Issuu on Google+

Cuentos para ti


Naturaleza Erase una vez una niña que nació en las nubes, el Sol y la lluvia la ayudó a llegar a los brazos de la Tierra. Surcó los caminos en busca de refugio, para llegar a ser la mirada de la naturaleza. Alguien que no habla, pero dice mucho. . Convivió con lo rupestre, tuvo muchos amigos, como las aves, quienes la llevaron al Sur en su migración Maduró con los frutos, buscó a un hombre que no le hiciera daño, a momento fue feliz, mientras compartía su vida con alegría. Viajó mucho sin compañía, cubrió su cuerpo de conocimiento e hiberno en lugares remotos y vio caer las hojas en otoño para cubrirse con ellas. Finalmente el riego de los ríos y arroyos, la entregó a los nutrientes de la Tierra y se dió cuenta que no hay hombre que no le quiera hacer daño.


_________________ Caminante Mientras caminaba hacia la casa de la abuela, se encontró un pequeño árbol que le llamó la atención, porque no tenía hojas, pero sí toda su corteza era muy áspera. Al mirarlo más detenidamente se da cuenta, que el pequeño árbol lo observaba, el muchacho se quedó atónito, comenzó a temblar y cayó desmayado al suelo. Al rato después sintió un pequeño soplido que le hizo recuperarse del todo, al levantarse lo vio a él, frente a su cara. Esto lo sorprendió mucho, y más aún cuando le dijo:_ ¿ no me harás daño, verdad?, no eres como los demás que vienen aquí solo a colgarse de mis pequeñas ramas y a dejarme sin hojas. He sufrido tanto, mi madre ya no esta, a ella ya la han cortado y no puede protegerme más. En ese momento se sintió una brisa de nostalgia, él muchacho mira a su alrededor y dice:_ la tristeza que sientes tú y toda la naturaleza es por culpa nuestra, los seres humanos. Mi abuela siempre ha dicho que debemos de escuchar lo que nos da la tierra, los frutos, la sombra, la pureza y muchas cosas más. Luego le pregunta:_¿cómo puedo ayudarte?_solo tienes que cuidarnos y sembrar cada vez un nuevo árbol. Así cada vez que pases por este camino que lleva a la casa de tu abuela, sentirás la magia de la bella naturaleza.


Finalmente el muchacho y el รกrbol son muy buenos amigos conversan cada vez, ayudรกndose mutuamente.

FIN


El cactus

Hace mucho tiempo atrás, vivía un cactus en lo más seco del desierto, se sentía triste y desolado. Hasta que un día llegó alguien y lo visito,

CONTINUARÁ……………………………..



Cuentos para ti naturaleza mónica ojeda (2)