12 minute read

TAREA SATÉLITE 1.3 SUPERANDO EL CONFLICTO Y ORIENTANDO LA TOMA DE DECISIONES

TAREA SATÉLITE 1.3 SUPERANDO EL CONFLICTO Y ORIENTANDO LA TOMA DE DECISIONES

PII18-MEB5252-1 COMPETENCIAS PROFESIONALES EN EDUCACIÓN

EQUIPO: 9 MAURICIO MELGAREJO MELGAREJO 127127

ANGELES MORÁN RAMÍREZ 161602 GABRIELA TOVAR FEDERICO 101667

1 DE JUNIO DEL 2018

Es evidente que parte de nuestro desempeño en la comunidad se debe a la comunicación ya que es un aspecto central en nuestra relación en todos los ámbitos, en especial dentro y fuera de un aula.

A continuación expondremos un caso que se dio dentro de un aula, a nivel bachillerato en la ciudad de Puebla, nos gustaría resaltar las habilidades de comunicación como parte del proceso de detección y resolución de un conflicto familiar que trasminó en el desempeño y desarrollo de una alumna dentro del salón de clase gracias a que un docente se dio a la tarea de escuchar y respetar los sentimientos del alumno. El aprendizaje de las habilidades sociales y de comunicación que son básicos para resolver o regular conflictos de forma pacífica y correcta. (Dulcic, S/F, p. 5)

El caso ocurrió en un centro escolar comunitario del sur de la Ciudad de Puebla, donde los alumnos viven en situaciones de violencia dentro y fuera de su núcleo familiar. El Maestro Melgarejo comparte una experiencia que desde nuestra perspectiva es un común denominador hoy en día en algunas instituciones.

(Imagen

recuperada de: https://blogs.unitec.mx/salud/depresion-comun-adolescentes)

Conflicto relatado por: Mauricio Melgarejo Melgarejo Yo nunca he sido una persona conflictiva, al contrario, casi siempre intento entender y escuchar a las personas para saber de dónde vienen y qué es lo que les está causando malestar, esto hace que vean en mí alguien en quien confiar y suelo ser a quien le cuentan sus pesares.

En el 2014, ingreso a la Secretaría de Educación Pública como docente en un centro escolar comunitario en el nivel Bachillerato Vespertino, que se encuentra en una zona de riesgo dentro de la ciudad de Puebla, donde los alumnos viven en condiciones precarias y en situaciones familiares y culturales violentas. Al principio me costó mucho trabajo acoplarme

a esto y a la pedagogía por mi perfil de Licenciado en Música, sin embargo, Israel, un compañero que acaba de ingresar también, me brindó todo su apoyo. Cuatro años después de mi ingreso y después de mucho esfuerzo, Israel se convierte en el director del nivel Bachillerato Vespertino y me pide apoyarlo en la subdirección, a lo cual accedo. Como les comentaba al principio, mi carácter accesible y mi contacto directo con los alumnos en clase, ha provocado que muchos de ellos se acerquen a mí para contarme cosas personales, aquí comienza mi historia.

Hace un mes y medio aproximadamente, una alumna, me comenta que no se ha sentido muy bien emocionalmente. Yo la invito a que si tiene algo que decir, que lo haga, que no se quede con nada guardado y que si tiene o siente la confianza para expresarlo con alguien, que no lo deje pasar, que hablar, dialogar y expresar nuestro sentir es el primer paso para sentirnos mejor. Desde ese momento comienzo a observar de forma más analítica su comportamiento dentro del aula y con sus compañeros. Me percato de que comenzaba a aislarse y dejarle de hablar a las personas con las que regularmente hablaba, sin embargo, por cuestiones administrativas y ocupaciones de la subdirección lo dejo pasar por días.

(Imagen recuperada de: http://protegeteapp.blogspot.com/2015/10/depresion-en-adolescentes.html)

Hace tres semanas, la misma alumna se acerca conmigo, y me pide hablar, y yo con mucho gusto le digo que sí. Caminamos hacia afuera de las instalaciones y tomamos asiento en una barda cercana. Comienza comentándome que las cosas en casa no están bien, que desde la muerte de su padre, sus abuelos se fueron a vivir a su casa y se meten en todos sus asuntos, por lo que ella se encuentra estresada ya que ahora no sólo recibe regaños por

parte de su madre, sino de los abuelos también. Menciona, que se siente incomprendida porque no es una mala hija, sin embargo, su mamá -y los abuelos- siempre le están echando en cara que es una floja y que no ayuda en casa, aunque ella argumenta que sí, pero que no valoran su esfuerzo.

(Imagen recuperada de: http://www.ehowenespanol.com/problemas-relacion-padres-adolescentes-lista_122849/)

Me pide mi opinión y yo le comento que quizá sería una buena idea que esto mismo que me platica a mí, se lo dijera a su mamá y a sus abuelos, para que dialogando puedan llegar a una solución y mejorar el ambiente en casa para que ya no estén peleando y se disipe esa tensión. Ella se queda callada por varios segundos, mira hacia abajo y continúa su silencio. Le digo que si tiene algo más que decir que lo diga, que no se quede nada dentro. Me pide que si nos podemos alejar un poco más para hablar. Le contesto que sí. Nos alejamos un poco más hacia una palapa cercana pero un poco más privada. Al sentarnos, me mira y me dice que eso no es todo, que la verdad es que se siente muy triste por dentro e impotente por no poder hacer nada ante la situación. Le pido amablemente que me explique qué es lo que en verdad le pasa y me dice que todo comenzó hace 2 años, cuando su mamá estaba embarazada de su hermano menor y a su padre, todo el mundo -incluyendo su familia- le decían que el bebé no era suyo y que su esposa lo había engañado. Ella comienza a llorar.

Dicha situación llevó al señor a volverse muy posesivo y hasta violento. De igual forma, lo llevó a caer en la bebida, al grado de no aparecerse en días y encontrárselo después en la calle sin ropa y sin sus posesiones. Ella comienza a temblar y a llorar desconsoladamente, con una tristeza que me impactó y me robó el habla por completo. Continúa contando la

historia y me comenta que a pesar de todo eso, él nunca fue un mal padre, siempre estaba al pendiente y cuando no estaba ahogado en alcohol, a ella y a su hermano mayor, los trataba con mucho cariño y que no lo tenían todo, pero no era necesario porque era en verdad amoroso con ambos. Ella frena la conversación por completo, pierde sus ojos en la distancia y dice: "No entiendo porqué Mau, no entiendo porqué decidió hacerlo", el comentario me desconcierta y la miro fijamente, su rostro se llena de desilusión y se quiebra en llanto por completo por varios minutos, yo me quedo pasmado y sólo pude ponerle mi mano en su hombro, cuando se reincorpora, alza la mirada, me mira fijamente y me dice "¿Sabes qué es lo peor?, que si él pudo hacerlo, ¿porque yo no?", le pido que me explique lo que me acaba de decir y me relata que todo empeoró, que el alcoholismo de su padre lo llevó a perder a sus amigos y a su familia, sus padres tuvieron que comenzar a vivir en casas separadas.

Un día, su madre le pide a su hermano mayor que vaya por su padre a su casa porque lo estaban esperando a cenar y ya había tardado. Su hermano mayor se va por él, llega a su casa, toca el timbre y nadie contesta, así que decide brincarse para asegurarse que si está borracho por lo menos esté bien. El hermano entra a la casa, se percata que todo está en silencio y decide subir al cuarto. Cuando abre la puerta del cuarto se da cuenta que su padre estaba colgado del techo con el cable de una extensión.

(Imagen recuperada de: http://accesalud.femexer.org/el-proceso-de-duelo-en-la-adolescencia/)

Mientras ella me contaba la historia, todas las palabras se fueron de mí, como si el lenguaje mismo con el que escribo esto se hubiera borrado de mi cerebro. Quede atónito, y lo único que me pasaba por la mente era "si él pudo hacerlo, ¿Por qué yo no?". Toda mi estabilidad

emocional colapsó por completo, no tuve palabras por varios minutos, hasta que me di cuenta que necesitaba decir algo para ayudarla a parar su llanto descontrolado, no pude más que ponerle la mano en el hombro.

El Nuevo Modelo para la Educación Obligatoria y los cambios que está haciendo la SEP para la educación enfocada en el alumno con énfasis en competencias y el aspecto socio formativo viene a quitar un poco el estigma que existe sobre la relación docente-alumno, la cual tradicionalmente ve con muy malos ojos que los maestros -que no son de áreas psicopedagógicas- tengan este tipo de pláticas con los alumnos. Sin embargo, el caso de dicha alumna, me deja ver la importancia tan grande, sin mencionar la responsabilidad humana, que se debe tener para tratar inclusivamente a los alumnos y permitirles ser parte del mundo al simplemente ser escuchados activamente por parte de nosotros, que al final, más allá de ser sus maestros, somos también seres humanos que sienten y viven a la par de ellos.

Al final, cuando logré recuperar la compostura, le comenté que mi deber como profesional docente, era comunicarle esta situación a mi director inmediato, así como al área de apoyo psicopedagógico, y de igual forma invitarla a platicar con el personal del área psicopedagógica ya que ellos tendrían las mejores herramientas para ayudarla a sentirse mejor, no obstante, hablando ya a título personal, le dije que quizá era una buena idea que le escribiera a su padre una carta con todo lo que le quisiera decir y que ya no pudo decirle (a ella no le permitieron ver la escena, ni el cuerpo en el funeral), y que si ella quería, yo mismo la acompañaba a dejársela a su tumba.

(Imagen recuperada de : http://tuadolescente.com/como-escuchar-a-tu-hijo-adolescente/)

Han pasado ya más de 3 semanas y ella ha dejado de aislarse, ha vuelto a sonreír, a platicar con las personas con las que regularmente platicaba. Se encuentra en sesiones con el apoyo psicológico y cuenta con el apoyo por parte de su familia.

No hay día que la alumna no me pase a saludar. A veces hasta con un abrazo y un agradecimiento. Todo lo que quería era ser escuchada.

Algunos objetivos que se buscan al exponer este caso son (Dulcic, S/F p.5):

• Ofrecer un caso práctico que puede presentarse en el aula y como el docente tiene las herramientas para la resolución de los conflictos.

• Brindar herramientas de observación y análisis de situaciones con el fin de prevenir comportamientos que terminen en un problema mayor.

• Promover en el alumnado el desarrollo de las habilidades de comunicación necesarias para una resolución de conflictos: escucha activa, expresión de sentimientos y asertividad.

Sin dejar de lado el promocionar estrategias comunicativas como instrumento para identificar, comprender las necesidades sociales y afectivas y conocer las actitudes y valores de alumnos así como los compañeros docentes de nuestro ámbito educativo. (Dulcic, S/F p.5)

Es importante que las instituciones educativas en las cuales laboramos actualmente se dedique tanto tiempo y espacio para construir una cultura de diálogo, para evitar que los alumnos y docente busquen salidas fáciles a los problemas o salidas que generen violencia o crezca el conflicto. (Dulcic, S/F p.5).

Definitivamente la labor docente va mucho más allá de la instrucción, de modelar, de "enseñar". Los alumnos pasan gran parte de sus vidas con nosotros y nos convertimos en parte importante de ellas tanto para bien como para mal, recordemos que las personas que más van a influir en la formación del autoconcepto de los individuos son la familia y nosotros los docentes (Pantoja y Alcaide, 2013, en Cazalla, 2015 p. 153). Por tanto, hemos de reconocer que hay ocasiones en que para los alumnos su único escape de la difícil realidad es ir a la escuela, que debemos ser sensibles y empáticos a sus cambios de humor, de actitud, de estar pendiente de cambios drásticos, y promover el acercamiento, el darles esa confianza, el escucharlos, y entender esa gran responsabilidad y oportunidad de marcar una diferencia en sus vidas, por eso es tan importante el desarrollo de nuestra inteligencia emocional y promover el que nuestros alumnos también desarrollen su propia inteligencia emocional, la cual es una destreza enfocada a conocer y manejar los propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de quienes les rodean, sentirse satisfechos y llegando a alcanzar óptimas relaciones interpersonales (Goleman, 2000 en Antúnez, 2015 p.51)

En este caso en particular, Mauricio vivió los sentimientos de preocupación, angustia, miedo por el bienestar de la alumna, pero aplicó su inteligencia emocional escuchando activamente, aplicando autocontrol para no decir o hacer algo fuera de lugar como reacción a lo que ella le estaba comentando, reconociendo esos sentimientos y haciendo algo positivo con ellos, pasó a la empatía y a la asertividad y tomó acciones para apoyarla lo mejor posible.

Volviendo al tema de la responsabilidad tan grande que tenemos como docentes en nuestro rol protagónico y facilitador, debemos de ser asertivos ante cualquier tipo de conflicto y tratar de resolverlos sin afectar negativamente a las partes involucradas y también el promover la participación activa de los miembros de la institución en la búsqueda de soluciones que se vayan presentando en el ámbito escolar (Antúnez 2015, p.52) y este fue el caso, una vez que Mauricio pudo acercarse a ella y darle la confianza para que se abriera y contara lo que la tenía tan triste y agobiada, al ver la gravedad del caso y la necesidad de actuar cuanto antes, involucró a la dirección y al área psicopedagógica, fue claro y honesto con ella, diciéndole lo que se tenía que hacer y lo que ella podía hacer (platicar con el/los psicólogos y dándole una herramienta para expresar sus sentimientos por medio de la carta) y logró involucrar también a su familia por medio del apoyo psicopedagógico, ya que en

definitiva para lograr avances y cambios en esa depresión y tendencias suicidas, el esfuerzo no podía quedarse en la escuela, si todo en la casa iba a permanecer igual, éste caso fue exitoso porque obtuvieron respuesta positiva de la familia, aunque tristemente sabemos que no siempre sucede así, y se complica el apoyarlos, y es parte de nuestra formación para la vida el sí involucrarnos pero también saber poner sabia distancia, o reconocer que a veces las soluciones están fuera de nuestro alcance, y que hicimos todo lo que pudimos y seguir adelante.

En este conflicto Mauricio actuó como un mediador, que aunque el conflicto no era en sí algo interno, o con algún compañero o docente, logró mediar para darle alternativas de solución que le permitieran reconocerse a sí misma y poder tener un encuentro real con su familia, llegar a un entendimiento, integrarse y pedir ayuda: inspiró confianza y respeto, fue empático, neutral, respetuoso y cuidadoso y sobre todo actuó con responsabilidad (Ministerio de Educación. Gobierno de Perú (s/f), p. 63)

(Imagen recuperada de: https://aprendeveloz.com/cursos/la-escucha-activa/)

Su postura ante el conflicto fue de preocupación por el otro y tomó una actitud de compromiso y colaboración, y el punto que más resalta de su intervención es la habilidad de escuchar y el reconocimiento de que las personas queremos ser escuchadas, y que el ser o no escuchadas puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte en situaciones extremas como éstas; recordemos que la escucha activa implica decodificar bien un mensaje, es decir, desmenuzar el mensaje en función de lo que se quiere decir y comunicar y no en función de

lo que personalmente se quiere escuchar, y la reciprocidad en esta relación de ida y vuelta en una buena comunicación marca una diferencia de calidad, toda vez que enviar un mensaje supone escoger códigos claros para el otro, verbal y corporalmente, y recibirlos implica la capacidad de escuchar activamente (Ministerio de Educación. Gobierno de Chile, 2006 pp.23,24)

(Imagen recuperada de: https://www.tuiris.com/falta-inteligencia-emocional/)

Ante los tiempos violentos que vivimos, de familias cada vez más disfuncionales, con falta de comunicación efectiva, separadas muchas veces por celulares, ordenadores, televisión, trabajo, etc., consideramos que es muy importante que dentro de la capacitación de los docentes durante su formación y también en el entrenamiento que reciben cuando entran a trabajar a una institución, deben enseñarnos a manejar este tipo de situaciones, desde el qué decir, qué hacer, cómo hacerlo, a quién acudir, y definitivamente, no puede haber instituciones sin área de apoyo psicopedagógico, que sé que si las hay, pero eso complica darle respuesta, soluciones viables y el trato adecuado a estas situaciones, lo cual puede ocasionar desgracias o crisis fuertes y mayores conflictos.

BIBLIOGRAFÍA.�

Antúnez, A y Sánchez, A. (2015). Inteligencia emocional y manejo de conflictos en docente de educación básica y media general. Revista Transdisciplinar de Educación. 1: 49 - 65 Consultado el 09.10.2016 (Acceso libre en internet)

Cazalla, N; Ortega, F y Molero, D. (2015). Autoconcepto e inteligencia emocional de docentes en prácticas. Revista Electrónica de Investigación y docencia. 1 Consultado el 09.10.2016 en: http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/reid/article/view/2508

Dulcic, M. (S/F). Habilidades de comunicación. Centro de Investigación para la Paz. Fundación Hogar del Empleado. Recuperado de: http://www.fuhem.es/ecosocial/dossierintercultural/contenido/Habilidades%20de%20Comunicaci%F3n.pdf

Güel, B. M. (2011). La comunicación asertiva de los docentes. Aula de Innovación Educativa. 199:89. Recuperado de: http://www.grao.com/revistas/aula/199- creatividad-y-educacion/la-comunicacion-asertiva-de-los-docentes

Pareja Fernández, J.A. (2007). Conflicto, comunicación y liderazgo: los vértices de un triángulo equilátero. Profesorado, revista de currículum y formación del profesorado. Universidad de Granada. Pp. 1-18. Recuperado de: http://www.ugr.es/~recfpro/rev113COL3.pdf

Ministerio de Educación. Gobierno de Chile (2006) Conceptos Claves para la resolución pacífica de conflicto en el ámbito escolar. Recuperado de: resolucion_pacifica_de_conflictos.pdf

Ministerio de Educación. Gobierno de Perú (s/f) Aprendiendo a resolver el conflicto en las instituciones educativas. Orientación para directivos y tutores de primaria y secundaria.

Recuperado de: http://www.minedu.gob.pe/minedu/archivos/a/002/02-bibliografia-comun-aebr-eba-y-etp/7-aprendiendo-a-resolver-conflictos-en-las-institucioneseducativas.pdf