Issuu on Google+

DISEテ前 Carolina Chiaerlla

( Un extraテアo

pasquテュn teatral )


( Un extraño

pasquín teatral )

Magali Rodrigues Pires Ivania Cox Emma Yorio Sol Heffesse Fernando Daniel Alonso Gustavo Moscona Aye Redigonda NÚM.0 | Junio 2011 Buenos Aires

PHOTO Aye Redigonda

(Argentina)


El hombre se sienta frente a una PC. Se escucha el tema principal del filme Lágrimas del solse ceba un mate. Mira la pantalla abierta en Word, acerca la naríz a la pantalla, se aleja, toma un lápiz. Escribe sobre la pantalla. -¿Por qué una revista de teatro? -Hay tantas y tan buenas.

-¿Tantas? -Bueno, no tantas, pero sí tan buenas.

-¿Y entonces? -Ésta es distinta.

-¿Y qué la distingue de las “tantas”? -Está escrita por dramaturgos.

-¿Y eso la hace tan buena? -Nadie dijo eso, la hace distinta.

-¿Por qué entonces una revista distinta? -Porque hace falta, que entre tantas tan buenas haya UNA distinta.

-¿Y qué la distingue? -El contenido, el punto de vista, el objetivo.

-¿Existe acaso otro teatro? -No es eso, las tantas buenas hacen crítica y promoción, alguna nota, ofertas teatrales.

-¿Esta no? -Tal vez, pero es distinta.

-No me queda claro. -A nadie le quedó nunca claro quién soto era Godot o por qué la cantante calva lleva ese nombre y sin embargo…

-Ah… entonces es rara, una revista rara. -Distinta.

-Distinta a otras revistas raras. -No, sólo distinta… esta revista incluye además producciones de dramaturgos, fotos, y no sólo eso, las entrevistas no se hacen a partir del punto de vista del público que va a presenciar una obra, sino desde el punto de vista del dramaturgo, del director, del actor, del iluminador, del espacio, de la puesta, de…

-Bueno, bueno, bueno… Ya me está convenciendo. -¿De qué?

-De que es… distinta y sobre todo… este… -Diga, diga nomás.

-¡Rara! -Joder…

01.Editorial NÚM.0 | Junio 2011

Un hombre igual al que está sentado frente a la PC aparece por detrás y le toca el hombro. El hombre sentado voltea y lo mira. Hombre de pie: - Una última pregunta…

…¿Por qué MONO – DRAMÁTIKUS?

Buenos Aires

Hombre sentado: -¿Y por qué no?

( Argentina )

( Apagón )


La puesta en espacio

PHOTO Aye Redigonda

por Emma

Yorio

02.Ensayos NÚM.0 | Junio 2011 Buenos Aires ( Argentina )

La puesta en espacio es una convergencia múltiple (1) de signos teatrales, que tienen una coherencia, lo que en criollo es que todos van dirigidos hacia un mismo lado. Pero no se reúnen allí de manera pasiva sino que lo hacen respetándose, aceptándose recíprocamente y transformándose; rechazándose, sucediéndose, relacionándose y superponiéndose e imbricándose en el tiempo (2). Y así conforman un sentido unívoco. La puesta (si tomamos el significado de acción de poner en marcha una cosa), o la apuesta que también podría ser (si tomamos el significado de confianza en algo que implica un riesgo), en escena se realiza en un lugar. Que es el espacio escénico. Para la semiología es allí donde los actores se desplazan y trabajan. El actor juega a creer que lo que ve y lo que dice es verdad. Y el público juega con él. Para otros se constituye en el espacio intermedio, entre el espacio del espectador y el de la escena. Por lo tanto el espacio escénico es ese lugar que no es de nadie (3). El director puede hacer primero una lectura del espacio (4). O de manera diferente, este lugar puede ser generado a partir de las acciones del actor. No en un espacio pensado con antelación a los ensayos, sino creado a partir de las acciones mismas. Al realizarlas, el actor genera una energía espacial que va dando forma al espacio escénico (5). Este se puede delimitar física o imaginariamente. Y es un elemento imprescindible del código teatral, ya que el actor como cuerpo tridimensional precisa siempre de un espacio. Se tiene que producir una relación entre el trabajo de los actores y el ámbito que los contiene. Se puede lograr un acuerdo entre ambos, que es cuando seguramente se producirá lo que se puede calificar de hallazgo (6). Es allí donde se da la concordancia que se establece entre la obra literaria y el espacio teatral, y comprobar cómo la una depende del otro para su lógico funcionamiento, cómo la primera explica al segundo y viceversa (7). También significa algo más, es donde ocurre la transformación, y la magia. Es el lugar sagrado donde se realiza el rito. En definitiva es el lugar de encuentros, de ensayos, y de creación. En relación a los espacios teatra-


contemporáneas y nuevas tecnologías”,

donde se refiere a su experiencia en la puesta en escena, ubicándose desde lo espacial para así significar lo que quiere comunicar a través de su teatro: “Cuando empiezo a escribir o a dirigir actores, me pregunto: ‘¿desde dónde dice? y ¿hacia dónde?’. Si estos lugares empiezan a configurarse sé que puedo empezar a encontrar los pliegues entre el adentro y el afuera, del cuerpo y de la escena. Sé que a partir de encontrar el lugar puedo empezar a trabajar poéticamente los materiales. Desde la mirada y la voz del personaje-actor, es decir, lo que viene de adentro del cuerpo y se lanza al espacio hasta la relación que me gustaría buscar entre la escena y el público. Al mismo tiempo me pregunto: ‘¿adónde van a entrar los

que vienen de afuera buscando algo?, ¿con qué van a encontrarse?, ¿Cómo me gustaría qué salgan o cómo me gustaría salir a mí” . (11) (1) (Pág. 32, El espacio escénico como sistema significante de Francisco Javier). (2) (Pág. 32, Ídem). (3) (Pág. 45, Revista Cuadernos del Picadero, El espacio escénico, Entrevista a Rubén Szuchmacher por Juan Carlos Fontana). (4) (Pág.19, Ídem, Entrevista a Rafael Reyeros por Beatriz Molinari). (5) (Pág. 5, Ídem, Entrevista a Francisco Javier realizada por Federico Irazábal). (6) (Pág. 7, Ídem). (7) (Pág. 9, Ídem). (8) (Pág.9, Ídem). (9) (Pág.50, Entrevista a Rubén Szuchmacher por Juan Carlos Fontana). (10) (Pág.9, Entrevista a Francisco Javier realizada por Federico Irazábal). (11) (Pág. 40, Artículo “Espacio, escrituras dramáticas contemporáneas y nuevas tecnologías” de Soledad González).

PHOTO Aye Redigonda

les de Buenos Aires generalmente proponen a los espectadores mantenerse sentados y ante el trabajo de los actores que, en la mayoría de los casos, encierra, sobre todo, un pedido de complicidad. La dramaturgia, la situación económica –abundan los monólogos y las obras de dos o tres protagonistas y una sola escenografía, resuelta de la manera más simple–, el desarrollo cultural y artístico, y la necesidad de los teatristas de expresarse, han inaugurado este espacio multiforme en el que la comunicación entre el público y el espectáculo puede ser un susurro, una carcajada o un quejido (8). En conclusión, este espacio no es sólo el escenario, sino también lo es todo el edificio teatral, que aparte de sus condiciones físicas, arquitectónicas, es también lo que comunica ideológicamente (9). En nuestro país hay un surgimiento de nuevas ideologías teatrales lo que genera una renovación de la escena argentina: tanto en el campo autoral como en el de los actores, directores y técnicosartistas-que está alojada y es producida en las pequeñas salas (10). Entonces siendo testigo, al ser asidua espectadora de las representaciones escénicas que forman parte de este cambio, y parte, al estar involucrada activamente en el quehacer teatral elijo cerrar esta reflexión con las palabras de Soledad González de su artículo “Espacio, escrituras dramáticas


Acerca del teatro breve y nosotros Podríamos comenzar diciendo que la historia del teatro breve ha sido atravesada por distintas razones que abarcaron motivos desde tribales, económicos, políticas hasta por fin llegar a lo estético que es lo que realmente nos interesa. Si partimos como buenos alumnos de la definición de diccionario encontramos sobre el mismo, definiciones de este calibre:

“Se consideran obras del género chico aquellas piezas que tiene un solo acto-dividido o no en cuadros- aptas para ser representadas en los teatros por hora o por sesiones”. (1)

A lo largo de la historia han sido numerosos los autores que han escrito este tipo de Teatro, entre los principales referentes encontramos a August Strindberg, Samuel Beckett, y Harold Pinter. Los antecedentes de nuestro teatro nacional señalan que fue influenciado por el género chico español, que por lo general se caracterizaba por ser costumbrista y caricaturesco. Se incorpora a nosotros a partir de la inmigración de principios de siglo a la vertiente del teatro popular, con elementos también del espectáculo circense. Así se constituye el género chico criollo, que versaba sobre hechos contemporáneos y, bajo la consigna de entretener al espectador. Entre los referentes nacionales encontramos la escritura de Gambaro, Pavlossky, Cuzzani, Gorostiza y Rovner por citar algunos. Si se nos apura por esto de ser breves deberíamos decir que las obras breves tienen la particularidad de comenzar con un conflicto ya instalado, como si este se abalanzara sobre el personaje. Atentos a la mirada de un público inmerso en la fugacidad de la cultura del video-clip, el mundo de lo breve nos remite a ese imaginario, y por eso sentimos la necesidad de contar lo que queríamos contar bajo esta forma: Mostrar en esos fragmentos pequeños el universo de los personajes, yendo directo al corazón del conflicto, sin disminuir la complejidad de las historias y situaciones. También se puede pensar en limitaciones en esto de escribir teniendo en cuenta las condiciones del medio, en cuanto a las posibilidades de montaje de las obras: salas pequeñas, pequeñas compañías actorales, pequeños (o menores) problemas de producción… en fin, muchas “pequeñeces” que, sumadas, dan vida a esta manera de escribir teatro. Desde Dramatikus, un grupo de dramaturgos o con pretensión de serlo decidimos escribir en forma breve sobre el color rojo. Tuvimos que concentrar en ese color la tarea difícil de escribir poco y contar todo. Sin más que decirles, señoras y señores o como ustedes prefieran llamarse los invitamos a leer las obras breves sobre el color rojo. (1) Abel Posadas, Susana Marco, Marta Speroni y Griselda Vignolo; Prólogo de la “Antología del género chico criollo”, que corresponden a la síntesis de la Teoría del género chico criollo, 1976, Editorial Universitaria de Buenos Aires.


Parricidio, por Sol Helffesse Habitación en penumbras. Hay una cama y dos mesas de luz iguales a los lados con veladores. Un hombre y una mujer están acostados sobre la cama, orientados cada uno hacia la pared opuesta de la habitación. Ella es Sandra. Él es EL MARIDO. Sandra se levanta con un sobresalto. Prende la luz.

Sandra.- Vos… ¿no viste nada hoy?

Sandra.- ¡Soy una asesina!

Sandra se sienta en la cama.

El Marido gruñe. Sandra le toca la espalda. Lo zarandea con fuerza.

Sandra.- Viste que el gordo Janovich es un tipo raro.

El Marido.- ¡¿Qué queres?!

El Marido.- Jenovich.

Sandra.- No puedo dormir, ¡estoy desesperada! Soy una asesina.

Sandra.- Bueno. Vos viste como es, con las palomas…

El Marido .- A quién mataste, Sandra?

El Marido.- Si, siempre el auto cubierto de mierda de paloma por

Sandra.- Es todo culpa de Janevich, gordo estúpido…

ese imbécil.

El Marido.- Janovich. Es un gordo estúpido.

Sandra.- No me gusta. Es ermitaño, nunca va al templo, ni invita

Sandra.- Yo… Salí con el auto del garage y… y… escuché un ruido!

gente a cenar…

El Marido.- Tengo que levantarme a las 6 de la mañana,

El Marido.- Mucha gente no va al templo y eso no es la muerte de

Sandra.- …como un flan, como tomateaplastadoporpatade-

nadie.

elefante!

Sandra.- Pero viste que tiene como un altarcito, ahí, en la terraza.

El Marido.- podes apagar esa luz?

Verde con maderitas a los costados. Siempre que lo veo le está

Sandra.- y yo… yo no frené. Seguí. Seguí de largo. ¡¿Por qué?!

haciendo algo, dibujos o cambiando maderitas de lugar.

El Marido.- ¿Mataste a Janovich?

El Marido.- ¿Y si se le da por adorar a las palomas a vos qué carajo te

Sandra.- ¡La maté y seguí! ¡Maté a su paloma!

cambia?

El Marido.- ¿Tanto lío por eso?

Sandra.- Parece hijo del demonio.

Sandra.- Era blanca, chiquita, tierna. Yo estaba apurada, y Joaquín

El Marido.- ¡Ridículo! Los vecinos son como la familia, no se eligen y

que grita y grita que llego tarde y el jardín vacío y la maestra que se

hay que aguantarlos. No me voy a mudar porque no te guste el

quiere ir, y cuando volví…

vecino, que te quede claro.

El Marido.- ¿Qué?

Apaga la luz y se acuesta mirando hacia a la pared opuesta a Sandra. Pausa. Sandra lo mira. Se acuesta mirando hacia la otra pared.

Pausa. Sandra.- Nada, mejor dormí.

Apaga el velador, se acuesta y se tapa la cabeza. El Marido prende su velador. El Marido.- Cuando volví, ¿qué?

Silencio. La destapa. El Marido.- ¿Que pasó? Ahora ya me despertaste. Sandra.- No importa. Querés dormir, te tenés que levantar temprano a la mañana. El Marido.- Pero qué pasó después, Sandra, me podes explicar?

El Marido.- ¿Viste qué? Sandra.- ¿En las noticias? El Marido.- Si no me decís cómo voy a saber? Sandra.- No sé, tal vez lo viste, salió en todos lados, no sos un alienígena. El Marido.- No vi nada. ¿Que pasó?

*

Comedor diario con luz de día. Sobre un estante hay un televisor encendido que pasa un video musical. A su lado, en un portarretratos metálico hay una foto en sepia de un hombre de traje negro y una mujer con vestido de novia, y junto a él un teléfono. Un niño entra corriendo. Se frena delante del televisor y mira hacia atrás. Revolea su mochila por los aires.


Entra Sandra.

hija, una piedra del kotel, sobreviviste a los

tenés una idea de lo que eso significa.

Sandra.- Guarda tus cosas, Joaco, en la

helénicos, a los romanos, a los turcos, los

Escupe al suelo.

pieza. ¡y lavate las manos para merendar!

ingleses, los pogroms, a los árabes, a los

EL PADRE.- Maldigo este día. ¡Y que te

JOACO revolea sus zapatillas y sale corriendo. Sandra se agacha. Agarra las zapatillas. Tararea la melodía del video musical que está en la televisión. Silencio. Sandra se levanta. Una paloma blanca está parada sobre una esquina de la tele. Mira fijo. Se ven imágenes de explosión nuclear en un paisaje desértico.

campos, a los gases…!

mueras!, que me rasgo las vestiduras, que el

El hombre abre su camisa, y arranca de su pecho un corazón humano que late dos veces. Al tercer latido explota. La pantalla del televisor se vuelve roja.

pueblo judío va a desaparecer! Y yo voy a

Periodista: Urgente ¡Noticias! Informamos que según testimonio reciente del corres-

EL PADRE.- Sos una piedra del kotel(1)… Voz del PERIODISTA.- Repetimos, tras bomba nuclear, EL ESTADO DE ISRAEL HA DEJADO DE EXISTIR. ¡Científicos consternados!

El televisor se apaga. La paloma desaparece.

*

ponsal a cargo, Israel ha sido volado en pedazos por la bomba nuclear Irakí puesta en producción en respuesta al brutal y terrorífico bombardeo judío en la región de Gaza. Hay víctimas fatales. Repetimos, EL ESTADO DE ISRAEL HA DEJADO DE EXISTIR, es un vacío, un punto negro en el globo terráqueo. Científicos consternados planean excavaciones arqueológicas en la antigua ciudad de Jerusalém apenas se despejen los resabios contaminantes. Ya no quedan rastros del muro de los lamentos

La paloma mira fijo a la mujer. En el televisor aparece un viejo barbudo, vestido con traje negro y gorra. EL PADRE.- Yo soy una piedra del muro de los lamentos. Mi sangre es tu sangre, es la sangre de Abraham, Itzjak, Yaakob, David ha Melej, Herzl, Mordejai Anilevich y Nethanyahu. ¡Sos una piedra en el muro,

Un hombre gordo barbudo vestido de negro está sentado en un sillón individual de respaldo alto. Es EL PADRE. A sus pies, Sandra está sentada en un banquito de madera. EL PADRE.- ¡Caos! ¡Catástrofe! Maldigo el día en que naciste, ingrata. ¡Tus padres, tu

morirme!

*

Comedor diario con luz de día. En el centro hay un estante y sobre él un televisor apagado. A su lado, un portarretratos y un teléfono. Entra una paloma blanca volando y se posa sobre el teléfono. Sandra está parada frente al televisor, rígida. Suena un teléfono. Mira a la paloma. Se oye un piiip. Voz en el contestador.-Este es un mensaje urgente para la señora Sandra Mendekovich. Por favor, comuníquese cuanto antes con el Hospital Alemán. Esto es grave. Se trata de su padre.

( Fin )

pueblo, tu historia! ¡Tu abuela! Y tu abuelo… TU abuelo se escapó de Polonia, ¡con dos

(1) El Muro de los Lamentos, o Kotel Ha Maaravi

monedas y agujeros en los pantalones!, ¿y

EL PADRE.- Vos querés matarme a mi, yo ya

es un lugar sagrado para el judaísmo. Es el muro exterior del Templo Sagrado de Jerusalem, construido por el Rey Salomón en el siglo X a.C., que queda en pie desde esa fecha hasta el día de hoy, tras la destrucción del primer y segundo templo (reconstrucción del primero en el mismo sitio)

lo descubrí. Vos querés que yo me muera.

http://www.wikipedia.org/wiki/Muro_de_las_Lamentaciones

para qué? Para que salgas con un goy el sábado? Para que vayas a bailar, con un goy? Para que te cases? Sandra.- Pero papá…

Sandra.- ¿Cómo podes decir eso papá? Llora. EL PADRE.- Sos una piedra del kotel, no


Rojo Navidad, por Ivania Cox En una habitación, una mujer con un camisón rojo corto y botas blancas de taco alto. Tiene una gorra roja tipo Papá Noel con ribetes blancos. Toma un bolso de debajo de la cama, se saca el gorro de la cabeza. Se saca una bota. Entra un hombre vestido de color oscuro. Lleva un maletín de cuero.

Mujer: Emm…Un balón de futbol

Mujer: Ya no atiendo más.

Mujer se pone de espaldas. Hombre saca una mamadera, una frazada rosa y una muñeca. La muñeca emite un sonido que dice mamá. Mujer se da vuelta toma la bota que dejó. Golpea al hombre en la cabeza. Hombre le agarra las manos a la mujer.

Hombre: El dueño… me dijo que….subiera. Mujer: Ya estoy de salida. Al lado está Ámbar, ella lo va atender… Hombre

cierra la puerta con cuidado. No entendiste. O querés que

llame a alguien. Hombre: Tranquila… Conversemos primero.…

Ella se acerca a la

Hombre: ¿Sólo eso? Mujer: Tiene doce años… Hombre agarra el maletín. Hombre: ¿Te darías vuelta? Mujer: ¿Porqué? Hombre: Necesito sacar los otros 100 de ahí. Mujer: Está bien pero nada de sorpresas, sí.

Mujer: Qué mierda tenés… Hombre: Nada, nada tranquila. Tranquilizate.

Hombre sujeta a la

puerta ¿Y por… digamos 300? Media hora. Mujer: Bueno… Se sienta en la cama. Se cierra la bota… Hombre: Se sienta. Mujer se saca la remera. Necesito descansar…

mujer. La suelta.

Primero quiero saber algo. ¿Qué es lo que tenés que hacer tan

Toma unos billetes del maletín y se los acerca.

importante?

Hombre: Ahí tenés para el balón y un equipo completo… uniforme…

Mujer: ¿No sabés que día es hoy?

botines de marca… Está bien, te asustaste es normal. Conversemos

Hombre: ¿Debería?

primero ¿sí?

Mujer: Nochebuena…y tengo que estar con mi hijo…cocinar y darle

Mujer: Perdoná, es que vino mucho hijodeputa últimamente

su regalo

Hombre: Yo no quiero hacerte nada.

Hombre: Claro…ahora entiendo… Se agarra la cabeza. Hoy todos están en sus casas…¡Usted se viste de rojo! Hombre está agachado

con la cabeza entre las manos.

Mujer: Mujer respira agitada. Hijodeputa, que mierda tenés ahí. Hombre: Nada, es sólo una muñeca.

Mujer: Mujer respira con tranquilidad. Toma el dinero, lo cuenta.

Sonríe. Se sienta al lado del hombre. Pensé en cualquier cosa saliendo de ese maletín menos…

Navidad…es navidad.

Se miran.

Mujer: Mañana es…

Toma la mano del hombre y le pone sobre uno de sus pechos. Hombre deja la mano en el pecho. Baja la cabeza. Llora.

Hombre: Sí, sí… por eso creo que te merecés 100 más… Hombre

busca en la billetera. Porque de eso se trata la Navidad de hacer

Mujer: ¿Qué pasa?

regalos ¿no?

Hombre: Es tan suave.

Mujer: Sí… supongo…

Mujer toca su seno. Y mira al hombre. El baja la mano y solloza. Ella se levanta.

Mujer: A ver. Mujer se acerca. Le desabota la camisa. Hombre la

detiene. Está bien, querés ir despacio, pero me van a cerrar…los

Hombre: Es que no puedo…

negocios, entendés. Sino Ámbar acá al lado es completa.

Mujer: Pero no nos podemos quedar para siempre

Hombre: ¿Y qué le vas a comprar a tu hijo? Pausa. ¿Qué le vas a

Hombre: ¿No?…qué lástima…¿Cómo te llamás?

comprar?

Mujer: Ámber


Hombre: Así no se llamaba la del lado

error maté.

Mujer: Ella es Ámbar, yo soy Amber con e

Mujer: La madre.

¿Y?...Me caes bien. ¿Por qué no volvés un

Hombre: Sí

día normal? Y conversamos y todo lo

Mujer: Ella va querer matarlo

quieras.

Hombre: Sí eso espero

Hombre: No, ya te pagué. Ahora te quedás.

Mujer. Muy bien ya sabés qué hacer, buscarla.

La agarra del brazo. Mujer se levanta de la cama. Perdón no quise parecer violento.

Hombre: Ahí es donde, mi querida Ámbar, quiero llegar pero no sé cómo. Digamos que en

Mujer: La puta madre…

que vos conocés muy bien.

Hombre: Perdón…es que no es un buen

Mujer: Hijo deputa Se lanza contra el hombre. Lo golpea…Hijo de puta…Qué le hiciste.

día…

Llora.

Mujer: Dejame irme…

Hombre: Tranquila...tranquila como te dije... tengo mi arma… podés matarme… aquí o en

Hombre: Está bien sólo te pido 5 minutos,

cualquier lugar… y tirarme al río… yo te enseño cómo se hace… es fácil…

dos… uno… Ya te robé tu tiempo… mirá

Mujer: Hijodeputa

hoy no es un buen día… hice mal, muy mal

Hombre: Sí, no merezco vivir, yo te entiendo. La frazada y la mamadera son de mi hija…

mi trabajo…. tenía que entrar a la casa del

tiene dos años… hoy la fui a ver, a despedirme.

este tipo, no es buena persona, bajó a más

Mujer: Hijodeputa te voy a matar

de uno. Yo no sabía que era Nochebuena.

Hombre: Eso, para eso vine.

Últimamente no sé ni donde estoy. Él

Mujer: El padre te va hacer mierda, te va a hacer mierda juralo

estaba en el sofá. Era fácil. Sólo apuntar

Hombre: Eso no va pasar, no me va denunciar, hay códigos.

derecho. De pronto un ruido. Pensé que era

Mujer: No lo voy a hacer… no lo voy a hacer…

un gato. Pero disparé igual. Era muy peque-

Suena música de navidad.

ña. Una niña. Después le disparé a él. Le di

Hombre: ¿Qué es eso?

en la oreja. Levanté la mamadera y la

Mujer: El cambio de turno. Ya van a venir a …

muñeca y salí. Si mis jefes me encuentran

Hombre: Tenemos poco tiempo

me matan. Pero soy incapaz de hacerlo yo o

Mujer: No quiero hijodeputa… me da asco

dejar que lo hagan a esos cerdos ¿Qué hago

Hombre: Hace rato estuviste a punto de matarme con el taco de tu bota y aún no sabías

Ámber? ¿Qué hago?

nada. Yo te aseguro que es muy fácil, apuntás y listo… Hombre deja el arma sobre la cama.

Mujer: Podrías entregarte.

Mujer la toma y le apunta.

Hombre: ¿A la policía?

Mujer: A ver… acercáte a la pared… abrí la ventana… Abrila hijodeputa y… tirate… tirate…

Hombre: Pensé, que la justicia humana no

Hombre: No pensé que fuera así…pero me parece muy bien.

es justa, si tenés plata zafás…pensé quien un buen tiro en la nuca.

Hombre pasa una pierna, pasa la otra y se lanza. Se escuchan gritos. Mujer se acerca la ventana. Suena un teléfono. Mujer abre el bolso que está debajo de la cama. Atiende el teléfono.

Mujer: No sé, ¿el padre?

Mujer: Mi amor, mi amor, mi chiquito ¿estás bien?… nada, no me pasa nada… de verdad

Hombre: Es un tránsfuga, peor que yo,

estás bien…Nada, problemas en el trabajo.

peor. No, la persona que más va a sufrir,

Ruido de sirenas. Pero en rato paso por vos y nos vamos a casa.

puede ser la única persona que podría, con

quien le dio la vida a esa nena, que yo por

lugar de una niña chiquita haya sido un varón de 12 años. Y el tránsfuga del padre es alguien

( Apagón )


Carmín La Fraternidad, por Emma Yorio Situación I Rita tiene unos 30 años aproximadamente, está sentada, tiene las piernas cruzadas y apoyadas sobre un escritorio marrón desteñido cubierto de papeles y lapiceras. Lleva puestas unas medias panty red. Es morocha, baja y gruesa. Tiene puestos ruleros en el pelo y una redecilla. En las orejas tiene unos auriculares grandes y redondos que están unidos por una vincha. De ellos sale un cable telefónico. Enfrente del escritorio hay una silla. Se escucha el ladrido de un perro. Rita tiene una lapicera en la mano.

( Homenaje a K.Kieslowski )

R: Ah, la loca de la gomera vos me decís. Le encantaba ir a cazarlas ella misma se las elegía. Este no sé todavía, habla poco. Lo que sí llama a uno y le dice cada cosas que yo ya no sé que creer. Lo anoté. Agarra una hoja y la mira. Le dijo: Quizá una cierta noche el mismo sueño desaparecido inmediatamente después de despertar. A: ¿Uhm? R: Lo mismo digo yo.

Rita suelta la hoja.

Rita: ¡Sh! Se escucha el ladrido de un perro ¡Valentine! Pausa ¡Chito!

A: ¿Qué quiso decir con eso?

¡Qué no oigo, che! ¡Entre vos y esa FM de mierda! Se escucha el

R: No sé. Habla raro, quizás se lo lee al otro.

ladrido de un perro. Rita mueve la cabeza hacia la izquierda. Mueve

A: ¿Si adivinas te pagan más, Rit?

la cabeza hacia el lado derecho. Asiente y sonríe. Entra Augusto, es

R: ¡No, qué va! Pausa Con lo canuto que es el Fino para largarme un

joven, alto, corpulento y tiene el cabello largo rubio.

mango. Yo, porque a mí me da curiosidad. Siempre quiero saber,

Rita: ¿Ma´ quién es?

por más que sea una porquería o no entienda nada. ¡Sh! ¡Sh! ¡Qué

Augusto: ¡R-rit-ta! Se acerca a Rita

vuelve! Rita se muerde el labio, y mira para arriba.

R: ¡Chs! Pausa ¡Una vez que lo engancho! ¡Será de dios! Pausa

Augusto tararea “Fake” de Simply Red

¿Cómo va, Gusto? Mira a Augusto.

R: Me parece que este es un perejil yo ya se los dije, es pura

A: Bien. ¿Y por acá la cosa cómo anda? Camina y mira a su alrede-

espuma. Rita frunce los labios. Se escucha dos ladridos de perro.

dor.

Este Valentine se pone loco cuando yo estoy meta que te escucha y

R: Bien. Tirando. Ahora justo lo enganche pero como cuesta. No es

escucha. ¡Parece qué me lo hace a propósito! Mira a Augusto. ¿Y

cosa fácil.

vos qué haces acá? Yo no te estoy pasando bola. ¿No te aburrís?

Augusto se sienta enfrente a Rita.

Siempre me pregunto lo mismo.

A: Vos avísame así no te jodo justo cuando lo enganchas.

Augusto se para, se acerca a Rita y le acaricia la planta del pie.

R: ¡Chs! ¡Calláte! Pausa Ahora podes seguir.

R: ¡Salí!

A: ¿Y este en qué anda?

A: A mí no me cuesta nada, venir a echarme… ¡Ja! Una miradita…

R: Es contrera, manda información pero no lo pueden agarrar…

Una escuchadita…¡Ja, ja!… ¿Somos vecinos o no somos vecinos,

A: Igual eso no es…

Rit?

R: ¿Cómo qué no es? Mira a Augusto. Ya sabemos que hay muchas

R: A mí no me molesta mientras todo muera acá, Gusto. Vos ya

cosas que no son pero igual… Se hacen que sean para justificar.

sabes que este es un asunto… ¿Cómo se dice? Pausa ¡Qué no se le

A: Más allá de eso que ya sabemos. ¿Este tiene algo interesante?

puede decir ni mu a nadie!

Digo ¿No? Algo como la otra que tenías, esa que le preparaba al

A: No me vas a decir que desconfías, Rit. De mí, de tu único amigo

marido los mejores niños envueltos para el tuco, y al final descu-

en el barrio. ¡Ah, me olvidaba del cusquito!

briste que se los hacía con las palomas de la Costanera.

R: Ese me parece que ahora es contrera también. Cada vez que


tengo que parar la oreja… A: ¿Ahora está tranquilo, no parlotea nada?

Rita mueve una mano hacia arriba y hacia abajo. Escribe con la lapicera en una hoja.

R: No, muzza. Los dos. El otro me parece que salió.

A: ¿Qué dijo?

A: ¿Y la FM?

Rita mira la hoja.

R: Hace interferencia. Engancha justo la antena acá. Justo acá lo

R: Todo principio no es más que una continuación, y el libro de los

podes creer. ¡Qué mala suerte tengo yo! ¡Meada por un perro!

acontecimientos se encuentra siempre abierto a la mitad. Dijo. No

Nunca mejor dicho…

caso una. ¿De qué mierda habla este tipo me querés decir?...

A: Yo allá no la agarro. ¿Y qué música pasan? ¿Sabes? R: No sé, cuando la escucho puteo la mayoría de las veces. Suena cuando este gilastro va a largar algo que parece importante. A: ¿Ni un nombre? ¿Nada? R: Dejáme hacer memoria. Haber… A: ¡Cómo se te mete tanto! ¡Quizás se pueda hacer algo! R: ¿Qué se va a poder hacer? Lo único que hable con Ciro, pero no sé. A: Si te acordás de algo. Serviría. R: ¡Uhm! Mira a Augusto ¿A quién le?... Pausa ¡Ya me vino algo! Pausa ¡Eso qué caza bichos! Pausa ¡Qué es cómo un aparato con cuadraditos! A: ¿Qué bichos? Pausa No sé. R: ¡Pescados! ¡Chiquitos! Pausa ¡Red! A: ¡Ah! Es un nombre corto. Fácil. R: ¡Y molesto! Hace un ruido… A: Acopla. R: ¿Y vos cómo sabes si no la enganchas? A: Supongo Rit. Me lo… R: ¿Vos estás seguro qué no abriste el pico? A: Rita, que hablamos ya. Desde el primer día que entre a esta casa sabía… R: No por si acaso digo. No vaya ser que… Se te haya escapado y… Augusto se toca los labios. R: Mejor así. Porque si no… ¡Parate! Augusto: ¿Está hablando con alguien?

Situación II Entra el Juez, es un hombre de unos 60 años aproximadamente, es blanco, bajo y tiene el cabello castaño. Entra Augusto. Se escuchan ladridos de un perro. Sobre el escritorio están los auriculares. A: ¡Karin! ¡Chito! J: ¿Este era el garito, Javito? A: Sí. Pausa ¿No le conto ya el Sr. Chamorro? J: Sí, me dijo pero quería su confirmación aquí in situ…

Augusto levanta los hombros, las cejas y coloca los labios hacia abajo. A: Ella se sentaba allá. Pausa Yo hacía ladrar al perro o le ponía la FM barrial cuando venía algo realmente importante. Algo que no se tenía que saber.

El Juez camina con los brazos en la espalda. J: ¡Muy bien, Javito! Sus servicios serán muy bien recompensados. Ahora sin el Fino, ni Ciro en la cancha. Pausa Y la pobre Rita…

Mira hacia arriba La vamos a seguir llamando así, aunque era su alias. En fin, la pobrecita… A: ¿Qué fue de?...

El Juez se acerca al escritorio. Toma los auriculares. J: ¿Cómo lo ve? Mira a Augusto. ¡Lo están esperando! ¡Vamos! Pausa ¡Ocupe su puesto! ¡Felicitaciones!

Augusto tiembla. A: Sí usted lo dice señor juez… Traga saliva.

( Fin)


El rojo carne, una pasión Argenta, por Gustavo Moscona (Una carnicería. Dos hombres de aproximadamente 50 años, con delantales blancosmanchados de sangre, cortan trozos de carne con cuchillos grandes. De fondo se escucha un tango)

H2:- ¿Sabés lo que pasa? La ingratitud es lo

esos, qué pechos mamá, qué pechos (Hace

peor y la gente es muy, pero muy ingrata.

gestos con sus manos en forma circular).

H1:- Sí, pero duele, mucho duele. ¿Sabés

H1:- Yo les daba a todas. Vos sabés que en

donde? Acá adentro (Se señala el corazón)

ese sentido siempre fui democrático, no

Bien que decían: ¡Está rica la comida, está

discrimino a nadie. Le daba a la turquita, a

rica! ¡Qué buen corte, que buena carne!....

la cieguita, a la renguita… ¡Uh! ¿Te acordás

¡Cagones de mierda! ¡Hace cuánto que no

de la renguita? Y el boliche, el boliche

entra nadie! (Golpea con el puño la carne

estaba abierto todo el tiempo, como debía

Hombre 2:- ¿Vos decís? ¿Vos decís?

que estaba cortando) (Ambos sacuden con sus manos las moscas que vuelan sobre la carne)

H1:- Y eso que uno lleva años con esto...

H2:- Es así Horacio, al principio se entusias-

tiene que entender que los tiempos cam-

H2:- ¿Vos decís? ¿Vos decís?

man y después se van borrando de a poco.

bian, la gente cambia. Usted sabe, ya no es

H1:- No esperaba esto, la verdad no espera-

Mirá lo que pasó con este mundial.

lo mismo. Mire los pendejos de hoy en día.

ba esto.

¡Maradooo, marrado! ¡Cuanta ignorancia!

H1:- Sí, se clavan alfileres por todos lados,

H2:- ¡No tenés que darle importancia, no

H1:- ¿Ves? Ahí tenés a los alemanes, son

hasta en la lengua ¿Será profesión o auto-

tenés que darle importancia!

otra cosa. No se arrepienten, se callan pero

flagelo para el dolor, eso?

H1:- De a poquito nos fuimos quedando

no se arrepienten.

solos (se ríe) ¿Vos te acordás cuando este

H2:- Maradooo, Maradooo (Se ríe)

H2:- Qué se yo, ni los padres los aguantan.

lugar estaba lleno? Porque estaba lleno ¿Te

H1:- ¿Te acordás las minas que venían? Yo

acordás?

las miraba, las miraba mientras cortaba.

H2:- ¿Cómo no me voy a acordar? Hacían

nariz con un pañuelo. Ambos se ponen a comer la carne) - Y sí, es así, hoy estamos

H2:- Sí, es por eso, yo también las junaba, a

mañana no. ¿Sabés qué extraño también,

fila para entrar.

todas les regalaba una sonrisa y las muy

Juan? La sobremesa. Ahora cada uno come

H1:- ¿Vos te acordás lo que era los domin-

trolas me mostraban sus dientes. Que a

por su lado, no se comparte nada, ni las

gos?

propósito, ahora que lo recuerdo, no eran

culpas se comparten.

H1:- ¿Cómo no me voy a acordar? ¿Cómo no

blancos. H1:- (Lo codea al H2) ¿Te acordás lo que le

H2:- Vamos hacia el individualismo. Ojo,

me voy acordar? H1:- Hasta en Pascuas se llenaba.

decía? Les decía, mira lo que les decía: ¡Así

ciencia ficción que yo veía de chico.

H2:- Qué querés que te diga… El buey solo

querés, así te gusta, asíííí te gusta, sí que te

H1:- Es una especie de Aleluya, Aleluya cada

bien se lame.

gusta, toda, toda te gusta! H2:- ¡Uf! (exclama) Que días hermosos

uno en la suya.

H1: Sí, pero no esperaba este final.

Hombre 1:- La gente me ve torcido, me ve distinto.

ser (Se pone a llorar) H2:- (Le da una palmada en el hombro)No afloje Horacio, no se ponga mal. Usted

H1: (Se seca las lágrimas y se limpia la

que eso ya se veía venir en las películas de

H2:- Lo peor de la gente joven es que no


vivió una mierda y se da el lujo de descon-

tira que la gente no nos necesita

fiar, porque viste, estos desconfían de todo.

H2:- Aparte, si no lo hacemos nosotros ¿quién carajo lo va a hacer? ¿O acaso lo van a hacer

¿Te acordás Horacio de la mocosa que entró

los afeminados esos que se enteran de las noticias por el diario o la tele y se horrorizan?

el otro día? ¿De dónde sacamos esto? ¿Con

Pero bien que piden…

qué esta hecho? ¿Por qué tiene ese olor?

H1:- Esos son turistas en su propio país, que se la pasan quejando.

Vos sabes que me contuve para no pegarle

(Ambos se ríen)

(Toma el cuchillo y lanza puntazos al aire) ¿Desde cuándo tanta insolencia? Decí

H2:- Mirá Horacio, ahí viene (Se frota las manos, señala con el dedo hacia la puerta)

que es del barrio y uno conoce a la familia,

H2:- Viste que te dije que iba a venir.

porque si no…

H1:- Tranquilo Juan, tranquilo. Dejalo pasar, no te mostrés ansioso. Encanutá el cuchillo.

H1:- Hiciste bien. Esta vez hay que ser más

(Mira al reloj) ¡Resultó puntual el hombre, eh! ¿Cómo le va amigo? ¡Ah, hoy no los manda-

prolijos.

ron a ningún acto, a cortar ninguna calle! ¿Escuchaste Juan?

H2:- Lo que pasa es que se extraña…

H2:- ¿Cómo no lo voy a escuchar? Y más si se trata de este señor.

H1:- Yo igual no me resigno, ni me voy a

H1:- Lo estábamos esperando… Así que hoy no tenían nada para protestar.

conformar con ver los días pasar. Es así

H2:- ¿Usted cobra el plan, no? Claro, me imagino, con todo lo que trabajó y con tantos

como en tiempos memorables o lo hace-

hijos.

mos nosotros o no lo hace nadie. Mi causa

H1:- ¿Vino solo como le dijimos, no? (El

H1: ¡Tranquilo Juan, tranquilo!

sigue siendo la familia.

hombre 2 sale a verificar afuera). Mire que ya le separamos su comidita, su carnecita (se ríe)

H2:- ¡Nuestra causa Horacio, nuestra causa!

H2:- Sí, sí, es verdad. Esta vez no nos mintió el hombre, vino solo.

Porque en esta patriada estamos juntos.

H1:- Pase, pase, es en el fondo. Ahí está su bolsita preparada. ¡Vamos hombre, pase sin

Pero no te preocupés, hay veces en que hay

miedo! Juan lo va acompañar.

que dar el ejemplo, hay que marcar el paso

H2:- ¿Eh, por qué esa cara de miedo? ¿Qué le pude pasar? ¿Somos argentinos o no somos

y no se puede estar esperando. Pensá,

argentinos, viejo?

Horacio, en la familia.

H1:- ¡Vamos hombre pase, que no tenemos toda la noche! Y todavía nos falta poner la

H1:- Siempre pienso

(se persigna)

¿Sabes

qué? Algún día la gente nos va a volver a reconocer, acordate lo que te digo. Es men-

carne en el refrigerador para mañana…

( Se ríen H1 y H2. Apagón de luz )


Erythros, por Fernando Alonso Personaje: Un hombre de edad indefinida. Vestido de rojo, con antiparras redondas con vidrios rojos y con una gorra de baño roja. (HR).

chusma… blancos de mierda… Siempre en

la de Lugosi, Drácula de Cóppola, Blade, Van

patota, amontonados como cucarachas en

Helsing y dos mil quinientas más…

manzana podrida…

señala a sí mismo)

En esa época todavía me llamaba Proeritro-

primerísimo primer plano, plano detalle, sí,

blasto. Tenía un núcleo rizado y me hacía

así, sin importar en el colmillo de quién, sin

juego con el color de las mitocondrias.

demasiado efecto especial, nada… No

HR ¿El huevo o la gallina? En mi caso puedo

existe colmillo ni cuello en el que no haya

asegurarlo… El huevo… Hemocitoblasto…

HR se incorpora. Da unos pasos con dificultad.

Célula madre que me dio vida a mí y vaya a

HR De las épocas de eritroblasto basófilo y

Estuve en los colmillos de Gary Oldman, de

saber a cuántos más…

de eritroblasto policromatófilo mucho no

Bela Lugosi, estuve en la piscina de Wesley

HR se toma el mentón con los dedos, entrecierra los ojos.

me acuerdo… Uno va perdiendo la memo-

Snipes, hasta en el cuello de Cecilia Milone,

ria… Y sí… imaginate… Un día te vas a

en el escote de Paola Krum, en el micrófono

HR mmmmm… si mi madre se llamaba

dormir con una caricia tierna en el núcleo y

de Juan Rodó… Es emocionante ver como la

hemocitoblasto no quiero imaginar el

cuando te despertás…

gente se impresiona al verme… Me siento…

nombre de mi padre, si es que lo tengo y reproductivo.

HR se toma la cabeza. Se pasa las palmas HR hace un gesto de duda. Reflexiona. de las manos por la cabeza. Gesto de incer- HR Nunca entendí bien eso. A ver, digo, si el tidumbre. siete por ciento del total del cuerpo humano

Perdón, no me presenté, soy Eritrocito.

HR …nada, ni la sombra de lo que era…

está formado por sangre… Y una persona es

Mira a un costado.

conciente de que por adentro está llena de…

to para perros? Puede ser pero… con una

HR se da vuelta dando la espalda. Se mira dentro de los pantalones. Se encoge de hombros. Voltea de frente.

madre que, además de llamarse Hemocito-

HR … y de la mitocondria no hablo, me

ningún problema y al ver el jamón fuera del

blasto, al darme vida se quedó con mis mito-

deprime el tema. Bueno, veamos el lado

pan no sé, salir corriendo, desmayarse… O

condrias, a ver, Eritrocito es lo más miseri-

positivo.

tomarse un daikiri y horrorizarse al ver la

cordioso que se me ocurre. Pueden llamar-

(saca pecho) ¡Nunca una impotencia!

botella de ron, o al durazno en el árbol… Son

me Eri… (carraspea) obviemos lo que sigue

Además, no todo es sexo en esta vida. En

raros, admítanlo…

(se mira la zona genital) … no es buena

nuestro caso es al revés, para reproducirnos

propaganda.

no nos juntamos, nos separamos. Eso lo

HR camina rápido por el lugar y esquiva supuestos objetos.

HR gatea en círculos.

aprendí ya siendo casi un eritroblasto orto-

HR Esta faceta de mi vida es complicada, lo

HR De mi infancia guardo buenos recuerdos.

cromático… Un tiempo más tarde, ya

admito… Puro entrenamiento. Uno tiene

Mi madre no tejía escarpines, sus tejidos

pasado de retículocito aprendí que la vida

que estar en forma. Si no, está frito… Uste-

eran renales. Mi salidas no eran al tobogán

pasa por otras cosas. Ser un hematíe tiene lo

des a esto lo llaman problemas raciales… en

de la plaza… si vieran qué divertido es tirarse

suyo. Hablemos de fama, de cartel.

mi caso no. Mi problema es con los blancos.

por la médula ósea una y otra vez. A veces

Si uno no está atento enseguida lo fagoci-

íbamos a pasear, a mi vieja le daba en el

HR hace un gesto con la mano de luminarias.

hígado cuando nos cruzábamos con esa

HR Películas de vampiros: Nosferatu, Drácu-

hacen los imprescindibles, y ya sabemos, los

menos aun qué nombre le darán al acto

HR ¿Perdón?¿Qué tengo nombre de alimen-

(se

¿Papá? PPP… ja ja…

aparecido… ¿Y? ¿Qué me contás?

¿no? ¿Por qué impresiona tanto? Es como comerse un sándwich de jamón y queso sin

tan. Son terribles los guachos… Encima se


únicos imprescindibles son los que luchan toda la vida, lo dijo

pará loco no podés decírmelo a… ¿Estás seguro?

Bretch… La cosa es que se hacen los imprescindibles y no sólo que

¿Cómo que no está? Pero… ¿Y el atraso, las puteadas del novio, los

nunca logran curar nada sino que además terminan siempre siendo

antojos y la mar en coche? ¡No me digas que no tarado! Hace días

un grano en el culo. Y cuando los aprietan un poco terminan saltan-

que reservo lugar para estar en primera fila… ¿Qué decis? ¡Te escu-

do.

cho para el culo! ¡Oíme Colo… ¡ ¿Hola? ¿Hola?

HR se detiene bruscamente y gira varias veces en el lugar, primero muy rápido y cada vez más lento hasta detenerse. Se pone la mano como visera. Hace movimientos desacompasados.

HR corta el celular y se agazapa, mira hacia atrás, tiene el rostro desencajado.

HR ¡Guauuuuuuuuu! ¿Qué fue eso? Algo se metió esta mina… Uhhhh… me siento como nunca… Dios… me siento como si fuera el

HR es tironeado y atropellado por otros supuestos glóbulos rojos. Intenta soltarse. Se resiste.

mismísimo Chapulín Colorado después de comerse unos tacos con

HR ¡No quiero ir! ¡Déjenme! ¡No quiero!

HR ¿Qué pasa? ¿Por qué corren así?

( Apagón )

ajíes puta parió… Tengo ganas de… ¡Bailar!...

Música disco. HR baila frenético. Luces rojas. HR ¡Qué loco! ¿Siempre venís a bailar acá? ¿De qué signo sos? ¿Y en

Voz en Off de locutora.

el páncreas chino? ¿Si qué? No escucho… ah ¿si soy del Barza decís?

…y para esos días, en los que no podés sentirte insegura, toallas femeninas super absorbentes: Clean Fish y decile chau a las narices fruncidas.

¿por lo rojo y azul? Ah re… chiste malo… (ríe)…

(en volumen muy

alto y mirando hacia arriba) ¡che nena, me quiero bañar!… ¿Dónde vivís? ¿En Fabián Vena? Uh, eso debe ser como estar en el paraíso ¿no?... ¿Conocés muchos lugares? ¿Yo? No, nunca me transfundieron… siempre en esta piba… sí… Bueno, fue un gusto… ¡Éxtasis! Digo… ¡Éxitos!

HR se detiene con brusquedad. Está rígido. Toma una botella con agua. Bebe con voracidad, se chorrea la cara, el pecho. Adopta la postura normal. HR Flor de viajecito ¿no? Me hizo acordar a una vez que me invitaron a una gangrena… al final se pudrió todo… los inadaptados de siempre ¡qué joder!

Sonido de celular, se escucha Blood and Fire de Manu Chao. HR Perdón… ¿Hola, sí? ¿Quién? Ah Colo ¿Cómo va? ¿Todo bien? Sí, sí… Me enteré que viajaste en aguja… ¿Y, ta bueno no? ¡Qué experiencia boludo! La próxima vos a estar más atento… Che, contame ¿Y el servicio, bueno? ¿Esterilizada o descartable? ¡No te puedo creer! Te envidio Colo… qué momento… ¿Y a dónde viajaste? A un laboratorio… ¿Y donde estás parando Colo? ¿En una probeta? Ah bueno, no te falta nada… ¿Y estuviste en el Zamba? ¡Qué te parió loco! ¿No te mareaste? Ahá… sí… (gesto

serio) No te puedo creer…

( Fin )


PHOTO Aye Redigonda

..Color de la sangre, del fuego, de la carne y los frutos. ..Odio, calor, vigor, energ铆a, valor y vida. ..Enojo, pasi贸n, muerte, destrucci贸n y tragedia. ..Alerta, adrenalina, poder y triunfo..


Que un café sea excusa para la reflexión entre amigos es ya un lugar común. Para hacerle honor al cliché nos reunimos en torno a un artículo de Mauricio Kartún, que en este caso orienta nuestro pensar sobre la actividad teatral. Compartimos su texto y, luego, nuestras reflexiones. Los autores se han puesto demasiado complicados porque se han apartado del cuentito. Para el espectador el cuentito es imprescindible, porque sin él no entiende. El teatro pierde popularidad porque los autores ya no son capaces de contar el cuentito. Lo he escuchado demasiado frecuentemente. Nunca se me hubiera ocurrido hacer el esfuerzo —quizá algo obvio– de refutarlo si no fuese porque en los últimos tiempos se lo he oído a unos cuantos actores, que parecen así hacer el descargo correspondiente por la falta de público. Aunque el cuentito es un término convencional que usamos habitualmente los

Dramaturgia en crisis. El Cuentito.

dramaturgos para referirnos al nivel primario del relato –un mapa con el que orientar las, a menudo, caóticas imágenes del creador— en su acepción más generalizada, el termino hace referencia a un orden, una simetría narrativa más propia –en las últimas décadas— del realismo televisivo, o del cine norteamericano, que del –más heterogéneo— menú de géneros escénicos. Buena parte de estos géneros es capaz de utilizar el cuentito –claro— como herramienta de construcción, pero pocos lo tomarían hoy como fin. Sin embargo, la crisis de público, ha agudizado –si no la imaginación— la nostalgia, y algunas cabezas parecen haber determinado que si una receta dio resultado por tanto tiempo; que si lo usa la televisión y la gente no ha reventado todavía demasiadas pantallas a botellazos; que si lo mencionan los recetarios de dramaturgia norteamericanos (los más bananas, adictos a cierta autoayuda dramatúrgica, le baten plot), es porque el cuentito es la panacea que volvería a reordenar las cosas. El cuentito sería la plancha capaz de desarrugar las rugosas estéticas contemporáneas, que ahora así prolijas, almidonadas, volverían a atraer a nuestro tradicional espectador de clase media. En el marco de este concepto, los autores –o los directores, cuando desde su disciplina ejercen la dramaturgia– vendrían a ser una suerte de complicados, poco comprensibles –y comprensivos—, empecinados en contar de tal desparramada manera que el cuentito siempre aparezca contrahecho. Recuerdo haber visto hace un tiempo un chiste de quino que me divirtió mucho: una mucama hacendosa y eficiente frente a una oficina ferozmente desordenada. En la pared de foro: el Guernica de Picasso con toda la complejidad de sus innumerables signos. La mujer –cuadro a cuadro— iba poniendo un orden minucioso en aquel despelote. Un objeto junto a otro en obsesiva simetría. Al llegar al Guernica –claro– cumplía con su deber y le reordenaba todas las

04.Reflexiones NÚM.0 | Junio 2011 Buenos Aires ( Argentina )

figuras en prolija disposición. Cada vez que escucho mentar el cuentito, siento que a la dramaturgia de hoy le están queriendo ordenar el Guernica. Tal vez resulte útil revisar cómo se llegó hasta aquí. Convengamos en principio que se


consiguiéramos imaginar la historia del

rico era capaz de poner en la pantalla lo que

en el análisis de los cambios que particulari-

teatro como un inmenso vitral –un bello,

hiciera falta. Basta de tanto recurso misera-

zan de tal rotunda manera al teatro en el

colorido y complejísimo vitral de veintitan-

ble: si había que contar sobre la guerra se

último siglo. El teatro ya no cambia solo

tos siglos—, el teatro que hacemos, más

ponía allí arriba la guerra, con sus multitu-

como resultado de un devenir estético,

aún: el teatro tal como lo conocemos, seria

des, y el tronar de sus batallas, qué joder.

como lo había hecho durante miles de años:

en ese plano en proporción, apenas una

Nada de mensajeros ensangrentados que

ahora cambia porque si no, muere. Un

miserable cagadita de mosca. Y sin embar-

relataban lo que había pasado. Ahora

auténtico pico de crisis. Un punto de

go, de las innumerables deposiciones que lo

pasaba. Tanto esfuerzo de la dramaturgia

inflexión que lo llevara a zonas insólitas

adornan, ninguna sería tan llamativa, tan

por perfeccionar las técnicas de narración

Pero el nuevo siglo no estaba acostumbrado

fosforescente como la nuestra. Una mínima

escénica para que al final venga un hijo

solamente al teatro. Por suerte, o desgracia,

cagadita, si, pero insertada en un motivo tal

bastardo, y – de taquito— lo haga mucho

nunca falta un roto para un descocido: la

–y de tal forma—, que es capaz de quebrar

mejor, con más recursos y con un discurso

plástica, monopolio de la reproducción

la rutina visual de tantos miles de años. Una

visual que lograba el viejo anhelo, jamás

icónica, avasallada por la fotografía; la

cagadita fluo.

conseguido por el teatro: instalar –por fin– a

poesía, presa en los límites escasamente

La explicación es sencilla: nunca el teatro

la novela en un código de escenificación

comunicativos del papel después de haber

vivió alternativas tan singulares como las de

posible y práctica. Convertirla –casi sin

disfrutado de la maravillosa popularidad

hoy. Sucede que desde su nacimiento, y

descarte– a un género dramático.

oral; la danza, arrinconada en el amanera-

hasta, apenas, el umbral de este siglo, el

El cimbronazo de tener que compartir con el

miento de sus códigos puramente corpora-

teatro fue un hijo único, sobreprotegido,

hermano menor fue demoledor. Con tal de

les; el circo, cercado en su cajita de lona

consentido hasta en sus caprichos más

llamar la atención el teatro hizo las cosas

melancólica; la historieta, refugiada en su

banales. Nadie competía con él, porque solo

más desmesuradas: intentó parecerse al

bunker under, los títeres condenados a su

él era capaz de contar un cuento que se

otro –y por supuesto fracasó–, se puso

monotonía aniñada; el varieté; el cabaret.

veía. Un malcriado capaz de levantarle la

rabioso y gritó incoherencias, y al final,

Misteriosamente, como auto-convocados al

mano, incluso, a la madre literatura. Siglos y

claro, se enfermó. Pero como suele pasar,

club de veteranos de guerra, se fueron

siglos de placido vagar sin otra preocupa-

las desgracias nunca vienen solas: sobre que

juntando los tullidos; y el teatro descubrió

ción que la de parecerse a sí mismo. Pero

éramos pocos –literalmente– parió la

que podía prestar su casa para la soirée. Y

cuando ya creía que siempre seria todo

abuela, y el nuevo integrante que se agrega-

una vez allí, los afanó impiadosamente.

soplar y hacer botella: le nació el hermanito.

ba ahora a la familia ya no sólo contaba tan

El teatro de este siglo es, efectivamente,

Un inocente que arranco con ferocidad la

bien como el anterior, sino que lo hacía en la

una gestalt, que comprobó el poder de la

cámara negra, y sobre un panorama blanco

intimidad misma de la casa del espectador,

mixtura híbrida. Con la danza, desde Pina

empezó a proyectar cuentos que se veían

y gratis.

Bausch, con la política, desde Brecht, con la

cada vez mejor, y con derroche de nuevo

Es importante entender estos antecedentes

plástica desde Kantor, o con la antropología


desde Brook – o Barba– el teatro se apareó

fórmula de la especularidad no estaba en

que la estantería garantizaba la provisión de

con quien pudo. Y con todos tuvo familia. Y

las maquinarias de despliegue, sino, más

reposiciones.

estos hijos, por supuesto, trajeron también

sencillamente, en un utensilio de la retórica

Pero no sólo al espectador le exigía cambios

la propia definición genética del otro

que había usado desde siempre. La fórmula

el nuevo teatro. Naturalmente hacían falta

integrante de la pareja. Una fertilísima

se llamaba metonimia.

actores capaces de adaptarse. Muchos lo

bisociación, uno de esos apareos fantásti-

El teatro asumió entonces este nuevo

hicieron. Otros se formaron –directamente–

cos de los que está llena la historia de los

destino poético, y lo impuso aún en la zona

en los nuevos sistemas expresivos. Otros no

procesos creativos en el mundo. Por

más reacia al cambio: la literatura dramáti-

quisieron saber nada, y la televisión que no

supuesto, tal diversidad genética trajo

ca. También la escritura comprobó el poder

tiene un pelo de sonsa los hizo socios de su

también el depelote: los hijos de la plástica

de esos tropos, y los adoptó decididamente.

club. Algo similar pasó con los autores y

sostenían, por ejemplo, que lo argumental

Solo hicieron falta una docena de autores

directores. Y así llegamos a nuestros días.

era un armatoste prescindible. Los de la

que se animaran más allá de las fronteras de

Con un público en transición, con una pata

poesía, que no había por qué contar nada, y

la narración lineal. Y con el nuevo código de

en el viejo muelle y otra en el bote. Un

que bastaba con las imágenes –literarias o

emisión, tuvo que nacer, claro, un nuevo

público cada vez más imprescindible que

visuales– y que las metáforas eran muchísi-

código de recepción. El espectador no podía

abandona –por ejemplo– horarios centrales

mo más atractivas, y más útiles, que los

confiar ahora en ese teatro que ya no lo

en salas tradicionales, y llena otras en

conceptos. El teatro que hasta ahora sólo

llevaba paternalmente de la mano por los

horarios insólitos. Un público con una

sabía contar, que estaba aferrado a los

senderos placidos del cuentito, y que lo

generación incluida que no pisa el teatro ni

límites que le suponía la sumisión al cuenti-

obligaba a implicarse o quedarse afuera.

que la maten, pero es capaz de inventarse

to, empezó a entender que si de contar se

Sucede que la actividad poética exige

como espectador y reventar un estadio

trataba, tanto el cine como la televisión le

conectar un hemisferio cerebral que –habi-

–como con La Fura hace unas semanas– en

tiraban el chico lejos, pero que en cambio,

tualmente– duerme inmaculado en el cajón,

un acto de reverencia al teatro poético que

en este nuevo campo que se le proponía

junto a la vajilla para las visitas. Muchos

ya lo hubieran querido los clásicos. Y un

–en el campo de lo poético– había encon-

espectadores aceptaron gustosamente la

público –también– de un teatro costumbris-

trado una tierra fecunda como pocas, y casi

nueva gimnasia. Otros se bajaron del

ta que sirve –apenas– de pretexto para que

virgen. Como si fuera poco, la metáfora era

tándem: le demandaban al teatro continuar

figuras de la televisión exploten su populari-

una semilla fértil, que se revoleaba y crecía

con su responsabilidad narrativa, aunque a

dad con ellos, que pagan casi exclusivamen-

como yuyo. Y no hacían falta más elemen-

la hora de los bifes –cuando del cuentito se

te por verlos en vivo. Una de esas “excusas

tos que los que ya tenía. Por el contrario, los

trataba– la mayoría terminaba prefiriendo

teatrales” como las llamaba –y las aborre-

que había le sobraban, ya que solo se

el cine. Para suerte de los reacios que

cía– Tennessee Williams. Y en medio de este

trataba de asumir el poder de condensación

seguían reclamando la receta de siempre, la

contexto tan enquilombado, cuando el

de lo escénico. Y se le hizo claro que la

escritura teatral había acumulado tal stock

vacío de las salas deja un tendal de lesiona-


dos después de tanto avatar y batalla, desde las filas diezmadas, volvemos a escuchar el reclamo plañidero: “El teatro pierde popularidad porque los autores ya no son capaces de darle al público el cuentito”. No se trata naturalmente de asumir el hermetismo como bandera –decía Discépolo: “Algunos autores escriben difícil porque es más fácil” – ni de abominar el realismo: el realismo es un campo tan fértil para la poesía como cualquier otro si no se lo confunde con la literalidad. Se trata sencillamente de entender esta especificidad de hoy, que ya no nos compromete al mero rol de narrador de historias. Durante muchos siglos el teatro lo tuvo y lo cumplió obedientemente, tenía una responsabilidad, y nadie puede decir que no la acató a conciencia. Su deber era contar, y contó todo. Su condena era el cuentito, y la cumplió sin reducción de pena. Y lo hizo bárbaro. Hoy la escena se ha transformado forzadamente en otra cosa. El teatro es hoy una de las pocas zonas de preservación poética que nos quedan. Algo así como un coto, una Reserva imaginaria. Querer que el teatro siga limitándose a contar el cuentito es condenarlo a una competencia en la que pierde inexorablemente. Y si pierde, se hunde en el mar de anacronismos, junto a la declamación, los magazines, la fonomími-

PHOTO Aye Redigonda

ca, y los diskettes de 5 ¼.


“Pienso, en primer lugar, que como bien dan a entender el autor, un artista y en tal caso, el arte, no está exento del momento histórico, lo que no significa que pueda uno hacer arte atemporal (entonces un espectador diría: eso es teatro costumbrista, fuera de época, si se quiere, pero muy dentro de la época de quien lo escribe, representa o dirige, incluso de quién gusta de verlo). Pero ¿Por qué remarco lo del momento histórico? Porque, por ejemplo, me llevó

Estas reflexiones para nada son una verdad consumada, sino por el contrario pretenden aportar a la discusión en una historia sin final, que como en tiempos memorables sigue escribiendo teatro en una encrucijada de miradas.

Acerca de “El Cuentito”

años entender el humor de Cha Cha Cha, me llevó meses disfrutarlo (de todo por dos pesos en adelante) y ahora que lo entiendo y lo disfruto, me lleva horas escribirlo (con la humildad y la distancia del caso). Y vuelvo a lo histórico, pienso que las estéticas van evolucionando y no sólo eso, pienso que como dice Kartún del teatro, se van transformando y enriqueciendo (o enviciando también) de otros géneros. No jodamos, prejuicio o no prejuicio lo berreta era berreta, lo de modé era de modé, y la fórmica con rueditas era sesentoso y horrible, hoy, a la distancia, lo berreta es bizarro, lo que imita a lo demodé es kitsch y los muebles sesentosos son vintage. Hoy se han transformado en estéticas estilos que, para nuestra realidad histórica, eran, hasta me atrevería a asegurar, inadmisibles. Supongo que lo mismo les debe haber pasado a los “muchachos” del teatro del absurdo, cuando en una época donde el teatro se medía por los decorados y la cantidad de personajes, diez locos del demonio te montaban una obra con tres personajes y un único decorado que consistía en un arbolito y una cantimplora que subía y bajaba. Y para volver a insistir y encontrar el anclaje (como diría Swain en el guión cinematográfico) vuelvo a lo histórico o, mejor dicho, generacional. El espectador de hoy es amplio.


Tenemos espectadores para todos los

Creo que en un momento se mostraron

demasiada “digestión”. Creo que por

gustos, incluso algunos que, por no

las historias, en otro se mostró la poéti-

este motivo hoy triunfa (triunfa en el

pasar por pelotudos, salen embobados

ca, en otro se mostró el gesto del actor

sentido de “se instala”) el modelo de lo

de ver un bodrio (o no) que no enten-

por sobre todo lo demás, o la voz y la

fácil, de lo más primitivo (voy a un

dieron, pero que ya que lo vieron, peor

impostura, en otro los decorados, la

teatro donde no hay prácticamente

sería admitir que no lo entendieron,

música, en otro la idea, en otros la

trama, donde aparecen tipos colgando

entonces es más snob y no pasan por

dirección (como pasa hoy en cine, que

de todos lados, donde si tengo suerte me

bichos raros.

como en la cocina se habla de cine de

revolean y hasta me mojan o donde

autor, cocina de autor, y un revuelto

termino tocando a Bach en la botella de

Pero más allá de la variedad de especta-

gramajo dejó de ser un revuelto con

vidrio que me dieron a la entrada y me

dores (a lo que sí tomaría el gorilezco

huevo, jamón y papas para pasar a ser

siento parte de.) Ojo, con esto no le

término de ALUVIÓN ZOOLÓGICO

“acolchado de tubérculos ajulianados

quito mérito a De La Guarda y demás

para “definirnos”) creo algo que todos

con fragmentos de extremidad inferior

performances, pero me pregunto ¿es

dicen y que no es ningún secreto, la

de porcino y soles con centro de nubes

teatro? ¿O simplemente es el Ital Parck

imagen gana. De hecho, el mismísimo

(huevo)”.

que en lugar de máquinas son las personas las que “abordamos” en una vuelta

Kartún nos dice que lo que al teatro le

vertiginosa rápida y delirante?)

llevó siglos, el cine y la Tv lo resolvie-

Dando clases a alumnos de edades que

ron en pocos años y lo hicieron más

oscilan entre los 6 y los 14 he compro-

vistoso.

bado que no sólo es el vocabulario lo

Muchachos y niñas, si el teatro depende

que está acotado sino también la impor-

de mostrar imágenes por imágenes en sí,

Esto a mí me obliga, en cierto modo, a

tancia de una imagen. Es tanta la diver-

estamos fritos. Yo, como suelo pregonar

desandar los pasos de tanta transforma-

sidad de imágenes, de información, de

en mis clases de dramaturgia, sugiero

ción (en la que creo y hasta adhiero) y

propuestas y demás, que se ha llegado al

que las imágenes que “ganan” en el

ver el fin primero del género teatral, a

extremo de tener la sensación de no

teatro, como en cualquier otro género,

recordar ni contar el cuentito ni mos-

tener nada (tener en el sentido de fijar).

son aquellas que hablan por sí mismas

trar el cuentito, sino REPRESENTAR el

El caso es, necesito, busco en la web,

(por lo general tiene más fuerza un

cuentito o lo que fuere.

llevo y ya, a otra cosa.

corte de mangas a tiempo, que un “no pienso darte nada” dicho a media voz)

Hoy, decía, gana la imagen porque no

Con esto quiero decir también que no

son aquellas que –por lo general– no

podemos negar que desde la comida

sólo gana la imagen que, valga la redun-

pueden ser dichas, como el llanto o la

hasta la atracción sexual entran por los

dancia, es lo más visible – por ende lo

carcajada.”

ojos. ¿Por qué iba a estar exento el

más fácil de fijar – sino que también

teatro?

gana lo “efímero” lo que no requiera

Fer Alonso

*


Si contás un cuentito sos un dramaturgo

Todo para huir del cuentito, para

viejo, o tu escritura atrasa. Entonces la

bordearlo y no ser antiguo, en la época

respuesta ha sido la abundancia de

de la post modernidad. Ahora que dicen

imágenes, la imagen nos va salvar del

estamos en la post post modernidad,

atraso, de la monarquía absolutista del

¿cuál será la dramaturgia? ¿Qué legitima

texto. Pero ¿qué imágenes pueden atraer

a un autor para ser considerado en el

al espectador acostumbrado a las imáge-

ambiente artístico? ¿Es la habilidad para

nes tan coloridas y atractivas de la TV y

huirle al cuentito, o para contarlo sin

el cine?

que se note?

Se recurrió a la desnudez, la violencia y

En el panorama actual confluyen

lo escatológico. Casi al estilo del gore

muchos tipos de teatro y muchas mane-

del cine yanqui, entonces las obras de

ras de tratar al cuentito, sea esquiván-

teatro de los circuitos independientes

dolo o no. Más allá de los autores o

artísticos, con propuesta de ruptura con

directores, las estéticas se asocian a las

compromiso estético y político, mostra-

salas, a los actores que son de tal o cual

ban cuerpos, no desde la belleza o la

escuela, incluso a los horarios de

pornografía, sino cuerpos desnudos,

función, a los horarios, el domingo a las

cuerpos que incomodaban, cuerpos

20 horas es para teatro realista, y para

torturados, golpeados. Espectáculos en

teatro de imagen, viernes a las 23 horas.

que los actores presentaban un cuerpo

Y los dramaturgos navegan siempre

sufriente, un cuerpo con fluidos, actores

alrededor del cuentito, sea huyéndole,

sometidos al “submarino” para hablar

adornándolo o trabajando sobre él

de la tortura, actrices que orinaban en el

como artesanos.

escenario, actores que sangraban después de un zapatillazo en medio de la frente.

Ivania Cox

*


Entre tanto llamado al apocalipsis, es interesante como Kartún recupera del avance de la técnica, la apertura de una posibilidad nueva para el teatro. Sin dejar de ver la crisis que estos nuevos medios significaron, el resultado de emanciparse del cuentito sería un reencontrarse con la expresión poética, conectarse desde otro lugar con su finalidad (en otra serie de preguntas: si es que la tiene, cuál sería,) si ya no hay que contar un cuentito. Aunque en el plano de la escritura, una cierta noción narrativa, de lo que se quiere contar, puede resultar útil como herramienta. Como contar una historia ya no es el único fin de la escritura dramática, se habilita otro uso del cuentito: no como manual de fórmulas, sino como un recurso entre otros, que puede tomarse y dejarse según la necesidad del que escribe para pensar las relaciones entre las propias imágenes y lo que se quiere decir. No creo que al nutrirse de otras disciplinas el teatro “les haya afanado impiadosamente”, me parece más bien que el teatro se ofrecía para la mezcla. Kartún lo dice cuando indica que las fórmulas ya las tenían: la metonimia, la metáfora, la condensación. A partir de ahí es que se trae lo nuevo. En su redescubierto campo poético, y si las sociedades modernas tienden a disgregar y especializar (Nietzsche diría que cada vez hay más especialistas en cerebro de mosquito o de rana), el teatro es un lugar de reunión, encuentro de las diversas disciplinas (poesía, danza, plástica, literatura, política) y de personas (actores, directores, dramaturgos, escenógrafos, maquilladores, público). En este sentido es también un lugar de resistencia, al obligarnos a salirnos del “hemisferio del cerebro” de la costumbre para adaptarnos y seguirle el ritmo a esos nuevos códigos e imágenes que el teatro nos propone.

Sol Heffesse

PHOTO Aye Redigonda

*


Cuatro puntos de Fuga l - Hay una preocupación en el texto por el público, se lo problematiza como cliente. Falta gente y encima se compite y se pierde por goleada si se lo ve en relación con la TV en esto de pensar la popularidad. Si se sigue esa lógica, la forma de escribir, la forma de contar una historia, es una de las causas de este fenómeno. 2 - Hay crisis en esto de escribir, de cómo contar una historia en Teatro, de la forma y además la pregunta maliciosa: ¿para quién escribo? Acaso esa no es una

Y para cerrar, esto dice Bartís en una

forma de cortarnos un brazo antes de escribir, pensando en el público que aprobará

entrevista, en relación al cuentito:

o no lo que escribo.

"A finales de los años 1970 no sabíamos a dónde íbamos, pero sí sabíamos que estábamos en contra de las experiencias ligadas al "método" Stanislavsky, a la introspección, al teatro psicológico y naturalista. Buscábamos otra intensidad, no aceptábamos esa valorización del interior, su dominación sobre la superficie. Hasta de una manera confusa, ya comprendíamos que la actuación era superficie pura, distante de discursos emocionales, rítmicos y energéticos que tienen tanto valor como la palabra. Es eso lo que los espectadores vienen a ver, no que le cuenten el cuento, la historia, que es una excusa. El juego produce varios discursos. Los de la narración o del personaje o de la historia pero estamos obligados a producir otro discurso, poético. Soy el autor. ¿Pero de qué? Palabras, réplicas y situaciones. Pero luego hay otro proceso, a mi juicio mucho más interesante, que es que alguien actúa."

3- Si es una competencia esto de pensarnos con el video, el cine, la TV, a ver quien la tiene más grande en cuanto a imagen, sin lugar a dudas nos van llenar la cara de dedos. Ganan por afano en términos cuantitativos. Lo que no significa que no haya imágenes propias con tiempos propios del teatro y que ese sea el gran desafió: no competir, lograr que la imagen y la palabra sean una y que eso se pueda ver solamente en la obra. 4- En tiempos de crisis, en donde Dios ha muerto y por suerte ya no existen verdades y mucho menos eternas. Si se piensa al teatro como una encrucijada de miradas y no como algo homogéneo, inclusive en la diversidad. La crisis nos da la oportunidad histórica de seguir escribiendo y haciendo teatro artesanalmente en esto del día a día.

Gustavo Moscona

*

Primero a los referentes de teatro antropológico que nombra Mauricio Kartun querría sumar a Grotowski, y a los de teatro político agregar Boal. Segundo con respecto a la temática del artículo “El cuentito” y los dimes y diretes de su presencia o ausencia en las obras teatrales actuales considero positivo que uno de los referentes de la dramaturgia argentina le sume un poroto a la nueva dramaturgia. Que se caracteriza por ser un pastiche, un collage donde no hay un género definido. A esa imposibilidad de clasificación se la paso a llamar poética, donde los rasgos particulares de cada autor que se observan en su obra la nominan. Estás nuevas formas de escrituras teatrales, escribir con los cuerpos en el espacio por ejemplo, piden renovación en la puesta en escena de las mismas. Así el dramaturgo pasó a abandonar su gabinete para ser un participe más del fenómeno teatral, actuando o dirigiendo sus propias obras. El siglo XX que se caracterizó por la irrupción de las vanguardias, corrientes estéticas que rompían cada una con el modelo que las antecedía. Y así el público se fue adaptando a cada una a ellas sucesivamente. Entonces es de esperarse que las innovaciones actuales tengan cauce en espectadores que en un principio estarán sorprendidos pero que luego se amoldarán con gusto a la convención que les proponen estas nuevas propuestas.

Emma Yorio

*


Maruja Bustamante “La dramaturgia es el arte de atrapar situaciones” Dos entrevistas dos.

A dos jóvenes mujeres: actrices, dramaturgas, directoras. Referentes necesarias a la hora de pensar el teatro en Buenos Aires. Se trata de Maruja Bustamante y de Francisca Ure. Recuerdo que las entrevistas fueron en dos viernes distintos del mes de mayo. A Francisca se la hice en La Giralda a eso de las 19 horas, previo a la función de La Familia argentina en el centro de Cooperación en donde cumple la función de asistente de dirección y a Maruja en el día de estreno de su obra Fugú en el bar de Código Montesco.

A continuación preguntas parecidas para respuestas más que interesantes con la particularidad y profundidad que nos brindan estas dos damas del espectáculo teatral.

¿Cuál fue la primera obra que viste? Creo que lo primero que me llevaron a ver fue Margarita Tereré (risas). La primera que me pegó fue la de Midón, creo que se llamaba Locos de Contentos, y la primer obra para adultos que vi fue Ana Frank, que me acuerdo de haberla visto mucho porque mi mama era la vestuarista de la obra en el Teatro del Globo.

¿Qué escritores leíste? Y… muchos. Tennessee Williams, Albi, Miller, Gambaro, Tito Cossa. Leí bastante de los contemporáneos… Daulte, Spregelburd, Veronese, Sarah Kane. Obviamente leí Shakespeare, Chejov, Ibsen y todos sus amigos. Me gusta bastante Strindberg también. Leí Cristina Escofet, Jelinek…

¿Cuál fue tu primera obra escrita? La primer obra que escribí fue No me iré sin Mirtha

¿Tenés un método para escribir? Generalmente en el comienzo, en el germen de la cosa, no soy tan metódica como después. Un poco si me pongo las pilas para escribir pero una vez que tengo un boceto la dejo a la buena de Dios. Osea, si un día lo quiero revisar, lo reviso. Hay obras que me llevaron poder sacarlas del cajón casi cinco años. Yo la escribía un poquito, después la dejaba y escribía otro poquito al año y medio… después no me gustó, después presente un proyecto para hacerla pero no me gustaba… y ahí me dieron la beca del Fondo y la terminé con la beca como si fuera una presión para terminarla. Pero entre idas y vueltas, la obra estuvo en el aire como cinco años.

05.Entrevistas NÚM.0 | Junio 2011 Buenos Aires ( Argentina )


Una vez te escuche decir que no pensas en un público determinado cuando escribís, ¿Seguís pensando eso? A mí lo que me pasa es que me gustaría que cualquiera pueda ver mi obra. Como que no pienso que vengan sólo los jóvenes, o los que tiene plata, o que vengan las madres.

¿Con qué directores te identificás?

Yo no pienso así. A mí me gustaría que a todos les guste

Me gusta Gustavo Tarrío, Lía Jelín me parece que es muy

ir a verla. Creo en algo del ATP, de que todos puedan

efectiva, Muscari es un gran puestista, Heidi Steinhardt es

participar, entonces yo a veces el chiste que hago es que

una buena directora. Hernán Moran para mí dirige re

mi público es toda mi familia, en la que obviamente hay

bien, Mariana Chaud y Cristina Banegas son buenas

uno de 5, uno de 80, mi papa que es tremendo, mi mama

directoras. Tantanian me gusta también como director.

que es re buena… todos.

¿Cómo pensas hoy el teatro hoy en día? ¿Quiénes te gustan en la actualidad con respecto a la dramaturgia?

El teatro hoy es, por un lado, la inmediatez de poder

Contemporáneos a mí, me gusta Lucía Panno, Spregel-

ca. Hoy mucha gente del cine se está volcando al teatro

burd que me parece un genio… me gustan muchos. Bueno,

porque es más fácil, hasta más barato, incluso también es

a mí me dirigió Hernán Moran. Yo a él lo respeto mucho,

como una cosa económica. Pienso que hay mucha gente a

me parece que tiene su propia voz y me parece un buen

la que le gusta el teatro y se está acercando por diversos

dramaturgo. Romina Paula es una genia también. Me

motivos, casi como si fuese un boom globalizante, como

gusta Farace, a Agustina Gatto la respeto bastante. Por ahí

si fuese Internet. De repente hay un montón de personas

no estamos cercanas en estética pero la respeto mucho.

queriendo escribir, queriendo dirigir y más de millones

Me gusta mucho en general leer a los diferentes, me gusta

queriendo actuar. Creo que en este momento hay como

en eclecticismo. Bueno Santiago Loza es un genio, a

mucho deseo que ahora hay que ordenar. Hay que ver que

Mariano Tenconi lo descubrí hace poco y me parece

no se juegue con ciertos límites. Hay un miedo a no ser

interesante. Después hay un chico que se llama Lorenzo

aceptado por los que están consagrados o algo así. Todos

Anzoategui y hace cosas muy nuevas.

están imitando mucho y a mí me parece que eso no esta

mostrar las cosas. Tiene que ver con la inmediatez artísti-

bueno. Osea, se está imitando lo que ya está legitimado.

¿Qué es para vos la dramaturgia?

Una frase que es muy de ahora y que a mí me aburre es:

Es el arte de atrapar situaciones para mí, situaciones que

`Esto no lo hagas porque es demasiado teatral´. Lo

atrapen a las personas.

teatral es teatral... ¿Qué pasa si es teatral? ¿Cuál es el problema? A mí me gusta contar historias. Creo que lo

¿Y la dirección?

que esta pasando ahora es que de a poco se está apuntan-

La dirección es organización, no es otra cosa. Es organi-

do más a la narrativa en el teatro y en el cine, en el senti-

zar, es administrar.

do de contar historias. Porque hasta ahora era más la forma que el contenido. Me parece que a lo que se está volviendo de a poquito es al contendido.

“Yo respeto mucho y me gusta la figura del trovador. El teatro viene de ahí. Cuenta historias para que no se repitan, para identificarse”


“A veces el chiste que hago es que mi público es toda mi familia, en la que obviamente hay uno de 5, uno de 80, mi papá que es tremendo, mi mamá que es re buena… todos” ¿Y lo de contar historias no estaría relacionado un poco con la crítica que hace Kartun, con eso de que no te cuenten un cuentito?

¿A qué llamás mentiroso?

Si, igual Kartun no está en contra de contar un cuentito

que yo no pueda engancharme. Si yo veo teatro de verso,

para mí. Él es bastante abierto. Yo creo que si, por qué no

que a todo el mundo le puede parecer antiguo, pero veo

contar el cuentito. Yo por ejemplo respeto mucho y me

que el actor se lo está tomando enserio, que el que hizo el

gusta la figura del trovador. El teatro viene de ahí. Cuenta

montaje fue genuino y el que lo escribió, no puedo haber-

historias para que no se repitan, para identificarse. Tam-

lo escrito de otra manera, yo lo miro con cariño.

Hay gente que quiere figurar, o parecerse a, o hacer que... todo eso, en todas las áreas, no sólo en la actuación, hace

bién es eso el teatro. Ahora, con las formas que tenemos, con todo lo que se investigó estos años, se puede contar

¿Qué representa para vos el color rojo?

cuentitos de calidad. ¿Por qué no? Pasa que contar cuenti-

Para mi el rojo es el aventurarse, es la fuerza. Para mi el

tos está muy ligado al teatro comercial y a hacerlo fácil.

rojo te da fuerzas.

No, se pueden contar cuentitos de calidad. Pasa que no es tan fácil contar un cuentito y menos de calidad. Es así de

¿Qué es el teatro para vos?

simple. Una profesora de guión, Michelina Oviedo, está

El teatro es el único lugar donde me siento bien, de

convencida de que se nos ha impuesto como una moda

verdad. Creo que las veces que fui más feliz, fue al rededor

europea el no querer contar el cuentito y que eso es algo

de algo que tenía que ver con el teatro.

para dominarnos. Porque Estados Unidos tiene un impecontar nuestros cuentitos, bien, podríamos pelearle en la

¿Qué pregunta te hubiera gustado que te hiciera y no te hice?

pantalla. Pero no podemos. A nosotros nos ven 300 mil

No se, en realidad a mí no me gusta que me hagan

personas como mucho y a ellos los ven millones. Enton-

muchas preguntas (risas).

rio al rededor de contar cuentitos. Si nosotros pudiésemos

ces, por qué no aspirar a que nos vean millones también, contando nuestras historias, en vez de estar apropiándonos de historias que no son nuestras. Terminamos poniéndonos una remera de Coca Cola porque sí, porque las creemos nuestras, porque están bien contadas.

¿Qué debe haber para vos en una obra? Como dice un amigo mío de cine, si hay una coreografía y una canción ya está, a mí me basta. No, para mí una obra tiene que ser genuina. Si yo veo que hay algo mentiroso, algo esencialmente mentiroso, no compro.


Francisca Ure “La belleza está en los detalles” ¿Cuál fue la primera obra que viste? Vivitos y Coleando, estoy casi segura. A los 4 o 5 años. Me Que me acuerde, esa es la primera pero debo haber visto

¿Cuál fue la primer nacional con la que te identificaste?

más.

Que pregunta... Veronese ponele.

¿Con qué directores te identificas?

¿Cuál fue tu primer obra escrita?

Me identifico por etapas. Cuando era más pendeja, el

La adaptación de Gritos y Susurros de Bergman. Después,

primero con el que la flashé fue con Shakespeare. Porque

la primer obra mía fue Marta.

además tenía una profesora de literatura en la secundaria

¿Cuándo la hiciste?

que nos quemaba la cabeza. Son esas casualidades que te

2006, 2007

se todas las canciones. La veía todos los fines de semana.

toca alguien que te hace leer Hamlet quince veces. Mis amigos se la llevaban a marzo y ninguno entendía nada.

¿Cómo escribís?

Entonces, era más para levantarme a mis amigos que los

Bueno, escribo cuando estoy mal básicamente. Trato

ayudaba con Hamlet pero también me copaba muchísimo.

primero de escribir las imágenes que se reiteran. En

Me acuerdo mucho de la época que lime con Shakespeare,

general, cuando veo que se viene un material, no lo escri-

así como cuando limás con los Beatles, que decís cómo no

bo, lo retengo en la cabeza. Sólo las imágenes separadas,

me dieron antes de ésta medicina. Y después agarraba

pero no me dejo escribirlo. Con las cosas que estoy escri-

cualquiera de la biblioteca, porque imaginate que mis

biendo y con Marta fue así, retengo en la cabeza, manten-

viejos tenían todo.

go, me muero, me hincho de ganas de escribir. Busco música, imágenes, obras que me hagan acordar... como si

¿Y que leías?

lo fuera a encontrar en otra cosa, pero no de forma muy

Lime mucho cuando leí Brecht. En la secundaria, la ado-

conciente tampoco. Creo que primero es ganas de hacer y

lescencia en realidad, es como la edad de quiebre. No se,

después lo termino escribiendo. Y lo largo en general de

en quinto año ya no daba más, quería salir de la escuela.

dos semanas, así de golpe.

Y me adelantaba y leía todos los días. Odiaba ir al colegio, me enfermaba, lloraba, me acuerdo de hacerle plan-

¿Pensas en algún público?

teos a mi vieja de que no quería ir más y ella me decía que

Si...

no. Entonces limaba leyendo otras cosas, leí a Brecht. Leía también bastante teatro infantil porque me acuerdo que

¿Cómo te lo imaginás a tu público?

yo hacía teatro en la secundaria, desde los doce. Me abu-

Me gustaría que sea un público al que no le gusta lo

rría mucho con las obras nacionales, por ahí por la edad.

corriente. Uno que no compra boludeses. Que no se fuma todo esto de calle Corrientes. Y un público al que le guste lo bello. A mi gusta mucho la belleza. Un público detallista digamos.


La belleza la entendés por los detalles...

¿Con qué tipo de directores te identificas?

Si, totalmente. Para mí los detalles es la belleza. Una obra

Que difícil... porque además los directores no son uno a

que no tiene detalles no me gusta nunca. Pero es algo

lo largo de toda su carrera, son varios. Me identificaba

personal, no tiene que ver con otro criterio. Puedo distin-

con Veronese. Ahora me hinchó las pelotas, me parece un

guir entre criterio artístico y gusto personal, creo que eso

pelotudo. Pero porque quizás la fiebre de la edad que yo

existe. No creo que tengas que dejar de tener gusto perso-

tenía cuando vi Mujeres soñaron caballos hace que diga

nal. No podés decir esto es bueno totalmente, no me va a

gordo ponete a laburar, qué mierda haces haciendo esa

mí, no me toca, no me identifico, no me pasa.

mierda. Me pasa un poco eso. Me chupa un huevo que lo lea, que sepa que lo pienso… que se yo, no estoy de acuer-

¿Quiénes te gustan en la actualidad como dramaturgos?

do con hacerse el boludo. Digo, si vos sos mi amigo… no

Hay muchos tipos de dramaturgia. Esta el director que

un trabajo mío, por qué la ofensa. La vanidad es otra cosa.

escribe a partir de ensayos, que es como un nuevo tipo de

Yo te puedo querer igual, me podés parecer brillante

dramaturgo. Esta el dramaturgo que no dirige. A mí me

igual. Pero bueno me pasa eso, como la decepción. Hay

gusta mucho Spregelburd por lo afilado que es dramatur-

cosas de Tolkachir que me encantan, hay cosas de su ojo y

gicamente. No quiere decir que todas sus obras me

de dejar que la cosa aparezca que es maravilloso y como

gusten. Digo, me interesa la particularidad de su propues-

hace de cualquier persona un gran actor, es una bestia el

ta pero no se si compro en todos los casos. Y defiende lo

tipo. Drut me cae muy bien. Podolsky tiene cosas que me

que hace desde lo que hace entonces esta bueno. Última-

encantan y otras que me parecen una pelotudes. La verdad

mente me interesan más los dramaturgos que priorizan la

es que no hay ninguno que me parezca fabuloso, pero

puesta en escena, lo estético y el universo por sobre el

agradezco que estén porque para mí es un diálogo.

me gustan los condones entre amigos. Si vos venís a ver

personaje y la actuación. Porque hay mucho dramaturgo apueste más al universo. Kartun me encanta ponele,

Me llama la atención que hasta ahora no mencionaste ninguna mina…

porque arma un todo.

Romina Paula, por ejemplo, me parece una mina intere-

de personaje. A mí me gusta más un espectáculo que

sante. A ver, como lo explico, no pienso que haya un

¿Qué es para vos la dramaturgia?

director que yo pueda comprar, no lo conozco, o en el

Es algo personal, no lo sabría decir …

momento en que compre deje de comprar o ya perdí una ingenuidad y digo sí, me copa lo que hace, pero puede

¿Y la dirección?

dejar de coparme en la próxima obra. No soy fanática de

Una descarga. A mí me sobra energía, entonces poder ver

nadie. Pero creo que el tipo de director que me gusta es el

algo adentro de la cabeza, tenerlo, manyarlo … a mí me

que dialoga con otras obras, el que dialoga con el teatro.

copa algo que dice Felisberto Hernández de que la obra

El que no dialoga me importa un huevo. Romina Paula

tiene vida propia y está en vos ponerte por encima de ella

tiene cosas que vos te podés dar cuenta que ella necesitaba

o dejarla ser. Entonces dirigir es esa guerra interna entre

ver en escena. Por ahí ella escucha esto y me dice que no

lo que estás viendo y cómo hacer para que aparezca, es

es así. Pero yo estoy segura por las decisiones que toma,

como una escultura. Como decía Miguel Ángel creo, que

por el equipo con el que trabaja, por cómo están pensadas

agarraba un bloque pero la estatua ya estaba adentro. Es

las cosas, que ella necesitaba ver eso en escena. Que no lo

casi magia. Es como un mago, el poder hacer aparecer eso

hizo porque sí. Que hay una necesidad detrás de ese

que no es tuyo, es de la obra misma. Para mí es una

trabajo. El director que trabaja así a mí me copa. Más

descarga enorme, yo me vuelvo loca... me enciendo.


minas directoras que me gusten no se... también hay

¿Qué pensas sobre La Familia Argentina?

muchas obras que no puedo ver por laburo y falta de

Como dramaturgo tiene esta sola que esta ahora en cartel

tiempo…

y que me parece una maravilla. El texto me parece una maravilla a mí porque es como hablar con él, porque es

¿Cómo es ser la hija de? ¿Cómo lo llevás?

mi humor, son los chistes que se hacían en mi casa, es mi

Le jode más a los demás que a mí. Yo que se, es un tema

lenguaje. Uno tiene el lenguaje colectivo de la ciudad y el

de los demás. Yo me di cuenta de eso. Además no es ser la

lenguaje de su casa. Bueno, ese es mi lenguaje. Me reco-

hija de... es ser la hija de alguien que no está laboralmente,

nozco absolutamente en su ironía, en su sarcasmo, en su

que era… que laboralmente no esta activo. Con lo cual es

salvajismo. Me parece de a momentos que me queda viejo,

raro, porque si el estuviese activo, yo no se como es ser la

me queda antiguo porque pobre no se pudo renovar. Y

hija de alguien que esta activo. No se como sería tenerlo

también me parece que esa necesidad de destruir para

en el presente. Mi viejo no labura entonces es otra cosa.

resignificar, sería tan necesaria.... Me parece un genio,

Son dos cosas separadas. A mí me parece que les pesa

realmente un capo, una bestia.

mucho más a los demás que a mí, lo cual es loco. Gente que me habla, se acerca, me considera por algo que desco-

¿Qué pensas del teatro hoy en día?

nozco. Por un lado me copa, porque me copa mi viejo y

Esa pregunta me la hacen siempre. No se, cambia todo el

porque me encanta que sea alguien genial. Porque si a vos

tiempo, es así. Me pasa, al menos en mi círculo, que hay

te copa por qué a mi no me va a copar. Me abre puertas

muy poca apertura a la crítica. Uno ve a los amigos y

también... las aprendí a usar. También es un buen detector

tiene que decir felicitaciones cuando se supone que a un

de pelotudos, de chupa ortos … gente que te sabe escuchar

amigo le deberías ser sincero. Si vas a ver la obra de

y te aprecia, tiene buena onda y hace feeling con vos y que

cualquiera, no lo vas a esperar a la salida para decirle que

le copa que tengas algo de tu viejo .. y gente a la que no le

la obra fue una mierda y que te devuelva la plata. Hay

importa quien sos … es un rápido detector de pelotudos.

como un cuidado de que como hacemos teatro under y

¿Viste cuando estas incomodo con el dolor del otro pero

hacemos todo con mucho esfuerzo y con muy poquitas

cuando te pasa a vos te chupa un huevo? Bueno, a mí me

cosas, mejor no digas nada, porque ensayé un año y si

chupa un huevo. Esa es la verdad. Me costo mucho

alguien me viene a decir que la obra es una cagada me voy

cuando empecé a hacer teatro, la pelee groso... terapia y

a ofender. No digo ese extremo. Tampoco me parece que

todo. Una vez me preguntaron si tenía claro si de alguna

todo sea una cagada. A mí me gusta mucho cuando hay

manera había hecho teatro porque mi viejo había hecho

trabajo y eso lo agradezco. No me importa si a mí no me

teatro. No lo sé, estadísticamente me imagino que el 90

gusta. Agradezco cuando hay mucho trabajo y me enojo

por ciento de los médicos que tiene padre médico seguro

mucho cuando veo la posibilidad de que se haya trabajado

que se hicieron médicos por eso. Pero yo lo hago porque

y no se trabajó. Porque hay mucha gente que lo hace por

me copa, después si lo hice por él joya... me chupa un

vanidad, por estar en el círculo, que lo hace por hacer...

huevo.

“El texto de La Familia Argentina me parece una maravilla porque es como hablar con él, porque es mi humor, son los chistes que se hacían en mi casa, es mi lenguaje.”


El teatro no está en el planeta de El Principito, está en la sociedad que vivimos. Entonces yo me pregunto... si la mayoría de las cosas humanas están como el culo, por qué esperamos que el teatro sea una maravilla. Es una realidad. La sociedad chupa por todos lados. Un poco de lo que se está chupando de toda la mierda superficial que hay es confundir arte con espectáculo. No es lo mismo. Yo no tengo ningún problema en ver una película de perfecto. Pero una obra de arte es otra cosa. No nos

Si le tendrías que regalar un libro a un joven o una joven ... ¿Cuál sería?

confundamos. Implica trabajo como artista, vacío, desa-

Un libro que me conmovió el alma jodido fue Amuleto de

fío, diálogo con vos mismo, bancártela. Una vez alguien

Roberto Bolaño, me encantó. De él me pareció el mejor y

me dijo que los artistas no pueden considerarse como el

me parece que es un novela cortísima que te toca y si sos

resto de las personas, no es lo mismo ir a laburar todos

joven, muchos más.

Adam Sandler comiendo pochoclos en mi casa. Está

los días con una cosa externa que laburar con vos mismo. Eso implica sensibilidad.

¿Qué cosas te parece que debería haber en una obra y que cosas no debería haber?

Podés hacer las dos cosas hoy en día…

En una obra debe haber riesgo, personalidad, no puede

Hoy haces las dos cosas. Eso quizás nos confunde, pero no

faltar universo...

dejás de ser artista. La necesidad de escucharte, de dialogar con vos, de romperte el culo para que te salga algo, de

¿Qué es para vos el universo?

morirte de angustia cuando no te sale nada, de laburar, de

De manera sensiblona, el universo es un todo, una magia.

desvivirte, de superar las dificultades de los presupuestos,

De manera racional, porque el director trabaja con esas

de la movida, de la realidad social, de querer decir algo y

dos cosas, es justificaciones, fundamentos no explícitos,

no saber cómo… todo eso implica un manoseo con tu

lógica, diálogo entre las cosas, pertenencia. Eso no puedo

alma que no es lo mismo. Entonces a mí me rompe las

faltar. Y si está eso, es muy probable que tengas riesgo.

bolas cuando veo que un artista y otra persona están

Porque si presentás un universo, un riesgo estas corriendo.

puestos en el mismo lugar y mucho más me rompe las

Pero para mí, el riesgo y el universo, son dos cosas que no

bolas cuando veo que le va perfecto a alguien que no hace

pueden faltar. Porque sino no la hagas. Directo. Estoy

nada.

segura que un director aprende más haciendo algo en donde se rompió las dos piernas, que haciendo algo

¿Qué lees?

cómodo sentado en una silla.

No leo mucho teatro ya. Nada te diría. Ahora estoy leyendo González Castillos. Leo mucha novela, amo las

¿Y que no puede haber en una obra?

novelas. Y leo bastante teoría. Extraño la facultad, yo

Que buena pregunta. Quizás lo que no está bueno que

estudiaba entonces meto estos libros de vanguardia, de

haya es ego por encima de la obra. Personalidades. No me

artistas, leo muchos libros de directores también, las

gusta. No compro. No me interesan. Me chupa un huevo

biografías me encantan. Leo un montón, leo libros de

sea quien sos. No me gusta ver a la persona por encima de

política, de peronismo. Me gusta mucho leer de política,

la cosa. Y hay mucho de eso. Me parece que es una falta

me compro teorías políticas de América Latina. Me

de respeto.

encanta leer libros que no entiendo, leo Zizek, leo a Lacan. La flasheo que se yo, quizás entiendo un cuarto de libro.


¿Se puede concebir escribir sin tener en cuenta a Kartun? ¿Cómo te sentís en el rol de asistente de dirección y cómo definís ese rol?

Se puede concebir claramente. Yo soy partidaria de que en

El rol de asistente de dirección es fundamental. Lo loco es

teatro no existe, debe haber cosas buenísimas. Debe haber

que yo no trabajo con asistente. Mira, si querés dirigir no

gente imaginando mucho, sabiendo mucho, con mucho

hay manera de que no seas asistente. Se aprende una

para dar. Claro que se puede concebir escribir sin conside-

barbaridad. Cayadito, no servís para nada, sólo dialogas

rar a Kartun. Te perdés de algo maravilloso, Mauricio es

con vos mismo. Digo, hay directores que te usan porque

un sol, un sol de persona. Pero hay como un doble filo en

para algo estás. De todas maneras, mientras el ensayo

esto también. Porque la gente tiende a construir por

avanza, como no tocás nada, porque podés llegar a apor-

debajo o por encima pero no a la par. Mauricio es una

tar algo pero la batuta la lleva el director, es interesante

persona, como vos, como yo, como cualquier otra. El tipo

dialogar con vos mismo sobre el trabajo de otro. Y cada

no es ni más ni menos que vos, ni que yo, ni que nadie. Es

vez que termina una obra, yo te puedo decir que vos,

una realidad. Cuanto más lo consideres un capo, mas lejos

siendo asistente, sabés mucho más que el director qué

vas a estar de entender desde donde te habla. Porque el

harías y qué no harías nunca. Osea, te dan la posibilidad

tipo es tan generoso... sólo los grandes profesores, porque

de participar en una obra entera que no dirigís. Entonces

él es un docente maravilloso, saben ser tan generosos. Te

es cansador, es agotador, pero es de la manera que más

da todo su conocimiento y más, porque se desvive pensan-

aprendes. Yo hice una cantidad de asistencias de dirección

do como hacer para explicártelo de la mejor manera,

enorme y aprendes más que dirigiendo.

incluso de la que él ni lo había entendido. Yo siempre

los intersticios más pequeños, allá donde vos pensas que el

digo, ya seas actor, iluminador o escenógrafo, andá y hacé

¿Qué es para vos el color rojo?

la primer parte del taller con él, anda a escucharlo. Es un

El rojo se la banca. Es un color que se la banca a muerte.

tipo muy generoso y de verdad que no hay que idealizar.

Lo llevan las grandes cosas. Lo lleva la victoria pero también lo llevan los asesinos. Cuidado, digo. A mí me

¿Qué es el teatro para vos?

hace pensar en la lucha.

Es una pregunta hermosa. El otro día me preguntaron lo mismo. Para mí es una fuga, una manera de huir. A mí la vida me parece maravillosa y el mundo no me parece maravilloso. Es como una contradicción. El teatro te deja armarlo como quieras. Como directora me parece una manera de fugar y como actriz, una manera de desaparecer, de no estar el mundo por un rato. De tener la posibili-

“El teatro no está en el planeta de El Principito, está en la sociedad que vivimos. Entonces yo me pregunto... si la mayoría de las cosas humanas están como el culo, por qué esperamos que el teatro sea una maravilla”

dad de ser personas, de ser mundos, de ser momentos. Es muy sofocante la realidad entonces el teatro me encanta.


PHOTO Aye Redigonda



MONODRAMATIKUS