Page 7

Volumen tres, número cuatro

PÁGINA

7

Actualidad Preocupación por los niños que viven en las prisiones En el Estado de Victoria, Australia, cinco niños viven con sus madres en cárceles. Tres niños, de edades comprendidas entre bebés a pre-escolar, están confinados en la cárcel de mujeres en el Dame Phyllis Frost Centre y dos más en Tarrengower. La mayoría han nacido en la cárcel. Una portavoz de los correccionales, dijo que diariamente se controla el bienestar de los niños y que estudios internacionales han "demostrado la importancia y el valor de mantener a los niños bajo el cuidado de sus madres en prisión". "El programa de las cárceles de Victoria ofrece a la madre y al niño la oportunidad de establecer un vínculo, y también proporciona a la madre la oportunidad de comprometerse con su rehabilitación", dijo esta portavoz. "Durante más de 20 años, el programa ha funcionado con éxito en las cárceles de Victoria y la principal preocupación es siempre anteponer el interés del niño". Los niños también pueden permanecer en la cárcel entre ocho y 24 horas con un permiso de los familiares. El psicólogo Michael Carr-Gregg dice que un estudio norteamericano ha demostrado que los niños que pasan cierto tiempo en prisión durante su crecimiento, son más propensos a cometer un delito, pero la investigación de Australia no ha establecido ningún vínculo al respecto. Dijo que los niños necesitan a sus madres, pero no deben pasar más de tres años en una prisión. "Hay una serie de problemas psicológicos que pueden provenir de un sentimiento de abandono y que deben ser sopesados teniendo en cuenta los posibles problemas psicológicos que puede comportar el hecho de crecer tras las rejas” dijo. Fuente: www.theage.com.au/national/concern-for-children-living-in-prisons-20081003-4tbp.html Los Niños con madres en prisión precisan ayuda En los EE.UU., muchas madres que experimentan el parto están acompañadas por el personal de la sala de maternidad, con médicos y enfermeras de apoyo. Sus maridos pueden grabar el nacimiento con una cámara de vídeo. Después de los primeros lloros del bebe para respirar, la madre y el niño se funden en un emotivo abrazo. El parto no es tan emotivo para el creciente número de mujeres que dan a luz tras las rejas. Es un momento de humillación, tristeza y separación. Antes, durante y después del parto, las madres suelen llevan grilletes. Nadie está ahí para tomar las primeras imágenes de bebé. Y es posible que el niño le sea arrebatado rápidamente por un trabajador social para dárselo a un miembro de su familia para que se haga cargo de él, o si son menos afortunados, el niño irá a parar a un centro de acogida. La madre vuelve a su celda de 2,7 por 3,5 metros con su aflicción. El vínculo entre la madre y el niño se rompe en el momento del nacimiento. En los Estados Unidos, hay alrededor de 1,2 millones de progenitores encarcelados en prisiones federales, estatales o locales. El número de madres en la cárcel creció un 88% entre 1991 y 2002. Si bien relativamente son pocas las mujeres encarceladas que dan a luz tras las rejas, alrededor de dos tercios de las reclusas son madres de hijos menores de edad. La mayoría de las mujeres que se encuentran en la cárcel lo están por delitos no violentos, principalmente relacionados con la droga. Casi el 60% de las madres en prisiones estatales vivía con sus hijos en el momento en que entraron en prisión. Con los escasos procedimientos o políticas que exijan o faciliten el mantenimiento de las relaciones entre madres y sus hijos, el sistema penitenciario a menudo es el responsable de las rupturas familiares. La mayoría de los progenitores encarcelados residen a más de 150 Km. de sus hogares. Mientras están en prisión, muchas madres rara vez ven a sus hijos y no se involucran en la toma de decisiones acerca de su bienestar, ni obtienen ninguna ayuda con la crianza de los hijos. Algunas pierden por completo la pista de sus hijos. Casi el 80% de los niños con la madre en prisión viven con un abuelo u otro pariente que en general recibe muy poco apoyo público. Aproximadamente el 10% de los niños con madres encarceladas se encuentran en hogares de acogida, y en algunos casos han entrado en dichos hogares antes de que los padres fuesen encerrados. Sin embargo, permanecer en hogares de acogida puede conllevar para un progenitor la pérdida permanente de la custodia de sus hijos, porque la ley federal requiere, con limitadas excepciones, que un estado presente una petición para poner fin a los derechos de los padres cuando un niño ha estado en hogares de acogida entre 15 y 22 meses. El plazo de tiempo establecido es especialmente problemático dado que el tiempo medio de internamiento en una cárcel estatal por parte de esas madres es de unos 49 meses. Los niños pueden traumatizarse profundamente por el encarcelamiento de sus madres. Puede que se sientan abandonados o se culpabilicen porque se les arrebaten a sus padres. Incluso los niños pequeños pueden sentir el estigma y la vergüenza de tener un padre tras las rejas. Distintos estudios han documentado que los hijos de padres encarcelados son propensos a problemas emocionales, a dificultades de comportamiento, a la falta de rendimiento académico, a la delincuencia juvenil, al abuso de sustancias prohibidas y con una mayor tendencia a verse envueltos en el sistema de justicia penal. La mayoría de los 1,5 millones de hijos de padres encarcelados pertenecen a las comunidades negra o latina. Fuente: www.citizen-times.com/apps/pbcs.dll/article?AID=200881008067 La intención Israelí de substituir las visitas a las prisiones por videoconferencias despierta la ira La administración israelí hizo pública su intención de circunscribir las visitas de familiares entre familias palestinas y presos políticos a un sistema de videoconferencia. Ya se han presentado cientos de denuncias contra las autoridades penitenciarias israelíes por otras prácticas humillantes durante las visitas, incluidas las largas esperas, los registros invasivos, las amplias separaciones entre visitantes y presos, y la poca frecuencia de visitas. El efecto sobre los niños que sólo podrán ver a sus padres a través de video, es especialmente preocupante. Los más afectados serán los 1,6 millones de ciudadanos de la Franja de Gaza que se encuentran actualmente bajo asedio israelí. Este nuevo sistema permitirá que la administración israelí excuse la violación de normas internacionales argumentando que si hay un método para las visitas que no requiere la libertad movimiento, está fuera del ámbito de cualquier queja interpuesta por la Cruz Roja. Fuente: english.pnn.ps/index.php?option=com_content&task=view&id=3671&Itemid=1

NewsletterES OCTUBRE 2008  

 Morning Tears y la asociación Adopchina compartirán el 1% de la recaudación total durante el fin de  12 niños nuevos llegaron durante los...

Advertisement