Page 1

Origen e historia del Basset Hound La mayor parte de las razas caninas cuentan con todo tipo de anécdotas y leyendas alrededor de su origen e historia y como no podía ser de otra forma, en el caso del Basset Hound, a lo largo de su desarrollo como raza, nos topamos con varios aspectos interesantes que intentaremos desglosar a lo largo del presente artículo. TEXTO: MARIANO GALÁN ZANCAJO (PRESIDENTE CEBH)

unque la mención a perros de talla pequeña dedicadas al seguimiento de rastros de piezas de caza menor aparece en diversos documentos a lo largo de la historia, la raza, tal y como la conocemos hoy en día, tiene su origen en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX, de forma paralela al comienzo de las Exposiciones Caninas, tal y como las entendemos actualmente. A pesar del origen inglés de la raza, las raíces del Basset Hound proceden realmente de Francia, país en el que desde hacía tiempo se conocía la existencia de las denominadas razas tipo Basset, que hacían referencia a perros de talla pequeña muy apropiados para acompañar a los cazadores de caza menor a pie y que, hoy en día, cuenta con varios representantes como el Basset Fauve de Bretaña, Basset Artesiano Normando, Petit Basset Griffon Vendeano, etcétera. En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que se pueden observar a perros de talla baja con proporciones parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual, tan sólo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas. Varios siglos más tarde, en la época del Imperio Romano, se encuentra documentada la existencia de los llamados «Canis Sagaces», que se caracterizaban por poseer un fino olfato y que eran utilizados en cacerías para la búsqueda de rastros, si

FOTOS PÁGINA IZQUIERDA Y ESTA PÁGINA: JOSÉ MARÍA MORENO SANZ.

A

bien siendo realistas, es también bastante probable que las similitudes morfológicas de aquellos perros fueran más bien escasas con respecto al Basset Hound.

Más adelante, ya en plena edad media, el monje San Huberto, patrón de los cazadores, seleccionó un tipo de perro, conocido como Perro de San Huberto, que se E L P E R R O E N E S PA Ñ A 67


68 E L P E R R O E N E S PA Ñ A

un tratado titulado «La Venerie», escrito por Jacques du Fouilloux y publicado en 1562. A la vista de las referencias bibliográficas más antiguas, se puede concluir que las razas tipo Basset se desarrollaron fundamentalmente en Francia, de forma que existía una amplia variedad de éstas adaptadas a las características del terreno sobre el que desarrollaban su

FOTO: ÁNGEL MARTÍ CALLAU.

FOTO: ÁNGEL MARTÍ CALLAU.

caracterizaba por poseer un extraordinario olfato y que, debido a sus notables cualidades, tuvo una extraordinaria distribución por todo el continente europeo y que, a la larga, acabó originando tres categorías de Perro de San Huberto en función de su tamaño: ■ Chiens d´Ordre: Correspondiente a perros de gran talla, con una altura de más de 50 cm. y de los que procederían Chien de Saint-Hubert, también conocido como Bloodhound. ■ Chiens Briquets: Perros de un tamaño intermedio, con una altura comprendida entre 38 y 50 cm. y que acabarían dando origen a razas como el Sabueso Español, Chien d’Artois, el Ariégeois o el Briquet Griffon Vendéen. ■ Chiens Bassets: Perros de talla pequeña, con una altura a la cruz inferior a 38 cm. y que se encuentra en el origen de todas las razas Basset de sabuesos: Petit Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand, Basset Bleu de Gascogne o el mismo Basset Hound. En ese sentido, la primera referencia histórica moderna documentada de la palabra Basset para un determinado tipo de perro la encontramos en

actividad las diferentes razas tipo Basset, que se diferenciaban fundamentalmente en su tamaño, color y tipo de pelo y que acabaron dando origen a razas como el Basset Fauve de Bretagne, el Basset Bleu de Gascogne, el Basset Griffon Vendéen, Basset Artésien Normand o razas que hoy no existen como el Basset de Normandie o el Basset d´Artois. Llegado este momento, merece la pena destacar la posible referencia a perros de características similares al Basset Hound en unos versos de William Shakespeare en su obra «El sueño de una noche de verano», que reza lo siguiente: «Mis perros vienen de la raza de Esparta, con las mismas grandes quijadas, el mismo color arena, y de sus cabezas cuelgan orejas que barren el rocío de la mañana. De rodillas torcidas y un pellejo bajo el cuello como toros de Tesalia, lentos en la persecución, pero emparejados en la voz como campanas.» Sin embargo, a pesar de todo lo comentado hasta el momento, el origen del Basset Hound moderno, tal y como lo conocemos actualmente, se remonta a tiempos más cercanos, concretamente a la segunda mitad del siglo XIX, momento en el cual en Inglaterra se realizaron cruces de perros Basset, a partir de ejemplares tipo Basset Artesiano Normando con bastante sustancia, largos y muy bajos, con ejemplares de Bloodhound, y que acabó originando una raza con elevada sustancia, una expresión


FOTO: JOSÉ MARÍA MORENO SANZ.

característica, heredada en gran medida del Bloodhound y unas características únicas como perro de rastro. De esta forma y de acuerdo a los datos existentes, en 1866, Lord Galway adquiere una pareja de Basset Artesien-Normand al Conde de Tournon y una camada de esta pareja es vendida a Lord Onslow, que

En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones

realizó cruces con razas inglesas, fundamentalmente Beagles y Bloodhounds. Por otro lado, en 1874, Sir Everett Millais, después de ver los bassets franceses en la exposición canina de París, adquirió un perro de nombre «Modelo» como semental, exhibiéndolo públicamente en 1875. Conviene E L P E R R O E N E S PA Ñ A 69


Traducción de la primera descripción moderna del Basset Hound que sirvió como base para la redacción de su primer estándar (George Krehl. 1882)

FOTO: ASUNCIÓN BUSTOS FRÍAS.

1

quedarnos con el nombre de Sir Everett Millais, puesto que más adelante volverá a aparecer, protagonizando una anécdota muy interesante desde el punto de vista del avance de la genética. Por otro lado, en 1881, George Krehl y Louis Clement, importaron de Francia grandes partidas de perros franceses y en 1882 Kerhl adquiere a «Blanchette» y «Oriflamme» del criadero de Louis Lane de Chateau de Frangueville, que junto al del Conde de le Couteulx de Canteleu se dedicaban a la cría del Basset Artesien-Normand. De esta época son «Júpiter», «Pallas» y «Fino de París», que se hicieron famosos en Inglaterra con la publicación de un grabado en el que aparecían. Toda esta actividad conduce a la fundación en 1883 del Basset Hound Club, por parte de todos los protagonistas anteriormente mencionados y que condujo a que en la exposición canina celebrada en 1886 en el Aquarium de Londres se contase con la participación de 120 ejemplares, una cifra realmente importante. Cuatro años antes, en 1882, George Krehl redacta una descripción de la raza en la publicación «The Dogs of the British Islands», editado por John Henry Walsh que pocos años más tarde servirá como base para el primer estándar de la raza, que mantuvo su validez durante más de sesenta años en algunos aspectos como las características de la cabeza y su piel suelta y en el que paradójicamente tan sólo se incluye a la capa tricolor como válida. 70 E L P E R R O E N E S PA Ñ A

Comenzando con la cabeza, como la parte distintiva de todas las razas. La cabeza del Basset Hound es más perfecta cuanto más se asemeja a la de un Bloodhound. Es larga y estrecha, con belfos pesados, con un occipucio prominente y la frente arrugada hacia los ojos, que deben ser amables y mostrar la conjuntiva. El aspecto general de la cabeza debe presentar alta pureza y una reposada dignidad; los dientes son pequeños y la mandíbula superior sobresale a veces, lo que no es una falta y se llama «boca de liebre». Las orejas son muy largas y cuando se tiran hacia adelante sobresalen más allá de la nariz de forma que en la caza muy a menudo se las pisan; tienen una inserción baja y cuelgan en pliegues sueltos como una vestidura y en los extremos giran hacia el interior, la textura es fina y aterciopelada. El cuello es poderoso, con papada pesada. Los codos no deben sobresalir. El pecho es profundo, lleno y con aspecto de «soldado». El cuerpo es largo y bajo. Las patas delanteras son cortas, de alrededor de 4 pulgadas y ceñidas al pecho hasta la rodilla retorcida de donde la arrugada muñeca termina en una masiva mano, con cada dedo destacándose con claridad. Las articulaciones de las patas traseras se curvan y los cuartos traseros son musculados, destacando de manera que cuando uno mira al perro por detrás se observa redondeado similar a un barril. Esto, junto a su peculiar andar patoso da hasta cierto punto la naturaleza del Basset Hound fácilmente reconocido por el juez y tan deseable como el carácter terrier en un terrier. La cola es gruesa en su base y llevada a modo de un sabueso. El pelaje es corto, liso y fino y tiene un brillo similar al de un caballo de carreras. Para conseguir esa apariencia se debe utilizar manopla y nunca cepillado. La piel es floja y elástica. El color debe ser negro, blanco y marrón. La cabeza, los hombros y los cuartos traseros deben ser marrones, con manchas negras en la espalda. A veces también puede tener color liebre.

2

3

4 5

6 7

8

En 1897, el Basset Hound se convierte en protagonista de la demostración empírica de la famosa «Ley de la Herencia Ancestral» de Galton, puesto que éste utilizó los registros de Sir Everett Millais de las diferentes camadas de Basset Hound criadas por él mismo, en las que entre otros datos mantenía registro del color de capa de los ejemplares, datos que fueron utilizados para refrendar la validez de la ley formulada por Galton, y que aunque hoy en día sabemos que no es del todo cierta, supuso uno de los pilares para el desarrollo de la genética. La Primera Guerra Mundial condujo a la desaparición del Basset Hound Club y de forma paralela supuso un descenso en el número de ejemplares, mientras que la Segunda Guerra Mundial logró reducir aún más la cría de esta raza. Sin embargo, en 1954 se crea un nuevo Basset Hound Club, que supuso un nuevo impulso para la raza, al pasar de 12 inscripciones registradas en el Kennel Club en 1950 a 1.687 inscripciones en 1965, gracias al abnegado trabajo de todos los miembros del Basset Hound Club, al que debemos en gran medida que hoy en día podamos continuar disfrutando de una raza de características tan especiales como el Basset Hound. En España, no comienzan a verse ejemplares de Basset Hound hasta la década de los 70, con la importación de algunos ejemplares de Inglaterra y a finales de esa década y comienzos de los 80, comienzan a aparecer los primeros criadores nacionales dedicados a la raza. La década de los 90 se convierte en la edad dorada del Basset Hound en España, puesto que aparecen un buen número de criadores, que constituyen el germen de la creación del Club Español del Basset Hound en 1995, además de que se importan un buen número de ejemplares de gran calidad y diferentes procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España y que, a día de hoy, continúan constituyendo la columna vertebral de los programas de cría seguidos por los principales criadores españoles.

Origen e historia del Basset Hound  

Artículo publicado en la revista "El Perro en España" de la Real Sociedad Canina de España en la que se trata sobre la historia y origen del...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you