Issuu on Google+


COFETEL se echa para atrás: no habrá nuevos canales de televisión abierta

Por Karla Rivera

En el pasado mes de Marzo, el Presidente de la COFETEL Mony De Swaan durante su informe al Senado Mexicano, había confirmado la licitación para la apertura de dos cadenas digitales de televisión abierta después de que se realizaran los estudios de mercado necesarios para dar inicio a este proceso, el cual se estimaba el pleno de la Comisión aprobaría en el mes de Septiembre. Dentro de la licitación se planeaba entregar un canal digital que contara con el 92% de cobertura nacional y otro que tuviera 82%, siendo ambos únicamente digitales ya que en nuestro país no contamos con la capacidad técnica ni legal para que se licite un canal analógico, puesto que este sólo tendría una cobertura del 58% nacional. Al darse a conocer esta noticia, Teléfonos de México (TELMEX) quiso aspirar a ser titular de alguna de las dos cadenas de TV digital que planeaba sacar COFETEL siempre y cuando se modificara su título de concesión, a lo cual el gobierno del presidente de la república respondió que no se le podía prohibir tal posibilidad siempre y cuando cumplieran con las condiciones de interconexión, interoperabilidad así como una reducción en los costos hacia sus competidores por el uso de sus redes en sus respectivos mercados. Esta iniciativa de licitar nuevos canales se vino abajo en el pasado mes de Agosto, de acuerdo a un artículo en el periódico El Universal, ya que se menciona que la COFETEL ha descartado la posibilidad de la apertura de nuevos canales de TV abierta en México puesto que esta iniciativa no se encuentra dentro de las metas propuestas por dicha comisión. Por otro lado, existe un documento llamado Plan de Trabajo 2010-2012 en el que se mencionaba se otorgarían concesiones de licitación en más de 100 ciudades en lo que resta del sexenio de Felipe Calderón, este programa de trabajo ya fue actualizado y las licitaciones aparecen previstas hasta el tercer trimestre de 2012, fecha que ya se encuentra fuera del período de gobierno de nuestro actual presidente. Al parecer la decisión de la COFETEL de no continuar con las licitaciones, tuvo mucho que ver por la presión que ejerció tanto la Presidencia de México como la Secretaría de Transportes.

Fuente: Prensario Internacional


¿SABES QUÉ ES LA LICITACIÓN PÚBLICA? La licitación pública es un procedimiento jurídico similar a un concurso, ya que al tener la característica de

ser público su llamado cualquiera puede tener acceso a ella, pero con la condición de que la empresa que pretenda quedarse con la licitación, otorgue las mejores condiciones al Estado en cuanto al precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias que se consideren pertinentes. Dentro de este concurso o también llamado subasta, el Estado pretende encontrar al mejor postor o mejor oferta siguiendo los requisitos de la Ley Federal de Telecomunicaciones así como de la Ley Federal de Radio y Televisión, para que no solo nos veamos beneficiados en cuanto al precio, que es el primer requisito que pide la constitución en el artículo 134, si no que también los ciudadanos obtengamos un excelente servicio por parte de la empresa que gane la licitación.

Por Karla Rivera


DUOPOLIO Y CERO COMPETENCIA TELEVISIVA Por Daniela Siller González Desde que se comprobaron las irregularidades en la pretenciosa Ley Televisa, el presidente de la CFC, Eduardo Pérez Motta, ha venido reiterando que permitir el acceso a más concesiones a televisoras públicas, abrirá más espacio a la competencia en el sector y tendrá un impacto positivo en muchos otros mercados. Se trata de uno de los asuntos más importantes en materia de telecomunicaciones y puede representar una gran oportunidad para no tener sólo unacadena nacional, sino varias, y diversos operadores que compitan de manera vigorosa. Esta situación reducirá los costos para las empresas que utilizan la publicidad, que es un elemento fundamental para participar en los mercados y esto obviamente tendrá un impacto positivo sobre la competencia en muchos otros mercados. Este paso daría más espacio para la competencia en el sector, además no sólo una mejor calidad de transmisión de televisión, sino también que haya muchos más canales de muy buena calidad.

Esta tarea correspondería a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y a los órganos reguladores como la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), dar un seguimiento puntual y la Comisión Federal de Competencia (CFC) también estará atenta a este proceso. En el mes de octubre del presente año, La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) comenzó a realizar los análisis para la posible licitación de frecuencias de televisión abierta, esto tanto para incrementar la oferta de contenidos como para fomentar la competencia. Durante su intervención en la Cámara de Diputados para expresar su opinión acerca de dicha iniciativa, el titular de la CFC dijo que “para crear un ambiente de mayor competencia debe promoverse que todas las redes de telecomunicaciones que se concesionen a partir de la entrada en vigor de esta iniciativa estén autorizadas sin mayor trámite para dar todos los servicios que sean técnicamente factibles“.


Emilio Azcarrga y Ricardo Salinas Pliego Hace días, Eduardo Pérez Mota, titular de la Comisión Federal de Competencia (CFC), declaró que debe licitarse el espectro de TV abierta para generar mayor competencia. A lo que Ricardo Salinas Pliego, Presidente de Grupo Salinas, respondió: “Abrir la TV a más competencia no es la panacea para que el país salga adelante”, declaración con la que intentó minimizar la gran relevancia que tiene uno de los monopolios televisivos en México. Pero el monopolio de la televisión en México no sólo tiene repercusiones económicas, sino también consecuencias políticas y sociales. El alcance nacional de los espacios informativos de Televisa y TV Azteca garantiza que la agenda de temas que interesa a las televisoras se difunda ampliamente. Pero no sucede lo mismo con aquellos asuntos que resultan incómodos para el duopolio televisivo, los cuales son censurados, a pesar de ser del más alto interés público. Las voces críticas de políticos o de candidatos que no son afines a sus intereses no sólo han carecido de difusión, sino que han padecido agresivas campañas de repudio en cadena nacional. Esperemos que el análisis realizado por el presidente de la Comisión Federal de Competencia sea digerida por el congreso y se lleven a cabo los arreglos en la ley y se tome fe sobre los beneficios que se lograrían con su aprobación, no solo un incremento en la economía, sino en la educación y en el acceso a la información, un derecho de todos.


LA REAL COMPETENCIA Por Daniela Siller González A través de los años, la experiencia ha demostrado que la competencia libre y abierta beneficia a los consumidores particulares y a las sociedades en su conjunto asegurando precios bajos, productos y servicios nuevos y mejores y la expansión de opciones de los consumidores. Según dicen, los beneficios de la competencia pueden verse, actualmente, reflejados en forma inmediata en el sector de las telecomunicaciones. Un cambio tecnológico dinámico se ve reflejado en nuevos servicios y sistemas que proporcionan soluciones innovadoras a las necesidades de las telecomunicaciones a través del mundo entero. Pero ¿será esto verdad en nuestro país? Queda claro que la competencia libre y abierta beneficia a los consumidores individuales y a la comunidad global asegurando precios bajos, productos y servicios nuevos y mejores y mayores opciones para los consumidores de las que se ofrecen bajo condiciones monopólicas. En un mercado abierto, los proveedores compiten para ganar consumidores bajando sus precios y desarrollando nuevos servicios que satisfagan de la mejor manera las necesidades de los clientes. Pero ¿Qué hay de la monopólica magna ley Televisa? El io va la

negocio de televisión está liderado por el gigante de medios Grupo Televisa del empresario EmilAzcárraga, seguido por TV Azteca, del Ricardo Salinas. El Senado acaba de aprobar la nueley de competencia, donde se aumentan las multas por prácticas monopólicas, se contempla cárcel para los infractores, y le da más atribuciones a la Comisión Federal de Competencia.

La Ley Televisa, es el nombre no oficial con el que se conoce una serie de modificaciones a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Ley Federal de Radio y Televisión de México, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 11 de abril de 2006. La controversia está en que, en opinión de sus detractores, la ley consagra la desregulación del espectro digital en favor del duopolio mediático mexicano formado por Grupo Televisa y TV Azteca. De hecho Senadores que fueron miembros de la LIX Legislatura promovieron ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una acción de inconstitucionalidad, argumentado que la llamada “Ley Televisa” inhibe la competencia y fomenta el poder del duopolio televisivo mencionado anteriormente. En dónde queda entonces la Ley Federal de Competencia Económica que menciona la prevención y eliminación de prácticas monopólicas, la prevención y eliminación de concentraciones anticompetitivas y también señala sobre el emitir opiniones sobre aspectos de competencia de: programas y políticas; leyes y reglamentos y, actos administrativos. ¿Se está cumpliendo con esto en la “amplísima” gama de televisoras que compiten en nuestro país? De acuerdo con esta ley se concede a las televisoras privadas el uso, libre de todo cargo, de un bien público perteneciente al estado mexicano, como es el espectro digital de frecuencias. Los beneficios del sistema de competencia en cuanto a las telecomunicaciones es un claro espejismo, por un lado la Ley Federal de Competencia Económica nos habla sobre una indiscutible investigación y sanción de prácticas monopólicas por la CFC y la Ley Televisa lo contrario…La razón la tienen nuevamente el Senado por la unánime aprobación de este tipo de leyes sin lectura previa que se anteponen ante constituciones, comisiones y leyes ya conformadas por conveniencia y acuerdos económicos, políticos y empresariales.


A MERCED

DE LOS PROVEEDORES Carlos Cerqueda

En México, los usuarios de servicios de telecomunicaciones se sujetos a la la calidad y precio que las empresas ofrecen, esto se debe a las pocas facultades de la la Cofetel según los analistas, es imposible para la misma imponer obligaciones a los operadores cuando estos no cumplen con los servicios adecuadamente. De acuerdo a un reporte emitido por The Competitive Intelligence Unit (CIU), a pesar de que los consumidores generan grandes ganancias, para los provedores de los servicios la calidad no es de mucha relevancia. Afirman que dentro de un país donde la competencia es minima y el organismo no cuenta con la facultad de imponer obligaciones , será casi un hecho que el usuario al final quede a merced de los provedores y a la calidad y precio que estos impongan. Uno los supuestos tres mandatos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) es el de promover la calidad del servicio para los consumidores, mientras que la de los organismos regulatorios en general es otorgar el apoyo al usuario final frente a las empresas que incumplen con sus obligaciones.¿ No resulta entonces lógico que sea el consumidor quien deba ubicarse en el centro de la atención de la ley? La firma consultora señala que según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la calidad determina el grado de satisfacción de un usuario ante los servicios derivados del efecto combinado de características como facilidad de utilización, funcionalidad, disponibilidad, fiabilidad y otros factores específicos. Quizas la COFETEL debería realizar acciones emprendidas por u similar en gran Bretaña , trabajar con organizaciones de consumidores y realizar encuestas periódicas sobre la satisfacción en telecomunicaciones, tal vez así seamos capaces de tomar mejores decisiones sobre los servicios a contratar.


CuestionaTec