Page 34

32 /

plazamayor

Necrológica

Fray Juan L. Barrera González, OFM (1932-2014) Con pesar y sorpresa recibi- tantes, que lo hicieron merecedor mos la noticia de la muerte de del Collar de Gastronomía (1994) fray Juan Luis Barrera González, y de la Medalla de Mérito al Trabafraile del convento San Buena- jo (1995). Al frente del insigne esventura (Sevilla), acaecida el fa- tablecimiento recibió, entre otras tídico día 11 de marzo pasado. muchas personalidades, al papa Servidor bueno y solícito, tra- Juan Pablo II, a los Reyes de Espabajó afanosamente durante 45 ña, Juan Carlos I y Sofía, en varias años en la Hospedería de este ocasiones; a Alberto y Paola, reyes Real Monasterio, establecimien- de los belgas, al Príncipe de Astuto que, restaura la vida regular rias y a las infantas, a los expreen 1908, los frailes ingeniaron sidentes Iberoamericanos, cardepara acoger a cuantas personali- nales y obispos, empresarios, esdades y peregrinos volvían al cé- critores y la boda de Lucero Telebre santuario extremeño. na. Era, además, autor de dos liConocido y prestigioso res- bros: «100 recetas de fray Juan de taurador de Guadalupe, fray Juan Guadalupe» (PPC 1996), con prónació, de padres sevillanos afin- logo del escritor José María Javiecados en Llerena (Badajoz), el 15 de febrero de 1932. A los 17 años — rre, que va por la quinta edición, con 10 probó y dejó el colegio seráfico—, solicitó el ingreso en la Or- y «Recetario de vigilia» (Sevilla den seráfica, siendo destinado al convento de Loreto (Espartinas, Sevi- 2007). Al dar tan dolorosa notilla), donde vistió el hábito, fue postulante e hizo el noviciado, que coronó cia, pedimos a Virgen de Guadalucon la profesión simple el 8 de diciembre de 1951, no sin antes probar, pe que lo lleve a la mesa del bancostándole la salud, el rudo trabajo en la huerta, granja, vaquería, rope- quete de su Hijo. ro y zapatería… conventuales. En 1953 llegó a Guadalupe, donde el P. Francisco Solano Zuloaga Goicuria, guardián allí (1953-1956), decide —con anuencia del provincial Elorza— enviarlo al Hotel Madrid (Sevilla) para curtirlo en los rudimentos del gremio. Pronto destacó de cocinero y, vuelto al convento en la primavera de 1954, le hicieron cargo de la hospedería mientras el santuario celebraba el Año Mariano. Durante la vigilia de la Inmaculada de 1954, que clausuró tal jubileo, el flamante hospedero hizo la profesión solemne ante la Morenita de las Villuercas, por la que sintió pasión y fervor desatados. Alentado por los guardianes y comunidad, nuestro incansable fray Juan, generoso, imaginativo, genial y ocurrente, dotó la hospedería de Guadalupe —trasladada al pabellón gótico en 1972— de comodidad y empaque, alcanzando alturas de calidad y prestigio nacionaun cuadro de la Virgen al Rey en la Audiencia a la coles, corroborado por los muchos y fieles visi- PALACIO REAL. Fray Juan entrega munidad de Guadalupe (1972)

32

Guadalupe 838  
Guadalupe 838  
Advertisement