Issuu on Google+

ESCUELA COLOMBIANA DE CARRERAS INDUSTRIALES FACULTAD DE ARTES COORDINACIÓN DE DISEÑO DE MODAS ENSAYO “ENSAYO SOBRE LA INCIDENCIA DE LAS REDES SOCIALES EN EL TDAH EN ADOLECENTES y JOVENES” Nayibe Fager Fernández Docente Hora Cátedra 2013-I El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad TDAH y las redes sociales son la moda del momento, aunque todos hemos escuchado sobre el tema, la gente del común tiene opiniones encontradas gracias a la desinformación acerca de sus bondades o afecciones. Un artículo publicado en el periódico de mayor rotación en Colombia “El Tiempo” el 26 de octubre de 2009, sugiere realizar un autoexamen para determinar si padeces de TDAH, “Anticípate y hazte un autoexamen, Piensa cuántas relaciones has tenido en los últimos dos años. Por lo general, en vez de satisfacerte te intranquilizan. Las actividades que realizas son suficientes. Siempre quieres estar vinculada a eventos sociales. Mantienes en constante conflicto la relación con tus amigos. Presentas dificultad para llevar a cabo cualquier actividad que requiera un esfuerzo mental sostenido. Por ejemplo, cuando lees, no te puedes concentrar y debes reiniciar repetidamente el texto. Sientes necesidad de hacer cosas diferentes durante el tiempo de la lectura. Se te olvidan las cosas con facilidad. Dejas el carné de la oficina en casa, pierdes las sombrillas con frecuencia, olvidas citas, fechas. Mueves constantemente las piernas y los dedos. Te levantas temprano y te acuestas muy tarde. Tienes la sensación de estar perdiendo tiempo al estar acostada pero vives con sueño todo el tiempo. Tomas decisiones a la ligera y también te cuesta mantener secretos. Dices cosas sin pensar ante la reacción de las otras personas. Presentas problemas al tratar de organizar las tareas y actividades de la semana. Te desesperas con facilidad cuando debes esperar un turno. Respondes impulsivamente antes de terminar de escuchar las preguntas que te formula tu jefe. Sientes que no puedes des frenar esas situaciones por ti sola. Si respondiste más de seis síes pon en práctica nuevos hábitos para manejar la distracción e hiperactividad. ¿Alcanzaste más de siete respuestas positivas? Visita a tu médico de confianza o a un especialista para que 1


determine si posees TDAH o es a causa de estrés y ansiedad.” Y concluye con “Lo primero es reconocer que posees la mayoría de los síntomas. Debes dirigirte a un médico especialista o preferiblemente a un psicólogo para que dictamine si se trata de un estado de ansiedad o una manía (en algunos casos, estos síntomas también pueden tener origen en el hipertiroidismo). Dependiendo de la gravedad se puede tratar con terapia combinada, es decir, con medicamentos y con visitas periódicas a un especialista”. (El Tiempo, 2009) rápidamente hice un pequeño trabajo de campo, aplicando este test a mis familiares oscilantes entre 8 y 50 años de edad y a mis compañeros de trabajo de dos instituciones para las que trabajo, en total fueron 23 sujetos, y el resultado fue que TODOS presentan los síntomas. ¿todos los que me rodean, incluyéndome, estamos enfermos?, fue alarmante, pero dude de la confiabilidad del test, así que indague sobre la forma correcta de diagnosticar el TDAH, la batería más utilizada es el DSM-IV con CIE10, (Etchepareborda et al, 2009) detecta trastornos de inicio de la infancia, niñez y adolescencia de 6 a 19, (Universidad MDP, 1995), y la MCC-94 esta batería fue diseñada por Etchepareborda y comas en 1994, y consiste en aplicar de forma computarizada vara pruebas (1. CPT (Continuos Performance Test), 2. SAT (Selective Attention Test), 3. RT (Reaction Time), 4. WCST (Wisconsin Cards Sorting Test), 5. Stroop Test) sobre lateralidad, funcionabilidad auditiva, visual, reacción, atención, flexibilidad cognitiva, nominación y lectura. (Paiva, Saona y Perna, 2009), pero “No existe ninguna condición bioquímica, estructural o genética que determine de forma inequívoca la existencia de TDAH. Por tanto, no es posible diagnosticarlo mediante una prueba de laboratorio. El diagnóstico continúa siendo clínico, es decir, basado en la pericia profesional del médico, y se determina por la observación y la información facilitada por padres y maestros, a través de unos cuestionarios. Eso resulta altamente subjetivo e induce a resultados dispares.” (Alós y Ruiz 2012). Pero ¿qué es el TDAH?, una forma fácil de entenderlo según Barkley (2011) es que “el TDAH no es un trastorno de atención, es una ceguera hacia el futuro, lo que significa que el niño y el adulto con TDAH van a esperar hasta que el futuro sea inminente e intentarán afrontarlo” (párr. 1). Según la batería DSM-IV-TR (2002) los síntomas para detectar si existe la enfermedad son: falta de atención “incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en tareas o en actividades lúdicas, a menudo parece no escuchar cuando se le habla, no realiza tareas escolares, encargos u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender instrucciones), evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos), a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades 2


(como por ejemplo, juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas), a menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes y a menudo es descuidado en las actividades diarias. “ (Velez y Vidarte 2011) es cuando el sujeto no puede terminar una tarea o se demora más tiempo del requerido; hiperactividad “A menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asiento, a menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado, a menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de a actividades de ocio, a menudo “está en marcha” o suele actuar como si tuviera un motor y a menudo habla en exceso” “ (Velez y Vidarte 2011) ; impulsividad conductas de impaciencia, incapacidad para aplazar la respuesta, responder Antes de que la pregunta haya sido formulada por completo, e interrumpir frecuentemente, provocando problemas en situaciones sociales. Asimismo, los individuos pueden hacer comentarios fuera de lugar, mostrar falta de atención para la comprensión de las normas, hacer payasadas, etc. Es decir, los niños son incapaces de auto controlarse, de adecuar su conducta a la naturaleza multidimensional de esta sintomatología que, según él, incluye aspectos cognitivos y comportamentales. Asociadas a las conductas de hiperactividad e impulsividad se encuentra la desinhibición social, la falta de precaución en situaciones peligrosas y el quebrantamiento de forma Impulsiva de las normas sociales, por lo que estos niños sufren fácilmente continuos accidentes y son rechazados por su grupo de iguales (no controla su conducta, por ejemplo euforia o agresividad no justificada).” (Velez y Vidarte 2011) En Bogotá se realizó un estudio de prevalencia en una población de escolares entre los 5 y 12 años de edad aparentemente sanos que permitió evaluar la prevalencia del TDAH. Fueron evaluados 1.010 niños y de ellos 584 es decir, el 57,8 % cumplieron con los criterios para ser diagnosticados con TDAH, (Velez y Vidarte 2011). El Dr., Baughman (2008), explica que no se ha comprobado que TDAH o ADHD sea una enfermedad, pero si se le prescribe un medicamento que genera estadísticas alarmantes en efectos secundarios, adicción, y muertes por el suministro del mismo. Se considera subjetivamente el diagnostico, pero la verdad es que los salones con muchos estudiantes, padres ocupados, exposición a nueva tecnología, puede generar los cambios de conducta. Ahora los estudios que dicen que el TDAH muestra deformidad en el cerebro, pero olvidaron mencionar que los estudios se hicieron a personas sometidas a tratamiento con anfetaminas, y que seguramente esas deformidades son efectos del tratamiento y no de la supuesta enfermedad. Habría que preguntarse ¿a quién beneficia esta supuesta 3


enfermedad?, ¿es un fraude de las industrias farmacéuticas? (Baughman, 2008). Pero, solo las personas que conviven con sujetos TDAH saben que tan frustrante que puede ser esto, y a todos nos gustan las soluciones rápidas, por eso la medicación es una opción en la mayoría de los casos, la discusión es los efectos secundarios del metilfenidato1 como retraso en el crecimiento, irritabilidad, sedación, (calleja y Uribarri, 2012) insomnio, pérdida de apetito, retraso en el crecimiento, dolor de cabeza, síntomas de tipo psicótico, alteraciones en el estado de ánimo, aparición de Tics, (Fernández et al, 2012), entre otros. Según Marchione (noviembre 2012), según estudios “Un 37% de varones con TDAH fueron condenados al menos por un delito durante ese período de cuatro años, en comparación con apenas el 9% de varones sin el trastorno. Entre las mujeres, la diferencia fue de 15% con TDAH y 2% sin el trastorno” siendo así qué decisión tomar, ¿la que conviene a la sociedad o la que afecta al individuo?, “El uso de medicamentos para el TDAH redujo la probabilidad de cometer un delito en un 32% para los varones y 41% entre las mujeres”. (Marchione, noviembre 2012). Un estudio realizado en la universidad de Antioquia, Colombia, descubrió que el TDAH es producido por un gen asociado el latrophilin 3 (LPHN3), “Una ancestral, tal como se encuentra en chimpancés y otra nueva, como está en los H. sapiens. Casi todos quienes portaban la ancestral tenían el trastorno”, decía y agrega, “Se trata de un problema evolutivo. Parece que antes ese gen que predisponía al trastorno, que hacía que los individuos fueran inquietos, traviesos, podría haber sido importante para la supervivencia, pero al desarrollarse la cultura, se requería que fueran más dedicados, calmados, menos traviesos. Eso favoreció una adaptación. En el proceso evolutivo, no todos tuvieron tal adaptación por lo que se observan las dos formas” (Velázquez Gómez, 25 de abril de 2010). Entonces ¿el TDHA es una enfermedad?, o ¿es el producto de un gen que permitió que nuestros ancestros sobrevivieran a las adversidades, pero como ahora no las hay, tenemos una sobrecarga de energía?, o quizá este gen se está reactivando a causa de lo que tenemos que enfrentar en la actualidad, como la superpoblación, esa ansiedad que produce la constante competencia para conservar y proteger nuestro lugar en el mundo, sea a nivel, profesional, social, familiar, escolar, laboral etc.; o la tecnología y el constante bombardeo de información a la que nos exponemos a diario, donde tenemos que TOMAR DECICIONES a cada segundo, porque nos están induciendo a comprar, hacer, seguir, ser, etc., a través de la publicidad, las tendencias mundiales como los géneros musicales, las casas de moda, el consumismo, las redes sociales, la política o la religión; hay nuevos peligros, la calle es una selva, debemos estar alerta para que no nos roben, nos 1

Metilfenidato: Compuesto en el RITALIN

4


engañen, hay nuevas enfermedades, virus, guerras que se pueden desatar de un momento al otro, el clima cada vez es más inclemente. Cabe señalar que la supervivencia ya no se trata de conservar la vida, sino también, de la posición en la sociedad. Trabajamos desde que nacemos para ocupar un buen lugar en la comunidad, ser competentes y que los que nos rodean se sientan orgullosos. Tal vez esto es lo que está generando la pandemia del TDAH.

Aristóteles (384- 322 a.C.) ya subrayó el papel social del ser humano, su función social, junto a la función lingüística. Somos animales sociales, en tanto que nos agrupamos en familias, comunidades y Estados, y además somos seres que hablamos. (Martínez, Párr. 2), “Hoy, las redes sociales son espejo cotidiano de este ataque al impulso vital, al ego, al frenético deseo de "pertenecer" y "ser querido". El amor, la aceptación y el estatus social fueron y siempre serán motivo central de nuestra existencia. En este escenario, debiéramos considerar que la relación "redes-ego" es una variable fundamental en el estudio de la adicción o dependencia de la tecnología, fenómeno que se ha convertido en un trastorno característico del tercer milenio.” (Chaktoura, 2013). Las redes sociales se han convertido en la sociedad, si no estás allí, no tienes amigos, nadie conoce tu vida, no sabes nada de nadie, no existes; las redes sociales le muestran al mundo lo que eres o lo que quieres ser, y esa necesidad innata del ser humano por ser aceptado, pertenecer a un grupo, saber que opinan de ti y opinar sobre los demás, genera una gran adicción, y por ende ansiedad. Los educadores y los padres nos enfrentamos a la lucha diaria de lograr que los niños y los jóvenes, se concentren en lo que deben hacer porque siempre están chateando por el Smartphone o por la computadora, en las aulas de clase el uso de los celulares esta restringido por la distracción que provoca, Estudios han comprobado en pruebas de laboratorio, que la exposición a la radiación producida por telefonía celular, así este en reposo, genera TDAH, y problemas de memoria (Aldad Tamir S. et al, 2012), y afectan más si son celulares inteligentes. “Según un estudio llevado a cabo por Larry Rosen, de la California State University, los padres que no controlan ni limitan el uso de las redes sociales por parte de sus hijos se enfrentan a mayores riesgos en relación con la actitud de sus hijos, las relaciones familiares y sociales y el rendimiento escolar.” (Muñoz, 2013), “El estudio se centró en analizar los hábitos de estudio y conductas en casi trescientos estudiantes de primaria y secundaria, así como variables relacionadas con la actitud de más de mil padres sobre el control de los hábitos de sus hijos. Las conclusiones fueron claras: el exceso en el uso de las redes sociales y tecnologías asociadas revierte en una alteración o abandono de correctos hábitos de estudio, falta de hábitos de alimentación adecuada, falta del adecuado ejercicio físico y finalmente como consecuencia de 5


lo anterior, una disminución de los niveles generales de salud. Asimismo, estudiando la evolución en las etapas siguientes hacia la adolescencia, se observa un aumento en los factores de riesgo de trastornos tales como el narcisismo, conductas antisociales, trastornos de la personalidad, trastorno bipolar y trastorno de la personalidad.” (Muñoz, 2013). Si nos detenemos a pensar un poco, según los síntomas de TDAH descritos anteriormente en este documento, las redes sociales también podrían estar generando TDAH, pero ¿podemos restringir la evolución social y tecnología del ser humano?, en mi opinión es más importante la evolución de la humanidad como especie, pero ¿tendremos todos que someternos a un tratamiento farmacológico a causa de estos cambios? Es tan simple como que ya no utilizamos casete2 para escuchar música porque tenemos USB, internet y teléfonos inteligentes. La comunicación es diferente ahora y debemos acoplarnos o ser obsoleta. Entonces cabe otra pregunta, ¿los sistemas educativos y las estrategias usadas para el aprendizaje, se han acoplado a las redes sociales y asociados tecnológicos, o son obsoletas? Creo que debemos esforzarnos más en el tema de la educación Colombiana.

REFERENCIAS Aldad Tamir S. et al. (2012). Fetal Radiofrequency Radiation Exposure From 800-1900 Mhz-Rated Cellular Telephones Affects Neurodevelopment and Behavior in Mice. Scientific Reports , 2, 312. Recuperado de http://www.nature.com/srep/2012/120315/srep00312/full/srep00312.html Alós Alcalde C. y Ruiz Viedma C., octubre 2012, Las otras verdades del TDAH, recuperado de http://www.neival.cat/es/destacats/item/18-les-altres-veritats-deltdah.html Barkley, octubre 2011. TDAH Trastorno por Déficit de Intención. Fundación CADAH. Recuperado de http://www.fundacioncadah.org/web/articulo/tdahtrastorno-por-deficit-de-intencion-russell-a-barkley.html y http://ytsubs.appspot.com/view?video=aglzfnl0LXNocmRyDgsSBVZpZGVvGMn3uQI M

2

Casete: formato de grabación de sonido en una cinta magnética. 6


Baughmand F., octubre 2011, Video publicado por El llamado “Desorden de Hiperactividad y Déficit Atencional” es un FRAUDE, PANDEMIA NO HAY NINGUNA, DETENGAN LAL VACUNA, recuperado de http://detenganlavacuna.wordpress.com/tag/ritalin/ Calleja J. y Uribarri J, septiembre de 2012, MADWAVE, Effectiveness and safety of alpha agonists for ADHD in population between 6 and 19 years: a systematic review, Medwave 2012 Sep;12(8):e5475 doi: 10.5867/medwave.2012.08.5475, recuperado de http://www.mednet.cl/link.cgi/Medwave/Estudios/RevSistematicas/5475 Chaktoura E., abril de 2013, El ego se juega en Twitter y Facebook, Periodico La Nación, Argentina, recuperado de http://www.lanacion.com.ar/1573569-el-ego-sejuega-en-twitter-y-facebook Etchepareborda et al, 2009, Ventajas de las baterías de exploración neuropsicológica en el TDAH, recuperado de http://www.invanep.com/es/ventajasde-las-baterias-de-exploracion-neuropsicologica-en-el-tdah.html Fernández et al, 2012. (D. Martín Fernández-Mayoralas, A.L. Fernández-Perrone, A. Fernández-Jaén) Actualización en el tratamiento farmacológico del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, Acta Pediatr Esp. 2012; 70(6): 239-24, recuperado de https://www.pediatriadelspirineus.org/files/docs/Revision_Actualizacion%20TADH. pdf Marchione M., 21 de noviembre de 2012, AP, Medicamentos para TDAH reducen delincuencia, Terra noticias, recuperado de http://noticias.terra.com.co/internacional/eeuu/medicamentos-para-tdah-reducendelincuencia,493d94ce0132b310VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html Martínez López, la persona como ser racional, afectivo y social, recuperad de http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esoetica/quincena1/quincena1_p resenta_1a.htm Muñoz G., 2013, Redes Sociales: ¿amigas o enemigas?, blog de NASCIA, recuperado de http://www.nascia.com/redes-sociales-amigas-o-enemigas/ Paiva B., Saona O y Perna R., 2009, Capacidad discriminante de las variables de la batería MCC-94 7


en el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, © Copyright 2009: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia. Murcia (España) ISSN edición impresa: 0212-9728. ISSN edición web http://revistas.um.es/analesps Velasquez Gómez R., 25 de abril de 2010, Medellin, Colombia, Hallazgo de gen en Antioquia: TDAH es evolutivo, Universidad de Antioquia, Periodico el Colombiano, recuperado de http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/H/hallazgo_de_gen_en_antioqu ia_tdah_es_evolutivo/hallazgo_de_gen_en_antioquia_tdah_es_evolutivo.asp Universidad MDP, Mar de Plata, 1995, MSD-IV en castellano, recuperado de www.mdp.edu.ar/psicologia/cendoc/archivos/Dsm-IV.Castellano.1995.pdf Vélez-Álvarez y José A. Vidarte, 2012, Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) , una problemática a abordar en la política pública de primera infancia en Colombia. Universidad Autonoma de Manizales. Colombia. Rev. salud pública. 14 sup (2): 113-12.

8


Ensayo Nayibe Fager 2013