Page 1

 


Número 6: Contenido 1. Su empresa es un reflejo de la sociedad y, necesariamente, cambiará con ella

2. La economía digital

3. Los límites de la sociedad industrial

4. La acelerada y creciente transformación del entorno

5. El imperativo a corto y medio plazo


1. SU EMPRESA ES UN REFLEJO DE LA SOCIEDAD Y, NECESARIAMENTE, CAMBIARÁ CON ELLA El número anterior lo cerramos señalando que “estamos en una fase de transición, hacia la cuarta etapa:

Del 2008 hacia adelante, entraremos en la Era de las Empresas Digitales.

Esa etapa se caracterizará (como ya lo es en algunos sectores de negocios) por la estrecha interconexión entre todos los actores que operan en el sector. Llegará un momento en que será difícil establecer con precisión donde termina una empresa y comienza la otra, por ejemplo, un proveedor. O (la otra cara de la moneda), dónde termina la empresa y comienzan sus clientes y consumidores.

“Y nótese que estamos hablando de que todo comenzó el año pasado”

Este, que más que un vaticinio podemos calificar como un “aviso a navegantes”, requiere, como es lógico, que nos detengamos a responder a la pregunta:

¿Qué es una empresa digital?

Pero, antes de ello, y para comprender mejor todo el asunto, es necesario responder a otra pregunta:

¿Por qué todos los entornos de negocios, a nivel nacional e internacional,

están

llevando

progresivamente

a

las

empresas

tradicionales a convertirse en empresas digitales, lo quieran o no lo quieran?

Para ello, tenemos que referirnos, primero, aunque sea muy brevemente a la que se conoce como:


2. LA ECONOMÍA DIGITAL Siguiendo los planteamientos de Whinston, Stahl y Choi ( The Economics of Electronic Commerce , Macmilan Technical Publishing, Indianapolis), podemos decir que la economía digital presenta algunas características básicas que están relacionadas con los diferentes nombres que ha recibido. Así, la economía digital es una nueva realidad económica en la que:

La información se ha convertido en el nuevo commodity apetecido por todos (economía de la información), la creación de valor proviene de actividades que se sustentan en el conocimiento (economía del conocimiento), las comunicaciones y los procesos de mercado son interactivos e inmediatos (economía de redes), la evolución de sus estructuras está condicionada por los avances en las tecnologías de la informática y las telecomunicaciones (economía informatizada) y la “digitalización” ha convertido los productos físicos en unos y ceros (economía digital).

En palabras de los tres autores antes citados, la economía digital se distingue por tres elementos:

“Primero, la economía digital se diferencia por lo que produce: información, conocimientos, tecnologías. Segundo, porque el entorno de mercado consiste en una red de nodos ampliamente distribuidos interconectados entre sí por infraestructuras de telecomunicaciones. Tercero, los ordenadores o computadoras y los programas informáticos constituyen instrumentos indispensables ya que son los que permiten que las personas interactúen con las redes del entorno para la creación de procesos y productos.”


Para Stan Davies y Christopher Meyer existen tres fuerzas que actúan en la aparición y desarrollo de la economía digital: la interconexión, la velocidad (creciente) y el valor (cada vez más inmaterial). En la realidad práctica de los mercados, esas tres fuerzas se convierten en diez características muy precisas de la economía digital; características, por otra parte, que son completamente diferentes respecto a las que encontramos en la economía tradicional: •

Accesibilidad en todo momento.

Accesibilidad desde cualquier lugar del mundo.

Actividades en tiempo real.

Interconexión universal online.

Interactividad.

La capacidad de la oferta para aprender de modo inteligente.

La capacidad de previsión de las exigencias antes de que surjan.

La capacidad de establecer y utilizar los oportunos filtros informativos.

La adaptación personalizada de las ofertas a cada cliente.

La mejora continua de las ofertas.

3. LOS LÍMITES DE LA SOCIEDAD INDUSTRIAL Existe otra realidad (que estamos viviendo cada día):

Los límites que indefectiblemente tiene el desarrollo futuro de la sociedad industrial tal y como la conocemos hoy en día.

Esta es una vieja cuestión planteada a las sociedades nacionales e internacionales, desde la llamada de atención del CoR (Club of Rome) en 1972 en relación a los “límites al crecimiento” y que las posteriores crisis del petróleo (por las que seguimos atravesando) se han convertido en predicciones confirmadas.

En aquel momento se anunciaba, por primera vez, a la sociedad industrial que


su crecimiento no sería ilimitado y que había que tener muy en cuenta el deterioro progresivo de nuestro entorno, resultado del incremento de la producción industrial (la economía digital ni se soñaba en aquellos años).

4. LA ACELERADA Y CRECIENTE TRANSFORMACIÓN DEL ENTORNO El universo empresarial se encuentra en un acelerado proceso de transformación que es, apenas, una tímida visión de los cambios que se producirán en las próximas décadas. En el futuro, en un tiempo relativamente corto, nada será igual a como es hoy.

Una panorámica muy rápida del mundo de la empresa nos indica que la competencia global, la formación de bloques económicos a nivel regional, los cambios en las tendencias del comportamiento de los consumidores y usuarios, la transformación de las estructuras demográficas, la acelerada expansión de los medios de comunicación, la excesiva influencia de las bolsas en las economías mundiales, los rápidos avances en las tecnologías de todo tipo (como hemos estado viendo en estos Informes), etcétera, son sólo algunos de los factores que están afectando el entorno en que operan hoy en día las empresas.

Tal y como se ha dicho, nunca antes como en esta época, los empresarios, directivos y ejecutivos tienen más cosas que aprender a mayor velocidad.

Ahora bien, si nos esforzamos un poco en identificar un denominador común en todas esas importantes y crecientes transformaciones, encontramos (en todas ellas) un factor en común:

El origen tecnológico de los cambios.

Desde sus orígenes, las empresas han descansado en un hecho fundamental: la tecnología. Todas las empresas se sustentan en procesos tecnológicos, de


distinta índole según el área de negocios en que operan. Utilizando una expresión de moda, podemos decir que todas las empresas, sin excepción, son tecno-dependientes o tecno-alcohólicas.

No pueden vivir sin la tecnología. Y no pueden subsistir manteniéndose al margen de ella.

En una lista que no pretende ser exhaustiva, veamos los cambios que se han producido en el mundo empresarial en los últimos tiempos: •

Surgimiento de la economía global.

Transformación de las economías industriales más grandes del mundo en economías de servicios.

Transformación de la organización de los negocios.

Surgimiento de la empresa digital.

Existencia real de los mercados globales.

La progresiva “desmaterialización” de la empresa.

Grupos de trabajo virtuales a nivel nacional e internacional.

Sistemas de entrega a nivel mundial.

Economías basadas en el conocimiento y la información,

Multiplicación de la productividad de algunos sectores.

Nuevos productos y servicios.

El conocimiento se ha convertido en un activo crítico productivo y estratégico.

La vida útil de los productos es cada vez más corta.

La competencia basada en el tiempo (la rapidez como ventaja competitiva).

Aplanamiento de las estructuras empresariales.

Descentralización.

Flexibilidad (sin pérdida de control o eficiencia).

Independencia de la localización.

Bajos costes de transacción y coordinación.

Empowerment.


Trabajo colaborativo y de equipo.

Relaciones y negociaciones digitales con clientes y proveedores.

Desarrollo de procesos de negocios basados en redes digitales.

Gestión digital de activos corporativos claves.

Rápida detección y respuesta a cambios del entorno.

Desarrollo del datawarehouse, datamining, CRM, y similares.

5. EL IMPERATIVO A CORTO PLAZO Ante estas realidades:

¿Piensa alguien que existen, hoy por hoy, empresas grandes, medianas, pequeñas e, incluso micro, capaces de subsistir a largo plazo manteniéndose al margen de estos cambios?

Creemos que no. Creemos, por el contrario, que la disyuntiva está muy bien descrita por José Camilo Daccach T., de Delta Asesores, cuando dice:

“Alistar la empresa para la nueva economía ya no es opcional. Si no quiere liderar la incursión en esta economía, tampoco podrá decidir no participar y es mejor que esté listo para cuando quienes lideren el proceso, sus clientes y/o sus proveedores, le exijan estar dentro de los mercados electrónicos o desaparecer.”

Claro está, todavía está pendiente la pregunta:

¿Qué es una empresa digital? ¿Cómo es?

Ese será el asunto a tratar en la siguiente edición de estos Informes


empresa digital  

ebook del futuro

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you