Issuu on Google+


Voces de Chilecalifica Sistema de Formaci贸n Permanente

!""#


Chilecalifica agradece la colaboración para este libro de Silvia Galilea (Coordinadora de la Unidad de Competencias Laborales, del Área de Innovación y Desarrollo, Sence) y Hernán Araneda (Director del Programa de Competencias Laborales, Fundación Chile).

© 2005. Chilecalifica Registro de Propiedad Intelectual Nº 151.508 ISBN: 956–292–110–7

Teatinos 20, Piso 6°, Santiago de Chile Fono: 390 4457 – www.chilecalifica.cl

Este libro es una publicación de Chilecalifica, programa triministerial de los Ministerios de Economía, Educación y Trabajo.


Indice Presentaciones Jorge Rodríguez Grossi Sergio Bitar Chacra Yerko Ljubetic Godoy Ignacio Canales Molina

Ministro de Economía Presidente Directorio de Ministros Chilecalifica Ministro de Educación Ministro del Trabajo y Previsión Social Director Ejecutivo Chilecalifica

Misión de Chilecalifica

! " #$ #%

&$

Testimonios Nivelación de Estudios

&! Ana Cortés Nivela primer ciclo de Educación Media

Capacitación

&% $!

Marta Calderón Capacitada como guía de turismo Formación Técnica

$% '!

Pedro Cancino Director Liceo de Formación Técnica Orientación e Información Laboral Wilson Paz Profesor( jefe de la Red de Orientación San Felipe Certificación de Competencias Laborales Macarena Milstein Psicóloga( jefa de Selección y Estudios ViĖa Santa Rita

'% !!

!% )!

)%


Jorge Rodríguez Grossi Ministro de Economía Presidente Directorio de Ministros Chilecalifica Chilecalifica es una iniciativa extraordinaria. Lo digo con sinceridad y no porque debo prologar esta publicación. En verdad, Chilecalifica ha venido a responder a una de las necesidades más importantes que tiene el país a partir de su inserción internacional, de los efectos que ella provoca en nuestra economía cuando cambias las ventajas comparativas, y del propósito que tiene de generar una red de protección social básica para impedir que esta inserción se convierta en una situación traumática permanente para las familias chilenas. En efecto, la mayor integración de Chile a la economía mundial nos ha proporcionado una espectacular oportunidad de especializarnos en diversos rubros productivos, alcanzando en ellos un grado de excelencia muy importante. Hay numerosos casos a la vista, aunque aquellos de los salmones, vinos y frutas son probablemente los más famosos. Sin embargo estos logros, al igual que los deportivos, hay que defenderlos con vigor e inteligencia, porque no están per se asegurados. Efectivamente, siempre puede salir alguien al paso, como

#


le salimos a los noruegos en el caso de los salmones. Ello puede ocurrir por variadas razones, también al igual que en el deporte. Otros países adquieren ventajas por las razones que sean y nos podemos quedar con una industria disminuida o, peor, desaparecida. ¿Qué ocurre en ese caso? Sucede que no sólo es impactado el propietario de la empresa negativamente afectada sino que, también, los(as) trabajadores(as) pueden quedar cesantes y, aún peor, con sus oficios y conocimientos inservibles, porque desapareció o disminuyó la actividad en el rubro donde se desempeñaban. Esta situación puede ocurrirnos muchas veces en el futuro. ¿Y qué podemos hacer? En el caso del empresario, se puede anticipar modernizándose, entrenando a sus trabajadores(as), bajando costos, diversificando sus productos, entre otras posibilidades. En el peor de los casos, puede iniciar otra actividad productiva, como corresponde a un empresario. ¿Y los trabajadores y sus familias, qué? ¿Cómo pueden acreditar el oficio y calidad que tienen? ¿Qué pasa si son expertos en producción de calzado y deben postular a una empresa de alimentos? *

Chilecalifica ha sido diseñado y creado para dar respuestas adecuadas a estos dilemas, dentro del espíritu de generar una red de protección social a los trabajadores y sus familias que haga más amistoso el sistema económico actual, sujeto a fluctuaciones, ciclos y fenómenos de obsolescencia o riesgos derivados del comercio exterior como los señalados. El subsidio de cesantía en parte responde a aliviar parte del costo de esta. Pero no es suficiente. Actualmente, si ocurre este desplazamiento de trabajadores por obsolescencia de la firma, los afectados tienen que ponerse a buscar trabajo sin las herramientas necesarias, salvo las que está incipientemente entregando Chilecalifica y que debieran crecer más en el futuro. Sabemos que en un sistema de mercado competitivo los cierres de empresa son acompañados del nacimiento de nuevas. El problema que enfrentamos, entonces, es diferente al del desempleo crónico porque no haya oportunidades de empleo. En régimen normal, habrá oportunidades ocupacionales pero ¿cómo hacer para adquirir las capacidades o mostrar las que se tienen de manera de recuperar el empleo?


Chilecalifica es la respuesta. Este programa tiene dos compromisos principales que quiero resaltar. Por una parte, la creación de un sistema de certificación que acredite las capacidades que tiene cada trabajador y cada trabajadora. Eso constituye un activo que les ayudará a moverse en el mercado laboral. Por otra, el de la formación permanente, que deberá servir para perfeccionar el oficio, pero también para cambiarlo si es necesario. Por estas razones es que estoy convencido de los méritos de este programa y me da mucho gusto concurrir a este prólogo.

'


Sergio Bitar Chacra Ministro de Educación $ El gran giro de la educación mundial es el aprendizaje continuo a lo largo de la vida. La educación dejó de ser un proceso fijo e inicial que culmina a los 18 ó 24 años con la licencia secundaria o un título de enseñanza superior, para convertirse en un proceso permanente. Por exigencias del cambio tecnológico, de las mutaciones en la estructura ocupacional, de las fluctuantes demandas del mercado laboral, y principalmente porque el conocimiento está cambiando de manera extremadamente rápida, las personas deberán seguir aprendiendo durante toda la vida. Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuya división de estudios educacionales produce los análisis más reputados de este sector para los países desarrollados, se están preparando para dar un profundo giro a sus sistemas educacionales. Está previsto que los diversos niveles –preescolar, básico, secundario y superior– serán redefinidos en función de procesos continuos de aprendizaje, adaptándose a nuevas necesidades.


Esto significa ampliar más aún las oportunidades formativas, redistribuyendo las funciones que cumplen hoy las escuelas, los liceos, las instituciones de educación superior, los centros de capacitación, las organizaciones de educación a distancia, las empresas, los centros de formación de adultos, entre muchos otros espacios educativos. Vamos hacia un mundo de crecientes oportunidades educacionales, donde los procesos formales se combinarán de mil maneras con procesos no–formales y con la experiencia de trabajo. Ofrecer condiciones para que los ciudadanos continúen formándose y recalificándose requiere una labor sostenida y planificada de coordinación de diversos actores e instituciones. Esta tarea compete al Programa Chilecalifica, creado en 2002, con dependencia de tres ministerios –Educación, Economía y Trabajo– y responsable de sentar las bases de un Sistema de Educación Permanente.

%"

Uno de sus objetivos es articular y crear iniciativas –la mayoría de las cuales radica en el Ministerio de Educación– para que ese alto porcentaje de chilenos y chilenas adultos que no ha completado sus estudios escolares, tenga opciones para recuperar la escolaridad y mejorar sus oportunidades en la vida. La mitad de los chilenos de 15 a 65 años no ha terminado la enseñanza media. Por eso, en democracia, la inversión pública en educación de adultos se ha multiplicado por cinco desde 1990, y el número de personas que nivelan estudios es casi cuatro veces mayor, alcanzando en 2005 a 250 mil beneficiarios. Como consecuencia de este esfuerzo, entre 1990 y 2003 aumentó en dos años la escolaridad promedio de las personas de 45 a 54 años (Casen 2003). El Programa Chilecalifica también ofrece oportunidades a quienes quieren profundizar sus conocimientos y mejorar sus habilidades, con especial acento en la formación técnica. Para el cambio tecnológico e innovador que el país necesita, es fundamental incrementar la fuerza de trabajo especializada. Tenemos tres o cuatro profesionales por cada técnico, en circunstancias que en los países desarrollados, la relación es inversa. Hemos adoptado un nuevo enfoque en los contenidos curriculares de la educación técnica, mucho más relacionado con el mundo productivo; se recuperó la formación de docentes especializados en


este tipo de enseñanza; y hemos constituido 25 redes sectoriales, estrechamente vinculadas a las capacidades y empleo de cada región, las cuales articulan itinerarios de formación desde el liceo técnico–profesional hasta la educación superior, incorporando la capacitación laboral. Es un esquema altamente flexible, que brinda a las personas oportunidades de entrar y salir del sistema educativo, justamente con el propósito de lograr aprendizaje para toda la vida. Impulsar y consolidar el Sistema de Educación Permanente constituye una alta prioridad. Para alcanzar la meta contamos con la voluntad de miles de chilenos y chilenas, algunos de los cuales entregan su testimonio en esta publicación. Ellos se han propuesto mejorar su formación, con apoyo del Estado, multiplicando las posibilidades de tener un mayor bienestar y contribuyendo así al desarrollo de nuestra patria.

%%


Yerko Ljubetic Godoy Ministro del Trabajo y Previsión Social Instalar un sistema pionero de formación permanente para el desarrollo del capital humano en el país es el objetivo que los ministerios de Economía, Educación y Trabajo se han propuesto alcanzar utilizando para ello el programa Chilecalifica. En lo que toca al Ministerio del Trabajo y Previsión Social, los esfuerzos destinados a este sistema –único en América Latina– han estado centrados en la capacitación y certificación de competencias laborales. En este aspecto, y por medio del Sence1, estamos desarrollando esfuerzos ingentes para mejorar la oferta de oportunidades, de modo de cualificar a nuestros recursos humanos, por la vía de mejorar el acceso y la calidad de la formación no formal. Lo anterior ha exigido importantes cambios, actualmente en marcha, orientados a generar mayor acceso para el conjunto de la población a las oportunidades, y también a mejorar la pertinencia y calidad de la oferta de capacitación a la que acceden las personas. La adopción de

1. Servicio Nacional de Capacitación y Empleo.

%&


un enfoque de competencias ha permitido integrar la participación de trabajadores y empresarios en la identificación de cuáles son las destrezas, habilidades y capacidades cognitivas que determinan mejores desempeños en puestos de trabajo. Es decir, hemos desencadenado procesos que atienden adecuadamente a los requerimientos de una economía dinámica, que exige nuevas capacidades para quienes deben desempeñarse en un espacio laboral más competitivo. Pensamos que ésta es la clave también para mejores empleos y más decentes, como hemos dicho. La necesidad de crear conciencia en los y las trabajadores y trabajadoras, así como en quienes manejan las empresas, de que el mundo globalizado ha entrado a la era del conocimiento, y que el país y las personas que lo integran deben estar permanentemente actualizando sus saberes, implica un cambio cultural importante, con muchas y diferentes manifestaciones concretas.

%(

Este proceso ha sido desarrollado, centralmente, por medio de Chilecalifica, cuyo sistema de formación permanente garantiza mayores y mejores oportunidades formativas a nuestra población para que, gracias a las nuevas capacidades adquiridas, accedan a empleos de más calidad y remuneración, que les permitan abrir las posibilidades de desarrollo de sus trayectorias laborales, beneficiando desde el individuo al conjunto del país. Sin embargo, como las oportunidades de capacitación no se distribuyen automáticamente, ni de manera equitativa, al conjunto de quienes forman parte de la fuerza laboral, para que ello suceda estamos desarrollando iniciativas de articulación tanto con las grandes empresas –a través de la formación de redes–, como con las pequeñas y las microempresas para que accedan, entre otros conocimientos, al manejo de nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Además, es preocupación de este ministerio que las competencias adquiridas, y adecuadamente certificadas, puedan reducir el costo de adquisición de títulos técnicos, con mecanismos expeditos y transparentes de acceso al reconocimiento de los aprendizajes previos. Punto importante en esta cadena es la articulación de la formación técnica con el sector productivo, otro enorme cambio cultural. Con un criterio descentralizador de la gestión, en todas las regiones del país hemos incentivado la creación de vínculos formales y permanentes entre las organizaciones formativas, productivas y del mundo laboral,


en aquellos sectores de la producción considerados por los gobiernos regionales de relevancia para el desarrollo local. Ahora ellas trabajan mancomunadamente para mejorar la calidad de la educación técnica, con itinerarios de formación vinculados con la realidad productiva de cada región. Avanzando gracias a la puesta en práctica de Proyectos de Articulación de la Formación Técnica, las redes constituyen el instrumento privilegiado para contribuir al mejoramiento de la calidad de la formación técnica en todo Chile. Y estos proyectos no son fruto del azar o del voluntarismo de los sectores: están inscritos en las prioridades del desarrollo productivo regional, como medio de asegurar que la propuesta guarde relación con la tendencia regional de la economía, la estrategia de desarrollo regional y la dinámica asociada del empleo. Uno de los ejes centrales de las líneas de Chilecalifica es la idea de facilitar a las personas un tránsito flexible por diferentes alternativas formativas y de capacitación durante su vida. En sus primeras fases, el sistema instalado considera el establecimiento de los cimientos que, más adelante aunque en el corto plazo, constituirán la plataforma que permitirá hacer realidad el hecho de que la formación desencadena el desarrollo paralelo de los niveles nacional, regional y personal. Y, como decíamos en un comienzo, el norte final es la reducción de la desigualdad, porque con un sistema y trayectorias de formación permanente surgidos de las necesidades globales del país y de los sectores productivos, quien gana es Chile. Esa es parte de nuestra acción. Y en torno a ella seguiremos trabajando.

%#


Ignacio Canales Molina Director Ejecutivo Chilecalifica %' Hace unas décadas, la formación permanente era un lujo o un gusto. Muy pocos avanzaban por la vía de la capacitación, profundizando los conocimientos adquiridos en la formación técnica o en la práctica de un oficio. Otros, escasos, continuaban sus estudios universitarios en posgrados y doctorados. La situación ha cambiado, radicalmente. Si bien la formación permanente está encarnada en el aprendizaje y el desarrollo de las personas concretas, hoy es un desafío país. O mejor dicho, mundial. ¿Las razones? Por un lado, las economías ya no sólo sientan sus bases en el capital y los recursos humanos: el conocimiento ha pasado a ser cimiento del trabajo, y las sociedades se encaminan hacia una era del saber. En circunstancias de que el conocimiento se duplica –o más– cada cinco años, es el saber –como bien lo define la OIT– la variable que determina "los intercambios comerciales, orienta los mercados, determina las tecnologías y los sistemas productivos; pero también viabiliza la calidad de la vida y de los vínculos societarios". Por otra parte, el mundo necesita más que nunca evolucionar hacia un


desarrollo sustentable y equitativo, que proporcione viabilidad al planeta. Y esto sólo es posible si las personas avanzan a la par en el camino del conocimiento. Por ello, el concepto actual de formación es muy diferente al tradicional. Aunque permanece el componente educativo –que siempre lo constituyó–, se ha integrado con fuerza el valor del aprendizaje en la producción y en el trabajo, a la vez que se ha fortalecido la relación entre productividad, formación y competitividad de las empresas y de los países. De común acuerdo con el sector privado, los Estados estructuran ofertas formativas que, tomando en cuenta la aceleración en la producción de conocimiento –y sus consecuencias en el mundo laboral– consideran las condiciones concretas de los mercados de trabajo y las necesidades del crecimiento económico de cada país.

%,

En marzo de 2000, el Consejo Europeo de Lisboa estableció la necesidad del aprendizaje a lo largo de toda la vida como una garantía para el adecuado desarrollo de una sociedad y de una economía basadas en el conocimiento; y los estados miembros de la Comisión Europea se comprometieron a poner en práctica estrategias coherentes y medidas prácticas que fomentaran el aprendizaje permanente para todos. Y la educación permanente pasó a ser uno de los desafíos del Milenio, para Unesco. Chile no se ha quedado atrás: el gobierno creó Chilecalifica, instancia triministerial cuya misión es la instalación de un sistema líder de formación permanente. Esto significa que, al año 2007, el país habrá coordinado, y tendrá trabajando tras los mismos fines, a un conjunto de instituciones y organizaciones para ofrecer caminos concretos que permitan a las personas desarrollar sus trayectorias de formación. Esta decisión se enmarca en la idea gubernamental de que, al Bicentenario, Chile habrá mejorado la calidad de vida de las personas, desarrollado sus potencialidades en cuanto ciudadanos, conseguido un crecimiento económico con equidad, y proyectado al país hacia una sociedad del conocimiento. En esa perspectiva, la instalación exitosa de un sistema de formación permanente por parte de Chilecalifica supone el acortamiento de la brecha entre ricos y pobres, facilitando un crecimiento acorde a las necesidades generales del país, así como de aquellas de las regiones.


Pioneros y líderes Esta visión de un sistema que estructura el abanico de posibilidades, urdiendo un tejido con los aportes estatales y privados, del mundo del trabajo y del mundo empresarial, es innovadora en América Latina y asegura la posibilidad de conseguir resultados positivos. Algunos –sobre todo aquellos vinculados a la alfabetización, la nivelación de estudios y capacitación– están claramente a la vista. Otros, los vinculados a certificación de competencias, orientación laboral, redes de articulación de formación técnica, mecanismos de aseguramiento de la calidad, sistemas de información y formación técnica ya han sido puestos en marcha. Es necesario llegar a una oferta permanente, flexible y dinámica, acorde tanto a las necesidades del país y de su economía, como a aquellas de las personas. Se requiere reflexionar y replantear la educación desde los primeros años hasta los más altos niveles de la formación técnica e, incluso, de la universitaria, para que juntas se estructuren y permitan el diseño de trayectorias de vida satisfactorias de los diversos aspectos de la existencia: económica, cultural, ciudadana e interna. Conforme a nuestro objetivo central, hemos ido configurando un escenario que hace factible la estructuración del sistema. Para poner en práctica esta propuesta han sido desarrollados instrumentos y reglas de juego, espacios de operación, estructuras de funcionamiento del sistema, así como respuestas a los requerimientos operativos para la instalación de las bases del sistema. Chilecalifica, y otras entidades, avanzamos de modo significativo en la definición, desarrollo y validación de instrumentos y reglas de juego esenciales para la instalación y funcionamiento del sistema. En ellos, destacamos el Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales, que determinará normas para identificar y formular estándares de competencias laborales por sectores productivos, tanto para su reconocimiento, como para su evaluación y certificación. El Gobierno presentó un Proyecto de Ley1, elaborado a partir de las experiencias piloto del Sence y Fundación Chile, que actualmente está en trámite parlamentario. Junto con la activa participación de los ministerios de Trabajo y Educación, estas herramientas aseguraran la

1. Este proyecto fue presentado en abril del 2004. Su articulado crea una comisión público– privado con participación de los ministerios del Trabajo, Educación y Economía, y mandata la elaboración de un Reglamento que facilitara los objetivos planteados.

%$


buena aplicación del marco en el cual Chilecalifica es el eje articulador de los actores involucrados. Igualmente imprescindible es el establecimiento de itinerarios de formación técnica, con una articulación vertical y horizontal –que incluye la capacitación–, estructurada sobre la base del esquema de competencias laborales, la definición de perfiles profesionales y de egreso, la modularización de las currícula de formación y mecanismos de reconocimiento de aprendizajes previos. Asimismo, la oferta de educación de adultos debe estar orientada hacia la educación permanente. Y, por cierto, debe haber oportunidades de acceder a información sobre educación y capacitación permanente, que incluya antecedentes sobre el comportamiento del mercado laboral. Este tema pasa por el mejoramiento de los servicios de orientación en los colegios, el que ya ha comenzado.

Articular sin crear nuevas instituciones

!"

Desde la perspectiva del sistema de formación permanente, los estándares de competencias laborales existentes debieran orientar los programas de educación de adultos, formación técnica, capacitación laboral y los sistemas de información. El uso directo de estos estándares son las experiencias de capacitación laboral que ha promovido Sence, y que han permitido el desarrollo de capacidades en las OTEC para diseñar y ejecutar programas de capacitación modularizados. Estos programas deben estar conectados con los de formación técnica, para ampliar así las oportunidades de formación de las personas. Otro espacio operativo son las redes de articulación de la formación técnica, para el mejoramiento de su calidad y pertinencia y para el desarrollo de itinerarios de formación. Su ventaja principal es que reúnen a los actores y niveles de la formación técnica y a las organizaciones productivas y de trabajo, por lo que resulta altamente factible articular la formación de manera vertical y horizontal, sobre la base de los estándares de competencias laborales y el desarrollo de instrumentos de reconocimiento de aprendizajes previos, Por su parte y con el apoyo de Chilecalifica, la educación de adultos vive un proceso profundo de transformaciones que incluye el desarrollo de la modalidad flexible de nivelación de estudios, un nuevo marco curricular, la elaboración de planes y programas que incluirán ofertas de formación técnica en oficios y el desarrollo institucional de centros que ofrezcan esa modalidad.


De igual forma, es posible constatar el desarrollo de sistemas de control de la calidad de las ofertas de formación, de aseguramiento de la calidad de los liceos EMTP2 y de aplicación de la Norma Chilena 2728 de calidad, en el caso de las OTEC3. El sistema supone la institucionalización de las prácticas y relaciones que deben existir entre los distintos actores participantes en él. Clave, en el sector público es la relación entre el Ministerio de Educación y el Sence, y de ambos con la futura Comisión del Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales4. Esta última es la única institución nueva creada para el buen funcionamiento del sistema, porque lo central del proyecto es el cambio de prácticas y orientaciones. Los testimonios que presentamos a continuación constituyen la encarnación del hecho de que, desde el 2002 a la fecha, ha habido un gran avance conceptual y práctico, que permite estar en condiciones de pasar de la etapa de instalación a la de configuración del sistema de formación permanente, mandato principal de Chilecalifica.

!%

2. Enseñanza Media Técnico Profesional. 3. Organismos Técnicos Educacionales Calificados. 4. Establecida en el Proyecto de Ley, y en la que participan representantes de los ministerios que dirigen Chilecalifica, de empresarios y trabajadores.


Misión Chilecalifica es un programa público que involucra a los ministerios de Economía, Educación y Trabajo. Su misión es instalar un sistema líder de formación permanente en el país, para el desarrollo de capital humano, para lo que funciona con cinco líneas de acción paralelas: Nivelación de Estudios; Formación Técnica, Capacitación, Certificación de Competencias Laborales e Información Laboral.

Lo anterior significa que, al año 2007, Chile habrá coordinado, y tendrá trabajando tras los mismos fines, a un conjunto de instituciones y organizaciones para ofrecer a hombres y mujeres del país caminos concretos que les permitan desarrollar sus trayectorias de formación.

!&


Nivelación de Estudios Saldar una deuda histórica, fomentando la equidad por medio del acceso a la formación permanente, es la apuesta de esta línea. Se trata de un programa gratuito y con características flexibles, destinado a personas jóvenes o adultas, con escolaridad incompleta, que desean terminar y certificar oficialmente estudios de educación básica y media. La modalidad permite, a quienes se interesen en tomarla, avanzar de acuerdo al propio ritmo, condiciones de aprendizaje y tiempo disponible. Por otra parte, los(as) trabajadores(as) contratados(as) en empresas pueden ingresar por la vía del Sence. Quedan fuera de posibilidades, únicamente, las personas que participan de otro programa financiado por el Estado para terminar su escolaridad o quienes no cumplen los requisitos de edad necesarios. Nivelar estudios permite a las personas recibir el reconocimiento del Estado, de la comunidad, de sus pares y de su familia, en términos de saberes, experiencia y habilidades. Y les posibilita habitar el presente e insertarse en el desarrollo, al utilizar las herramientas que les ofrecen las instituciones educativas especializadas que imparten los cursos.

!#


!*


Yo me crié en Recoleta y llegué hasta sexto de preparatoria no más, porque mi papá me dijo que eligiera si quería estudiar una carrera rápida o trabajar.

!'

Ana Cortés Nivela primer ciclo de Educación Media


Entonces yo tenía como 13 o 14 años y como era más o menos no más como alumna, de 4 no más, le dije que prefería estudiar una carrera rápida. Y mi mamá me dijo ‘estudia peluquería, podís trabajar en la casa y si te casas, igual’. Y estudié peluquería, pero no me gustaba; lo hice por mi mamá, que como era muy pretenciosa, pensó que iba a tener una peluquera en la casa. Pero nunca me gustó. Alcancé a trabajar como un mes o dos meses en una peluquería, pero una vez fue un hombre viejo a teñirse el pelo y me dio como asco, así es que me retiré. De ahí empecé… Trabajé en una fábrica de calzado, en la bodega, contando correas de cuero. Llegaba una niñita, que era la hija del dueño, y se iba derecho a bodega a estar conmigo. Yo le cantaba, le conversaba. Y como la mamá estaba embarazada, ellos me dijeron que si quería irme a trabajar con ellos, sólo para jugar con la niña. Yo les dije que tenía que hablar con mis papás. Fueron a hablar con mi papá y él dijo que bueno y me fui a vivir con ellos. No tenía 15 años. Y fue triste. Pienso yo que es triste para todas las personas que trabajan así, y sin educación. Estar encerrada, con horarios para levantarse pero no !,

para acostarse, pasar sola Pascua y Año Nuevo. Yo tenia salida cada quince días y a veces iba a la casa y mis papás habían salido. Me sentía sola. Eso fue lo que más me daba pena; pero me fui amoldando y estuve tres o cuatro años. Yo los quería igual y ellos se encariñaron conmigo, también; pero no pudieron seguir teniendo empleada ni nada, por problemas económicos. Después trabajaba en una hilandería, en las máquinas continuas donde se hacían los hilitos para la lana. Y ahí conocí a mi esposo. Estuve un año; me salí, volví, y ahí lo conocí. Como un año después me case y me salí. Muy poco pololeamos. Lo mío de volver a estudiar fue producto de una depresión. Hace como siete años, yo tuve un problema grave y me vino una depresión. Estuve con psicólogo y tenía que estar haciendo cosas para no pensar tanto y no tomar tantas pastillas. Lo primero que hice fue integrarme a un club de adulto mayor, en la villa donde yo vivo… Iban puras abuelitas, preparábamos onces, hacíamos paseos. Ahí conocí a unas abuelitas que eran vecinas, nos hicimos amigas y ellas empezaron a contactarme. Empecé a escribir y además, como yo canto y recito –no es que yo sea cantante, era por entretenerlas, por divertirlas, que-


!$

les cantaba– ellas me decían que les alegraba la vida, porque tenía carácter bien alegre. Por entonces también empecé a trabajar en la joyería del centro donde estoy hasta ahora, y me alejé del club. Pero, las mismas personas de la Junta de Vecinos empezaron a inscribir para los cursos. Yo sabía escribir y leer, pero escribía y escribía, ¿cómo lo digo?, sin semáforos. No sabía lo que era una oración, una frase; para qué eran la coma, el punto, los signos de interrogación. Me inscribí pensando que si aprendía iba a escribir mejor mis poesías.


Yo dije ‘por su acaso lo voy a hacer’. Y me fue bien, me gustó. Eso fue hacer como dos años. Empezamos hartas pero quedaron muchas en el camino. Mis vecinas que iban conmigo eran hartas, más de diez, pero quedé yo no más. Fuera de las otras personas que venían de otros lados. Desde que yo vengo estudiando sólo habemos tres ahora. Las clases son en el colegio Sor Teresa de los Andes, como a dos o tres cuadras de mi casa. Como en este sector estoy desde el 79, en ese colegio se educaron mis cuatro hijos, que ahora tienen 36, 34, 32 y 23 años. He ido a las mismas salas que ellos. Aunque yo tenía una base, entré al primer nivel de la básica, porque quería empezar de la nada. Mis hijos estaban contentos, ellos son los que me incentivan, pero no falta por ahí el que dice ‘para qué vai a estudiar, qué sacai con estudiar’. Típico. Ellos quieren que uno esté siempre en la casa. Pero yo seguí. Y aprobé con un 7 ese primer nivel. A mí siempre me han gustado los museos, leer, porque uno al leer se mete en un mundo y es una alegría. Pero a mí me ha costado la &"

comprensión y en clases todavía me cuesta. Por eso, muchas veces me demoro más. Eso, en vez de echarme para abajo, me da idea de seguir para demostrarle a ciertas personas que no estoy tonteando, que no voy a clases a perder el tiempo. En el segundo nivel, yo falté harto porque me operé de várices; pero me conseguía las tareas, mis compañeras me las traían. Pasé con un 6. Y este año estoy en primer nivel de media y he faltado porque mi mamá ha estado enferma y la traje para acá, para mi casa. Ahora que volvió a la suya, yo no iba a volver a clases, pero mis hijos, mis compañeras, me animaron. Y una niña que está en segundo ciclo, que es una señora que vive por acá, me dijo ‘no, señora Ana, tiene que ir, a lo que sea. Vaya y vea, nada pierde. Así es que empecé a ir y ya como a los 15 días tocaba el examen. No me saqué muy buenas notas, y quedé pegada en inglés, porque no entendía nada. Y tengo que dar la prueba de nuevo. Así es que estoy en eso, practicando sola la traducción y a escribir, porque ya no me tocan clases. Yo pienso que me va a ir bien porque ya le tomé como asunto al inglés.


&%

Voy a clases lunes por medio, martes y miércoles… me deja para trabajar jueves y viernes. Voy de las 7 a las 10 de la noche. Termino bien cansada; pero contenta. En el trabajo también están contentos, felices, me incentivan, me dan permiso cuando hace falta. El otro día fueron unas personas norteamericanas y yo entendía que me preguntaban precios, les decía que me hablaran lento y más o menos les entendía; les vendí joyitas y ellos entendieron que yo no sabía, pero que hacía el esfuerzo.


Como ya tengo 38 años de matrimonio, cuatro hijos, tres nietas y un nieto, siento como que no tengo futuro. Pero sí que puedo tener proyectos. Por ejemplo, de aquí a fin de año quiero terminar el primer ciclo medio. Si lo paso, lo que me gustaría es seguir con el segundo ciclo, terminar el cuarto medio. Y, si cada año termina todo bien y pudiera llegar a la universidad, me gustaría estudiar algo con las artes y con la literatura. Si pudiera yo lo haría, porque yo escribo poesía, me desahogo escribiendo. Esos son los sueños. Mi hija que vive conmigo me dice que sí, que tengo que realizar todo; que no tengo niños chicos, ni tengo que criar nietos; que sólo tengo que preocuparme de mí. Me dice que me preocupe de mi persona, que ellos se van a preocupar de mí y me van a apoyar si eso me gusta. Cuando me ve desanimada, mi hija me manda al colegio. Cuando hablé en el acto1, me parecía que todo lo que estaba ahí era para mí. Humildemente, sentía que todo lo que cantaban y hablaban era para mí, que yo representaba a todas las personas que estaban ahí. Fue hermoso, me sentí importante: pero no en el sentido de ser más que los que estaban ahí, sino porque había logrado lo que quería, que &!

es importante porque es prepararse para seguir preparándose. Porque, además, así uno puede ayudar, tiene más tiempo, puede ayudar. Yo creo, como dije en ese acto, que el peor enemigo que tiene un país es la ignorancia. Por eso, mientras más nos saquemos el estigma de la ignorancia y progresemos los chilenos, las mujeres, el país progresa. Le vamos a ganar a la ignorancia y vamos a estar mejor.

1. Acto de celebración del Día de la Alfabetización, organizado por la Secretaría Ministerial de Educación y Chilecalifica de la Región Metropolitana.


&&


Capacitación Si las necesidades reales de los sectores productivos orientan –articuladamente y en el largo plazo– la oferta de capacitación del país, el adiestramiento de los(as) trabajadores(as) adquiere un norte y un sentido. Los resultados hacen posible su inserción o permanencia en el mundo del trabajo, a la vez que sus deseos de progreso se insertan en la lógica de la formación permanente en competencias laborales. Coordinado con Sence, Chilecalifica fomenta la capacitación basada en competencias laborales, utilizando para ello las tecnologías de la información. Igualmente, acerca al mundo de la micro y pequeña empresa a la capacitación y asegura la calidad de las OTEC, organismos encargados de presentar la oferta de cursos en esta área, velando por que cumplan la Norma Chilena 2728. De esta manera, el sistema incorpora como propios los nuevos desafíos de la sociedad globalizada y aspira a que las personas tengan una mejor inserción en ella, entregándoles instrumentos para actualizar conocimientos, competencias y trayectorias, acercando así el desarrollo económico a chilenos y chilenas.

&#


&*


Marta Calderón Capacitada como guía de turismo

Hice toda la enseñanza media, hasta quinto, en el Instituto Comercial de Viña del Mar. Después hice la memoria y tuve mi título, tengo diploma de secretaria.

&'


Trabajé dos años en la Caja de Compensación Javiera Carrera y después me casé, me dediqué a mi vida de mamá. No busqué trabajar porque no necesité o no quise, no sé. Mi esposo trabajaba bien, teníamos algo de comodidades; mis hijos eran pequeños, me necesitaban, fui cien por ciento mamá. Y los años que trabajé fueron muy pocos como para echarlos de menos, porque me casé muy joven, a los 19 años. Toda mi juventud fue ser mamá. Mis hijos crecieron. Tengo tres hijos grandes: 25, 22 y 15 años. La verdad es que con el tiempo, Marcela –la dueña de la agencia que es hermana mía– me dijo que para que no pasara tan sola, tomara un curso rápido por Asincap como guía de turismo. Hice un curso de seis meses a grandes rasgos, historia de Valparaíso, de Viña del Mar, y muchas cosas más. Después lo conversé con mi esposo, me decidí y comencé a trabajar con ella hace cuatro años. Como nosotros hacemos el 80 por ciento de la hotelería de Viña del Mar, empecé como chofer de los transfers a los hoteles. El primer día que hice un city tour fue local, Viña–Valparaíso, cuatro horas. Fue en &,

octubre, hace dos años. Mis primeros pasajeros fueron ocho mexicanos. Yo conduje un vehículo de la agencia para nueve pasajeros, porque para eso necesitaba sólo licencia B1. Y me gustó. Encontré que era mi vocación, neta: hacer vida social, conversar, ser muy atenta. Y en el año pasado, cuando compraron vehículos para catorce pasajeros sin siquiera pensarlo, me inscribí en el Automóvil Club de Viña e hice el curso para chofer profesional y recibí mi licencia. Y desde el mismo día en que recibí mi licencia comencé a manejar ese vehículo. En esos cursos, éramos 48 personas, y yo era la única mujer. Fui muy bien apoyada y en la parte mecánica me fue excelente… Bueno, toda mi vida de casada yo tuve auto y aprendí lo esencial, a cambiar ruedas, y aunque era muy por encima nociones tenía. Igual me esforcé bastante. Fue un mes yendo todos los días, de lunes a viernes de las 6 a las 11 o 12. No falté jamás, estaba muy inspirada en lo que estaba haciendo. De día trabajaba en la agencia y en la noche me iba a estudiar.

1. En la Ley del Tránsito chilena, existen dos tipos de licencias de conducir: A, para choferes profesionales y B, para el resto de la población.


&$

Después de eso, un familiar que trabaja en la municipalidad me pasó el dato de que existía un curso por Sence, en Provide, para choferes guías de turismo. Hice las averiguaciones y tuve muy buena acogida. Se trataba de la marcha blanca de un programa piloto, porque nos dijeron que con el tiempo toda la parte de turismo sería calificada, porque no cualquier persona puede hacer turismo. Y como era un programa piloto, fue gratuito y los profesores fueron seleccionados.


Como me dijeron que podía inscribir otras personas, todos en la agencia se interesaron. En el grupo había taxistas, personas que tenían vehículos de turismo, o trabajaban en los cruceros, dueños de agencias de Santiago y de Viña del Mar; la mayoría eran hombres: éramos sólo cinco mujeres. El curso fue cuatro horas diarias por veinticinco días. Me esforcé bastante y no falté ningún día, porque yo le tomé el gusto a lo que hago y ya es una cosa de vocación. Volví a tener mecánica, leyes del tránsito, primeros auxilios. Y estoy muy orgullosa porque soy la única mujer en la región que maneja un vehículo de turismo del tipo que yo manejo. Y eso me tiene por las nubes. Me lo ha dicho todo el mundo: los choferes, los dueños de restaurantes, los clientes, todo el mundo. Entonces el ego me llega hasta lo más alto. Y es un incentivo para uno, salir todos los días de la casa, apurarse con las cosas, el qué hacer, el lavado… Yo desarrollo toda mi vida, nunca he tenido empleada, nunca, ni en los tiempos buenos. Siempre fui mamá. Y esposa. Y me gusta mucho el orden y todo lo que conlleva el hogar.

("

En los city tours, yo me presento, le pregunto sus nombres a los pasajeros y de dónde vienen. Los trato por su nombre, con el debido respeto. Cuando llega la hora de almuerzo, siempre pido una reserva en Cochoa2 para todo el grupo. Me gusta que almuercen todos juntos para que haya más afinidad. El city tour se hace con un mínimo de dos y un máximo de trece personas y dura cuatro horas, más una para que almuercen. El tour a Isla Negra dura ocho horas porque hacemos los viñedos de Casablanca también. Desde octubre empiezan a bajar los city tours y aumentan los transfers –es decir los traslados a los alojamientos–; hasta enero y febrero son sólo transfers. Eso es rápido: ir y venir de los hoteles. Pero no hay tiempo en el verano, es sin parar; no hay tiempo para almorzar, ni para nada. Ni siquiera ingresamos al rodoviaro, donde está la agencia. Y si a la persona no le gusta un hotel, pensar en otro. No nos equivocamos mucho porque la experiencia ayuda a saber qué hotel es el mejor para cada persona. El curso por Sence también incluyó sicología, lo que nos sirvió bastante. Nos enseñaron técnicas de relajamiento, que no he aplicado

2. Playa en las cercanías de Viña del Mar.


(%

hasta ahora –para qué voy a ser mentirosa–, aunque lo que hicimos con el profesor me gustó mucho. Pero yo no soy de mucho alterarme, son pocas las veces que hablo fuerte, pocas cosas me sacan de las casillas y cuando veo un problema lo trato de resolver. Muy pocas veces he pedido ayuda y siempre me las arreglo sola. Ahora me siento muy importante. Los cursos me han dado muchas satisfacciones. Y después de hacerlos, mi marido me ha apoyado más, aunque siempre lo ha hecho.


Me costó convencerlo; pero me ha comprendido con el trabajo, con los horarios, porque muchas veces tengo que cocinar o hacer el aseo hasta tarde. Cuando yo llego a la agencia, no tengo opción ni de ir a la farmacia. No puedo parar el tour para comprar una aspirina o el libro que le faltó a mi hijo. Nada de eso. Todo lo tengo que hacer en el día domingo. Por lo tanto, mi marido compra lo que necesito para cocinar. Desapareció la feria. Yo antes era de feria todas las semanas. Ahora no. Pero no echo nada de esas cosas de menos, salvo el jardín que también lo mantiene mi marido. En la agencia, no porque yo sea hermana, dejan de ser muy rigurosos con el tema del horario. Si sale un transfer después de las ocho de la noche no puedo decir ‘Marcela, estoy cansada, me voy a la casa’. Tengo que hacerlo. Ella me ayuda a mí y me parece que yo le ayudo mucho. Y, aunque ella es muy buena persona, siempre separamos el trabajo de lo afectivo. Aquí cada uno desarrolla todas las áreas –captar pasajeros en la loza, recibir a las personas aquí en la agencia, hacer los tours, los transfers– no tenemos exclusividad. Sobre todo en el verano, cuando Viña colapsa por el Festival de la Canción. El verano lo (!

trabajamos a full, porque el invierno no es bueno. Yo tengo el privilegio de tener trabajo en invierno. Pero no es que sea regalona: soy la única que tiene licencia profesional de conducir en la agencia. Me sacrifico bastante, pero me siento una mujer importante y, de verdad, con hartas ganas de tomar otros cursos. Me encantaría estudiar inglés, aparte de volver a tomar cursos turísticos, relacionados con historia: mientras más pueda saber datos y cosas así para poder contarles a las personas, mejor para mí. ¿Gestión? No. Tengo mi edad ya y estoy sobrepasada en el tiempo. Creo que de aquí a 10 años, si a mi hermana le va bien, seguiré en esto. No me veo encerrada en una parte. Lo ideal, ideal, sería asociarme con ella, pero lo veo lejano. Ojalá algún día pueda juntar dinero como para eso, pero mi situación de ahora no es la misma del pasado. Tengo mi edad, sé que estoy contra el tiempo, pero no me lo puedo proponer de frentón. Ahora no me siento vieja, yo digo ‘tengo mi edad’ porque la gente cree que tengo menos. Yo pienso que es una edad muy reposada la que tengo yo. Soy abuela y tengo una madurez.


(&


Formación Técnica Debido a que en Chile existe una relación numérica entre técnicos y profesionales inversa de aquella de los países desarrollados, esta línea está destinada a contribuir al desarrollo de esta formación, generando condiciones para el mejoramiento de su calidad y pertinencia, de modo que sea un camino atractivo para más sectores de la juventud. El programa promueve la constitución de redes sectoriales, articulando la educación técnica en torno a itinerarios formativos, vinculados con la realidad laboral de cada región. Asimismo, ofrece programas de perfeccionamiento para sus docentes y ha establecido estándares de calidad a los que deben adecuarse los liceos técnico profesionales. La estrategia, en aquellos sectores productivos definidos como prioritarios para el desarrollo particular de las regiones, consiste en asociar a los entes formativos con las organizaciones del mundo de la producción para mejorar la oferta y enlazar los distintos niveles de esta educación. Esta es una forma concreta de acercar el desarrollo económico a los chilenos y chilenas, que permite a las personas estudiar siempre, mejorando sus oportunidades laborales de un modo coherente y armónico con el país.

(#


(*


Pedro Cancino Director Liceo de Formación Técnica

Seguí la carrera de técnico en construcción en un colegio industrial, en Santiago. Derivé a ingeniería en ejecución en metalurgia, en Copiapó, pero estuve dos años y tuve que volver por razones económicas.

('


Aquí logré que en la UTE1 me convalidaran algunos ramos, entré a Pedagogía y saqué título de profesor en construcciones metálicas. Empecé a ejercer como profesor en el mismo colegio donde me eduqué, en San Miguel. Después de 11 años, trabajaba en tres jornadas: en la mañana en el colegio fiscal, en la tarde en un colegio subvencionado, y en la vespertina de nuevo en el fiscal. El 82 fui nombrado jefe de Unidad Técnico Pedagógica e inspector general, en uno de ellos. Y el 84 me fui como director a un colegio subvencionado de la comuna de Pudahuel, con 1800 alumnos. Estuve ahí hasta el 89 y llegué como profesor aquí, al Liceo Industrial Víctor Besanilla Salinas, uno de los siete colegios del país que tiene la Corporación Educacional de la Construcción, en esa área técnica, y que cuenta con el respaldo de la Cámara Chilena de la Construcción. Y desde el 91 ocupo el cargo de director. He hecho los cursos necesarios para mejorar mi formación de liderazgo en gestión. Fui becado a la Universidad de Ohio en Estados Unidos a estudiar un modelo de educación basada en competencias. Y el 93 (,

volví en un período de reciclaje. Además, desde que soy director formo parte del consejo consultivo del Subsecretario de Educación, y soy asesor académico de la FIDE2, agrupación de más de 600 colegios católicos donde hay 80 que son técnicos. Estar ahí me permite saber qué está pasando en la educación chilena en ese tipo de establecimientos. Porque estar acá… Este es un colegio muy vinculado con el mundo productivo, lo que nos pone un plus con respecto a otras escuelas: nuestros egresados salen con trabajo. Y en eso el sistema no es igualitario, porque yo quisiera que pasara lo mismo con otros colegios, con los subvencionados, con los municipalizados. Es una deuda que tiene el sector de formación técnica con esos estudiantes. Pero, en la medida en que los empresarios se comprometan más, vamos a ir avanzando. Y esa es de las buenas cosas que ha hecho Chilecalifica: incorporar a los empresarios a estas conversaciones. Conozco de cerca a Chilecalifica y su política. He participado en algunas áreas, conocemos el componente de formación de los docentes

1. Universidad Técnica del Estado, hoy Universidad de Santiago. 2. Federación de Instituciones de Educación Particular.


($

técnicos. Y, como corporación, formamos parte de una red, con la UC, Duoc, Inacap y otros establecimientos similares a los nuestros. Desde esa perspectiva, creemos que Chilecalifica apunta realmente a lo que necesita el país si queremos que se desarrolle: readecuar la formación técnica e instalar la formación permanente. Y hay que darle oportunidad a la gente que trabaja en la empresa, que no tiene estudios pero sí tremendas competencias, para que las pueda certificar. Ahí es muy pertinente el tema de la Ley de Certificación de Competencias Laborales, que se está tramitando en el Congreso.


Creo que, en los tres últimos años, la formación técnica ha dado pasos de gigante, lo que ha sido reconocido por la propia Ocde3. Según los datos, hoy casi el 50 por ciento de la matrícula de educación media es técnica y antes era un 15 por ciento. Esa es una señal muy clara de que las familias prefieren este tipo de educación, porque les entrega –en un plazo más breve– una carrera técnica. Es cierto que los jóvenes reclaman porque no hay universidad para todos, pero no puede ser. No puede haber una sobresaturación de profesionales. Pero todavía falta mucho por hacer. Dada la inserción de Chile en los mercados globales, el competir con productos y servicios de alta calidad demanda de nuestras empresas y trabajadores mayores competencias, que son desafíos de formación que deben asumir las instituciones especializadas, por lo que es relevante también la actualización y formación de docentes técnicos. Un gran hito que ha marcado Chilecalifica es haber ordenado las #"

carreras técnico profesionales de nivel medio. Hace algunos años, cada establecimiento hacía sus planes y programas y enseñaba o lo que quería o lo que podía. Había cerca de 400 carreras. En cambio ahora, fue definido un currículo nacional, que da flexibilidad a los colegios para que incorporen un 20 por ciento de lo que estimen conveniente según su región. Eso hace que –al haber programas pertinentes al mundo productivo– el egresado tiene más oportunidades de trabajo. Porque la formación técnica debe responder a lo que el mercado laboral necesita y no solamente a lo que el profesor sabe hacer. Hoy son 46 las carreras, por sectores económicos, con un currículum nacional y con un componente de perfeccionamiento y formación de docentes técnicos que por muchos años no hubo. Yo creo que hay señales muy potentes en el extranjero que hablan de que primero hay que ser profesional y después hacer clases. ¿Y cómo puede ser? Entiendo que Chilecalifica –en esto de la Agenda Pro

3. Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Organización internacional intergubernamental que reúne a los países más industrializados de economía de mercado. En la OCDE, los representantes de los países miembros se reúnen para intercambiar información y armonizar políticas con el objetivo de maximizar su crecimiento económico y coadyuvar a su desarrollo y al de los países no miembros.


#%

Crecimiento 2– está haciendo los contactos con los gremios, la Sofofa, la Cámara de Comercio, la Sociedad Nacional de Agricultura, la Cámara de la Construcción, la Cámara de la Refrigeración, para que reciban a profesores que hagan pasantías en las empresas. Porque si el profesor ya tiene la pedagogía, lo que le falta es dominar lo que tiene que enseñar. En nuestra escuela hacemos pasantías, consistentes en que el profesor va 20 días, tres semanas, un mes, a ver cómo se está produciendo. Pero esa es una realidad particular de nuestra institución, no es el común nacional.


Cuando uno le pregunta a los empresarios qué necesitan, dicen ‘yo quiero un chico despierto, responsable, puntual, trabajador… Lo demás, lo veremos acá adentro’. Porque, es cierto, si el chico no sabe trabajar, no tiene normas de seguridad, no maneja la conservación del medio ambiente, no opera bien las máquinas… no lo van a contratar. Por eso, tenemos el compromiso de formar bien a los cabros y de asegurarles empleabilidad. Porque, en definitiva, la escuela debe asegurar una buena formación técnica, porque si estamos parados en el servicio público, tenemos que hacerlo bien. Y aquí entra el tema de la infraestructura. Este es otro componente de Chilecalifica, el aseguramiento de la calidad, que dispone la acreditación de las carreras incluye el mejoramiento de la infraestructura, los refuerzos didácticos y la formación docente. Aquí estamos convencidos de que las escuelas deben tener mejores infraestructuras. Y para eso, el Estado tiene que aportar más, las familias que pueden pagar la mensualidad deben pagarla. Acá en el colegio, por ejemplo, tenemos cinco carreras y este año #!

acreditamos la cuarta de ellas. Cuando nos enfrentamos a los estándares de calidad o requisitos técnicos solicitados, nos dimos cuenta de que, pese a ser un colegio con buena infraestructura, buen equipamiento, en todas las carreras nos faltaban elementos. ¿Qué hicimos? Proyectos. ¿Quiénes? El profesorado, y no el director, ellos son los expertos. Los presentamos a la Cámara de la Construcción, a la Fundación Irarrázaval, y ellos nos financiaron. Ese es el nexo o el enlace exitoso. Junto con mis profesores, estoy convencido de que esta acreditación es necesaria. Porque, reconociendo que tenemos un colegio bien, ordenado, con recursos, nos ayudó para mejorar más aún. Nos ordenó el tema curricular, aparecieron necesidades de apacitación de los profesores, de materiales, de infraestructura. Aseguramiento de la calidad, formación docente, redes, son parte de Chilecalifica y eso está en la globalidad de lo que es formación permanente.


#&


Orientación e Información Laboral Al tomar una decisión respecto de la continuidad de sus estudios o de la inserción en el mundo del trabajo, los(as) estudiantes enfrentan desafíos completamente nuevos. Para que sus decisiones sean correctas, necesitan tener la información adecuada y pertinente para poder vincular su formación con las realidades del mercado laboral del país. Para ello Chilecalifica creó los Planes de Orientación Vocacional y Laboral, destinados a que puedan estructurar sus trayectorias de formación y/o laborales. Están destinados a generar alternativas de desarrollo para la búsqueda activa de información sobre sí mismos(as), el mercado laboral y las oportunidades del mundo educativo y de capacitación a nivel local, regional y nacional. Entre otros aspectos, el trabajo consiste en articular en redes el esfuerzo de los establecimientos educacionales de enseñanza media, y desarrollar espacios activos entre instituciones educativas y centros de formación y capacitación o productivos, servicios privados y públicos de intermediación laboral y organizaciones laborales y de empresarios. Más adelante, esta línea será complementada con un sistema nacional de información del mercado laboral que dispondrá –en un mismo lugar de Internet– las ofertas de educación y capacitación y el tipo de empleos demandados por las empresas.

##


#*


Wilson Paz Profesor) jefe de la Red de Orientación San Felipe

#'

Trabajo en orientación hace más de 25 años en San Felipe. Siempre en paralelo en colegios municipales y en subvencionados pagados, donde el énfasis es la educación superior universitaria. Y en educación de adultos llevo trabajando casi 20 años.


La salvedad es que ahora último me he quedado sólo con educación municipal, en el Liceo de Educación de Adultos Juan Francisco González Reyes. Toda mi carrera me ha interesado la persona y lo que quiere hacer con su vida. Pero diría que ahora hay un carácter más social. Ahora estamos apuntando a este joven adulto que tiene falencias, que viene de muchos colegios buscando una última oportunidad. Empecé a trabajar con adultos en 1976. Y cuando digo adultos, eran adultos. No como ahora que son adolescentes y adultos. En aquella época eran trabajadores que venían con el objetivo de aprobar su enseñanza media. Muy pocos pensaban seguir hacia la educación superior. A partir del 90 se empiezan a abrir nuevas expectativas. Llegan universidades a San Felipe, se crean institutos de educación superior en nivel técnico y en capacitación. Entonces la gente empezó a mirar que su cuarto medio es el inicio de otra etapa, no un término para buscar trabajo. Se empezó a relacionar el alumno con el medio local y nosotros, como orientadores, tuvimos que girar un poco y dar #,

una apertura en nuestro liceo a la información, al auto conocimiento de los alumnos. En un comienzo, nos vinculamos con Chilecalifica en la parte de nivelación de estudios a nivel básico y medio como evaluadores de la modalidad flexible, desde alfabetización hasta los cursos de básica y media. Y después, cuando se pensó en el nivel capacitación, apareció la posibilidad de articular la red de orientación. Hace dos años nos juntamos algunos representantes de cada colegio, hicimos el proyecto, y lo presentamos a la Daem1 que lo aprobó. El gran logro de la red es que trabajamos en conjunto colegios de distinta índole, pero todos municipales. Por experiencia, quedé a la cabeza. He hecho postítulos, postgrados; pero eso es teórico. La práctica es lo fundamental. Y tenía claro lo que había que hacer. Es que la educación de adultos tiene una ventaja frente a la diurna: sabemos que debemos vincularnos con la parte laboral, que es necesaria la educación permanente. Los que tienen que modificar un poco el esquema son los colegios diurnos. Ahí preparan 1. Dirección Administrativa Educacional Municipal.


#$

a un alumno para que tenga una profesión el resto de su vida. Y la realidad es que uno debe prepararlos para que ése sea uno de los trabajos que van a realizar, porque a lo mejor van a tener que complementarlo con otros. Ya nadie nace con una profesión o un oficio para estar en eso 30 o 40 años. Por ejemplo, yo tengo 55 años y no sé si mañana seguiré siendo profesor o estaré haciendo un trabajo administrativo en una empresa. Y tendría que estar preparado para estar cambiando de diferentes profesiones y oficios y tener la capacidad de no provocarme


frustraciones ni falsas expectativas. De alguna manera, nuestros adultos jóvenes deberían tener la capacidad de adaptarse a este mundo cambiante y globalizado. En ese sentido, la red de orientación nos ha permitido cambiar un poquito el switch a los orientadores del día. Hemos hecho diagnósticos de intereses, de aptitudes, y viajes a Santiago para visitar establecimientos de educación superior; traemos a entidades a dar charlas a los cinco liceos2 que la integran; tenemos una página web donde los alumnos pueden relacionarse con la educación superior y con el mundo laboral. Y los alumnos saben que cuando viajan lo hacen con Chilecalifica, que por ese programa tenemos computador, el Joblab3 y la página web. Así y todo, con suerte hemos desarrollado un 60 por ciento del proyecto, porque es muy ambicioso. Además, recibimos una asesoría con la que hicimos el Mapa Laboral de San Felipe y Los Andes, que es un catastro de empresas e instituciones privadas y estatales de las provincias, para poder relacionarnos con ellas. Fue un trabajo valioso, porque no teníamos *"

esa información. También el catastro nos va a servir para poder proyectar nuestro trabajo futuro de formación en oficios. La verdad es que todo es la articulación del sistema: redes de orientación, proyecto de formación en oficios, asesoría externa en cuanto a ese catastro. Este tiempo con la red nos deja una base que nos permite proyectarnos en los próximos cinco o seis años. Con la Fundación Chile hicimos el programa "Preparados", que trabaja competencias de empleabilidad para los alumnos. Y ese programa lo tenemos que implementar el próximo año en los liceos. Por lo tanto hay tareas pendientes. Antes uno hacía un trabajo más administrativo, y pensaba que terminaba cuando el alumno egresaba. Y el mismo esquema de años lo llevó a pensar que el fin último de la educación era llegar a la universidad. Pero, de repente, nos damos cuenta de que van a la universidad a áreas saturadas y cuando vuelven a la realidad no tienen

2. Liceos Politécnico doctor Roberto Humeres, e Niñas Corina Urbina de San Felipe, San Felipe, Panquehue –de dicha comuna–, y Liceo de Educación de Adultos Juan Francisco González Reyes. 3. Programa computacional para determinar capacidades y vocaciones según el criterio ordenador de las competencias laborales.


*%

trabajo. A nuestros alumnos la vida misma les enseña cuáles son sus debilidades. Si estando en una empresa se dan cuenta de que su formación es deficitaria, tendrán que buscar, en conjunto con la misma empresa o en alguna entidad como el Sence, la capacitación específica que les falta. Lo bueno es que ahora no están solos. La empresa está capacitando y las entidades de gobierno van a la vanguardia en esto. Siempre hablo de varios alumnos que han podido romper ese sino que tiene a veces la gente de estratos socioeconómicos bajos. Hay un señor de apellido Aguilar, que hoy es constructor civil. El estudió acá hasta


cuarto medio y fue a la Universidad Católica de Valparaíso. Le costó montón salir, porque era trabajador. ¿Cuál es su gracia? El trabajaba con su padre como albañil, así es que fue a la universidad a hacer teoría la práctica de una vida con su padre. Ahora tiene su propia empresa. Hay otro ex alumno, Boris Leiva, que era de una comuna aledaña a San Felipe. Sacó su cuarto medio acá y estudió en un instituto para técnico en informática. Y después se fue a estudiar vespertino en la Universidad de Santiago. Ahora es ingeniero en informática y también tiene su propia empresa. Son casos excepcionales. Uno los cuenta y les dice a los alumnos que no hay edad para estudiar. Y ese es un concepto que tienen que manejar todos. Los cambios que Chilecalifica ha traído son claves: se retomó un tema dejado de lado en la década de los 80, que es la labor de los orientadores. Porque si bien en los colegios particulares siempre hubo orientadores, no fue así en los municipales. En el caso nuestro, este reenfoque permitió que la Daem asumiera horas de orientación en los colegios municipales. Ese es un logro que se va a mantener. *!

Chilecalifica puso en el tapete una necesidad que no se tocaba y en todo Chile se estableció un compromiso poniendo al orientador dentro de la realidad actual, vinculado con la educación permanente. Otro logro es que en el último seminario internacional se reunieron las universidades que asistían para poder reformular en parte, o incorporar a las mallas curriculares, la formación de orientadores en áreas de información laboral. Una necesidad enorme de los colegios, de los alumnos. Y es que las empresas –estatales o privadas– nos abran puertas, tengan la sensibilidad de aportar a lo que hacen los orientadores en los colegios. Apelamos, a la responsabilidad social empresarial. Chilecalifica –por medio de la Agenda Pro Crecimiento– ha dado pasos, pero falta. Tenemos una responsabilidad a futuro y le agradecemos a Chilecalica las instancias que nos ha puesto en el camino para cumplir mejor esa responsabilidad.


*&


Certificación de Competencias Laborales Desde 1999, funciona el proyecto piloto de evaluación y certificación de competencias laborales en nueve sectores productivos, entre los que destacan turismo, minería, construcción y vitivinícola. La iniciativa, que desde el 2002 es parte de Chilecalifica, es coordinada por Sence y cuenta con el apoyo de Fundación Chile. El objetivo de esta línea es la creación de un Marco Nacional de Competencias Laborales, por la vía de una legislación pertinente, para que las personas puedan certificar sus destrezas en el trabajo, no importando dónde y cómo las hayan adquirido. Es decir, valorando la experiencia de vida, como una clara señal de la voluntad del Estado de Chile de profundizar los procesos de equidad, al establecer un sistema de formación permanente. Este marco está siendo instalado en forma progresiva con la participación de sectores productivos, trabajadores(as), académicos(as) y estatales.

*#


**


*'

Yo soy psicóloga. También tengo un magíster en Dirección de Empresas y en Dirección de Recursos Humanos, que hice en la Universidad Complutense de Madrid.

Macarena Milstein Psicóloga) jefa de Selección y Estudios ViĖa Santa Rita


En la viña trabajo hace tres años. Anteriormente había estado casi cinco años en el Hogar de Cristo, ésa fue mi primera experiencia. Trabajé en todo lo que tenía que ver con selección de personal y apoyando el área de desarrollo. Luego me fui fuera, a España y ahí hice el magíster. Además allá tuve la oportunidad de trabajar en dos empresas donde también me dediqué a la selección y capacitación. Después me vine y llegué a la viña, donde estoy encargada de selección y estudios. Es decir, del reclutamiento de las personas que trabajan tanto en Viña Santa Rita, como en Carmen y Sur Andino. Y veo otros temas: todo lo que es comunicaciones internas –tengo a cargo y coordino la revista y el boletín internos, y el gran orgullo, la Intranet, que hicimos sólo para área de Recursos Humanos y la lanzamos hace poquito. Además tengo algunos proyectos, el de calidad de vida, en el cual apoyo haciendo talleres de prevención de drogas a los trabajadores y sus señoras; eso lo estoy haciendo desde el año pasado, y ya cerramos este año con la totalidad de la empresa que ha participado en esos *,

talleres. Por otra parte, este año creé y gestiono una sección que se llama ‘Alo Rita’, que es súper chora: es un servicio de contacto y de asesoría profesional para la que generamos unos buzones, que están a lo largo de todas las sucursales de la empresa, donde las personas pueden consultar sobre diferentes temas. Al principio partimos con temas de familia, pareja, etcétera; pero lo ampliamos a preguntas que tienen que ver con el área; por ejemplo, sobre beneficios o cosas relacionadas a su contratación. Lo otro interesante, es que para atraer gente que trabaje en la viña, aparte de una página web que hicimos, dijimos, ‘hagamos una estrategia distinta, vamos a los colegios, contemos qué hacemos, cómo funcionamos, quiénes somos, y cómo se vive la empresa’. Ha resultado muy bien, la gente, los alumnos, han hecho hartas consultas. La idea es generar interés, pero viendo la realidad nuestra, y también asesorando, resolviendo algunas dudas que tienen sobre el espacio práctico de entrada al mundo laboral. De alguna manera también lo hacemos por un tema de responsabilidad social. Empezamos con cinco colegios en Buin, seguimos en Rancagua y continuaremos en la Séptima Región.


*$

Y llevo el proyecto de certificación de competencias, en el cual estoy trabajando desde el año pasado. Ese tema fue bien increíble. Nosotros queríamos implementar gestión por competencias. Dijimos ‘tratemos de ver qué podemos hacer’, y empezamos a formarnos nosotros como equipo para ver cómo podíamos levantar la competencia y hacer realmente un sistema de gestión. Contratamos un consultor, y la cosa se fue complicando, no se adaptó muy bien a lo que queríamos. Alcanzamos, sí, a definir ciertas competencias a nivel empresa y decidimos trabajar con un piloto, justamente en el área producción.


Ahí validamos las competencias, que definimos a través de un diccionario, con la descripción de la competencia, el ranking y todo. Y, a partir justamente de eso, tuvimos el contacto con la Fundación Chile, por medio de Viñas Chile. Nos cuentan de qué se trata este proyecto de certificación de competencias, lo empezamos a mirar, enganchamos porque iba enfocado más bien al área productiva y justo estábamos empezando con producción. Entonces nos cambió un poco la mirada, nos amplió, y vimos que se adecuaba mucho más a las necesidades nuestras, era mucho más tangible. El enfoque que teníamos era muy conductual o muy psicológico y no encajaba con lo que teníamos que hacer. Pero la vida nos encaminó a lo idóneo. Nos metimos en este proyecto porque nuestro gerente general es presidente de Viñas de Chile y la verdad es que fue lo mejor que nos pudo haber pasado porque, en realidad, este modelo encaja perfecto para el área operativa, o sea para todo lo que tiene que ver con levantar estándares de competencias para ese sector.

'"

Partimos el año 2003, a finales. A diferencia de otras viñas, nosotros tomamos el proyecto como áreas y nos integramos tomando un rol protagónico y de coordinación. En el fondo, yo era la cara desde la viña, de coordinar todo como representante del área de Recursos Humanos en el tema. Hicimos la logística de dar a conocer qué era este proyecto, aunque –honestamente– no sabíamos todo lo que iba a venir. Empezamos a levantar el mapa. Era bien interesante. Había una base, pero había que validar todas las funciones del sector. Igual es atractivo para un enólogo, para un agrónomo, participar en esto porque es su lenguaje y sabe que le va a servir. También nos sirvió mucho a nosotros, como área de Recursos Humanos, porque era conocer los procesos. Estar mucho más ahí. Validamos el mapa y empezó la siguiente etapa. Y engancharon todos muy bien, porque era su lenguaje. Nos adaptamos a la metodología de la Fundación que es bastante rigurosa y buena para organizar el trabajo. Después del mapa, vino el proceso de levantar estándares, lo que hicimos durante todo el 2004. Por una de metiche mía, y porque la Fundación Chile me dio la oportunidad, fui con ellos a la par


'%

levantando los estándares: ayudamos a lo que era seleccionar a los mejores trabajadores para levantar los perfiles, las normas para cada actividad. Y yo participaba de las entrevistas porque, además, quería conocer en terreno lo que hacía la gente, porque llevaba poco tiempo en la viña. Pero aparte de escucharlos, de que ellos me explicaran con su lenguaje, después de la entrevista conversábamos en terreno, en la línea, y eso me dio la posibilidad de entender. Aparte, me servía para conocerlos a ellos, porque mi rol hasta ese momento era de seleccionar gente de fuera y tenía esa desventaja.


Definimos los estándares, ayudé a coordinar la validación y ahora en el proceso de evaluación yo ayudo a coordinar para que todo se facilite. Ha sido un trabajo bastante en equipo entre las áreas de enología, agrícola, de producción, Recursos Humanos y Fundación Chile. Ha sido más bien sacar a la luz el material, sistematizarlo y validarlo. Ya entregamos todo a Viñas de Chile y lo único que queda es ver si ellos aceptan los juicios de las evaluadoras de Fundación Chile, o ponen algunos reparos. Somos como 348 trabajadores del nivel operativo los que se sometieron a las evaluaciones, se inscribieron en un perfil determinado. Muchos de ellos no tienen estudios técnicos. La mayoría de la gente es sin estudios, pero ahora pueden optar a certificar que tienen competencias para un perfil. En la muestra, un porcentaje alto es el que está participando y sin que los hubiéramos obligado, porque certificarse es voluntario. Igual es algo que puede parecer amenazante para los trabajadores, porque las evaluadoras están encima todo el día, viendo como tú '!

trabajas. Pero lo han tomado súper bien. Porque el tipo de metodología los hace participar mucho. Al principio participan en el establecimiento de los estándares, lo que es una gran ventaja: tienen que hablar de lo que ellos hacen y se sienten importantes desde ahí. Se les explica el proceso, se les entrega un manual, se les aclaran las dudas. Y en el proceso, las evaluadoras les van diciendo todo lo que van observando en ellos y cada uno tiene que firmar; pero si tienen discrepancias, las tienen que decir, con la idea de que si la evaluadora les encuentra algo malo, les da un plazo para que mejoren. Es flexible, y si no son bien evaluados no se trata de que los vayan a despedir. La idea es que las personas que en la evaluación salieron como no competentes, pudieran capacitarse –por medio de Chilecalifica– gracias a unos recursos asignados para esto. Sin embargo, eso no está bien definido porque se llamaron a las OTEC a presentar sus proyectos, y no sé qué pasó que no hubo mucha acogida por parte de ellas, así es que se está volviendo a convocar. Hay toda una intención, pero quizá no se les haya convocado o informado bien. Hay mucho que potenciar ahí. Pero el sistema es muy choro. Para los trabajadores el beneficio es que se trata de un reconocimiento a su experiencia y ellos lo entienden así. ‘Yo he trabajado, sé hacer


'&

esta pega, me he sacado la mugre y ahora voy a poder tener un diploma como cualquier otro profesional’. Les da como un plus y eso es como lo que más les ha gustado. Como empresa también hay beneficios. Tenemos descritas todas las actividades, todo lo que hay que hacer, los diferentes cargos. Estamos sabiendo cómo están nuestras personas. Sabemos qué hay que hacer para mejorar. Nos ha permitido ordenarnos, tener todo más en línea, detectar los puntos débiles, los puntos de mejora. Tener los perfiles descritos me va permitir generar mallas, desarrollo de carreras, mover


al personal adonde va a ser más idóneo. También sirve para la selección de personal, porque voy a poder elegir gente que tiene sus competencias demostradas. De repente, hemos podido corregir procesos que no funcionaban bien y hemos mejorado la productividad. Hay un rayado de cancha. Además, nos coincidió con que estábamos certificándonos en la ISO 9000 –somos la única viña certificada completamente–, y entre las normas estaba la acreditación de las competencias de los trabajadores. Eso más nos avaló en que íbamos por el camino correcto. Y los trabajadores se la jugaron en el proceso de certificarnos en la ISO, todo el mundo se puso la camiseta. La repercusión de este cambio en el país es inmensa. Primero, las personas que no tuvieron la opción de tener estudios formales ahora tienen otras formas de acreditarse y certificarse recibiendo un título que es igualmente válido. Eso les da una mayor amplitud para ocupar otros recursos del Estado, para capacitarse, porque la gente muchas veces se cierra y sólo piensa en la universidad. Pero si hay otras '(

instancias hay mucha más igualdad y más diversidad. Necesitamos gente que me maneje bien técnicamente, en todos los rubros, no sólo universitarios. Además, controlas la calidad. Como empresas sabes lo que necesitas, las entidades educativas se adaptan y educan en relación a lo que tenemos. La empresa se hace más productiva. Ganas en todos lados. Ahora viene el desafío de seguir solos, una vez terminado este proyecto piloto.


Chilecalifica--acorta las brechas entre ricos y

vela por la calidad de las

pobres, fomentando la equidad

articulaciones, promoviendo que

por medio del acceso a la

la oferta de formación sea acorde

formación permanente.

a los requerimientos de la economía del país y de cada región.

auna los esfuerzos gubernamentales para que chilenos y chilenas que no han

entrega a las personas

podido estudiar comiencen a

herramientas para actualizar sus

hacerlo, y puedan mejorar sus

conocimientos, competencias y

competencias laborales.

trayectorias, de modo que tengan una mejor inserción en el mercado laboral.

permite que las personas que no han completado su proceso formativo puedan acceder a él.

propicia alianzas público privadas, en beneficio de que las personas accedan y participen de

posibilita a quienes han

un sistema de formación

estudiado que sigan haciéndolo:

permanente y mejoren así sus

esto es la formación permanente.

oportunidades laborales.


Este libro fue realizado para Chilecalifica por

Minds Consultores

Coordinación

Claudia Miralles A.

Concepto, entrevistas y edición

María Eugenia Meza B.

Diseño y producción gráfica

A2 Diseñadores

Fotografía

María Eugenia Meza B. José Moreno F. (Macarena Milstein)

Impresión

Xxxxxxxxx



Voces de Chilecalifica