Issuu on Google+

Capítulo 5: Coherencia Visual

Introducción Las decisiones anteriores sobre la planificación y masificación de los edificios han definido, en términos muy generales, la apariencia del proyecto. Ahora debemos pensar en más detalle sobre la apariencia. Esto es importante porque la apariencia afecta fuertemente la manera en que las personas interpretan un lugar. Quieran o no los diseñadores, la gente asocia significados a los lugares. Cuando estos significados fortalecen las posibilidades de los ciudadanos de gozar de muchas opciones, el lugar tiene lo que llamamos coherencia visual. ¿Cuando es apropiado la coherencia visual? La coherencia visual tiene particular importancia en aquellos lugares frecuentados por personas de diversas características socioculturales, y sobre todo cuando la apariencia física del lugar no puede ser modificado por sus usuarios. Tanto en los espacios interiores como los exteriores, la coherencia visual tiene mayor importancia en los ámbitos públicos. En cuanto al espacio público exterior, tiene mucha relevancia la apariencia de las fachadas exteriores de los edificios que definen el dominio público. ¿Que hace que un lugar sea visualmente coherente?

Las interpretaciones que las personas asignan a un lugar pueden reforzar la amplitud de opciones en tres niveles diferentes: - al apoyar su legibilidad, en términos de forma y uso. - al apoyar su variedad. - al apoyar su robustez, tanto en gran como pequeña escala. Legibilidad de la forma En el Capítulo 3, diseñamos la masa de los edificios para reforzar la legibilidad del área donde se ubica. Ahora, la apariencia detallada debe desarrollarse para reforzar ese objetivo. Por ejemplo, si se pretende que un edificio sea visualmente integrado


a su entorno, es importante que los usuarios reconozcan la semejanza de su diseño detallado con el de los edificios adyacentes. Pero existe un problema. Los diferentes grupos de usuarios pueden tener diferentes opiniones sobre la semejanza o no entre dos edificios. Un grupo puede dar mayor importancia a las proporciones o estructura visual global, mientras que otro grupo podría fijarse en las pistas visuales mas detalladas, como la similitud del diseño de las puertas y ventanas, por ejemplo. Legibilidad del uso En el Capítulo 3, consideramos la forma de localizar los usos para mejorar la legibilidad. La apariencia detallada de un lugar debe ayudar a sus usuarios a comprender el patrón de usos que contiene. Por ejemplo, un edificio municipal debe parecer ser un edificio municipal, una casa debe parecerse una casa, etc., para un número máximo de personas. Sin embargo, vuelve a aparecer el mismo problema; lo que parece ser un edificio municipal puede parecer, para un grupo de gente, una fabrica. O incluso, pueden interpretar correctamente el edificio como un edificio municipal, pero con rasgos negativos- un lugar burocrático en vez de un lugar democrático, por ejemplo. Si un lugar se interpreta de manera negativa, sus usuarios no se inclinan a adoptar una actitud exploratoria y activa hacia ello, y su potencial para facilitar opciones se reduce proporcionalmente. Variedad En el Capítulo 2, consideramos cómo hacer posible que una amplia variedad de usos coexistan en un área. La apariencia detallada de los edificios puede ayudar en este sentido, al hacer que la imagen del área parezca apropiada para cada uno de los usos propuestos. Aquí también existe un problema. A la gente tal vez no le desagrada tener un edificio municipal frente a su casa, pero si el edificio se interpreta como una fabrica, su actitud podría ser otra.


Robustez en gran escala En el Capítulo 4 examinamos como diseñar un edificio para poder acomodar una gran gama de usos. Su apariencia detallada debe reforzar este potencial, pareciendo apropiada para todos los usos propuestos. Aquí hay otro problema: ¿cómo puede un edificio ser diseñado para parecer ser varias cosas a la vez y, al mismo tiempo, aclarar los usos que realmente alberga? Robustez en pequeña escala En escala más pequeña, el Capítulo 4 también considera maneras de diseñar los espacios particulares dentro de un edificio- o al aire librepara que puedan ser utilizados para muchos usos diferentes. Así, una misma casa podría servir bien a familias con diferentes estilos de vida. Pero esto también trae un problema: ¿cómo podría diseñarse una casa para que personas con diferentes rasgos culturales la sientan apropiada?

El papel de la apariencia detallada Ahora debe ser claro que, al superar los problemas señalados, la apariencia detallada de un lugar juega un papel fundamental en el éxito de un proyecto; no es simplemente un producto secundario del plan ni una ocurrencia artística. La idea de que las fachadas de los edificios tienen tareas específicas que desempeñar no se ocurre a muchos diseñadores. Para que no se nos olvide, es necesario preparar unas especificaciones detalladas de acuerdo con los objetivos que se espera que logre cada superficie visible desde el espacio público. Esto se ve en la Hoja de Diseño 5.1. ¿Cómo lograr estos objetivos? Para alentar la interpretación correcta, debemos entender cómo la gente forma juicios alrededor de los lugares.

¿Cómo interpretamos los lugares? La gente asocia pistas visuales con significados particulares porque han aprendido a hacerlo. Pero la gente no aprende en un vacío social.


Mucho de nuestro aprendizaje formal e informal es compartido por grupos cuyos miembros, en consecuencia, interpretarán de forma similar un lagar determinado. Pero miembros de diferentes grupos podrían tener interpretaciones diferentes de u mismo lugar. Esto ocurre por dos razones: - su experiencia ambiental difiere a la de otros grupos. - sus objetivos difieren de los de otros grupos. Por ejemplo, los ciudadanos británicos han sido criados en calles con una apariencia similar a la del dibujo de abajo. Este es el tipo predominante de vivienda que estas personas conocen, de manera que edificios nuevos que contienen pistas visuales similares a las del dibujo de abajo probablemente serán interpretados como viviendas. Pero los objetivos de las personas determinan si un edificio con esa apariencia será interpretada como vivienda apropiada o no. Por ejemplo, algunos grupos pueden ser intensamente preocupados sobre el peligro del cambio en su estatus social, y pueden interpretar, negativamente, la vivienda que contiene pistas visuales asociadas con la calle tradicional como un entorno de la clase obrera. Para otros grupos la misma escena puede tener una familiaridad confortante. Esto significa que si vamos a diseñar lugares visualmente apropiados, usando pistas que los diferentes grupos de usuarios interpretarán positivamente para la variedad, legibilidad y robustez, debemos indagar sobre las experiencias ambientales y los objetivos de sus usuarios, y buscar pistas visuales relevantes para cada grupo. ¿Cuáles pistas requerimos? Para apoyar la legibilidad, necesitamos pistas que nos ayudan a relacionar el edificio con su contexto. Estas pistas, llamadas pistas contextuales, deben reforzar los nodos, sendas, hitos, bordes o distritos o destacar la ubicación del edificio con respecto a ellos. Variedad y robustez, en cambio, tienen que ver con las maneras en que el proyecto es utilizado. Para apoyar estas calidades, necesitamos pistas, llamadas pistas de uso, que nos ayuden a interpretar los lugares como apropiados para los usos que nos conciernen. Pistas deben ser orientadas, entonces, por la experiencia y motivación de los grupos de usuario. Maneras de identificar ambos tipos de pistas se discuten en la Hoja de Diseño 5.2.


El uso de pistas en el diseño Una vez identificado un conjunto de pistas, debemos usarlas para lograr los objetivos señalados en la Hoja de Diseño 5.1: empleando las pistas contextuales para lograr los objetivos de legibilidad y las pistas de uso para apoyar los objetivos de variedad y robustez. Las maneras de usar las pistas contextuales se exploran en la Hoja de Diseño 5.3 y 5.4, mientras que la Hoja de Diseño 5.5 concierne las pistas de uso. El proceso final de juntar todas las pistas en un diseño detallado se discute en la Hoja de Diseño 5.6. Implicaciones para el diseño Cómo lograr coherencia visual: 1. Usar como punto de partida el diseño desarrollado en el Capítulo 4. 2. Establecer los objetivos detallados para cada fachada visible desde el espacio público, especificando cuáles de las calidades deseadas deben ser comunicadas a cada grupo de usuarios. (Hoja de Diseño 5.1) 3. Encontrar el vocabulario necesario de pistas visuales, tanto contextuales como de uso, necesario para lograr estos objetivos. (Hoja de Diseño 5.2) 4. Considerar las implicaciones de las pistas contextuales en el logro de legibilidad. (Hojas de Diseño 5.3 y 5.4) 5. Considerar las implicaciones de las pistas de uso en el logro de los objetivos de variedad y robustez. (Hoja de Diseño 5.5) 6. Emplear las pistas en el diseño final de cada fachada. (Hoja de Diseño 5.6)


Responsive environments, cap. 5