,90 euros/mensuales, podrán elegir entre 850,20 y 3.230,10 euros/mensuales.

Si la última base de cotización es inferior o igual a 1.665,90 euros, podrán optar entre 850,20 y 1.682,70 euros/mensuales. Base cotización mayores 50 años con Si la última base de cotización es superior o igual a 1.665,90 euros, 5 o más años podrá optar entre 850,20 y el importe de aquélla incrementada en un 1 cotizados por ciento.

Con carácter general estará comprendida entre 916,50 y 1.682,70 euros/mensuales. Base cotización con En el caso del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como 50 años o más a consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen especial con 45 o 01/01/2011 más años de edad, podrá optar por una base de cotización comprendida entre 850,20 y 1.682,70 euros/mensuales 29,80 por ciento Tipo con IT 29,30 por ciento con cese de actividad. Tipo sin I.T.

26,50 por ciento

Tipo AT y EP (con I.T.)

Tarifa primas disposición adicional cuarta Ley 42/2006, de 28 de diciembre, en redacción dada por la disposición final octava de la Ley 26/2009, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010, sobre la misma base de cotización elegida por los interesados por contingencias comunes.

Fuente: http://www.seg‐social.es   

Página

22

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


4.2 – Acción protectora.

‐ ‐

La Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo establece que el Régimen Especial  del Trabajador Autónomo tiene las siguientes prestaciones:    Asistencia sanitaria en los casos de maternidad, enfermedad común o  profesional y accidentes, sean o no de trabajo.  Prestaciones económicas en las siguientes situaciones:  ‐ Incapacidad temporal  ‐ Maternidad y paternidad.  ‐ Riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia.  ‐ Incapacidad permanente.  ‐ Jubilación.  ‐ Muerte y supervivencia.  ‐ Prestaciones familiares por hijo a cargo. 

En varias de las prestaciones anteriores se aplican los mismos términos, condiciones y  requisitos que en el Régimen General. Cuando sucede no se realiza un desarrollo  extenso de las mismas.  4.2.1 – Incapacidad Temporal.

Los requisitos para tener derecho son:  ‐ ‐ ‐ ‐

Página

23

Estar afiliado y en alta o situación asimilada al alta.  Cotizaciónde 180 días cotizados dentro de los 5 años inmediatamente  anteriores a la fecha de la baja en las situaciones de enfermedad común.  Encontrarse al corriente de pago de las cuotas.  Presentar ante la Entidad Gestora o Mutua la declaración sobre la persona que  está gestionando directamente el establecimiento mercantil, industrial o de otra  naturaleza del que sea titular el trabajador autónomo o en caso contrario  solicitar el cese temporal o definitivo (plazo de 15 días desde el inicio de la IT).   

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Cuantía de la prestación.  Derivada de contingencias comunes:  1) Del 4º al 20º día de la baja: Base reguladora x 60%.  2) A partir del 21º día: Base reguladora x 75%.  3) Si el autónomo ha optado por la cobertura de contingencias  profesionales la prestación será: Base reguladora x 75% des del primer  día de la baja.  La base reguladora será la base de cotización del autónomo del mes anterior a la  baja.  4.2.2 – Maternidad y paternidad.

‐ ‐ 

Página

24

Tienen derecho en los mismos términos y extensión que para el régimen  general, con algunas particularidades.  Los autónomos presentaran – excepto los TRADE y autónomos agrarios‐ una  declaración de la situación de actividad sobre la persona que gestiona el negocio  o sobre la interrupción temporal del mismo.  Requisitos:  Afiliada y en alta o situación asimilada.  Periodo mínimo de cotización:  trabajador menos de 21 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la  decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por  la que se constituye la adopción, no se exigirá período mínimo de cotización.  trabajador  entre 21 y 26 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la  decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por  la que se constituye la adopción:   90 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al  momento del inicio del descanso o, alternativamente,    180 días cotizados a lo largo de su vida laboral con anterioridad  a dicha fecha. 

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


trabajador mayor de 26 años de edad en la fecha del parto o en la fecha de la  decisión administrativa o judicial de acogimiento o de la resolución judicial por  la que se constituye la adopción:   180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al  momento del inicio del descanso o, alternativamente,    360 días cotizados a lo largo de su vida laboral con anterioridad  a dicha fecha. 

En la maternidad  el subsidio tendrá una duración de 16 semanas ininterrumpidas. El  importe del mismo será del 100% de la base reguladora.  Respecto a la paternidad, los requisitos son:  ‐ ‐

Estar afiliado y en alta o asimilado al alta.  Periodo mínimo de cotización:  o 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha del  inicio de dicha suspensión o permiso, o, alternativamente,   o 360 días a lo largo de su vida laboral con anterioridad a la mencionada  fecha. 

La duración de la paternidad será de 13 días. El subsidió el 100% de la base reguladora.  4.2.3 – Incapacidad permanente.

Esta incapacidad deberá producirse cuando el trabajador se encuentre en alta  en el régimen de autónomos.  La protección por incapacidad permanente incluye todos sus grados, es decir:  permanente parcial, permanente total, absoluta y gran invalidez. Se le reconocen en el  los mismos términos que en el Régimen General, aunque las contingencias relacionadas  con accidentes de trabajo y enfermedades profesionales quedaran protegidas si el  trabajador ha optado por la cobertura.   

Página

25

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


4.2.4 – Jubilación.

La prestación tendrá la misma extensión y términos que la del régimen general,  aunque con algunas particularidades:  ‐ ‐ ‐ ‐

Edad: 65 años.  No existe integración de lagunas, es decir que los meses en blanco de cotización  no se computaran con las bases mínimas.  No se aplican las escalas de abonos en años, según la edad en 1‐1‐67.  No existe la jubilación anticipada a los 64 años, ni por la condición de mutualista    4.2.5 – Muerte y supervivencia.

Las situaciones protegidas son: viudedad, orfandad, en favor de familiares,  auxilio por defunción. Básicamente se reconocen en los mismos términos que en  el Régimen General.    4.2.6 – Prestaciones familiares por hijo a cargo.

Estas prestaciones tienen únicamente carácter no contributivo, con lo cual debe  considerarse inexistente como tales.    4.2.7 – Prestación por cese de actividad.

La regulación de la prestación se llevó a cabo mediante la Ley 35/2010, de 5 de  agosto.  Así, el cese de actividad deberá ser total en la actividad económica o profesional  que de forma habitual, personal y directa se viniere desempeñando y siempre  que hubiere dado lugar al encuadramiento obligatorio en el RETA. El cese de  actividad podrá ser definitivo o temporal.   

Página

26

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Se encontraran en situación legal de cese de actividad los trabajadores  autónomos que cesen en su actividad por:   

En el caso de los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE) que  cesen su actividad por la extinción del contrato con el cliente, en los siguientes  supuestos: 

Cuantía de la prestación. 

Página

27

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional


Duración de la prestación:  Se establecen dos escalas en función de la edad: 

 

Página

28

Formación y Orientación Laboral (FOL) Elaboración: Manuel Ortega. Octubre 2011 Santillana Formación Profesional

Autonomos régimen jurídico  

Guía básica de autónomos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you