Issuu on Google+

jueves 5 DE junio DE 2014

Editorial

Nuevo impulso al desarrollo rural

E

n el marco del plan de Gobierno y el Pacto Fiscal y de Competitividad, el presidente Otto Pérez Molina ha impulsado, desde el inicio de su gestión, que se retome y dé la importancia debida a la vocación agrícola y forestal que ha caracterizado a Guatemala desde tiempos inmemoriales.

A esta fórmula se le agrega ahora un componente valioso, pues el Organismo Ejecutivo y la Confederación Guatemalteca de Federaciones de Cooperativas acordaron ayer iniciar el diálogo acerca del fortalecimiento del desarrollo rural, reestructuración de deuda agraria y seguridad alimentaria, y revisarán los avances obtenidos hasta la fecha.

Para ello, ha instruido al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, así como a la Secretaría de Asuntos Agrarios, el Fondo de Tierras y otras dependencias gubernamentales, para que orienten sus esfuerzos hacia esa premisa, en aras de atender adecuadamente a las comunidades y miles de labriegos que dependen del fruto de la tierra para su subsistencia.

El objetivo es trabajar en conjunto para promover la generación de empleo, crecimiento económico y bienestar para comunidades en todo el territorio. Además, esta alianza permitirá el fortalecimiento de 2 políticas agrarias creadas por el Gobierno en febrero de este año, las cuales buscan el otorgamiento de títulos de propiedad a 120 mil familias que residen y trabajan en los departamentos, así como la regularización de terrenos mediante la adquisición de fincas, con lo cual se beneficiará a 3 mil núcleos que viven bajo la figura de mozos colonos.

La distribución oportuna y focalizada de fertilizantes, la entrega programada de títulos de propiedad a quienes recibieron terrenos sin respaldo de parte de administraciones anteriores, las renegociaciones de deudas agrarias y la búsqueda de nuevos mercados en el extranjero para nuestros productos agropecuarios, además de programas asistencialistas como Pacto Hambre Cero, Ventana de los Mil Días y Huertos Familiares, son una muestra del interés gubernamental por los habitantes del campo, lo cual es bien recibido por las diferentes organizaciones campesinas.

El sector cooperativista ve con agrado este planteamiento oficial y ofrece el respaldo necesario para favorecer a los guatemaltecos que han vivido en situación de pobreza y quienes merecen una oportunidad para mejorar su nivel de vida.


5 6 14 nuevo impulso al desarrollo rural