Issuu on Google+

ORACIONES DE RECOGIMIENTO


ORACIONES DE RECOGIMIENTO REVELACIONES SOBRE LA RELIGIOSIDAD REDIVERTIDAS

2


ยกAy del mundo de los escรกndalos! Es forzoso, ciertamente que vengan escรกndalos ,pero ยกay de aquel hombre por quien el escรกndalo viene! Mt.18,7.

3


Jesús Mío, quiero hacer una buena confesión: no tengo nada para creer en ti.

* En el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu Santo; los tres por cierto anónimos ...

* El Señor esté con ustedes, nosotros no lo queremos.

* Dios mío, siento mucho haber pecado contra ti porque Tú eres tan bueno y porque me amas tanto, que hace 2000 años no sé nada de ti

4


* Ayúdame a recordar los pecados que he cometido desde mi última confesión; ¡Me hacen sonreír tanto! * Dame, Jesús mío, verdadero dolor de todos estos pecados y de los que no me acuerdo; estoy harto del dolor de las virtudes.

* Mira a tus plantas a un pobre pecador que arrepentido de sus pecados te pide perdón de haberte ofendido; aunque el ofendido haya sido otro a quien nunca le pediremos perdón.

* ¡Oh pecado! ¡Pecado maldito! Eres tú la causa de este mar de dolores en el que contemplamos a la víctima de nuestra salvación. ¡Gracias, en verdad, mil gracias!

5


* ¡Oh Dios! Que no quieres la muerte del pecador sino que se convierta y se salve. Quítale entonces el cuchillo de la espalda.

* Dios mío, siento mucho haber pecado contra ti ¡pero disfruto tanto pecar a favor mío!

* Entonces David le dijo a Natán: "¡He pecado contra el Señor!" Natán le respondió: "El Señor te perdona tu pecado. No morirás. Sólo tendrás que matar a miles en su nombre.

6


* Ante el señor reconocí mi culpa, no oculté mi pecado. Te confesé, Señor, mi gran delito y tú me has perdonado.

¡Colega!

* Perdona, Señor, perdona a tu pueblo, quítale esta condena de creer que te necesita.

* Dios TODO PODEROSO e infinitamente bueno, Ten piedad de tu Siervo...

7


* Nuestro Soberano PontĂ­fice; ilumĂ­nale el entendimiento. ÂĄpor favor,

por favor,

por favor!.

8


San Juan de Letrán, Aléjanos de la Catedral

Santa María la Rivera, Nos bañaremos desnudos en tus costas

San Juan Teotihuacan, ¿Ya entendiste la ironía?

San Pedro de los Pinos, Escóndete del niño verde

San Felipe, ¿Cuánto por ese par de rines?

Santa Isabel Tola, ¡To la traes!

9


Santa Frígida, Yo te hago el milagrito San Joaquín, A tu lado ya no río

Santa Úrsula, Oye gritar a tu coloso

San Pedro el Chico, Jeje… evito el comentario

Santa Julia, ¡Pues la Julia de santa no tiene nada!

San Ángel, Para ser asexual ¡qué paradero!

Santa Mónica, Dime que no te apellidas Galindo 10


Santa Lucía, ¿Por qué arriba de ti está Corpus Christi? Santa Catarina, ¿Qué tienes además de la cantina?

San Antonio Abad, Esquina bajan

11


* Gloria a Dios en las alturas, y chin chin si a bajar se atreve.

* Bienaventurados los que aman a las mujeres porque ellos serán dueños de la palabra.

* Bienaventurados los que tienen sexo, los que se bañan en el sudor del otro, porque hasta los dioses envidian su finitud continua.

* ¡Qué felicidad tan grande, señor, ser del número de aquellos dichosos cristianos que han advertido tu ausencia y han despertado de su letargo!

12


Canto a María la Magdalena

No hay más virgen que tú, que fuiste mujer que soportó morir marginada por la sociedad conservadora. Santa deberían llamarte los santos. Postrarse a tus pies y besar tus dedos, acariciar tus pantorrillas, morder tus muslos, eso es lo que tendrían que hacer esos, los pastores de Jesús.

Tú poseíste la verdad desnuda y en el sexo más profundo el verbo se encarnó. Supiste lo que es amar al hijo de un DIOS y fuiste una DIOSA cuando él te tomó en sus brazos, te apretó contra su pecho y tras mirarte a los ojos, te besó. 13


Después mordió tu hombro mientras hacía el milagro único de acariciar tus senos, de multiplicar sus manos, de convertirse en cienmanos para que así, cada mano fuese un poro y cada poro te incubara como si fuese un miembro.

Tú le viste después de la última cena. Jesús llegó llorando como un niño, temeroso de la muerte, de no verte ni un solo día más. En un momento de furia tironeó de tus ropas, se desnudó y te dijo: María -porque María era el apócope de mujerquiero ser eterno en ti. Quiero saberte en los últimos momentos de mi vida. 14


Tú lloraste, le viste con el desprecio de quien ama al que se va, le golpeaste y le arañaste, SUFRISTE, propusiste la huida, pero él calló porque sabía que ÉL era Hijo De Un DIOS Y Los DIOSES Afrontan Su DESTINO.

15


Le abrazaste, se besaron, y de nuevo el verbo dijo amor y, finalmente, supiste que hasta los DIOSES temen al amanecer, que se aferran a la amada, porque se aferran al igual que cualquier otro hombre a no morir al día siguiente. Porque Jesús, en sus últimas horas se aferró a ti y se sintió DIOS y se sintió HOMBRE.

16


* Ángel, te pareces al amor: primero te invento y ahora quiero que vengas a mi rescate.

* Cuando oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente… esos ya tienen chamba y les llamamos sacerdotes.

* Nos ofreces, falso piadoso, el fruto del árbol de la vida… Preferimos el de la ciencia.

17


Lázaro (Del Evangelio según San Ateo)

Todos se habían ubicado alrededor de la tumba, esperaban ansiosos. Este no sería un milagro simple, sería una prueba definitiva del poder del Maestro. Sí, lo del vino había sido asombroso, pero no era nada del otro mundo. Esto en cambio, devolverle la vida a un muerto, era algo sin precedentes. El Maestro arribó al lugar. Todo mundo guardó un silencio acorde con el sepulcro. Lentamente, y observando cada paso que daba el hombre de abundante barba y largos cabellos, sus seguidores, los doce, se habían distribuido por la zona para prevenir cualquier situación extraña que pudiera presentarse durante la visita del Maestro al lugar. Fiel a su costumbre, el Maestro dedico algunos minutos a saludar a los niños, le gustaba dejar que se acercaran a él; le daba una imagen agradable ante los grandes públicos. Incluso se tomó la libertad de curar a un par de leprosos que se cruzaron en el camino y devolver la vista a un ciego -más con el afán de aumentar la lista de testigos del milagro que por simple bondad-, el cual, poco o nada acostumbrado a un mundo en tres dimensiones, se fue de ahí 18


tropezando y golpeándose con cuanta cosa estuviera en su camino. El Maestro se postró frente al sepulcro marcado con el nombre de su amigo. Dijo una oración que nadie pudo escuchar y con un sencillo movimiento de su mando derecha, comenzó a remover la pesada piedra que cubría la entrada. Se encaminó al frente, Pedro trató de convencerlo de que le permitiera acompañarlo adentro, pero el Maestro negó con la cabeza, y pidió a todos sus apóstoles que retrocedieran. Hecho esto, continuó con su interrumpida labor. La piedra cedió completamente, reino un silencio expectante que se fundió con miradas confusas y luego un asco terrible por el hedor que salía del sepulcro. Los días ya habían hecho su deber sobre el cuerpo de Lázaro. Tratando de ocultar su asco, el Maestro cerró los ojos y elevó los brazos a1 cielo al tiempo que dijo: Lázaro, levántate y anda. Nada ocurrió en los primeros segundos, pero luego, se escuchó un tronar ligero, como de madera, y luego un quejido breve, apenas perceptible. Al abrir los ojos el maestro pudo ver el cuerpo de lo que fuera alguna vez Lázaro. La piel era como un montón de pergaminos apilados a punto de caerse, gusanos y otros insectos habitaban las cuencas de los ojos y todo otro orificio que en el rostro hubieran encontrado. 19


La multitud enmudeció, la criatura avanzó profiriendo quejidos lastimeros. Una mujer gritó y comenzó una turba tremenda. La gente corría asustada tratando de alejarse lo más posible de tan terrible visión, los seguidores del Maestro huyeron también. Pedro fue el último. Tenía empuñada su espada sin desenvainar y contemplaba impávido al espectral ser cuando, de repente, corrió en dirección contraria. Asustado ante la escena, el Maestro fue incapaz de reaccionar cuando el cadáver animado se arrojó sobre él con una expresión de hambre terrible en lo que fuera alguna vez el rostro. El Maestro sintió un escalofrío terrible. Su misión aún no estaba completa. Fue su último pensamiento coherente, luego todo fue dolor, una salada sensación ante la gota de sangre que le nubló la vista y luego, sólo oscuridad... y hambre.

20


* “¿Quién es el DIOS de DIOS? ¿Será el hombre?” “Si las vacas tienen DIOSES, las harían a su imagen y semejanza.” Es que <<el hombre es un niño caprichoso que juega a los dados>>.

* “El que no está conmigo, está contra mí” ¡Con esa actitud sí vas a llegar lejos!

* “El que no esta conmigo, esta contra mi” ¡Que bueno que Dios es amor!

* Hoy si vas a escuchar nuestras plegarias o te vas de juerga con tu “palomilla”.

21


* Envidia de Dios es nuestro llanto, nuestro lamento, el sincero dolor que nos palidece; pero por sobre todo, nuestro estar sin él.

* ¡Cómo es posible, Señor, que Tú, el Rey de los Cielos y Tierra, quieras venir a esta POBRE CRIATURA, después de rehusar tantas invitaciones!

* Se abrió el templo de Dios en el cielo y dentro de él se vio el arca de la Alianza. Apareció entonces en el cielo una figura prodigiosa: un burócrata que se encargo de desaparecer toda la evidencia (¡quemaron las urnas!)

22


* “Él transformó el mar Rojo en tierra firme...” No se te da eso de la ecología, ¿verdad?

* “Porque dentro del corazón de los hombres están las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades, salen de dentro y contaminan al hombre.” Y enriquecen a la Iglesia.

* “Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” Aunque algunos han logrado mucho. AMEN…digos

23


* Dios te salve María. Serías la primera.

* Inmaculada Virgen María, abogada nuestra. Por tu culpa estoy de nuevo en los separos.

* Un día se me apareció la virgen... Y desapareció esa misma noche

* ¡Oh María!, somos nosotros la causa de tu aflicción y son nuestros pecados los que han traspasado tu alma clavando a Jesucristo en la cruz... digo, nomás por presumir.

24


* Santa María, Madre de Dios ¿tú le enseñaste a desentenderse tan bien de los hijos?

* "Este es el pan que ha bajado del cielo a fin de que quien coma de él no muera" (Abstenerse países tercermundistas)

* Tú que eres el Pan vivo que bajó del cielo para darnos vida eterna no pensaste que preferíamos la vida finita, pero que fuera buena.

* Te pido me concedas el mayor de todos los bienes que pueda alcanzar sobre la tierra: la gracia de recibirte diariamente. Aunque en las condiciones que nos has pedido recibirte no tiene tanta gracia. 25


* ¡Era redimir, no redomar!

* ¡Oh, sagrado banquete en que se recibe a Cristo, se hace memoria de su pasión, el espíritu se llena de Gracia y se nos da una prenda de la eterna gloria! ¡Qué orgía!

* El Cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es acaso la comunión con la Sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es acaso comunión con el Cuerpo de Cristo?... Y los inocentes que matamos, ¿no es acaso comunión con la Muerte de Cristo?

26


* Dios mío, siento mucho haber pecado contra ti porque Tú eres tan bueno y porque me amas tanto, que hace 2000 años no sé nada de ti

* Ayúdame a recordar los pecados que he cometido desde mi última confesión; ¡Me hacen sonreír tanto!

* Dame, Jesús mío, verdadero dolor de todos estos pecados y de los que no me acuerdo; estoy harto del dolor de las virtudes.

* Mira a tus plantas a un pobre pecador que arrepentido de sus pecados te pide perdón de haberte ofendido; aunque el ofendido haya sido otro a quien nunca le pediremos perdón. 27


* Bendita y alabada sea la muerte de Jesucristo; es en definitiva, lo mejor que podría habernos pasado.

* Odiémoste Cristo y maldecírnosle porque por tu Santa Cruz redomaste al mundo.

* Señor, me pides que a ejemplo tuyo, reprima mis pasiones… Pero si tú eres el más clavado.

* Padre nuestro que estás en el cielo... Ahí estás bien, no te vayan a alcanzar nuestros problemas.

28


* Danos nuestro pan de cada día... Bueno, con exactitud ¿qué debemos entender con eso de “pan”?

* Entonces sentí el llamado… pero como siempre, ¡fue por cobrar!

* ¿En verdad es justo y necesario? …¿de verdad quieren escuchar la respuesta?

* Sea vuestro lenguaje: sí, si; no, no. Lo que pasa de ahí viene del malo ¿ese es uno de tus misterios?

29


* "Amad a nuestros enemigos y rezad por ellos." En el cementerio, en la hoguera, en la cámara de gas…

* Sea vuestro lenguaje: sí, si; no, no. Lo que pasa de ahí viene del malo ¡Sa sa santo se se seas do don Gato!

* Bueno es el Señor, ara con todos y su amor se extiende a todas sus criaturas. ¡Con razón nos toca tan poquito!

* Que proclamen la gloria de tu reino y den a conocer tus maravillas. Que muestren a los hombres tus proezas. Eso es lo que más queremos personas como nosotros. 30


* Les doy un mandamiento nuevo, dice el Señor, que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Es triste decir que, al parecer, lo hemos cumplido.

* Los setenta y dos discípulos regresaron llenos de alegría y le dijeron a Jesús: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.” Imagina a qué perfección hemos elevado la tortura.

31


MANDA-MIENTO (Decálogo)

I. Amarás a Dios sobre todas las cosas… aunque a Él no le importes.

II. No jurarás el nombre de Dios en vano… pues vano es ya buscarle nombre a quien nunca da la cara.

III. Santificaras todas las fiestas… La mitad de los covers serán para mí.

IV. Honrarás a tu padre y a tu madre… pues me conviene que honres lo imperfecto.

V. No matarás… y si lo hicieras, di que lo haces en mi nombre.

VI. No fornicarás… pues sabrías entonces que no soy lo más divino. 32


VII. No robarás… a menos que sea para mi beneficio.

VIII. No levantarás falso testimonio ni mentirás… a menos que pertenezcas a mi iglesia.

IX. No desearás a la mujer de tu prójimo… en vano.

X. No codiciarás las cosas ajenas… las tomarás por la fuerza en una guerra que llamarás “Santa”.

33


* En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; todos los crímenes han sido cometidos.

* El Señor esté con ustedes, nosotros no lo queremos.

34


BREVE APOCALIPSIS

En el último de los días Él se posará en su trono de Gloria y volverá a su sagrado reino. Y nosotros lo veremos desde la tierra, poco a poco lo perderemos de vista, justo como ocurrió hace dos mil años. Y entonces estaremos solos, solos, definitivamente solos…

*

AH-DIVINA-LANZA ¿En qué se parece nuestra risa y esa última lanza del romano? ¡En que las dos fueron a tus costillas!

35


EPÍLOGO

Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, porque yo al elegiros, os he sacado del mundo, por eso os odia él mundo Jn.17,9.

36


(CULTURA LACERADA)

Dioses y Diosas han co-habitado en el mundo de los hombres, por ejemplo, dentro de la cultura griega los hombres veían y hablaban con éstos seres de forma cuasi humana. Mas, hoy día los Dioses han desaparecido y se han reducido a sólo un conjunto limitado de esa especie. En el nombre de ellos se han cometido las peores atrocidades. Guerras -llamadas Santas- que generan represiones hacia otras culturas -mal llamadas paganas-. La cultura religiosa es la cultura de la negación de todo aquello que nos es otro, de lo ajeno y de lo extraño, de lo que no se puede y no se quiere comprender. En el momento en que Jesús es juzgado por Poncio Pilatos, Jesús responde “Dad al Cesar lo que es del Cesar y dad a Dios lo que es de Dios” y es que la naturaleza humana se ha confundido con la naturaleza de Dios y se ha tratado de imponer a los hombres lo que ni siquiera Jesús trato de hacer con sus contemporáneos. Ese hombre, que fue un trasgresor de normas, de la llamada realidad, adquirió su naturaleza divina por entender al otro, basando su pensamiento en la idea del amor, pero el hombre es de 37


oĂ­dos sordos y no pudo entender lo que se impregna en el ambiente y aĂşn hoy pocos lo entienden. Por eso, lector, este libro que tienes en tus manos es la forma en que algunos hemos experimentado desde nuestra religiosidad las enseĂąanzas y la forma en que percibimos y experimentamos a la cultura.

38


(VISIÓN DE DIOS, EN 3a PERSONA DEL PLURAL)

¿Como es que se pueden dar el auto-investimiento de juez y jurado en problemas, visiones y cuestionamientos donde nunca fueron llamados? Reparten y promueven castigos a aquellos que no quieren ser parte de su congregación o de su ideología, a quienes tratando de ir mas lejos o en otra dirección se topan siempre con un gran muro creado con prejuicios e información corrupta, que sólo conviene a intereses igualmente cerrados y ciegos de poder, donde se cree que con señalar al diferente y con la consecuencia de lastimarlo física y mentalmente, hacen algo para que el mundo esté mejor, o por decirlo de otra manera, esté más controlado. El acto de sentirse solo, es humano, pero el creer que el desaparecer las distintas formas de pensar, actuar o sentir los hará llegar a algo más grande, es simplemente estúpido.

39


RAZONES DE LA RISA DE LOS ANGELES

El humor debería de ser una nueva forma de adoración, sobre todo ahora que nuestros ritos de lo que alguna vez fuese sagrado han caído en discursos planos y carentes de sentido. El humor lleva en sus cauces no sólo a los terrenos de la burla, sino a los de la reflexión. La voluntad divina se ha transformado en una justificación para la mediocridad humana, es común escuchar que los designios de Dios no deben ser cuestionados. Idea terrible que haya un ser que nos prive de lo más propio del ser humano: la razón y la posibilidad de cuestionar todo el universo. Los fragmentos que se han reunido en las páginas precedentes son, Por encima de todo, preguntas al aire. ¿Por qué en particular al Cristianismo? Porque una larga tradición nos vincula a este de manera más íntima. Son ya tantas las víctimas de este reino de gloria que se ha posado sobre nuestras cabezas que enumerarlos sería labor monolítica, baste con preguntar a los miembros, ya extintos claro, del culto a Mitras. El odio hacia todo aquello que es diferente en concepción a la de ese Dios, queda fuera del mundo, será apedreada por ser un enemigo. Y este pensamiento ha traspasado la barrera de lo divino y se 40


ha asentado en todos los discursos: los gobernantes ofrecen una suprema redención en aras de un bienestar aparente, justifican la violencia clamando por una fe ciega en un cambio tan imposible de ver como el reino de los cielos. “Todo lo bueno viene de él, todo lo malo es culpa mía”, parece ser precepto supremo, pero que no es sino un hueco gigantesco. ¡Cómo si el ser humano no fuese capaz de conseguir un mínimo de gloria por sí mismo! Estar lejos de los dioses no parece tan malo, pues de su palabra no nace sino las fórmulas de odio que hoy imperan. Hay un vacío en el mundo, sí, pero está a la espera de que nuestro nombre sea escrito.

41


EL QUE NO ESTA CONMIGO ESTA CONTRA MI

Se trata de compartir el mundo, cada suceso en la historia del hombre no habla de otra cosa más que de compartir el mundo, sólo que a algunos esa idea no les gusta, y es natural, el hombre es un animal territorial hundido además en un sin fin de sentimientos de inseguridad por su ineluctable estado solitario, pero entonces ¿porqué mentir, porqué engañar y engañarse? Una sola persona, al parecer, planteó y habló de un modo distinto de vivir, pero, como era natural, fue perseguido y asesinado. Después de la muerte de este inteligente y sensible sujeto conocido como Jesús, un puñado de gente tomó sus palabras como si fueran su sangre y su cuerpo y milagrosamente las transformaron en armas. ¡Que lance la primera piedra aquel que diga ser un Cristiano! Porque los cristianos, igual que los católicos, judíos, musulmanes, etc., le exigen a todo el planeta ser cristianos, católicos, judíos, musulmanes, etc., ¡y ellos, simplemente, no lo son! ¿Qué sentido hay en eso, es una burla? Sabemos ciertamente que habrá muchos que piensen que el presente libro es una burla y un atentado contra la moral y religión 42


cristiana, lo cual, en términos reales no es posible pues dicha moral y religión no existen; para que existieran, debería haber personas que las practicaran y así les dieran vida, pero no hay nadie. Así este libro se convierte en una crítica de no cristianos a no cristianos que dicen serlo, y la burla que pareciera contener no se compara ni remotamente a la burla que tantos religiosos han hecho en contra de sus propias religiones por los siglos de los siglos... Amén.

43


Escrito en 2007 por:

San Ateo Evangelista Francisco de León Ramírez

San Markin de Zorras Marco Machuca

El Santo niño de Horchata Gerardo Castillo

Ratzinger Z Moisés Martínez

Editado con el apoyo de: Fundación Jetitas A.C. (Antes de Cristo)

44


45


Oraciones de Recogimiento