Issuu on Google+

Capítulo 7: Personalización Introducción

En los capítulos anteriores, hemos discutido las maneras de lograr las calidades del entorno que maximicen las opciones de sus usuarios. No hemos considerado el proceso de participación del público en la toma de decisiones de diseño. En el caso de intervenciones urbanas, la participación del público es siempre positiva. Sin embargo, esta limita, generalmente, a la escogencia de alternativas y el énfasis de objetivos. El diseño en detalle siempre es realizado por profesionales con formación técnica. Así, las personas viven y trabajan en entornos diseñados por otros. Por esto es de especial importancia que el diseño permita a la gente personalizar los entornos. De esta manera, los usuarios pueden imprimir sus propios gustos y valores en los ámbitos que habitan. Extrañamente, permitir la personalización exige un esfuerzo considerable del diseñador. Este capítulo discute cómo aplicar este esfuerzo de manera más efectiva. Personalización y legibilidad

Existe una razón secundaria para apoyar la personalización. La personalización hace lucir más claro el patrón de actividades de un lugar. Esto es particularmente valioso en los entornos robustos, que acomodan una gran variedad de usos que pueden cambiar en el tiempo. Al alentar a cada usuario a "vestir" un edificio a su gusto, la personalización logra que cada uso sea explícito. Tendencias actuales

La personalización pareciera estar de auge hoy en día, en parte por la existencia de un gran rango de posibilidades de cambiar la apariencia externa del edificio a un costo relativamente bajo. En ciertas circunstancias, los efectos combinados de estos cambios se convierten en un tema político. El tipo de transformación ilustrado abajo ha generado fuertes polémicas sobre el control versus la libertad individual. Esto es sólo un problema donde la personalización no fue considerada como un elemento integral del diseño original. Volveremos a este tema más adelante. Primero, debemos explorar el proceso de personalización, y cómo promoverla.


Tipos de personalización Los usuarios personalizan de dos maneras: - para mejorar las características prácticas de un lugar. - para cambiar la imagen de un lugar. En el capítulo 4, ya discutimos maneras de facilitar que los usuarios adapten los edificios a sus necesidades prácticas. Por esto, nos concentraremos en la personalización de la imagen de un lugar. ¿Por qué personalizar las imágenes? Las personas personalizan la imagen de un edificio por dos razones principales: - como afirmación de sus gustos y valores: personalización afirmativa. - porque perciben su imagen existente como inapropiada: personalización correctiva. Desde nuestro punto de vista, la personalización afirmativa debe apoyarse siempre. Aunque a veces los diseñadores pueden deliberadamente diseñar imágenes inapropiadas con el propósito de provocar la personalización correctiva, esto no siempre funciona, pues las personas solo desarrollan una relación participativa con lugares que les gustan. Limitaciones sobre la personalización La personalización se encuentra limitado por tres factores principales: - la situación de tenencia. - el tipo de edificio. - la tecnología. Tenencia

Es poco probable que la personalización ocurra si el usuario no ejerce ningún tipo de dominio legal sobre su entorno. El poder disponer de la posibilidad de personalizar el entorno, entonces, depende de la situación e tenencia. La tenencia afecta la personalización en dos aspectos claves: - el dinero invertido en ella. - su permanencia.


Los diseñadores conocen la tenencia y usos iniciales de un proyecto, pero es importante recordar que los entornos y edificios robustos que diseñamos sufrirán cambios con el tiempo. Los arquitectos, entonces deben pensar en la posibilidad de un rango amplio de posibilidades de tenencia, excepto en los tipos de edificios muy especializados, donde es poco probable un cambio de tipo de tenencia durante la vida del edificio. Tipo de edificio Las personas tienden a personalizar los lugares que ocupan constantemente por períodos largos de tiempo: en la práctica, sus casas y lugares de trabajo. Casa todos los edificios contienen residencias o lugares de trabajo, o por lo menos podrían albergar eventualmente estos usos. La mayoría de los edificios, entonces deben diseñarse pensando en su personalización. Aun cuando la mayoría de los edificios deben facilitar el proceso de personalización, los espacios tienden a no ser personalizados, pues las personas no permanecen suficiente tiempo en ellos. Como estos espacios pueden tener mucho significado, su falta de personalización debe compensarse con una dosis adicional de riqueza (ver Capítulo 6). Tecnología El apoyo a la personalización implica, entre otras cosas, que el entorno sea fácil de usar. Esto significa que la tecnología utilizada debe concordar con las posibilidades tecnológicas con que cuentan los usuarios para modificar su entorno. Como esto es difícil de predecir, es mejor usar materiales y técnicas que la gente común pueden dominar, por lo menos donde la personalización tiene mayor probabilidad de ocurrir. ¿Donde ocurre la personalización?

En la personalización de un lugar, los usuarios afirman sus gustos y valores, tanto para si mismos como a los demás. El aspecto auto-afirmativo normalmente ocurre dentro del espacio


privado del usuario, mientras que la afirmación a los demás ocurre en el umbral entre lo público y privado. Personalización privada

Los elementos físicos que apoyan la personalización dentro de un espacio consisten de superficies internas y elementos focales. Estos se discuten en la Hoja de Diseño 7.1. Personalización pública La personalización también puede comunicarse a través del límite entre los dominios publico y privado. Esto ocurre sobre todo en los huecos en esta frontera: - entradas (ver Hoja de Diseño 7.2), - ventanas (ver Hoja de Diseño 7.3). Se expresan mas clara de las intenciones de personalización se encuentran en la superficie externa de los edificios. Esto se discute en la Hoa de Diseño 7.4. Impacto público Si el edificio no está diseñado específicamente para aceptarla, un alto grado de personalización puede resultar perjudicial al para el público de los edificios que componen un entorno, destruyendo el balance entre patrón y variedad buscado en el Capítulo 6. La personalización puede crear caos en un patrón frágil. Cuando las acciones privadas perjudican al dominio público, se vuelven un tema político. Esto no quiere decir que debemos reprimir la personalización. Más bien, implica la necesidad de edificios que pueden aceptarla sin degenerar en caos.

Patrones de personalización La personalización no es aleatoria. La gente personaliza sólo el espacio que puede controlar, así que los patrones de personalización reflejan patrones de tenencia, los cuales son predecibles. Aún en el caso de los edificios más robustos, no es difícil establecer las posibilidades más probables. Al hacer esto, los patrones de personalización pueden estimarse en términos generales, para ver si


pueden perjudicar las calidades visuales incorporadas el proyecto en etapas anteriores del proceso de diseño. La Hoja de Diseño 7.5 explora cómo esto puede hacerse, y cómo el diseño puede se modificado para alentar la personalización sin destruir la coherencia visual ni la riqueza. Implicaciones de Diseño

Cómo alentar la personalización: 1. Tome como el diseño desarrollado en el Capítulo 6 como punto de partida. 2. Desarrolle el diseño detallado para las superficies internas (Hoja de Diseño 7.1). 3. Desarrolle el diseño detallado de las entradas, tanto internas como externas (Hoja de Diseño 7.2). 4. Desarrolle el diseño detallado de las ventanas (Hoja de Diseño 7.3). 5. Desarrolle el diseño detallado de las superficies externas. Evaluar los efectos probables de la personalización públicamente visible y modificar el diseño, si es necesario (Hoja de Diseño 7.4).


Responsive environments, cap. 7