Issuu on Google+

8 OPINIÓN

jueves 10 de marzo de 2011 EL IBÉRICO

Alcanzar la democracia y la libertad supone hoy en día sudar sangre. Algunos se aventuraron en proclamar que las revueltas iniciadas en Túnez y Egipto marcarían el camino para lograr un cambio drástico hacia la consecución de la dignidad para el pueblo tunecino y egipcio. La caída de Mubarak o Ben Ali no han permitido el logro de la libertad por la vía rápida, en unas sociedades gobernadas durante décadas con mano de hierro y despotismo absoluto. El ejemplo más claro lo encontramos en Libia, donde derrotar al tirano Gadafi ha supuesto iniciar una encarnizada guerra civil. Han demostrado los árabes que alcanzar la libertad supone luchar a muerte e instalarla como un valor inherente en la sociedad costará, en el mejor de los casos, varios años o incluso décadas. El pueblo de estos países ha vivido gobernado por imperios feudales y tiranos pero ha demostrado a Occidente cuáles son los verdaderos valores que proclamaron las lejanas revoluciones francesa y estadounidense. En la historia más reciente, la caída del muro de Berlín supuso la expansión de aquellos valores y aspiraciones del mundo occidental: los derechos humanos, la libertad de expresión, el libre comercio y en general, la democracia. Ahora, pese a mirar por televisión la rabia contenida durante años de los pueblos árabes, las encarnizadas protestas de sus pueblos, la violencia, el enfrentamiento a muerte con sus dictadores, Occidente muestra una cara de falsa preocupación, del “esto no va conmigo”. Lo cierto es que las revueltas del mundo árabe ponen en evidencia la patética e hipócrita imagen que refleja Occidente y su consecuente decadencia. No hace tantos años EEUU, la todopoderosa sociedad estandarte de las libertades, junto con sus amigos aliados, invaden Afganistán e Irak con la excusa de instalar la democracia en unas sociedades gobernadas por dictadores. Sus campañas por las libertades sin embargo olieron y huelen a derrota. Ahora que las sociedades árabes han dicho “basta” contra esos tiranos a los que la Vieja Europa -la de los valores por la democracia- y EEUU han apoyado, se encuentran con el portazo de un Occidente incapaz de extender su mano al hermano árabe. Unos políticos, los nuestros, los occidentales, cínicos y egoístas; tan sólo preocupados por el aspecto económico (el petróleo que todo lo impregna) o el temor de verse desbordados por nuevas oleadas de inmigrantes. Oriente Próximo, cuyos valores en sí son más próximos a los que un día representó Occidente, trabaja, lucha y muere por buscar el mejor panorama para todos: el de una sociedad plural que dé cabida al islamismo moderado. Occidente sin embargo sigue a lo suyo, negociando con los déspotas y mirando hacia otro lado, algo que tarde o temprano terminaremos pagando.

Ilustración por Juan Manuel Paredes.

Foto: María González.

EL VALOR DE ¿Invasión anglosajona? LOS ÁRABES

Mónica Romero El Ibérico El inglés está omnipresente en la sociedad española, no solamente en nuestra vida personal sino en los medios de comunicación, la tecnología, la informática, la economía y hasta en el ocio. A pesar de que la RAE (Real Academia Española) tiene como misión principal velar por los cambios de la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes, se ha visto obligada a aceptar una larga lista de anglicismos. Sin ir más lejos, en los medios de comunicación, sobre todo en la sección de deportes, vemos muchos préstamos lingüísticos deportivos. Entre ellos, podemos destacar fútbol (football), córner (corner) y gol (goal). En teoría podríamos decir, balompié, saque de esquina y entrada de balón en la portería respectivamente, pero la cuestión es que no se utilizan en la realidad y es eso lo que estamos analizando aquí, la realidad de nuestra lengua. Lo mismo ocurre con los calcos semánticos dentro de la informática, cuando se podría intentar traducir los términos perfectamente o usar palabras que ya existan en nuestra lengua. Por ejemplo: de hard copy se dice a veces copia dura y se podría decir perfectamente copia impresa; se traduce port por puerto en vez de vía de entrada; se dice a veces remover por el verbo inglés remove, que en realidad significa eliminar . La realidad es que estos términos se utilizan a diario y además, tanto software como harware ya están aceptados por la RAE. Y llegamos a la globalización, la cual influye enormemente en la información económica con un gran número de anglicismos debido a que la lengua inglesa domina la economía. Entre los préstamos lingüísticos podemos destacar desinversión (del inglés disinvest-

DIRECTOR Y EDITOR Paco de la Coba director@eliberico.co.uk REDACCIÓN Julia Jiménez editor@eliberico.co.uk MARKETING MARKETING Angélique Bergé Angélique Bergé Esther Marín Esther Marín DISEÑO marketing@eliberico.co.uk Mauricio Cárdenas COLABORADORES designer@eliberico.co.uk Carlos Sánchez COLABORADORES Víctor Jimenez Carlos Sánchez Sabela García Víctor Jimenez Mónica SabelaRomero García Juan Manuel Mónica Paredes Romero Adonay Bermúdez Juan Manuel Paredes Alfonso Ximena de laPosada Serna Fernado García Zurro Jussara Azevedo Paola Feregrino Alejandra Lorente Andrea López-Portillo

www.eliberico.co.uk

ment) y no olvidemos nombrar términos como cash, flow, holding o stock que se mantienen en inglés dentro de la jerga de la economía. Personalmente debo decir que, por mi trabajo, tanto de profesora como de traductora, consulto la RAE a diario y respeto enormemente el trabajo realizado por todas las personas que están involucradas en la labor de mantener viva nuestra maravillosa lengua. Sin embargo, a veces, creo que hemos ido más allá de lo que hubiera jamás imaginado, y eso que tengo toneladas de imaginación. Tal y como he mencionado anteriormente, los medios de comunicación y sobre todo internet tienen cada vez más influencia de la lengua inglesa y eso ha hecho que sin darnos cuenta o siendo conscientes de ello, utilicemos un gran número de palabras que originariamente no estaban en nuestra lista, por decirlo de algún modo. Cuando yo era pequeña, y tampoco hablo de hace tantos años, leía tebeos en vez de comics, mi madre guardaba los restos que habían sobrado de la comida en fiambreras y no en tupperwares y en el cole hacíamos simplemente gimnasia y no aerobics, pilates o yoga. Cuando era adolescente escuchaba música con las cintas, ahora parece ser que utilizan algo llamado ipod. Cuando iba a los conciertos de los Hombres G comprábamos entradas, ahora se compran tickets. En mi etapa de madurez y dentro del mundo laboral, teníamos reuniones y no meetings, y desde luego, nos reuníamos para poner ideas en común y no brainstormings. Cuando me paro a pensar en todo esto, realmente me pregunto si nuestra lengua no es lo suficientemente “rica y moderna” como para tener que pedir tantos préstamos a otras lenguas, concretamente a la inglesa. ¿Realmente alguien cree que por utilizar palabras en inglés es uno más moderno? ¡Protejamos nuestra lengua, nos están invadiendo!

Gema Moral Fernando García Alfonso Berta Barona Posada - Patricia Israel Gema Moral Gonzalo Che - Adrián Gordaliza Adonay Bermúdez Covadonga Camblor PUBLICIDAD Berta Barona - Patricia Israel info@eliberico.co.uk

PUBLICIDAD TELÉFONO info@eliberico.co.uk 07766260231 DIRECCIÓN POSTAL De la Coba Media LTD DIRECCIÓN POSTAL 6th Floor International De la Coba Media LTD House 223, Regent Street, London, W1B 2QD 6th Floor International House TELÉFONO 223, Regent Street, London, W1B 2QD 02070550798 / 07766260231 IMPRIME News Fax International (Unit7, Beam Reach Business Park, Consul Avenue, Rainham, RM13 8G) Teléfono +44 (0)20 3006 9000 Los textos de los colaboradores son responsabilidad única y exclusiva de ellos mismos. Los textos de los colaboradores son responsabilidad única no y exclusiva de ellos mismos. Algunas fotografías han sido tomadas de sitios web donde se Algunas fotografías sido tomadas de sitios web donde no se requerían derechos han de autor. requerían derechos de autor.


21. Invasión anglosajona