Page 1

FORMACIร“N DEL ALUMNADO

Imagen nยบ 1: La formaciรณn del alumnado. Fuente: http://cepvirgendelaguia.blogspot.com/2010/10/contenidos-digitales.html

Trabajo realizado por: Francisco Javier Montenegro Pubiano

Curso: 1ยบ C


La formación se puede considerar como un sinónimo de educación. Ésta se entiende como el proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. A través de la educación, las nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además otros nuevos. Los alumnos deben ser formados adecuadamente para en un futuro poder “competir con la sociedad”.

Sin embargo, en la formación del alumnado podemos encontrar varios inconvenientes:

Uno de los inconvenientes que se encuentran los docentes cuando proponen actividades TIC es el desconocimiento de utilización que tienen los alumnos de muchas de las herramientas usadas en educación, como la competencia digital de los alumnos, muy alta en herramientas de comunicación pero escasa en destrezas relativas a la realización

de

tareas

TIC

necesarias

en

el

aula.

Los alumnos cuentan con muchas virtudes, tienen ilusión, capacidad de aprendizaje, son tecnológicamente intrépidos, con un control del ratón envidiable. Pero, como en muchos aspectos de su vida, todas estas virtudes están descontroladas y no están sometidas a ninguna regla sistemática, sino anárquica. Cuando los docentes plantean una actividad TIC nueva para el alumnado se encuentran

con

varios

problemas:

1.- Disparidad en el nivel de destreza TIC: Los niveles varían dependiendo del uso que los alumnos hicieron en sus estudios anteriores o en su ámbito doméstico.

2.- Disparidad en el conocimiento de herramientas: los alumnos van aprendiendo por su cuenta aquellas herramientas que necesitan, o a las que tienen acceso en sus casas, por lo que puede haber muchas diferencias entre lo que unos y otros conocen.

Es muy complicado unificar en poco tiempo el conocimiento de todos los alumnos.


Es necesario concienciarse de la importancia de la formación de los alumnos, porque si no se realiza este esfuerzo no se innovará nunca. 1.- Ámbitos de trabajo Se Exponen en el grupo qué herramientas van a utilizar y se reparten la enseñanza de esas destrezas entre los distintos profesores, independientemente del área de conocimiento. Esta modalidad es quizá organizativamente menos "ortodoxa" pero en la práctica es mucho más efectiva, entre otras cosas porque se puede comenzar a poner en práctica únicamente con dos profesores y ser más directo en lo que se quiere enseñar. 2.- Plan de formación No obstante, la fórmula ideal podría ser la que incluyese un plan de formación del alumnado que se incorpora por primera vez al centro, o establecer unos cursos clave donde preparar a los alumnos para las herramientas que se vayan a utilizar. Estos planes, como no puede ser de otra manera hablando de TIC deben ser vivos, renovados y actualizados, con el fin de acompasar la enseñanza con la evolución tecnológica.

LA TAREA EDUCATIVA DEL PROFESOR, Y LA IMPORTANCIA DE QUE EL PROFESOR CONOZCA AL ALUMNO PARA LA MEJOR FORMACION DE ÉSTE. La actitud del profesor que, además de enseñar la disciplina en cuestión y a enfrentarse con los problemas de aprendizaje de los alumnos influye con su conducta en la formación de éstos, incluso en aspectos como la educación en valores y ética. También influye la importancia que tiene el conocimiento que el profesor debe alcanzar acerca de las circunstancias personales y específicas de cada uno de los alumnos para comprenderlos y contribuir a una mejor formación de los mismos. Adquirir conocimientos llena a las personas de vitalidad y les proporciona confianza en sí mismos. Aprender se establece que la enseñanza no produce obligatoriamente el aprendizaje, sino que hay que ayudar a que éste se produzca mediante una serie de reglas: 1.- Las personas aprenden antes lo que necesitan con más urgencia.


Ello implica que se aprende mucho antes aquello que está relacionado, aunque sea de un modo lejano, con la satisfacción de una necesidad, con un deseo, con la evitación de una amenaza, etc.. 2.- Cuando las personas se sienten amenazadas dejan de aprender. El profesor debe darse cuenta de la diferencia entre un desafío y una amenaza. Ante un desafío se puede alentar y estimular a las personas para favorecer el aprendizaje. Ante una amenaza, las personas se sienten agobiadas y se desconectan. 3.- El profesor debe conocer las señales del alumno que indican que el interés por el aprendizaje decae: Unos alumnos dirán que se aburren, otros abandonarán bruscamente la tarea, otros sencillamente se desconectarán si no llegan a entender lo suficiente… 4.- No se puede aprender aquello para lo que no se está preparado. Todas

las

disciplinas,

ideas,

habilidades,

etc..,

presuponen

haber

adquirido

previamente otras, sobre las que aquellas se deben basar. Está en el profesor el advertir la falta de base de algún alumno sobre una materia para ayudarle a entender y a fundamentar los nuevos conocimientos en lo ya aprendido. 5.- Todo aprendizaje requiere su tiempo. El buen profesor calibrará el tiempo que necesita cada alumno para aprender unos determinados conocimientos, y debe conceder a todos el tiempo y la dedicación necesarios para superar los obstáculos del aprendizaje diario. El profesor debe ser comprensivo, y tener la sensibilidad suficiente para entender y ayudar al alumno. En este sentido es bueno extraer datos de la propia experiencia personal, que establezcan vínculos con el alumno en cada circunstancia. 6.- Sea lo que sea lo que enseñe un profesor, enseña su propia personalidad. Sea o no intencionado, el profesor se convierte en un modelo que provoca tanto o más interés que la materia que enseña. De ahí la importancia de la educación en valores positivos que ayuden y formen al alumno para su entrada en la sociedad. 7.- La enseñanza académica forma parte de un contexto de aprendizaje.


El alumno está creando continuamente asociaciones entre lo que aprende, lo que observa y el mundo exterior, y el contexto en que ha aprendido cobra un gran valor para su aprendizaje global. A veces es necesario intentar conocer lo que los alumnos opinan de la enseñanza que imparte el profesor, y contrastarla con la impresión que el propio profesor tiene al respecto. Es interesante seguir los siguientes puntos: 1.- Autoconcepto y expectativas escolares de los alumnos. Los jóvenes son capaces de percibir la sensación que tienen los docentes con respecto a su rendimiento como alumnos. Este criterio de los docentes influye en el autoconcepto y expectativas que tienen los alumnos sobre su propia capacidad escolar. 2.- Percepción que tienen los alumnos respecto al centro docente, así como respecto a los propios profesores y su conducta. Los alumnos perciben el trato diferente que reciben de los profesores en el aula, y las expectativas que ellos como alumnos suscitan en los profesores, lo que parece influir en su rendimiento. 3.- Percepción que tienen los alumnos del proceso cognitivo en el aula. Los alumnos pueden percibir la enseñanza de un modo distinto al planeado por los profesores. Los docentes deberían esforzarse en conocer las estrategias que desarrollan los alumnos para enfrentarse al nuevo conocimiento, para influir en ellas. El nuevo profesor debe reflexionar desde dentro y descubrir problemas, para diseñar y planificar su intervención en base a los problemas detectados, y reconducir el proceso en función de los resultados. La indagación sobre su propia práctica de la enseñanza puede llevar a los profesores a comprender muchos de los procesos que se producen en las relaciones profesoralumno, y a reflexionar sobre estos procesos para contribuir a una mejora de su propia estrategia de enseñanza, todo ello con la intención de corregir aquellos problemas detectados y evaluar los efectos de esta nueva planificación, repitiendo el proceso las veces necesarias hasta alcanzar los objetivos. Este modelo de indagación integra las tres vertientes de mejora que son deseables en toda actividad educativa. Por un lado contribuye a la mejora de la calidad en la


planificación y el desarrollo de la enseñanza, ayuda a la mejora del conocimiento y también aumenta las destrezas profesionales del profesorado.

Ante esto, se deben tener en cuenta los siguientes conceptos: 1.- Promover y potenciar la reflexión crítica del quehacer profesional. 2.- Presentar la teoría como herramienta para el análisis de problemas. 3.- Generar un grupo de trabajo que base su quehacer en el intercambio de experiencias. 4.- Generar una dinámica de colaboración donde lo más importante no sea ofrecer soluciones, sino enseñar y compartir estrategias para la resolución de los problemas. 5.- Tomar siempre como punto de partida los problemas reales percibidos como tales por los profesores. 6.- Considerar todo este proceso como una experiencia de investigación de la práctica educativa. Una de las principales preocupaciones del profesorado es la duda razonable sobre si realmente se encuentra preparado para afrontar tanto la enseñanza académica como los problemas surgidos de la relación profesor-alumno. Surgen inmediatamente preguntas tales como… ¿Si

se supone que el profesorado está preparado para dar

clase, cómo es que se siguen produciendo problemas de alumnos expulsados, profesores que enferman de depresión, bajos rendimientos generalizados, etc..? ¿Está la respuesta en la metodología? ¿Depende de la formación del profesorado? ¿Los alumnos no aprenden por falta de trabajo o de interés? ¿Qué grado de responsabilidad tienen los profesores en ello?. Estas sencillas preguntas, llevadas a la práctica diaria, y aplicadas a los alumnos del grupo, incluso a base de cuestionarios elaborados con la metodología adecuada, pueden dar respuestas que arrojen luz al problema de la comunicación profesor-alumno, y a resolver el divorcio que muchas veces existe entre la sistemática de la enseñanza y los verdaderos intereses y deseos del alumno. Lo más importante es formar al alumno en los valores éticos, destacando la importancia del esfuerzo y el mérito estudiantil.


Los conocimientos deben impartirse en un ambiente de orden, disciplina y respeto al docente quien con una conducta, justa, firme y respetuosa debe asumir su condición de modelo social. En definitiva, el objetivo principal es formar alumnos en todos los aspectos de la persona, adaptándose a sus características individuales y favoreciendo el desarrollo integral de su personalidad. Para ello se intentará dar a todos los alumnos las mismas oportunidades, con independencia de su raza, sexo, religión, cultura o discapacidad.

Formacion del alumnado  

Un libro que trata sobre la formacion del alumnado con respecto a las nuevas tecnologias

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you