Issuu on Google+


Nota del Editor

El tema de estos dos meses está dedicado a apoyar a muchas mujeres para poder ser de ayuda a sus hijos en la educación cristiana. Le he pedido a algunos de nuestros maestros que escriban artículos que puedan ser de ayuda a muchas damas que leen nuestra revista. \ Aunque muchas de nosotras no somos maestras de educación y no tenemos un título, en Tito 2 :3-4 Dios nos ha llamado a ser "maestras del bien" y a enseñar a las mujeres jóvenes a amar a sus hijos. Como padres, sabemos que nuestros hijos son el tesoro más grande que podemos poseer. Dios nos ha confiado estos preciosos tesoros y deberíamos asegurarnos de proveerles un fundamento sólido para que ellos puedan edificar sus vidas. Como padres cristianos entendemos que el único fundamento para sus vidas se encuentra en Su palabra, la Palabra de Dios. Queremos hijos exitosos, y este éxito consiste primero en el desarrollo espiritual que es nesesario para poder alcanzar cualquier otro éxito en la vida. Mateo 6 :33: " Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas serán añadidas." Como padres debemos entender que ninguna Iglesia o escuela puede tomar la responsabilidad del padre instruyendo "al niño en su camino"

(Prov. 22 :6). La responsabilidad es nuestra, y empieza en casa con mamá y papá. ¡Debemos obedecer el mandato de Deuteronomio 6:6-7 siendo diligentes en enseñar a nuestros hijos el temor de Jehová! La Biblia me instruye claramente a amar a Jehová mi Dios de todo mi corazón, y con toda mi alma, y con todas mis fuerzas. Empieza con mamá. Nuestros hijos necesitan ver una mamá que ama a Dios y que tiene un compromiso con Dios; entonces podremos enseñar a nuestros hijos a amar a Dios con todo su corazón. Este es el fundamento más importante. ¡Nuestros hijos son de mucho valor! Tomemos la responsabilidad de criar hijos para Dios con el temor de Dios. Les deseo un buen año escolar con sus hijos, y que Dios les dé la fortaleza para seguir adelante orando, instruyendo, entrenando, dirigiendo y disciplinando a sus tesoros. ¡Las quiero mucho!

Hna. Miriam Salazar Directora Ejecutiva de la Mujer Virtuosa Esposa del Dr. Ezeqiuel Salazar, Jr. mjsalazar@montecitobaptistchurch.org

Iglesia Bautista El Faro - Pastor Gil Torres - Iglesia ganadora por tener mas hermanas inscritas en la conferencia de damas 2011


Mujer Virtuosa está dirigida a buscar la madurez espiritual y la intimidad con Dios; con la práctica de la oración y guardar las Escrituras en nuestro corazón. Virtudes que nos permitirán demostrar excelencia moral y fortaleza con el esposo, en el matrimonio, con los hijos y nuestras iglesias.

DIRECTOR GENERAL // DR. EZEQUIEL SALAZAR, JR. DIRECTORA EJECUTIVA // MIRIAM SALAZAR ASISTENTE // JUANA GONZÁLEZ GRAMÁTICA // JUANA GONZÁLEZ MARIA TORNERO MARIA ESTHER ALVAREZ SUSCRIPCIÓN // ABIGAIL DEANDA IMPRESIÓN // WALTER ECHEVERRIA CONTRIBUYENTES DE LOS ARTICULOS

06

Principios Prácticos -Miriam Salazar

24

Dámelo

-Billie Sloan

DR. EZEQUIEL SALAZAR, JR.

Pastor de la Iglesia Bautista Montecito Ontario, California

MIRIAM SALAZAR

Esposa del Dr. Ezequiel Salazar, Jr.

RUTH LOBOS

14

Desde El Escritorio de La Directora -Ruth Lobos

26

Regreso a Clases - Miguel DeAnda

Directora de la Escuela Bautista Montecito Ontario, California

JUANA GONZÁLEZ

Maestra de Madres Solteras Misionera a Chihuahua, Mêxico

LINETTE SERENIL

Esposa del Hno. Julio Serenil, Director de Autobuses Ontario, California

18

Formando Hijas que sirvan a Dios -Juana González

28

Ayudando a tus Hijos a Regresar a la Escuela

BILLIE SLOAN

Misionera a Chiapas, Mêxico

MIGUEL DEANDA

Pastor de Jovenes en la Iglesia Bautista Montecito Ontario, California

- Dr. Ezequiel Salazar, Jr.

22

Para inscribirse a Mujer Virtuosa, usted puede obtener una suscripción anual; la revista será publicada bimestralmente con un valor de $25.00 la suscripción por persona.

De Maestra a Mama -Linette Serenil

Contamos con un paquete especial para las iglesias.

25 Ejemplares con un valor de 50 100 150 o más

____________________________________________________________________________________ La Mujer Virtuosa Iglesia Bautista Montecito 2560 S Archibald Ave, Ontario, CA 93543

www.lamujervirtuosa.com www.montecito.ws

$23.00 p/revista $20.00 p/revista $18.00 p/revista $15.00 p/revista

----------------------------------------------------------------

SI DESEA MÁS INFORMACIÓN...

En los Estados Unidos: Iglesia Bautista Montecito Abigail DeAnda

(909) 923-8455 (909) 489-3428 mujervirtuosa.mbc@gmail.com

En México y el resto de Latino Américá: Juana González (614) 499-6899 juanagonzalez06@yahoo.com


de Nuestras Lectoras -Lectora de panama

-Angelica Rocha - Las Vegas, Nevada

-Esther Martinez - Republica Dominicana

-Marina Garcia - San Diego, California

Edicion 7: Junio / Julio

Pollo Agridulce Ingredientes: • 250 gr. de pechuga de pollo en tiras • aceite de girasol o soya • 75 gr. de zanahorias cortadas en juliana (en palitos) • 60 gr. de chícharos verdes finos • 60 gr. de mazorquitas de maíz baby, cortadas en rodajas • 2 cebollas tiernas, cortadas en rodajas muy finas

Rebozado:

Salsa Agridulce:

• 1 yema de huevo • 1-1/2 cucharada de maicena • 1 cucharada de leche • Pimienta negra molida

• 4 cucharadas de caldo de ave • 2 cucharadas de salsa de soya • 2 cucharadas de kétchup • 2 cucharadas de azúcar • 2 cucharadas de vinagre

Preparación 1. Mezclar en un bol todos los ingredientes de la salsa. Reservar. 2. En otro bol mezclar los ingredientes del rebozado muy bien. 3. Calentar en una sartén un poco de aceite de girasol. 4. Mojar los trozos de pollo en el rebozado y, cuando el aceite esté caliente, poner trozo por trozo en la sartén y freír ambos lados. Al quitar los trozos, poner en un plato y reservar. 5. Limpiar la sartén con un trozo de papel de cocina. Poner un poco de aceite de nuevo y sofreír las zanahorias, rodajitas de maíz baby y chícharos verdes a fuego moderado/alto durante 5 minutos, removiendo todo el tiempo. En el último minuto, añadir la cebolla. 6. Echar la salsa en la sartén y hervir a fuego alto durante un minuto. Añadir los trozos de pollo, bajar el fuego, tapar y dejar 5 minutos a fuego lento. Servir con arroz blanco o arroz chino.

4 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011


Iglesia Bautista Montecito 5


Durante 13 años, Dios me dio la oportunidad de servirle como maestra en la Escuela Cristiana Montecito. Fue una experiencia que disfruté muchísimo y de gran bendición para mi vida; me encantaba preparar mis clases y ayudar a mis alumnos. Esta es una carrera muy demandante. Cuando volvía a mi casa, llegaba cansada, sin embargo quería que mi trabajo en mi casa y mi tiempo con familia fueran tan buenos o incluso mejores que mi trabajo en la escuela.

6 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011


P

ara poder lograrlo tuve que poner mi vida y mi hogar en orden, y también tuve que aplicar ciertos principios prácticos que me ayudaron a mí a desempeñar mi trabajo con gozo y que ayudaron a mis hijos también a formar carácter y a ser responsables. Tanto si usted trabaja fuera de casa como si no, espero que estos principios la puedan ayudar en la educación de sus hijos, a disfrutar juntos de este tiempo de trabajo, a hacer más fácil y llevadero el mismo, y a que puedan llegar exitosamente juntos a la meta. 1. Desarrolla el hábito de la lectura bíblica en tus hijos. “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Prov. 1:7); “el temor de Jehová es el principio de la sabiduría” (Prov. 9:10). Toma el tiempo de desarrollar en tus hijos el hábito de leer la Biblia temprano en la mañana, antes de ir a la escuela. La educación empieza con el temor de Jehová; si ese no es el fundamento, todo el conocimiento que adquieran, será vano. Cada mañana me aseguré de levantar a mis hijos con suficiente tiempo para que tuvieran su lectura bíblica y así formar un hábito en ellos. 2. Prepárate para la escuela. Asegúrate de que están preparados para ir a la escuela desde la noche anterior. Prepara sus uniformes o su ropa y material escolar, o enséñales a hacerlo, y que desarrollen la costumbre de estar preparados de antemano. Supervisa que sus deberes están hechos por la tarde, y también que se bañen antes de irse a la cama. Asegúrate de que todo está listo desde la noche anterior. 3. Delega responsabilidades. Una práctica que a me ayudó mucho para volver a mi casa y no encontrarla mal, fue hacer que mis hijos hicieran su propia cama y dejaran su cuarto limpio antes de irse a la escuela. Al volver, todos participábamos en casa para ordenarla y para terminar los trabajos del día. 4. Asegúrate de preparar un desayuno nutritivo para tus hijos. Durante todos estos años, pude ver muchos niños que llegaban a la escuela sin desayunar porque mamá no tenía tiempo de prepararles un buen desayuno, ni ellos tomaban el tiempo para desayunar. El desayuno es sumamente importante tanto para el buen desarrollo físico del niño, como para su desarrollo intelectual. Una buena nutrición ayudará al niño en su aprendizaje. Ten cuidado de los cereales o jugos ricos en azúcares. Un ejemplo de un desayuno apropiado para los niños, podría consistir en un cereal nutritivo (y de preferencia hecho en casa), como la avena; o un desayuno rico en proteínas, como el huevo. Evita también los alimentos ricos en grasas, ya que utilizan mucha energía para su digestión y, por lo mismo, provocan una sensación de cansancio. 5. Mándales un almuerzo saludable y nutritivo a la escuela. Algunas veces los niños van sin almuerzo a la escuela, porque la mamá trabaja o está muy ocupada para prepararles un buen almuerzo a sus hijos. Prepara un buen almuerzo desde la noche anterior y acómpañalo, de ser posible, de un jugo de

frutas sin mucha azúcar (acostúmbrate a revisar la lista de ingredientes). Yo acostumbraba mandarles comida que había sobrado de la cena, así me aseguraba de que comieran comida hecha en casa. La comida precocinada suele tener ingredientes que engordan al niño, pero no lo nutren. 6. Mantén una buena comunicación con la maestra. Acostúmbrate a ir a ver a la mestra de tus hijos y pregúntale cómo les está yendo en general en las clases. Recuerda que su educación, así como su bienestar, son tu responsabilidad. 7. Dale a tus hijos tiempo para descansar. Cuando volvíamos de la escuela, procuraba dar a mis hijos un tiempo para descansar. Los niños tienen que levantarse temprano y están muchas horas en la escuela trabajando, aprendiendo y con actividades que los agotan. Necesitan tiempo para descansar y recobrar fuerzas para poder seguir con las actividades del día. Dales un par de horas para que descansen, tomen una siesta o para que se distraigan un poco. 8. Procura hacer de la cena (o de la comida principal) un tiempo especial. En nuestro caso, la comida más importante del día es la cena y siempre procuraba tenerla a las 5:00 de la tarde. Siempre comíamos todos juntos y cada niño tenía una responsabilidad con la que debía ayudar para tener todo listo. Uno ponía la mesa, otro ayudaba a servir y a llevar los platos. En nuestra familia teníamos como tradición prohibido hablar mientras estábamos en la mesa de cosas negativas o mal acerca de la autoridad. El tiempo alrededor de la mesa era un tiempo de comunión, de compartir y de disfrutar de los alimentos juntos como familia. Después de la cena, mamá no debe hacer todo el trabajo, dale a cada niño un trabajo que hacer: uno puede recoger los platos, otro barrer, otro trapear y otro lavar los platos, y, claro, mamá debe trabajar también junto con ellos. 9. Asegúrate que hagan bien sus deberes. Después de haber cenado y de haber limpiado, empezaba el tiempo para los deberes. En mi casa, todos se sentaban alrededor de la mesa, y yo me aseguraba que hicieran bien todos sus deberes. Hay algunas madres que se aseguran de mandar a sus hijos a hacer sus deberes, pero nunca se involucran en el trabajo que están haciendo, algunas veces ni siquiera se aseguran de que los hayan hecho. Es sumamente importante que mamá se siente con ellos y sepa cuándo van a tener un examen, qué es lo que tienen que estudiar para el examen, que se asegure de que están aprendiendo a deletrear correctamente las palabras o que lean con ella todo lo que tiene que leer. ¡Tienes que involucrarte en el trabajo de tus hijos! Tristemente, una experiencia que yo tuve varias veces en mi clase, es que muchos niños me mentían. La mamá firmaba el papel de la tarea, pero no se aseguraba de que su hijo hubiera cumplido realmente con lo que tenía que hacer. Asegúrate de que tu hijo no está mintiendo y que está cumpliendo de verdad con lo que la maestra le ha pedido: hazle preguntas para saber de qué se trató la lectura, revisa cada página que debe completar, etc. Es muy importante que te involucres en su Iglesia Bautista Montecito 7


trabajo. Es importante que ellos aprendan a ser responsables, incluso cuando eso signifique un esfuerzo extra. Hubo varias ocasiones en que mis hijos se quedaron hasta pasadas las 11 de la noche para poder terminar algún trabajo. Cuando eso pasaba, yo me aseguraba de estar con ellos en la sala hasta que terminaban, ya sea para ayudarles con su trabajo o sencillamente para acompañarlos. Esto requiere mucho trabajo y sacrificio, pero tus hijos necesitan saber que mamá está interesada en el trabajo que ellos están haciendo. 10. Aparta un día de diversión durante la semana. Planea un día para hacer algo divertido o para pasar tiempo con tus hijos; que no sea solo, trabajo y trabajo. Llévalos a pasear, de compras o a un parque de diversión, o simplemente pasa tiempo con ellos haciendo algo divertido, ya sea un juego o ir a tomar un helado. Asegúrate que ese tiempo sea divertido y especial para ellos. 11. Anímalos a ganar almas. Es muy fácil enfocarnos en la preparación y educación de nuestros hijos, y descuidar su vida espiritual. Durante el tiempo escolar, nosotros siempre nos asegurábamos de que nuestros hijos estuvieran ganando almas todos los sábados, aunque tuvieran tarea. 12. Asegúrate que sean fieles a la iglesia. Igualmente, no permitas nunca que tus hijos falten a algún culto o que se queden en casa porque tienen deberes que terminar. Si es necesario, que se duerman más tarde para terminar su tarea, pero de ninguna manera deberían faltar a la iglesia por acabar sus deberes. La iglesia y su vida espiritual son más importantes. 13. Haz que tus hijos vivan de acuerdo a las reglas que les has enseñado o impuesto. “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6). Nuestros hijos deben entender y saber que si no obedecen las normas que se les han enseñado, habrá consecuencias. Por ejemplo, si ellos desobedecen y no hacen su tarea, habrá consecuencias, sin excusas. Ellos deben saber las consecuencias de la desobediencia. “Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte” (Proverbios 8:36). Por ejemplo: Una de nuestras reglas era que, si les daban un demérito en la escuela por no haber cumplido con su tarea o si eran castigados por portarse mal en la escuela, al llegar a casa iban a ser castigados otra vez; iban a tener doble castigo. 14. No permitas a tus hijos hablar mal de la autoridad. Incluso cuando parezca injusto, ponte del lado del maestro. Es mejor que le des el beneficio de la duda al maestro y no que, por apoyar a tu hijo, justifiques sus faltas.

8 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

Si te es posible aclarar después la situación, hazlo, pero no mines la autoridad del maestro delante de tu hijo. Eso puede hacerles más mal que bien. 15. Nunca toleres la desobediencia, mentira o rebeldía. Cualquiera de estas tres cosas es pecado y debe ser confrontado, corregido y castigado con firmeza. Nunca justifiques a tu hijo si hace alguna de estas cosas. 16. Enseña a tus hijos a ser agradecidos. Procura tener muestras de cariño y gratitud hacia los maestros de tus hijos, y enséñales a ellos a mostrar gratitud hacia sus maestros. Unas maneras de hacerlo: ora fielmente por ellos, dales un regalito por Navidad o por el fin del curso, o dándoles una notita de parte de tus hijos agradeciéndoles por haber sido sus maestros. 17. Inculca en el corazón de tus hijos la verdad de que ellos pueden salir adelante. “Padres, no exasperéis a vuetros hijos, para que no se desalienten” (Colosenses 3:21). Yo siempre decía a mis hijos: “Dios no hizo niños tontos. Aunque tú fueras la persona más inteligente, Dios quiere ver tu dedicación y esfuerzo.” Cuando una persona se esfuerza y se dedica, puede llegar muy lejos. El niño que no forma carácter es el que va a fallar. Al inculcar dedicación en la vida de nuestros hijos, los ayudamos a conseguir el éxito escolar. Nunca le digas a tus hijos que son tontos, que no pueden o que no sirven para nada. Anímalos, diciéndoles que sí pueden; que ellos sepan que tú tienes plena confianza en ellos. De esa manera los ayudas a creer en sí mismos para que puedan llegar a ser exitosos. Una de mis hijas, Susana, tuvo un tiempo en la escuela en el que le costaba entender las matemáticas y, aunque le explicaran, le era difícil comprenderlas. Ella se rendía y decía: “¡No entiendo, no me gustan las matemáticas!” Constantemente le dijimos: “Piensa. Detente y piensa qué es lo que te están preguntando.” Nunca le dimos las respuestas, pero la animamos a que pensara. Dios usó este reto en su vida de tal manera que, en vez de odiar las matemáticas, ¡Susana estudió matemáticas como su carrera principal! Que el Señor nos ayude para que podamos ayudar a nuestros hijos en su educación y que juntos lleguemos a la meta que el Señor tiene para ellos.

Hna. Miriam Salazar

Directora Ejecutiva de la Mujer Virtuosa Esposa del Dr. Ezeqiuel Salazar, Jr.


Osteoporosis: [una enfermedad silenciosa] L

a osteoporosis es una enfermedad ósea que consiste en la disminución de los minerales que componen los huesos, provocando que éstos no puedan absorber el calcio necesario para su buen mantenimiento. Los huesos de una persona que padece osteoporosis se vuelven porosos, lo cual los hace frágiles y quebradizos, por lo que son susceptibles a las fracturas. Su aparición, lamentablemente, es síntoma de que ya existe esta enfermedad y se tiene que aplicar el tratamiento correctivo en lugar del preventivo que es el mejor. La osteoporosis se considera una enfermedad de mujeres, pues son ellas quienes presentan una menor densidad de masa ósea. A partir de los 35 años, los huesos comienzan a desgastarse y cuando aparece la menopausia los niveles de estrógeno disminuyen acelerando este proceso, haciendo que sean más propensas a fracturas en las muñecas, cadera, costillas y columna vertebral. Situaciones de riesgo para contraer osteoporosis: •Amenorrea: la falta de menstruación, ya sea por la menopausia o por otros trastornos hormonales •Deficiencia en los niveles de calcio y vitamina D por mala alimentación •Exceso en el consumo de alcohol, tabaco y café •Llevar una vida sedentaria •Padecer bulimia o anorexia •Extirpación de los ovarios •Consumo prolongado de medicamentos a

base de cortisona •Padecimiento de enfermedades crónicodegenerativas como diabetes, hipertiroidismo o artritis La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, pues no duele ni presenta mayor síntoma que el desgaste óseo, para detectarla es necesario realizar un estudio llamado densitometría, con el cual se mide la densidad mineral ósea. Este test consiste en el análisis de un hueso específico, generalmente de la columna vertebral, se puede realizar por medio de ultrasonidos, rayos X o isótopos radiactivos, con el fin de medir la evolución del desgaste óseo y brindar el tratamiento preventivo a las fracturas. El tratamiento médico que se brinda a la paciente con osteoporosis puede consistir en: •Analgésicos en caso de presentar dolores en la espalda, piernas o brazos •Añadir dosis de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D a la dieta diaria por medio de una alimentación balanceada y de cápsulas polivitamínicas para retardar el desgaste de los huesos • Dejar la vida sedentaria y realizar ejercicio físico constante pero no exhaustivo ni riesgoso para no ocasionar fracturas por medio de una caída •Dejar de consumir alcohol, tabaco, café La osteoporosis es una enfermedad crónica, es decir, persiste por toda la vida, sin embargo, puede ser controlada e incluso se puede mejorar la calidad de vida de los pacientes al seguir las recomendaciones de su médico, pues podemos observar que una de las

principales causas de la osteoporosis radica en la mala alimentación y la falta de ejercicio físico. Anteriormente se pensaba que la osteoporosis era menos frecuente en personas con sobrepeso u obesidad, sin embargo, estudios recientes han revelado que las personas con altos índices de grasa acumulada en la zona del abdomen tienen más posibilidades de presentar desgaste en la densidad mineral en los huesos, lo que conlleva al desarrollo de la osteoporosis. Las secuelas de una osteoporosis no tratada suelen ser: • Fracturas en las vértebras que ocasionan dolores severos en el paciente • Aplastamientos vertebrales que conllevan a la disminución de talla • Deformidades óseas acompañadas de fuertes dolores • Micro-fracturas en las vértebras que pueden llegar a degenerar en jorobas y distensión muscular • Fractura de cadera, que ocasiona el mayor porcentaje de invalidez en ancianos y puede llevar a la muerte El diagnóstico de osteoporosis puede causar un fuerte impacto a las pacientes, que puede llevarlas a una profunda depresión, sin embargo hemos visto que aunque no se cura, la osteoporosis no interrumpe la vida, es una oportunidad para mejorar los malos hábitos y la calidad de vida. Consulte y siga las indicaciones de su médico.

7 Cuidados con el Maquillaje de Ojos Maquillar los ojos puede transformar a cualquier mujer, mas es necesario determinados cuidados para no causar irritación o enfermedades. Haz el test ahora en el espejo: un poco de lápiz, rímel o sombra transforma los ojos de cualquier mujer. Por el día, colores claros o tonos terracota te dejarán con una apariencia más sofisticada. Por la noche, sombras metálicas y oscuras que destaquen los ojos, dejarán el maquillaje espectacular.

10 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

Comprueba cómo evitar los riesgos: 1 Compartir maquillaje con otras personas puede transmitir enfermedades, por ello, evítalo. 2 ¿Tienes piel grasa? Mejor no usar sombras cremosas. 3 Lava los pinceles y esponjas con frecuencia. 4 ¡Nunca dormir maquillada! Siempre hay que lavar e hidratar el rostro antes de dormir. 5 Evita usar lápiz dentro de los ojos todos los días. Opta por pasar sólo sombra y rímel.

6 ¿Sentiste dolor o alguna incomodidad usando un producto? No lo uses más. 7 Opta por fórmulas que tienen vitaminas y protector solar. Para confirmar lee el rótulo.


Maestras del Bien C O N F E R E N C I A

D E

D A M A S

2 0 1 2

Querida Hermana, Le invitamos a nuestra próxima conferencia...

Registracion: Habrá hospedaje en casas de miembros de la Iglesia. Avisar con anticipación. Antes de 9 de marzo Habrá clases para: Esposas de pastores, hijas de pastores, lideres, madres solteras y jovencitas.

$25.00 por persona $15.00 niñas de 5 - 11 años

Un regalo especial para cada hermana en la puerta. Un regalo de $100.00 para la esposa de pastor que traiga más hermanas de su Iglesia. Se le coronará como Reina de la conferencia Requisito: registrarlas y pagar para el viernes 9 de marzo del 2012 Todas las esposas de pastor que traigan más de diez invitadas recibirán: Entrada gratis, si se registran antes del 9 de marzo. Todas las esposas de Pastores recibirán un precioso regalo con un almuerzo especialmente preparado para ellas en compañía de los conferencistas. El almuerzo es el día sába-do 7 de marzo y solamente para las esposas de pastor y misioneros. Gracias por su cooperación. Especial de la Revista Mujer Virtuosa Cada hermana que consiga 10 suscripciónes estara participando de una cena especial con el Pastor y Hna. Salazar. Las cinco hermanas que consigan mas suscripciones (20 o más) se sentaran en la mesa de la Hna. Salazar. No Habrá Guardería.

Miriam Salazar

12 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

Francie Taylor

Rosie Ramirez

Tendremos los siguiente talleres:


Matrimonios para mujeres de 40 • Enseñando a los jóvenes amar a sus maridos • Que hacer cuando el nido queda vacio • Aprendiendo amar a tu nuera

Madres Solteras • Cuidando tus emociones • Cuidando a un varón • Maneras en que puedes involucrarte sirviendo al Señor en la Iglesia

Matrimonios Jovenes—20-39 • Preparando tus hijos para la escuela • Vistiendo atractivamente con modestia y femenina • La oración la llave al corazón de tus hijos

Sesiones Generales • Reverentes en su porte; no calumniadoras, maestras del bien • Necesitamos mujeres prudentes • Cuidadosas de sus casas

Esposas de Pastores • Presentándote en todo como ejemplo de buenas obras • Como responder a heridas y calumnias • Siendo prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos! Señoritas • Aprendiendo a ser prudentes • Renunciando a los deseos mundanos • Características de una señorita necia y una sabia.

Iglesia Bautista Montecito 13


D

ios nos ha dado el privilegio de ser padres; es un hermoso regalo que Él nos ha encomendado, el cual conlleva mucha responsabilidad y mucho de nuestro tiempo. Afortunadamente, Dios nos da las lecciones en Su Santa Palabra, para llevar a cabo esta responsabilidad de criar, guiar y educar a nuestros hijos. Dios nos manda, como padres, a educar a nuestros hijos. Dios no pretendió dar esta responsabilidad de educar a nuestros hijos a una institución, una escuela, una escuela Cristiana o a otra persona. Dios la dio primordialmente a nosotros los padres. En Deuteronomio 6:6-9, Dios nos manda que diligentemente instruyamos a nuestros hijos en todos sus caminos. En Efesios 6:4, instruye a los padres a criar a los hijos: “…sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Proverbios 22:6 nos dice: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Dios nos va a llamar a dar cuenta de nuestra responsabilidad en la educación de nuestros hijos. Es por eso que nosotros los padres necesitamos estar activamente comprometidos en su educación. Se han hecho numerosos estudios e investigaciones que confirman y aseguran los buenos resultados que hay cuando

14 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

los padres se involucran en la educación de sus hijos. Estos resultados son evidentes desde su niñez hasta el resto de sus vidas; los hijos llegan a obtener una buena formación educativa y por consiguiente, los lleva a una vida de éxito y de buen testimonio para la gloria y honra de nuestro Señor Jesucristo. Cuando los padres se involucran en la educación de sus hijos, los beneficios son innumerables; principalmente, les ayuda a ver claramente cuál es la voluntad de Dios para sus vidas; además, hay un impacto positivo en otros logros de su educación. Es decir, los niños tienen mejores calificaciones, obtienen buenas calificaciones en los exámenes, participan en la clase, entregan sus tareas o deberes escolares a tiempo, etc. También mejoran su actitud y comportamiento en la clase; tienen mejor motivación y mejor auto estima. En total, le dan prioridad a su educación. Se ha comprobado que generalmente estos niños son los que prosiguen a una educación más avanzada en el colegio, colegio técnico o la universidad; se sienten más seguros de su futuro entendiendo mejor cuál es la voluntad de Dios para sus vidas. A continuación hay unos ejemplos que nos pueden


ayudar a involucrarnos en la educación de nuestros hijos. Muchas veces son “cosas” sencillas que como padres podemos hacer para poder marcar una diferencia en la educación de nuestros hijos. Dejemos todas las excusas a un lado, por ejemplo: “No tengo tiempo, no hablo el idioma, no recibí educación, etc.” y empecemos a comprometernos en la educación de nuestros hijos: 1. Asegúrese que los hijos tengan un lugar asignado con suficiente luz para estudiar y hacer las tareas donde usted los puede ver y prestar ayuda (no los mande a su cuarto y que se encierren para hacer las tareas). 2. Desarrolle un horario para hacer las tareas o deberes asignados del día (no deje que sus hijos jueguen mucho, vean la televisión, jueguen con su juego electrónico antes de hacer las tareas y luego empiecen muy tarde). 3. Ayúdeles a organizar y controlar su tiempo. 4. Haga que sus hijos le muestren que han completado sus tareas o deberes asignados (que puedan comprobarlo). 5. Repase las tareas con ellos. Esto les ayudará si tienen alguna pregunta en lo que se les encargó. 6. Lea junto con ellos. Cuando el tiempo lo permita, pregúnteles de qué se trató la lectura. 7. Haga que lean en voz alta cuando sea permitido. 8. Tenga buena comunicación con el maestro(a) de sus hijos. 9. Asista a las reuniones de maestros-padres.

10. Recoja todas las calificaciones de sus hijos. 11. Apoye las actividades de la escuela. 12. Apoye las recaudaciones de fondos que la escuela promueva. 13. Tenga una buena actitud hacia los maestros, la facultad, la administración, etc. 14. Ore por toda la facultad de la escuela. 15. Ore por las relaciones que sus hijos tienen en la escuela (amigos y amigas). 16. Ore por provisión para pagar la colegiatura (si es escuela de paga). 17. Ore por sus hijos para que encuentren la voluntad de Dios en sus vidas. En conclusión, otro año escolar ya está por empezar. Tenemos un poco de tiempo para hacer nuevos planes y pensemos cómo podemos involucrarnos o mejorar nuestro compromiso en la educación de nuestros hijos. Pidámosle a Dios sabiduría, diligencia e interés para cumplir con la responsabilidad que Dios nos ha mandado de criar, guiar y educar a nuestros hijos. Con la ayuda de Dios, los desafío a hacer una diferencia este año en la educación de sus hijos.

Hna. Ruth Lobos

Directora de la Escuela Bautista Montecito Ontario, California

IGLESIA!BAUTISTA!MONTECITO

¡Mire predicar al Dr. Ezequiel Salazar en vivo! Para ver nuestros servicios, visite nuestro sitio de internet:

www.montecito.ws/mbclive.html

Iglesia Bautista Montecito 15


A

l mirar con visión el mensaje profético, el rey David también pudo ver algunas de las virtuosas hijas

de Sion. Esto también influenció en su oración, porque dijo: Señor, líbranos de nuestros enemigos,

para que sean “nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio” (Salmo 144.12).

Al igual que en su oración por los jóvenes, David oró que Dios hiciera volver a los hombres a casa para el bienestar de sus hijas. Muchos cristianos piensan que el padre no tiene mucha influencia en las vidas de sus hijas. ¡Esta opinión es peligrosa! Es peligroso porque se notan los efectos de esto en las últimas dos generaciones de madres débiles que la iglesia produjo en el siglo pasado. Gracias a Dios, algunos ya notaron que esta idea es errónea y están cambiando su modo de pensar. Las piedras de la esquina tienen un papel muy importante en la construcción de un palacio. Ellas contribuyen grandemente a la estabilidad de las paredes y ligan todo el edificio para hacerlo estable. Además, estas piedras son las que los albañiles usan para alinear y aplomar las demás. Se requiere que sean labradas correctamente, a mano. Además, para adornar un palacio de piedras es necesario que las piedras de las esquinas sean pulidas. Las piedras de las paredes son muy similares unas a la otras, y se ve solamente una cara de ellas. Pero las de las esquinas muestran sus dos caras y es por esto que ellas son las que son usadas para adornar el edificio. Por esta razón, se invierte más tiempo en labrarlas y pulirlas. 18 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

En el Salmo 144, David hace una analogía de tales piedras especiales con nuestras preciadas hijas. Al entender esto de esta manera, los judíos más espirituales le sacaron inspiración e instrucción a este precioso Salmo. Ahora bien, saquémosle provecho a esta analogía para el bien de nuestras hijas. ¿Qué visualizamos y qué meta tenemos para nuestras hijas? Yo puedo visualizar a una jovencita virtuosa de aproximadamente 18 años de edad. Su rostro luce brillante porque tiene un corazón limpio. Ella es una de las hijas del Rey, totalmente gloriosa. Ella espera ser colocada en un palacio del reino de Dios. La gracia de Dios mora en ella y todos los de alrededor lo reconocen. Además, ella es virgen y guarda su corazón y su cuerpo para su esposo. Ella está preparada para guiar su hogar y cuidar a su familia. Del mismo modo, ella resplandece hermosa, con una hermosura pura y sana: sin adorno externo, “sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible” (1 Pedro 3.4). ¿Te la puedes imaginar? Tal jovencita, es una “esquina labrada como la de un palacio”. Queridas hermanas, yo quiero tener esta clase de hijas, pero ahora hago la pregunta:

¿Cuánto me va a costar tener hijas que tengan tal testimonio? La respuesta para esta pregunta se expone en la Palabra de Dios. Es mi deseo poder revelarles el costo y las bendiciones de las preciosas joyas que son nuestras hijas. Reflexionemos nuevamente en la analogía que estamos viendo para sacar de ella aplicaciones prácticas. Nosotros encontramos que hay visión en la analogía. Cuando el artífice, ese hombre adiestrado en labrar esquinas, se acerca a la piedra para formarla y pulirla, él ya tiene una visión mental de esa piedra, escrupulosamente pulida y colocada en su lugar. De hecho, él puede visualizarla embelleciendo el palacio. Esta visión es una parte importante del secreto de labrar. No obstante, existe otro secreto para labrar piedras; aunque es preciso que el obrero pueda visualizar la piedra terminada y puesta en su lugar, las piedras no se labran por sí mismas. ¡Hay que tomar las herramientas y esforzarse en la obra! El martillo, el cincel y las demás herramientas no trabajan por sí solas. Al trabajar en la labranza se sabe que se escuchará mucho ruido y se verán lastimaduras en la piedra mientras el artífice la corta y le da forma. ¿Puedes ver


la analogía en este versículo? Se necesitan visión y dedicación (trabajo). Y David oró por las dos porque tenía una carga profética en su corazón. Amada hermana, es necesario que veamos el propósito de Dios para nuestras familias. Dios tiene un plan específico para cada una de nuestras hijas. Es el deseo de Dios que ellas tengan fuerza y hermosura para sus futuros hogares. Como las esquinas labradas de un palacio, ellas deben ser la conexión vital de las demás partes del edificio. Las madres de una nación son una de las influencias más poderosas de sus ciudadanos. No obstante, las madres piadosas no se forman por sí mismas. Más bien, son moldeadas día tras día por las manos de padres que visualizan las grandes y futuras posibilidades de su pequeña hija. Dios no prepara a tu hija para ser una mujer espiritual como premio a tu devoción, sino que exige, además, un proceso largo de enseñanza justa, de tiempo, de ejemplo y de oración. La Biblia y la historia nos enseñan sobre hombres y mujeres de Dios ejemplares que no lograron formar bien a sus hijos e hijas. Y si bien los riesgos siempre existen, Dios ha dado hermosas promesas para quienes trabajan formando hijos. Proverbios 22:6: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Me gustaría mostrarte dos factores que considero muy importantes para poder lograr que nuestras hijas sean las mujeres de Dios que tanto anhelamos: 1. Visión 2. Trabajo Vemos que David tiene el deseo, un deseo que se convierte en una proyección hacia el futuro, no se estanca y piensa en él y ya; él va más allá del presente. 1. ¿Qué es la visión? Es la capacidad para comprender las cosas de manera acertada; es una imagen del futuro de lo que deseamos que sean nuestras hijas; su propósito es guiar, alentar y controlar a la hija para que logre alcanzar lo que deseamos que sean. Nos vamos a orientar hacia el futuro. Para lograr tener una visión bien orientada de lo que deseamos que sean nuestras hijas, necesitamos estar llenas del Espíritu Santo y tener mucha sabiduría.

Estos dos importantes ingredientes no se encuentran en una farmacia y mucho menos en una tienda de decoración de interiores, los encontramos en la Biblia. a. Llenura del Espíritu Santo: Una madre salva, que conozca al Señor Jesucristo como su Salvador y que tenga un caminar con Dios. “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (2 Corintios 3:18) b. Sabiduría: - Grado más alto del conocimiento; que nuestras hijas vean en nosotras, mujeres que conocen más de la Palabra de Dios que ellas. - Conducta prudente en la vida o en los negocios. - El Verbo divino. “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová…” (Proverbios 1:7) 2. Trabajo: - Obra, resultado de la actividad humana. -Esfuerzo humano aplicado a la producción de un producto. Podemos hablar mucho del trabajo, si nos agrada o no trabajar, solo que, aquí nos vamos a enfocar en el trabajo que tenemos que hacer para lograr que nuestras hijas puedan servir a Dios con sus vidas. Primero quiero aclarar que no es un resultado en 30 años, vamos a trabajar para que se vean los resultados ahora y podamos lograr la visión que tenemos a futuro. Y si bien los riesgos siempre existen, Dios ha dado hermosas promesas para quienes trabajan formando hijos. ¿Conoce tu hija al Señor Jesucristo como su Divino Salvador? Empezamos por saber si tu visión está bien enfocada con una hija que tenga la seguridad de la vida eterna y el deseo de servir a Dios en su corazón. Entre la juventud nos encontramos muy a menudo con hijos de creyentes que esconden serias dudas sobre su salvación personal y efectiva. Es más, muchos

aseguran no haber tenido nunca la experiencia de la conversión. Entre las muchas cosas que algunos padres dan erróneamente por sentado en cuanto a sus hijos, ésta suele ser una. Y es fundamental, por eso hago la pregunta: ¿Ha nacido de nuevo tu hija? ¿Ve en Jesucristo su personal Señor y Salvador? Entonces, desde que nuestra hija es una niña ya debemos estar orando y poniendo los cimientos para que ella pueda tomar la decisión más importante de su vida; no podemos esperar hasta que sea una jovencita porque habremos perdido muchos años de su vida. ¿Qué mejor experiencia que hacerlo tú misma? Guíala a un encuentro con !l y estará lista para comenzar ese camino largo, trascendente y vital, el camino para llegar a ser una mujer de Dios. % & )

(

#

'

* ' “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” (Hebreos 4:12) Nuestras hijas deben ver a una madre que lee su Biblia; que aplica en su vida cada una de las enseñanzas que hay en ella. La sabiduría viene de la Palabra de Dios, no de libros de psicología o de revistas del mundo. Necesita ver a una mami espiritual, que cada palabra que salga de su boca sea con sabiduría; palabras que hablen del amor de Dios, con versículos memorizados; que podamos referirnos siempre a la Biblia para explicarles, ya sea para un sí como para un no, la decisión que tomamos. " “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.” (Salmo 34: 4,5) Busquemos el rostro de Dios en la oración, nuestro corazón debe estar siempre dispuesto para acercarnos al Señor, caminemos guardando sus mandamientos, confesando nuestros pecados y apartándonos de todo mal. Un

Iglesia Bautista Montecito 19


tiempo de oración, el lugar y el momento tú lo decides de acuerdo a tus necesidades; que tu hija vea y sienta que eres una mujer de oración…haz de la oración parte de tu vida, cada decisión que hagas debe ser consultada con Dios en oración. Si tú eres agradecida, tu hija va a aprender que ese Dios al que oras, es el mismo en el que ella puede confiar; que la mueva a bendecir con sus labios, su corazón y su vida a Quien está pendiente de sus vidas y los atiende: Dios. Hijas agradecidas, son el resultado de madres fervientes en la oración; nuestras hijas deben ser agradecidas con Dios todos los días de su vida. ! "Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también" (2 Timoteo 1:5). En la familia de Timoteo reinaba la tradición cristiana. Conocemos nombres de tres generaciones. Detrás de Timoteo está Eunice, y detrás de ésta, Loida. Los tres manifiestan una «fe no fingida», que ha pasado de uno a otro. La fe no es impartida por los padres, sino que procede de Dios. Dios se complace en permitir que Su bendición se acreciente en las sucesivas generaciones, imprimiendo el valor de lo que permanece y el conocimiento de ser llamado, dentro de la familia para glorificar el nombre del Señor. Ni Loida ni Eunice se imaginaron que Timoteo iba a ser llamado a un lugar de tanta prominencia en la Iglesia de Cristo. A Pablo, esta familia espiritual, que va de una generación a otra, como israelita, le parece especialmente hermosa. Se goza al contemplarla, y nos habla de ello por algo más: quiere llamar nuestra atención a lo realizado por la madre, la forma en que Dios la usó, a ella y a Loida, para inspirar la fe ferviente y real en Timoteo. Vemos a una madre sola, con un hijo que tiene que educar y a una abuela, que en todo momento representó la verdad en su vida. Pablo viene a decirnos que el hecho de que Timoteo fuera criado bajo la

20 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

influencia de la gracia es motivo en sí para dar gracias a Dios. La salvación puede tener lugar a cualquier edad, incluso a edad muy avanzada, pero el llegar lejos en el conocimiento de Dios suele ser más seguro cuando el niño ha sido criado dentro de las Escrituras. El corazón, espíritu y conciencia del niño es más tierno y en él se hunden de modo indeleble las enseñanzas. Cuando han sido imprimidas con eficacia, difícilmente se borrarán más adelante. Timoteo tuvo un inmenso privilegio al poder ser educado desde la niñez en el camino del Señor. Para él, el conocimiento de la Escritura y el contenido de la fe fue vívidamente real. No eran un mero barniz formal, sino que habían crecido y se habían hecho una posesión inseparable de su propia vida y conciencia. Timoteo le debía esto a su madre; este es el privilegio de algunos hijos de madres cristianas, pero no de todas. Algunos hijos de madres cristianas, convertidos, han dicho que no recibieron la más mínima bendición de su madre. Pero en otras ocasiones la madre inspira de modo permanente la vida del hijo y éste conserva siempre sagrados recuerdos de ella. Es algo glorioso que unifica a los dos espiritualmente. La ternura del amor materno es santificada por el amor de Cristo; el amor maternal potencia el ferviente anhelo de la madre de que el hijo sea del Salvador. La madre no descansa hasta que de un modo u otro, leyendo historias de la Biblia, dando consejos, ejemplo, estímulo, como sea, le induce a abrir su corazón al Salvador que se le está revelando por aquellos medios. "

#

$

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 Hipocresía: Actor-Achis, fingimiento de cualidades o sentimientos y, especialmente de devoción y virtud. Engaño, fraude, mentira; finge o aparenta lo que no es o lo que no siente. Es una persona inicua.

Judas, el traidor, el hombre que entregó a Jesucristo por 30 monedas de plata. Un hombre como pocos que tuvo el privilegio de conocer personalmente a Jesucristo. Nosotras perdemos la oportunidad de conocer a Jesucristo por estar buscando los mismos intereses que hicieron de Judas el hombre más egoísta sobre la tierra. Les menciono algunos puntos que hicieron de este hombre un fraude: • No tenía una relación íntima con su Maestro. Salmo 55:13-14: “Sino tú, hombre, al parecer intimo mío, mi guía, y mi familiar; que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, y andábamos en amistad en la casa de Dios.” • Él había visto a Jesús, pero no lo conocía. Salmo 62:4: “Solamente consultan para arrojarle de su grandeza. Aman la mentira; con su boca bendicen, pero maldicen en su corazón.” • Había oído a Jesús, pero no lo había entendido. Salmo 55:21ª: “Los dichos de su boca son más blandos que mantequilla. Pero guerra hay en su corazón.” • Tenía una religión, pero no tenía una relación con Él. Mateo 23:28: “Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.” Satanás necesitaba un hombre como Judas para que hiciera su trabajo: vio a Jesús, pero no lo conoció; supo los movimientos de Jesús, pero no entendió Su propósito; vio Sus milagros y poderes, pero no conoció al Dios hecho carne. El resultado de la lección de este traidor: Judas tenía un manto de religión, pero nunca conoció el corazón de Cristo. Queridas hermanas, tengamos una buena relación con Dios y no una religión, porque pasamos a ser seguidoras de Judas. Que nuestra meta sea conocer, obedecer y seguir de corazón a nuestro Señor Jesucristo. Santiago 3:17, Filipenses 2:8. Cada vez que obedecemos a nuestras autoridades, como nuestro pastor, las autoridades de turno en el gobierno, estamos obedeciendo y conociendo del amor de Cristo y del ejemplo que debemos seguir.


“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” 1 Tesalonicenses 5:18 Una actitud positiva, nace de un espíritu agradecido. Una de las tareas más creativas para cualquier mujer, sería el de escribir una página semanal sobre el tema: ¿Por qué estoy agradecida? El agradecimiento cambia nuestras actitudes negativas por otras positivas. Ciertamente debemos tener una actitud positiva y un espíritu de agradecimiento. • La mujer agradecida es humilde, mientras que la mujer malagradecida revela un corazón lleno de orgullo. • La mujer agradecida se siente muy indigna y, por lo tanto, cree que tiene más de lo que realmente merece; la mujer malagradecida, siente que merece más de lo que tiene. Un corazón agradecido es consciente de Dios y los demás, mientras que un corazón malagradecido es ególatra.

El contentamiento es inseparable de la confianza en un Dios personal que dirige cada paso de mi vida con un sentido y un propósito. Esto conlleva una serenidad profunda en toda situación; es la serenidad que le permitió pronunciar al Señor Jesús, en medio de «gran clamor y lágrimas» (Hebreos 5:7), su célebre oración de aceptación: «Padre, si es posible pase de mí esta copa, mas no se haga mi voluntad, sino la tuya». Es importante que reconozcamos los beneficios que diariamente recibimos de parte de Dios, que estemos dispuestos a reconocerlo públicamente, testificando del sacrificio que hizo en la cruz por cada una de nosotras. El día tiene veinticuatro horas, no puede haber una hora del día en que no le mostremos nuestro agradecimiento a Dios. “El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón.” Salmo 40:8 Busquemos siempre tener un buen testimonio en nuestras vidas, que nuestras hijas deseen servir a ese Dios al que servimos; un Dios vivo que contesta oraciones y suple tus necesidades. Seamos madres que pusieron vallas cuando el pecado quiso tomar a nuestras

hijas, que supieron abrir su boca con sabiduría. Proverbios 31: 26 “Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.” Madres que tuvieron al Señor como Rey y Señor de sus vidas, orando y derramando su alma por su hija. 1Samuel 1:15 “…Sino que he derramado mi alma delante de Jehová.” Madres que fueron capaces de tomar la promesa del Señor del Salmo l44: 12b “… Nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio”, y reclamársela al Señor para que sus hijas fueran como "esquinas labradas", toda una belleza para el evangelio glorioso. Para que tu hija llegue a ser una mujer de Dios, debes tratar de hacer las cosas cada vez mejor y corregir lo que hayas hecho mal. ¡Gracias a Dios que Su poder no está limitado por nuestras fallas! Hna. Juana González

Maestra de Madres Solteras Misionera a Chihuahua, México


R

ecuerdo el día cuando entré a mi salón como la nueva maestra de tercero y cuarto grado de la escuela Bautista Montecito. Vestida en mi traje favorito de color rojo, me coloqué al lado de mi escritorio para saludar a mis estudiantes uno por uno mientras entraban al cuarto. Este sería mi primer día de clases y quería que todo estuviera perfecto. Con una sonrisa, les di la bienvenida en el salón de color amarillo como el sol, que después fue conocido como “the happy class” (la clase feliz). Yo amé a todos los niños que me fueron confiados por sus padres y seguí enseñando por 4 años antes de tener mis propias hijas. Ahora, soy ama de casa y madre a 3 niñas preciosas. Tal como recuerdo mi primer día como maestra, recuerdo el día cuando por primera vez fui mamá. ¡Qué emoción tan maravillosa cuando pude darle a mi bebé la bienvenida a la “clase” de la vida! ¡Qué tremenda responsabilidad tenía yo ahora de enseñarle a mi hija de su Creador, la Palabra de Dios y también el abecedario! ¿Sería yo una buena maestra? ¿Sería yo una buena mamá? De esas respuestas quizás me enteraré un día, en el futuro. Pero de algo si estoy segura, hay mucho que aprendí como maestra que me prometí cumplir cuando fuera mamá. Mientras yo pensaba que estaba enseñando a los futuros académicos de los E.U., pronto descubrí que ellos y sus padres también me estaban enseñando a mí. Aunque apenas voy empezando en mi jornada como mamá, y me falta mucho todavía que aprender, quisiera compartir

22 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

con ustedes algunos principios que he aplicado y espero aplicar en los años por venir. 1. Enseñaré a mis hijos la importancia de una educación. Una persona preparada en una variedad de temas podrá engrandecer su influencia sobre más personas para traerlas a los pies de Cristo. 2. Buscaré la oportunidad de enseñar en cualquier momento y cualquier situación. Sea un pájaro dándole de comer a sus pajaritos, unas hormigas que se metieron al cereal, o una esposa que a la entrada se dio cuenta que dejó los boletos de Six Flags en el carro…ja, ja, ja…. use cada momento para enseñar las consecuencias de lo bueno y lo malo. 3. Proveeré los recursos y métodos necesarios para que mis hijos puedan comprender mejor. Lee libros con ellos, hazles preguntas, utiliza flashcards o rompecabezas, escuche música apropiada–todo lo necesario para ayudarles a avanzar en su entendimiento. 4. Amaré, apreciaré y apoyaré al maestro o la maestra de mis hijos. Oraré por ellos diariamente, aun cuando no esté de acuerdo; duele a veces cuando a mi niña


preciosa le dan deméritos. Mi deber es enseñar a mi hija cómo debe comportarse en la clase y con sus autoridades. Mi deber es orar diariamente que Dios le dé sabiduría al maestro. El maestro y yo somos un equipo para guiar a mi niña en el camino correcto. 5. Oraré por la educación de mis hijos. Cada niño es diferente; hay algunos que van a captar las cosas más rápido; otros, a quienes se les va a hacer más difícil. Le pido a Dios que me dé paciencia con mis hijos y sus tareas. Le pido que me ayude a no comparar el uno con el otro. Le pido diariamente que mis hijos obedezcan al maestro y que pongan atención en la clase. 6. Le enseñaré a mis hijos que lo que se espera de ellos es su mejor esfuerzo. Siempre animo a mi hija mayor a que obtenga excelentes calificaciones. A los hijos les encanta complacer a los padres; yo la ayudo a estudiar para sus exámenes y memorizar sus poemas y versículos. Yo la animo porque sé que puede; si me trae una B, en lugar de una A, no la hago sentirse menos. Ella y yo miramos dónde fue que falló y corregimos el error para evitar que el mismo se cometa otra vez. Si su hijo no obtiene buenas calificaciones, hay que buscar la razón, el por qué. Tal vez no sea porque es descuidado, tal vez no pueda leer

muy bien o entender muy bien. A mi hija, mi esposo y yo le damos premios por su esfuerzo en lo académico y también en su comportamiento en la clase, con su maestra y sus compañeros. 7. Le enseñaré a mis hijos que tenemos que ser humildes. No somos mejor que otros. Siempre me quebrantaba el corazón cuando mis estudiantes hacían que otros se sintieran inferiores porque no eran tan inteligentes, o limpios, o “ricos,” o delgados. Dios es nuestro Padre. Él es el que nos ha dado todo y Quien que nos ha hecho a cada uno especial. Es mi deber enseñarle a mis hijos a amar a todos y a tratar a todos como Dios quiere. Yo le pido a Dios que eso sea algo que yo pueda transmitir a mis hijos. Yo le doy gracias a Dios por la oportunidad que Él me ha dado de ser maestra en la escuela y también en mi hogar. Es un trabajo que nunca termina, y da buenos resultados si se hace de la manera que Dios quiere.

Hna. Linette Serenil

Esposa del Hno. Julio Serenil, Director de Autobuses Ontario, California


“Y Acab habló a Nabot, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres!” I Reyes 21:2

¿Q

ué quieres tú? ¿Sientes que algo te pertenece por dere-cho, algo que tú mereces, que has ganado?

En la Biblia, en el libro de I Reyes capítulo 21 hay una historia muy triste. Es la historia trágica de un rey y su malvada esposa, Jezabel. El Rey Acab quería una viña para un huerto de legumbres, de hierbas, que pertenecía a un hombre que se llamaba Nabot. Pero la viña era una herencia, como un patrimonio, y Dios le había prohibido venderla, no importaba que fuera al rey. Acab ofreció comprársela o darle otra viña mejor en su lugar. Hasta aquí Acab estaba en su derecho. No había nada de maldad. Pero en lugar de honrar la explicación de Nabot, se enojó y regresó al palacio. Mi opinión personal es que hizo una gran rabieta y mostró sus emociones como si fuera un niño berrinchudo en frente de su esposa,

24 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

porque ella era manipuladora. Él sabía muy bien que ella era tan malvada que obtendría todo lo que él quisiera, ya fuera por la buena o por la mala. Hay una semejanza entre Acab y muchas personas hoy en día. Cuando no nos dan lo que queremos, ponemos cara de vinagre. Jezabel consoló a su esposo malcriado prometiéndole que, por las buenas o por las malas, ella le conseguiría la viña de Nabot. Y así fue. Ordenó matar a Nabot, mandando dos hombres perversos para que le acusaran de blasfemia contra Dios y contra el rey. La pena por la blasfemia era la muerte. Lo apedrearon. Después Jezabel consoló al rey diciéndole que Nabot había muerto y que fuera a tomar posesión de su viña. Hace poco, yo hice una lista de algunas cosas que siento que me pertenecen. Las merezco por derecho. Siento que las necesito.

Yo tengo 66 años. ¿No crees que una mujer de mi edad debe tener muchísimo de ese lujo? Recuerdo cuando nuestros hijos estaban muy chiquitos, vivíamos en Ixtapa. Tenía 4 hijos, y la chiquita tenía como 6 meses. Una pareja llegó para pasar 6 semanas con nosotros, para trabajar con mi esposo. Iban a vivir en Colombia, y querían pasar tiempo con mi esposo para recibir un poco de experiencia en la medicina. Vivíamos en un remolque, así que arreglamos un departamento en el dormitorio de los jóvenes de la casa hogar. Lo único que hacían era acompañar a mi esposo a San Cristóbal, llegar a comer, asistir a los servicios, y acompañar a mi esposo cuando atendía los partos o cuando suturaba una herida causada por la cortada de un machete. Pero yo estaba amarrada a mis hijitos. Me parecía que apenas tenía tiempo para respirar y a veces miraba con envidia a mi amiga, quien no tenía hijos, hasta que un día le


dije: “No me imagino cuánto tiempo haz de tener. ¡Cómo me gustaría tener el tiempo libre que tienes tú!” Se puso un poco brava. “No creas que las mamás son las únicas personas del mundo que tienen mucho que hacer. Yo también tengo mucho trabajo.” Luego me enumeró todas sus responsabilidades. Yo me puse un poco brava también, pero ahora que no tengo hijos que atender, ni esposo, me puedo identificar con mi amiga. Hay exigencias sobre nuestro tiempo, interrupciones. El tiempo es de gran valor para mí. Tengo que llegar al aeropuerto a tiempo, saliendo horas antes del despegue. Me da vergüenza decirlo, pero a veces quisiera gritar: ¡DÁMELO! ¡ES MÍO! ¡HE TRABAJADO TODA MI VIDA, Y MEREZCO TIEMPO LIBRE O, CUANDO MENOS, SUFICIENTE TIEMPO O MÁS TIEMPO! Hay una historia que nuestra familia escuchó hace muchos años, titulada: “La Historia de las Piñas.” Se trata de un misionero que vivía, creo, en Nueva Guinea. Nunca la he olvidado. Ese misionero luchaba para proteger el campo de piñas que había sembrado detrás de su casa. Sufrió tratando de proteger su tesoro. Un día, después de tener muchas medidas de protección, decidió dar sus piñas al Señor. Entonces pudo mirar por su ventana y, con paz, decirle a Dios, mientras la gente robaba sus piñas verdes, que ni habían madurado: “Señor, mira lo que están haciendo con TUS piñas.” Fue entonces que Dios empezó a trabajar, no sólo en el corazón del misionero, pero también en los corazones de aquellos ladrones. El misionero pudo enseñarles lecciones que nunca hubieran aprendido si él no hubiera entregado sus piñas al Señor. El Señor, también me dice acerca de mi tiempo: “DÁMELO. De todas maneras, Me pertenece.” Es entonces cuando tengo paz, aun en ocasiones cuando siento la presión de hacer más de lo que me permite mi tiempo. Aunque ya no estoy bajo la presión de preparar comidas, ayudar con tareas y lavar ropa, hay otras cosas y personas que demandan mi

tiempo. ¡Qué gozo llena mi corazón cuando doy mi tiempo al Señor y dejo que Él lo maneje!

Yo tengo un carro, una casa, un piano y una computadora. Tengo una cocina, trastes y un patio. Hace poco, dije a uno de mis yernos: “Las cosas ya no significan nada para mí; he llegado al punto en mi vida donde las cosas no valen nada, no tiene ningún valor.” Pero en realidad, las cosas, de hecho, significan muchísimo para mí. Proveen seguridad, serenidad. Proveen comodidad, y gozo. No lo niegues. Di conmigo: “Amo mi casa; amo mi colección de _______. No podría vivir sin mis _________. Me encanta llegar en la noche y sentarme con mi _______.” No seas hipócrita. No me digas que estarías de fiesta si llegaras y encontraras que alguien descompuso tu lavadora. Si no confiesas que sientes cariño por ciertas cosas, nunca conocerás el gozo de regalarlas al Señor. Di como el misionero, cuando un niño pisotea tu jardín, “Señor, esos son tus geranios. ¿Recuerdas, Señor, cuando sembramos Tus rosas?” Se siente bonito, como si estuvieras echando una carga sobre los hombros de Otro. Más que eso, sientes que tienes a alguien que está sintiendo lo que tú estás sintiendo. Debemos cuidar las cosas que Dios nos encarga, pero en realidad ya pertenecen a Él. Cuando me pongo triste por cosas quebradas, robadas o maltratadas, me dice: “DÁMELO. De todas maneras, me pertenece.” Es cuando me doy cuenta que no son míos en primer lugar.

¿Qué pecado hay en tu vida que no quieres soltar? Ese pecado te está alejando de Dios. Tal vez es el chisme o la envidia. Tal vez son malos deseos. Tal vez es un vicio. Algo que está destruyendo tu matri-monio, tu hogar, tu relación con Dios. El Señor dice “DÁMELO. Nunca lo vas a poder controlar. No existe ninguna organización en el mundo que pueda quebrantar tu voluntad, tu espíritu. Ningún hombre puede darte la victoria sobre

aquel pecado que te da una sensación de seguridad falsa. Si Me lo das, Yo te daré un corazón limpio. Puedo cambiar tus deseos, y puedo llenar ese hueco que quieres llenar con placeres y cosas.” La historia de Jezabel termina trágicamente. Dice la Biblia en I Reyes 21:25: “A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendiese a hacer lo malo a los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba.” Ella murió después de que la arrojaran desde una ventana en el palacio. Cuando buscaron su cuerpo sin vida para sepultarlo, no encontraron más que su calavera, sus pies y las palmas de sus manos (II Reyes 9:35). ¿Tienes tu vida planeada? Tal vez hasta has elaborado una manera de ir al cielo cu-ando mueras. No, Dios dice: “DÁMELO. Yo tengo un plan mejor. Yo tengo un plan perfecto, una manera en que tú puedes estar cien por ciento segura que cuando mueras vas a ir al cielo. ¿TUS obras? Aun tus buenas obras, dice la Biblia, son como trapos de inmundicia. Ese es TU plan, TU método, porque muestra al mundo lo buena que eres. A menos que Me lo entregues y ME LO DES y aceptes MI plan, nunca llegarás al Cielo.” “DÁMELO…tu corazón, tus planes, tus sueños, tu futuro, tu tiempo, tus posesiones, tus hijos, y YO TE DARÉ una felicidad que nunca habías soñado.” Dios dice: “Dame tus posesiones, y te haré rica en bendiciones espirituales.” “Dame tu tiempo, y lo llenaré de Mi presencia.” “Dame tus hijos, y te daré un hogar feliz.” “Dame tus cargas, y te daré mi gozo.” “Dame tus pecados, y te daré un corazón limpio.”

Hna. Billie Sloan

Misononera a Chiapas, México

Iglesia Bautista Montecito 25


A

gosto es el mes de las ventas escolares. Esta época del año nos recuerda que los padres debemos disponer de nuestras billeteras para comprar calcetines nuevos, nuevas camisetas, uniformes para quienes los necesitan, zapatos, cuadernos, lápices, la caja grande de “Hot Cheetos” y la lista sigue (por supuesto, asegúrese que usted ya tiene la lista de útiles escolares que su hijo va a utilizar en la escuela). Una gran cantidad de dinero es invertida para que nuestros hijos comiencen la escuela de manera satisfactoria. Por desgracia, esta es la única vez que los padres se interesan en la educación de sus hijos. Nuestra responsabilidad como padres debe ser algo más que la de proveer lo necesario para nuestros hijos, también debemos ser sus profesores. La Biblia nos da un papel muy importante a cada padre. “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. (Deuteronomio 6:6-7)” La Biblia no da el papel de profesor a alguien con un título, nos lo da a nosotros los padres. El papel del profesor se les da a todos los padres. Creo que son demasiados los padres que pierden uno de los papeles más importantes como tales: el de maestro. Como padres debemos ser los instructores de la justicia, de las doctrinas de la Biblia, de la moral, de paz y del Dios Todopoderoso. Antes de que la Biblia diga que debemos enseñar a nuestros hijos en el versículo 7, en el v. 6 nos dice que estas palabras primero estarán en nuestro corazón. Tenemos que ser primero ejemplos para que las palabras de

26 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

nuestra enseñanza tengan peso y sustancia al llegar a nuestros hijos para instruirlos en la amonestación del Señor. Sin embargo, vivimos en tiempos en los cuales nuestros hijos tendrán a otros como maestros. En la Biblia se les llamaba tutores y gobernadores. Pablo recibió la instrucción de un tutor privado llamado Gamaliel. Se han descubierto utensilios que pueden comprobar que en los tiempos de Moisés probablemente él fue educado en lo que hoy llamamos un colegio o universidad. En este artículo quiero mostrarles algunos aspectos prácticos para ser un padre y un maestro de sus hijos durante toda su vida escolar. Hay tres fases de la vida escolar en la que me gustaría ayudarle: 1. CORRECIÓN (4-5 años) 2. ORGANIZACIÓN (6-10 años) 3. MOTIVACIÓN (11-17 años) La primera de ellas es la FASE INICIAL O DE CORRECCIÓN. Esto es entre los 4 y 5 años de edad. Como padre, su prioridad durante estos años es el desarrollo de la CONDUCTA de su hijo, para que pueda tener éxito en la escuela. Yo llamo a esta instrucción la FASE DE CORRECCIÓN. La Biblia nos dice cómo disciplinar a nuestros hijos. Yo no voy a tratar este tema en este artículo. Te aconsejo que obtengas una suscripción de


LA MUJER VURTUOSA y ordenes los mensajes del pastor Salazar sobre "DISCIPLINANDO A TUS HIJOS". Tengo un dicho que mis hijos entienden muy bien: INGLÉS, ESPAÑOL Y PALO. No espere que otros eduquen a sus hijos fuera de casa, si usted no puede educarlos dentro de ella. La razón por la que hay demasiados adolescentes delincuentes y vagos, se debe a que los padres nunca corrigieron a sus hijos en esta área de la conducta. Cuando se aplica la disciplina en amor, como enseña la Biblia, con consistencia, entonces sus hijos entenderán que su comportamiento tiene consecuencias, especialmente el mal comportamiento, estamos contribuyendo a su corrección. Enseñarles a sentarse en silencio, a escuchar, a obedecer a sus gobernantes, a no quejarse, sino a pedir de buena manera y educadamente las cosas, su hijo aprenderá a ser disciplinado; está iniciando un camino hacia la educación exitosa. La siguiente fase es la fase de LA ORGANIZACIÓN. Comprende entre los 6 a 10 años de edad. Estamos para ayudar a nuestros niños a hacer las cosas bien. Una vez más, el lugar de la enseñanza está en casa; por lo tanto, en primer lugar, debemos enseñarles a organizar sus cosas en casa; que tengan un lugar para cada cosa. Son las cosas pequeñas las que hacen grandes cosas. En la escuela, algunos niños no pueden ni siquiera encontrar su lápiz o papel, simplemente por la falta de organización en que viven. A continuación, les ayudamos a organizar su espacio. La organización del espacio se inicia por la limpieza de su habitación, la organización de sus cajones y su cama. Todo esto será muy útil para cuando vayan a la escuela, así entenderán que todo tiene su lugar. Por último, ayudar a nuestros niños a organizar el buen uso del tiempo; la vida es tiempo. El principio básico de la vida es un tiempo para todo. La organización del tiempo nos permite poner las cosas más importantes primero, a priorizar y luego a decidir qué es más importante; por lo tanto, ayudar a nuestros niños a entender que el tiempo es valioso. Deben entender que el trabajo es más valioso que jugar; primero se trabaja y luego se juega. Dios es un Dios de orden, y debemos educar a nuestros niños a que sean niños ordenados. La fase final comprende las edades de 11 a 17 años. Esta es la etapa de LA MOTIVACIÓN. Son los años del “por qué”. Los adolescentes necesitan una razón para hacer las cosas; el problema con los adolescentes es que se desaniman fácilmente; corresponde a los padres crear un ambiente de seguridad. Como padre, usted nunca debe darse por vencido

con sus hijos adolescentes. Sí, durante estos años, todavía hay algunas correcciones y problemas de organización. A veces tendremos que conseguir para ellos tutores de matemáticas o gramática, pero como padre usted debería ser su más fiel seguidor. Ámelos sin importar el resultado. Todos cometemos errores, el resultado en la vida es lo que hacemos con esos errores. Nosotros como adultos sabemos lo que es cometer errores y aprender de ellos; debemos alentar a nuestros jóvenes cada día. Dígales que habrá días malos, que los ayudarán a aprender más de la vida, y que un día malo no equivale a fracaso. El amor es la llave al corazón de nuestros hijos; así que todo lo que hagamos por ellos y para ellos debe ser revisado primero en nuestro corazón y después transmitido a ellos. El gran error de los padres en esta etapa, es que los padres dejan de ser padres, porque sus hijos han crecido y algunos se vuelven muy independientes. Pero dejar de ser padres es dejar de ser una mamá y un papá. Ser padre o madre, no es sólo por un tiempo determinado; es de por vida. Obsérvelos diariamente y mire cómo puede ser mamá; es increíble lo que las palabras de admiración pueden hacer. Como padre y pastor de jóvenes, puedo decir honestamente que la actitud determina la altitud. Hay etapas difíciles en la educación de nuestros hijos, simplemente por la forma en que ellos se ven. Nosotros como padres, debemos ayudarles a verse como mejores, más inteligentes y más fuertes de lo que ellos creen de sí mismos. Así que mamá, póngase su traje de porrista y anime a sus hijos a seguir adelante. Corrección, Organización y Motivación - estos tres pasos ayudarán a nuestros hijos a tener un exitoso año escolar, solo si se hacen con el corazón. Todo buen maestro es solamente un buen estudiante. Así que como padre, siempre busque aprender para luego transmitir a sus hijos esos conocimientos. Que Dios la bendiga, y que todos podamos entrenar a nuestros hijos para la gloria de Dios.

Hno. Miguel DeAnda

Pastor de Jovenes en la Iglesia Bautista Montecito Ontario, California


L

a Biblia nos habla del ladrón que viene a robar, matar y destruir. Él quiere robar el gozo y la felicidad que solo Cristo te puede dar, él quiere matar todos tus sueños y deseos, y la vida pura que solo Dios te ofrece. Él quiere destruir tu futuro y los planes que Dios tiene preparados para ti. La Biblia nos dice en el libro de Génesis, que todo lo que Dios hizo era realmente bueno. Dios nunca se equivoca; !l hace todo perfecto y exacto, lo podemos ver en Su creación. Lo ordenó todo; cuando tú naciste, tú estabas planeada por Dios, no eres un accidente, Dios te hizo con un propósito en esta vida. Pero vemos que desde el principio de la creación, el diablo usó sus mentiras para venir a matar el gozo y la paz que Eva gozaba en el huerto. Dios creó un hermoso jardín donde ellos vivirían y les proveyó todo aquello que necesitaban. Si te fijas bien, Dios les proveyó lo necesario para que fueran felices. Hoy en día, Dios, a ti también, te ha provisto todo para que seas feliz; te ha puesto en ese maravilloso palacio el cual es tu hogar; ha puesto muros de protección para guardarte del enemigo, esos muros son tus padres, tu pastor y tus autoridades. Te ha dado

28 La Mujer Virtuosa Ago/Sep 2011

Su palabra como el mapa de la vida y te ha llenado de bendiciones a tu alrededor. Pero, ¿qué pasa? Lo mismo que pasó tiempo atrás: el enemigo viene con sus mentiras para que tú dudes de la bondad de Dios en tu vida; viene con la misma frase: “¿Con que Dios os ha dicho?” Te hace creer que la vida cristiana es aburrida. Encontramos muchas jovencitas pensando: “¡Ay no! Si me hago cristiana ¡tengo que usar falda! ¡ay, no puedo ir al cine!, ¡ay, no puedo ir a una disco! ¡Ay no!” ¡Está bien! Pero ¿qué hay detrás de todo el placer mundano? ¿Qué hay detrás de la propaganda del diablo? "Disfruta hoy y paga después.” ¿Qué gozo se puede hallar en tomar una bebida, cuando pierdes el conocimiento y pueden abusar de ti? ¿Qué me dices de dejar que hombres toquen tu cuerpo y ni piensen en casarse contigo? Te lo ofrecen, pero no lo hacen. Mi pregunta es: ¿Hay gozo en todo esto? ¿Te diviertes? No lo dudo, pero ¿qué hay después? ¿Por qué tanto suicidio entre jóvenes? ¿Por qué tanto bebé muriendo injustamente con el llamado aborto? ¿Por qué jovencitas a una


es un creyente. Esto es lo que Pablo dice en Romanos 14:5 “uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. CADA UNO ESTE PLENAMENTE CONVENCIDO EN SU PROPIA MENTE”. Yo creo que las convicciones personales, son las oportunidades de servir a Dios, dándole más de nosotros a !l de lo que el específicamente ordena o manda. Que las convicciones sean declaraciones de nuestro amor al Señor. Ahora, si usted se pregunta ¿qué tiene que ver esto con el vestir de más mujeres? Significa que debemos empezar con los mandamientos que Dios da; y luego, saquemos las conclusiones más razonables que podamos de estos mandatos. Y finalmente, deberemos aplicar estas conclusiones a nuestras propias vidas según las convicciones que Dios nos da. Así que, ¿Cuáles son los mandatos acerca del vestir? Mucho pudiera hablar o escribir de esto, pero yo quiero empezar con tres principios que creo que se nos ordenan claramente en la Biblia. Veamos estos principios. 1. Nuestra apariencia debe ser MODESTA. (estos principios le quedan a los hombres y a las mujeres). Modestia: Virtud que modera, templa y regla las acciones externas. Incluyendo el vestir. Otra definición de modesta es que no exhibe lo que en realidad es. La vestimenta debe cubrir modestamente el cuerpo y evitar atraer la atención a la carne. 2. Nuestra apariencia debe ser moderada. Esto es, deberemos evitar lo extravagante o toda aquella prenda de vestir que no exhiba físicamente. 3. Nuestra manera de vestir debe ser específica en cuanto a género. Por esto, quiero decir, que Dios quiere una diferencia entre los hombres y las mujeres. El hombre debe verse como hombre y las mujeres como mujeres. Esto se ve en la importancia que le demos al largo hasta del cabello. I Co 11: 14-15 “La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? Esto también se ve en el énfasis del Antiguo testamento sobre lo diferente que debe ser la ropa del hombre y la mujer. Deu. 22:5 “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.” Muchos cristianos quieren dejar fuera de la Biblia este versículo, sino que está ahí para nuestra

instrucción. 2Ti 3:16 “Toda escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” No estamos bajo la ley, pero podemos aprender de ella. Este versículo, enseña que Dios no quiere que los hombres vistan de manera que parezcan mujeres, ni que las mujeres se vistan y se vean como los hombres. Dios considera el vestir intercambiado una abominación. Por eso digo que Dios quiere que nuestra manera de vestir SEA MODESTA (no enseñemos lo que somos), seamos especificas en cuanto a nuestro genero. Ahora, si estos son los mandatos que tienen que ver con el vestir ¿Cuáles son las conclusiones razonables en cuanto a la mujer usando pantalón? Es decir, ¿aplican estos principios? Sí. Tengamos cuidado, no solo el pantalón exhibe; los vestidos y las blusas con escotes y las faldas pueden ser inmodestas e indecorosas. Y aunque sean blusas, faldas y vestidos para mujer, si son extravagantes y muestran todo, no acompañan jamás a una mujer cristiana para dar buen testimonio. Nuestro vestir debe ser un testimonio y no una tentación. Cultural e históricamente, los pantalones son para los hombres y los vestidos para las mujeres. (Los baños en todo el mundo se identifican con una figura usando pantalón para los hombres y vestido para las mujeres) Entonces, no nos compliquemos queriendo dejar este asunto fuera de la práctica de nosotras como cristianas. 1Ti 2:9 “asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia…” Dr. Ezequiel Salazar, Jr.

Director ejecutivo de la revista Mujer Virtuosa Pastor de la Iglesia Bautista Montecito Ontario, California

Iglesia Bautista Montecito 29


Iglesia Bautista Montecito 31


4 La Mujer Virtuosa Feb/Mar 2011


Iglesia Bautista Montecito La Mujer Virtuosa 2560 S Archibal Ave Ontario, CA 91761 909.489.3428 www.lamujervirtuosa.com www.montecito.ws


La Mujer Virtuosa Aug/Sept